Ir al pié de página


Wilhelm Furtwängler [Nazis Redimidos I]

Los protagonistas de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: Erwin Rommel, cocinilla



    

Normas del Foro


Wilhelm Furtwängler [Nazis Redimidos I]

Notapor Erwin Rommel » 14 Mar 2011, 02:05

La finalidad de esta serie de biografías denominada “Nazis Redimidos” es presentar las biografías de destacados personajes del mundo cultural, político o empresarial que fueron personalidades favorecidas por el Tercer Reich o favorables al nazismo y a Hitler y que luego, tras un proceso de "desnazificación" más o menos complicado, siguieron siendo personalidades en la vida cultural y la historia internacional. Espero lo disfruten y que aporte novedades sobre la biografía de algunos de los personajes más interesantes del siglo XX.



Wilhelm Furtwängler

Imagen

(25 de enero de 1886 – 20 de noviembre de 1954)
Director de orquesta y compositor alemán


ÍNDICE
    1. Bíografía y carrera profesional hasta 1933
    2. Furtwängler se queda
    3. Furtwängler en la Alemania nazi
    4. Desnazificación
    5. Rehabilitación y muerte
    6. Dimensión humana de Wilhelm Furtwängler



1.Bíografía y carrera profesional hasta 1933

Furtwängler nació en Berlín, en una eminente familia bien posicionada socialmente. Su padre era arqueólogo, su madre pintora y su hermano matemático. La mayor parte de su infancia la vivió en Munich, donde su padre enseñaba en la universidad. Recibió desde muy pequeño una esmerada educación musical y desarrolló desde bien pronto admiración particular por la figura y la obra de Ludwig van Beethoven, presencia que sería constante durante toda su vida. A los veinte años debutaba en la dirección y ya había compuesto varias obras musicales que no fueron bien recibidas. Este fracaso inicial, añadido a la inestabilidad económica que implicaba una carrera como compositor, le llevó a concentrarse en la dirección orquestal. En su primer debut dirigió la Orquesta Kaim (hoy Orquesta Filarmónica de Munich) en la Sinfonía nº 9 de Anton Bruckner.

A pesar de ser joven para ser director, la destacada calidad de Furtwängler le llevó a alcanzar puestos de dirección en diversos teatros de Munich, Lübeck, Mannheim, Franckfurt y Viena, antes de conseguir los codiciados puestos en la Staatskapelle (1920) y la Ópera (1922) de Berlín, donde sucedió al legendario Richard Strauss. Su carrera meteórica eclosionó en 1922, siendo reclamado para suceder a otra leyenda de la talla de Arthur Nikisch (1895-1922) en los podios de la prestigiosa Orquesta de la Gewandhaus de Leipzig y en la Orquesta Filarmónica de Berlín (Berliner Philharmoniker), ya entonces considerada como una de las mejores orquestas del mundo, especialmente porque había sido dirigida por el mítico Hans von Bülow (1887-1893), amigo íntimo de Richard Wagner.

Furtwängler también alcanzó el puesto de director musical de la Orquesta Filarmónica de Viena, del Festival de Salzburgo y del Festival de Bayreuth, considerado como el puesto más prestigioso que podía lograr un director en Alemania en aquella época. En los años del auge del nazismo, Furtwängler era el músico más afamado del país.


2.Furtwängler se queda

La relación y la actitud de Furtwängler hacia Adolf Hitler y el Partido Nazi es uno de los temas más polémicos de la historia de la música en el siglo XX. Cuando los Nazis alcanzaron el poder en 1933, Furtwängler fue crítico hacia ellos, y en 1934, se le prohibió dirigir el estreno de la ópera Mathis der Maler de Paul Hindemith por ser una obra "inadecuada", lo que provocó que Furtwängler, como protesta, renunciase a su puesto en la Ópera de Berlín.

En 1936, cuando su insatisfacción con el régimen nazi iba en aumento, hubo indicios de que seguiría los pasos de Erich Kleiber en el exilio, cuando se le ofreció el puesto de director principal en la Orquesta Filarmónica de Nueva York, donde sucedería al "mejor director del mundo", Arturo Toscanini. Hay indicios de que Furtwängler pensaba aceptar el puesto, pero en un reportaje en la columna berlinesa de la Associated Press, posiblemente ordenado por el melómano Hermann Göring, se publicaba la noticia de que Furtwängler deseaba retomar su puesto en la Ópera de Berlín. A causa de esta noticia, en Nueva York los ánimos se volvieron contra él, pues desde el punto de vista americano significaba que Furtwängler daba todo su apoyo al Partido Nazi. Si bien actualmente es aceptado que ese no fue el deseo del director, ésta opinión negativa prevaleció hasta su muerte.

Furtwängler fue, probablemente, el más importante artista de pre-guerra que decidió quedarse en la Alemania de Hitler. la mayoría de los músicos de prestigio que trabajaban en Alemania y Austria se marcharon cuando los nazis llegaron al poder, bien porque eran judíos, bien porque estaban en desacuerdo con la política del Partido Nazionalsocialista. Entre los directores que abandonaron el país se encontraban Bruno Walter, Otto Klemperer, Erich Kleiber, Fritz Busch, Fritz Stiedry y Jascha Horenstein. Todos ellos desarrollaron prolíficas carreras fuera de Alemania.


3.Furtwängler en la Alemania nazi

Furtwängler recibió un buen trato de los nazis, y su prestigioso perfil le convirtió rápidamente en la principal figura cultural del Reich. Como músico de prestigio, fue reclamado para interpretaciones musicales en actos del Partido Nazi. Sus conciertos eran transmitidos por radio a las tropas, para elevarles la moral, aunque las autoridades censuraban las obras que se le permitía dirigir, vetando aquellas piezas consideradas como "arte corrupto", siguiendo la conocida valoración estética que había sido fijada como paradigma en los Juegos Olímpicos de 1936.

La actitud del director de orquesta hacia los judíos siempre ha sido polémica,y la controversia está plenamente vigente hasta hoy. Por un lado, alabó a artistas judíos, como el pianista y compositor austriaco Artur Schnabel (1882-1951) que vivía exiliado en Gran Bretaña. También se cuenta que intervino en favor de algunos músicos judíos, miembros de la Filarmónica de Berlín, para librarles de los campos de concentración. Pero por otro lado apoyó boicots a otros artistas judíos y fue muy crítico en lo que consideraba la "dominación judía" en la prensa internacional, siendo en este punto muy próximo a la ideología de Hess y Hitler.

Albert Speer contó en sus Memorias (1969) que, en diciembre de 1944, Furtwängler le preguntó si Alemania tenía alguna posibilidad de ganar la guerra, a lo que Speer respondió negativamente, aconsejándole al director que se trasladase a Suiza para evitar las posibles persecuciones nazis. Aparentemente el consejo de Speer fue seguido al pié de la letra, pues Furtwängler escapó a Suiza, poco después de un concierto en Viena con la Wiener Philarmoniker, el 28 de enero de 1945. En aquella velada tan importante para su vida, Furtwängler dirigió una versión de la Sinfonía nº 2 de Johannes Brahms que fue grabada en cinta y es considerada universalmente como una de sus grandes interpretaciones.


4.Desnazificación

En su proceso de desnazificación, Furtwängler fue acusado de apoyo al nazismo al permanecer en Alemania, tocando en actividades del partido nazi, y haciendo un especial énfasis antisemita contra el director Victor de Sabata, de ascendencia judía, aunque, eventualmente, aclaró dichos cargos, justificando que se había quedado en Alemania para sacrificarse en favor de la música alemana y para ofrecer al pueblo alemán esperanza pese a la barbarie nazi. Comenzaron a circular leyendas sobre su resistencia anímica al nazismo, especialmente alentadas por sus miles de admiradores: se contaba que Furtwängler nunca respondía con el saludo nazi, e incluso hay grabaciones en las que parece limpiarse la mano después de dársela a Hitler

Como parte de su emotivo discurso final, en su proceso de desnazificación, Furtwängler fue especialmente elocuente:


"Yo sabía que Alemania se encontraba en una terrible crisis; me sentía responsable por la música alemana, y que era mi misión el sobrevivir a esta crisis, del modo que se pudiera. La preocupación de que mi arte fuera mal usado como propaganda ha de ceder a la gran preocupación de que la música alemana debía ser preservada, que la música debía ser ofrecida al pueblo alemán por sus propios músicos. Este público, compatriota de Bach y Beethoven, de Mozart y Schubert, aun teniendo que vivir bajo el control de un régimen obsesionado con la guerra total. Nadie que no haya vivido aquí en aquellos días posiblemente pueda juzgar cómo eran las cosas".


Imagen


"¿Acaso Thomas Mann [muy crítico con Furtwängler] realmente cree que en la Alemania de Himmler a uno no le debería ser permitido tocar a Beethoven? Quizás no lo haya notado, pues la gente lo necesitaba más que nunca, nunca antes anhelaba tanto oír a Beethoven y a su mensaje de libertad y amor humano, que precisamente estos alemanes, que vivieron bajo el terror de Himmler. No me pesa haberme quedado con ellos".



5.Rehabilitación y muerte

Imagen


El violinista Yehudi Menuhin fue una de las pocas personalidades de la comunidad musical judía y estadounidense que tenía un punto de vista positivo de Furtwängler. A pesar de que en 1933 había rechazado tocar con él, a fines de los años 1940, después de una investigación personal sobre Furtwängler, comenzó a tocar con él y a apoyar la rehabilitación profesional del director.

Continuó dirigiendo y grabando después de la Segunda Guerra Mundial y siguió siendo un popular director en Europa, si bien siempre bajo la inexorable sombra de la sospecha, convirtiéndose en un hombre de carácter extremadamente sombrío y melancólico. Murió en 1954 en Baden-Baden

Furtwängler era conocido por su excepcional dificultad para expresarse y su carácter extremadamente retraido, que para muchos explica su postura pasiva ante el nazismo. Su alumno Sergiu Celibidache recordaba que lo mejor que les pudo decir en una clase a sus oyentes fue "Bien, sólo escuchen" (a la música). Carl Brinitzer, del servicio alemán de la BBC, intentó entrevistarlo y consideró que tenía a "un imbécil" frente a él. Una grabación en vivo de un ensayo con una orquesta de Estocolmo muestra claramente que difícilmente era capaz de decir algo inteligible, sólo murmullos y tartamudeos. De todos modos, Furtwängler siempre fue muy respetado por los músicos por su increíbles dotes musicales.


Imagen


La vida de Wilhelm Furtwängler y sus vivencias en la Alemani nazi se convirtieron en un tema de debate y examen público desde recién terminada la guerra. La obra teatral Taking Sides, del dramaturgo británico Ronald Harwood, escenificada ya en 1946 en la zona estadounidense de Berlín, trataba acerca de las acusaciones estadounidenses contra Furtwängler por haber servido al régimen Nazi. En 2001 dicha obra fue base de la película, del mismo nombre, dirigida por István Szabó, con Harvey Keitel y Stellan Skarsgård en el rol de Furtwängler.


Imagen


Tras la guerra, las grabaciones radiofónicas de Furtwängler habían sido confiscadas por la Unión Soviética. En 1990 una copia de dichos registros sonoros fue devuelta a la República Federal de Alemania desencadenando la recuperación de la figura de uno de los mayores intérpretes de la historia de la música europea. Furtwängler es especialmente prestigioso por sus interpretaciones de Beethoven, Brahms, Bruckner y Wagner. Sin embargo, también apoyó la música del siglo XX y fue conocido por dirigir algunas obras modernas, como el Concierto para Orquesta de Béla Bartók, contrarias al estilo que el nazismo pretendía imponer.



6. Dimensión humana de Wilhelm Furtwängler

Furtwängler era un genio musical sin parangón. Probablemente era el mejor director del mundo en su tiempo y nadie ha entendido la música de Beethoven como él.

Es evidente que es fácil juzgar a posteriori, con los hechos ya fríos, pero probablemente su decisión de quedarse estuviese plenamente justificada o, al menos, muy razonada. Era realmente una persona de carácter apocado y pacífico, todo su mundo era interior y se basaba en la música, pero no era una persona de grandes habilidades expresivas o sociales. Además, como buen músico del siglo XIX, se limitaba a hacer su trabajo: no era un "divo" como Toscanini y consideraba que sus opiniones personales o políticas no eran de interés para nadie pues su trabajo era la música.

Sobre la intervención de Furtwängler en contra de algunos músicos judíos, hay que decir que el mundo de la música es muy competitivo y bastante rastrero, como toda persona cercana al mismo conoce perfectamente. La rivalidad suele ser enfermiza y hay un problema adicional: no hay un baremo científico y 100% objetivo para valorar la calidad de un músico, sino que normalmente se acepta la máxima de que "para gustos pintan colores".

Esto implica que en ese mundillo profesional haya que ser bastante agresivo con colegas/rivales para labrarse un nombre. Los judíos eran (y son) mayoritarios, siempre han controlado bastante el negocio, y en la actualidad por ejemplo son un lobby de extremo poder en el mundo de la llamada "música clásica", con capacidad para encumbrar a intérpretes que, objetivamente, no son "para tanto": aún a riesgo de molestar a algunos paisanos suyos de este foro, citaré a Daniel Barenboim como ejemplo evidente de un artista muy sobrevalorado gracias a sus buenos contactos. Esto mismo ya sucedía desde luego en la época de Furtwängler, de manera que no me extraña lo más mínimo que tuviese roces con algunos músicos, judíos o no. Pero no creo que los tuviera "por ser judíos": simplemente son los roces con judíos los que han trascendido tras el nazismo.

Pero igualmente, siguiendo el mismo razonamiento, su intercesión en favor de muchos judíos de su Orquesta no debe ser considerada tampoco como una muestra de su humanidad. Si Furtwängler pensaba, ante todo, en la calidad de la música y de la orquesta, es evidente que no querría para nada perder a sus mejores músicos porque estos fueran enviados a campos de concentración. Imagino que algún peso humano debió haber también por su parte, pero desde luego es imposible saberlo pues era un hombre muy hermético en sus ideas.


Imagen



Fuentes
The Furtwängler Record, de John Ardoin
Memorias, de Albert Speer
Wikipedia




ENLACES DE INTERÉS


Serie biográfica "Nazis Redimidos"

Otros episodios:



Unidad: Deutsches Afrikakorps (DAK)

Biografías (1) Países del Eje (1) Otros (Aliados) (1) Gran Bretaña (1) Alemania (1) Frente oriental (1) Archivo y Audiovisuales (1) Ganador de concurso (2) Ganador de Debates (4) Experto en Debates (1) 3º Mejor Artículo Anual (1) Cinco Años (1) Forista experto (1) Calidad ejemplar (1) Contribución singular/especial (1) Contribución sobresaliente (1) 8000 Mensajes (1) 10000 Mensajes (1)
Avatar de Usuario
Generalfeldmarschall
Erwin Rommel
Generalfeldmarschall
Medallas: 22
Victorias: 32
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Cirenaica

Mensajes: 10002
Registrado: 16 Jul 2009, 02:20


Volver a Índice general

Volver a Biografías