Ir al pié de página


La Batalla del Cabo Matapán

Moderador: cocinilla


La Batalla del Cabo Matapán

Notapor cocinilla » 04 Jun 2011 15:28

La Batalla del Cabo Matapán


La Batalla del Cabo Matapán (también llamado por los Italianos como La Batalla de Gaudo) fue una batalla naval durante la Segunda Guerra Mundial que se libró desde el 27 de marzo hasta el 29 de marzo de 1941 junto al cabo del mismo nombre. El Cabo Matapán se encuentra en la costa sur-occidental de la Península del Peloponeso, en Grecia.

En la batalla, una flota de la Royal Navy, acompañada de varios barcos de la Royal Australian Navy, y bajo el mando del almirante Andrew Browne Cunningham, interceptó y hundió o dañó severamente varios navíos de la Regia Marina italiana, que se encontraban bajo el mando del almirante Angelo Iachino.


    ÍNDICE:

  1. ORÍGENES
    1a. La entrada de Alemania en la Guerra Naval del Mediterráneo
    1b. La Operación Genova
    1c. El Enfado Alemán
  2. ENFRENTAMIENTO
    2a Destino Matapán
    2b. Ataque a Suda
    2c. Los Planos Italianos Descubiertos
    2d. Primer Enfrentamiento
    2e. Los Seis Minutos del Vittorio Veneto
    2f. Inmovilizan del RMI Pola
    2g. Trampa Mortal de los Barcos Italianos
  3. CONCLUSIÓN
  4. ORDEN DE BATALLA
    4a. Fuerzas Italianas
    4b. Fuerzas Británicas
  5. ÁLBUM FOTOGRÁFICO
  6. FUENTES




1. ORÍGENES



1a. La entrada de Alemania en la Guerra Naval del Mediterráneo

Después de los graves reveses sufridos en los teatros de operaciones italianos durante 1940. Mussolini tuvo que pedir la intervención directa de Alemania en el frente italiano. Hitler, que no se hizo de rogar, pues hacía tiempo que el Estado Mayor alemán tenía en estudio un plan por si se producía el derrumbe italiano, que al parecer podía ser inminente. Como consecuencia de esta decisión, Mussolini fue obligado a aceptar una condición: la presencia de consejeros alemanes junto a los Altos Mandos italianos.

Una decisión humillante que prácticamente anulaba toda autonomía italiana y permitía a los alemanes controlar y orientar toda acción militar italiana. Los Alemanes llegaron a Italia en enero de 1941. El primer contingente, estaba formado por una unidad de la Luftwaffe denominada CAT (Corpo Aereo Tedesco). compuesta por quinientos aviones entre bombarderos y cazas.

La Luftwaffe debutó en el Mediterráneo con un sonoro éxito que tuvo el efecto de trastocar de golpe la situación existente. El 10 de enero los bombarderos en picado alemanes (los Stukas), cayeron inesperadamente sobre la Mediterranean Fleet que navegaba tranquila al oeste de la Isla de Malta.

El ataque se concentró a propósito sobre el portaaviones británico HMS Illustrious, que en aquel momento era la única unidad de este tipo a disposición del Almirante Cunningham, pues el portaaviones HMS Eagle estaba aun en reparación tras las averías sufridas en la Batalla de Stilo. El HMS Illustrious fue alcanzado por una docena de de bombas que abrieron grandes agujeros en la pista, destruyendo también los aviones. Remolcado a Malta, fue todavía acertado por los Stukas en una segunda incursión.


Imagen

El 10 de enero 1941: HMS Liverpool bajo el ataque de aviones Stukas alemanes, visto desde el HMS Illustrious


Al día siguiente los aparatos del CAT atacaron otros dos Cruceros Pesados Británicos (el HMS Southampton y el HMS Gloucester), dañandolos seriamente.

El HMS Southampton, que quedó inmóvil, fue abandonado por su tripulación y echado a pique. La Luftwaffe extendió así su actividad en todo el Mediterráneo oriental, atacando los convoyes y amenazando el Canal de Suez con el lanzamiento de minas acústicas especiales que eludían el trabajo de los Dragaminas y explotaban inesperadamente bajo los buques. Estas minas provocaron la obstrucción del Canal, poniendo en serias dificultades a la escuadra británico.

A causa de la clausura del Canal de Suez, el nuevo portaaviones británico HMS Formidable, que habría debido entrar en el Mediterráneo para sustituir al HMS Illustrious, fue obligado a permanecer en el Mar Rojo hasta el 10 de Marzo esperando que se abrieran el Canal de Suez.


Imagen

El grueso de la "Fuerza H": el Acorazado HMS Renown navega junto al portaaviones HMS Ark Royal. Al fondo, un destructor


Para reaccionar ante estos nuevos acontecimientos que amenazaban con levantar la decaída moral de los italianos, el gabinete de guerra británico proyecto una audaz operación naval, la flota iría a atacar el corazón de Italia para dar una sonora demostración de su superioridad. La Operación Génova, confiada al Almirante Somerville, comandante de la Fuerza H, presentaba obviamente dificultades y poca probabilidad de éxito. Se trataba de encauzar una gran fuerza naval por mas de 700 millas asta llegar a su objetivo.


1b. La Operación Génova

Los Acorazados HMS Renown y el HMS Malaya, el Portaaviones HMS Ark Royal, el Crucero HMS Sheffield y diez Destructores partieron de Gibraltar el 6 de Febrero. Ordenando rápidas inversiones de rumbo, dividiendo en grupos la Flota y simulando tener otros objetivos. Sommerville logró confundir completamente al servicio de información italiano (Supermarina). Al recibir los italianos noticias de la flota en marcha,equivocaron sus intenciones. Se pensó que escoltaban a un convoy, o que irían a realizar un usual lanzamiento de aviones a Malta, o que iba a atacar la cuenca del Tirso en Cerdeña. A nadie se le ocurrió la posibilidad de que la Fuerza H se dirigía al Alto Tirreno.

Por esta serie de errores, mientras los barcos estaban ya al norte de las Baleares, ningún avión ni submarino vigilaban esas aguas. Solo el día 8 el RMI Vittorio Veneto, el RMI Giulio Cesare y el RMI Andrea Doria zarparon de la Spezia dirigiéndose a Cerdeña. La errada idea de que no existía ninguna amenaza, indujo a los mandos a no disponer de reconocimiento aéreo del Alto Tirreno hasta el día 9. Así, prácticamente por sorpresa, los barcos ingleses llegaron hasta Génova a las 08:15 del Domingo 9 de Febrero de 1941 y allí estuvieron hasta las 09:45. disparando contra la ciudad, el puerto y las instalaciones industriales. Después del ataque era lógico esperar una decidida por parte italiana. Pero no sucedió nada. La confusión y los errores se sucedieron durante toda la jornada de manera totalmente inexplicable.


1c. El Enfado Alemán

La flota en el mar, mandado por el Almirante Iachino, sufrió enormemente con esta confusión. Giro en el vació siguiendo órdenes y señales erróneas. Solo hacia las 15:00, la noticia de que se había divisado a las fuerzas navales enemigas, animó al Almirante Iachino para prepararse para el combate. Pero era otro error: después de la larga persecución se comprobó que la flota enemiga era en realidad un modesto convoy de barcos Franceses camino de Argelia. Entretanto, el Almirante Sommerville navegaba tranquilo a la altura de las Islas Baleares apuntando a Gibraltar, donde entró la mañana del 11 de febrero.

La decidida intervención alemana en ayuda de Italia había modificado las relaciones entre los dos aliados. Hitler pretendía ahora imponer su opinión sobre los mandos italianos. Está preocupación, sobre todo, por la rapidez con que los ingleses desarrollaban la Operación Lustre de transporte de tropas a Grecia. Era urgente, según el mando alemán, poner freno a este intenso tráfico y para ello no había mas medio que la intervención directa de la flota italiana.


Imagen

Almirante Sommerville


En la Conferencia Naval de Mareno del 13 al 14 de febrero, el Almirante Raeder criticó ásperamente la actitud defensiva de la marina italiana. Los italianos, representados por el Jefe del Estado Mayor de la Marina, el Almirante Riccardi, replicaron que si la flota italiana estaba inactiva era por falta de gasolina.


Imagen

Almirante Riccardi


Que los alemanes mandaran petroleo rumano si querían que se movieran los barcos italianos. La presión alemana para inducir a la marina italiana a adoptar una actitud ofensiva aumentaba de día, en día. El 19 de Marzo, el consejero alemán del Estado Mayor de la Marina, Almirante Weichold, resumió la situación en el comunicado que mando a los mandos italianos:

"El Estado Mayor de la Marina Alemana (Seekriegslitung) me ha encargado llevar a conocimiento del Jefe del Estado Mayor italiano el siguiente punto de vista del Jefe de la Marina Alemana. El Seekriegslitung consideraba que actualmente hay en el Mediterráneo un solo acorazado inglés, el HMS Valiant, en plena eficacia. No se prevé que en el próximo futuro los ingleses traigan del Atlántico grandes unidades. Se considera poco probable la intervención de la Fuerza H en el Mediterráneo oriental. Por tanto, la situación parece mas favorable a la marina italiana que cuando lo fue jamás anteriormente.

El intenso tráfico desde Alejandría a los puertos Griegos, mediante el cual las fuerzas griegas recibían constantes refuerzos de hombres y material, ofrece objetivo particularmente interesante para las fuerzas navales italianas. El Seekriegslitung es de la opinión de que la intervención de las unidades italianas en la zona del sur de Creta obstaculiza seriamente los movimientos de las naves británicas, y podría llevar a la suspensión total de los transportes de tropas , sobre todo porque estos transportes no disponen actualmente de protección suficientes".


Imagen

Acorazado HMS Valiant


El comunicado alemán, que sonaba a ultiman, tuvo un gran efecto psicológico en los ambientes de la Supermarina. Era, pues, necesario hacer algo para demostrar al aliado no evitaba el combate. Así que se preparó una acción demostrativa en esta atmósfera de nerviosismo. Pero la prisa fueron descuidadas muchas etapas preliminares, como el reconocimiento aéreo, que contribuyeron al desastre de Matapán.





2. ENFRENTAMIENTO



2a Destino Matapán

A las 21:30 del miércoles 26 de marzo de 1941, el Acorazado italiano RMI Vittorio Veneto parte silenciosamente del puerto de Nápoles. El navío insignia de la flota italiana va totalmente oscurecido, así como los catorce Destructores que lo escoltan y los ocho Cruceros que le esperan en alta mar.

A bordo hay mucha excitación. Es la primera vez, desde el comienzo del conflicto. que la escuadra italiana se hace a la mar para una operación ofensiva. Las órdenes son muy precisas: "Nuestras fuerzas navales deberán realizar un largo crucero en el Mediterráneo oriental, dispuestos a atacar a fondo todas las unidades enemigas que se encuentren en su larga ruta".


2b. Ataque a Suda

Mientras que la escuadra se dirige a su objetivo, otra marina italiana operó por su cuenta. El grupo de asaltantes de MTM Barchini (que se había entrenado largo tiempo en la Spezia, para realizar un ataque contra la flota británica que se encontraba fondeada en la Bahía de Suda, en Creta), llegó a Leros, en el Dodecaneso, algunas semanas antes del comienzo de la operación. Mandaba la operación el Teniente de Navío Luigi Faggioni.

La acción comenzó la noche del 25 se marzo de 1941. Dos torpederos, el RMI Sella y el RMI Crispi transportaron a los seis MTM Barchini lo mas cerca posible del objetivo. Con los nervios a flor de piel, los seis pilotos están preparados para comenzar el ataque. Ademas de Fanggioni, los Barchini iban pilotados por el Subteniente de Navío Angelo Caprini, el Cabo Artillero Alessio de Vito, el Cabo de Maquinas Tullio Tedeschi, el Cabo Segundo Lino Becatti y el Sargento Emilio Barberi. Ahora todo dependía de la situación de los navíos ingleses en la bahía.

La naves podían haber salido por la tarde. Pero durante la travesía llegaron por radio las ultimas noticias sobre los partes de reconocimientos aéreo. Ningún cambio. Los Torpederos se detienen en alta mar y descienden los seis lanchas. Están a diez minutos al este del Cabo Tripiti y para embocar la Bahía de Suda, tendrían que marchar dos horas a una velocidad de 26 nudos.


Imagen

Mapa con la posición de Suda y la dirección del ataque


Los Barchini navegaron en formación de rombo, con el de Faggioni en cabeza. Iban a distancia de diez metros y hacían un ruido infernal, lanzados a toda velocidad, como motoras de carreras. Además, la distancia entre el punto de destino, y del lugar donde habían dejado a los Barchini, era grande y debería ser recorrida antes del alba.

Al llegar al objetivo, se redujo la velocidad, y se abandonó la formación de rombo, para formar en línea (eran las dos de la mañana). Después de algunas maniobras de ajustamiento, el equipo se encontró en la posición mejor para efectuar el ataque. Ahora lo único que quedaba hacer era detectar bien las posiciones de las naves y esperar el momento más favorable para atacar.


Imagen

Mapa de la bahía de Suda con los movimientos de los italianos


Mientras entran en la Bahía, Faggioni utilizó un potente binocular alemán, y vio, a su izquierda, a 300 metros de distancia, la silueta de un crucero. Vio también una petrolera a la derecha y un grupo de mercantiles. Para estar seguro de todo había que acercarse: fue solo, regresó y asignó a sus hombres un objetivo. A Cabrini y a Tedeschi contra el Crucero (el HMs York), a Beccati y a Barberi contra la petrolera y a Faggioni y De Vito de reserva, preparados para atacar en el caso que el ataque contra el crucero no tenga éxito.

Mientras esperaban una luz mas favorable para distinguir completamente los objetivos, Faggioni repitió a sus hombres y precisó el lugar donde tendrían que reunirse después del ataque, para escapar de la captura. Mientras tanto, el crucero se estaba despertando, y se prendían las luces verdes y rojas de este. Parecía que a bordo se estaban preparando para iniciar acciones de maniobras. “Muchachos, el crucero se esta yendo, no hay mas tiempo que perder”.


Imagen

Vista de un MTM Barchini


Cabrini y Tedeschi iniciaron a moverse lentamente. La maniobra era de acercarse con el mayor silencio posible hasta 150 metros del objetivo, después a toda velocidad para el salto decisivo. A 80 metros del objetivo tiraron la manija de explosión que saca la segura de la carga de 350 kilos de TNT, y bloquearon el timón para asegurarse de la dirección justa.

El torpedo alcanzó el objetivo, y a bordo del crucero, escuchando la explosión, pero sin ver nada, las ametralladoras iniciaron a disparar. Disparaban sin ver nada, creyendo que se trataba de un ataque de aviones torpederos. El crucero, alcanzado por el torpedo, se inclinó, y estaba por darse vuelta. Un remolque vino en su ayuda, y lo llevó hacia aguas bajas. El casco roto se posó en el fondo a 5 metros.

Eran casi las 5:00 del día 26 de Marzo de 1941. Faggioni vio a último momento otro crucero que se suministraba de carburante escondido por la misma petrolera. Se dirigió con su barco explosivo hacia el, pero la carga explotó contra otro obstáculo.


Imagen

Imagen de la Bahía de Suda momentos después del ataque italiano


Después de los ataques, los tripulantes empezaron a nadar, en las tinieblas, hacia el punto de reunión. Llegados a tierra vieron que las explosiones habían sido de número mayor a las programadas: habían explotado también algunas minas colocadas en el puerto. Eran las 07.00 cuando fueron capturados y conducidos al Comando de Policía Inglés. Durante el camino pudieron ver arenado en la playa un Barchini, que no había explotado. A las 16.00 fueron llevados al fuerte de Paleokastro, que era la barraca de las tropas de tanques de Creta, y llevados a celdas separadas.


2c. Los Planos Italianos Descubiertos

Este primer éxito italiano se puede considerar un buen augurio para la operación iniciada por la escuadra italiana. Por desgracia, las promesas de victoria no se mantuvieron, ya que el día siguiente empeoraron las cosas. Los aviones prometidos por los alemanes no se hacen realidad. Por contra, aparece en el cielo un Sunderland inglés de reconocimiento, que con su observación quita al Almirante Iachino la esperanza de tomar por sorpresa al enemigo. Pocas horas después otra mala noticia: Supermarina comunica que, a causa de las condiciones meteorológicas, no podrá realizarse el reconocimiento de Alejandría, donde estaba anclado la Mediterranean Fleet. Esto va a significar que la escuadra italiana está prácticamente abandonada en el mar, en total incertidumbre sobre los movimientos de los británicos.


Imagen

Almirante Pridham-Wippel


A las siete de la tarde del 27 de Marzo, todas las naves del Almirante Cunningham se hacen a la mar desde la Bahía de Alejandría. A punto de partir de El Pireo estaban también los Cruceros que el comandante de la Mediterranean Fleet había confiado el mando al Almirante Pridham-Wippell. Cunningham había dispuesto que las dos formaciones se encontraran al alba del 28, al sudeste de Gaudo, o sea, más o menos, a la misma hora en que, según la Supermarina, se debería encontrar en aquella zona la escuadra italiana.

Los dos grupos se reúnen, al alba y el comandante inglés da inmediato comienzo la operación de contraofensiva. Durante algunas horas las dos formaciones siguen su rumbo. Aunque Cunningham y Iachino saben que están bastante cerca, cada uno ignora la posición y composición exacta de la escuadra enemiga.


2d. Primer Enfrentamiento

La ultima duda desaparece a las ocho de la mañana, cuando los Cruceros Británicos (bajo el mando del Almirante Pridham-Wippell) vienen a encontrarse de pronto bajo el tiro de los Cruceros Italianos RMI Trieste, RMI Bolzano y RMI Trento, mandados por el Almirante Sansonetti.

Por una curiosa circunstancia, tanto Pridham-Wippell como Sansonetti han recibido la misma orden de sus respectivos jefes, apenas descubierto al enemigo, deberán replegarse inmediatamente para poner bajo tiro de los acorazados. Pero al ser los británicos los primeros en invertir el rumbo, el almirante italiano abre fuego y decide seguirlos convencido de que su fuga se debe al hecho de que las unidades británicas, disponiendo de piezas de 150 mm, temen a los 205 de los italianos. La táctica británica no convence al Almirante Iachino.

A las 8:30 ordena a Sansonetti interrumpir la acción y regresar. En este punto sucede un hecho extraño: apenas se repliegan las unidades italianas, los Cruceros británicos invierten el rumbo, convirtiéndose de perseguidos a perseguidores. El plan dispuesto por por el comandante italiano está apunto de realizarse. A las 11:00, la escuadra de Cruceros británicos llega a tiro del RMI Vittorio Veneto, que pronto abre fuego con sus grandes calibres.


Imagen

Almirante Sansonetti


La posición de Pridham-Wippell se hace de golpe muy crítica. Si al tiro del acorazado italiano se une el del grupo Trieste, que se acerca a toda máquina por el otro lado, la suerte de los cuatro Cruceros británicos estará echada. Este es, quizás, el momento mas oportuno para el comandante italiano, pero la situación favorable dura poco. Cunningham no está inactivo. Previniendo el peligro que amenaza a sus Cruceros, acaba de ordenar al Portaaviones HMS Formidable que lance al los aviones torpederos a la zona de lucha. Poco después, seis Albacore aparecen a las 11:30.

Los primeros en divisarlos son los ingleses, que tomándolos por italianos, los reciben con un denso fuego de barrera. Pero el mismo error cometen los italianos, que toman las escuadrilla de Albacore por una escuadrilla de Fiat CR 42 de Rodas, cuya intervención se había anunciado.


Imagen

Fairey Albacore del 820 Escuadrón despegando del Portaaviones HMS Victorious


El equívoco se aclara solo cuando los vigías anuncian que la escuadrilla marcha decididamente contra las naves italianas. Pero los antiaéreos tienen todavía tiempo para entrar en acción y los Albacore, que vuelan a menos de 9 metros del agua, son obligados a lanzar los torpedos desde excesiva distancia, de modo que las unidades italianas pueden esquivarlos con efectivas maniobras. Pero la interrupción permite a los Cruceros británicos ponerse fuera de tiro. Perdido la última esperanza de recibir la ayuda aérea prometido por los alemanes con base en Sicilia.

La absoluta falta de noticias sobre los movimientos de las fuerzas del enemigo hace muy peligroso su permanencia en la zona. Así, mientras el Almirante Iachino toma el camino de vuelta ignorando aun la presencia de tres acorazados enemigos a su espalda, el almirante Cunninghan tiene un cuadro completo de la situación. Pero sabe que con sus viejos acorazados no tiene la menor probavilidad de alcanzar a la flota italiana, dotados de unidades mas veloces. Solo le queda la esperanza de poder frenar la marcha de una o mas naves enemigas con la intervención de los aviones torpedeos.


2e. Los Seis Minutos del Vittorio Veneto

Para realizar este plan operativo, el comandante británico desencadena de pronto una violenta ofensiva aérea contra la escuadra italiana. De todos estos ataques, el fatal es el de las 15:20. A esa hora una escuadra de tres Albacore. dos Swordfish y algunos cazas, bajo el mando del Capitán Dalyell Stead, ataca con mucho valor al RMI Vittorio Veneto.

Mientras los cazas se arrojan en picado sobre las naves para confundir a los antiaéreos, tres torpederos atacan desde tres puntos distintos. El Capitán Stead, que va en cabeza de la formación, es el primero en lanzar el torpedo, pero es derribado poco después. Otros dos aviones sus torpedos a los pocos segundos.

A bordo del Barco insignia los marineros observan con temor la estela de los tres torpedos que se aproximan. Del puente de mando se hace todo lo posible para evitarlos, y la gran nave obedece dócilmente las órdenes. Pero todo es inútil. Se esquivan dos torpedos, pero el tercero (que fue lanzado por el Capitán Stead) impacta en la popa y estalla a la altura de la hélice izquierda. Cerca de 4.000 toneladas de agua interrumpen por el boquete producido por el torpedo, bloqueando el timón y las maquinas se paran.


Imagen

Vittorio Veneto


Durante seis dramáticos minutos el RMI Vittorio Veneto queda inmovilizado, y luego, lentamente, empieza a moverse gobernado por un timón a mano. Solo a las 16:42 puede reemprender su rumbo a la velocidad reducida de 15 nudos. Ahora que el coloso estaba gravemente herido, el riesgo para la escuadra italiana se hace muy peligroso. Pero la Base falta aún 420 millas, mientras que la escuadra británica se encontraba a 55 millas, tiene ahora la persecución a su favor. En esta dramática situación el Almirante Iachino sabe actuar con serenidad. Para proteger al RMI Vittorio Veneto, cuya salvación es ahora el objetivo primordial de la operación, ordena a todas las naves a desplegarse en defensa del buque insignia. Solo los Cruceros RMI Garibaldi y RMI Duca degli Abruzzi quedan libres para dirigirse por su propia cuenta a la base.

La escuadra italiana asume así una formación anormal en cinco columnas a menos de 1.000 metros una de otra. El RMI Vittorio Veneto va al centro con dos Destructores a proa y dos a popa. A la izquierda están alineados los Cruceros RMI Trento, RMI Trieste y RMI Bolzano. A su derecha el RMI Zara, RMI Pola y RMI Fiume. A los dos extremos laterales van mas Destructores: cuatro a la derecha y tres a la izquierda. Entre tanto, el Almirante Cunningham no conoce aún con exactitud el resultado del ataque de los torpederos. le han comunicado que el gran navío h sido tocado, pero quiere saber más.

Ordena catapultar el avión del HMS Warspite (buque insignia de la flota británica) y confía la labor de reconocimiento a su observador personal, el Capitán Bolt. Este emprende el vuelo y a las 18:20 puede comunicar que el RMI Vittorio Veneto esta ciertamente dañado porque va a cierta velocidad reducida. Pero aunque la distancia que separa a las dos escuadras se ha acortado, la persecución será un seguro fracaso. El comandante italiano puede así considerarse relativamente tranquilo, aunque desconoce lo que sucede a sus espaldas. El sospecha la presencia en el mar de una importante fuerza enemiga, pero no tiene elementos para aclarar esta duda por falta de colaboración aérea alemana.


2f. Inmovilizan del RMI Pola

Está muy lejos de imaginar que tiene al enemigo a retaguardia, a menos de 50 millas. A las 18:55, Cunningham, decide aprovechar las pocas horas de luz que quedan y ordena el lanzamiento de un nuevo ataque aéreo. A las 19:30, los aviones torpederos británicos caen nuevamente sobre la escuadra italiana: Durante quince minutos los navíos italianos maniobraron en formación cerrada dando pruebas de gran habilidad, mientras los antiaéreos forman una intensa barreara. Después, de golpe, vuelve el silencio.

Desde las 19:45 a las 20:10, la escuadra italiana prosigue su ruta. Ninguna unidad ha señalado daños, por lo que se deduce que el ataque aéreo no ha tenido éxito, pero se equivocan, un torpedo a tocado al RMI Pola, inmovilizándole en medio del mar. La tragedia se cuaja. La noticia de que la unidad ha sido alcanzado llega a bordo del RMI Vittorio Veneto a las 20:11, cuando se recibe comunicación del Almirante Cattaneo, comandante de la 1ª División de Cruceros de la que forma el RMI Pola, junto con el RMI Fiume y el RMI Zara. Considerando a distancia la situación, parece que la mejor habría sido abandonar al RMI Pola a su suerte.

Pero en aquel momento el Almirante Iachino concede permiso al Almirante Cattaneo para que invierta el rumbo de su división para que socorra al crucero alcanzado. Entre tanto, mientras el RMI Fiume, el RMI Zara, y los Destructores RMI Alfieri, el RMI Gioberti, el RMI Oriani y el RMI Carducci dan la vuelta para dirigirse al RMI Pola, ignorando que al obrar así se están metiendo en la boca del lobo, la escuadra inglesa se ha ido acercando.

Los cruceros mas veloces están ya a la altura del RMI Pola. A las 20:15 aparece en la pantalla del radar del Crucero HMS Orion la silueta de un navío. Se trata del RMI Pola, pero el comandante del crucero británico, convencido de que se trata del RMI Vittorio Veneto inmovilizado por un torpedo, prefiere continuar la persecución de la escuadra italiana dejando a los cercanos acorazados la misión del rematarlo. El RMI Pola es adelantado también por los destructores enemigos, que le pasan al lado en número considerable. El comportamiento de las unidades británicas aumenta la confusión a bordo del crucero tocado.


Imagen

Crucero Pesado RMI Pola


En este vaivén de naves enemigas, la escuadra italiana procede serena hacia el RMI Pola. Todos a bordo ignoran de que están ya muy cerca de la escuadra adversaria. Cunningham, que es informado de la presencia en aquellas parte del mar de un barco alcanzado, considerando erróneamente que era el RMI Vittorio Veneto, ordena localizarlo para terminar a cañonazos.

A las 22:20 el Acorazado HMS Valiant (en el que servía el Alférez de Navío Felipe de Edimburgo) señala la posición del RMI Pola a seis millas a su izquierda. Al momento los tres acorazados disparan a la posición del RMI Pola. A las 22:25, cuando las grandes unidades van a abrir fuego, el comodoro Edelstel, que observa la parte derecha con los prismáticos, descubre inesperadamente las siluetas de dos navíos sospechosos que se están acercando. Convencido de que se trata de naves inglesas fuera de rumbo, informa a Cunningham de la situación, que está a su lado.


2g. Trampa Mortal de los Barcos Italianos

El comandante británico no es de la misma opinión, manda al Capitán Power (conocido por su fenomenal habilidad de reconocer las siluetas de las naves), que eche una ojeada a las dos unidades que avanzan en la oscuridad y al instante comunica a Cunningham que son dos cruceros de la Clase Zara. Inmediatamente ordena a todos los acorazados girar los cañones a la derecha para hacer fuego. En pocos segundos caen sobre el RMI Zara cuatro salvas de los 381 del HMS Warspite, cinco salvas del HMS Valiant y cinco del HMS Barham.

El RMI fiume es alcanzado por dos salvas del HMS Warspite y una del HMS Valiant. También los destructores italianos de escolta son enfilados por los gruesos calibres. La sorpresa para los italianos es tal, que solo el RMI Alfieri tiene tiempo de responder al fuego antes de hundirse con su comandante (Capitán de Navío Toscano, que rehúsa abandonar su nave). También el RMI Carducci es hundido, mientras el RMi Oriani y el RMi Gioberti logran huir pasando en la oscuridad por en medio de las naves enemigas.


Imagen

El Destructor HMS Jervis


Los cruceros alcanzados agonizan entre llamas durante algunas horas hasta que los destructores británicos intervienen para rematarlos. El RMI Zara termina hundiéndose después de que lo HMS Jervis ha lanzado contra el cuatro torpedos. Son las 02:40 del 29 de Marzo. Un poco alejado de la escena de la batalla, el RMI Pola sigue esperando su última hora. Más tarde, hacia las 03:00 de la mañana el destructor HMS Jervis se acerca al RMI Pola, pero al no dar muestra de combatividad, el comandante británico decide abordarlo para poner a salvo la tripulación antes de hundirlo.

A las 03:40, después de haber tomado a toda la tripulación, el HMs Jervis se separa del RMI Pola y le lanza un torpedo. Poco después el crucero explota y se va a pique. Son las 04:03. La rápida acción, que tomó el nombre del cercano Cabo Matapán, ha terminado.





3. CONCLUSIÓN


Mientras el RMI Vittorio Veneto y las otras naves supervivientes continuaban sin incidentes su ruta hacia la base, en la zona de encuentro la Mediterranean Fleet dan comienzo las operaciones de salvamento. A las ocho de la mañana del 29 de marzo, además de los 258 hombre del RMI Pola, los ingleses han puesto a salvo a 905 náufragos. A esa hora, por desgracia, la llegada de una formación de aviones alemanes, lleva al Almirante Cunningham a interrumpir la operación. millares de náufragos son así abandonados a su suerte.


Imagen

El Barco Hospital Grandisca


Antes de dejar la zona, el Almirante Cunningham dirige un mensaje al Jefe del estado Mayor de la Marina Italiana indicándole la posición e invitándole a enviar allí un Buque Hospital. Riccardi le responde: "Le agradezco la comunicación, El Barco Hospital Grandisca ha partido ya de Tarento". El Grandisca llega al lugar sólo el 31 de Marzo. Los tripulantes encuentran el mar totalmente enrojecido, pero no se trata de sangre, sino de mas de 3.000 salvavidas rojos que, desgraciadamente, solo contienen cadáveres de marinos muertos de frío. De casi 3.000 náufragos, solo 150 quedaron con vida.





4. ORDEN DE BATALLA



4a. Fuerzas Italianas

Almirante de Escuadra Angelo Iachino:

  • 1 Acorazado: RMI Vittorio Veneto (Dañado)
  • 4 Destructores (10ª Escuadra de Destructores): RMI Grecale, RMI Libeccio, RMI Maestrale y RMI Scirocco.
  • 4 Destructores (13ª Escuadra de Destructores): RMI Alpino, RMI Bersagliere, RMI Fucilierey RMI Granatiere.


Almirante Antonio Legnani:

  • 2 Cruceros Ligeros (8ª División de Cruceros): RMI Luigi di Savoia Duca degli Abruzzi y RMI Giuseppe Garibaldi.
  • 2 Destructores (6ª Escuadra de Destructores): RMI Emanuele Pessagno y RMI Nicoloso da Recco.


Almirante Sansonetti:

  • 3 Cruceros Pesados (3ª División de Cruceros): RMI Bolzano, RMI Trento y RMI Trieste.
  • 3 Destructores: (12ª Escuadra de Destructores): RMI Ascari, RMI Carabiniere y RMI Corazziere.


Almirante Carlo Cattaneo:

  • 3 Cruceros Pesados (1ª División de Cruceros): RMI Fiume (Hundido), RMI Pola (Hundido) y RMIZara (Hundido).
  • 4 Destructores (9ª Escuadra de Destructores): RMI Vittorio Alfieri (Hundido), RMI Giosué Carducci (Hundido), RMI Vincenzo Gioberti y RMI Alfredo Oriani.


4b. Fuerzas Británicas

ALmirante Andrew Cunningham:

  • 3 Acorazados: HMS Barham, HMS Valiant y HMS Warspite.
  • 1 Portaaviones: HMS Formidable
  • 9 destructores: HMS Greyhound, HMS Griffin, HMS Jervis, HMS Janus, HMS Mohawk, HMS Nubian, HMS Hotspur, HMS Havock y HMAS Stuart.


ALmirante Henry Pridham-Wippell:

  • 4 Cruceros Ligeros: HMS Ajax, HMS Gloucester, HMS Orion y HMAS Perth.
  • 3 destructores: HMS Hasty, HMS Hereward y HMS Ilex.


Convoy AG 9 (De Alejandría a Grecia):

  • 2 Cruceros Ligeros: HMS Calcutta y HMS Carlisle
  • 3 Destructores: HMS Defender, HMS Jaguar y HMAS Vampire.


Convoy GA 8 (de Grecia a Alejandría):

  • 1 Crucero Antiaéreo: HMS Bonaventure.
  • 2 Destructores: HMS Ships Decoy y HMS Juno.
  • 1 barco mercante: Thermopylæ (Noruego).




5. ÁLBUM FOTOGRÁFICO


Imagen

Imagen

HMS Valiant en batalla



Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

El 10 de enero 1941: HMS Illustrious bajo el ataque de aviones Stukas alemanes





6. FUENTES


http://www.forosegundaguerra.com
http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de ... tap%C3%A1n
http://www.navweaps.com/index_oob/OOB_W ... atapan.htm
http://www.battleships-cruisers.co.uk
http://www.maritimequest.com
http://www.regiamarina.net
http://www.royalnavy.mod.uk
http://www.historynet.com
http://www.bletchleypark.org
http://www.bbc.co.uk
http://www.ww2f.com
http://www.ww2talk.com
http://www.naval-history.net

Crónica Militar y Política de La Segunda Guerra Mundial. Editorial Sarpe. Año: 1982. ISBN: 84-7291-407-0
La Guerra Naval en el Mediterráneo, Autor: Luis de la Sierra. Editorial: Juventud. Año 2008. ISBN: 978-84-261-0264-5

Unidad: Décima Flottiglia MAS

Imagen

US Antarctic Expedition (1) Orden Lenina (2) Distinguished Service Cross (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Order of Merit (1) Panzerkampfwagenabzeichen (1) Navy Cross (1) Ordre du Mérite Maritime (1) Distinguished Service Cross (1) Flotten-Kriegsabzeichen (1) Croce al Valore di Guerra (1) Kyuokujitsu-sho (1) Distinguished Flying Cross (1) Médaille Commemorative de la Guerre (1) Flugzeugführerabzeichen (1) Japón (1) Purple Heart (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Corpo di Spedizione Italiano in Russia (1)
Battle of the Bulge (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (8) Orden del Millón de Elefantes (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)
Avatar de Usuario
Grande Ammiraglio
cocinilla
Grande Ammiraglio
Medallas: 36

Mensajes: 6462
Registrado: 17 Sep 2009 16:58
País: Cocinando unos Frutti di Mare y Orata al Finocchio con una buena copa de Vernaccia di San Gimignano


Re: La Batalla del Cabo Matapán

Notapor Bertram » 06 Ene 2016 13:42

Recuperación de imágenes y optimización de códigos

Distinguished Service (1) Mannerheim-risti (1) British Flying Cross (1) Navy Medal of Honor (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (6) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Victoria Cross (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1) Laureada de San Fernando (1) George Cross (1)
Avatar de Usuario
General of the Army
Bertram
General of the Army
Medallas: 19

Mensajes: 11603
Registrado: 31 Ago 2007 08:42
País: España


Re: La Batalla del Cabo Matapán

Notapor Marklen » 15 Mar 2017 19:51

Estupenda narración, estamos a algunos días de cumplirse aniversario de esta batalla, como siempre en la batalla del Mediterráneo, los italianos demostraron una falta de coordinación entre sus armas, para una incursión de este tamaño no dispusieron de ninguna protección aérea efectiva, lo que es una de las causas primarias del desastre naval posterior.

Ademas los Italianos tienen el dudoso honor de ser parte de las únicas tres marinas en perder tres navíos de la misma clase en una acción de combate, lo que ha ocurrido solo tres veces desde el comienzo del uso de barcos de acero.


Saludos
Imagen
Flota Rusa del Mar Negro

US Antarctic Expedition (2) Orden Krasnogo Znameni (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Distinguished Service Cross (1) Memorial Cross (1) Navy Medal of Honor (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (2) Conspicuous Gallantry (1) Orden del Millón de Elefantes (2) Wehrmacht-Dienstauszeichnung (1) Victoria Cross (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1)
Avatar de Usuario
Kapitan 2-go ranga
Marklen
Kapitan 2-go ranga
Medallas: 16

Mensajes: 2461
Registrado: 07 Feb 2011 14:27



Volver a Índice general

Volver a Zona Mediterráneo