Ir al pié de página


  •  SUSCRÍBETE A HISTORIA
  • Oferta National Geographic Historia


  •  Artículo destacado

  • 70 aniversario de la batalla de Okinawa

    Okinawa. La última gran batalla

    Okinawa. La última gran batalla

    Nos encontramos ante el último peldaño antes de atacar la isla principal del archipiélago del Japón. Una descomunal operación que podría haber convertido Okinawa en la plataforma perfecta para llevar a cabo la Operación Downfall, la invasión de Japón, sirviendo de base de operaciones para el grueso de las tropas que intervendrían en ella, que serían alrededor de 4.500.000 efectivos...


  •  Búscanos en Facebook

  •  Recomendamos

Ver último mensaje La prostituta militar de 15 años a la que su gobierno obligó a mantener 50 relaciones sexuales al día

Lee Ok-seon, de 87 años, reclama 16 millones de libras por ser raptada por el ejército y ser utilizada como «mujer de solaz»

R
Imagen

ARCHIVO ABC
Los soldados japoneses violaban a diario a varias niñas entregadas a ellos por el estado


Lee Ok-seon es una frágil asiática de origen coreano que hoy cuenta 87 años de edad y vive apartada del mundo. Sin embargo, hubo un momento (hace más de 60 años) en el que era violada a diario por más de 50 soldados japoneses al día. Formaba parte de las denominadas «mujeres de solaz», miles de chicas que fueron raptadas por el ejército del Imperio Japonés y que hicieron las veces de «prostitutas militares» en la primera línea del frente para sus compatriotas. Ahora, reclama más de 16 millones de libras al gobierno por aquellos terribles momentos que tuvo que pasar en la Segunda Guerra Mundial.

Tal y como ha explicado Lee en exclusiva al diario «Daily Mail», su trágica historia comenzó cuando apenas contaba 7 años, momento en que se marchó de su hogar (en Corea, bajo dominio japonés por entonces). Según le dijeron unos amigos de sus padres, su destino era una escuela. No obstante, la obligaron a trabajar en un restaurante durante años. Posteriormente fue vendida a los dueños de otro establecimiento similar, donde fue víctima de los soldados del ejército japonés. Éstos la raptaron a los 15 años y la llevaron hasta Yanjin, una ciudad situada en la frontera con Corea del Norte.

En principio desconocía cuál sería su destino pero, desgraciadamente, no tardó en averiguarlo. Y es que, como otras 200.000 mujeres (niñas y adolescente, más bien) que fueron hechas prisionera entre 1930 y 1945, fue utilizada como prostituta por sus compatriotas. «Me raptaron con 15 años, pero había incluso de 14. Nos dijeron que mantendríamos entre 40 y 50 relaciones sexuales al día», explica Lee. Al parecer, muchas chicas no resistieron la terrible situación y, ya en los primeros días, decidieron acudir al bosque para acabar con aquel sufrimiento suicidándose. No fue el caso de nuestra protagonista, que se propuso resistir hasta que fuera libre.

Eso, a pesar de las continuas palizas que recibía. «Decían que me iban a matar. Me golpeaban y me pateaban constantemente. Llegaron a blandir un cuchillo cerca de mí y a decir que acabarían conmigo», señala. Además de los repetidos golpes y las relaciones sexuales, también le administraban regularmente una inyección en contra de la sífilis, lo que –a la larga- le ha impedido tener hijos. También ha perdido los dientes, la vista y la audición debido a los golpes. Los más fuertes se los dieron cuando intentó, sin éxito, escapar.

Superviviente
La suerte quiso que Lee pudiese sobrevivir a estas terribles prácticas. Ahora, más de medio siglo después, pasa las horas en un hotel de Seúl con varias «mujeres de solaz» más. Desde allí mantiene una batalla legal con el gobierno de su país en la que reclama 16 millones de libras en compensación por aquellos abusos sexuales y sus secuelas. Junta a ella, otras 11 ancianas solicitan lo mismo, aunque con diferentes cantidades, a un tribunal de California. Por su parte, nuestra protagonista exige además una disculpa de los líderes actuales de Japón por aquellos terribles sucesos.

Junto a ella, en ese hotel de Seúl vive también Yoo Hee-nam, de 88 años, una mujer que –según afirma- solo desea dejar este mundo desde que sus hijos conocieron su pasado. ¿La razón? Cuando les contó su calvario, ellos le dijeron que se avergonzaban de ella. «Ahora solo quiero morir rápidamente», explica.

Fuente:
abc.es

Vistas: 197  •  Comentarios: 1  •  Escribir comentario [ Atras ]

  • Donaciones PayPal
  • La Segunda Guerra es una comunidad dedicada al estudio de la Segunda Guerra Mundial sin ánimo de lucro. Cualquier donación es bienvenida y será destinada a sufragar los costes de alojamiento, dominio, etc. Gracias por su colaboración.

    Por favor, use un punto decimal (no una coma) como separador, por ejemplo 3.50

  • Publicidad




Powered by Board3 Portal © 2009 - 2014 Board3 Group