Ir al pié de página



  •  Artículo destacado
  • Ataque a Pearl Harbor


    Ataque a Pearl Harbor

    Desde el final de La Gran Guerra, y en la cual Japón se puso del lado de los aliados occidentales, comienza frenéticamente a modernizar sus ejércitos y a inculcar un auténtico fanatismo nacional a los jóvenes, apoyándose para ello, en la figura del Emperador. Su prioridad era, ya que el Japón es una isla, el tener una marina fuerte y poderosa. (Seguir leyendo...)



Ver último mensaje Nadie restaura el tren de Franco

El vagón en el que el dictador viajó a Hendaya a entrevistarse con Hitler en 1940 lleva tres décadas en Soria esperando a ser rehabilitado


Imagen
Exterior del vagón, en una nave de Almazán (Soria). JULIÁN ROJAS


Sin luz, sin muebles y a cobijo en una nave de una antigua estación de tren de la provincia de Soria. El vagón que Franco utilizó para viajar en 1940 a Hendaya a su histórico encuentro con Hitler lleva más de 30 años esperando a ser restaurado por completo y seis décadas de penurias, abandonos y promesas incumplidas.

A las afueras de Almazán, en medio del silencio de la meseta castellana, resiste al olvido de muchos este coche-salón que, mientras estuvo en circulación, recibió el nombre de SS-3. El interior se conserva de forma digna gracias a la rehabilitación inacabada de 2006, aunque la ausencia de mobiliario le resta lustre. El exterior, sin embargo, perdió hace tiempo la carrocería metálica verde oliva con franjas amarillas y en su lugar empiezan a acumularse las telarañas.

Su jubilación ha resultado de todo menos tranquila. Tras ser subastado en 1975 por un millón de pesetas y terminar en la finca de un anticuario de Ciudad Real como lugar de reunión de cazadores, el Estado lo recompró nueve años después por 150 toneladas de chatarra, valoradas en 375.000 pesetas. Su intención era exponerlo en el Museo del Ferrocarril de Madrid, pero antes necesitaba una restauración íntegra que no se ha producido en estas tres décadas ni parece que vaya a ocurrir próximamente. En este tiempo, una filial de Renfe empezó la reforma en Soria y tuvo que abandonarla ante la falta de liquidez. El tren acabó de nuevo a la intemperie, en la vía 14 de la estación, donde llegó a convertirse en el refugio de un mendigo. Luego fue trasladado 30 kilómetros más al sur, a Almazán, localidad en la que lleva dos décadas. Aquí se puso a cubierto y se inició otra rehabilitación que tampoco concluyó por motivos económicos. La última vez que un obrero trabajó en él fue hace ya 11 años.

Ahora mismo, nadie tiene previsto finalizar las tareas pendientes pese a que todas las partes coinciden en que no haría falta mucha inversión. El propietario del vagón, la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, responde por correo electrónico con un lacónico: “No hay plazos, se espera oportunidad”. La asociación que lo recibió en custodia en 1997 y que organizó la última reforma a través de una escuela-taller, entre 2004 y 2006, asegura que es una entidad sin ánimo de lucro que se financia con subvenciones y que en estos momentos no dispone de fondos. “Hace 13 años la Junta de Castilla y León nos concedió 282.681 euros, y nosotros pusimos de nuestro presupuesto otros 23.000. Arreglamos sobre todo el interior. Además, construimos una nave para protegerlo”, detalla Marisa Muñoz, la gerente de Adema, una asociación que trabaja para el desarrollo de Almazán y su zona. Y el alcalde de la población, José Antonio de Miguel, que le gustaría construir “un parque temático del tren con este coche como principal atractivo”, dice que no se pone de acuerdo con Adif en el precio de los terrenos.


Imagen
El salón de reuniones, el espacio más amplio del coche. JULIÁN ROJAS


El SS-3 ha pasado a la historia por transportar a Franco un 23 de octubre de 1940 hasta la frontera francesa. Allí le esperaba Hitler para discutir sobre la posible participación de España en la Segunda Guerra Mundial. El dictador, que se desplazó primero a San Sebastián por carretera (haciendo noche en Burgos) y el mismo día del encuentro en ferrocarril hasta Hendaya, llegó ocho minutos tarde, en parte por un apagón en mitad del trayecto. “Duró muy poco, menos de un minuto, pero claro, todos se pusieron muy nerviosos y menos mal que encontramos enseguida la avería”, recordaba en 1985 a EL PAÍS el ayudante de maquinista, Salvador Domínguez. “Nos tuvieron todo el día sin comer. Y no nos dejaban salir ni movernos por si Franco decidía salir pitando”, añadía.

El líder nazi esperaba en el andén, pero no subió al tren español. Todas las reuniones se celebraron en el alemán. “El tono de la entrevista sería amable, no me imagino uno agrio. Era el principio de la guerra y Hitler había llegado hasta allí paseándose por toda Francia”, explica el historiador Julián Casanova. Desde principio de la tarde hasta la medianoche se sucedieron las conversaciones para un acuerdo que nunca llegó. “Hitler no aceptó las condiciones de Franco y este salió convencido de que era mejor no participar en la contienda. En realidad, España no entró por su situación económica y militar”, apunta.

Y en la despedida, otro susto. El dictador español, en lugar de saludar desde la ventanilla, lo hizo desde la puerta. Entonces, la máquina dio un tirón que a punto estuvo de tirarlo al suelo si no llega a ser porque el general Moscardó y el comandante Maza estuvieron rápidos en sujetarlo.

Forjado en Sestao (Vizcaya) en 1929, antes que por el régimen franquista este coche-salón fue usado por Alfonso XIII en sus viajes públicos y privados. Sus 20 metros de largo por tres de ancho todavía mantienen la división original: una cocina, un amplio salón de reuniones, un pasillo con tres habitaciones (una con aseo, la que ocupó Franco, y las otras dos solo con lavabo) y un cuarto de baño común. Salvo las maderas nobles, los armarios de la cocina y tres cañerías que funcionaban a modo de calefacción bajo la cama del dictador, poco más queda de la decoración de hace 75 años.


Imagen
El compartimento principal y su cuarto de baño. JULIÁN ROJAS


Por las fotos de la época se sabe que el compartimento principal tenía una cama de latón forjado, una mesilla, y un reposapiés con cojines y borlas. En la sala comedor había un sofá, seis sillones, un aparador, un espejo, una mesa rectangular y una alfombra beis. Y en la cocina, una placa de carbón. Todo el conjunto disfrutaba de calefacción a vapor. “Aquí ya nos lo trajeron sin nada hace 20 años. Lo ideal sería recuperar la imagen que tuvo en su momento, con un mobiliario similar”, comenta Marisa Muñoz, de Adema. “Y luego habría que explicar muy bien quién lo usó, cuándo y cómo”. Tareas pendientes de una restauración que, 30 años después, sigue incompleta, sin presupuesto y sin plazos.


Fuente EL PAÍS

Vistas: 532  •  Comentarios: 10  •  Escribir comentario [ Atras ]

  • Encuestas

¿Podría cambiar algún día la percepción de la 'esvástica' en Occidente?

No, para la cultura occidental este símbolo siempre quedará asociado con los nazis
88
66%
Sí, bastaría con que se le recordara más a la gente su origen remoto
15
11%
Sí, pero solo con el paso del tiempo, cuando la Segunda Guerra Mundial sea ya un hecho histórico demasiado lejano
31
23%
 

Votos totales : 134

 

Ver Tema


  • Donaciones PayPal
  • La Segunda Guerra es una comunidad dedicada al estudio de la Segunda Guerra Mundial sin ánimo de lucro. Cualquier donación es bienvenida y será destinada a sufragar los costes de alojamiento, dominio, etc. Gracias por su colaboración.

    Por favor, use un punto decimal (no una coma) como separador, por ejemplo 3.50

Powered by Board3 Portal © 2009 - 2014 Board3 Group