Ir al pié de página
II Guerra Mundial: La colección definitiva


Como se ensaya un combate aéreo

Investigación tecnológica y científica durante la guerra

Moderador: Bertram


Como se ensaya un combate aéreo

Notapor Shindler » 30 Oct 2007, 19:16

Como se ensaya un combate aéreo

De la Revista "The American Legion Magazine"
Francis Vivian Drake


Primera información de lo que es el centro táctico donde aprenden los aviadores de los Estados Unidos lo que luego practican a costa de la Luftwaffe.

La escuadra aérea de bombardeo se ha adelantado en Alemania. Las dotaciones de las fortalezas volantes y de los Librators llevan puestas caretas de oxígeno. Vuelan los enormes aviones a gran altura, 7300 metros, bajo el tenue dosel formado por la estela de vapor que van dejando los Thunderbolts y Lightnings de la escolta. Ya casi avistan el blanco: fábricas que los alemanes habrán de defender a toda costa, pues, destruidas ellas, no contarían, en cantidad adecuada, con el armamento que necesitaban oponer a la inminente invasión de los ejércitos aliados.

Aparece ahora la Luftwaffe, pronta a disputar a la escuadra atacante el dominio del aire. Lanza contra ella los cazas que concentró, llamándolos de toda la Europa sometida al yugo alemán. Esta vez, la fuerza aérea del Reich ensaya una nueva táctica, con la cual espera desconcertar al adversario. La escuadrilla que vuela más alto ataca a los aviones de la escolta. Otra, se echa, por arriba y de frente, sobre los de bombardeo. Simultáneamente, un enjambre de aviones lanzacohetes, embiste en formación cerrada, como la de una columna de infantería. Ya casi encima de los aviones de bombardeo, se abre en dos alas, para concentrar sobre ellos el fuego de sus cohetes.

La novedad del procedimiento corre parejas con lo rápido de la ejecución y lo eficaz del efecto. Cuando la escuadra, cumplida su misión de destruir las fábricas, emprende la retirada, faltan de ella 60 grandes aviones de bombardeo y los 600 hombres, perfectamente instruídos, de sus dotaciones; pérdida debida en gran parte a lo inadecuado de su formación de combate.

Era preciso dar con el modo de contrarrestar, en futuros ataques, la nueva táctica. Pero los ensayos encaminados a lograrlo no podían hacerse con las dotaciones en campaña, harto fatigadas para pedirles que emplearan en simulacros de combate las horas francas. Así pues, al anochecer de ese mismo día, volaban sobre el Atlántico, rumbo a la Florida, dos de los pilotos de las fortalezas aéreas. Su destino era el Centro Táctico de Aviación del Ejército norteamericano.

En el AAFTAC, como generalmente lo llamaban, se ha dado cita un grupo de veteranos que, a más de conocer a fondo la guerra aérea, son hombres de gran inventiva. Misión de este grupo es salirle de continuo al paso al enemigo, ya anticipándose, para contrarrestarlos, a sus planes; ya ideando aviones y armas y procedimientos de combate superiores a los que él emplea. Cuen ta el AAFTAC con una fuerza completa de aviación que, estando dotada de los medios ofensivos y defensivos imaginables, le permite poner a prueba cuanto nuevo medio de atacar o de resistir al enemigo se le ocurra.

Sea cual fuere el lugar donde surja algo inesperado o imprevisto en materia de aviación militar, no pasan muchas horas sin que los técnicos del AAFTAC se hallen ya estudiando la nueva situación con testigos oculares traídos directamente en avión del campo de batalla. El modo como ha conseguido frustrar la nueva táctica nazi es ejemplo notable de los grandes servicios que el AAFTAC presta a las fuerzas aéreas de los Estados Unidos en todos los frentes.

Veinticuatro horas después de haber empleado la Luftwaffe aquella táctica sorpresiva, los dos pilotos de las fortalezas volantes habían aterrizado en la Florida, donde daban cuenta detallada del combate en que tomaron parte. Esa misma noche, el AAFTAC prepara las directivas del simulacro que efectuarán al día siguiente sus aviones de bombardeo. Junto con las directivas del simulacro, los comandantes de los aviones recibirán copia exacta de las que, cuarenta y ocho horas antes, se habían dado a los de los aviones que llevaron a cabo el ataque a Alemania. En la ruta que deben seguir, escuadrillas de cazas (a las cuales está ejercitándose ya en ello) simularán, con todos sus pormenores, la nueva táctica empleada por la Luftwaffe en aquel combate.

Ya han despegado los aviones de bombardeo. Conforme a lo dispuesto, los cazas lanzan contra ellos. Unos y otros siguen, así en las formaciones como en los procedimientos de combate, la pauta que les trazó la acción empeñada entre norteamericanos y alemanes. Las cámaras cinematográficas toman la película del simulacro. El director del AAFTAC sigue con mirada atenta todas sus fases.

En cuanto termina el simulacro, empieza la crítica. Hora tras hora, se estudia y analiza aquella acción de guerra fingida tan a lo vivo. Unas veces se hace teniéndola a la vista en la pantalla de la sala de proyección; otras, y son las más, viendo a los pesados aviones de bombardeo que, volando a gran altura, repiten pacientemente esas evoluciones que, según sean o no acertados, comportarán la victoria o la derrota en venideros encuentros con el enemigo.

La maniobra es rápida y peligrosa. Cuando Thunderbolts y Mustangs se lanzan a toda máquina a interceptar a los aviones de bombardeo, la velocidad combinada de los atacantes y contraatacantes pasa de 700 millas por hora. En determinados momentos, una escuadrilla de cazas, precipitándose de frente contra la cerrada formación de aviones de bombardeo, pasa, volando con las alas casi en línea vertical, por entre los estrechos intervalos que hay entre fortaleza y fortaleza.

Al fin se encuentra la solución del problema. Se idean nuevas maniobras que neutralizan el ataque de los cazas "enemigos" por medio de una cortina circular de balas de las ametralladoras sotográficas. La solución se comunica por radio a Inglaterra. Allí se ensaya varias veces, antes de someterla a la prueba decisiva del combate. Mañana será la Luftwaffe la que sufra las costosas consecuencias de una gran sorpresa.

Lo que acaba de exponerse dará idea de los procedimientos que sigue el AAFTAC para la resolución de los inumerables problemas que surgen en todos los frentes de la guerra. En un extremo del polígono de pruebas de Centro, sus ingenieros hicieron una reproducción exacta y completa de los fortines japoneses de Tarawa, que causaron a la infantería de marina de los Estados Unidos el mayor número de bajas que ha sufrido en una sola acción. Se reprodujeron punto por punto los movimientos ejecutados por las fuerzas norteamericanas en esa heróica embestida, para ver de reducir el número de bajas en acciones análogas. Un día y otro día, los aviones de bombardeo mayores y los medianos descendieron en picado arrojado bombas incendiaras y demoledoras sobre los invulnerables blancos, variando constantemente el modo y los elementos de ataque. Los pilotos y artilleros de estos aviones, y los jefes y oficiales de tierra que observaban y dirigían las operaciones, eran veteranos traídos del Pacífico expresamente a reproducir este infierno y contribuír a la preparación de nuevos desembarcos.

El procedimiento ha tenido un éxito asombroso. En el primer desembarco de las fuerzas norteamericanas en las Gilbert, las bajas ascendieron a 4000. En todas las operaciones de las islas Marshall, hubo 286 muertos y 1148 heridos.

Fué en las playas del AAFTAC donde se ensayaron los desembarcos del Ejército norteamericano en Sicilia. Fué también cerca de esas playas donde Elgin Eield ensayó la técnica de bombardeo, causa principal del gran desastre de los japoneses en la batalla del mar de Bismarck, en la cual perdieron 15.000 hombres, 22 buques y 55 aviones, en tanto que las pérdidas de los aliados no pasaron de tres aeroplanos.

Cuando el alto mando Norteamericano resolvió destruir una gran fábrica alemana de aluminio, los aviones de bombardeo del AAFTAC hallaron experimentalmente el sistema de atque más conveniente. Tomando por blanco varias fábricas norteamericanas de aluminio, algunas de ellas situadas a 1600 kilómetros del Centro Táctico, enviaron fortalezas volantes y Liberators a simular un bombardeo. Los aviones iban provistos de ingeniosos instrumentos que registraban con exactitud los lugares en que habrían caído las bombas.

Después de cada simulacro, los directores de las fábricas hacían las indicaciones que les parecan necesarias para conseguir la máxima efectividad del bombardeo. Cuando se dió con el sistema que parecía más eficaz, se enviaron a Inglaterra varios de los pilotos y artilleros que habían tomado parte en los simulacros. Un mes después, estaba destruída la mayor fábrica de aluminio de Europa.

El AAFTAC y sus dependencias ocupan una superficie poco más o menos igual a la de Sicilia. Hay un gran aeródromo principal y 22 auxiliares. Además de los problemas tácticoas, se ensayan muchos proyectos de aviación. Para todos los experimentos, se emplean dotaciones de aeroplanos en servicio, las cuales se turnan. El jefe de todo el grupo de combate del cuerpo de aviación de los Estados Unidos envía sus subalternos principales a perfeccionarse en el AAFTAC antes de partir para el frente. En el centro presencian, ejecutadas vívidamente y con todos sus pormenores, las evoluciones y operaciones de combate, con los últimos adelantos en artillería, miras de bombardeo, etc., y además se ejercitan en ellas. Miles de jóvenes adquieren hoy, a cambio de trabajo fuerte, la experiencia que hasta hace poco más de un año no podía adquirirse sino en reñidas acciones aéreas, con pérdida de vidas.

El personal destacado en el AAFTAC hace en sus aviones largos viajes a las Antillas, a México, a Sudamérica. A veces aterrizan en una selva, se repostan de gasolina depositada allí previamente en barriles de acero, duermen en sus aviones y despegan al amanecer. Todo como tendrán que hacerlo algún da en las islas del Pacífico. En su base de la Florida viven en trincheras y carpas dispersas por los bosques y camufladas en forma que las hace invisibles desde un avión.

Los jefes del AAFTAC no pecan de rigurosos en las minucias del reglamento. El joven aviador que traza en la arena un dibujo para explicar alguna maniobra a los atentos tripulantes de un avión de bombardeo quizá tenga la camisa desabotonada y no lleve corbata, y hasta haya olvidado afeitarse esa mañana. Sin embargo, ese oficial de aspecto tan desalineado es el mismo al cual veremos en el cuartel general o en el estado mayor, ostentando la medalla de honor del Congreso, y algunas condecoraciones más, que ganó por haber derribado Zeros y hundido barcos y ganado combates.

El aeródromo principal de aviones de bombardeo del AAFTAC dista 32 kilómetros del pueblo más cercano. En él no se admiten visitantes. Se da por sentado que todo curioso que se aproxime a hurtadillas es japonés o alemán. Los centinelas tienen orden de hacer fuego sin dar el alto.

Los aeródromos del centro, así los de aviones de bombardeo como los de aviones de combate, están sometidos constantemente a los ataques simulados de escuadrillas bombardeadoras de todo el sudeste de los Estados Unidos. No son lugares apropiados para descansar. Un veterano del Octavo Cuerpo de Aviación que pasó en el centro varios días, declaró que prefería volver al frente, donde la vida era más sosegada.

Por el carácter extremadamente práctico de sus funciones y por los excelentes resultados que produce, de valor práctico también, el AAFTAC disfurta ya de gran predicamento en las esferas superiores del mando. No hay duda de que después de la guerra, muchos organismos militares de valor transitorio desaparecerán. El AAFTAC quedará como la gran Escuela Superior de Guerra de los Estados Unidos.
Avatar de Usuario
-
Shindler
-

Mensajes: 32
Registrado: 03 Feb 2008, 20:52


Notapor archer » 30 Oct 2007, 20:17

Al principio sale una nueva tactica yo creo que seria muy pero que muy eficaz rodear las bombarderos.

Unidad: Unidad de Francotiradores del Ejército Rojo



"Un muerto es una tragedia, cientos es una estadística". Iósif Stalin

Historia (1) Países Aliados (1) URSS (1) Alemania (1) Frente occidental (1) Frente oriental (1) Ganador de concurso (3) Cinco Años (1) 2000 Mensajes (1) Contribución singular/especial (1) Contribución sobresaliente (1) Distinción personal (1)
Avatar de Usuario
Polkóvnik
archer
Polkóvnik
Medallas: 14
Victorias: 6
País 2GM: Unión Soviética
Zona/Región: Stalingrado

Mensajes: 2744
Registrado: 30 Ago 2007, 00:10



Volver a Índice general

Volver a Ciencia y Tecnología