Ir al pié de página


La Batalla de Okinawa

Moderador: guscano


La Batalla de Okinawa

Notapor albertoa » 12 Mar 2011, 23:43

La Batalla de Okinawa. La última gran batalla (marzo-junio de 1945)

Operación Iceberg



Imagen


Los prolegómenos


Antes de que hubieran terminado los combates en Iwo Jima, los bombarderos norteamericanos ya habían aterrizado sobre la isla. El 7 de abril, despegaron de allí los primeros Mustang P-51 que proporcionaban escolta diurna en los ataques a Tokio. Tres meses después de la batalla, 850 bombarderos estadounidenses habían tenido que realizar aterrizajes de emergencia en la isla. Si Iwo Jima no hubiera sido tomada, la mayor parte de ellos habrían caído al mar, de ahí la importancia de la conquista de estas islas como trampolín para los bombardeos sobre territorio japonés. Pero la ferocidad de aquella batalla sacudió la estructura del alto mando norteamericano: si la toma de una pequeña isla como esa había costado tantas vidas, ¿qué precio habría que pagar por la invasión de Japón?

Igual que Iwo Jima, la isla de Okinawa, siguiente objetivo, era de origen volcánico. Sus 67 millas de longitud estaban llenas de cuevas. Los estrategas estadounidenses comprendieron en seguida que tomar aquella isla iba a suponer una batalla aún más dura que la anterior.

Mientras MacArthur proseguía su lento avance por el frente sur del Pacífico, tratando de terminar la lucha en el archipiélago filipino y neutralizando la presencia japonesa en Borneo, Nimitz disponía sus fuerzas para lanzar una estocada mortal a Tokio: la conquista de la isla de Okinawa, la mayor del archipiélago de Riu-Kiu, abrupta, rocosa, bastante poblada y con una poderosísima guarnición.

Desde ella pensaban los norteamericanos lanzar sus aviones contra cualquier punto del suelo japonés y en ella tendrían una excelente base para aislar a Japón de todas sus fuentes de suministros.

Los planes se estudiaron antes de que finalizase la conquista de Iwo Jima y el desembarco se fijó para el 1 de abril de 1945. El mando norteamericano supuso que, al tratarse ya propiamente de suelo japonés, su dominio sería muy difícil y se dispusieron grandes medios anfibios, entre los que, por vez primera desde comienzos de 1942, los británicos quisieron integrar su flota de Extremo Oriente compuesta por 22 unidades.

De tal empresa se encargaron 170.000 soldados del X Ejército de los EE.UU., a las órdenes del General con el nombre más curioso de todo el Ejército de los EE.UU.: Simón Bolívar Buckner. Su nombre en clave fue Operación Iceberg. Se inició el 25 de marzo de 1945 con otro bombardeo masivo desde mar y aire. Por primera vez, a la fuerza norteamericana se unió la flota británica, cuyos portaaviones tuvieron que sufrir los incesantes ataques kamikazes. Tanto británicos como norteamericanos habían desarrollado técnicas para combatir tal amenaza aérea, situando buques antiaéreos a cierta distancia de la flota principal para derribar los aviones suicidas antes de que pudieran alcanzar sus objetivos. Más de 5.000 miembros de la Armada de los EE.UU. murieron en las 350 misiones suicidas lanzadas durante los desembarcos. Incluso el buque insignia japonés Yamato fue enviado en una de esas misiones. Pero el 7 de abril, tras un ataque de dos horas de los bombarderos en picado estadounidenses, el Yamato fue hundido sin haber tenido ocasión de usar sus enormes cañones contra la flota enemiga.



Okinawa: la última gran batalla


Las operaciones navales


La Armada aliada reunió una cantidad de buques de guerra sin precedentes durante abril de 1945. Cuarenta de ellos eran portaaviones (22 de ataque, con más de 2.000 aviones) y cerca de un millar de transportes y buques de desembarco. La Armada de los EE.UU. participó con 327 buques de guerra. Nunca se había reunido un número tan elevado de barcos de guerra, ni siquiera el año anterior en Europa. Durante la invasión de Normandía, los aliados habían empleado 284 buques de guerra del total de 5.700 embarcaciones de todo tipo que intervinieron en la Operación Neptuno durante el 6 de junio de 1944.


Imagen


La mayoría de los aviones de caza, de los pequeños bombarderos en picado y de los aviones de ataque a tierra fueron de la Armada de los EE.UU., con base en los portaaviones. Los japoneses habían utilizado las tácticas kamikaze desde la Batalla del Golfo de Leyte, pero por primera vez, se convirtieron en una parte importante de la defensa. Entre el desembarco estadounidense del 1 de abril y el 25 de mayo, se produjeron siete ataques kamikaze, en los que se utilizaron más de 1.500 aviones. La Marina de los EE.UU. sufrió la mayor cantidad de víctimas en esta operación que en cualquier otra batalla de la guerra, más de 5.000.


Imagen


Por su parte, las fuerzas navales británicas y de la Commonwealth proporcionarían un valioso apoyo a las fuerzas aliadas, aportando aproximadamente un cuarto del poder naval y aéreo de los aliados, con 450 aviones. Estaba compuesta por una gran cantidad y variedad de buques, entre ellos 50 buques de guerra de los cuales 17 eran portaaviones. Las cubiertas de vuelo eran más pequeñas, lo que significaba que podían transportar menos aviones que un portaaviones estadounidense, aunque por otra parte, resultaron ser más resistentes a los ataques kamikaze.

Si bien todos los portaaviones fueron proporcionados por el Reino Unido, el grupo era un combinado de la Commonwealth británica compuesta por unidades de, la Marina Real Británica, Marina Real Canadiense, Marina Real de Neozelandesa y Marina Real Australiana. Su misión era neutralizar los campos de aviación japoneses en la Islas Sakishima y proporcionar cobertura aérea contra los ataques kamikaze japoneses.

A la Flota del Británica del Pacífico se le asignó la tarea de neutralizar los aeródromos japoneses en las Islas Sakishima, lo que hizo con éxito del 26 de marzo hasta el 10 de abril. El 10 de abril, su atención se desplazó a los aeródromos en el norte de Formosa. La fuerza se retiró a la Bahía de San Pedro el 23 de abril. El 1 de mayo, la Flota Británica del Pacífico volvió a la acción, atacó de nuevo los aeródromos. Los portaaviones sufrieron varios ataques de kamikazes, pero gracias a las cubiertas de vuelo blindadas, estos no sufrieron daños irreparables y solo experimentaron una breve interrupción en sus misiones. En los de tres meses de batalla de Okinawa, los japoneses volaron en 1.900 misiones kamikaze, hundiendo a docenas de barcos aliados y matando a más de 5.000 marineros estadounidenses, al precio de 1.465 aviones kamikazes perdidos (otros 2.200 aviones japoneses y 763 aviones estadounidenses también fueron destruidos, incluso durante la batalla en tierra). Los buques que se perdieron fueron los más pequeños, en particular los destructores de la primera línea de defensa, así como destructores de escolta y buques de desembarco. Si bien los aliados no perdieron ninguno de sus portaaviones, algunos de ellos resultaron severamente dañados. Lanchas motoras con base en tierra también fueron utilizadas en los ataques suicidas de los japoneses. La prolongada duración de la campaña bajo condiciones de estrés forzó al Almirante Chester W. Nimitz a dar un paso sin precedentes, se relevo a los principales comandantes navales para que pudieran descansar y recuperarse. La flota cambió su denominación con el relevo de los comandantes navales, había comenzado la campaña como 5ª Flota, comandada por el Almirante Raymond Spruance, y la finalizo como 3ª Flota comandada por el Almirante William Halsey.


Imagen


Más de 2.000 aviones esperaban, en los campos japoneses, la batalla de Okinawa. Muchos eran kamikazes. En sus bases de Formosa y Kyu-Shu todo estaba preparado para celebrar el funeral de los pilotos, con el suicida presente, listo para despegar. En las islas Kemara, la Marina tenía preparadas más de 300 lanchas suicidas. Pero los americanos conquistaron el pequeño archipiélago, a sólo 14 millas de Okinawa, y allí se instaló la artillería de Nimitz, en lugar de los barquitos japoneses cargados de explosivos. Los americanos prepararon 280.000 hombres entre marines y soldados, 1.700 aviones de la Marina, además de los situados en aeródromos de las islas, y 1.682 buques.

Una semana antes de desembarcar, los portaaviones de Mitscher atacaron Japón para anular su aviación en lo posible. Muchos aparatos fueron abatidos o destruidos en tierra, pero los kamikazes alcanzaron al Wasp, al Yorktown y al Franklin y los averiaron seriamente. También los B-29 dejaron de martirizar temporalmente a la población civil de las ciudades, para atacar las bases aéreas.

Para disponer de una mejor plataforma de ataque y un abrigo seguro para los buques en caso de tempestad, el mando norteamericano tomó previamente los islotes de Kerama. Tal decisión resultó providencial, pues en las abundantes y amplias cuevas semiinundadas por el mar que tienen tales islotes hallaron los norteamericanos medio millar de torpedos suicidas, ingenios propulsados por potentes y silenciosos motores que, con un piloto suicida a bordo, deberían lanzarse contra los buques norteamericanos durante la noche. Su carga explosiva, de más de una tonelada, hubiera sido fatal para los buques de transporte y los portaaviones de escolta.

Pero, mientras en tierra no estallaba la tormenta, el mar y el cielo de Okinawa eran el infierno: los kamikazes se empleaban en un desesperado intento. Ya el día 1, la flota había temblado ante su visita, que voló dos buques. Dos días después, alrededor de Kerama había un cementerio marino. Desde el día 6, los suicidas desencadenaron el crisantemo flotante (Kikusui), es decir, el ataque kamikaze masivo.

En el primer Kikusui intervinieron casi 700 aparatos, de los que la mitad eran kamikazes. Tres destructores y dos transportes de municiones americanos se fueron con ellos al fondo. El día 7 de abril continuó el ataque, sufriendo cuantiosos daños y muchas bajas el acorazado Maryland y el portaaviones Hancock.


Imagen



Operación Ten-Go. La última operación de la Armada Imperial Japonesa.


El Yamato partió el 1 de abril de la base de Kure, acompañado por un crucero ligero y ocho destructores. El gigante llevaba a bordo tres almirantes y su dotación completa, de 2.767 hombres. Su misión era distraer la atención norteamericana para facilitar el ataque masivo de los kamikazes. Y, como ellos, el Yamato también marchaba hacia la muerte: su carburante, a falta de petróleo, era aceite de soja y sólo disponía de combustible para el viaje de ida.

Detectada esta flota por un submarino norteamericano, Mitscher lanzó contra ella 386 bombarderos, que iniciaron su ataque a mediodía del 7 de abril. La flota japonesa se defendió con valor y destreza, pero su artillería antiaérea estaba demasiado anticuada para frenar a los norteamericanos.

Dos horas después de iniciado el ataque, se hundió el Yamato, al que de nada sirvieron sus gigantescos cañones de 460 mm., arrastrando al fondo del mar 2.498 vidas. Bombas y torpedos terminaron también con el crucero ligero y cinco destructores. En aquella absurda misión perecieron 3.665 marinos, a cambio de 10 aviones y 12 aviadores norteamericanos.

El almirantazgo decidió sacrificar al Yamato. Evidentemente, cuando todo estaba siendo calcinado, no podía quedar intacto e inoperante aquel inmenso navío que durante toda la guerra fue el buque insignia de la Flota Combinada.


Imagen

Acorazado Yamato



Las operaciones terrestres



Imagen


Composición de las fuerzas

Las fuerzas terrestres de EE.UU. que participan incluían al X Ejercito, comandado por el Teniente General Simón Bolívar Buckner, que resultaría muerto en combate. El X Ejercito, estaba compuesto por dos cuerpos: el III Cuerpo Anfibio comandado por el Mayor General Roy Geiger, que se componía de la 1ª y 6ª División de Marines y del XXIV Cuerpo bajo el mando del Mayor General John R. Hodge, que se componía de la 7ª y 96ª Divisiónes de Infantería. La 2ª División de Marines en un principio se mantendría en reserva. La 27ª y 77ª Divisiones de Infantería del Ejército de los EE.UU. también estaban integradas en el X Ejército. En total, el X Ejército contaba con más de 180.000 hombres: 102.000 del Ejército y 81.000 del Cuerpo de Marines. Otras fuentes hablan que las tropas dispuestas para la acción eran tres divisiones del Cuerpo de Marines y tres de infantería del Ejército, que totalizaban 172.000 combatientes y 115.000 destinados a diversos servicios.

Frente a este inmenso despliegue de hombres y medios, el plan de combate japonés era sencillamente el suicidio. Las posiciones terrestres estaban en el interior. Al sur de la isla, donde había menos bosque, estaban las pistas de aterrizaje y el terreno era ideal para las fortificaciones.

Un ejército de 100.000 hombres (Ushijima) esperaba el desembarco, enterrado en sus cuevas, bien provisto de artillería y con intención de perecer en sus refugios o acribillado en los ataques banzai hechos a ciegas contra los bárbaros blancos.

Otras fuentes estiman que la fuerza japonesa defensiva se componía de unos 67.000 efectivos, otros citan 77.000, pertenecientes al 32ª Ejercito y unos 9.000 efectivos de la Armada Imperial Japonesa que se encontraban en la Base Naval de Oroku (sólo unos pocos cientos de los cuales habían sido entrenados y equipados para combate terrestre), apoyado por 39.000 habitantes de las Islas Ryūkyū (incluidos 24.000 reclutados apresuradamente para la milicia llamada Boeitai y 15.000 trabajadores no uniformados). Además de, 1.500 alumnos de escuelas secundarias organizados en primera línea del frente como Unidades de Voluntarios Hierro Sangre, mientras que 600 alumnas Himeyuri se organizaron en una unidad de enfermería.

El 32º Ejército inicialmente consistía en la 9ª, 24ª y 62ª Divisiones, y la 44ª Brigada Mixta Independiente. La 9ª División se trasladó a Taiwán antes de la invasión, dando lugar a un cambio en los planes defensivos japoneses. La resistencia primaria debería de ser en el sur, comandada por el Teniente General Mitsuru Ushijima, su Jefe de Estado Mayor, el Teniente General Isamu Chō y su jefe de operaciones, Coronel Hiromichi Yahara. Yahara abogó por una estrategia defensiva, y Chō por una ofensiva. En el norte, el Coronel Udo Takehido estaba al mando. Las tropas de la Armada fueron lideradas por el Contralmirante Minoru Ota. Se esperaba que los americanos desembarcaran de seis a diez divisiones para enfrentarse a las tres divisiones. El Estado Mayor Japonés calculaba que la calidad superior y el mayor número de armas daría, a cada división estadounidense, de cinco o seis veces la potencia de fuego de una división japonesa.



El desembarco y la batalla en tierra


Por fin llegó el 1 de abril de 1945, que coincidió ese año con el día de Pascua. A las 8:30 de la mañana, la primera andanada de artillería naval estremeció los 1.176 kilómetros cuadrados de la isla (cuya longitud máxima es de 107 kilómetros y la anchura de unos 12). Durante las tres horas siguientes, buques y aviones batieron con furia la zona de desembarco y las posiciones reales o supuestas de los japoneses.


Imagen


A mediodía, las lanchas de desembarco navegaron hacia la costa oeste, vararon y echaron sus rampas. Los soldados chapotearon hacia la playa, aplastados por el peso del equipo y por la angustia. Nada ocurrió. Sin embargo, allí no había ni un japonés.

Por la tarde, 60.000 hombres estaban en tierra sin escuchar un tiro. Dos días después, los desembarcados habían cruzado la isla sin encontrar al enemigo. Pero el 4 de abril llegaron a la línea Naha-Yanaburú, junto al castillo de Shuri, el monumento más viejo de Japón. Erigido en el siglo XVI, sobre una construcción más antigua de madera, tenía 18 kilómetros de perímetro y muros de 6 metros de espesor.

En seguida, toda la operación se convirtió en una repetición de Iwo Jima. De nuevo, las tropas de asalto encontraron pocos obstáculos en las playas, pero tuvieron que pelear furiosamente en el interior de la isla, donde los japoneses se habían atrincherado. Allí, la resistencia nipona fue fanáticamente llevada hasta la muerte. Una y otra vez se repetían los combates cuerpo a cuerpo y los ataques suicidas de los soldados imperiales. Ni se pidió, ni se concedió la menor compasión.


Imagen


Los primeros estadounidenses en tierra fueron los soldados de la 77ª División de Infantería, que desembarcaron en las Islas Kerama, a 24 kilómetros al oeste de Okinawa, el 26 de marzo de 1945. Apoyados por más tropas, que fueron llegando en sucesivos desembarcos, Kerama fue asegurada en cinco días. En estas operaciones preliminares, la 77ª División de Infantería sufrió 27 muertos y 81 heridos, mientras que los japoneses muertos y capturados fueron más de 650. Esta operación buscaba un área protegida para la flota y eliminar la amenaza de barcas suicidas. El 31 de marzo, marines del Batallón de Reconocimiento, desembarcaron sin oposición en Keise Shima, cuatro islotes a sólo 13 kilómetros al oeste de la capital de Okinawa, Naha. Se desembarcaron cañones de 155mm Long Tom para cubrir las operaciones en la isla.

En la zona norte, el desembarco fue realizado por XXIV Cuerpo y III Cuerpo Anfibio en las playas Hagushi, en la costa oeste de Okinawa el 1 de abril de 1945. La 2ª División de Marines realizó una distracción frente a las playas de Minatoga en la costa sureste para confundir a los japoneses sobre las intenciones estadounidenses y evitar que los defensores se movieran de allí. El X Ejército se extendió por todo el centro-sur de la isla con relativa facilidad, capturando las bases aéreas de Kadena y Yomitan. A la luz de la débil oposición, el general Buckner decidió proceder inmediatamente con la segunda fase de su plan, la toma del norte de Okinawa. La 6ª División de Marines encabezó el ataque en el istmo de Ishikawa. El terreno era montañoso y boscoso, con las defensas japonesas concentradas en Yae-Take, una masa retorcida de crestas rocosas y barrancos en la península de Motobu. Hubo fuertes enfrentamientos antes de que despejaran la península el 18 de abril. Mientras tanto, la 77ª División de Infantería ataco Shima, una pequeña isla en el extremo occidental de la península, el 16 de abril. Además de los riesgos convencionales, la 77ª División de Infantería encontró kamikazes, e incluso a las mujeres japonesas armadas con lanzas. Hubo fuertes enfrentamientos antes de que Shima fuera declarada asegurada el 21 de abril y se convirtió en otra base aérea para las operaciones de bombardeo aéreo contra Japón.


Imagen


En la parte sur, mientras los marines despejaban el norte de Okinawa, el XXIV Cuerpo avanzaba hacia el sur a través de la estrecha isla de Okinawa. La 7ª y 96ª División de Infantería encontraron fuerte resistencia por parte de las tropas japonesas en cuevas bien fortificadas en lo alto del terreno y entablaron un desesperado combate cuerpo a cuerpo en el centro-oeste de Okinawa a lo largo de Cactus Ridge, a unos 8 km al noroeste de Shuri. En la noche del 8 de abril el XXIV Cuerpo había despejado estas posiciones fortificadas. Los estadounidenses sufrieron más de 1.500 bajas en el proceso, mientras unos 4.500 japoneses murieron o fueron capturados, sin embargo, la batalla no había hecho más que comenzar, ya que se dieron cuenta de que no eran más que puestos de protección avanzada de la línea Shuri.

El siguiente objetivo de los aliados, era Kakazu Ridge, dos colinas que formaban parte de las defensas exteriores de Shuri. Los japoneses habían preparado bien sus posiciones. Los soldados japoneses se escondieron en cuevas fortificadas ocultas, armados con ametralladoras y explosivos. Las fuerzas estadounidenses sufrían muchísimas bajas antes de despejar cada cueva. Los japoneses enviaron, a punta de pistola, a los habitantes a la búsqueda de suministros y agua para ellos, lo que produjo numerosas bajas entre la población civil.

Con el asalto estadounidense contra Kakazu Ridge estancado, el general Ushijima, influenciado por el general Cho, decidió pasar a la ofensiva. En la tarde del 12 de abril, el 32º Ejército atacó posiciones estadounidenses en todo el frente. El ataque japonés era sostenido y estaba bien organizado. Después de un feroz combate cuerpo a cuerpo los atacantes se retiraron, sólo para repetir su ofensiva la noche siguiente. Se produjo un asalto final el 14 de abril que fue de nuevo rechazado. Todo el esfuerzo del personal del 32º Ejército les llevó a la conclusión de que los americanos eran vulnerables a las infiltraciones nocturnas, pero su superior potencia de fuego respecto a las tropas japonesas hizo que ninguno de esos contraataques resultaran efectivos, lo que obligo a los japoneses a volver a una estrategia defensiva.

La 27ª División de Infantería, que había desembarcado el 9 de abril, se hizo cargo del flanco derecho, a lo largo de la costa oeste de Okinawa. El General Hodge ahora tenía tres divisiones en la línea del frente, la 96ª en el centro y el 7ª en el este, con cada división ocupando un frente de tan sólo 2,4 km. Hodge lanzó una nueva ofensiva del 19 de abril con una barrera de fuego de más de 324 piezas de artillería, la más grande en el Teatro de Operaciones del Pacífico. Acorazados, cruceros y destructores realizaron el bombardeo, que fue seguido por 650 aviones de la Armada y de los Marines.

Se atacaron las posiciones enemigas con Napalm, cohetes, bombas y ametralladoras. Las defensas japonesas estaban ubicadas al otro lado de la ladera, por lo que la barrera de artillería y los ataques aéreos no resultaron muy eficaces, los defensores japoneses salieron de sus cuevas y atacaron a las fuerzas estadounidenses durante su avance con fuego de mortero y granadas. Los tanques lograron avanzar flanqueando Kakazu Ridge pero, no pudieron conectar con la infantería que intentaba cruzar la cresta, sin este apoyo, fueron destruidos 22 tanques. Aunque tanques lanzallamas despejaron muchas cuevas, no se registró ningún avance significativo y el XXIV Cuerpo sufrió más de 720 bajas entre muertos, heridos o desaparecidos.


Imagen


Las pérdidas podrían haber sido mayores, de no ser por el hecho de que los japoneses tenían la práctica totalidad de sus reservas de infantería más al sur, donde los marines de la 2ª División volvieron a realizar distracciones frente a las playas de Minatoga, que coincidieron con el ataque.

El 7 de abril la 77ª División de Infantería relevó a la 7ª División, y a finales de abril la 1ª División de Marines relevó a la 27ª División de Infantería. Cuando la 6ª División de Marines llegó, III Cuerpo Anfibio se hizo cargo del flanco derecho y el X Ejército asumió el control de la batalla. El 4 de mayo, el 32ª Ejército japonés lanzó una nueva contraofensiva. Esta vez Ushijima intentó desembarcar tras las líneas americanas. Para el apoyo de su ofensiva, la artillería japonesa salió al exterior. De esta manera fueron capaces de disparar unas 13.000 salvas para apoyar el avance, el fuego de la artillería estadounidense destruyó 19 piezas japonesas ese mismo día y 40 más en los siguientes dos días. El ataque fue un completo fracaso.

Tras diez días de intensos combates, el 13 de mayo, las tropas de la 96ª División de Infantería y el 763º Batallón de Tanques capturaron Conical Hill. Una colina 145 m por encima de la llanura costera de Yonabaru, al este de las principales defensas japonesas que estaba defendida por unos 1.000 efectivos. Mientras tanto, en la costa opuesta, la 6ª División de Marines combatía por Sugar Loaf Hill. Con la captura de estas dos posiciones claves, los japoneses estarían expuestos a ambos lados del Shuri. Buckner quería envolver Shuri y cerrar en la trampa a la principal fuerza japonesa de defensa.

A finales de mayo, las lluvias producidas por el monzón convirtieron los caminos en zonas pantanosas agravando la situación. El avance en tierra empezó a parecerse a los campos de batalla de la I Guerra Mundial. Las tropas vivían en campos, empapados por la lluvia y rodeados de basura y en los cementerios. Los cuerpos de los japoneses sin enterrar se hundían en el barro. Cualquier persona que se deslizara por las laderas podría encontrarse fácilmente los bolsillos llenos de gusanos al final del recorrido.


Imagen


El 29 de mayo, el Mayor General Pedro del Valle, al mando de la 1ª División de Marines, ordenó a la Compañía A, 1er Batallón del 5º Regimiento de Marines capturar el castillo de Shuri. La captura del castillo supondría un duro golpe para los japoneses, tanto estratégico como psicológico y fue un hito en la campaña. Del Valle fue galardonado con la Navy Distinguished Service Medal por su liderazgo en la lucha y la posterior ocupación y reorganización de Okinawa. La zona del Castillo de Shuri había sido bombardeada antes de este avance durante tres días, por el USS Mississippi.

Debido a esto, el 32º Ejército Japonés se retiró hacia el sur y por lo tanto a los marines les resultó más fácil la toma del Castillo Shuri. El castillo, sin embargo, estaba fuera de la zona asignada a la 1ª División de marines y solamente un frenético esfuerzo llevado a cabo por el comandante y el personal de la 77ª División de Infantería impidió un ataque aéreo y el fuego de la artillería estadounidense, que hubiera tenido el resultado de muchas bajas debido a fuego amigo. La retirada japonesa, aunque acosados por fuego de artillería, se llevó a cabo con gran habilidad durante la noche y ayudado por las tormentas. El 32º Ejército fue capaz de mover cerca de 30.000 hombres hacia su última línea de defensa en la Península de Kiyan, que en última instancia condujo a la mayor masacre en Okinawaen las últimas fases de la batalla, incluyendo la muerte de miles de civiles. Además, había 9.000 soldados de la Armada Imperial Japonesa apoyados por 1.100 milicianos atrincherados en el recinto fortificado de la Base Naval deOkinawa, en la Península de Oroku.

Ese mismo día, los estadounidenses lanzaron un asalto anfibio en la Península de Oroku con el fin de asegurar su flanco occidental. Después de varios días de una lucha encarnizada, los japoneses fueron empujados hacia el extremo sur de la isla. El 18 de junio, Buckner murió por fuego de artillería enemiga durante el seguimiento de los progresos de sus tropas. Buckner fue sustituido por Roy Geiger. Al asumir el mando, Geiger se convirtió en el único Marine en comandar un Grupo de ejército del Ejército de los Estados Unidos, en combate. Fue relevado del mando cinco días después por el General Joseph Stilwell. La isla cayó el 21 de junio de 1945, aunque algunos japoneses siguieron luchando. Los generales Ushijima y Chō se suicidaron haciéndose el Haraquiri en su cuartel general de la colina 89, en las últimas horas de la batalla. Al Coronel Yahara se le ordeno que tratara de llegar a Japón y presentara un informe al cuartel Imperial Japonés sobre la estrategia empleada en Okinawa. La misión fracasó cuando fue capturado por tropas estadounidenses mientras se hacía pasar por civil. Yahara fue el oficial de mayor rango de los que sobrevivieron a la batalla en la isla y más tarde escribió un libro titulado “La Batalla de Okinawa”.


Imagen


Las bajas


Bajas militares

Las pérdidas de EE.UU. fueron más de 50.000 bajas, de los cuales más de 12.000 murieron o fueron dados por desaparecidos. Esto hizo que fuera la batalla más sangrienta de las fuerzas de EE.UU. en todo el frente del Pacífico. Una de las víctimas más famosas fue el corresponsal de guerra Ernie Pyle, que murió por heridas de bala en Shima. Las fuerzas de EE.UU. sufrieron a su vez, la más alta tasa de bajas por fatiga de combate durante toda la guerra, con unos 20.000 soldados retirados debido a la crisis nerviosa.

La decisión del General Buckner, de atacar las defensas japonesas, fue muy costosa en vidas estadounidenses, aunque finalmente se cumplió el objetivo. Cuatro días antes finalizar la campaña, el general Buckner murió por causa del fuego enemigo, alguna de la metralla que se encontró en su cuerpo eran astillas de coral, mientras inspeccionaba a sus tropas en la línea del frente. Fue el oficial de EE.UU. de más alto rango muerto en combate durante la guerra. Al día siguiente, un segundo general, el General de Brigada Claudio M. Easley, murió por arma de fuego. En el mar 368 barcos aliados (entre ellos 120 embarcaciones anfibias) fueron dañados, mientras que otros 28, incluyendo 15 buques anfibios y 12 destructores fueron hundidos durante la campaña de Okinawa. Las bajas de la Armada de EE.UU. fueron de 4.907 muertos y 4.874 heridos, principalmente provocado por los ataques kamikaze.

Por su parte, los japoneses perdieron 16 barcos, incluyendo el acorazado Yamato. En tierra las fuerzas de EE.UU. perdieron al menos 225 tanques y muchos LVTs (Landing Vehicle Tracked. Vehículos oruga anfibios de transporte) mientras que eliminaron 27 tanques japoneses y 743 piezas de artillería (incluidos los morteros, obuses y cañones antiaéreos), algunos de ellos destruidos por el bombardeo aéreo y naval, pero la mayoría de ellos destruidos por la artillería de las tropas estadounidenses.

Las bajas japonesas fueron de más de 107.000 muertos y se capturaron unos 7.400 combatientes. Algunos de los soldados se suicidaron siguiendo el ritual “seppuku”, o se inmolaron al estallar las granadas de mano que portaban. Se calcula que un número elevado de soldados japoneses pudieron perecer dentro de las cuevas, cuando los estadounidenses las sellaban. Esta fue también la primera batalla de la guerra en la que miles de japoneses se convirtieron en prisioneros de guerra. Muchos de los prisioneros japoneses de Okinawa eran indígenas que no estaban imbuidos en la doctrina del ejército japonés de luchar hasta morir y no rendirse.

Cuando las fuerzas estadounidenses ocuparon la isla, los japoneses cogieron la ropa de los civiles para evitar su captura y los habitantes de Okinawa ayudaron a los estadounidenses al ofrecer una forma sencilla de detectar japoneses en la clandestinidad. El idioma de Okinawa es muy diferente de la lengua japonesa y en presencia de los estadounidenses, los habitantes de Okinawa interrogaban a los prisioneros en el idioma local y los que no lo entendían se consideraron soldados japoneses.


Imagen


Bajas civiles

En algunas batallas, como en la Batalla de Iwo Jima, no hubo bajas civiles, pero Okinawa tenía una elevada población civil indígena y, según diversas estimaciones, uno de cada diez, o uno de cada tres murió durante labatalla. Las pérdidas civiles en la campaña de Okinawa se estiman entre 42.000 y 150.000 muertos (más de 100.000 según la Prefectura de Okinawa). Las cifras que barajó el Ejército estadounidense fueron de 142.058 víctimas civiles, incluyendo a aquellos que murieron por fuego de artillería, ataques aéreos y en las filas del Ejército Imperial Japonés.

Durante la batalla, los soldados de EE.UU. encontraron que se hacía difícil distinguir a los civiles de los soldados. Se convirtió en rutina para los soldados de EE.UU. disparar contra las casas de Okinawa, como un soldado de infantería escribió: “nos disparaban desde un número pequeño de casas, pero las otras probablemente estaba ocupadas por los civiles y no nos importaba. Fue terrible lo de no distinguir entre el enemigo y las mujeres y los niños. Los americanos siempre hemos tenido gran compasión, especialmente por los niños. Ahora nosotros disparábamos de forma indiscriminada”. En su historia de la guerra, el Museo Conmemorativo de la Paz de la Prefectura de Okinawapresenta a Okinawa como una isla que se vio atrapada en los enfrentamientos entre Estados Unidos y Japón.

Durante la batalla de 1945, el ejército japonés mostró indiferencia a la hora de la defensa y la seguridad deOkinawa, los soldados japoneses utilizaron a civiles como escudos humanos. Militares japoneses confiscaron la comida de los habitantes de Okinawa y ejecutaban a los la escondían, un hecho que conduce a la hambruna entre la población y que obligó a los civiles a salir de sus refugios. También los soldados japoneses mataron a unos 1.000 habitantes de Okinawa que todavía hablaban un dialecto local diferente con el fin de suprimir el espionaje. El museo escribe que muchos fueron destrozados por proyectiles, otros que se encontraban en una situación desesperada fueron conducidos al suicidio, algunos murieron de hambre o sucumbieron a la malaria, mientras que otros fueron víctimas de las tropas japonesas en retirada.

Epílogo. El último infierno de arenas negras.

Durante la batalla no se mostró piedad alguna en ningún bando. Prácticamente todos los norteamericanos capturados por los japoneses fueron inmediatamente ejecutados. Por su parte, los estadounidenses emplearon lanzallamas para sacar de las cuevas al enemigo.

Se habla de violaciones en masa por ambos bandos. Más de 10.000 efectuadas por efectivos norteamericanos. Suicidios masivos de población civil ante el temor promulgado por la propaganda nipona del trato que dispensarían los aliados a los civiles. Una carnicería en toda regla que afectó de manera notable a la población civil.

Las pérdidas en el bando norteamericano durante los tres meses que duró la batalla fueron considerables. 12.500 muertos. Las bajas japonesas sencillamente escandalosas: casi 110.000 soldados y otros 75.000 civiles murieron en los constantes bombardeos o a consecuencia del fuego cruzado. En Okinawa se conoció otra dimensión más de la tragedia de la guerra: cientos de civiles japoneses se quitaron la vida saltando desde los acantilados antes de ser hechos prisioneros y muchos otros, como 85 estudiantes de enfermería que se escondían en una cueva, hoy conocida como la Cueva de las Vírgenes, cayeron abatidos al ser confundidos por soldados japoneses.


Imagen


Cuando por fin llegaron los norteamericanos hasta el cuartel general japonés, situado en una cueva de Haha, se encontraron con que los 200 soldados y oficiales habían preferido suicidarse antes que ser capturados. Los líderes de las tropas japonesas en la isla, generales Ushijima y Sho, se quitaron la vida el 22 de junio. “Me marcho sin remordimientos, vergüenza ni obligaciones”, decía Sho en su mensaje final.

Los 10.000 supervivientes japonesas formaron unidades de guerrilla compuestas por 200 hombres cada una, que compartían su escaso equipo militar y provisiones. Pero en la noche del 14 de agosto, los japoneses pudieron contemplar desde sus escondites algo asombroso: los fuegos artificiales que lanzados desde la flota aliada representaban las letras de la palabra “victory”, marcando el final de la guerra. Al principio se negaron a creerlo, pero poco a poco fueron saliendo de sus escondites en los días siguientes. Estaban demacrados y agotados. Eran 7.400 hombres dispuestos a soportar, como dijo su emperador, lo insoportable: la derrota.


Imagen

Impresionante imagen tomada por el fotógrafo Edward Kingrey de un B-24 estadounidense abatido.


El historiador Victor Davis Hanson, señala en su libro “Ripples of Battle”:

"... porque la defensa de Okinawa por parte de los japoneses, incluyendo a los propios nativos, fue feroz y porque las bajas estadounidenses eran elevadas, muchos estrategas estadounidenses buscaron una alternativa para lograr la rendición de los japoneses, que no fuera una invasión directa. Una de las alternativas era el lanzamiento de las bombas atómicas, se trabajo admirablemente para convencer a los japoneses a pedir la paz. Irónicamente, los estadounidenses estaban convencidos de que los bombardeos de las principales ciudades japonesas (que habían estado sucediendo meses antes de la invasión de Okinawa) eran mucho más eficaces a la hora de causar bajas en la población civil que las bombas atómicas y si continuaban y ampliaban los bombardeos, los japoneses se habrían rendido probablemente de todos modos. Sin embargo, las bombas fueron una potente exhibición simbólica del poder estadounidense, lo que llevo a cabo la capitulación de los japoneses, obviando la necesidad de una invasión".

En 1945, Winston Churchill calificó la batalla como una de las más intensas y famosas de la historia militar. Quizá esta batalla fue el motivo final que llevó al presidente Truman a tomar la decisión de ordenar el uso de la bomba atómica.

En 1995, el gobierno de Okinawa erigió un monumento llamado Cornerstone of Peace en Mabuni, en el lugar de los últimos combates, al sureste de Okinawa. El monumento muestra todos los nombres conocidos de los que murieron en la batalla, tanto de civiles, como de militares, japoneses y aliados. En junio de 2008 había inscritos 240.734 nombres que habían perecido en el último infierno de arenas negras.


Imagen

Monumento de la Armada Imperial Japonesa en Okinawa.



Filmografía más destacada: "La Batalla de Okinawa", de Kihachi Okamoto (1971); "The Pacific" (2010), episodio IX (Serie de TV)

Fuentes, referencias e imágenes:
La II Guerra Mundial en Imágenes, de David Boyle
Okinawa: La última batalla, de Bill Sloan
Enciclopedia de la II Guerra Mundial, Editorial Codex
Diario de un marine, de Eugene.B. Sledge
http://www.historynet.com
Wikipedia
Artehistoria
historiaguerrasyarmas.blogspot.com
http://www.virtusapparel.com
wordpress
http://www.britannica.com
historyofwar.org
http://www.okinawa.usmc.mil
Revista Life
http://www.armchairgeneral.com
http://www.navylog.org
http://www.americanveteransproject.com
http://www.mgar.net/var/pacifico3.htm
http://www.history.army.mil/BOOKS/WWII/OKINAWA/

Unidad: 29th Infantry Division (U.S Army)


"Aunque el engaño sea detestable en otras actividades, su empleo en la guerra es laudable y glorioso, y el que vence a un enemigo por medio del engaño merece tantas alabanzas como el que lo logra por la fuerza."
Nicolás Maquiavelo.

Historia (1) Gran Bretaña (1) Estados Unidos (1) Frente Africano y Mediterráneo (1) Frente del Pacífico (1) Ganador de concurso (4) Ganador de Debates (3) Experto en Debates (1) 2º Mejor Artículo Anual (1) Cinco Años (1) 4000 mensajes (1) Contribución sobresaliente (1) Distinción personal (1)
Avatar de Usuario
Colonel
albertoa
Colonel
Medallas: 18
Victorias: 11
País 2GM: U.S.A
Zona/Región: Normandía. Playa Omaha

Mensajes: 5306
Registrado: 03 Abr 2008, 23:05
País: España


Re: La Batalla de Okinawa

Notapor Tomy » 29 Mar 2012, 12:14

Magnífico resumen de la batalla de Okinawa, la última gran batalla, como bien indicas.

Los estadounidenses ya iban escaldados tras lo de IwoJima, pero las bajas que sufrieron en Okinawa fueron un indicativo desalentador ante la perspectiva de una próxima invasión por tierra de Japón.

Eso, unido quizás a la premura de acabar la guerra en el Pacífico y que Stalin no pudiera intervenir con la suficiente contundencia como para reclamar su trozo de pastel, fueron los motivos que impulsaron a Truman a lanzar las bombas atómicas.

Lo cierto es que fue una batalla sangrienta, el infierno en la tierra, tanto para los soldados de ambos lados, como para la indefensa población civil, en su mayoría de una sencillez tal, que fue fácilmente influenciada y atemorizada por el ejército japonés ante la llegada del "hombre blanco".

Particularmente triste el sacrificio inútil del Yamato y los más de tres mil marineros japoneses.

Dos fotos de sus últimos minutos

Imagen
Imagen

US navy National archives



Un saludo.

Unidad: 13e Demi-brigade de la Légion étrangère

Historia (1) Estados Unidos (1) Francia (1) Archivo y Audiovisuales (1) Ganador de concurso (1) 2º Mejor Artículo Anual (1) Tres Años (1) 500 Mensajes (1)
Avatar de Usuario
Sergent P.D.L.
Tomy
Sergent P.D.L.
Medallas: 8
Victorias: 31

Mensajes: 761
Registrado: 25 Ago 2008, 21:08


Re: La Batalla de Okinawa

Notapor tigerwittmann » 29 Mar 2012, 12:51

Saludos camaradas.

Durísima batalla, he tenido la ocasión de leer el libro de Bill Sloan y te da para imaginar lo duro que fué el enfrentamiento entre ambos bandos y el salvajismo y fanatismo con el que se combatió.
La mayor batalla terrestre en el Pacífico por el número de tropas que se enfrentaron en cada bando.
La desesperada ofensiva aeronaval japonesa kamikaze, el sacrificio inútil del Yamato (el acorazado junto con su gemelo el Musashi más poderoso de la II Segunda Mundial), el terrible sufrimiento de la población civil...

Gracias por recuperar el post Albertoa.

Saludos.

Archivo y Audiovisuales (1) Ganador de concurso (1) Ganador de Debates (1) Experto en Debates (1) Cinco Años (1) 2000 Mensajes (1) Contribución sobresaliente (1)
Avatar de Usuario
Leutnant
tigerwittmann
Leutnant
Medallas: 7
Victorias: 17
Zona/Región: En mi Pzkpfw VI Tiger en Villers Bocage

Mensajes: 2060
Registrado: 13 Abr 2009, 18:28
País: España


Re: La Batalla de Okinawa

Notapor albertoa » 29 Mar 2012, 14:33

Gracias a los dos. Este post lo recuperé hace algo más de un año. Fue víctima del ataque que sufrimos y uno de los muchos que se borraron. Por suerte siempre dejo copia de seguridad de los trabajos que hago.

Saludos.

Unidad: 29th Infantry Division (U.S Army)


"Aunque el engaño sea detestable en otras actividades, su empleo en la guerra es laudable y glorioso, y el que vence a un enemigo por medio del engaño merece tantas alabanzas como el que lo logra por la fuerza."
Nicolás Maquiavelo.

Historia (1) Gran Bretaña (1) Estados Unidos (1) Frente Africano y Mediterráneo (1) Frente del Pacífico (1) Ganador de concurso (4) Ganador de Debates (3) Experto en Debates (1) 2º Mejor Artículo Anual (1) Cinco Años (1) 4000 mensajes (1) Contribución sobresaliente (1) Distinción personal (1)
Avatar de Usuario
Colonel
albertoa
Colonel
Medallas: 18
Victorias: 11
País 2GM: U.S.A
Zona/Región: Normandía. Playa Omaha

Mensajes: 5306
Registrado: 03 Abr 2008, 23:05
País: España


Re: La Batalla de Okinawa

Notapor guscano » 29 Mar 2012, 15:16

Coincido con los compañeros en la gran calidad del artículo.


Además de lo comentado, es de resaltar que fue una de las contadas ocasiones, sino la única, en la que los Marines tuvieron la oportunidad de luchar en un ambiente totalmente urbano, durante los combates por la ciudad de Naha. Para unos hombres que prácticamente habían luchado en zonas selváticas y alejadas de todo rastro de civilización, fue una novedad.

Por otro lado, esta batalla fue, junto con la de Iwo Jima, la que convenció definitivamente a los pocos escépticos que quedaban en el gobierno americano sobre la conveniencia del lanzamiento de las bombas atómicas para obligar a Japón a rendirse. Las previsiones de muertos en la toma de Japón se efectuaron basándose en ambos enfrentamientos.


Saludos,


Guscano

Unidad: 165th Signal Photo Company

Historia (1) Uniformes y condecoraciones (2) Países Aliados (2) Zona Atlántico – Mediterráneo (1) Ganador de concurso (2) 2º Mejor Artículo Anual (1) 3º Mejor Artículo Anual (1) Articulista Destacado (1) Cinco Años (1) Forista experto (1) Calidad ejemplar (1) 2000 Mensajes (1) Contribución sobresaliente (1)
Avatar de Usuario
Captain
guscano
Captain
Medallas: 16
Victorias: 1
Zona/Región: Bosque Hürtgen

Mensajes: 3062
Registrado: 30 Jul 2009, 21:40


Re: La Batalla de Okinawa

Notapor albertoa » 29 Mar 2012, 18:41

Cierto, coincido con vuestro análisis. La Operación Downfall, que era el nombre en clave de la invasión de las Islas del Japón, habría movilizado a cerca de cuatro millones de soldados aliados y se había estimado en doscientos cincuenta mil el número de bajas aliadas. Sin duda hubiera sido la madre de todas las batallas...

Saludos.

Unidad: 29th Infantry Division (U.S Army)


"Aunque el engaño sea detestable en otras actividades, su empleo en la guerra es laudable y glorioso, y el que vence a un enemigo por medio del engaño merece tantas alabanzas como el que lo logra por la fuerza."
Nicolás Maquiavelo.

Historia (1) Gran Bretaña (1) Estados Unidos (1) Frente Africano y Mediterráneo (1) Frente del Pacífico (1) Ganador de concurso (4) Ganador de Debates (3) Experto en Debates (1) 2º Mejor Artículo Anual (1) Cinco Años (1) 4000 mensajes (1) Contribución sobresaliente (1) Distinción personal (1)
Avatar de Usuario
Colonel
albertoa
Colonel
Medallas: 18
Victorias: 11
País 2GM: U.S.A
Zona/Región: Normandía. Playa Omaha

Mensajes: 5306
Registrado: 03 Abr 2008, 23:05
País: España


Re: La Batalla de Okinawa

Notapor Gualtier Malde » 29 Mar 2012, 20:16

La invasión de Japón versus el ataque atómico, interesantísimo tema para un debate. Por cierto, artículo soberbio.
"No existe un camino para la paz, la paz es el camino". Ghandi.


Unidad: Royal Fusiliers

Ganador de Debates (3) Experto en Debates (1) 100 Victorias (1) Un Año (1) Contribución constante (1) 2000 Mensajes (1) Contribución singular/especial (1)
Avatar de Usuario
Lieutenant
Gualtier Malde
Lieutenant
Medallas: 9
Victorias: 103

Mensajes: 2223
Registrado: 19 Ago 2011, 22:10
País: Eso me gustaria saber, donde estoy y como he llegado hasta aquí


Re: La Batalla de Okinawa

Notapor guti99 » 29 Mar 2012, 20:38

Interesantisimo debate seria la verdad.
Por cierto, aunque lo lei hace tiempo, muy buen articulo que no habia dicho nada.


Unidad: 899th Tank Destroyer Battalion

"Si has de matar a alguien, cuesta poco ser amable" Sir Winston Churchill

Estados Unidos (1) Estados Unidos (1) Experto en Debates (1) Un Año (1) Tres Años (1) Contribución constante (1) 1000 Mensajes (1)
Avatar de Usuario
First Sergeant
guti99
First Sergeant
Medallas: 7
Victorias: 28
País 2GM: EE.UU
Zona/Región: Normandía

Mensajes: 1215
Registrado: 25 Abr 2011, 20:31
País: España (Zaragoza)


Re: La Batalla de Okinawa

Notapor Tercionorte » 20 May 2012, 17:37

Soberbio artículo el de albertoa, muy bueno y mejor explicado.
Muy bueno.

Unidad: 101st Airborne Division 'Screaming Eagles'


"Los viejos soldados nunca mueren, sencillamente se desvanecen."
General MacArthur.

Ganador de Debates (1) Experto en Debates (1)
Avatar de Usuario
Sergeant
Tercionorte
Sergeant
Medallas: 2

Mensajes: 394
Registrado: 08 Feb 2012, 23:13
País: Resistiendo el duro invierno cerca de Bastogne.


Re: La Batalla de Okinawa

Notapor CHESTERNIMITZ » 26 May 2012, 12:49

La verdad es que son cifras realmente altas y en lo concerniente a lo civiles es mas escandalos todavia. Un buen post si señor....

Unidad: USS Yorktown (CV-10)

Archivo y Audiovisuales (2) Ganador de Debates (1) Un Año (1) Tres Años (1) 1000 Mensajes (1) Contribución sobresaliente (1)
Avatar de Usuario
Ensign
CHESTERNIMITZ
Ensign
Medallas: 7
País 2GM: U.S.A.
Zona/Región: Pearl Harbour

Mensajes: 1896
Registrado: 04 Jul 2010, 12:57
País: Igorre, Vizcaya



Volver a Índice general

Volver a Frente Asia-Pacífico