Ir al pié de página


Operación Esquimal (Operación Husky)

Moderadores: Erwin Rommel, Amarok


Operación Esquimal (Operación Husky)

Notapor Bertram » 01 Mar 2009 23:34

Operación Esquimal (Operación Husky)


Imagen


Dos meses después de rendirse las tropas del Eje en África, el 10 de julio de 1943, los aliados cruzaban el Mediterráneo y desembarcaban en Sicilia. El mismo cuadro de mandos que había derrotado al Eje en Túnez (Dwight D. Eisenhowwer, sir Harol Alexander, Arthur Tedder y sir Andrew Cunningham) se encargó de la operación, pero en el Mediterráneo encontraron serias dificultades entre ellos.

Los americanos deseaban limitar los objetivos en tal forma que se ahorraran las principales fuerzas aliadas para la invasión del Canal (cuyo nombre en clave era "Overlord"), programada originalmente para la primavera de 1944. Los británicos en cambio, que no olvidaban lo del Somme y Passchendaele, ni tampoco Dunkerque, parecían más dispuestos a seguir atacando el suave bajo vientre de Europa, penetrando en Italia y tal vez por los Balcanes. Esta discrepancia, iba a costar muchas vidas aliadas.

Esquimal fue la primera operación anfibia aliada en gran escala contra Europa, en la que tomaron parte más de 3.200 barcos para transportar a 160.000 soldados a Sicilia.

El 9 de julio de 1943 el VII Ejército norteamericano, a la órdenes del teniente general George S. Patton, desembarcó en las playas del Noroeste, entre Licata y Scoglitti, centro de sus cabezas de playa de Gela. El VIII Ejército británico, que también llevaba tropas canadienses, lo hizo a ambos lados de la punta sur de la isla, en el flanco derecho norteamericano, entre Pozzalo y Siracusa. Frente a ellos tenían a diez divisiones italianas y otras tres y media alemanas, que componían unos 400.000 hombres, al mando del mariscal de campo Albert Kesselring.

A excepción de un duro contraataque alemán en la cabeza de playa de Gela, rechazado por los americanos con ayuda del bombardeo de la Armada Real, los desembarcos se realizaron rápida y uniformemente.

La mayor parte de los italianos, que estaban hartos de la guerra, no querían combatir y se dispersaban. Pero tres escogidas divisiones nazis (la División Hermann Goering, la 15 Blindada de Granaderos y la 29 Motorizada), reforzadas por veteranos paracaidistas, componían un total de 90.000 hombres dispuestos a la lucha.

Patton se dirigió hacia el Norte y el Oeste, y en el espacio de tres semanas se apoderaba de la mitad occidental de Sicilia. Las tropas de Montgomery encontraron menos resistencia en las cabezas de playa y aseguraron rápidamente el necesario puerto de Siracusa, pero en lo sucesivo hallaron mayor oposición.

El principal objetivo aliado consistía en conquistar Messina, frente a la península italiana, único embudo para que los alemanes recibieran suministros y refuerzos y único punto de escape. Cuatro carreteras conducían a Messina: dos rutas costeras que partían, una de Palermo y corría a lo largo de la costa norte de la isla y la otra desde Siracusa, bordeando la costa oriental; y otras dos por tierra adentro, de las que una pasaba por Troino y la otra por Adrano, para juntarse ambas en Randazzo.

Como el VIII Ejército británico, que marchaba por la carretea de la costa oriental, constituía una gran amenaza para Messina, los alemanes concentraron frente a él su mayor potencial. Además, el terreno se mostraba favorable a la defensa. Fuertemente atrincherados en el monte Etna, de 11.000 pies de altura, los alemanes dominaban la llanura de Catania y desde su emplazamiento contuvieron a Montgomery durante tres semanas. Reforzado con tropas de montaña, Montgomery lanzó su flanco izquierdo a las laderas occidentales del monte Etna e inició la marcha por la carretera interior que iba desde Adran a Messina, mientras su flanco derecho avanzaba por la carretera costera del lado oriental de la montaña.

Aunque inferiores en número, los alemanes ofrecieron una dura resistencia, disputando el terreno palmo a palmo e intentando sacar de Sicilia el mayor número de tropas. Tan resuelta y tenaz era la firmeza, que Patton se vio varias veces obligado a flanquear la retaguardia mediante desembarcos a espaldas del enemigo. En uno de éstos realizado en Brolo, Jack Belden describe cómo fue rota la resistencia enemiga:


Imagen

Soldados escoceses en Noto


Escalamos los empinados lados de nuestros "patos" (embarcaciones de desembarco) y sobre ellos, semejantes a bomberos encaramados en un peldaño de escalera, aguardamos a que nuestra embarcación estuviera más cerca de la costa. El aire era sofocante. Un hombre vomitó. Esto me recuerda cuando solía beberme el quita barnices, dijo una voz, pero nadie se rió.

En la densa oscuridad no veíamos nada, sólo una lucecilla que pendía sobre nosotros en la negrura. En este instante hubo un sonido ahogado de un mecanismo en marcha. La gran puerta de rampa se abrió ligeramente. Un recuadro de luz gris se deslizó dentro. Sentados, sin perder de vista el reguero de luz, que iba haciéndose mayor, nos preguntábamos qué habría detrás de aquella puerta que descendía lentamente... Ahora dirigimos la mirada hacia las estrellas. A continuación vimos el pico escarpado de Monte Brolo, las crestas más bajas de las colinas, la húmeda boca del mar.

Nuestro "pato" se deslizó hasta el agua y nadó sin esfuerzo hacia la costa. El tubo de escape bajo el agua apenas sonaba. Cerca, un destructor apuntaba con sus cañones, amenazantes y silenciosos, pero dispuestos al disparo. Le echamos una mirada de agradecimiento y seguimos adelante.

En la playa brillaban dos luces amarillas como dos estrellas errantes. Nuestros ingenieros habían marcado bien la meta y nos dirigimos confiados hacia ella. Entonces, en una parte de la isla, una lluvia de chispas salpicó la negrura de bolas rojas y naranjas. ¿Eran explosiones nuestras o del enemigo? ¡Que importaba! La sorpresa había desaparecido.

Paramos el tubo de escape. Los motores rugieron abiertamente. Nuestros "patos", salpicados de espuma se lanzaron contra la playa.

Con una agitación instantánea se levantaron sobre el agua y sacudiéndose la espuma, avanzaron hacia tierra seca. Eran las 3,15... ¿Salten! ¡Salten!, gritó el mayor Fargo, jefe del batallón. Dimos un volteo hasta caer a tierra.

A ciegas, arando la arena con nuestros pies seguimos a Fargo. Las alambradas nos agarraron. Las tijeras comenzaron a funcionar, nos libramos de ellas y proseguimos la marcha.

Me agaché cuanto pude para no destacar mi silueta. Crucé un embarcadero ferroviario. Me deslicé por un jardín. Hice como si caminara por una cuerda floja. Había que mantener el equilibrio. Reprimí un deseo de reír. Tal vez me estaba volviendo loco a causa de la guerra.

No tardamos en llegar a un limonar. Las siluetas revoloteaban en la oscuridad. Se oían susurros: ¿Dónde está la compañía G? ¿Dónde la compañía F? ¿Dónde la carretera? ¿Y la colina? ¿Sigan moviéndose! Torcimos hacia la derecha, e hicimos alto ... Al girar bruscamente hacia la izquierda, por donde habíamos oído el murmullo de figuras en movimiento, nos topamos contra una línea de alambradas. Al detenernos silbó sobre nuestras cabezas un disparo de fusil. Instantáneamente empezaron a sonar tiros por todas partes. ¿Eran nuestros o del enemigo? ¿Qué más daba! Cualquier bala podía matarnos.

Nos echamos a tierra. Un sargento llamado Daily que se había unido a nosotros cortó un trozo de alambrada. Nos deslizamos por debajo de ella y no refugiamos tras un muro de piedra. Ya no sentía ganas de reir.

"¡Pap, pap, pap!", se dejaba oír un sonido en movimiento por la carretera. Una motocicleta. Instantáneamente abrieron fuego los fusiles desde un lado de la carretera. Los neumáticos chillaron sobre el pavimento pétreo. Un motor sonó a toda marcha, luego se extinguió.

Ahora rugía hacia nosotros el sonido de varios motores. Esperamos emboscados bajo el muro, tensos y silenciosos. Como un fuego crepitante, los fusiles y ametralladoras hendían el aire. Amparados por las ráfagas luminosas de las balas trazadoras, pudimos ver radios de ruedas y los fogonazos rojos de los proyectiles que pasaban a través de ellos.

Una explosión más fuerte sacudió el muro donde nos apiñábamos. El teniente Thomas Rodgers estaba disparando su arma antitanque. El resplandor de una llamarada despejó la oscuridad, dejando ver un camión escorado y el rostro despavorido de su conductor.

Luego, la oscuridad de la noche ahogó la llamarada y en las tinieblas, se oyó una colisión, cristales rotos y el alarido de un hombre.

La noche estaba llena de gritos, balas y figuras en movimiento. Imposible saber lo que sucedía. Un soldado puso su mano sobre el hombro de alguien y preguntó ¿A qué unidad perteneces? Una voz contestó Mein Gott. Sonó el disparo de una pistola, un grito y el estertor de la agonía.


Imagen

Palermo, la ciudad más poblada de Sicilia, cayó en manos de los Aliados el 23 de julio de 1943. Tanques norteamericanos desfilando por las calles de la ciudad ante el entusiasmo, la expectación o la simple curiosidad de sus habitantes.


Los alemanes, amparados por la oscuridad y una fuerte cortina de fuego antiaéreo, rescataron en la llamada Operación Lehrgang (Aprendizaje), a más de 60.000 de sus 90.000 soldados, así como la mayor parte de su material y lo pasaron a través del estrecho de Messina a la península italiana. El 17 de agosto, después de 39 días de lucha, las columnas de Patton, seguidas de las de Montgomery, entraban en Messina, poniendo fin a la conquista de Sicilia. Las pérdidas aliadas fueron de 31.000 bajas, entre muertos, heridos y desaparecidos, por 37.000 bajas alemanas y 130.000 italianas


INVASIÓN ALIADA EN ITALIA Y SITUACIÓN DEL FRENTE (1943-1945)

Imagen


Enlaces relacionados: Galería fotográfica de la Operación Husky

Fuentes:
Eyenwitness History of World War II
http://en.wikipedia.org/wiki/Allied_invasion_of_Sicily
http://digilander.libero.it/
http://www.eurasia1945.com

Distinguished Service (1) Mannerheim-risti (1) British Flying Cross (1) Navy Medal of Honor (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (6) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Victoria Cross (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1) Laureada de San Fernando (1) George Cross (1)
Avatar de Usuario
General of the Army
Bertram
General of the Army
Medallas: 19

Mensajes: 11738
Registrado: 31 Ago 2007 08:42
País: España


Re: Operación Esquimal

Notapor ulyses62 » 02 Mar 2009 15:35

Buenas!

Gran aporte Xoom, ¿sabes por que se le llamó así a esta operación?


Un saludo.
-
ulyses62
-

Mensajes: 376
Registrado: 28 Dic 2008 22:18


Re: Operación Esquimal

Notapor LARRY » 02 Mar 2009 15:51

Gran aporte, camarada Xoom.

Respecto a tu pregunta, Ulyses, lo cierto es que he estado investigando y no tiene un motivo aparente.

De hecho, dudo que muchas tengan sentido (exceptuando "Overlord", "Libertad Duradera", etc.)

Saludos

LARRY

US Antarctic Expedition (1) Orden Krasnogo Znameni (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Polemikos Stauros (1) Voyenny Orden Sviatogo Velikomuchenika i Pobedonos (2)
Avatar de Usuario
-
LARRY
-
Medallas: 6

Mensajes: 7896
Registrado: 20 Ene 2008 22:39


Re: Operación Esquimal

Notapor ulyses62 » 02 Mar 2009 15:59

Gracias Larry!!

Si es que estos del Pentágono se inventan unos nombres...me recuerda a la operación de intento de asesinato de Castro que la llamaron al revés que su nombre :lol:


Un saludo.
-
ulyses62
-

Mensajes: 376
Registrado: 28 Dic 2008 22:18


Re: Operación Esquimal

Notapor Bertram » 02 Mar 2009 16:10

No lo se, la verdad es que no tiene mucho sentido por la zona en que se llevó a cabo, más caliente que fría. Tal vez este sea el motivo, si llegaba alguna noticia a Berlín del nombre de la operación, pensaran más bien en el Norte de Europa que en el Sur.

Distinguished Service (1) Mannerheim-risti (1) British Flying Cross (1) Navy Medal of Honor (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (6) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Victoria Cross (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1) Laureada de San Fernando (1) George Cross (1)
Avatar de Usuario
General of the Army
Bertram
General of the Army
Medallas: 19

Mensajes: 11738
Registrado: 31 Ago 2007 08:42
País: España


Re: Operación Esquimal

Notapor LARRY » 02 Mar 2009 16:14

Probablemente, sea lo que ha indicado Xoom, aunque resultaría evidente que es una trampa ¿no?

¿O realmente creían que los Aliados eran tan idiotas como para atacar Bélgica y llamar al asalto "Operación Anhrem? :lol:

Saludos

LARRY

US Antarctic Expedition (1) Orden Krasnogo Znameni (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Polemikos Stauros (1) Voyenny Orden Sviatogo Velikomuchenika i Pobedonos (2)
Avatar de Usuario
-
LARRY
-
Medallas: 6

Mensajes: 7896
Registrado: 20 Ene 2008 22:39


Re: Operación Esquimal

Notapor Tomy » 02 Mar 2009 17:43

Hola,

Retomando un poco el hilo de foro, el gran error de la operación fue permitir la evacuación de la casi totalidad de las fuerzas alemanas de la isla.

No entiendo como los aliados dejaron escapar así, a quienes les causarían grandes bajas y quebraderos de cabeza una vez en el continente, como por ejemplo en Anzio o monte Cassino.

Más cuando la superioridad naval era evidente . La marina italiana no podría haber hecho mucho contra la británica y estadounidanse en caso de un intento de bloqueo del estrecho de messina.

también creo que aunque más dificilmente, los aliados podrían haber disfrutado de una completa superioridad aérea sobre el estrecho, teniendo en cuenta que ya podían disfrutar de aeródromos en la propia isla.

Palabras de Montgomery:

<< En Sicilia sobre todo hemos prendido lo que era necesario evitar de hacer; y sin embargo nuestra supremacía naval y aérea era total>>

Palabras de Kesselring:

<< En su infortunio, el eje ha tenido mucha suerte. Lo que le ha ayudado ha sido el avance esquemático de los aliados, renunciando a un amplio envolvimiento de Sicilia y no obstaculizando el paso del estrecho de Messina por medio de ataques combinados aéreos y navales>>

Supongo que Montgomery se refería a la estupida carrera que mantuvo su VIII ejército con el VII de Patton en su carrera hacia Messina. O quiza no...

PD: Buen artículo Xoom

Un saludo al foro!

Ordre de la Libération (1) Distinguished Flying Cross (1) Médaille Militaire (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Polemikos Stauros (1) Onderscheidingsteken voor langdurige (1) División Española de Voluntarios en Rusia 1943 (1)
Sergent P.D.L.
Tomy
Sergent P.D.L.
Medallas: 8

Mensajes: 741
Registrado: 25 Ago 2008 21:08


Re: Operación Esquimal

Notapor Bertram » 02 Mar 2009 19:15

Gracias tomy por la ampliación.

Supongo que Alemania dió por perdida Sicilia en el momento que perdieron el norte de Africa. Por este motivo intentaron salvar el mayor número de hombres y materiales posible y hacerles frente en el continente.

Distinguished Service (1) Mannerheim-risti (1) British Flying Cross (1) Navy Medal of Honor (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (6) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Victoria Cross (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1) Laureada de San Fernando (1) George Cross (1)
Avatar de Usuario
General of the Army
Bertram
General of the Army
Medallas: 19

Mensajes: 11738
Registrado: 31 Ago 2007 08:42
País: España


Re: Operación Esquimal

Notapor Gerhard Barkhorn » 02 Mar 2009 22:36

seguro, ademas de estar en contra del facismo. En mi opinion lo que hizo mussolini fue un error, tendria que haberles ofrecido una alianza o al menos una paz no perseguirlos ya que la mafia es dificil que la extermines completamente y mas a la siciliana
Avatar de Usuario
Oberleutnant
Gerhard Barkhorn
Oberleutnant

Mensajes: 2591
Registrado: 19 Feb 2009 00:52
País: Argentina


Re: Operación Esquimal

Notapor Bertram » 02 Mar 2009 22:41

Por lo que se, el motivo de intentar eliminarla vino en una visita del Duce a Sicilia, un capo de la mafia lo trató de forma despectiva, comentándole algo como que en Sicilia no necesitaban a los fascistas.

Distinguished Service (1) Mannerheim-risti (1) British Flying Cross (1) Navy Medal of Honor (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (6) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Victoria Cross (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1) Laureada de San Fernando (1) George Cross (1)
Avatar de Usuario
General of the Army
Bertram
General of the Army
Medallas: 19

Mensajes: 11738
Registrado: 31 Ago 2007 08:42
País: España


Re: Operación Esquimal

Notapor Gerhard Barkhorn » 02 Mar 2009 22:43

mmm por lo visto los mafiosos no querian saber nada con el facismo.
Avatar de Usuario
Oberleutnant
Gerhard Barkhorn
Oberleutnant

Mensajes: 2591
Registrado: 19 Feb 2009 00:52
País: Argentina


Re: El desembarco en Anzio

Notapor coloim » 16 May 2009 12:51

Operación Huskey - Invasión de Sicilia (10-7-1943)

Fecha: 9 de julio al 17 de agosto de 1943
Lugar: Sicilia, Italia
Resultado: Victoria aliada
Beligerantes
Alemania
Italia Reino Unido
Estados Unidos
Canadá
Comandantes
Albert Kesselring
Alfredo Guzzoni Harold Alexander:
Bernard Montgomery
George Patton
Soldados
40.000 hombres
365.000 hombres
47 tanques 160.000 hombres
14.000 vehículos
600 tanques
1.800 cañones de artillería
Bajas
29.000 muertos y heridos
140.000 prisioneros de guerra 2.237 muertos
6.544 heridos
4.500 prisioneros o desaparecidos
2.721 muertos
10.122 heridos
562 muertos
1.848 heridos
Total: 24.034 bajas
Campañas del Frente del Mediterráneo
Libia y Egipto - Túnez - Balcanes - Mediterráneo - Italia - Sur de Francia
Campaña aliada en Italia
Mincemeat - Sicilia - Calabria - Tarento - Salerno - Volturno - Barbara - Gustavo - Anzio - Montecassino - Monte Castello - Gótica

Una vez completada la captura de las islas italianas de Pantellería, Lampedusa, Linosa y Lampione frente a África, los Aliados estaban listos para iniciar la Operación Husky cuyo objetivo era la invasión de la Isla de Sicilia. Al mando de la operación fue puesto el General Dwight Eisenhower quien participó en la accidentada Conferencia de Casablanca, a la que llegó en un azaroso viaje cuando el B-17 que lo transportaba perdió dos motores.

Patton y Montgomery

El General Eisenhower estuvo al mando de la operación de desembarco con el General Alexander al frente de las operaciones terrestres. Las fuerzas agrupadas en el 15 Grupo de Ejércitos estaba conformado por el 8vo Ejército Británico al mando del General Montgomery y el 7mo Ejército Estadounidense al mando del General Patton.

General Hube

Al General Hube se le encomendó la defensa de Messina y la responsabilidad de asegurar la evacuación de las fuerzas alemanas en cuanto se viera que era inminente la ocupación de la isla por parte de las fuerzas Aliadas. Hube preparó la Línea Etna alrededor de Messina que tenía como primer objetivo detener el avance de los británicos desde el sur de la isla.

Invasión
Imagen

El día 10 de julio de 1943, ante un fuerte viento, después de una tormenta, que dificultaba las operaciones, las fuerzas británicas desembarcaron en la parte oriental de la isla y las estadounidenses en la occidental. Cuatro operaciones aéreas fueron efectuadas, lanzando en paracaídas a la 82 división aerotransportada, que efectuaba su primera misión de combate entre Cosimo y San Pietro, durante la noche del día 9 y la madrugada del 10. Planeadores británicos descendieron cerca a la ciudad de Augusta. Cerca de Gela, los Aliados desembarcaban equipos desde 20 buques. La División Hermann Göring inicia las operaciones contra esas fuerzas, sin que se reporten hasta las primeras horas del día ninguna actividad enemiga en el occidente de la isla.

Casi sin oposición debido a la falta de movilidad de las fuerzas defensoras, los británicos desembarcaron y se dirigieron al puerto de Siracusa. El día 11 de julio la reserva paracaidista fue enviada a reforzar las fuerzas de Patton en el centro de la isla. Durante el salto, 37 de de los 144 aviones fueron derribados, tanto por la artillería alemana como por los propios invasores que no fueron advertidos de la llegada de refuerzos.

Patton en Palermo

En los primeros dos días de la invasión, los Aliados capturaron Vizzini en el oeste y Augusta en el este. En el lado británico las cosas no marchaban bien. Montgomery le pidió a Alexander que le autorizara traspasar los límites que le separaban de las fuerzas estadounidenses y poder alcanzar Messina, mientras las fuerzas de Patton le servían de protección en el flanco occidental. Patton por su parte presionó en occidente, solicitándole permiso a Alexander para capturar Agrigento y proseguir a la capital, Palermo. Alexander acepto, inicialmente pero luego cambió de opinión para proteger a Montgomery ordenándole a Patton que detuviera la ofensiva. Patton simuló no recibir la orden por fallas en la transmisión y continuó con su ataque contra Palermo.

Mussolini destituido

El 19 de julio Hitler se reúne de urgencia con Mussolini en Feltre. Dentro de los planes Aliados discutidos en Casablanca, se encontraba la deposición de Mussolini y la retirada de Italia del conflicto. La caída de Palermo inspiró el golpe de estado contra Mussolini, quien fue depuesto por el Rey el día 25 de julio, noticia que no causó mucha sorpresa entre los Aliados, porque en Roma desde hacía mucho tiempo se llevaba a cabo un plan de quinta columna en las altas esferas militares y políticas para sacar a Italia de la guerra. El Rey reemplazó a Mussolini por el Mariscal Pietro Badoglio.


Evacuación alemana

Mientras el 22 de julio, Patton capturaba Palermo, las fuerzas de Montgomery se encontraban empantanadas al sur de Messina sin poder alcanzar la ciudad. Patton que andaba obsesionado con llegar a Messina antes que Montgomery, arremetió contra la Línea Etna, pero las defensas de Hube fueron tan efectivas que impidió el progreso de Montgomery y contuvo a Patton mientras protegía la evacuación. Los planes alemanes estaban tan bien estructurados, que poco a poco todas las unidades cruzaron el canal y sólo cuando las últimas unidades motorizadas se hubieron retirado, pudo Patton quebrar la Línea Etna y entrar en Messina. Sin embargo, Patton pudo hacerlo antes que Montgomery y eso, considerando que el 7mo Ejército debió rodear toda la isla y tomar Palermo para conseguirlo, dice mucho de la energía de Patton para mover sus fuerzas blindadas con la rapidez necesaria.


Berlín toma previsiones

El 28 de julio, Badoglio anuncia la disolución del Partido Fascista en Italia. El día 5 de agosto los británicos ocupan Catania y al día siguiente en Tarvisio se realiza una conferencia político militar entre Ribbentropp y un ministro de Badoglio. Los italianos tratan de garantizarle al ministro alemán que cumplirán con sus acuerdos militares, pero es evidente que sólo tratan de ganar tiempo para resolver la situación crítica que enfrentan. El día 8 de agosto, Berlín llama al General von Senger que termina así su misión en Sicilia. A partir de ese momento todo el peso de la defensa y evacuación queda en manos del General Hube.

Gobierno italiano en tratos con los Aliados

El 13 de agosto los Aliados ocupan Randazzo y dos días después los británicos ocupan Taormina. El día 15 de agosto, los Aliados comienzan las negociaciones con el Gobierno Italiano. El día 17 de agosto los Aliados ocupan Messina y la Operación Husky llega a su fin. Como saldo de la Operación Husky, las fuerzas ítalo-alemanas perdieron 29 mil vidas y 140 mil fueron capturados, la mayoría soldados italianos. Estados Unidos tuvo 2237 muertos y 6544 heridos y capturados. Los británicos perdieron 2721 hombres y 10122 fueron capturados. Pese a todo, los alemanes lograron evacuar de Sicilia 100 mil hombres y 10 mil carros.

Fin de la Operación Husky

Para los Aliados, la Operación Husky se cumplió tal como había sido planificada, resultando ser la mayor operación anfibia jamás realizada, teniendo en cuenta el número de fuerzas desembarcadas y el tamaño de la línea de playas que fue mucho mayor que la de Normandía el Día-D. Si en Pantellería los Aliados probaron la efectividad del bombardeo de saturación para ser aplicado después contra las ciudades alemanas, en Sicilia se pusieron en práctica las tácticas de desembarco en gran escala, utilizando el nuevo anfibio DUKW que podía transportar por mar y tierra 25 hombres y 8 toneladas de equipo. Probó también la utilización nocturna de fuerzas aerotransportadas, detrás de las líneas enemigas antes del desembarco. Estratégicamente se cumplió la misión de la Operación Husky que era desalojar a las fuerzas del Eje de la isla para convertirla en la cabeza de puente para iniciar la invasión de Europa; consolidar la navegación sin oposición en el Mediterráneo y Mussolini era derrocado para lograr la capitulación de Italia

Resultado final

En el lado alemán, nada de lo ocurrido les tomó por sorpresa. En Berlín sabían desde hace mucho tiempo que en Roma se filtraban las informaciones que les permitían a los Aliados adelantarse a las operaciones del Eje en África. Hitler había manifestado muchas veces que esperaba la claudicación de Italia y era de suponer que ello ocurriría en el momento en que los Aliados pusieran pie en tierra firme. El General von Senger cumplió el encargo de evacuar a las fuerzas alemanas que serían necesarias para defender a Italia, gracias a la impecable línea defensiva realizada por el General Hube.


Imagen


fuentes http://www.exordio.com
Derramo sangre por gente que la derramaría por mi.
Lema de mi antigua Unidad. COPE Ejército Argentino.
-
coloim
-

Mensajes: 33
Registrado: 17 Nov 2008 23:48


Re: Operación Esquimal

Notapor Tomy » 01 May 2012 11:21

ulyses62 escribió:Gran aporte Xoom, ¿sabes por que se le llamó así a esta operación?.

Bertram escribió:No lo se, la verdad es que no tiene mucho sentido por la zona en que se llevó a cabo, más caliente que fría. Tal vez este sea el motivo, si llegaba alguna noticia a Berlín del nombre de la operación, pensaran más bien en el Norte de Europa que en el Sur.


Hola,

Puede que tengas razón Bertram.

Estoy leyendo El día de la batalla (La guerra en Sicilia y en Italia 1943-1944), de Rick Atkinson.

El historiador indica que paralelamente a la flota de invasión de Sicilia, dos más, una con rumbo a Grecia (desde Alejandría) y otra con rumbo a Noruega (desde Inglaterra) partieron el mismo día. Tal vez el nombre de la operación viene como apoyo a la maniobra de engaño que se intento con esta última flota.

Otra posibilidad es que Churchill le pusiera el nombre a la operación.

Una anecdota que he podido leer en el libro es que el Primer Ministro tenía una manía obsesiva por los nombres en clave de las operaciones. Debían parecer y sonar "marciales". (no sé lo marcial que puede sonar "Husky")

Cuenta por ejemplo, que al término de la reunión que mantuvo con Roosevelt en la Casa Blanca para determinar la estrategia aliada en el Mediterraneo tras la victoria en el Norte de África, el nombre en clave del avión que debía trasladar a Churchill fue cambiado dos veces. Primero se llamó "WATSON", luego "COCHE ROJO" y por fin "ESTUDIANTE". Ninguno de ellos convenció al Primer Ministro que trató, en vano, de que el nombre en clave fuera "NEPTUNO".

Incluso llegó a prohibir terminantemente que se usaran como palabras clave "CALAMIDAD, ICTERICIA, APERITIVO Y BUNNYHUG".

He encontrado estas curiosas fotografías en color de la invasión de sicilia (concretamente en la playa de Gela) en los archivos LIFE.


Ordre de la Libération (1) Distinguished Flying Cross (1) Médaille Militaire (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Polemikos Stauros (1) Onderscheidingsteken voor langdurige (1) División Española de Voluntarios en Rusia 1943 (1)
Sergent P.D.L.
Tomy
Sergent P.D.L.
Medallas: 8

Mensajes: 741
Registrado: 25 Ago 2008 21:08


Re: Operación Esquimal (Operación Husky)

Notapor abhang » 03 Ago 2012 19:11

Buen artículo, aunque desde que se hizo, ya ¨viejo¨..., pero actual para conocer este desembarco.

Saludos.
El sudor ahorra sangre, la sangre ahorra vidas, y el cerebro, las dos cosas. (Erwin Rommel)


Unidad: 1. Fallschirmjäger Division

Orden Lenina (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (4) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)
Avatar de Usuario
Generalmajor
abhang
Generalmajor
Medallas: 11

Mensajes: 6293
Registrado: 18 Jun 2010 17:09
País: España


Re: Operación Esquimal (Operación Husky)

Notapor homer » 04 Ago 2012 16:19

Me gustaría hacer un pequeño aporte sobre los planes de evacuación y la operación misma de Sicilia por parte alemana.

Al comienzo de la batalla por Sicilia los alemanes tenían cerca de 30.000 hombres dispuestos en dos divisiones móviles (la 15 Pz Grenadier Div y la Hermann Göring Div) las que formaban el XIV Pz Korps al mando del General Hans Valentín Hube. Más tarde se agregaron a las fuerzas defensoras en la isla, la 29 Pz Grenadier Div y elementos de la 1 Fallschirmjäger Div.

Los italianos tenían aproximádamente unos 200.000 hombres (algunos estiman cerca de 325.000) dispuestos en dos cuerpos de ejército que consistían en cuatro divisiones móviles (4 Div Livorno, 26 Div Asieta, 28 Div Aosta y 54 Div Napoli), cinco divisiones de defensa de costa, dos brigadas de defensa de costas, un regimiento de defensa de costa, dos grupos de defensa de puertos y varios grupos tácticos móviles. Juntas, dichas fuerzas conformaban el Sexto Ejército Italiano al mando del General Alfredo Guzzoni, quien adicionalmente comandaba las fuerzas del Eje en Sicilia y por lo tanto ejercía el comando operacional sobre las fuerzas del XIV Pz K de Hube.

Por aquel entonces Guzzoni que ya tenía 66 años, era aún un soldado capaz y poseedor de un criterio táctico sólido, tenía además la reputación de saber que era lo que estaba haciendo y perseguir firmemente dicho objetivo. Era además uno de los pocos Oficiales superiores italianos que tenían muy buena relación con los alemanes. Se había retirado del ejército en el año 1941, pero había sido llamado por el Comando Supremo para asumir sus responsabilidades en la defensa de Sicilia el 20 de mayo de 1943.

Sobre el papel las fuerzas del Eje eran admirables, pero existía aprensión en el OKW Oberkommando der Wehrmacht en lo concerniente a la confiabilidad de las tropas italianas. Los soldados italianos en Sicilia estaban pobremente equipados, mal entrenados y liderados por oficiales y suboficiales cuya lealtad era hacia Italia, no hacia el fascismo y ciertamente no hacia Alemania. Las formaciones de defensa de costas eran unidades estáticas organizadas para defender un tramo de costa y generalmente contaban con hombres de edad avanzada de los cuales hasta un 75 % eran locales. Su equipamiento consistía de armamento anticuado, artillería hipo-móvil y armas antitanques inadecuadas. Sus armas principales eran rifles y ametralladoras. Los alemanes sospechaban que estas unidades serían de poco valor en combate y esto se comprobó claramente el mismo día de la invasión, el Día D, el 10 de julio de 1943.

Esta preocupación dejó a Kesselring en una difícil posición. A pesar de estar de acuerdo con Guzzoni en que los Aliados atacarían sobre el extremo suroeste de Sicilia, él no podía descuidarse de un ataque en el oeste. Adicionalmente, debido a la posibilidad de traición ó de una rendición en masa de los italianos, Kesselring eligió dispersar sus fuerzas de tal manera que pudiera contraatacar un desembarco en el sureste, en el oeste y desarmar a las tropas italianas en caso de una rendición. El desplegó entonces la 15 Pz Grenadier en el oeste mientras que la HG quedó en el sudeste.

Atacando sobre la esquina sureste de la Isla de Sicilia los dos ejércitos aliados, el Británico asumiendo el esfuerzo principal a lo largo de la costa este de Sicilia y los norteamericanos protegiendo su flanco izquierdo, presionaron hacia el norte en dirección de las ciudades de Siracusa, Catania y Messina. A pesar del éxito obtenido en los primeros días de la operación, sobre todo debido a la poca resistencia ofrecida por las tropas italianas, el Octavo Ejército pronto se halló frente a una fuerte resistencia alemana y por ello ante un equilibrio táctico sobre las planicies de Catania a lo largo de la carretera 114. El 17 de Julio de 1943, mientras el Octavo Ejército combatía en el este, el General Patton hizo una visita inesperada al General Alexander en Túnez y presionó para que su Séptimo Ejército fuera dirigido hacia Palermo en el noroeste de la isla. El General Alexander accedió y el 19 de julio de 1943, comenzó la marcha sobre Palermo.

Las fuerzas de Patton liberaron Palermo el 22 de Julio de 1943, pero el 20 de Julio de 1943 el general Alexander había cambiado los límites entre el Sétimo y el Octavo Ejércitos y emitido nuevas directivas en consecuencia. Tras la captura de Palermo, el Séptimo Ejército debía emplear el máximo de fuerzas en el avance hacia el este a lo largo de la carretera 113 (sobre la costa norte) y la carretera 120, la que constituía la siguiente ruta principal sobre el eje este – oeste a unas 16km aproximadamente al sur de la 113. El Octavo Ejército debía continuar su intento de ruptura sobre la costa este y juntos ambos ejércitos debían converger en Messina para destruir a las fuerzas del eje restantes.

Según los Aliados continuaban su marcha hacia Messina, Kesselring supo que tenía una seria debilidad en Calabria y el sur de Italia, donde solamente contaba con unas pocas unidades de alarma y una división desplegada linealmente sobre un área bastante extensa. Un ataque sobre esas áreas podría cortar y aislar a todo el XIV Pz K en Sicilia y abrir la puerta para un avance de los Aliados hacia los Apeninos Septentrionales. Por lo tanto requirió refuerzos para tener al menos la cantidad adecuada de tropas para defender la bota de Italia y la costa occidental hasta el área de Nápoles y Salerno. Kesselring sentía que con estas acciones el podía detener al menos 11 ó 12 divisiones aliadas.

El Generaloberst Alfred Jodl, Jefe del OHW no estaba de acuerdo con el optimismo de Kesselring en cuanto a la posibilidad de detener a los aliados en Sicilia. Jodl miraba a la situación desde el punto de vista contrario, que los aliados retuvieran a las divisiones alemanas en Sicilia. El pensaba que la falta de tropas del Eje en la parte meridional de Italia apremiaba un repliegue inmediato no solo de Sicilia sino también del sur de Italia.

Tanto el OKW como Kesselring sabían que para evitar un desastre como el acontecido a las fuerzas alemanas en Túnez debían prepararse con antelación para evacuar a la mayor cantidad de tropas posibles. En consecuencia, el 26 de Julio de 1943, el OKW emitió una orden a Kesselring dándole directivas para preparar una eventual evacuación de Sicilia. La orden también prescribía que los aliados italianos no debían ser informados sobre dichos preparativos todavía.

El 27 de Julio de 1943, Kesselring ordenó a su jefe de Estado Mayor que preparara una reunión con los mandos alemanes donde él comunicaría las intenciones sobre las futuras operaciones en la isla. Kesselring observó “ si los italianos abandonan su alianza con Alemania, el XIV Pz Korps romperá el contacto con el enemigo de inmediato y evacuará a todas sus tropas de Sicilia. Los preparativos para la evacuación comenzarán al instante en coordinación entre el XIV Pz Korps, el LXXVI Pz Korps y otros comandos envueltos en la operación”.

En base a las directivas dadas por Kesselring, Hube ordenó al Oberst Günther Baade, a la sazón Comandante del Estrecho de Messina y al jefe de Transporte marítimo alemán en el Estrecho de Messina el Hauptmann Gustav von Liebenstein que comenzaran los preparativos al efecto.

El 28 de Mayo, von Liebenstein había asumido su cargo y encontró un servicio caótico e ineficiente. Había varios grandes ferris de tráfico comercial los cuales podían transportar cada unos hasta 20 vagones de ferrocarril entre Messina y dos terminales portuarias principales en el continente, pero v. Liebenstein sabía que dichas terminales y los ferries eran extremadamente vulnerables a los ataques aliados por aire, mar y tierra. Afortunadamente, los oficiales alemanes ya habían previsto esto antes de la llegada de v. Liebenstein y habían adquirido una serie de pequeñas embarcaciones para usarlas en tres rutas subsidiarias fuera de las principales. A pesar de que era un paso en la dirección correcta, v. Liebenstein sabía que esto no era suficiente. Adicionalmente, encontró que la Luftwaffe y el arma de ingenieros del Ejército que operaban los servicios portuarios tenían su propia flota de ferries, pero operando en forma independiente olvidando completamente los requerimientos ajenos.

Von Liebenstein rápidamente realizó dos cambios importantes los que, literalmente, salvaron al XIV Pz Korps durante el día de la evacuación. Primero, reorganizó el disparate de flotillas en un solo y eficiente servicio de ferry que incrementó su capacidad de transporte de hombres, abastecimientos y equipos en casi diez veces. Segundo, incrementó el número de rutas primarias de tres a cinco operando desde 12 puntos diferentes en Messina y otras 12 en el continente. El también previó la construcción de mejores y eficientes facilidades portuarias y servicios para servir los puntos de desembarco. El instituyó un sistema que operaba de manera tan eficiente que los operadores portuarios podían cargar en un ferry hasta 12 camiones completamente cargados de abastecimientos en poco menos de 20 minutos.

El resultado de las modificaciones de von Liebenstein fue un servicio de ferries listo para transportar rápida y eficientemente grandes cantidades de tropas y equipo a través del Estrecho de Messina. Combinado con el servicio de ferries italiano que consistía en cuatro rutas que para agosto había alcanzado un nivel de eficiencia que rivalizaba con el alemán, las piezas del servicio de transporte empezaban a asegurar una evacuación exitosa.

Afortunadamente para el Eje, Kesselring tuvo la previsión de notar esto cuando el 14 de Julio designó al Oberst Baade en el puesto de nuevo Comandante Alemán en el Estrecho de Messina. Baade tenía la reputación de ser un magnífico oficial de infantería y lo más importante, Baade era un oficial excepcionalmente capaz en el cual Kesselring tenía mucha confianza.

La primera tarea de Baade fue la de defender los puntos de evacuación y las líneas marítimas de las incursiones aéreas aliadas. Él también era el encargado de proveer los medios para ejecutar la evacuación. Kesselring le dio a Baade grandes poderes para que pudiera cumplir con tan importante misión y Baade por supuesto llevó a cabo la misma con una eficiencia asombrosa. Pareció no dejar de lado ningún detalle por más pequeño que este fuera y previó virtualmente todo lo humanamente posible para ejecutar la evacuación incluso paquetes de raciones, brandy y cigarrillos para entregar a las tropas evacuadas de Sicilia a su llegada al continente.

La autoridad delegada a Baade le permitió reorganizar las defensas antiaéreas del Estrecho. Estableció seis sectores de defensa AA, tres a cada lado del estrecho con 60 armas antiaéreas cada una. Esto se agregaba a los 82 cañones antiaéreos pesados y 60 ligeros desplegados sobre el continente y a los 41 cañones pesados y 27 ligeros emplazados en Sicilia. Baade también desplegó unos 150 cañones del tipo de 3 y 4 pulgadas a lo largo de la línea de costa para tener poder de fuego adicional contra amenazas navales y aéreas.

Puntualizó la importancia de la amenaza naval agregando cuatro baterías italianas dotadas con cañones de 280mm, dos baterías italianas de 152mm y más tarde traída desde la 15 Pz Grenadier una batería, a cuatro piezas, de 170mm.

La combinación del servicio de ferries de von Liebenstein y el plan de evacuación de Baade junto a la protección AA sobre ambos lados del estrecho, garantizaba a las fuerzas del Eje una posibilidad de escape de Sicilia siempre que las fuerzas terrestres aliadas no rompieran a través de las líneas del Eje demasiado rápidamente ó que las fuerzas aéreas aliadas no se aproximaran al estrecho de Messina. Afortunadamente, desde el punto de vista alemán, ninguno de estos críticos eventos tuvo lugar.

La evacuación alemana tuvo lugar en cuatro etapas, las dos primeras fueron cumplidas en realidad antes de la Directiva de Kesselring del 27 de Julio de 1943 al General Hube, la que instruyó a Baade y v.Liebenstein a preparar dicha evacuación. La primera etapa comenzó casi inmediatamente después del 10 de Julio de 1943 cuando los germanos ordenaron la partida de la isla de todas las unidades no esenciales.

Pero el plan de Baade, al menos en su primera etapa, sonaba complicado y provocó una descomunal congestión de tráfico cerca de Messina a lo largo de la carretera 113 que llevó a la Feldgendarmerie dos días resolverlo. Afortunadamente para el Eje, la aviación aliada no detectó tal caos sobre la ruta 113.

La segunda etapa consistió en la evacuación de la parte occidental de la isla, la que empezó cuando Patton lanzó su ofensiva hacia Palermo el 19 de Julio. Su avance fue tan rápido que los alemanes solamente pudieron evacuar pequeñas cantidades de material desde Palermo, principalmente el equipamiento de cuatro estaciones de radar antes de que los caza-bombarderos aliados impidiera todo movimiento. Entre las pérdidas de material crítico que sufrieron las tropas del Eje se encontraban unas 10.000 toneladas de combustible.

Poco después de la caída de Palermo el 22 de Julio, el Jefe de Estado Mayor de Kesselring condujo la conferencia del 27 de Julio que impulsó a Baade a diseñar el plan de evacuación. Baade rápidamente preparó los detalles y el 2 de Agosto fue aprobado por Kesselring y puso como condición que fuera informado antes de que Hube pusiera el plan en ejecución. Al día siguiente, Kesselring notificó al OKW que el plan de evacuación ya estaba listo.

El Plan de Baade fue conocido por los alemanes como “Lehrgang”, y era simple pues se basaba en desplazar primero a las tropas, seguido por la mayor cantidad posible de munición, abastecimientos y otros equipos. La dificultad real era la de organizar en fases la retirada de tropas y equipos para evitar congestionamientos y exposición a la aviación aliada tal como sucediera a lo largo de la ruta 113 durante el repliegue desde Palermo.

Antes de “Lehrgang” existía un entendible grado de pesimismo dentro el XIV Pz Korps, solamente unos pocos Oficiales Superiores creían posible realizar el milagro de retirarse ante el enemigo y escapar. Con la rendición del Afrika Korps todavía fresca en sus mentes, la mayoría pensaba que solo unos pocos escaparían de Sicilia. No obstante v. Liebenstein le había dicho a Hube que él podía evacuar hasta 12.500 hombres cada 24 horas con todo su equipo también.

A fin de dar a Baade y v. Liebenstein las mejores posibilidades de éxito, Hube desarrolló una retirada en fases para sus fuerzas organizando cinco líneas defensivas, cada una de ellas acortándose a través de la parte nororiental de la Isla en forma de cuña para converger en Messina. Las cinco líneas defensivas de Hube se sumaron a una sexta línea, la Línea San Stefano, la cual constituyó el punto de repliegue inicial de las tropas del Eje. Comenzando por la línea del Monte Etna, según los alemanes iban alcanzando cada línea sucesiva, aproximadamente entre unos 8.000 y 10.000 hombres se dirigirían a los puntos de embarque asignados por v. Liebenstetin según el Plan desarrollado por Baade, “Lehrgang”.

Alrededor del 4 de Agosto de 1943, la presión aliada en Troina y Adrano a lo largo de la Lïnea San Fratello se había intensificado tanto que Hube ordenó el repliegue de todas aquellas unidades que eran prescindibles, así dio comienzo a la tercera etapa de la evacuación alemana. Fue una decisión arriesgada, pues aunque Kesselring había dejado la puerta entreabierta para que Hube tomara aquella decisión, el OKW había dado instrucciones específicas acerca de que la evacuación no debía comenzar sin su autorización expresa.

Esta orden del OKW no sorprendió a Hube, pues estaba en concordancia con la idea de Hitler de no informar a las tropas acerca de una retirada inminente, en la creencia de que pelearían mejor si consideraban que una operación de tal tipo no estaba en los planes. Hube, por otra parte, creía que era esencial que sus tropas supieran que no serían sacrificadas y aunque no podía decirlo abiertamente dio sobrados indicios a sus hombres acerca del repliegue.

Adrano, terreno llave de la posición defensiva sobre la parte oriental de la Lïnea San Fratello, sostenida por la División Pz Gr Hermann Göring, finalmente cayó en poder de la 78 DI Británica en la noche del 6 de Agosto de 1943. Los defensores comenzaron entonces a replegarse a la bien constituida segunda línea defensiva, la Lïnea Tortorici, y en la noche del 10 de Agosto de 1943 Hube ordenó dar comienzo a la parte final y cuarta etapa de la evacuación. El plan diseñado indicaba que la División Pz Gr Hermann Göring debía dejar Sicilia en primer lugar, seguida por la 15 Pz Gr División y finalmente por la 29 Pz Gr División.

Sin embargo para entonces los aliados estaban totalmente alertados sobre la evacuación alemana y comenzaron las misiones de bombardeo sin interrupción sobre los blancos localizados en el Estrecho de Messina. El propósito obviamente era el de evitar el reabastecimiento de las fuerzas del Eje restantes e impedir la evacuación golpeando los puntos de embarque principales. Los pilotos aliados volaron cerca de 1300 misiones de bombardeo e interceptación entre el 31 de Julio y el 10 de Agosto de 1943 reportando el hundimiento ó incendio de varias barcazas y feries, y acertando impactos sobre otros barcos menores. Los alemanes, por otra parte, reportaron solamente la pérdida de un ferry, una barcaza de desembarco y otras tres embarcaciones.

Cuando la División Hermann Göring se replegaba desde la Línea San Fratello hacia los puntos de embarque, hubo una considerable divergencia en la opinión de v. Liebenstein y los planificadores de Hube en el XIV Pz Korps, quienes pensaban erróneamente que la evacuación solo podía ser llevada a cabo de noche.

Sin embargo, lo opuesto era verdad, y a pesar de que los aliados continuaron con sus misiones de bombardeo, los alemanes descubrieron que la mayoría de los problemas relacionados con la evacuación ocurrían principalmente en horas nocturnas. Mantener a los aviones aliados alejados significaba no utilizar ningún tipo de iluminación artificial excepto la natural provista por la luna y ello provocaba miles de problemas a las dotaciones de v. Liebenstein durante el embarque y el viaje de las embarcaciones. Lo que hallaron los alemanes era que las operaciones nocturnas probaron ser menos eficaces que aquellas ejecutadas durante las horas diurnas. Adicionalmente, después de tan solo unos días v. Liebenstein notó que los aliados ejecutaban el grueso de sus misiones de bombardeo sobre ambos lados del estrecho entre las 21:00 horas y el amanecer. Esto significaba una dificultad adicional a las complicaciones de las operaciones nocturnas. Sin embargo, v. Liebenstein se dio cuenta que había sustancialmente pocos ataques aéreos durante el día y aquellos eran repelidos por el paraguas antiaéreo de Baade.

Con experiencia, las operaciones de evacuación nocturna mejoraron dramáticamente. En la noche del 14 al 15 de Agosto de 1943 v. Liebenstein tuvo en realidad que suspender las operaciones a la 01:00 horas de la mañana pues ya no había ni tropas ni material para embarcar. La promesa que v. Liebenstein había hecho a Hube de transportar 12.500 hombres cada 24 horas no pudo ser cumplida sencillamente porque no había suficientes tropas para evacuar por día.

Baade había programado que “Lehrgang” durara unos cinco días desde el 11 de agosto al 15 de Agosto de 1943, pero teniendo en cuenta la eficacia y eficiencia del plan instrumentado por Baade y v. Liebenstein, Hube ordenó que fuera extendido un día para completar la retirada de la mayor cantidad de equipo posible. Hacia la mañana del 16 de Agosto de 1943, todas las tropas, excepto las retaguardias de combate que defendían aún a lo largo de la línea final ya habían dejado la isla de Sicilia. Lo que muchos oficiales superiores alemanes pensaron que sería un desastre se había convertido en un asombroso e histórico éxito.

Aunque los aviones aliados estuvieran volando contra objetivos localizados en y cerca del Estrecho de Messina, no hicieron un esfuerzo coordinado para contener el flujo de la evacuación hasta los últimos tres días de “Lehrgang”. Aún con este esfuerzo combinado, más de 550 aeronaves aliadas entre cazas y bombarderos, no lograron causar bajas a la flotilla de evacuación del Eje. De hecho, y de acuerdo con el meticuloso diario de v. Liebenstein, un solo soldado alemán resultó muerto por ataques aéreos durante el transcurso de toda la operación. En suma, los alemanes pudieron evacuar más de 54.000 soldados, más de 1800 toneladas de municiones y combustible y cerca de 17.000 toneladas de equipo.

Aunque la evacuación alemana fue por cierto un éxito histórico, la evacuación llevada a cabo por las tropas italianas fue igualmente exitosa. A pesar de la actitud combativa del General Guzzoni, que sugería que algunos elementos italianos lucharían hasta el final, ordenó al Comandante Italiano de Sicilia, Contralmirante Pietro Barone, que previera la evacuación de las tropas italianas a partir del 3 de Agosto. Barone puso varias embarcaciones en servicio y, al igual que los alemanes, se preparó para transportar grandes cantidades de tropas y equipos al continente. Barone, utilizó puertos diferentes a los alemanes, y uno de ellos en particular, el de Taormina estaba bastante próximo a los navíos ingleses que operaban en la zona. Sin embargo no hubo casi interferencia por lo que cuando finalizó la evacuación italiana, el 16 de Agosto se habían transportado a salvo un estimado de 50. 000 soldados italianos, 3.000 marinos, 227 vehículos, 41 piezas de artillería y 12 mulas.

La evacuación de las tropas alemanas finalizó en la mañana del 17 de Agosto de 1943 cuando los últimos ferries dejaron Messina con las retaguardias de combate a las 06:00 horas. Cuando los italianos completaron su evacuación sembraron minas para destruir totalmente lo que quedaba del puerto. Hube permaneció hasta casi el final, de acuerdo con la tradición militar alemana, y fue uno de los últimos en salir. El Oberst Bogislaw von Bonin, Jefe de Estado Mayor de Hube resumió los pensamientos de los alemanes con las siguientes palabras:

Tuvimos más que suficientes retiradas durante la Guerra, pero por las faltas de nuestro Alto Comando, casi nunca terminaron gloriosamente. Cada soldado alemán en Sicilia, sin embargo, el cual tras semanas de combates y enormes esfuerzos, alcanzó el continente a mediados de Agosto con su armamento, equipo, artillería y vehículos, pudo entender cuanta verdad había en el término “Retirada Gloriosa”. Después de cinco semanas y media de lucha en la isla contra un enemigo el cual, en fuerzas terrestres solamente, tenía cuatro veces más que nosotros, el cual en abastecimientos y equipamiento era muy superior a nosotros; un enemigo que tenía absoluta superioridad en el aire y en el mar. Las tres divisiones alemanas, el 17 de Agosto, estaban nuevamente en el continente, listas y equipadas para ser empleadas en el combate.

Las últimas tropas del Eje en abandonar Sicilia, una patrulla italiana de ocho hombres, fueron transportadas al continente por un bote de asalto alemán a las 08:30 horas.


Fuente: THE GREAT ESCAPE: AN ANALYSIS OF ALLIED ACTIONS LEADING TO THE AXIS EVACUATION OF SICILY IN WORLD WAR II. by BARTON V. BARNHART, MAJ, USAF B.S., University of Missouri-Rolla, Rolla, Missouri, 1988. Fort Leavenworth, Kansas 2003.

Un saludo
Expulsado
homer
Expulsado

Mensajes: 197
Registrado: 14 Jul 2012 09:06



Volver a Índice general

Volver a Frente Africano y Mediterráneo