Ir al pié de página


Juegos Olímpicos de Berlín 1936

La sociedad anterior a la Segunda Guerra Mundial

Moderador: Marklen


Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Notapor ulyses62 » 31 Mar 2009, 19:03

Sin duda una de las más grandes fue las olimpiadas de Berlín del 36, ideada para enaltecer la raza aria y la imagen de modernidad de Alemania.

Veamos en profundidad el tema:

Imagen


Los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 ya se habían planeado antes de que el Nazismo se instalara en el poder alemán, pero para Hitler fue una perfecta oportunidad para demostrarle al mundo los “logros” de su régimen de genocidio y la “belleza” de la raza aria. También fue el perfecto escenario para que su ministro de difusión, Joseph Goebbels, montara una propaganda que no dejara dudas de la superioridad alemana.

Imagen


Habiendo rechazado una propuesta de boicot contra los Juegos Olímpicos de 1936, los Estados Unidos y otros países occidentales perdieron la oportunidad de oponerse al régimen nazi, en lo que podría haber sido una acción que frenara el avance de Hitler a través de un rechazo internacional anterior a la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

El equipo deportivo de Alemania fue exhortado a un entrenamiento que dudosamente respondía al carácter amateur olímpico. La estrella del grupo era Lutz Lang, competidor de salto en alto que representaba el físico ideal de la raza aria (atlético, cabello rubio, ojos celestes). Pero el atleta más talentoso del mundo era el afroamericano estadounidense Jesse Owens, y, como tal, “inferior” según las concepciones nazis. Cuando obtuvo la medalla de oro en la carrera de los 100m, Hitler se negó a entregársela y se dice que murmuró que los americanos deberían tener vergüenza de sí mismos al dejar competir a un “negro” por ellos.

Imagen


in embargo, la idea original de Hitler era ocultar todo lo posible el terror de su régimen hacia el mundo. Durante los Juegos Olímpicos se diezmó la propaganda antisemita, y se enfatizó el orden en la organización de los eventos. Era de vital importancia demostrar la disciplina y obediencia que los alemanes tenían por su líder ( :wink: ), y todo fue llevado a cabo con una precisión irreprochable. A lo largo del mundo los periodistas alababan la organización y la naturaleza de los alemanes. El enorme Estadio Olímpico se terminó a tiempo y pronto se llenó de 100.000 espectadores que aplaudían y vitoreaban el gobierno nazi.

Imagen


Veamos un poco la historia del estadio:

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen
Plan general del Reichssportfeld con trazado original del antiguo estadio (dibujo de 1936)


Historia previa

El área alrededor del actual Estadio Olímpico estaba siendo utilizada deportivamente ya desde la época imperial. Desde 1909 existía en este lugar el «Hipódromo de Grunewald» (Pferderennbahn Grunewald). Tan sólo 4 años más tarde y con miras a la realización de los Juegos Olímpicos de 1916 en Berlín, se erige en éste lugar el «Estadio Alemán» (Deutsche Stadion). El arquitecto encargado fue Otto March, el padre de los hermanos Werner y Walter March, quienes llegarían a concebir el futuro Estadio Olímpico. Debido a los sucesos de la primera Guerra Mundial, los juegos de 1916 se cancelaron.

En los años veinte, Werner March desarrolló planos para la construcción, en éste terreno, de un «Foro Alemán del Deporte» (Deutsches Sportforum). En las cercanías del actual estadio, los estudiantes de Educación Física recibirían su instrucción en la «Escuela Superior de Ejercicios Corporales» (Hochschule für Leibesübungen). Sin embargo, pocos edificios llegaron a construirse hasta 1933. Cuando el Comité Olímpico Internacional (IOC) escogió a Berlín como el lugar de realización de los XI. Juegos Olímpicos de Verano, el actual Poststadion de la calle Lehrter en el barrio de Moabit debería ser reconstruído para tal propósito. No obstante, al presentar los planos de remodelación ante Adolf Hitler, éste decidió que se debería construir un nuevo estadio (hasta ese momento se llamaba aún «Estadio de Alemania» – Deutschlandstadion) con capacidad para 100.000 espectadores.

Imagen
Puerta Este del Estadio Olímpico (1935)


La construcción y los Juegos Olímpicos

Imagen
Área en construcción del Estadio Olímpico (1934)


En contra de la posibilidad de readecuar las instalaciones del ya existente «Deutsche Stadion», en Octubre de 1933 Hitler ordena la edificación de un nuevo y gran estadio, más debido a los esperados efectos de propaganda. Casi inmediatamente, el actual Estadio Olímpico de Berlín se construye según los planos del arquitecto y Profesor Werner March, con el apoyo de su hermano Walter, entre los años 1934 – 1936, con cabida para alrededor de 100.000 personas. A partir de 1934 y debido a la puesta en marcha de los nuevos trabajos, el viejo polideportivo fue dinamitado y despejado. Los escombros fueron utilizados como material de relleno para el terraplén de la calle Ruhlebener, entre otras cosas. De manera formal, la clara geometría del nuevo estadio se orientaba hacia las edificaciones deportivas de la antiguedad. Gracias a su particular disposición arquitectónica (parcialmente por debajo del entorno) el plano superior del edificio, aún hoy en día, sólo permite apreciar el contorno original del mismo desde el exterior. Para la parte inferior del edificio, March empleó pilares más angostos de hormigón armado. En los bocetos originales, ésta deberia verse considerablemente más moderna con la presencia de muchos elementos de cristal y estructuras de acero. Puesto que los modernos planteamientos de March no encajaban dentro del concepto arquitectónico del nacional socialismo, éstos tuvieron que ceder ante elementos decorativos (masivas cornisas, revestimiento exterior de piedra caliza y arenisca) que otorgaron al estadio el aspecto imponente deseado por el régimen.

Imagen
Estadio Olímpico y Torre del campanario poco antes del acabado (1936)


El estadio fue inaugurado durante los Juegos Olímpicos de Verano que tuvieron lugar entre el 1ero. y el 16 de Agosto de 1936, los cuales se convirtieron en el más grande evento de propaganda para el «Tercer Reich». Las 132 hectáreas del terreno olímpico pasaron a ser, desde éste momento, «la obra maestra arquitectónica mejor conservada del nacional socialismo». De ésta manera, el régimen hizo ampliar el Foro Deportivo hasta transformarlo en un «Campo Deportivo del Reich» (Reichssportfeld). Al ensamble olímpico pertenecen, también, la Piscina Olímpica, la Torre del Campanario, el Pabellón Langemarck con el Maifeld (Campo de Mayo) y el Waldbühne (Teatro del Bosque).

Imagen
Vista oeste con las cabinas de prensa y el llamado «palco del Führer» (der., 1936)


El así llamado «Pabellón Langemarck» ocupaba gran parte del tracto intermedio por debajo de las tribunas del Maifeld. Pretendía rendir homenaje a aquellos jóvenes soldados quienes durante la Primera Guerra Mundial (1914 – 1918), en el asalto a Langemark (cerca de Ypern, Bélgica), en calidad de voluntarios, mal entrenados y equipados, fueron sacrificados por miles el 10 de Noviembre de 1914, apenas iniciada la guerra.

Imagen
Corredores abandonando el estadio a través del llamado túnel «March» o «Maratón» (1936)


Segunda Guerra Mundial

Junto con el necesário traslado de la industria armamentista hacia las profundidades de la tierra a partir de 1943, debido a la intensificación de los bombardeos en la capital alemana, las dependencias subterráneas del Estadio Olímpico fueron igualmente utilizadas para éste propósito. Los amplios sótanos fueron usados, en partes iguales, por las compañías «Blaupunkt» (fabricación de tuberías) y «Henschel» (piezas para aviones). Blaupunkt fue llevada por debajo de las dependencias correspondientes a las tribunas mientras que Henschel ocupó el «Túnel Maratón» en el área de acceso al sur del estadio.

De este modo,surge el nombre de «Bunker Blaupunkt». Éste se referia a la série de dependencias a lo largo de aproximadamente 2000 m² protegidas por una cubierta de hormigón de varios metros de espesor.

Historia política de los Juegos Olímpicos de 1936

En 1936, los Juegos Olímpicos de invierno y de verano se celebraron en la Alemania Nazi, respectivamente en Garmisch-Partenkirchen (Baviera) y Berlín. En esta doble ocasión, el deporte sirvió para aplicar la estética nazi y fue usado como vehículo de propaganda por el régimen hitleriano como nunca antes había ocurrido.

La elección de las sedes no fue particularmente polémica. Sin embargo, tras la subida de Hitler al poder, hubo propuestas de boicot e incluso intentos de organizar olimpiadas alternativas. Durante los juegos, Alemania redujo la represión antisemita e intentó mostrar una mejor imagen al mundo. Al mismo tiempo, el gobierno alemán llevó a cabo una campaña diplomática intentando captar la simpatía de dignatarios extranjeros que visitaron el país durante los juegos. Para la posteridad, los juegos quedaron esecialmente asociados a la figura de Jesse Owens.

Imagen
Espectadores en el estadio haciendo el saludo nazi.


Elección de la organización

El Comité Olímpico Internacional atribuyó la organización de los Juegos Olímpicos de Verano a Berlín durante su congreso en Barcelona en el año 1931. La otra ciudad candidata para acoger la celebración era precisamente la ciudad condal. En aquella época, se comenzaba eligiendo la ciudad que organizaría los juegos de verano y luego, el comité olímpico nacional elegía el lugar de celebración de los juegos de invierno. Los Juegos Olímpicos de Invierno de 1924 y 1932 se celebraron en el mismo país en el que tuvo lugar la celebración de los juegos de verano. Fue por este motivo que el Comité Olímpico Alemán eligió las ciudades e Garmisch-Partenkirchen para acoger las competiciones invernales.

La elección de Alemania tuvo una carga política considerable debido a que devolvía la celebración de las grandes competiciones deportivas al país tras la Primera Guerra Mundial. Además de eso, los Juegos Olímpicos de 1916, que tuvieron que ser cancelados por la Gran Guerra iban a celebrarse en Berlín.

Propuesta de boicot

Hitler y el partido Nazi fueron elegidos en las elecciones de 1933. Pocos meses después, diversos miembros de comités olímpicos nacionales comenzaron a preguntarse si sería éticamente correcto participar en unos juegos organizados por el régimen Nazi. De hecho, habiendo confirmado su retórica antes de ser elegidos para formar gobierno, los nazis rápidamente (a partir de abril de 1933) instauraron una política de segregación racial en el deporte así como en otros aspectos de la vida social. Los judíos, en particular, fueron expulsados sistemáticamente de los clubes y federaciones deportivas, y tenían prohibido entrar en las instalaciones deportivas

Imagen


En Estados Unidos, el presidente del comité olímpico nacional, Avery Brundage, fue el primero en apostar por retirarle la organización de los juegos a Alemania, abogando porque se organizaran en otro país. Brundage estaba particularmente preocupado por las restricciones a la actividad deportiva de los judíos en Alemania. En su opinión, los fundamentos del Espíritu Olímpico dejarían de estar vigente si los países decidiesen quién puede participar en función de criterios sociales, religiosos o raciales. No obstante, tras una visita a Alemania, Brundage declaró que los judíos alemanes estaban siendo bien tratados y que los juegos debían tener lugar como estaba previsto. Brundage, que asumía una responsabilidad particular, debido a que la delegación estadounidense era tradicionalmente la más numerosa, se manifestaría en ocasiones posteriores en contra de un posible boicot, afirmando que el deporte se debería mantener alejado de las relaciones judeo-nazis. Incluso llegó a afirmar la existencia de una conspiración judeo-comunista contra la participación de los Estados Unidos en los juegos.

Imagen
Adolf Hitler en la tribuna.


Del lado de los partidarios del boicot, uno de los más activos era Jeremiah Mahoney, presidente de la Federación Estadounidense de Atletismo. Mahoney esgrimía que Alemania había quebrado el Espíritu Olímpico al imponer discriminaciones raciales y religiosas; participar, según él, implicaba apoyar a Hitler. Las llamadas al boicot de Mahoney fueron particularmente escuchadas por la comunidad católica de Estados Unidos. Ernst Lee Jahncke, otro de los activistas favorables al boicot fue expulsado de Comité Olímpico Internacional por manifestarse en contra de la participación de Estados Unidos en los juegos.

Las propuestas de boicot fueron también vivamente discutidas en otros países, especialmente en el Reino Unido, Francia, España, Suecia, Checoslovaquia y en Holanda. Los alemanes exiliados por motivos políticos también se manifestaron a favor del boicot. No obstante, con la excepción de España, todos estos países terminarían por participar, pese a que atletas, tanto judíos como no judíos, de varias delegaciones se negaran a asistir.

Juegos alternativos: las Olimpiadas Populares

Los partidarios del boicot comenzaron a organizar unos juegos olímpicos alternativos (las llamadas Olimpiadas Populares) que debían celebrarse en Barcelona en 1936. La elección de la ciudad española se debió a que había sido la candidata derrotada frente a Berlín en la decisión del Comité Olímpico Internacional. Sin embargo, esta iniciativa tuvo que ser anulada pocos días antes del comienzo del evento deportivo debido al estallido de la Guerra Civil Española en julio de 1936.

Países participantes

Los siguientes países participaron en los juegos: Afganistán, Sudáfrica, Alemania, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Bermuda, Bolivia, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, China, Colombia, Costa Rica, Checoslovaquia, Dinamarca, Egipto, Estados Unidos, Estonia, Filipinas, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Islandia, India, Italia, Japón, Yugoslavia, Letonia, Liechtenstein, Luxemburgo, Malta, México, Mónaco, Nueva Zelanda, Noruega, Países Bajos, Perú, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rumania, Suecia, Suiza, Turquía y Uruguay. Nunca antes habían participado tantos países en los Juegos Olímpicos.

Supresión de la violencia anti-judía

Durante los juegos y en los meses previos, era necesario mostrar a los millares de visitantes todo lo que el país y especialmente el régimen tenían de bueno, para evitar así la cara oscura del régimen. De esta forma, las sucesivas campañas antisemitas, que habían sido constantes desde la llegada al poder de Hitler, fueron suprimidas. La violencia contra la comunidad judaica, particularmente visible en el verano del año anterior, casi desapareció. Los avisos prohibiendo o disuadiendo la presencia de judíos, que eran frecuentes en la entrada de muchas localidades y barrios (Juden sind nicht erwünscht - Los judíos no son deseados), u otros carteles de tenor semejante y dudoso gusto, fueron retirados por orden del Führer (tras la petición del conde Henri Baillet-Latour, el belga que presidía el Comité Olímpico Internacional), en febrero de 1936, inmediatamente antes de la inauguración de los juegos de invierno. Además de eso, Alemania aceptó incluir en su delegación una espadachina de esgrima de origen judío: Helene Mayer, que lograría una medalla de plata.

Imagen
Durante los juegos, los carteles antisemitas fueron retirados de las calles.


Ceremonia de apertura

Toda la ciudad de Berlín estaba decorada con la esvástica cuando la llama olímpica llegó a la ciudad el 1 de agosto de 1936 y los juegos de la XI Olimpiada fueron inaugurados. Sobre el estadio flotaba el enorme dirigible Hindenburg, sobre el cual estaba suspendida la bandera olímpica. Durante la ceremonia inaugural, el estadio tenía más espectadores de los 110 000 de aforo, mientras que en el exterior, un millón de personas se colocó en las calles para ver el desfile de coches que transportaba al Führer y demás dignatarios del régimen invitados a la ceremonia.

Una orquesta de treinta trompetas saludó a Hitler cuando éste entró en el estadio. Richard Strauss dirigió un coro de 3 000 personas que entonaron el himno alemán "Deutschland, Deutschland über Alles", y el "Horst-Wessel-Lied", himno del Partido Nazi. Strauss también dirigió a la orquesta que tocó el Himno Olímpico especialmente compuesto para la ocasión.
La antorcha olímpica en Berlín.

Muchas de las delegaciones que entraron en el estadio para la ceremonia inaugural practicaron el saludo nazi al pasar por delante del Jefe del Estado. Las delegaciones estadounidense y británica se encontraron entre las pocas que se abstuvieron de llevarlo a cabo. Por todo el estadio se habían dispuesto cámaras fotográficas que captaban aquellos momentos épicos. Leni Riefenstahl, que ya había trabajado para el partido y filmado el congreso de Núremberg de 1936, filmó la mayor parte de los juegos por encargo del gobierno.

Competición

Los juegos de verano se celebraron durante dos semanas. Entre los éxitos deportivos de los participantes sobresalían los llevados a cabo por Jesse Owens, ganador de cuatro medallas de oro. Se dice que Hilter evitó felicitar a Owens y a otros medallistas negros, pero la verdad es que no estaba previsto que el Führer saludara a los medallistas. Hitler, efectivamente felicitó a los ganadores de las dos primeras medallas de oro, un finlandés y un alemán, aunque eso no hubiese estado previsto por la organización. Durante el primer día, ya tarde pero aún antes del fin de las pruebas, Hitler abandonó el estadio tras la eliminación de los últimos participantes alemanes en la competición de salto de altura. Deliberadamente o no, su marcha evitó que Hitler tuviese que decidir si felicitar personalmente a Cornelius Johnson y Davis Albritton, ambos afro-americanos que conquistaron las medallas de oro y plata respectivamente.

Imagen
Desfile en el bulevar Unter den Linden


Jesse Owens

Jesse Owens compitió durante el segundo día y ganó los 100 metros lisos. Antes de eso, Henri Baillet-Latour ya había informado a Hitler que, de acuerdo con el protocolo olímpico, un invitado de honor del comité olímpico no debería saludar a los vencedores. Hitler no saludó a ningún otro medallista. Sin embargo, se puede afirmar que Hitler había evitado encontrarse con Owens: Baldur von Schirach, el líder de las Juventudes Hitlerianas habría propuesto que Hitler fuese fotografiado junto con Owens. Hitler habría reaccionado indignado y ofendido y habría dicho a von Schirach que los Estados Unidos se deberían avergonzar por enviar negros a los juegos. Owens ganó también la medalla de oro de los 200 metros lisos así como la carrera de relevos de 4x400 metros y salto de longitud.

Imagen
Jesse Owens en Berlín.


Victoria alemana

Hitler asistió a las pruebas deportivas casi todos los días, y fue siempre efusivamente aclamado por la multitud de espectadores. Para su orgullo y contento, los atletas alemanes registraron diversas victorias; Alemania fue el país que ganó más medallas en los juegos de verano y el segundo con más medallistas de los juegos de invierno.

Austria vencida, partido anulado

Un hecho que causó indignación entre los países sudamericanos partícipes del evento, fue el fallo que emitió el COI de anular el partido de fútbol jugado en los cuartos de final entre Perú y Austria. Tras la victoria del equipo peruano por 4-2, el Führer Adolf Hitler, nacido en Austria, presionó a los organizadores del evento para que el partido fuera anulado, alegando que seguidores peruanos habían invadido el campo y atacado a un jugador austriaco.[1] El COI anuló el marcador anterior y ordenó que el partido se volviera a jugar a puertas cerradas, pues no hubo suficientes medidas de seguridad en el partido anterior para controlar a los aficionados (quienes en su mayoría eran de nacionalidad austriaca y alemana).

Como muestra de protesta a esta decisión, la delegación peruana se retiró del evento quedando Austria como ganadora por defecto.

Diplomacia

Aprovechando las competiciones deportivas, Hitler y el Partido Nazi no perdieron la oportunidad de impresionar a los dignatarios extranjeros con demostraciones de hospitalidad extravagante. Joachim von Ribbentrop, al cual Hitler acababa de nombrar embajador en Londres pero que aún no había asumido el cargo, recibió a cientos de invitados extranjeros en cenas de gala en su mansión de Dahlem. Joseph Goebbels, el Ministro de Propaganda, dio una recepción con fuegos artificiales con más de mil invitados, esencialmente extranjeros en Havel (el lago junto a Berlín). Hermann Göring, en la época segundo de a bordo del régimen, sobrepasó a todos con su extravagancia festiva. Lara Salmain, un conservador francés miembro de la Casa de los Comunes, se quedó deslumbrado con una recepción ofrecida por Göring para 800 invitados en el ministerio del aire y comentó que nunca había habido una fiesta de ese calibre desde el tiempos de Luis XIV o incluso desde tiempos de Nerón.

Mediatización

La cobertura mediática de los juegos fue intensísima. Hubo más de 3 mil transmisiones radiofónicas para más de 50 países. Sólo en los Estados Unidos, más de cien estaciones de radio transmitieron relatos y reportajes desde Berlín. Los juegos fueron los primeros en ser retransmitidos por televisión, aunque la transmisión, limitada a la propia ciudad de Berlín, se compusiese de imágenes de mala calidad incluso teniendo en cuenta la tecnología de la época.

En total, los juegos de verano recibieron más de cuatro millones de espectadores. William Schirer, un periodista americano y el politólogo judeoalemán Victor Klemperer fueron influidos por la eficiencia de la propaganda nazi y dejaron relatos de visitantes impresionados por el dinamismo del país y por la alegría y deseo de paz de Alemania. Schirer escribió en sus crónicas: "Creo y recelo bien que los nazis hayan logrado lo mejor con su propaganda. La escala nunca vista de los juegos agradó a los atletas. Además, dejaron muy buena imagen junto a los demás visitantes y especialmente a los hombres de negocios." Klemperer veía bien que los juegos hubieran sido "antes de nada un acontecimiento político, durante el cual se inculcara a los alemanes y a los extranjeros la unidad en la gloria y el espíritu pacífico del Tercer Reich".

Estos relatos surgieron también en la prensa alemana, donde eran contrastados con las noticias de pillaje y muerte en la España republicana y comunismo, donde la Guerra Civil era inminente. En contraste con la gran mayoría de los relatos, los diarios del embajador estadounidense William Dodd describen una propaganda que surtirá sus efectos junto con la opinión pública local, pero que desagradaría a los extranjeros. (Dood había apoyado las propuestas de boicot y consideraba que la decisión de participar en los juegos era deplorable).

Las persecuciones a los judíos recomenzarían tras el fin del los juegos el 16 de agosto de 1936. Pese al furor de los juegos, durante el año 1936, la economía alemana se encontraba de frente a una inmensa crisis económica, con carencia de bienes de consumo, provocada por el rearme acelerado.

Vídeo


Discurso y ceremonia de inauguración (inglés)

Fuentes:
http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_p ... os_de_1936
http://sobrehistoria.com/los-juegos-oli ... r-en-1936/
http://berliner-unterwelten.de/el-estad ... 190.2.html

Imágenes:
http://www.german-architecture.info/BER-034.htm
http://www.javiermolins.com
http://blogs.diariovasco.com
http://www.dailymail.co.uk


Un saludo.
Última edición por ulyses62 el 01 Abr 2009, 17:18, editado 1 vez en total
"המציל נפש אחת, כאילו הציל עולם מלא "

-
ulyses62
-

Mensajes: 397
Registrado: 28 Dic 2008, 22:18


Re: Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Notapor Gerhard Barkhorn » 31 Mar 2009, 19:06

Excelente aporte kamerad. Esto ocurrio en una epoca muy interesante y me parece que mas de uno se la veia venir.

Ganador de concurso (1)
Avatar de Usuario
Hauptmann
Gerhard Barkhorn
Hauptmann
Medallas: 1
Victorias: 38

Mensajes: 2649
Registrado: 19 Feb 2009, 00:52
País: Argentina


Re: Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Notapor ulyses62 » 31 Mar 2009, 19:19

Muchas gracias Gerhard.

Os voy a añadir por el momento un tema curioso, siempre se ha dicho que Hitler se fue del estadio cuando ganó jesse Owens, veamos algo al respecto:

Mitos y Verdades: Hitler y Jesse Owens

Es bien conocida la historia de Jesse Owens, el atleta negro de U.S.A. que consiguió la medalla de oro en atletismo durante las olimpiadas de Berlin de 1936. Bastante comentado es tambien el hecho que Hitler no lo saludara, según dicen, molesto por ser un atleta de color, y no ario, el que dominara esa prueba de resistencia.

Pero ese es sólo un mito, Hitler SI saludo a Owens, pero lo hizo fuera de cámaras como dijo en sus memorias el propio atleta. De hecho Owens llegó a decir que le trataban mejor en la Alemania Nazi (donde le pedían autógrafos) que en su propio pais (donde no podía subirse a los autobuses de los blancos, debido a la politica oficial de segregación racial).

Toda esa ficticia polémica se originó, entre otras cosas, a que Hitler si saludo durante el primer dia a todos los vencedores de pruebas (y a los 2º y 3º clasificados también) pero que miembros del COI por allí entonces le recomendaron que no lo hiciera más ya que retrasaba el resto de las pruebas. Hitler, haciendo caso al consejo, ya no saludaría más "in situ" a ningún ganador (al día siguiente Owens ganó su primera prueba), pero si en privado (entre ellos al propio Owens).

También otros atletas alemanes, pese el "riesgo" que corrían, felicitaron al campeón. Es más su rival, el alemán Luz Long, le daría valiosos consejos al momento de la clasificación de la prueba de salto largo, gracias a lo cual Jesse lograría pasar la etapa de la clasificación y posteriormente, derrotando a Long, llevarse la medalla de oro. Por ese gesto y dadas las circunstancias de la época, Long recibió la medalla al espíritu deportivo, máxima condecoración olímpica, a titulo póstumo (murió durante la invasión alemana a Sicilia). El diario Marca, del 21/07/08 en su especial de los JJ.OO. del 36, recoge esta historia de amistad, fue tal que finalizado el conflicto Owens visitaría a la familia de Long en Alemania.

Quien no se acordó de las victorias de su compatriota fue la Casa Blanca que no envió ni un telegrama a su héroe (sí a otros deportistas blancos) ni lo recibió en audiencia. El entonces presidente de los Estados Unidos de América, Franklin Delano Roosevelt, se rehusó recibir a Owens en la Casa Blanca. Roosevelt se encontraba en campaña de re-elección y temía las reacciones de los estados del Sur (notoriamente segregacionistas) en caso de rendirle honores a Owens. Éste comentó más tarde que fue Rossevelt quien lo trató con brusquedad. Owens se acabó ganando la vida en absurdas carreras contra galgos o motocicletas.

El tema del racismo contra los negros en Alemania es curioso: había una minoría (muy reducida) de negros alemanes, ciudadanos originarios de las colonias de la Alemania Imperial, y no tuvieron demasiados problemas durante la guerra, quizás porque a ojos de los nazis no eran en ningún modo una amenaza a la pureza de la raza aria, ya que no debió haber ningún tipo de mestizaje en esos años. Así entonces, hubo askaris (nativos africanos que luchaban para una potencia europea) alemanes luciendo la esvástica en una reunión de veteranos de la IGM en el Frente del Africa Oriental y tambien en la Legión Árabe y en los Comandos Brandemburgo.

Hay que destacar que durante la IGM, los nativos de las colonias alemanas de Africa eran generalmente alentados a emigrar a la metrópli. La llamada "kultur" alemana proporcionaba a la poblacion colonial africana un nivel muy superior al de las colonias africanas de la época. Hay un árticulo que pronto comentaré sobré la destacada participación de estos askaris en la IGM mundial.

Ah y como último dato: Jesse Owens no fue el único atleta de color que ganó medalla en Berlín, 1936, su compatriota John Woodruff también subió a lo más alto del podio en aquella cita olímpica.

http://arqueohistoria.blogspot.com/2008 ... -1936.html

Os dejo esto, hay mucho debate sobre el tema, así que a ver que opinaís.


Un saludo.
"המציל נפש אחת, כאילו הציל עולם מלא "

-
ulyses62
-

Mensajes: 397
Registrado: 28 Dic 2008, 22:18


Re: Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Notapor LARRY » 01 Abr 2009, 15:49

Magnífico, camarada Ulyses.

Siempre me resultó irónico el "Caso Jesse Owens"... una buena lección para el Führer (por cierto, en el Primer Mensaje dices Káiser).

No sé si se habrán leído el libro "La Ladrona de Libros" (100% recomendable, una obra maestra que, y lo digo sin tapujos, te toca el nervio sentimental de forma brutal).

El caso es que hay un pequeño (y ahora, maldita mi cabeza, no me acuerdo de su nombre) alemán que admiraba a Owens por su victoria, hasta el punto de tiznarse con carbón y salir corriendo por un Estadio... :lol:

Con ese detalle y sus consecuencias, el autor muestra magníficamente la ctitud pasiva/activa/temerosa de los alemanes hacia el Reich.

Saludos

LARRY
"¡Defender la ciudad o morir en el intento!". Chuikov en Stalingrado

Desarrollo tec. y militar (1) Política (1) Ganador de concurso (1) 2º Mejor Artículo Anual (1) 3º Mejor Artículo Anual (2)
Avatar de Usuario
Glavniy Márshal Flota
LARRY
Glavniy Márshal Flota
Medallas: 6
Victorias: 21

Mensajes: 8093
Registrado: 20 Ene 2008, 22:39
País: España


Re: Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Notapor jess75 » 01 Abr 2009, 17:57

La hazaña de Jesse Owens debió prender pequeñas hogueras ideológicas dentro del Reich, despertarían de sus lavados de cerebro arios y abrirían los ojos, aunque seguramente serían rápidamente sofocados por el régimen, los demás harían oidos sordos.
Un saludo.
Un saludo.


No os olvidamos.
Sergeant
jess75
Sergeant
Victorias: 17

Mensajes: 433
Registrado: 02 Mar 2009, 16:13


Re: Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Notapor Paul Hausser » 25 Jun 2009, 22:46

Magníficos aportes camaradas!

Un saludo
Hausser.

Unidad: Unidad de Guardia del Ejército Rojo
PCOE/FJCE

Contribución singular/especial (1)
Avatar de Usuario
Starshina
Paul Hausser
Starshina
Medallas: 1
Victorias: 4
Zona/Región: Leningrado.

Mensajes: 795
Registrado: 25 Jun 2009, 16:18


Re: Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Notapor Jürgen » 24 Sep 2009, 13:42

Si quereis "vivir" esos juegos os recomiendo las 2 películas que hizo Leni Riefenstahl (perdón si no lo escribí bien) impresionantes tomas y una fotografía muy avanzada para la época.
Avatar de Usuario
-
Jürgen
-
Victorias: 1

Mensajes: 46
Registrado: 28 Ago 2009, 18:42


Re: Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Notapor Soldado Anónimo » 30 Nov 2011, 07:14

Increible que el mejor atleta de la primera mitad de siglo fuera mejor tratado en la alemania nazi que en su país de origen. Saludos
Un hombre fuerte no necesita saber su futuro, se crea el suyo propio.
Capitán: Tommy Hannan, al Suboficial: Josh Salamanca Ribas
Avatar de Usuario
Private
Soldado Anónimo
Private

Mensajes: 10
Registrado: 30 Nov 2011, 06:22


Re: Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Notapor HDR Wüstenfuchs » 09 Ene 2012, 23:08

Hola Camarada ulyses62,

Una muy interesante aportación, tal y como dices se intentó demostrar el "potencial" de la raza Aria. Sin embargo, el tiro les salió por la culata ya que el atleta Americano Jesse Owens terminó así:

Imagen

Se observa al Atleta Alemán y al Japonés clasificados por debajo de él. Adolf Hitler, ese día terminaría con un gran enfado tal y como pude leer.

Descubrí a este atleta cuando me leí la "biografía de Martin Luther King". Cuando este gran atleta regresó a los Estados Unidos, se sentó apartado de los Blancos ya que para aquel entonces, en América continuaba el odio a la raza Negra. Al llegar a su país, no recibió ninguna celebración especial (patético).

Un saludo.

Fuente: http://historiageneral.com/wp-content/u ... -owens.jpg

Unidad: 352. Infanterie-Division


"Mi padre hizo algo muy valiente y positivo... porque no todos los Alemanes eran Nazis" Berthold von Stauffenberg (Hijo de Claus von Stauffenberg)

Ganador de concurso (1)
Avatar de Usuario
Gefreiter
HDR Wüstenfuchs
Gefreiter
Medallas: 1

Mensajes: 219
Registrado: 31 Dic 2011, 14:53
País: Defendiendo la "Batterie de Maisy"


Re: Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Notapor Erwin Rommel » 09 Ene 2012, 23:29

De hecho, Owens contaba que le habían tratado mejor en la oficialmente racista Alemania que en su propio país. Hay cierto mito interesado sobre el trato que le dieron los ciudadanos del Reich, pero lo cierto es que fue aclamado en el estadio de Berlín por la multitud y se hartó de firmar autógrafos a alemanes, pues no en vano ganó cuatro oros.

Conocemos los hechos con detalle por el propio Owens.

Hitler no se portó especialmente mal con Jesse Owens: sus asesores le dijeron que no debía aplaudir sólo a atletas alemanes porque no resultaba cortés, así que debía optar por aplaudirlos a todos o no aplaudir a ninguno. Lo que hizo Hitler fue no aplaudir a ninguno, ni volver a las ceremonias de entrega de medallas, ni con Owens ni con ningún otro atleta. A diferencia de lo que ocurría en su propio país, Owens se pudo hospedar en hoteles "de blancos", algo impensable en los Estados Unidos.

En su biografía, Owens cita que Roosevelt le trató igual o peor que Hitler, pues no le invitó a la Casa Blanca. Se dice que el Presidente temía perder votos en el Sur si daba honores a un atleta negro. La paradoja es que al volver a su país, Jesse Owens volvió a la dura realidad segregada para un afroamericano en los Estados Unidos. En comparación, en Alemania había sido una celebridad y decía no haberse sentido maltratado.

Paradojas.


Saludos

Unidad: Deutsches Afrikakorps (DAK)

Biografías (1) Países del Eje (1) Otros (Aliados) (1) Gran Bretaña (1) Alemania (1) Frente oriental (1) Archivo y Audiovisuales (1) Ganador de concurso (2) Ganador de Debates (4) Experto en Debates (1) 3º Mejor Artículo Anual (1) Cinco Años (1) Forista experto (1) Calidad ejemplar (1) Contribución singular/especial (1) Contribución sobresaliente (1) 8000 Mensajes (1)
Avatar de Usuario
Generaloberst
Erwin Rommel
Generaloberst
Medallas: 21
Victorias: 32
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Cirenaica

Mensajes: 9981
Registrado: 16 Jul 2009, 02:20


Re: Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Notapor Gualtier Malde » 09 Ene 2012, 23:36

Bueno, no podemos olvidar que hasta los años sesenta las leyes de discriminación racial estuvieron activas. La forma en que en occidente hemos mirado hacia otro lado con respecto a la discriminación racial en Estados Unidso es algo de lo que algún día habría que hablar.
"No existe un camino para la paz, la paz es el camino". Ghandi.


Unidad: Royal Fusiliers

Ganador de Debates (3) Experto en Debates (1) 100 Victorias (1) Un Año (1) Contribución constante (1) 2000 Mensajes (1) Contribución singular/especial (1)
Avatar de Usuario
Lieutenant
Gualtier Malde
Lieutenant
Medallas: 9
Victorias: 103

Mensajes: 2253
Registrado: 19 Ago 2011, 22:10
País: Eso me gustaria saber, donde estoy y como he llegado hasta aquí


Re: Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Notapor Erwin Rommel » 10 Ene 2012, 00:05

Cierto, camarada.

Pero hoy debo tener un día especialmente equidistante.

En España tenemos idéntica discriminación racial, no escrita pero todavía vigente, con los ciudadanos gitanos.

Estados Unidos tiene un presidente negro. ¿Imaginas España gobernada por un presidente gitano?

Las discriminaciones de este tipo son muy difíciles de vencer.


Saludos

Unidad: Deutsches Afrikakorps (DAK)

Biografías (1) Países del Eje (1) Otros (Aliados) (1) Gran Bretaña (1) Alemania (1) Frente oriental (1) Archivo y Audiovisuales (1) Ganador de concurso (2) Ganador de Debates (4) Experto en Debates (1) 3º Mejor Artículo Anual (1) Cinco Años (1) Forista experto (1) Calidad ejemplar (1) Contribución singular/especial (1) Contribución sobresaliente (1) 8000 Mensajes (1)
Avatar de Usuario
Generaloberst
Erwin Rommel
Generaloberst
Medallas: 21
Victorias: 32
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Cirenaica

Mensajes: 9981
Registrado: 16 Jul 2009, 02:20


Re: Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Notapor Volkssturmmann » 10 Ene 2012, 16:19

La pregunta más correcta sería ¿Algún gitano quiere ser presidente?

La comparación que expones no tiene sentido en España.

En primer lugar porque la comunidad gitana aunque discriminada no hace mucho esfuerzo por progresar. Es difícil ver a un gitano ejerciendo de abogado, médico, policía o cualquier otra profesión cualificada teniendo el mismo derecho a la educación que el resto de los Españoles. En Estados Unidos no es para nada difícil ver a ciudadanos negros que son medicos, ingenieros, politicos, deportistas etc..

En segundo lugar la comunidad gitana en España es una mínima parte de la población total. En Estados Unidos la comunidad negra es mucho más numerosa.

Un slaudo,

Unidad: Volkssturm






"La guerra es la continuación de la política por otros medios"
- Carl von Clausewitz -

Biografías (1) Historia (1) Alemania (1) Ganador de concurso (1) 2º Mejor Artículo Anual (1) 50 Victorias (1) Un Año (1) Contribución constante (1) 1000 Mensajes (1) Contribución singular/especial (1)
Avatar de Usuario
Stabsfeldwebel
Volkssturmmann
Stabsfeldwebel
Medallas: 10
Victorias: 51
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Berlín

Mensajes: 1416
Registrado: 09 Dic 2011, 00:47
País: Al sur del sur


Re: Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Notapor Erwin Rommel » 11 Ene 2012, 01:28

Volkssturmmann escribió:La comparación que expones no tiene sentido en España.

En primer lugar porque la comunidad gitana aunque discriminada no hace mucho esfuerzo por progresar. Es difícil ver a un gitano ejerciendo de abogado, médico, policía o cualquier otra profesión cualificada teniendo el mismo derecho a la educación que el resto de los Españoles. En Estados Unidos no es para nada difícil ver a ciudadanos negros que son medicos, ingenieros, politicos, deportistas etc..


Hombre, camarada, toda comparación es, por defecto, debatible. Se hace para comparar, no para sentar cátedra.

Sí puedo decirte que creo que te equivocas. Yo no vivo en una zona de España donde la comunidad gitana sea muy numerosa y, sin embargo, tengo muchos vecinos gitanos que sí ejercen profesiones de las que denominas cualificadas y otras tan respetables como esas.

Igualmente, conozco muy bien el sistema educativo estadounidense, pues trabajo en él. Y te aseguro que es muy raro tener un alumno negro en la universidad, por más que las películas digan lo contrario. Yo sólo he tenido tres (y uno de ellos no era afroamericano sino antillano), cantidad marginal en comparación con los alumnos "caucásicos" que han pasado por mis manos. He tenido muchísimos más alumnos hijos de latinoamericanos que alumnos negros, e incluso hijos de inmigrantes asiáticos son muy comunes en las universidades, pero los afroamericanos son rareza. Y te puedo asegurar que se les discrimina, y mucho, en las universidades norteamericanas, porque no proceden de ámbitos similares. Baste decir que uno de esos tres alumnos negros que yo tuve vivía en un barrio extremadamente marginal, había sido tiroteado varias veces y al final dejó los estudios.

En cuanto a la estadística concreta, no es tan desmadrada como pueda parecer, sobre todo en función de las zonas: en Estados Unidos la población negra ronda el 12% contando mestizos, mientras que en España la población gitana roza el 3%, aún sabiendo que el censo en su caso falla por quedarse corto y teniendo en cuenta que sólo se censa como tal a los gitanos "españoles", excluyendo por ejemplo la importante masa de gitanos rumanos que viven en nuestro país.

Yo no diría que una diferencia entre el 3% y el 12%, comparando poblaciones relativas, sea como para llamarla "muy numerosa" en favor de la cantidad afroamericanos en Estados Unidos. Máxime cuando la población gitana lleva en España muchos más años (siglos de hecho) de lo que los afroamericanos llevan en América del Norte. En el cine vemos ciudades estadounidenses muy mestizas en cuanto a sus habitantes, pero lo cierto es que se cuentan con los dedos de la mano los estados de la Unión donde esto sucede. En la mayoría de estados centrales, por ejemplo, ver un afroamericano es más difícil que ver una cebra, a menos que específicamente vayas al barrio donde sabes que vive la población negra.


En todo caso, mi comparación trataba de poner de manifiesto que somos muy fariseos los europeos a la hora de criticar el racismo o segregación en Estados Unidos por motivos de raza. Cuando Obama ganó las elecciones en Europa se hicieron declaraciones gubernamentales del tipo "ya era hora que un negro entrase en la alta política estadounidense" cuando la realidad es que en ningún país europeo ha habido un gobernante salido de una minoría (y Francia o Gran Bretaña podrían perfectamente, por porcentaje e integración de ciudadanos de diferentes etnias). Como mucho, algún ministerio en manos de hijos o nietos de inmigrantes, siempre a condición de tener un aspecto "europeo", como la ministra Rachida Dati, que es hija de marroquí y argelina pero nacida en el Loira y perfectamente "europea" en sus costumbres, aspecto y comportamiento.


Saludos

Unidad: Deutsches Afrikakorps (DAK)

Biografías (1) Países del Eje (1) Otros (Aliados) (1) Gran Bretaña (1) Alemania (1) Frente oriental (1) Archivo y Audiovisuales (1) Ganador de concurso (2) Ganador de Debates (4) Experto en Debates (1) 3º Mejor Artículo Anual (1) Cinco Años (1) Forista experto (1) Calidad ejemplar (1) Contribución singular/especial (1) Contribución sobresaliente (1) 8000 Mensajes (1)
Avatar de Usuario
Generaloberst
Erwin Rommel
Generaloberst
Medallas: 21
Victorias: 32
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Cirenaica

Mensajes: 9981
Registrado: 16 Jul 2009, 02:20


Re: Juegos Olímpicos de Berlín 1936

Notapor baktrik_ » 22 Mar 2012, 15:35

Excelente el aporte, obviamente el partido Nazi se aprovecho de la situación para ganar un beneficio político y demostrar hospitalidad a los demás países... pues claro era los juegos olímpicos.
Última edición por cocinilla el 22 Mar 2012, 15:37, editado 1 vez en total
Razón: Corrección Ortografica

Si una Ley es injusta, lo correcto seria desobedecerla. - Ghandi.
Avatar de Usuario
Matelot Brevete
baktrik_
Matelot Brevete

Mensajes: 17
Registrado: 22 Mar 2012, 03:55

Siguiente


Volver a Índice general

Volver a Sociedad