Ir al pié de página



  •  Artículo destacado

  • Operación Husky


    Operación Husky

    Dos meses después de rendirse las tropas del Eje en África, el 10 de julio de 1943, los aliados cruzaban el Mediterráneo y desembarcaban en Sicilia. El mismo cuadro de mandos que había derrotado al Eje en Túnez (Dwight D. Eisenhowwer, sir Harol Alexander, Arthur Tedder y sir Andrew Cunningham) se encargó de la operación, pero en el Mediterráneo encontraron serias dificultades entre ellos. (Seguir leyendo...)


  •  Eventos
    • No hay eventos

    • No hay próximos eventos


  •  Publicidad

Ver último mensaje Peenemünde y el museo de los cohetes de la Segunda Guerra Mundial

En la isla alemana de Usedom sobre el Mar Báltico, la localidad de Peenemünde es famosa por los misiles diseñados allí por Wernher von Braun durante la última guerra mundial. Hoy un museo recrea esa historia


Imagen


En el norte de Alemania, la antigua región de Pomerania tiene en la isla de Usedom, situada a orillas del Mar Báltico en la frontera con Polonia, una larga historia turística relacionada con sus playas. Desde el siglo XIX fue un destino favorito de los aristócratas prusianos, entre ellos el emperador alemán Guillermo II y su corte. Las soleadas playas y la moda del yachting transformaron a algunas aldeas costeras de pescadores, como Heringsdorf y Zinnowitz, en sitios populares del turismo veraniego. Cuando la región pasó a integrar Alemania Oriental durante la posguerra, este auge siguió en pie. Y continúa firme hasta hoy, cuando muchos turistas veranean en las playas de la isla de Usedom.


Imagen
Wernher Von Braun con oficiales alemanes en Peenemunde durante la Segunda Guerra Mundial


Sin embargo, hay quien prefiere obviar las playas y visitar una remota población isleña, Peenemünde, famosa por el complejo militar secreto creado allí durante el nazismo. Entre los años 1936 y 1945 bajo la dirección de Wernher von Braun, se diseñaron y fabricaron en Peenemünde los primeros misiles teleguiados de largo alcance, entre ellos la "bomba voladora" V1 y el cohete V-2, usados por el ejército alemán para atacar a varios países europeos durante la guerra.

Como dice el periodista Madhvi Ramani en una nota de la BBC, es cierto que el lugar no despierta los mejores recuerdos, pero es indudable también que el Peenemünde Historisch Technisches Museum (el Museo Histórico y Técnico de Peenemünde) tiene una gran historia para contar.

Es que el lugar fue a la vez una base aérea de la Luftwaffe y un sitio de pruebas con cinco mil técnicos e ingenieros dirigidos por Von Braun, además de un campo de concentración donde miles de prisioneros de guerra trabajaban como esclavos controlados por las SS nazis. En el complejo de Peenemünde trabajaban más de 12.000 hombres -entre técnicos y prisioneros de guerra- dispersos en un área de 25 kilómetros cuadrados donde había barracas para los presos y casas para los técnicos, usina eléctrica propia, bunkers, talleres de fabricación y rampas de lanzamiento de cohetes. Todo el complejo tenía su puerto exclusivo a orillas del Mar Báltico y una línea ferroviaria electrificada que conectaba a Peenemünde directamente con Berlín, situada a 250 km hacia el sur.


Imagen
Un lanzamiento del cohete V-2 durante la guerra, en 1944


De todo aquello, hoy sobresale un enorme edificio de ladrillos rojos y chimeneas donde funcionaba la usina eléctrica. Ahora es la sede del Museo Histórico y Técnico de Peenemünde, (museum-peenemuende.de), que desde su inauguración en 1991 fue visitado por más de cinco millones de personas. Remodelado en la década de 2000 con el apoyo de patrocinantes privados, el museo depende del estado de Mecklenburg y allí se pueden ver desde réplicas en tamaño natural de la V-1 y la V-2 hasta maquetas y planos, fotografías y películas de época.

El desarrollo de la cohetería en Alemania desde los primeros proyectos en 1923 hasta la posguerra es el gran tema del museo, que también muestra cómo la tecnología creada durante el nazismo fue aprovechada después en la "carrera espacial" que enfrentó a los Estados Unidos y la Unión Soviética durante la Guerra Fría. No debería olvidarse que Von Braun, ya refugiado en los Estados Unidos, fue en la década de 1960 el diseñador del cohete Saturno V que llevaría a los astronautas estadounidenses a la Luna.

En palabras del curador del museo, Philipp Aumann, "el progreso y la innovación son aspectos claves de las sociedades modernas, pero como sociedad indudablemente tenemos una seria responsabilidad en lo que se investiga y desarrolla". Para los interesados en el tema, la librería del museo tiene obras clave como "Peenemünde, mito e historia de los cohetes, 1923-1989", de Johannes Erichsen y Bernhard Hoppe, que es el catálogo oficial de la exposición permanente en el museo.

Con más de 400 km de playas remotas y solitarias en la región, Peenemünde era ideal para probar en secreto los avanzados diseños del ingeniero Wernher von Braun y sus colegas. Entre los técnicos del equipo estaba también Helmut Hoelzer, diseñador de la primera computadora capaz de guiar a un cohete, utilizada en la V-2.

En el museo se relata que hacia 1945 tanto los Estados Unidos como la Unión Soviética, Francia e Inglaterra ofrecieron trabajo y cartas de ciudadanía a los científicos alemanes. Se sabe que Wernher Von Braun optó por Estados Unidos y viajó allí con buena parte de su equipo. En la base militar de Redstone, en Huntsville -en el estado de Alabama- los Estados Unidos desarrollarían su propia cohetería y luego, con la creación de la NASA, competirían en la carrera espacial contra la Unión Soviética.

Esa competencia arrancó con los satélites rusos de la serie Sputnik en la década de 1950. Y culminaría en la década de 1960 con el proyecto estadounidense Apolo diseñado para enviar un hombre a la Luna, pero también con el desarrollo de los misiles intercontinentales capaces de transportar bombas atómicas hacia blancos muy lejanos geográficamente.

Los turistas que hoy visitan el complejo de Peenemünde, que siguió siendo un área militar secreta también durante la época en que la región perteneció a Alemania Oriental, hacen ahora un itinerario con guías en varios idiomas. Son más de veinte puntos estratégicos en el terreno, que incluyen buena parte de las instalaciones militares.

La historia cuenta que el responsable de la industria de armamentos, Albert Speer, no convenció del todo a Hitler para apoyar la fabricación de cohetes. De hecho, Hitler aprobaría el plan recién hacia el año 1943 cuando era evidente que la guerra ya estaba perdida para la Alemania nazi.

Se sabe que en el año 1944 trabajaban en el complejo más de 2.500 prisioneros de guerra, muchos de ellos trasladados desde Francia, Bélgica y Holanda. Sus nombres se conservan y se sabe que trabajaron en terribles condiciones. Los sitios donde estos prisioneros vivieron aún están en pie, también algunas de las viviendas de los técnicos y el personal jerárquico.

El 17 de agosto de 1943 la RAF, la fuerza aérea británica, atacó el complejo de Peenemünde y esto obligaría a detener la producción en serie de la V-2. Entonces la fabricación se trasladó a Mittelwerk, un sistema de talleres subterráneos cerca de la ciudad de Nordhausen ubicada en las montañas del Harz -en el centro del país- dentro del campo de concentración Mittelbau-Dora controlado por las SS. Allí trabajaron como esclavos de los alemanes más de 15.000 prisioneros.

Muchos años después, en 2015, Peenemünde inspiró a dos artistas plásticos, el catalán Gregorio Iglesias Mayo y el mejicano Miguel Aragón, para crear obras de arte que están expuestas en el museo. Con objetos rescatados en el complejo militar, los artistas se ocuparon de reflexionar sobre su trágica historia. Por eso la memoria se combina allí con la monstruosa dimensión humana y técnica del lugar, que tantas consecuencias tendría luego para el mundo.

Hoy el museo también es la sede de conciertos y festivales de música clásica donde participa la Orquesta Filarmónica del Mar Báltico, con músicos de diez países europeos. Por sus esfuerzos en la favor de la paz y la reconciliación europea, en 2002 el museo ganó el premio Coventry Cross of Nails, cuyo emblema es una cruz hecha con clavos. Vale recordar que este premio nació en la catedral de la ciudad inglesa de Coventry, destruida en 1940 por un bombardeo alemán.


Fuente: https://www.clarin.com/viajes/peenemund ... LvbS-.html

Vistas: 1197  •  Comentarios: 2  •  Escribir comentario [ Atras ]

  • Encuestas

¿Podría cambiar algún día la percepción de la 'esvástica' en Occidente?

No, para la cultura occidental este símbolo siempre quedará asociado con los nazis
83
69%
Sí, bastaría con que se le recordara más a la gente su origen remoto
10
8%
Sí, pero solo con el paso del tiempo, cuando la Segunda Guerra Mundial sea ya un hecho histórico demasiado lejano
28
23%
 

Votos totales : 121

 

Ver Tema


  • Donaciones PayPal
  • La Segunda Guerra es una comunidad dedicada al estudio de la Segunda Guerra Mundial sin ánimo de lucro. Cualquier donación es bienvenida y será destinada a sufragar los costes de alojamiento, dominio, etc. Gracias por su colaboración.

    Por favor, use un punto decimal (no una coma) como separador, por ejemplo 3.50

  • Publicidad

Powered by Board3 Portal © 2009 - 2014 Board3 Group