Operación Granito

Descripción: La Operación Granito fue el nombre en clave que se dio a la operación alemana para la captura y neutralización del Fuerte Eben-Emael

Etiquetas del tema: Operación Granito

Moderadores: Erwin Rommel, Amarok

Responder
Avatar de Usuario
cocinilla
Grande Ammiraglio
Grande Ammiraglio
Mensajes: 6689
Registrado: 17 09 2009 17:58
País 2GM: Italia
Zona/Región: Mediterráneo
Ubicación: España

Operación Granito

Mensaje por cocinilla » 09 03 2015 12:56

Operación Granito


Plano del Fuerte Eben-EmaelPlano del Fuerte Eben-Emael
La Operación Granito fue el nombre en clave que se dio a la operación alemana para la captura y neutralización del Fuerte Eben-Emael

  1. ORDEN DE BATALLA
    A1. Fuerzas Alemanas
    A2. Fuerte de Eben-Emael
  2. INICIO
  3. OPERACIÓN SECRETÍSIMA
  4. ALARMA-DESPEGUE-ATAQUE
  5. EN EL SUBSUELO
  6. GALERÍA FOTOGRÁFICA
  7. FUENTES



A. ORDEN DE BATALLA

A1. Fuerzas Alemanas


Comandante de la Operación: Capitán Walter Koch.
  • Sección de Asalto Nro 1: Granite.
    Objetivo: Granito (Fuerte Eben Emael).
    Jefe: Oberleutnant (1er Teniente) Rudolf Witzing.
    Efectivos: 86 Paracaidistas Ingenieros.
    Transportes: 11 Planeadores.
  • Sección Asalto Nro 2: Hierro.
    Objetivo: Hierro (Puente Kanne).
    Jefe: Leutnant (Teniente) Walter Schachter.
    Efectivos : 80 Paracaidistas.
    Transportes: 9 Planeadores.
  • Sección Asalto Nro 3: Hormigón.
    Objetivo: Hormigón (Puente Wroenhaven).
    Jefe: Oberleutnant (1er Teniente) Wilhelm Schacht.
    Efectivos: 100 Paracaidistas.
    Transporte: 11 Planeadores.
  • Sección Asalto Nro 4: Acero.
    Objetivo: Acero (Puente Weltwezert).
    Jefe: Oberleutnant (1er Teniente) Hans Almart.
    Efectivos: 90 Paracaidistas.
    Transporte: 10 Planeadores.

A2. Fuerte de Eben Emael
  • Cúpula 120: Dos cañones de 120 mm.
  • Cúpula Norte: Dos cañones 75 mm.
  • Cúpula Sur: Dos cañones 75 mm agregados al Bloque 5.
  • Vise 1: 3 cañones 75 mm en casamata.
  • Vise 2: 3 cañones 75 mm en casamata.
  • Maastricht 1: 3 cañones 75 mm en casamata.
  • Maastricht 2: 3 cañones 75 mm en casamata.
  • MI Norte: Bloque de ametralladoras.
  • MI Sur: Bloque de ametralladoras.
  • Bloque 1: Entrada con ametralladoras y 2 cañones 60 mm antitanques
  • Bloque 2: Ametralladoras y dos cañones 60 mm antitanques.
  • Bloque 4: Ametralladoras y dos cañones de 60 mm antitanques.
  • Bloque 5: Ametralladoras y un cañón 60 mm antitanque.
  • Bloque 6: Ametralladoras y dos cañones 60 mm antitanques.
  • Canal Norte: Ametralladoras y un cañón 60 mm antitanque.
  • Canal Sur: Ametralladoras y un cañón 60 mm antitanque.
  • Fortín 01: Ametralladoras y un cañón 60 mm antitanque.



B. INICIO
Como fortificación más septentrional de Lieja, Eben-Emael se encontraba en una situación excepcional: dominaba el Canal Alberto, las carreteras que conducían a Occidente desde Maastricht y, sobre todo, los dos altos puentes de vital importancia que atraviesan el Canal entre Vroenhoven y Weltwezelt. Las otras defensas, que se extensión a lo largo de unos 700 metros de Este a Oeste y 900 metros de Norte a Sur, estaban construidas por un importante conjunto de posiciones artilleras y de infantería, emplazadas de modo que pudieran apoyarse entre si y con una defensa exterior cuidadosamente construidas en todo su perímetro. A lo largo del lado nororiental, una abrupta escarpa de 40 metros sobre el Canal, garantizaba la seguridad más absoluta. En la parte noroccidental se habían elevado las aguas del río Jeker a su nivel máximo mediante obras de ingeniería, a las que, para mayor seguridad, se le había añadido una trinchera elevada. Al oeste y al sur, donde el terreno circundante, estaba casi al mismo nivel de las fortificaciones, éstas se habían protegido con amplias zanjas y con muros e 4 metros de altura como mínimo.
Vista aérea del Fuerte Eben-EmaelVista aérea del Fuerte Eben-Emael
En 1940, la posibilidad de una rápida ruptura del frente por el Ejército alemán, entre Roermond y Lieja, dependía del hecho de poder neutralizar rápidamente estas defensas fronterizas. Por esta razón era imprescindible apoderarse de los puentes sobre el Canal Alberto antes de que sufriera daños, y poner fuera de combate a Eben-Emael. Teniendo en cuenta los preparativos del Ejército belga, no sería posible conseguir ninguno de estos objetivos empleando sistemas guerra ortodoxos, ni siquiera recurriendo a las tropas paracaidistas. Por lo tanto, el mando alemán decidió utilizar planeadores de transporte, capaces de acercarse a las posiciones enemigas de un modo silencioso e invisible, a la media luz del alba; y como hasta entonces no se había empleado nunca en tan amplia escala como medio de combate, tendría su favor el importante “factor sorpresa”.

Pero para que este factor sorpresa fuera efectivo era indispensable que los planeadores aterrizaran en el mismo instante en que el ejército alemán comenzara a cruzar la frontera. Por lo tanto, el Ejército debía establecer el momento de su ataque adaptándose a las exigencias de los paracaidistas, y solo después de mucho insistir en dar la prioridad a un medio tan poco conocido y hasta entonces nunca experimentado. Ante todo, existía el peligro de que la misión fracasara si los atacantes experimentaban grandes pérdidas durante el despegue, el vuelo, el aterrizaje y, sobre todo, durante el periodo crítico en que las tropas aerotransportadas se encontrasen dentro del alcance de las armas de la infantería enemiga. No obstante, este periodo crítico podía reducirse empleando frenos aerodinámicos y paracaídas de frenaje. Además, con planeadores que poseían un ángulo de plano mínimo de 1:12, soltándose a una cota de 2.000 metros y a una distancia de 24 km del objetivo, un piloto experto podía aterrizar dentro de un radio de 20 m de un punto preestablecido.
Croquis del Fuerte Eben-EmaelCroquis del Fuerte Eben-Emael
La misión de expugnar Eben-Emael y ocupar los puentes del Canal Alberto se encomendó al destacamento de tropas de asalto “Koch”, formado en Hildesheim en noviembre de 1939 bajo las órdenes del Capitán Koch. La unidad estaba constituida por la 1ª Compañía del 1er Regimiento de Paracaidistas, el destacamento de Zapadores Paracaidistas de la 7ª División Paracaidista (en esta época, la única división alemana de paracaidistas), la unidad de Planeadores de Transporte, un destacamento de balizaje y reflectores y una pequeña unidad del campo de aviación. A este contingente se añadía una unidad de Junkers Ju 52 destinados a efectuar el arrastre. La misión de la compañía paracaidista era la de apoderarse de los puentes de Vroenhoven, de Weltwzelt y de Canne. El ataque a la fortaleza de Eben-Emael se encomendó al destacamento de zapadores de asalto.



C. OPERACIÓN SECRETÍSIMA
Durante seis meses se había concedido a esta operación una prioridad absoluta. El secreto era cuestión vital, puesto que el éxito (más aún, de la supervivencia) dependía del hecho de sorprender al enemigo. Se informo a todos de ello y se les sometió a especiales y drásticas medidas: el adiestramiento, los detalles el equipo, los procedimientos tácticos y el objetivo tenía que mantenerse en un secreto absoluto; algunos no supieron el nombre de la fortaleza hasta después de haberla tomado. No se concedió licencia alguna, y se les prohibió entrar en contacto con otras unidades. El destacamento cambió continuamente de localidad, bajo diversos nombres supuestos, y se suprimieron todos los distintivos de paracaidistas de los uniformes. Hasta la práctica con los planeadores, en la zona de Hildesheim, se realizó a escala muy reducida; los planeadores se desmontaron después, se transportaban a Colonia y se montaban de nuevo en hangares y vigilados por ellos mismos.
La toma de los puentes de Veldwezelt, Vroenhoven y del Fuerte Eben Emael
Asignaron a la misión 11 planeadores y a continuación, cuando el plan llegó a una fase de elaboración más avanzada, se dividió a los integrantes de la operación en 11 pelotones de 7 a 8 hombres cada uno. Cada pelotón tenía que apoderarse de dos plataformas de artillería o de dos casamatas y estar preparados, además, para sustituir a cualquier otro que hubiera quedado fuera de combate. El día X se aplazó varias veces, pero esto no influyó en la moral de la tropa, ya que todo el tiempo lo empleaban en entrenar y experimentar nuevos procedimientos tácticos. Además de lanzallamas y de escalas de asalto desmontables, que ellos mismos prepararon, el equipo incluía 2,5 toneladas de explosivo: se trataba especialmente de cargas huecas que se usarían por primera vez en Eben-Emael para hacer saltar los bunkers. Asimismo los hombres del destacamento de asalto tenían en dotación las siguientes armas: Seis fusiles ametralladoras, fusiles automáticos, granadas de mano, pistolas, granadas fumígenas, útiles de trabajo y una radio. Para indicar lo cuidadosamente que se había preparado la operación, fue el de lanzar en paracaídas, detrás del Canal Alberto, numerosos muñecos vestidos de uniformes. Y como se había previsto, esto creó gran confusión en los mandos belgas.



D. ALARMA-DESPEGUE-ATAQUE
Después de seis meses de reclusión, por fin escucharon la señal de salida, era las primeras horas del 9 de Mayo de 1940. De acuerdo con lo previsto, el destacamento de asalto Koch se reunió en los aeródromos de Colonia-Ostheim y de Colonia-Butzweilerhof, y cuando cayó la noche, los aviones encargados de efectuar el remolque de los planeadores salieron a la pista, se engancharon estos últimos y cada uno de los componentes de la operación ocupó su puesto. El despegue se realizó a las 04:30 horas, el momento se eligió con toda precisión para que el grupo de asalto aterrizase simultáneamente, a las 05:25 en los puentes, y en Eben-Emael, cinco minutos antes de que el Ejército cruzara la frontera. Los planeadores desplegaron en la oscuridad más absoluta e iniciaron su viaje nocturno. Entre una ligera neblina, a través de la cual apenas se podía divisar los contornos de las fortificaciones, nueve planeadores aterrizaron en el fuerte Eben-Emael (dos se perdieron durante el vuelo). Cuando se acercaron, entraron en acción las ametralladoras antiaéreas, pero cuando tomaron tierra los pelotones, se lanzaron al ataque al mando del segundo jefe, que sustituyó temporalmente al comandante del destacamento (que se encontraba entre los planeadores perdidos).
Algunos integrantes del asalto posan tras ser relevadosAlgunos integrantes del asalto posan tras ser relevados
Todos los hombres habían sido perfectamente adiestrados para la consecución de de sus misiones específicas y para la realización de las órdenes, que, dada la exigüidad numérica del destacamento (85 hombres, incluidos los pilotos), era necesario ejecutar del modo más escrupuloso. Después de un estudio preventivo de la acción, basado en fotografías aéreas y de un mapa en relieve de la zona realizado a escala, llegaron a la conclusión de que el ataque inicial debía limitarse a las instalaciones centrales. Primero, era preciso destruir todas las armas de infantería y las ametralladoras antiaéreas que se hallasen a descubierto; después las piezas de artillería, sobre todo las que estaban orientadas en dirección norte. La rapidez era de una importancia vital, por cuanto todo lo que no consiguieran hacer en los primeros sesenta minutos sería después imposible por la creciente eficacia de las defensas enemigas.
El puente de CanneEl puente de Canne
Lo primero que se capturó fue la posición antiaérea Nº 1. Los ocupantes de la casamata Nº 2 pusieron cierta resistencia, pero en seguida se los redujo al silencio; en los primeros diez minutos los pelotones atacaron con éxito absoluto nueve obras ocupadas y defendidas Nº 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10 y 11), si bien, la Nº 7 comenzó mas tarde a hacer fuego desde la cúpula enterrada. Se colocaron cargas en siete de las cúpulas enterradas, cinco de las cuales estallaron con éxito total; se destruyó nueve cañones de 75 mm en tres casamatas, mientras en la Nº 8 (una cúpula acorazada aplanada de seis metros de diámetro, cuya coraza resistió una potente carga hueca de 50 kg) se inutilizaron por completo dos cañones gemelos de 120 mm. Como curiosidad, los dos planeadores que se perdieron (por rotura del cable de arrastre, al sur de colonia), lograron llegar a la zona tres horas después.



E. EN EL SUBSUELO
La misión final en Eben-Emael era la de interrumpir en los accesos fortificados y efectuar el ataque en la parte subterránea del fuerte, manteniéndose en las posiciones conquistadas hasta la llegada de refuerzos. Tras unas horas de ligeros combates consiguieron localizar los accesos y penetrar en las dependencias ya capturadas; pero entonces la artillería belga comenzó a batir las posiciones de los pelotones que se encontraban en el exterior, mientras la infantería comenzó a lanzar repetidos ataques. Más tarde se supo que no se trataba de un contraataque, sino tan solo de acciones de reconocimiento. Durante la tarde y por la noche, los pelotones hicieron explosión grandes cargas (hasta 100 kg) en los fondos de los pozos de salida, bajo las instalaciones Nº 3, 4 y 6. Cada pozo tenía unos 40 metros de profundidad y estaban defendidos por obstáculos formados por carriles y sacos terrenos; las explosiones resultaron muy aparatosas en las estrechas galerías.

Mientras tanto, las unidades de asalto aterrizadas en Vroenhoven y Weltwezelt cumplieron con excito su misión: se apoderaron de los puentes intactos y, con ayuda de ametralladoras, lo defendieron eficazmente. Pero en Canne, los belgas consiguieron volar el puente. En esa zona, los paracaidistas se vieron obligados a sostener duros combates durante todo el día, lo que impidió atravesar el canal a un batallón de zapadores que fue enviado a ayudar a las fuerzas que estaban conquistando Eben-Emael. Los intentos de atravesar el canal en bote de goma eran prácticamente imposibles a causa del fuego de la posición artillera Nº 15, situado junto al canal. Después de mucho esfuerzo consiguieron neutralizar parcialmente esta posición, colocando cargas explosivas a fin de bloquear, con humo y tierra, las tronera de la cúpula de observación.

A las 7 del día 11 de mayo, un pelotón avanzado de zapadores, al mando del Sargento Portsteffen, después de cruzar en un bote de goma el canal frente a la posición artillera Nº 14, llego finalmente al fuerte. En seguida aquellos hombres silenciaron la citada posición, así todo el batallón de zapadores pudo entrar en el fuerte. A mediodía, otras tropas consiguieron trepar por la escarpada occidental, y las últimas posiciones belgas (Nº 7, 15 y 16) dejaron de hacer fuego. La guarnición había capitulado. Según fuentes belgas, en el momento del ataque al fuerte solo se encontraron 750 de los 1.200 hombres que constituían su guarnición; al parecer, el 15% estaba de permiso y los restantes acantonados en los pueblos vecinos. Muchos llegaron más tarde.
Un paracaidista alemán en la Colina de Kanne, junto a una fosa común de caídos belgasUn paracaidista alemán en la Colina de Kanne, junto a una fosa común de caídos belgas
Los belgas tuvieron 23 muertos y 59 heridos, en tanto que de los 85 zapadores alemanes que entraron en acción el 10 de mayo, 6 resultaron muertos, y 15 heridos, sin contar las heridas recibidas en el momento del aterrizaje. En la Historia Militar, el asalto de Eben-Emael fue el primer ataque de zapadores de asalto realizado desde el aire. Su éxito se debió la eficacia y entusiasmo de estos soldados paracaidistas, a las nuevas armas y a los nuevos sistemas de transporte empleados, a la minuciosa preparación, a la participación de la Luftwaffe y a una organización de mando sencilla y funcional.



F. GALERÍA FOTOGRÁFICA

La Casamata Abri N de Veldwezelt tras el asaltoLa Casamata "Abri N" de Veldwezelt tras el asalto

El Teniente Rudolf Witzig, lidero del grupo de asaltoEl Teniente Rudolf Witzig, lidero del grupo de asalto

El puente de LanayeEl puente de Lanaye

Eben-Emael, el 16 de mayo. En primer plano, el planeador del Grupo Nº 1Eben-Emael, el 16 de mayo. En primer plano, el planeador del Grupo Nº 1

Efecto de una carga hueca sobre la cúpula de observación del Bloque IIEfecto de una carga hueca sobre la cúpula de observación del Bloque II

Mapa de situación de las tropasMapa de situación de las tropas

Mapa de Eben Emael. El canal AlbertoMapa de Eben Emael. El canal Alberto

El Canal Alberto en 1939. A la izquierda el Fuerte Eben-Emael y a la derecha la exclusa de LanayeEl Canal Alberto en 1939. A la izquierda el Fuerte Eben-Emael y a la derecha la exclusa de Lanaye



G. FUENTES
Imagen
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons


Unidad: Decima Flottiglia MAS
Imagen
US Antarctic Expedition (1) Orden Lenina (2) Distinguished Service Cross (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Order of Merit (1) Panzerkampfwagenabzeichen (1) Navy Cross (1) Ordre du Mérite Maritime (1) Distinguished Service Cross (1) Flotten-Kriegsabzeichen (1) Croce al Valore di Guerra (1) Kyuokujitsu-sho (1) Distinguished Flying Cross (1) Médaille Commemorative de la Guerre (1) Flugzeugführerabzeichen (1) Japón (1) Purple Heart (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Corpo di Spedizione Italiano in Russia (1) Battle of the Bulge (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (9) Orden del Millón de Elefantes (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
abhang
General der Flieger
General der Flieger
Mensajes: 7070
Registrado: 18 06 2010 18:09
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Montecassino
Ubicación: España

Re: Operacion Granito

Mensaje por abhang » 10 03 2015 19:07

Buen artículo de esta loable hazaña de los fallschirmjäger, en la época que se realizó, causó asombro y fama.

Saludos y gracias por el artículo, camarada.
El sudor ahorra sangre, la sangre ahorra vidas, y el cerebro, las dos cosas. (Erwin Rommel)


Unidad: 1. Fallschirmjäger Division
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (4) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Responder