Ir al pié de página




  •  Eventos
    • No hay eventos

    • No hay próximos eventos


  •  Recomendamos

  •  Publicidad

Ver último mensaje Jóvenes de la RAF que nunca fueron a la guerra

El próximo mes termina la búsqueda, después de 30 años, de un jefe de escuadrón para honrar a su tío, Jim Lyon, cuyo bombardero Wellington se estrelló en un campo de Buckinghamshire.

Imagen


A diferencia de los héroes de cazas, Gran Bretaña ha sido bastante más reacia a honrar a sus tripulaciones de bombarderos, a pesar de que entre todas las ramas de las fuerzas armadas ésta era la que más probabilidades de bajas tenía.

Durante las noches largas y oscuras del invierno del 44, el niño de 10 años, Peter Cannon, se había acostumbrado al rugido de los aviones que pasaban por encima de su cabeza. Su casa estaba a pocos kilómetros de un centro de la RAF en Westcott. Tantos aviones pasaban por encima de ella que su padre había mandado a toda la familia que cuando sonasen las sirenas de ataque aéreo, ya no se deberían molestar en esconderse debajo de la mesa de la cocina. Sin embargo, el 15 de marzo, sobre las 22:35 h, un sonido de los motores de un avión hizo saltar al niño de la cama y mirar más allá de la cortina de su habitación, "Recuerdo un ruido muy peculiar" dice el Sr. Cannon, actualmente con 80 años, "era un avión, pero sonaba, como si tuviese un montón de problemas".

Un bombardero Vickers Mark 10 Wellington tocado, de repente dio una sacudida en el cielo nocturno, debido a que había sido abordado por el costado de estribor durante un vuelo de entrenamiento por otro bombardero Stirling Mark III, cuya tripulación regresaba de Amiens, Francia, después de completar su primera misión. La colisión contra el suelo había convertido el Wellington en una masa retorcida de hierros, se había estrellado más allá de un depósito de municiones y combustible, en los campos que rodeaban el pueblo, "era sólo cuestión de tiempo... luego hubo una gran explosión y una enorme bola de fuego subió hacia el cielo", recuerda Cannon.

El no lo sabía en ese momento, pero el piloto que había dirigido el Wellington lejos de su aldea fue Jim Lyon, el oficial de vuelo que vivía la lado de su casa con su esposa embarazada y a quien el joven idealizó. Jim falleció entre las llamas junto a los otros siete tripulantes. El Striling aterrizó cerca de Wappenham, Northamptonshire, antes de que también explotase matando a sus siete tripulantes también.


Imagen

Jim Lyon, el piloto que dirigió el Wellington lejos de la aldea de Peter Cannon


"Yo solía ver a Jim pasar en bicicleta de Westcott a su casa, todavía puedo imaginármelo ahora. Los pilotos eran celebridades para nosotros, Esa noche, Jim debía de saber que iba directo hacia la casa de su esposa embarazada y por eso quiso desviarse de la zona. Me sentí muy mal pensando en la pobre mujer esperando su bebé. Entonces, todo lo que escuché es que, después de eso, se había mudado muy lejos".

Oficial de vuelo, Lyon, fue uno de los 37000 soldados australianos que se ofrecieron una vez que Gran Bretaña buscase la ayuda de sus aliados. en el 43 fue enviado a Bardney en Lincolnshire, campo de la RAF, fue allí donde conoció a su esposa, Margaret Bruce, se caso con ella una vez de realizar una visita operativa y luego se ser galardonado con la Cruz de vuelo distinguido. Recordaba lo mortal que eran las operaciones de bombardeo donde sólo 27 de cada 100 hombres completaban las 30 misiones de rigor para librarse de los vuelos de combate.

Lyon, apodado Benny o tigre, por sus colegas, fue enviado, entonces, a Westcott, una ciudad de entrenamiento operacional. Trabajando como piloto instructor, asumió que los peores peligros estaban detrás de él y habían comenzado a hacer planes para una nueva vida, dejando la militar a un lado. sin embargo aquella tarde de marzo, se convirtió en uno de los 7847 oficiales y tripulación que habían fallecido en accidentes de entrenamiento en periodo de guerra. Todos eran voluntario, muchos habían soñado con hazañas en los campos extranjeros, pero él cruel destino hizo que él muriese en una bola de fuego a pocos kilómetros de su casa.

La guerra avanzaba rápidamente, los valientes soldados muertos en el frente apenas eran recordados más que por las familias que dejaban atrás. Se estima que sólo las unidades del comando de bombardero de entrenamiento perdieron más de 3000 miembros de la tripulación en accidentes durante la guerra, entre el 42 y el 45, de los que 183 eran hombres de Westcott. En medio de esa carnicería, Quainton pronto olvidó a su héroe. Pero aunque los recuerdos se desvanecieron, no murieron del todo, el mes que viene, después de 70 años, se erigirá un monumento en la ex base aérea, honrando a los 15 soldados que murieron esa noche.


Imagen

Bruce Blanche, es el sobrino del oficial de vuelo Lyon


Bruce marca la culminación de toda una vida de investigación, Blanche, de 68 años de edad, nunca conoció a su tío, pero de niño quedó fascinado con la foto de Lyon que había en la repisa de la chimenea de su tía. La mayoría de los domingos, él pone flores en su tumba en el cementerio viejo de Lennel en Coldstream, Berwickshire y deseó siempre seguir su camino en la fuerza aérea. Hizo la solicitud para unirse a la Royal Air Force a los 16 años pero se le dijo que tenía poca vista y que era incapaz de volar aviones. sin embardo, debido a su constancia, Balnche se convirtió en un líder de escuadrón de la RAF reservista, mientras se hacía una carrera más estable como geólogo de petróleo.

Al mismo tiempo, durante los últimos 30 años, ha indagado a través de cuadernos de bitácora, sobre las tripulaciones supervivientes de la base aérea y se sumergió en la historia de la RAF para reconstruir los acontecimientos del 15 de marzo del 44. "Este monumento será el final de una larga fascinación con esta imagen de un hombre joven que conozco desde hace muchos años", dice Balnche, que vive en Dunblane y financia el costo del monumento de 4000 libras, así mismo, "había otras 15 personas que murieron esa noche. Esos equipos personificaron todo el comando de bombardero, fue una tragedia terrible, pero accidentes como este ocurrían todas las noches durante la guerra, esto es lo que estamos conmemorando".

"Quería recordar los equipos de comando de bombardeo que murieron (sobre 55.000), también los 3000 equipos que murieron en las unidades de entrenamiento operacional de los comandos bombarderos. Estos hombres adolescentes contaban con edades que rondaban los 20 años pero debido a lo que hacían envejecían rápido. Mi madre dijo que cuando mi tío tenía 21 años, parecía que tenía cerca de 50. No es de extrañar ya que incluso antes de que los equipos entraran en combate, su formación era un calvario. Al principio de la guerra en el 39, se inició el programa de capacitación del Imperio para satisfacer una necesidad desesperada de pilotos. Los voluntarios fueron enviados por barco a Estados Unidos, Canadá, India y Rhodesia antes de regresar a Gran Bretaña.

En las "dianas" de entrenamiento nocturno fuera del país, el riesgo era doble, ser derribado por la Luftwaffe o chocar contra aviones, a menudo dañaba gravemente sus aparatos. en tales tiempos desesperados, un entrenamiento podría convertirse en algo muy peligroso. Ross Mahoney, un historiador de la aviación del Museo de la RAF, dice que en ocasiones se reclutaban a equipos de entrenamiento para hacer incursiones operativas con el fin de cumplir los números exigidos lo que era muy peligroso. Pero a diferencia de los héroes de caza, Gran Bretaña ha sido bastante más reticente a honrar a sus tripulaciones de bombarderos, a pesar de todas las ramas que existían en las fuerzas armadas y las más altas probabilidades de muerte que había en sus misiones.

De hecho, sólo en 2012 se erigió el monumento de comando de bombarderos en Londres después de una campaña de recaudación de fondos importantes respaldada por The Daily Telegraph. Oportunamente Blanche participó en la ceremonia de inauguración del monumento en el que estaba la reina, lanzando miles de amapolas bajo del brillante cielo azul de julio desde un bombardero Lancaster. El 15 de marzo será un acto más humilde pero no por ello menos emotivo e importante, Un pequeño monumento de piedra marcará el final de la búsqueda de un hombre para asegurar el legado de su tío, y el de los miles de aspirantes a héroes que no murieron en una guerra que nunca llegó.

Fuente: The Telegraph

Vistas: 653  •  Comentarios: 4  •  Escribir comentario [ Atras ]

  • Encuestas

¿Podría cambiar algún día la percepción de la 'esvástica' en Occidente?

No, para la cultura occidental este símbolo siempre quedará asociado con los nazis
67
67%
Sí, bastaría con que se le recordara más a la gente su origen remoto
9
9%
Sí, pero solo con el paso del tiempo, cuando la Segunda Guerra Mundial sea ya un hecho histórico demasiado lejano
24
24%
 

Votos totales : 100

 

Ver Tema


  • Donaciones PayPal
  • La Segunda Guerra es una comunidad dedicada al estudio de la Segunda Guerra Mundial sin ánimo de lucro. Cualquier donación es bienvenida y será destinada a sufragar los costes de alojamiento, dominio, etc. Gracias por su colaboración.

    Por favor, use un punto decimal (no una coma) como separador, por ejemplo 3.50

  • Publicidad


  • Danos tu voto
Top Historia Militar   Top Segunda Guerra Mundial



Powered by Board3 Portal © 2009 - 2014 Board3 Group