Ir al pié de página


Batalla de Berlín

Moderadores: Erwin Rommel, albertoa


Batalla de Berlín

Notapor cocinilla » 15 Mar 2015, 17:04

Batalla de Berlín (1ª Parte)


Imagen


    El avance sobre Berlin empezó con una de las batallas mas duras de las que se combatieron en el frente oriental. Los alemanes no solo luchaban para sobrevivir, sino que algunos de sus generales y jefes políticos esperaban retardar el avance ruso a fin de que fueran los aliados los primeros en llegar a la capital alemana. Por este motivo, las divisiones de Heinrici, que se batían con furor desesperado, detuvieron al ejército ruso que, desde luego, en la Batalla del Oder era superior en hombres, armas y material como no lo fueron jamas durante toda la guerra.

    INDICE:

    A. FUERZAS ENFRENTADAS.
    A1. Fuerzas Soviéticas.
    A2. Fuerzas Alemanas.
    B. BERLÍN: PLAN DE ATAQUE.
    C. INICIO.
    D. EMPIEZA LA "ULTIMA BATALLA".
    E. PENETRACIÓN DE EJÉRCITO RUSO.
    F. LA CONJUNCIÓN CON LOS AMERICANOS.
    G. LA "FORTALEZA BERLÍN": UNA LUCHA DESESPERADA EN TODO LOS REDUCTOS.
    H. VIOLENTOS ATAQUES POR TODAS PARTES.
    I. SE CERCA EL CERCO DEL REICHSTAG.
    J. LA BATALLA POR EL REICHSTAG.
    K. FIN DE BERLÍN.
    L. GALERÍA FOTOGRÁFICA.
    L1. Mandos.
    L2. Mapas.
    L3. Fotografías varias.
    M. FUENTE TEXTO Y FOTOS.





A. FUERZAS ENFRENTADAS


    A1. Fuerzas Soviéticas


  • Segundo Frente Bielorruso: Mariscal Konstantin Rokossovsky.

  • 2º Ejército de Choque: Coronel General Ivan Fedyuninsky.

    108° Cuerpo de Fusileros.
    116° Cuerpo de Fusileros.


  • 65º Ejército: Coronel General Pavel Batov.

    18° Cuerpo de Fusileros.
    46° Cuerpo de Fusileros.
    105° Cuerpo de Fusileros.


  • 70º Ejército: Coronel General V. S. Popov.

    47° Cuerpo de Fusileros.
    96° Cuerpo de Fusileros.
    114° Cuerpo de Fusileros.

  • 49º Ejército: Coronel General I. T. Grishin.

    70ª Cuerpo de Fusileros.
    121ª Cuerpo de Fusileros.
    19ª División de Fusileros.
    200ª División de Fusileros.
    330ª División de Fusileros.


  • 19º Ejército: Coronel General Romanowsky W.Z.

    40° Cuerpo de la Guardia.
    132ª Cuerpo de Fusileros.
    134ª Cuerpo de Fusileros.


  • 5º Ejército de Tanques de la Guardia: Coronel General Vasily Volsky.

    29ª Cuerpo de Tanques.


  • Primer Frente Bielorruso: Mariscal Georgi Zukov.

  • 61º Ejército: Coronel General P. A. Belov.

    9º Cuerpo de la Guardia.
    80ª Cuerpo de Fusileros.
    89ª Cuerpo de Fusileros.


  • 1º Ejército Polaco: Teniente General Stanislav Poplavsky.

    1º División de Infantería Polaca.
    2º División de Infantería Polaca.
    3º División de Infantería Polaca.
    4º División de Infantería Polaca.
    6º División de Infantería Polaca.
    1º Brigada Acorazada Polaca.


  • 47º Ejército: Coronel General F. I. Perkhorovitch

    77º Cuerpo de Fusileros.
    125º Cuerpo de Fusileros.
    129º Cuerpo de Fusileros.


  • 3º Ejército de Choque: Coronel General Vasily Kuznetsov.

    7º Cuerpo de Fusileros: General de División V.A. Chistov/Coronel General Y.T. Chyervichenko.
    2º Cuerpo de Fusileros de la Guardia: Teniente General A.F. Kazanin/General de División A.A. Filatov.
    79º Cuerpo de Fusileros: General de División S.I. Perevertkin.
    150º División de Fusileros: General de División V.M. Shatilov.
    171º División de Fusileros: Coronel A.P. Negoda.
    207º División de Fusileros: Coronel V.M. Asatov.
    9º Cuerpo de Tanques: Teniente General I.F. Kirichenko.

  • 5º Ejército de Choque: Coronel General Nikolai Berzarin.

    9º Cuerpo de Fusileros: General de División I.P. Rossly.
    26º Cuerpo de Fusileros de la Guardia: General de División P.A. Firsov.
    32º Cuerpo de Fusileros: Teniente General D.S. Zherabin.

  • 8º Ejército de la Guardia: Coronel General Vasili Chuikov.

    4º Cuerpo de Fusileros de la Guardia: teniente General V.A. Glazonov.
    28º Cuerpo de Fusileros de la Guardia: Teniente General Shugeyev.
    29º Cuerpo de Fusileros de la Guardia: General de División P.I. Zalizuk.

  • 69º Ejército: Coronel General Vladimir Kolpakchi.

    25º Cuerpo de Fusileros.
    61º Cuerpo de Fusileros.
    91º Cuerpo de Fusileros.
    117º División de Fusileros.
    283º División de Fusileros.


  • 33º Ejército: Coronel General V.D. Svotaev.

    16º Cuerpo de Fusileros.
    38º Cuerpo de Fusileros.
    62º Cuerpo de Fusileros.
    2º Cuerpo de Caballería de la Guardia.


  • 1º Ejército de Tanques de la Guardia: Coronel General Mikhail Katukov.

    8º Cuerpo Mecanizado de la Guardia: General de División I.F. Drygemov.
    11º Cuerpo de Tanques de la Guardia: Coronel A.H. Babadshanian.
    11º Cuerpo de Tanques: General de División I.L. Jushuk.

  • 2º Ejército de Tanques de la Guardia: Coronel General Semen Bogdanov.

    1ª Cuerpo Mecanizado: Teniente General S.I. Krivosherina.
    9º Cuerpo de Tanques de la Guardia: general de División A.F. Popov.
    12º Cuerpo de Tanques de la Guardia: General de División M.K. Teltakov.

  • 3º Ejército: Coronel General Alexander Gorbatov.

    35º Cuerpo de Fusileros.
    40º Cuerpo de Fusileros.
    41º Cuerpo de Fusileros.

  • 16ª Ejército del Aire: Coronel General S.I. Rudenko.
  • 18ª Ejército del Aire: Coronel General A.Y. Golovanov.

  • Primer Frente Ucraniano: Mariscal I.S. Konev.

  • 3º Ejército de la Guardia: Coronel General V. N. Gordov.

    21º Cuerpo de Fusileros.
    76º Cuerpo de Fusileros.
    120º Cuerpo de Fusileros.
    25º Cuerpo de Tanques.


  • 13º Ejército: Coronel General N. P. Phukov.

    24º Cuerpo de Fusileros.
    27º Cuerpo de Fusileros.
    102º Cuerpo de Fusileros.


  • 5º Ejército de la Guardia: Coronel General Aleksei Semenovich Zhadov.

    32º Cuerpo de Fusileros de la Guardia.
    33º Cuerpo de Fusileros de la Guardia.
    34º Cuerpo de Fusileros de la Guardia.
    4º Cuerpo de Tanques de la Guardia.


  • 2º Ejército Polaco: Teniente General Karol Świerczewski.

    5º División de Infantería Polaca.
    7º División de Infantería Polaca.
    8º División de Infantería Polaca.
    9º División de Infantería Polaca.
    10º División de Infantería Polaca.
    1º Cuerpo de Tanques Polaco.


  • 52º Ejército: Coronel General K. A. Koroteyev.

    48º Cuerpo de Fusileros.
    73º Cuerpo de Fusileros.
    78º Cuerpo de Fusileros.
    7º Cuerpo Mecanizado de la Guardia.


  • 3º Ejército de Tanques de la Guardia: Coronel General Pavel Rybalko.

    9º Cuerpo Mecanizado: Teniente General I.P. Suchov.
    6º Cuerpo de Tanques de la Guardia: General de División V.A. Mitrofanov.
    7º Cuerpo de Tanques de la Guardia: General de División V.V. Novikov.

  • 4º Ejército de Tanques de la Guardia: Coronel General Dmitry Lelyushenko.

    5º Cuerpo Mecanizado de la Guardia.
    6º Cuerpo Mecanizado de la Guardia.
    10º Cuerpo de Tanques de la Guardia.


  • 28º Ejército: Coronel General A. A. Luchinsky.

    20º Cuerpo de Fusileros.
    38º Cuerpo de Fusileros de la Guardia.
    128º Cuerpo de Fusileros.


  • 31º Ejército: Coronel General V. K. Baranov.

    1º Cuerpo de Caballería de la Guardia
.

  • 2ª Ejército del Aire: Coronel General Krasovsky.

    A2. Fuerzas Alemanas


  • GRUPO DE EJERCITO DEL VÍSTULA: Coronel General Gotthard Heinrici.

  • III Cuerpo Panzer SS: Obergruppenführer Felix Steiner.
    11° División Panzergrenadier SS: SS-Gruppenführer Jurgen Zeiger/ SS-Gruppenführer Dr. Gustav krukenburg.
    23° División Panzergrenadier SS: SS-Gruppenführer Wagner.
    27° División de Granaderos SS
    28° División de Granaderos SS

  • 3.er Ejército Panzer: General Hasso von Manteuffel.

  • Cuerpo Swinemunde: Teniente General John Ansat.

    2° División Naval
    402° División Naval

  • XXXII Cuerpo: General de Infantería Friedrich-August Schack.

    División de Infantería Voigt
    281° División de Infantería
    549° División Volksgrenadier

  • Cuerpo Oder: Obergruppenführer Erich von dem Bach-Zelewski.

    División de Infantería Klossek
    610° División de Infantería

  • XLVI Cuerpo Panzer: General Martin Gareis.

    547° División Volksgrenadier.
    1° División Naval.

  • 9no Ejército: General de Infantería Theodor Busse.

  • CI Cuerpo: General de Artillería: Wilhelm Berlin.

    5° División Jäger.
    309° División de Infantería Berlín.
    25° División Panzergrenadier.
    1001° Kampfgruppe Nights.

  • LVI Cuerpo Panzer: General de Artillería Helmuth Weidling.

    9° División Fallschirmjäger: General Bruno Braüer/Coronel Harry Hemann.
    20° División Panzergrenadier: General Georg Scholze.
    División Panzer Müncheberg: General de División Werner Mummert.

  • XI Cuerpo Panzer SS: Obergruppenführer Matthias Kleinheisterkamp.

    303° División de Infantería "Dberitz".
    169° División de Infantería.
    712° División de Infantería.
    División Panzergrenadier Kurmark.

  • V Cuerpo de Montaña SS: Obergruppenführer Friedrich Jeckeln.

    286° División de Infantería.
    32° División de Granaderos SS.
    391° División de Seguridad.

  • GRUPO DE EJERCITO CENTRO: Mariscal de Campo Ferdinand Schörner.

  • 4to Ejército Panzer: General de Tanques Fritz-Hubert Gräser.

  • V Cuerpo: General de Artillería Kurt Wäger

    35° División de Policía Militar SS.
    36° División de Granaderos SS.
    275° División de Infantería.
    342° División de Infantería.
    21° División Panzer.

  • 12do Ejército: General de Tanques Walther Wenck.

  • XX Cuerpo: General de Caballería Carl-Erik Koehler.

    División de Infantería Theodor Körner.
    División de Infantería Ulrich von Hutten.
    División de Infantería Ferdinand von Schill.
    División de Infantería Scharnhorst.

  • XXXIX Cuerpo Panzer: Teniente General Karl Arndt.

    División Panzer Clausewitz.
    84° División de Infantería.
    División de Infantería de Reserva Hamburgo.
    División de Infantería Meyer.

  • XXXXI Cuerpo Panzer: Teniente General Rudolf Holste.

    División de Infantería Von Hake.
    199° División de Infantería.
    División de Infantería y Armas V.

  • XLVIII Cuerpo Panzer: General Maximilian von Edelsheim.

    14° División Antiaérea.
    Grupo de Batalla de Leipzig.
    Grupo de Batalla Halle.




B. BERLIN: PLAN DE ATAQUE


    El día 1 de abril de 1945, los Mariscales Zukov y Konev fueron convocados por el STAVKA (Cuartel General de las Fuerzas Armadas), recibiéndoles Stalin, donde se hallaba presente los miembros del Comité para la defensa del Estado, el Jefe del Estado Mayor General (General A.I. Antonov) y el Jefe de la dirección de las grandes operaciones (General E.M. Stemenko). Después de los saludos de rigor, Stalin les pregunto: “¿Estáis al corriente del desarrollo de la situación?”. Zukov y Konev le respondieron que sabían únicamente lo que el Servicio de Información de sus respectivos frentes les comunicaba, y ante ellos Stalin, dirigiéndose a Stemenko, ordenó: “Leer el telegrama”. Stemenko obedeció. El comunicado decía que el mando anglo-americano estaba preparando una operación contra Berlín, a fin de conquistar la ciudad antes de la llegada del Ejército Ruso.

Imagen
Zukov en el Frente Oriental dirigiendo las operaciones


    El grueso de las fuerzas estaría al mando del Mariscal Montgomery y el ataque principal se desencadenaría al norte del Ruhr, a lo largo de la dirección más corta entre las fuerzas británicas y la capital alemana. El telegrama enumerada también una serie de medidas tomadas por los aliados y terminaba diciendo que estos consideraban perfectamente realizable la operación y que los preparativos se desarrollaban a pleno ritmo. Cuando Stemenko termino la lectura, Stalin se volvió hacia Zukov y hacia Konev, les dijo: "Bien, ¿Quién tomara Berlín, nosotros o los occidentales?”. Entonces Konev se adelanto y contesto, afirmando que seriamos nosotros quienes lo haríamos antes de la llegada de los Aliados, a lo que Stalin contesto: “¿Y como podrás arreglártelas para reunir las fuerzas necesarias para la operación? Tus mejores unidades se encuentran en tu flanco meridional y, por lo que veo, vas a tener que proceder a un sinfín de desplazamientos”. “No temas camarada Stalin (dijo Konev), mi frente hará todo lo que sea preciso y en el tiempo útil para una eficaz ofensiva contra Berlín”.

    Luego hablo Zukov, asegurando de que él estaba ya preparado. Su primer frente disponía de gran cantidad de hombres y de armas, estaba ya desplazado sobre la dirección de Berlín y, por lo tanto, era la agrupación de fuerzas más próximas a la capital de Reich. Después de haber escuchado las respuestas de los dos mariscales, Stalin termino diciendo: “Bien. Preparad vuestros planes aquí mismo, conjuntamente con el Estado mayor General, y cuando lo tengáis terminado, digamos en un día o dos, lo sometiese al STAVKA y de este modo podréis regresar a vuestros frentes con los planes definitivamente aprobados”. Ambos mariscales tardaron menos de un día en tener ambos planes terminados y los presentaron en la sede principal de la STAVKA, en Moscú, para discutir los pormenores de cada uno, sin detenerse en examinar los detalles, si no a los puntos más fundamentales: dirección principal del ataque, sincronización de las distintas fases así como de la fecha de su inicio.

Imagen
General A.I. Antonov


    En este último punto constituyo el argumento esencial, pues tanto por la pregunta que le había dirigido Stalin acerca de quién iban a ser los primeros en ocupar Berlín como del texto del telegrama en que se decía que los aliados estaban preparándose para la operación, ambos habían intuido que era preciso actuar con gran rapidez. Zukov y Konev intercambiaron varias ideas a este respecto. El grueso de las fuerzas estaban más o menos preparadas y en condiciones de lanzarse a la ofensiva; en cambio, para Konev, el problema era mucho más espinoso, por cuanto la mayoría de sus unidades se hallaban aun concentradas en el flanco meridional. La mañana del 3 de abril se presentó ambos mariscales, de nuevo a Stalin con los planes ya terminados. Stalin examino primero el de Zukov, al que no puso objeciones sustanciales. Luego estudio el de Konev, que tampoco provoco, por su parte, ninguna observación en sus líneas más fundamentales. En cambio, discutió largamente la fecha de su iniciación. La que proporciono Konev, concedía muy poco margen de tiempo en su frente, teniendo en cuenta los grandes desplazamientos que se vería obligado a realizar. No obstante, Stalin acabo por acertarlo. También solicito Konev, al STAVKA que le asignara a su frente otra fuerza, a fin de desarrollar la operación en profundidad, haciendo frente la magnitud de la ofensiva proyectada y la importancia de los efectivos que aun oponían el enemigo.

    Stalin consistió de buen grado, diciendo: “Puesto que la extensión de los frentes en la zona del Báltico y en Prusia oriental empieza a reducirse, pudo asignarte dos Ejércitos del frente báltico!". Y así, sin más consultas, que estos Ejércitos fueran el 28 y 31. Se procedió inmediatamente a los cálculos para ver si podría conseguirse que se reunieran con el primer frente ucraniano el día previsto para la iniciación de las operaciones, pero resulto imposible porque los ferrocarriles no estaban en situación de efectuar el transporte, entonces Konev propuso comenzar sin ellos. Finalmente fue aceptada la propuesta y la fecha para el 16 de abril, de común acuerdo entre los comandantes y con la aprobación del STAVKA. Las directivas impartidas por el Mando Supremo a los dos frentes redactados en seguida, y en ella se decía que el primer frente conquistaría Berlín; respecto al primer frente ucraniano, la composición de sus fuerzas atacantes y la dirección general del ataque, permitían deducir que la misión que se le asignaba era quebrantar la resistencia enemiga en la zona de Cottbus y al sur de la ciudad. Por lo tanto, deberían atacar al Oeste y al Noroeste, alcanzando la línea de Beelitz-Winttenberg y llegar al Elba no más allá del decimo o, más tarde, del duodécimo día después de haber iniciado la ofensiva.

Imagen


    Bajo esta directriz, el ataque principal lo lanzarían cinco Ejércitos, compuestos de elementos de las distintas armas y de dos Ejércitos acorazados. En el flanco derecho contarían con el esfuerzo de siete divisiones de artillería de asalto, hasta lograr una densidad de 400 cañones para poco más de 1,5 km en todo el sector en el que se debía producir la ruptura. En el centro, atacarían Dresde, y desde allí llegarían al Elba. El flanco izquierdo permanecería a la defensiva, y el 60ª Ejercito, del General Kurochin, seria desplazado desde el cuarto frente ucraniano, que operaba en la zona llamada “dirección checoslovaca”. La línea de demarcación proyectada al principio, entre el primer frente bielorruso y el primer frente ucraniano, establecía que la conquista de Berlín desde el primer frente bielorruso. Mas la realidad era que le flanco derecho del primer frente ucraniano (donde se hallaba concentrado el grueso de las unidades de asalto) corría, bajo la citada línea, en la inmediata proximidad de Berlín, y un poco más al Sur de la ciudad, y nadie podría predecir de qué modo se desarrollaría la operación, qué improvisto derroteros podría tomas a lo largo de las diversas direcciones, qué decisiones extemporáneas tendrían que tomar o que decisiones ya tomas tendrían que modificar.

    En cualquier caso, se convencieron de que, fuera como fuera las cosas, si el avance del flanco derecho no encontraba obstáculos se hallarían en una excelente posición para realizar una conversión y atacar Berlín por el sur. Mientras Stalin aprobaba la articulación de las fuerzas y la dirección del ataque, empezó a trazar con el lápiz, sobre el mapa, la línea de demarcación de los sectores de acción, especificada en las directivas. Dicha línea corría a través de Lübben e inmediatamente al sur de Berlín. De pronto Stalin se detuvo en Lübben, que se hallaba a unos 80 km al sudoeste de la capital alemana, y ya no trazo ninguna otra señal. El hecho que se interrumpiera en el punto al que deberían llegar el tercer día de la ofensiva, implicaba, tácitamente, que, desde allí, deberían actuar por propia iniciativa. Una vez marcada la línea de demarcación de los dos sectores, la elaboración de los planes quedo definitivamente terminada. Las directivas del STAVKA fueron aprobadas y Zukov y Konev regresaron a sus respectivos frentes. ¿Había pretendido Stalin, implícitamente, invitar a los dos frentes a empeñarse en una competición cuando renuncio a delimitar los sectores respectivos mas allá de Lübben?.

Imagen
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons



CONTINUARA.........................

Unidad: Décima Flottiglia MAS

Imagen

Desarrollo tec. y militar (1) Biografías (2) Países Aliados (1) Países del Eje (1) Estados Unidos (1) Francia (1) Gran Bretaña (1) Alemania (1) Italia (1) Japón (1) Estados Unidos (1) Francia (1) Alemania (1) Japón (1) Estados Unidos (1) Alemania (1) Italia (1) Archivo y Audiovisuales (1) Ganador de concurso (6)
100 Victorias (1) Cinco Años (1) Forista experto (1) 4000 mensajes (1) Contribución sobresaliente (1) Distinción personal (1)
Avatar de Usuario
Grande Ammiraglio
cocinilla
Grande Ammiraglio
Medallas: 31
Victorias: 111
País 2GM: Italia
Zona/Región: Mediterráneo

Mensajes: 5753
Registrado: 17 Sep 2009, 16:58
País: Cocinando unos Frutti di Mare y Orata al Finocchio con una buena copa de Vernaccia di San Gimignano


Re: Batalla de Berlín

Notapor cocinilla » 16 Mar 2015, 14:35

Batalla de Berlín (2ª Parte)


C. INICIO


    La Operación Berlín, una de las más complejas de toda la guerra, acabo con la derrota definitiva de las fuerzas alemanas en el frente oriental, a la que poco después siguió el fin de la guerra. La ofensiva se desarrollo en tres fases:

  • Hundimiento de la línea Oder-Neisse (del 16 al 19 de abril).
  • Ataque durante los cuales el frente alemán se partió en tres, y los defensores fueron cercados en parte en el centro de la capital y en parte en los bosques del oeste de la ciudad (de 19 al 25 de abril).
  • Aniquilación de las fuerzas cercadas, conquistar Berlín y alcance hasta el Elba (26 de abril al 8 de mayo).

    Alemania había perdido ya la guerra, pero sus jefes, y sobre todo Hitler, se negaban a admitirlo, esperando aun hallar una manera de prolongar el conflicto con la ilusión de que, entre tanto, rompiera la alianza en occidentales y soviéticos. Sus planes se basan en esta superposición, y pretendieron favorecer la escisión intentando concertar tratados por separados con los aliados occidentales, así como ordenando al frente oriental que resistiera a toda costa, incluso a riesgo de encontrarse a sus espaldas a los ingleses y americanos.

Imagen
Ubicación de las unidades alemanas y soviéticas antes de la Batalla de Seelow


    Para reforzar el frente oriental se organizaron los mandos: Hitler fue relevado del mando del Grupo de Ejercito Vistula y sustituido por el General Heinrici, un maestro de la estrategia defensiva. A finales de marzo, el General Guderian fue sustituido a su vez en el cargo de jefe del Estado Mayor General del OKG por el General Krebs quien, en otro tiempo, fue agregado militar en Moscú y que ahora estaba considerado como el mas experto oficial alemán en cuestiones del Ejército ruso; el General Hauenschild fue designado para mandar el tercer distrito militar, responsable de la defensa tras la primera línea. Los alemanes empezaron a preparar las defensas de Berlín a principios de febrero, y a mediados de abril habían creado tres cinturones defensivos entre el Báltico y los contrafuertes de los Sudetes, que formaban un sistema de 20 a 40 km de profundidad, dentro del cual todos los pueblos y ciudades quedaban completamente fortificados.

    Un gran obstáculo natural para los atacantes desencadenados desde el Este lo representaban las alturas de Seelow, que se extiende de Norte a Sur tras el viejo canal del Oder, frente a las posiciones avanzadas del frente ruso en la cabeza de puente de Küstrin. Estos relieves formaban una cadena de una altura de 39 a 48 metros sobre el valle del Oder, con escarpadas vertientes, precipicios, gargantas y pendientes que, en Seelow, llegaban hasta el 22,5 %. Los alemanes las consideraban una posición clave de la defensas de Berlín y, por ello, les habían guarnecido y fortificado adecuadamente. La misma ciudad de Berlín fue transformado en un reducto, y el sistema defensivo que se extendía a lo largo del perímetro de la capital tenia, desde el frente a la retaguardia, una profundidad de un centenar de kilómetros.

Imagen
Artillería soviética disparada a posiciones alemanas en la batalla de las colinas Seelow


    Las fuerzas alemanas comprendían cuatro Ejércitos (la 3ª Panzerarmee y el 9º Ejército del Grupo de Ejército del Vístula, la 4ª Panzerarmee y el 17º Ejercito del Grupo de Ejército Centro) con un total de de 62 divisiones, cuatro de ellas acorazadas y diez motorizada, además de numerosas unidades menores. Para la defensa de la capital se disponía además de unos 200 batallones de la Volkssturm y de unidades de gendarmería y de policía, mientras las reservas del OKW contaban con ocho divisiones. En conjunto, las fuerzas alemanas ascendían casi a 1.000.000 de hombres, con 10.400 piezas de artillería y morteros, 1.500 carros de combate y cañones autopropulsados y 3,300 aviones: un buen conjunto defensivo, animado, además, por la fuerza de la desesperación.

    El STAVKA sabía que la lucha seria encarnizada y preparo los planes muy cuidadosamente. La operación se iniciaría el 16 de abril y debía durar entre 12 a 15 días. Tras arrollar rápidamente al 3º y 4º Ejércitos Acorazados y al 9º Ejército, los soviéticos ocuparían Berlín para alcanzar después el Elba sobre un amplio frente, que era el modo más adecuado para llegar a la reunión con las fuerzas angloamericanas, dividir por la mitad el frente estratégico y obligar a Alemania a la rendición. Participarían en la ofensiva el Primero y Segundo Frente Bielorruso y el Primer Frente Ucraniano, las formaciones aéreas de gran autonomía, la Flotilla del Dnieper y dos Ejércitos Polacos, con un total de dos millones de hombres, 41.600 piezas, entre artillería y morteros, 6.250 carros de combate y cañones autopropulsados, 7.500 aviones y gran cantidad de otros materiales.

    La operación se inicio, en efecto el 16 de abril, con las fuerzas de Zukov y de Konev. El Mariscal Zukov había decidido apoyarse en el elemento sorpresa, dificultando así el empleo de la artillería alemana en puntería directa y atacando antes del amanecer, bajo la luz de los reflectores. A las 05:00 de la mañana, la artillería soviética arrojo una descarga de proyectiles sobre las posiciones alemanas, mientras la fuerza aérea atacaba, simultáneamente, la primera y la segunda línea, las posiciones de artillería y los puestos de mando del adversario; para ello se encendieron 140 reflectores y la infantería y los carros de combate avanzaron bajo la protección de una barrera de artillería. Desde su iniciación, el objetivo de la ofensiva era hundir, una tras otra, las líneas defensivas alemanas. A mediodía, los rusos ya habían alcanzado la segunda línea de defensa, que se extendía a lo largo de la cresta de las alturas de Seelow; mas, pese al empeño de las unidades avanzadas del 1º y 2º Ejercito Acorazado de la Guardia, no fue posible arrollarla al primer impulso.

Imagen
Finalmente Seelow fue tomado al final del día por el 8º ejército de la Guardia


    El Mando alemán consideraba aquella segunda línea como la más importante y la reforzó con tres divisiones. Así, todos los intentos soviéticos de romperlas en las horas diurnas del 16 de abril fracasaron. Las tropas soviéticas tenían orden de continuar la acción durante la noche, afín de que la penetración pudiera completarse a la mañana siguiente. Por ello, en el curso de la noche se hicieron avanzar los carros de combate y la artillería. La mañana del 17 de abril, 800 bombarderos atacaron los reductos alemanes y luego, tras un bombardeo de la artillería que duro media hora. Durante la noche, los alemanes habían hecho traer otras cuatro divisiones y la resistencia fue encarnizada, con una continua sucesión de contraataques. No obstante, al llegar a la siguiente noche, la línea había sido rebasada y los rusos reanudaron el avance. Los alemanes lanzaron a la lucha muchas nuevas unidades (algunas sustraídas incluso de de la defensas del a capital) y en consecuencia los progresos de las fuerzas de Zukov fueron sensiblemente retardadas; en dos días, los soviéticos solo avanzaron 12 o 13 km, lo cual era mucho menos que lo previsto en los planes. La penetración del norte y al sur de la cabeza de puente de Küstrin fue todavía inferior, desde un mínimo de 4 ó 5 km a un máximo de 12 km.




D. EMPIEZA LA "ULTIMA BATALLA"


    Las tropas del mariscal Konev iniciaron el paso del Neisse a las 06:15 del 16 de abril, cuando la artillería abrió fuego y los aviones lanzaron una densa cortina de humo para impedir que loa alemanes pudieran ver lo que estaban haciendo los soviéticos. Sirviéndose de pasarelas de asalto, de lanchas y de barcazas, algunas unidades avanzaron cruzando el rio rápidamente, se aseguraron un punto de apoyo y en él se atrincheraron. En seguida los ingenieros procedieron a tender los puentes y, en menos de una hora, el grueso de las fuerzas de todas las divisiones se trasladó a la otra orilla; el ataque contra la orilla izquierda se inicio a las 08:40, procedido de un fuego de preparación artillera que duro 40 minutos. A las 10:00, los soviéticos habían penetrado ya en diversos puntos; a las 14:00 intervinieron también en el combate los medios acorazados. El ataque abrió una brecha de casi 26,5 km en la línea defensiva principal de los alemanes y las fuerzas atacantes avanzaron más de 13 km, penetrando en algunos puntos de la segunda línea. Los alemanes intentaron resistir en aquella posición, lanzando al combate cuatro divisiones acorazadas y varias unidades menores, pero, en el curso de la mañana del 17, los soviéticos reemprendieron la ofensiva, utilizando el grueso de las fuerzas acorazadas, y ya en la segunda jornada lograron romper la segunda línea y avanzar 17,5 km.

Imagen
Columna de vehiculos alemanes destruidos durante la Batalla del Halbe


    En la dirección de Dresde, los atacantes rompieron la línea principal, avanzando 2 a 3 km en numerosos sectores de la segunda. Cuando el ataque principal de Konev había roto la segunda línea defensiva alemana, obligando al adversario, en la zona de Cottbus, a agotar en dos días las reservas, la situación favoreció el desarrollo de la operación en la retaguardia enemiga. Entonces los alemanes decidieron resistir sobre la tercera línea, a lo largo de la orilla izquierda del Spree, y empezaron a hacer fluir a aquel sector unidades de reserva o bien desplazándolas de otros puntos. El 18 de abril, la citada línea del Spree estaba defendida por las unidades en retirada, reforzadas por una división acorazada y dos divisiones de infantería, concentradas principalmente en Cottbus y en Spremberg; al mismo tiempo, muchas tropas se concentraban en torno a Görlitz, con el fin de interrumpir hasta Spremberg, envolver al flanco soviético, cortar transversalmente las vías de comunicación del Ejército soviético y amenazarle por la espalda.

    El Alto mando soviético se hallaba seriamente preocupada por el retraso que, en su avance, habían sufrido las tropas de Zukov; entonces, para asegurar el cerco a Berlín, ordeno a Konev que hiciera converger el 3º y 4º Ejército Acorazado de la Guardia hacia el Norte, para atacar a la capital alemana desde el sur, mientras Rokossovskij, que debía desencadenar el ataque el 20 de abril, recibió la orden de cercar la ciudad por el Norte, a más tardar el 22 de abril. De este modo, aunque la ofensiva de Zukov hubiera perdido su impulso inicial, el cerco de la ciudad quedaría igualmente asegurado. Las fuerzas de Zukov reanudaron la ofensiva el 18 de abril, tras una preparación artillera que duro, según los sectores, de diez a treinta minutos, logrando rechazar a los alemanes de las alturas de Seelow. No obstante, pese haber superado este obstáculo, hubieran de combatir duramente para tomar por asalto, una tras otra, todas las aldeas, las colinas y los pasos situados entre un lado y otro. El 18 y el 19, la línea de Oder quedo rota en toda la longitud. El Primer Frente Bielorruso consiguió su excito más notable en el flanco derecho, donde el 1º Ejército de Asalto y el 7º Ejército conquistaron una posición desde la cual podría atacar Berlín por el Nordeste o bien cercarla por el Norte y el Noroeste.

Imagen
Artillería soviética a las afueras de Berlín, mientras se cierra el cerco definitivo


    Los ataques secundarios, desencadenados a la derecha y la izquierda del principal, chocaron con una resistencia igualmente tenaz, pues los alemanes sabían explotar fácilmente las ventajas naturales que les ofrecían los lagos y los bosques. Sin embargo, el día 19, también las tropas empeñadas en la acción ofensiva secundaria habían conseguido penetrar en diversos lugares de la segunda línea. En el ala izquierda, a la altura de Fráncfort, había quedado eliminada la cabeza de puente alemán sobre el Oder, y el sector oriental de la ciudad estaba en poder de los soviéticos. Al terminar el cuarto día, el Primer Frente Bielorruso había avanzado otros 30 km, fraccionando así al 9º Ejército alemán en tres grupos: al Sur, el V Gebirgskorps de las SS, la guarnición de Fráncfort y algunas unidades del II Panzerkorps SS; en el Centro el LVI Panzerkorps, y al Norte, el CI Cuerpo de Ejército. Los alemanes intentaron cerrar la brecha recurriendo a las unidades de reserva, pero no las consiguieron.

Imagen
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons



CONTINUARA.........................

Unidad: Décima Flottiglia MAS

Imagen

Desarrollo tec. y militar (1) Biografías (2) Países Aliados (1) Países del Eje (1) Estados Unidos (1) Francia (1) Gran Bretaña (1) Alemania (1) Italia (1) Japón (1) Estados Unidos (1) Francia (1) Alemania (1) Japón (1) Estados Unidos (1) Alemania (1) Italia (1) Archivo y Audiovisuales (1) Ganador de concurso (6)
100 Victorias (1) Cinco Años (1) Forista experto (1) 4000 mensajes (1) Contribución sobresaliente (1) Distinción personal (1)
Avatar de Usuario
Grande Ammiraglio
cocinilla
Grande Ammiraglio
Medallas: 31
Victorias: 111
País 2GM: Italia
Zona/Región: Mediterráneo

Mensajes: 5753
Registrado: 17 Sep 2009, 16:58
País: Cocinando unos Frutti di Mare y Orata al Finocchio con una buena copa de Vernaccia di San Gimignano


Re: Batalla de Berlín

Notapor cocinilla » 17 Mar 2015, 15:33

Batalla de Berlín (3ª Parte)


    Las reservas operativas del 9º Ejército y del Grupo de Ejército del Vístula sufrieron graves pérdidas y el traslado de la reserva de la 3ª Panzerarmee al sector del Primer Frente Bielorruso facilitando al segundo frente la misión de hundir las defensas alemanas en la orilla izquierda del Oder. El 20 de abril se hundía la resistencia alemana en el Oder y la ofensiva ya podía proceder hacia Berlín. Pero las tropas de Zukov aún hubieron de sostener una dura lucha para romper los tres cinturones defensivos. Cada cinturón estaba formada por dos o tres líneas, así como por ulteriores líneas intermedias; cada día, antes de reemprender el ataque, los soviéticos se veían obligados a trasladar su artillería sobre las posiciones del despliegue de la infantería para efectuar un fuego de preparación.

    Mientras tanto, las mencionadas fuerzas de Zukov estaban maniobrando para atacar Berlín por el Sur. El mariscal había decidido lanzarse contra el tercer cinturón defensivo por su punto más débil, entre las grandes concentraciones enemigas de Cottbus y Spremberg, empeñado para ello al 3º y 4º Ejercito Acorazado de la Guardia. Los rusos llegaron a orillas del Spree la mañana del 18, cruzaron rápidamente el rio y establecieron algunas cabezas de puente al norte y al sur de Spremberg. Con ello, el tercer cinturón había sido roto. El importante reducto de Niesky, sobre la dirección de Dresde, cayó también y las tropas soviéticas, pese a un fuerte contraataque de las unidades alemanas apostadas en torno a Gölitz, alcanzaron los alrededores de Bautzen. Por lo tanto, también Konev había infringido una triple fractura a la 4ª Panzerarmee; había hundido la línea de Neisse y la Spree, preparándose así el terreno para un movimiento envolvente de las fuerzas alemanas establecidas al sur de Berlín y en el interior mismo de la ciudad. Movimiento que debería realizar con el Ejércitos acorazados.

Imagen


    El Grupo de Ejércitos del Vístula y el de los Ejércitos del Centro ya había empeñado todas las reservas disponibles (más de 12 divisiones) sin éxito alguno y unas 20 divisiones alemanas acababan de ser aniquiladas en la inútil tentativa de impedir el hundimiento del cinturón defensivo Oder-Neisse. El 18 de abril, las fuerzas móviles de Konev iniciaron el movimiento de envolvimiento de la capital del Reich, y en el curso de la jornada avanzaron de 40 a 50 km, precediendo a la infantería. El 20 de abril, unidades acorazadas del 3º Ejército Acorazado conquisto Bartuh y se dirigieron hacia la zona de Zossen a un ritmo tan acelerado que el estado mayor del OKH tuvo que huir precipitadamente y buscar refugio en Wannesee.




E. PENETRACIÓN DE EJÉRCITO RUSO


    En este punto, el Mariscal Konev intentaba desarrollar la ofensiva sobre Berlín y, al mismo tiempo, cercar a las fuerzas alemanas establecidas en la zona de Francfort-Guben. Para ello empleo el segundo escalón del 28º Ejército, destacando dos divisiones para reforzar al 3º Ejercito de la Guardia, el cual, gracias a esta ayuda, penetro en el perímetro defensivo exterior de la ciudad, y en el curso de la tarde del día 22 ocupo Marienfeld y Lankwitz en el perímetro meridional de la ciudad. Entre tanto, el 4º Ejército Acorazado de la Guardia ocupaba Saarmund y Beelitz, envolviendo la capital en dirección Sudoeste. Pero las grandes unidades alemanas que los soviéticos habían dejado a la espalda, en Gottbus y Spremberg, continuaban combatiendo con inquebrantable tenacidad y su resistencia dividía el frente de Konev, dificultando a su Ejército la coordinación de las operaciones y obstaculizando la llegada de abastecimientos.

Imagen
Un cañón de 155mm dispara sobre las posiciones alemanas


    Por lo tanto, era preciso dejarles fuera de combate. Este objetivo se alcanzo rápidamente: Spremberg cayó el 21 de abril y Gottbus fue conquistada al día siguiente. Ahora el Grupo de Ejercito del Centro estaba aislado por completo del grupo de Ejército Sur y, al terminar el día 22 de abril, los rusos cerraron el camino de retirada de las tropas que defendían el sector Francfort-Guben, mientras el 4º Ejército Acorazado de la Guardia ocupaba buenas posiciones desde las cuales podría cerrar el cerco en torno a Berlín. Al mismo tiempo, la ofensiva del Mariscal Zukov se desarrollaba, si bien lentamente, con resultados muy satisfactorios. El día 20, sus Ejércitos penetraban en el perímetro defensivos exteriores noroccidentales de Berlín, y el asalto a la capital se inicio a las 15:30 horas, cuando los cañones de largo alcance del LXXIX Cuerpo de Ejército abrieron fuego sobre la ciudad. Al día siguiente, el 3º y el 5º Ejército de Asalto irrumpieron en los barrios nororientales, seguidos, el 22 de abril, por el 8º Ejercito de la Guardia, que penetro en los suburbios sudoriental.

    El mismo día, otros dos Ejército, el 2º y el 47º Acorazado de la Guardia, envolvieron Berlín por el Noroeste, atravesando el rio Havel. De esta manera la tarde del 22 de abril, el 9º Ejército y la mayor parte de la 4ª Panzerarmee estaban inexorablemente condenados al cerco. El 4º Ejército Acorazado de la Guardia, perteneciente a las fuerzas de Konev, y el 47º Ejército de Zukov se encontraron al Oeste de Berlín, mientras el 8º Ejercito de la Guardia, en el frente de Zukov, estaba a menos de 15 km del 3er Ejército Acorazado de la Guardia de Konev, al sudeste de la capital. Sin embargo, si se quería eliminar toda resistencia alemana de Berlín, era indispensable que el Segundo Frente Bielorruso de Rokossovskij aniquilase a la 3ª Panzerarmee, situada a la otra orilla del Oder, al norte de la ciudad. En este lugar la situación era difícil para los soviéticos, pues allí el Oder tiene dos largos canales, separados por abruptos terraplenes que se alzan sobre un terreno llano que los alemanes habían inundado, imposibilitando así el paso de vehículos de ruedas o de orugas.

Imagen
Volkssturmsoldaten armados con Panzerfäusten


    Por otra parte, la inundación limitaba la capacidad de las zonas de reunión de modo que las tropas solo podrían emplearse fraccionadamente. A su vez, la artillería se vería obligada a permanecer al este del canal oriental, a unos 6 km de la línea del frente, y el apoyo a la infantería se reducía al fuego de los morteros de 82 mm que podían llevar consigo. Los días 18 y 19 de abril fueron rechazados pequeñas unidades alemanas situadas entre los dos canales y los soviéticos se aseguraron una posición que podía servir de trampolín de lanzamiento para cruzar el Oder occidental. La tarde del día 19, las tropas iniciaron su despliegue a lo largo de la orilla derecha del rio, que los 65º y 70º Ejércitos cruzaron en el transcurso de la mañana del 20, estableciendo algunos puntos de apoyo en la orilla izquierda. Durante las tres jornadas que siguieron, los rusos aseguraron el enlace entre las tres cabezas de puente, arrollaron al enemigo que resistía tenazmente y penetraron en profundidad en diversos puntos de la principal línea defensiva. Pero en el sector del 49º Ejército las cosas no fueron tan fáciles. La mayor parte de sus unidades se encontraban aún en la orilla derecha del Oder y en la izquierda los soviéticos ocupaban tan solo unas pocas cabezas de puente.

    Como quiera que las fuerzas de Zukov avanzaran al noroeste de Berlín, el 23 de abril el STAVKA revoco la orden, ya impartida al Segundo Frente Bielorruso, de envolver la ciudad por el Norte y volvió a adoptar el primer plan. La tarde del 25 de abril, los Ejércitos Nº 49, 65 y 70, llegaron a la orilla del Randow, donde los alemanes no lograron organizar una solida defensa para detenerles. La 3ª Panzerarmee, que había sufrido enormes pérdidas, quedo aislado de Berlín. Ahora, la maniobra de cerco, al norte y al noroeste de la ciudad, resultaba fácil para Zukov, pues el Segundo Frente Bielorruso había burlado la intención de los alemanes de empeñar la 3ª Panzerarmee para bloquearla. En este punto, el Mando Supremo soviético tomo una decisión de importancia decisiva al ordenar a Zukov que el día 24 completara el cerco de las fuerzas alemanas del sector Francfort-Guben, al fin de impedir que se abriera una brecha y se deslizaran había la capital. Al mismo tiempo, exhorto a los generales a actuar con la máxima energía para cerrar el cerco al oeste de la ciudad.

Imagen
Lanzadera de cohetes Katiusha del Ejército Rojo, abre fuego en las calles de Berlín, abril de 1945. La lanzadera es modelo BM-13N, 132 mm sobre un camión Studebaker estadounidense


    Para cumplir esta directiva, en el curso de la noche del 22 al 23 de abril, Zukov utilizo el 3er Ejército, sacándolo del segundo escalón y ordenándole aislar de Berlín al 9º Ejército alemán, que avanzaba al oeste de Fürstenwald, y además envió al 47º Ejército al encuentro de las fuerzas de Konev, en dirección a Potsdam. Konev a su vez, ordeno al 3er Ejército de la Guardia que se apoderase de Buckow, suburbio meridional de Berlín, enlazando con el Primer Frente Bielorruso; el 4º Ejército Acorazado de la Guardia recibió la orden de atacar en dirección Noroeste, para encontrase con las fuerzas de Zukov al oeste de Berlín. A las 15:00 horas del día 22 de abril, Hitler recibió el último de los informes de la Reichskanzlei, y el diario del OKW, confirmado por Jodl, demuestra que el Führer tomó en aquel momento l decisión definitiva de permanecer en Berlín y de asumir personalmente la dirección de la defensa. Entonces fue cuando ordeno a Keitel que “retirase del frente opuesto a los angloamericanos todas las fuerzas para lanzarlas a la Batalla de Berlín”, en un intento de impedir el cerco de la ciudad por parte del Ejército ruso.




F. LA CONJUNCIÓN CON LOS AMERICANOS


    Pero el proyecto del Führer no pasó de la intención, pues el día 24 de abril las fuerzas de Zukov lograron su conjunción con las de Konev en la periferia sudoriental de Berlín, completando masi el cerco de las fuerzas enemigas del sector Francfort-Guben, compuestas por 200.000 hombres, mas de 2.000 piezas de artillería y morteros y más de 200 carros de combate. Al día siguiente, el 4º Ejército Acorazado de la Guardia, a las órdenes de Konev, enlazaba con el 47º Ejército del mariscal Zukov, en Potsdam, cerrando el cerco en torvo a las fuerzas que defendían Berlín: otros 200.000 hombres, con 3.000 piezas de artillería y morteros y 250 carros de combate. El mismo día, esto es, el 25 de abril, unidades del 5º Ejercito de la Guardia cruzaron el Elba, en Torgau, estableciendo contacto con el 1er Ejército americano y cortando por la mitad todo el frente alemán. El Mando Supremo de las Fuerzas Armadas del Reich se hallaban presas de la desesperación, por lo que recurrió a una última tentativa para retrasar la inminente catástrofe, aunque solo fuera por pocos días. La noche del 24 al 25 de abril, una directiva del OKW ordenaba: “Lanzad todas las fuerzas disponibles, contra el bolchevismo, nuestros enemigos mortales, sin tener en cuenta las conquistas que puedan obtener las tropas angloamericanas”.

Imagen
El teniente estadounidense William Robertson y el teniente soviético Alexandr Silvashko, tras reunirse en las orillas del río Elba, en la región central de Alemania y en un punto cercano a la ciudad de Torgau en el extremo noroeste de Sajonia


    Para conseguir su objetivo, los alemanes emplearon el 12º Ejército (retirado del frente occidental), el 9º Ejército y el Grupo Operativo Steiner: el 12º Ejército tenia ordenes de liberar, ante todo, al 9ª Ejército cercado, lanzándose a un ataque desde Belzig, en dirección a Luckenwald, de modo que ambos Ejércitos atacaran al Norte, hacia Berlín; el Grupo Operativo Steiner tenía la misión de desencadenar un ataque al Sur, apuntando sobre la ciudad de Oraniemburg. El Almirante Doenitz, por su parte, trasladaría en avión a Berlín un contingente de marinos para reforzar la guarnición que defendía la ciudad. Doenitz era ahora comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Alemania septentrional, mientras el General Winter, jefe del estado mayor General B, había asumido el mando de las unidades del sur de Alemania. Apenas completaron el cerco de Berlín, los Mariscales Zukov y Konev emplearon parte de sus tropas para establecer un sólido frente contra los alemanes, decidiendo eliminar, mediante dos ataques convergentes, las fuerzas enemigas que se hallaban en los bosques al sudeste de la ciudad.

    El ataque soviético del 26 de abril chocó con una encarnizada resistencia. La noche anterior a la reanudación de la ofensiva soviética, los alemanes encerrados en la bolsa modificaron el despliegue y formaron un poderoso grupo de ataque que, compuesto de una división acorazada, una división motorizada y tres divisiones de infantería, que el día 26, a las 08:00 de la mañana, ataco y abrió una brecha, empezando a extenderse hacia el Oeste. Pero los rusos cerraron esa salida, y el grupo de ataque, aislado del resto de las unidades que se encontraban en el interior de la bolsa, fue totalmente aniquilado. No obstante, el Mariscal Konev, que temía una repetición de análogos ataques, desplegó cinco divisiones sobre tres líneas, de cara al este, a lo largo de la carretera que pudiera servir a vía de salida a los alemanes. Pese al fracaso de los intentos realizados el 27 y el 28 de abril y pese a las deficientes condiciones de sus tropas, el General Busse intento de nuevo romper el cerco, y el día 29 desencadeno el ataque.

Imagen
En las bombas "para hitler" "para Berlín" "para el Reichstag"


    Al amanecer, los alemanes habían conseguido romper la línea soviética; mas, cuando intentaron rebasar las posiciones preparadas, fueron detenidos sin lograr ya ningún nuevo progreso. Se hizo salir de la bolsa a nuevas unidades, de modo que el grupo de ataque llegó a sumar 45.000 hombres, que se lanzaron durante tres días, a sangrientos combates sin lograr, no obstante, la ansiada penetración; tampoco el 12º Ejército consiguió enlazar con ellos. Las divisiones concentradas en torno a Berlín intentaron a su vez una irrupción por el sur, pero fueron rechazados. Entre tanto, las fuerzas del sector Francfort-Guben habían quedado fraccionadas en pequeños grupos aislados, el ultimo de los cuales fue aniquilado el día 1 de mayo, en Beelitz, donde 5.000 hombres cayeron en combate y 13.000 fueron hechos prisioneros. El total de bajas alemanas en este sector ascendía así a 6.000 muertos y 120.000 prisioneros.

    Por entonces ya se luchaba violentamente en el interior de Berlín. La ciudad, una de las mayores del mundo, empezó a preparase para el ataque en el mes de Enero, cuando se creó un estado Mayor especial para la defensa de la capital. Hitler había nombrado Reichskommissar a Goebbels, el más intimo de sus colaboradores, mientras el General Reimann pasó a comandante militar de la ciudad. Cuando se inicio el ataque, Berlín estaba protegido por tres perímetros defensivos. El exterior corría, en gran parte, a lo largo de los diques, de los lagos, de los ríos y de los canales y a través de colinas boscosas, a una distancia comprendida entre los 24 km y los 40 km del centro de la ciudad.

Imagen


    El perímetro llamado interno, que era el principal, corría a lo largo de la periferia de los suburbios, que habían sido convertidos en otros tantos reductos, unidos entre sí por medios de trincheras dotadas de precisiones de ametralladoras y de artillería. El perímetro ciudadano, propiamente dicho, seguía la circunvalación del ferrocarril. La ciudad había sido dividida en nueve sectores (ocho periféricos) dispuesto de tal modo que formaran un anillo, con el noveno en el centro. Este último sector era particularmente importante porque encerraba todo el aparato estatal, político y administrativo, motivo por el cual había sido fortificado más intensamente que los otros. Dos o tres regimientos defendían cada uno de los sectores, de lo que resultaba que la guarnición de Berlín ascendían, en total, a algo más de 24.000 hombres.


Imagen
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons


CONTINUARA.........................

Unidad: Décima Flottiglia MAS

Imagen

Desarrollo tec. y militar (1) Biografías (2) Países Aliados (1) Países del Eje (1) Estados Unidos (1) Francia (1) Gran Bretaña (1) Alemania (1) Italia (1) Japón (1) Estados Unidos (1) Francia (1) Alemania (1) Japón (1) Estados Unidos (1) Alemania (1) Italia (1) Archivo y Audiovisuales (1) Ganador de concurso (6)
100 Victorias (1) Cinco Años (1) Forista experto (1) 4000 mensajes (1) Contribución sobresaliente (1) Distinción personal (1)
Avatar de Usuario
Grande Ammiraglio
cocinilla
Grande Ammiraglio
Medallas: 31
Victorias: 111
País 2GM: Italia
Zona/Región: Mediterráneo

Mensajes: 5753
Registrado: 17 Sep 2009, 16:58
País: Cocinando unos Frutti di Mare y Orata al Finocchio con una buena copa de Vernaccia di San Gimignano


Re: Batalla de Berlín

Notapor cocinilla » 18 Mar 2015, 14:20

Batalla de Berlín (4ª Parte)


G. LA "FORTALEZA BERLIN": UNA LUCHA DESESPERADA EN TODO LOS REDUCTOS


    En el interior de cada sector, los respectivos reductos se apoyaban recíprocamente. La guarnición de dichos reductos oscilaba de una compañía a un batallón, según la importancia del objetivo. Para la defensa, los alemanes se servían no solo de los edificios que todavía seguían en pie, sino de manzanas enteras de edificios destruidos por los bombardeos, y, sobre todo, de los sótanos de las casas en ruinas. Todas las calles que conducían al centro estaban obstruidas por barricadas formadas por carros de combate o con casamatas de cemento, levantadas en las encrucijadas a fin de que permitieran el tiro en todas las direcciones. Las defensas de Berlín contaban con más de 400 construcciones periféricas de cemento; además, los alemanes aprovecharon también el Metro y el alcantarillado.

Imagen
Un Ilyushin Il-2 "Stormovik bombardeando Berlin


    Además de fortificar la ciudad, el Mando Supremo alemán incremento el número de tropas destinadas a la defensa. Cuando la ciudad quedo cercada, el General Weidling, jefe del LVI Panzerkorps, asumió el mando de la guarnición y el 24 de abril recibió la orden personal de Hitler de defender la ciudad hasta el último hombre. Weidling tomo varias medidas para mejorar las defensas; pero, fueran cuales fueran, todas las medidas eran ya completamente inútiles: Berlín estaba ya pérdida. La ciudad se hallaba cercana por todas partes y el avance soviético rechazaba, día a día, cada vez más al Oeste, a las unidades que hubieran podido liberarlas. Las reservas de víveres eran mínimas, apenas suficientes para dos o tres días; el día 22 las raciones se redujeron drásticamente. La ciudad carecía de agua, y los transportes públicos ya no funcionaban. Lo mejor hubiera sido poner fin a la guerra, pues los combates por las calles de Berlín no iban a proporcionar a los defensores ni honores ni gloria, ni mucho menos la ilusión de la victoria. El consejo militar del Primer Frente Bielorruso ofreció las condiciones de rendición el 23 de abril, pero los alemanes rechazaron esta proposición. Los Mariscales Zukov y Konev no tuvieron otra alternativa que la de reanudar el ataque contra la ciudad.




H. VIOLENTOS ATAQUES POR TODAS PARTES


    La ofensiva soviética fue concéntrica, con ataques desencadenados, simultáneamente, desde todas partes; desde el Sur, entre Potsdam y Tempelhof, atacaron el 3er Ejército Acorazado de la Guardia y el 28º Ejército; desde el Sudeste, el Este, el Norte y el Noroeste, lanzaron sus ataques seis de los Ejércitos de Zukov, desplegados sobre la línea Tempelhof-Lichtenberg-Wedding-Siemensstadt-Spamdau-Potsdam. El ataque general fue precedido de incursiones pesadas de los bombarderos de la 16ª y de la 18ª Fuerza Aérea, durante la jornada del 25 y la noche del 25 al 26 de abril. El día 26 se desencadenó sangrientos combates a lo largo del perímetro; la resistencia de los alemanes era encarnizada en todos los sectores, particularmente en las zonas más castigadas por los bombarderos, desde pequeñas unidades alemanas, entre las ruinas, impidiendo el paso a los atacantes.

Imagen
Dos soldados soviéticos entran al subterráneo en busca del enemigo


    La tarde del 27, el 47º Ejercito se hallaba sobre el dique del Havel, en el trayecto que media entre Spandau y Gotow, aislando así a Potsdam de Berlín, mientras el 2º Ejército Acorazado de la Guardia y el 3º Ejército de Asalto rastrillaban Siemensstadt, atravesaban el Spree y establecían numerosas cabezas de puente en la orilla izquierda del río. El 5º Ejército, el 1er Ejército Acorazado de la Guardia y el 8º Ejército de la Guardia, que atacaron desde el Este y el Sudeste, conquistaron centenares de manzanas de casas, ocuparon el Aeropuerto de Tempelhof y, al anochecer, llegaron al perímetro de la ciudad. El General Weidling, irritado por el curso de los combates y, sobre todo, por la pérdida del aeropuerto, destituyó al comandante del III Sector, el Brigadeführer de la SS Ziegler, y lo sustituyo por el Brigadeführer Krumberg. Pero, no eran los procedimientos de este tipo lo más indicado para cambiar el final de la lucha.

    Los Ejércitos de Konev, procedentes del Sur, habían cruzado el Canal de Teltow y ya controlaba los suburbios meridionales de Steglitz, de Schmergendorf y de Grunewald. El día 26, el 3er Ejécito Acorazado de la Guardia avanzo 9 km y alcanzo el perímetro interior en Schmergendorf. Weidling se vio obligado a emplear su última reserva, la 18ª Panzerdivision; pero, al considerar los resultados de la jornada, no pudo negar que su posición había empeorado, pues los rusos habían penetrado en profundidad en sus líneas en Spandau, en Friedrichshain y en Zehlendorf. Sin embargo, conservaba aun una esperanza. “Mañana, lo mas tarde (afirmo Krebs) estableceremos contacto con el 12º Ejército de Wenck, que está atacando por el Sudoeste”. Naturalmente, se trataba sólo de un piadoso deseo.

Imagen
Columna de prisioneros alemanes custodiados por elementos del Ejercito Rojo pasan por delante de un soldado alemán muerto en combate


    A las 05:00 de la mañana del día 27, tras la preparación de la artillería, los rusos reanudaron el ataque. El objetivo de la jornada era la eliminación de las fuerzas alemanas aisladas en Potsdam y el fraccionamiento de las que se hallaban en Berlín. El Mando Alemán se había prefijado la misión de desgastar a las fuerzas soviéticas y bloquear su ataque imponiendo la conquista de cada manzana y de cada edificio, tienda por tienda, piso por piso, subterráneo por subterráneo. Mas cometió un error fundamental de cálculo, pues los soviéticos, partiendo de la suposición de que los alemanes concentrarían el máximo esfuerzo defensivo en las calles minadas y defendidas por barricadas, adoptaron una táctica de movimientos de envolvimiento: avanzando, no precisamente por las calles, si no a través de los patios, de los sótanos y por el interior de los edificios.

    Gracias a esta táctica, el día 27 conquistaron sectores enteros de la ciudad: solamente los hombres de Zukov lograron rastrillar, en el curso de la jornada, más de 600 edificios. Por la noche, los alemanes se hallaban reducidos a un angosto cinturón transversal (de este a Oeste) y de unos 16 km de longitud y de una profundidad limitada de 2 a 5 km, mientras los defensores de Potsdam ya habían sido aniquilado. Con la llegada sobre el rio Havel del 47º Ejército y con la eliminación de la cabeza de puente alemana de Spandau y en Wilhelmstadt, las esperanzas de las tropas cercadas de poder abrirse paso hacia el oeste resultaron vanas. Los intentos de abastecer la capital por vía aérea fracasaron, pues muchísimos aviones fueron abatidos antes de llegar a la ciudad, y también fracaso el intento de convertir en pista de aterrizaje la amplia avenida asfaltada de la Charlottemburge Chaussee, pues la avenida se hallaba deteriorado por los cráteres de las bombas y expuesta, por añadidura, a los disparos de la artillería soviética. Todos estos factores negativos tuvieron un efecto fatal sobre la moral de los alemanes.

Imagen
Miembros de una fuerza polaca combaten en los barrios de Berlín


    Pese a todo, los jefes nazis se obstinaban de buscar la manera de emplear los Ejércitos 19º y 12º para romper el asedio, y así, a las tres de la madrugada del 28 de abril, Krebs ordeno a Keitel, por mandato de Hitler, que acelerase al máximo las operaciones de socorro, puntualizando que si la ayuda no llegaba antes de 48 horas sería demasiado tarde. Pero ya no existía ni un Ejército alemán en situación de prestar ayuda. El 9º estaba cercado y a punto de ser aniquilado, mientras el 12º se hallaba a la defensiva y atacado por el flanco. La tarde del día 29, la guarnición de Berlín se había dividido en tres partes, una de ellas situada en el sector nororiental, otra en el Zoológico del Tiergarten y otra en Westend y en Ruhleben. La jerarquía nazi empezó a desintegrase, Hitler comprendió que el fin estaba próximo, y el mismo día 29 dictó su “testamento”, en el cual excluía del parido a Goering y a Himmler, destituyéndolos de todos sus cargos y designando como sucesor al gran Almirante Doenitz. Keitel, por su parte, destituyo al General Heinrici, jefe del grupo de Ejército del Vístula, bajo pretexto de que había saboteado la orden de Hitler de defender Berlín.

    Y fue entonces cuando los acontecimientos adquirieron un ritmo desconcertante, pues nadie quería asumir el cargo de Heinrici. Se designo para sucederle al General Student, quien por diversas razones, no pudo aceptar, y entonces se pasó la oferta al General von Manteuffel rehusó, aduciendo como escusa que no le era posible abandonar a su Ejército en un momento tan crítico, y se apresuro a ordenar un rápido repliegue hacia el Oeste para rendirse lo más pronto posible a las fuerzas británicas. También el General Tippelskirch presento muchas objeciones, mas acabo por ceder a las presiones de Keitel y asumió el cargo. Considerando lo critico que era la situación, el día 28 el general Weidling presento a Hitler un plan para el abandono de la ciudad, a fin de evitar más sufrimiento a la población. Hitler lo rechazo. Pero Weidling presento otro semejante al día siguiente, y esta Hitler se mostró de acuerdo, estableciendo que se pusiera en práctica al día siguiente, por lo que el Estado Mayor de Weidling empezó a elaborarla en detalle. No obstante, poco después, el Führer dicto una contra orden que anulaba la precedente, imponiéndose de nuevo que la capital fuese defendida hasta el último hombre.

Imagen
Mapa del asalto soviético sobre el Reichstag


    Entre tanto, se había iniciado la batalla por el sector central, en particular por el Reichstag, objetivo final. El Reichstag constituía el foco de los ataques soviéticos, y todas las unidades del Ejército ruso querían ser las primeras en alzar la bandera de la victoria sobre Berlín. El 3º Ejército del General Kuznetsov, que había ocupado la zona de Moabit, era el que tenía más posibilidades de ganar la competición, pues se hallaba a unos 500 metros del palacio, y aquella noche se dispuso a conquistarlo por asalto. Para acercarse por el Norte, era necesario cruzar el Spree, que en aquel punto tenía 24 metros de ancho y para acercarse por el Sur era preciso atravesar el Landweh Kanal. Ambos cursos de agua tenían los diques cubiertos por planchas de granito, que se alzaban a unos tres metros sobre el nivel del agua. Asimismo, la mayor parte de los puentes sobre el Spree habían sido volados, y el puente Moltke, todavía intacto, estaba protegido con obstáculos contracarro, por artillería y por ametralladoras.

    A cada extremo, los alemanes habían levantado una barricada permanente, mantenida bajo el fuego cruzado de las ametralladoras emplazadas en los edificios circundantes. La maciza construcción del teatro Imperial y del Ministerio del Interior, solidas hasta el punto de que ni siquiera las granadas de gran calibre perforaron sus muros, habían sido transformadas en reductos y el mismo Reichstag se hallaba adaptado para una defensa a ultranza. Los muros de los pisos inferiores se habían reforzado con vigas y cemento armado. Ventanas y puertas estaban tapiadas y previstas de troneras que permitían dispara al exterior. A unos 200 metros del edificio había tres trincheras, que se comunicaban con los subterráneos, y delante de las trincheras se habían excavados algunos fosos contracarro, llenos de agua. Todas las calles que conducían al Reichstag estaban obstruidas por barricadas y minadas en las encrucijadas. La guarnición del Reichstag estaba constituida, en su mayor parte, por destacamentos escogidos de los batallones Volksturm, de las SS y por pequeñas unidades de la Academia Naval, transportadas en avión desde Rostock. En conjunto, había cerca de 5.000 hombres.

Imagen
Soldados soviéticos izan la bandera de la Unión Soviética en un balcón del Hotel Adlon, junto a la Puerta de Brandeburgo


    La conquista del Reichstag fue confiada al LXXIX Cuerpo de Ejército, del General Perevertkin, quien decidió realízalo en tres fases. Ante todo era preciso conquistar el puente Moltke; desde allí ocupar el Ministerio del Interior, a fin de asegurar una buena posición de partida para la última fase, que sería la conquista total del Reichstag. Los preparativos para el ataque se completaron la tarde del 28 y dos divisiones (la 171º y la 150º) se asentaron en sus respectivas posiciones. En cada batallón se habían formado dos grupos de ataque apoyados por cañones autopropulsados, y la artillería se hallaba situada muy cerca, con el fin de poder disparar con puntería directa,




I. SE CERCA EL CERCO DEL REICHSTAG


    Dos batallones, uno perteneciente a la 150ª División y otra a la 171ª División, mandadas respectivamente, por el Capitán S.A. Neustrojev y el Teniente K.J. Samsonov, conquistaron el puente Moltke en el curso de la noche del 28 al 29 de abril. Pero los alemanes no se dieron por vencido y lanzarón enérgicos contraataques con el fin de aniquilar a los soviéticos que se habían infiltrado en la orilla izquierda del Spree; mas no consiguieron su intento y nuevas tropas pudieron sobrepasar el Spree junto con el 525º regimiento de la 171ª División y con 750º Regimiento de la 150ª División, acompañados por la artillería, carros de combate y carros lanzallamas del X Batallón lanzallamas Motorizado Autónomo. A favor de la oscuridad, los grupos que habían cruzado el rio atacaron la casa que formaba esquina en la Kronprinzeufer, que a las dos de la madrugada del 29 ya estaba en sus manos. Pero luego ya no pudieron hacer mas progresos. El intenso fuego procedente del Ministerio del Interior, de la Opera y de las casa de la Alsenstrasse, hacía extremadamente difícil el paso de otras tropas, impidiendo el desarrollo de la acción contra el Reichstag.

    El ataque se reanudo a las 07:00 del día 29, después de una preparación artillera de diez minutos. La resistencia de los alemanes fue tenaz en todas partes, y, en particular, en el Ministerio del Interior, defendido por un grupo escogido de SS. La oposición sólo fue dominada tras la intervención del 674ª Regimiento, desplazado del segundo escalón de la 150ª División, al mando del Coronel A.D. Plechodanov. A las 04:30 horas del día 30, los grupos de ataque habían rastrillado por completo el ministerio y, entre tanto, pequeñas unidades del 525ª regimiento se había asegurado las posiciones de reductos enemigos unidos al edificio por el lado Nordeste, llegando a la Alsenstrasse. La caída del Ministerio del Interior, así como la limpieza de la zona comprendida entre el Kronprinzeufer y la Alsenstrasse, debilitaron notablemente la defensa del Reichstag y las unidades de las divisiones 150ª y 171ª lograron avanzar, respectivamente, hasta 300 y 500 metros del edificio.

Imagen
Un cañón SU 76 dispara a un nido de ametralladoras


    Pero cuando más se acercaban, mas difícil se hacia la situación. El obstáculo más duro era el edificio de la Opera. Los alemanes habían situado ametralladoras y piezas de artillería de pequeño calibre sobre el techo y los rellanos del segundo piso y desde allí mantenían bajo el fuego el puente Moltke y la Königsplatz, en la cual habían tomado posición las unidades de los Regimientos 380ª, 674ª y 756ª. El General Perevertkin decidió atacar el palacio del Parlamento y la Opera en una acción simultánea: las Divisiones 150ª y 171ª asaltarían el Reichstag mientras la 270ª División, del Coronel V.M. Afasov, atacaría el teatro para fijar a las fuerzas alemanas allí establecidas, facilitando con ello la conquista del edificio más importante. Unos 90 cañones se emplazaron entonces a corta distancia del objetivo. Por iniciativa del mando del Cuerpo y de la sección política, se constituyeron dos grupos de voluntarios, formados por 20 hombres cada uno, todos ellos miembros del partido y de la Unión de la Juventud Comunista, a los cuales se les encargo la misión de izar la bandera sobre el Reichstag. El ataque directo contra el Reichstag se inicio a primeras horas de la mañana del día 30 y duro, sin un minuto de tregua, hasta la mañana del día 2 de mayo. Los defensores opusieron una resistencia obstinada, sin hacer caso de las bajas sufridas ni preguntarse siquiera si la lucha tenía alguna finalidad.

    Los ataques desencadenados por la 150ª División y por la 171ª División a las 04:30 y a las 11:30 horas no dieron ningún resultado concreto. Pequeñas unidades de los Regimientos 674ª y 756ª, que habían alcanzado el último obstáculo (el foso contracarro) se vieron obligados a poner cuerpo a tierra ante el mortífero fuego. Por añadidura, los alemanes desencadenaron una serie de contraataques en un intento de desorganizar a los asaltantes. A mediodía, un batallón de infantería casi completo, apoyado por artillería y ametralladoras, contraataco el regimiento 525ª soviético en las cercanías de Alsenstrasse, y, más tarde, recibió un ataque por su flanco del 380ª Regimiento. Tras un violento combate cuerpo a cuerpo, los alemanes fueron rechazados. La preparación de la artillería que procedió al asalto al Reichstag se inicio el 30 de abril a las 13:00 horas. Todos los cañones, todos los carros de combate, los autopropulsados y los Katiuska hicieron fuego sobre el objetivo en puntería directa, mientras la infantería cooperaba con lo lanzacohetes contracarro capturados al enemigos.

Imagen
Prototipo de Panzerjager Pak 43/3 con cañón de 88mm, destruido y abandonado en una calle de Berlin, estaba basado en el carro checo 38(t)


    El asalto empezó a las 13:30 horas. La infantería atacante se halló bajo la tempestad de fuego de las ametralladoras y de las armas automáticas que disparaban desde el interior del edificio, así como bajo de los cañones pesados y de la artillería antiaérea que disparaban desde el Jardín Botánico. La mayor parte de los hombres quedo fijado en el terreno y solo un grupo aislado lograron seguir adelante, Una vez más el ataque fracasaba; era preciso recomenzar desde el principio. A las 18:00 horas se lanzo un nuevo ataque bajo el fuego de cobertura de la artillería. En primera línea se hallaban tres batallones pertenecientes a los Regimientos 380ª, 674ª y 756ª de infantería. Esta vez las fuerzas que guarnecían el Reichstag ya no pudieron frenar el ímpetu de las fuerzas soviéticas que llegaron al edificio en pocos minutos. Entre los primeros en subir los peldaños de la escalinata de acceso figuraba el sargento Peter Pjatniskij, con la bandera del I Batallón del 756ª Regimiento, mas fue herido mortalmente por una ráfaga de ametralladora. La bandera fue recogida entonces por el Sargento P.D. Scierbina, quien la clavo sobre una de las columnas del portón.

Imagen
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons


CONTINUARA.........................

Unidad: Décima Flottiglia MAS

Imagen

Desarrollo tec. y militar (1) Biografías (2) Países Aliados (1) Países del Eje (1) Estados Unidos (1) Francia (1) Gran Bretaña (1) Alemania (1) Italia (1) Japón (1) Estados Unidos (1) Francia (1) Alemania (1) Japón (1) Estados Unidos (1) Alemania (1) Italia (1) Archivo y Audiovisuales (1) Ganador de concurso (6)
100 Victorias (1) Cinco Años (1) Forista experto (1) 4000 mensajes (1) Contribución sobresaliente (1) Distinción personal (1)
Avatar de Usuario
Grande Ammiraglio
cocinilla
Grande Ammiraglio
Medallas: 31
Victorias: 111
País 2GM: Italia
Zona/Región: Mediterráneo

Mensajes: 5753
Registrado: 17 Sep 2009, 16:58
País: Cocinando unos Frutti di Mare y Orata al Finocchio con una buena copa de Vernaccia di San Gimignano


Re: Batalla de Berlín

Notapor cocinilla » 20 Mar 2015, 11:14

Batalla de Berlín (5ª Parte)


J. LA BATALLA POR EL REICHSTAG


    La irrupción en el interior del edificio fue una empresa bastante ardua para las tropas soviéticas. Los primeros soldados se infiltraron en el vestíbulo circular, a través de la brecha abierta en el muro: desde allí, sosteniendo duros combates, empezaron a dispersarse por otras salas, teniendo que hacer frente a una resistencia desesperada. La batalla por el Reichstag fue una lucha encarnizada por cada piso del palacio, por cada tramo de escalera, por cada corredor y cada sala. Los alemanes se defendían con todos los medios; granadas, bazookas, armas automáticas, ametralladoras e incluso incendiando las paredes y desencadenando frecuentes contraataques. El ímpetu de los rusos se hizo cada vez más incontenibles; sobrepasaron la resistencia en la planta baja y se lanzaron a expugnar la superior. Al final de la jornada, ocuparon casi por completo el edificio; mas los alemanes aun seguían resistiendo en el sótano. Pero, mientras tanto, soldados del grupo del Capitán Makarov subieron al tejado e izaron la bandera soviética. El signo de la victoria ondeaba ahora sobre la ciudad vencida.

Imagen
El Reichstag en llamas


    Aun cuando los combates en el interior del Reichstag continuaron durante todo el día 1 de mayo, la voluntad de resistir se había debilitado ya en los defensores, y algunos grupos aislados de alemanes empezaron a levantar banderas blancas. Casi 2.500 defensores habían muerto, los otros 2.600 fueron hechos prisioneros. Mientras se libraba la batalla por el Reichstag, otras unidades soviéticas combatían en el centro de Berlín para llegar a la Cancillería, a la estación de Potsdam y al Jardín Zoológico. El cerco se cerraba en torno a la guarnición de la capital, que ahora se dividía en sectores aislados. Desde el momento de que el centro de las comunicaciones del Mando Supremo, situado en el Bendlerstrasse, cayó en mano de los soviéticos, los alemanes se hallaron en una situación sin salida. Para más complicaciones, la Cancillería, en cuyo bunker subterráneo permanecían aun Hitler y sus últimos leales, se hallaban ahora apenas a 800 metros de las líneas de los combates.

    El 28 de abril, Hitler se había enterado de que Mussolini había sido capturado y ejecutado por los partisanos italianos. Temiendo correr la misma suerte o caer en manos de los rusos, la tarde del 30 de abril se suicido. En virtud de su testamento, el Almirante Doenitz pasó a ser, automáticamente, jefe del nuevo Gobierno del Reich. El Feldmariscal Schörner fue nombrado jefe supremo del Ejército; el General Jold asumió el cargo de jefe de estado Mayor de todas las Fuerzas Armadas y el General Krebsel de jefe del Estado Mayor General del Ejército. Misión del nuevo Gobierno era salvar a la Wehrmacht de la derrota definitiva y sostener en el poder a los círculos reacionarios nazis; fueron numerosas, en efecto, las gestiones emprendidas en este sentido. Doenitz, que se hallaba en Flensburg, hablo por radio, dando a entender a los círculos gubernativos británicos y americanos que Alemania seguía combatiendo sólo en su lucha contra el comunismo e inicio tratos con el Mando angloamericano para una capitulación por separado de las fuerzas armadas alemanas en occidente. Por su parte, Goebbels y Bormann, desde Berlín, intentaban ganar tiempo entablando tratos con el Mando soviético.

Imagen
Soldados soviéticos en las escaleras traseras de la Cancillería alemán


    La tarde del 30 de abril enviaron al Coronel Seiffert, con bandera blanca, a las unidades avanzadas soviéticas en la zona de Potsdam; el coronel fue conducido al puesto de mando del 8º Ejército de la Guardia, donde anuncio que los jefes alemanes pedían que sus representantes fueran recibidos por el Mando Soviético para hacer una importante declaración. A las 3 del día 1 de mayo, el jefe del Estado mayor General del Ejército, general Krebs, acompañado del jefe del Estado mayor del LVI Panzerkorps, Coronel von Dufving, de un intérprete y de un soldado, cruzó la línea de los combates, siendo introducido en el puesto de mando de la 35ª División de Infantería de la Guardia; media hora después; Krebs y los suyos eran conducidos a la sede del 8ª Ejercito de la Guardia y recibidos por el Mariscal V.I. Ciuikov. Un poco más tarde llego el General V.D. Sokolovskij, segundo jefe del Primer Frente Bielorruso, quien, en unión de Ciuikov, empezó a tratar con Krebs en nombre del mando Soviético. El documento, firmado por Goebbels y Bormann, que Krebs entregó a los generales, confirmaba oficialmente la noticia de la muerte de Hitler y la formación de un nuevo Gobierno, y decía que Krebs estaba autorizado para tratar con el mando sovietizo.
    Para ganar tiempo, los jefes alemanes proponían un alto el fuego temporal en la ciudad. El Mando soviético replicó que el alto el fuego únicamente podía aceptarse si Alemania ofrecía la rendición incondicional a todos los aliados y advertía que si la guarnición de Berlín proseguía en su resistencia, esta situación conduciría a ulteriores derramamientos de sangre y a perdidas totalmente injustificadas entre la población civil. Si sus condiciones se aceptaban, el Mando soviético garantizaba a todos los defensores de la ciudad, no solo la vida, sino también el derecho a conservar las condecoraciones y los efectos personales, y, en el caso de los oficiales, el sable. La discusión se prolongo durante casi cinco horas. A las 14:00, Krebs volvió a la Cancillería para hablar con Goebbels. Los jefes nazis no tenían prisa en responder. En efecto, Goebbels y Bormann no comunicaron su negativa hasta las 18:00 horas.

Imagen
Un ruso se asoma lentamente sobre un puente, mientras a sus pies se encuentra el cadáver de un combatiente alemán


    En vista de ello, el mando soviético desencadenó el ataque definitivo contra el centro de la ciudad. A las 18:30 horas toda la artillería abrió fuego contra las fuerzas alemanas todavía empeñadas en la defensa. La zona central de Berlín quedo cubierta por densas nubes de humo. Polvo y de cenizas. El ataque empezó a las 19:15 y los combates se prolongaron durante toda la noche. El 3er Ejército, que atacaba por el Norte, se reunió con el 8ª Ejercito de la Guardia que avanzaba por el Sur. Mientras tanto, dos Ejércitos Acorazados de la Guardia efectuaron la conjunción de sus fuerzas en el Jardín Zoológico, por lo que en la madrugada del 2 de mayo, los supervivientes que aun defendían Berlín se hallaban en situación absolutamente desesperada. Si bien Goebbels y Bormann seguía exigiendo a todos heroísmo ultranza, ya no les quedaba a los alemanes otra alternativa que la de deponer las armas. En efecto, a las 04:00 horas del 2 de mayo, la estación de radio de la 79ª División de Infantería, perteneciente al 8ª Ejército de la Guardia, capto un mensaje en ruso del jefe del LVI Panzerkorps, en el que se pedía a los rusos que suspendieran el fuego a las cinco y recibieran a los parlamentarios alemanes en el puente de Potsdam.

    Los soviéticos interrumpieron el fuego y poco después reapareció el Coronel von Dufving, en compañía de dos comandantes, y anuncio, en nombre del jefe del Cuerpo de Ejército, General Weidling, que el LVI Panzerkorps estaba dispuesto a rendirse. El Mariscal Zukov solicito que todo el Cuerpo Acorazado depusiera las armas y se rindieron a las 07:00. Los alemanes aceptaron y, a las 06:00 de la mañana, el General Weidling, que todavía era jefe de la plaza, cruzo la línea de combate y se rindió. Se le propuso que ordenara inmediatamente la capitulación de toda la guarnición de la ciudad y Weidling cursó una nota escrita en la que decía que la situación general era tan grave que todo combate sería insensato: “…toda nueva hora de lucha acrecienta los terribles sufrimientos de la población civil de Berlín y de nuestros heridos. Todo el que muera por Berlín realizara un sacrificio inútil. De acuerdo con el Mando Supremo de las fuerzas soviéticas ordeno el cese inmediato del conflicto”.




K. FIN DE BERLÍN


    Una orden análoga curso, un poco más tarde. Kritsche, el principal de los delegados de Goebbels. Las órdenes fueron comunicadas por radio mediante altavoces y por oficiales alemanes que recorrían las calles en automóvil. Goebbels decidió seguir el ejemplo del Führer, y el día 1 de mayo se quito la vida junto con su mujer y sus hijos. Bormann desapareció (El 7 de diciembre de 1972, aparecieron pruebas que corroboraban lo dicho por Axmann. Martin Bormann, junto a Stumpfegger y Erich Kempka, salieron de la estación del metro de Friedrichstrasse junto a una fila de tanques Tiger en dirección al puente de Weidendammer, en medio de la avenida Invalidenstrasse. Stumpfegger se subió a grupas sobre el tanque, y lo mismo hizo Bormann, Kempka iba a pie al costado del tanque. Apenas hubieron avanzado unos 40 m, un obús ruso impactó en la torreta del tanque matando instantáneamente a Stumpfegger y a Bormann, quienes salieron despedidos al costado de la avenida cayendo muertos cerca de las líneas del ferrocarril, Kempka quedó semiaturdido tras el tanque y pudo regresar. Nadie confirmó la muerte de estos personajes dando lugar a todo tipo de especulaciones.

    En 1972, los obreros de una construcción berlinesa encontraron los restos de dos esqueletos en la avenida Invalidenstrasse, ambos esqueletos mostraban un curiosa coloración rojiza y se sospechó de Bormann y Stumpfegger por la diferencia de estatura. Uno de ellos correspondía a un hombre corpulento y el otro a un individuo más bajo. La policía sospechó que podía tratarse de los esqueletos de Stumpfegger (medía 1.90 m de altura) y de Bormann (medía 1.68 m), comprobando el relato de Axmann. Como parte de las investigaciones, la policía interrogó en Berlín a quien fuera dentista de Bormann, el doctor Fritz Echtmann, quien reconoció las coronas que había colocado al lugarteniente de Hitler. En 1999, a petición de la familia, se realizaron pruebas de ADN a los restos encontrados en Berlín en 1972, confirmando que eran efectivamente los de Martin Bormann, poniendo así fin al misterio).

Imagen
Un IS-2 en frente del Reichstag


    Terminada la Operación Berlín, las fuerzas del Primer Frente Ucraniano iniciaron los preparativos para la Operación Praga, al sur de la capital alemana. Fueron sustituidos por unidades del primer Frente Bielorruso, que se lanzo en persecución del 12ª Ejército alemán y llegaron al Elba el 7 de mayo. La mayor parte de citado Ejército cruzo el rio y se rindió a los americanos. Mientras se desarrollaban los últimos combates por Berlín, el Segundo Frente Bielorruso continuaba, al Norte, la victoriosa ofensiva para aniquilar a la 3ª Panzerarmee. Los alemanes habían opuesto una encarnizada resistencia durante los días 26 y 27 de abril en la segunda línea defensiva y en la retaguardia, ambos previamente dispuestos; pero su tenacidad resulto inútil, pues, en el curso de la tarde del día 27, ambas líneas fueron hundidas por el enemigo en la orilla izquierda del Oder y los soviéticos no solo desbarataron el grueso de las fuerzas sino también a las reservas enviadas como socorro. Los derrotados restos de la 3ª Panzerarmee se retiro precipitadamente, mientras las tropas del Segundo Frente Bielorruso les seguían de cerca.

    Las operaciones del citado Segundo Frente Bielorruso, durante esta fase de la persecución, durante esta fase de la persecución, puede describirse sumeriamente como una serie de encuentros con unidades aisladas y reservas de cobertura, con ayuda de los cuales el Mando alemán pretendía el avance soviético en el intento de retirar el grueso de las fuerzas más allá del Elba. Los Ejércitos perseguidores cubrían de 19 a 29 km diarios, pese a que los alemanes obstaculizaban la marcha haciendo saltar los puentes y minando las carreteras tras ellos; la tarde del 2 de mayo, la 3ª Panzerarmee ya no existía. Los alemanes que no habían muerto, fueron hechos prisioneros por los soviéticos antes de alcanzar las orillas del Báltico. En los dos días siguientes, el centro y el ala izquierda del frente llegaron al Elba, desde Wismar a Wittemberg, donde se encontraron con las unidades avanzadas del 2º Ejército británico, y el día 5 de mayo rastrillaron las islas de Wollin, de Usedom y de Rugen.

Imagen
El Mariscal Wilhelm Keitel firmando la rendición a los Rusos en Karlshorst, Berlin, el 8 de mayo de 1945


    La conquista de Berlín fue una de las más importante acciones de toda la guerra. En conjunto, tomaron parte en ella de uno u otro bando, tres millones y medio de hombres, con unas 52.000 piezas de artillería y morteros, 7.500 carros de combate y cañones autopropulsado, cerca de 11.000 aviones de combate y casi 280 grandes unidades de Ejército. Pero los resultados correspondieron a la magnitud de las fuerzas empleadas. Los soviéticos aniquilaron unas 90 divisiones alemanas, capturando 480.000 prisioneros, más de 1.500 carros de combate y cañones autopropulsados, 4.500 aviones y cerca de 11.000 cañones y morteros. El hecho de que los jefes soviéticos hubieran sabido preparar una ofensiva de tal magnitud en menos de dos semanas, constituyendo una evidente demostración de su capacidad y del valor de sus hombres. Más no debe olvidarse que la victoria se abstuvo al precio de gravísimas perdidas. Del 16 de abril al 8 de mayo, el Primer y Segundo Frente Bielorruso y el Primer Frente Ucraniano perdieron cerca de 300.000 hombres, entre muertos, heridos y desaparecidos; más de 2.000 carros de combate o cañones autopropulsados y unos 500 aviones. Pero la derrota de las fuerzas alemanas en Berlín y la conquista de la ciudad, paralizando la administración estatal y militar de Alemania y obligaron a capitular a las Fuerzas Armadas poniendo con ello fin a la guerra en Europa.




L. GALERÍA FOTOGRÁFICA


    L1. Mandos


Imagen
El Mariscal Rokossovski es condecorado por el Mariscal británico Montgomery en 1945


Imagen
Ivan Fedyuninsky


Imagen
Coronel General Pavel Batov


Imagen
Mariscal Georgi Zukov


Imagen
Teniente General Stanislav Poplavsky


Imagen
Coronel General Nikolai Berzarin


Imagen
Coronel General Vasili Chuikov


Imagen
Mikhail Katukov


Imagen
Mariscal I.S. Koniev


Imagen
Teniente General Karol Świerczewski


Imagen
Coronel General Pavel Rybalko


Imagen
Coronel General Gotthard Heinrici


Imagen
Obergruppenführer Felix Steiner


Imagen
General Hasso von Manteuffel


Imagen
General de Infantería Friedrich-August Schack


Imagen
Obergruppenführer Erich von dem Bach-Zelewski


Imagen
General de Infantería Theodor Busse


Imagen
General de Artillería Helmuth Weidling


Imagen
Obergruppenführer Matthias Kleinheisterkamp


Imagen
Mariscal de Campo Ferdinand Schörner


Imagen
General de Tanques Fritz-Hubert Gräser


Imagen
General de Tanques Walther Wenck


Imagen
General Maximilian von Edelsheim


    L2. Mapas


Imagen
Batalla de Halbe


Imagen


Imagen


    L3. Fotografías varias


Imagen
Calle berlinesa destruida tras la batalla, cerca a la avenida Unter den Linden, julio de 1945


Imagen
El Reichstag el 3 de Junio de 1945


Imagen
Vista del interior del Reichstag después de su conquista, llenas de pintadas de los soldados rudos


Imagen
Soldados alemanes rindiéndose a las tropas rusas en Berlin


Imagen
Un camión y autobús destruidos en las calles de Berlín, mayo de 1945


Imagen
Soldados rusos posando en el Reichstag


Imagen
La Cancillería


Imagen
De camino de Berlín


Imagen
La sede de la Gestapo destruida


Imagen
El Jefe de Servicios médicos del área de Berlín, Major-General Carl Emil Wrobel, es tomado prisionero, el 2 de Mayo de 1945


Imagen
Un grupo de soviéticos cargan contra la fachada del Reichstag


Imagen
Un cañón autopropulsado soviético descansa junto a sus ocupantes


Imagen
El asalto a un grupo de apartamentos por parte de un pelotón de soviéticos


Imagen
La artillería rusa sigue con su nefasta tarea de aniquilamiento


Imagen
Esta mujer prefirió el suicidio, antes que enfrentarse a los soviéticas


Imagen
Combatiente alemán, muerto al pie de las puertas de Brandenburgo


Imagen
Un miembro del Volksturmm y los restos de una cruda lucha


Imagen
Junto a un T-34, un alemán muerto


Imagen
Una de las ultimas fotografía de Hitler vivo en el Patio de la Cancillería





M. FUENTE TEXTO Y FOTOS


  • Crónica Militar y Política de La Segunda Guerra Mundial; Editorial Sarpe; Deposito Legal: M.41.059-1982.
  • Así fue la Segunda Guerra Mundial; Editorial Noguer S.A.; Año: 1972.
  • Berlin 1945: End of the Thousand Year Reich (Campaign 159); Editorial Osprey Publishing Ltd.; Autor: Peter Antill; Año: 2005; ISBN: 978-84-473-5956-1
  • La Batalla de Berlin. Fin del tercer Reich; Editorial San Martin; Autor: Earl F. Ziemke; Año: 1982; ISBN: 9788471401021





    Un Saludo
    Cocinilla


Imagen
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

Unidad: Décima Flottiglia MAS

Imagen

Desarrollo tec. y militar (1) Biografías (2) Países Aliados (1) Países del Eje (1) Estados Unidos (1) Francia (1) Gran Bretaña (1) Alemania (1) Italia (1) Japón (1) Estados Unidos (1) Francia (1) Alemania (1) Japón (1) Estados Unidos (1) Alemania (1) Italia (1) Archivo y Audiovisuales (1) Ganador de concurso (6)
100 Victorias (1) Cinco Años (1) Forista experto (1) 4000 mensajes (1) Contribución sobresaliente (1) Distinción personal (1)
Avatar de Usuario
Grande Ammiraglio
cocinilla
Grande Ammiraglio
Medallas: 31
Victorias: 111
País 2GM: Italia
Zona/Región: Mediterráneo

Mensajes: 5753
Registrado: 17 Sep 2009, 16:58
País: Cocinando unos Frutti di Mare y Orata al Finocchio con una buena copa de Vernaccia di San Gimignano



Volver a Índice general

Volver a Frente Oriental