Operación Avalanche. El desembarco en Salerno

Descripción: Desembarco aliado en Italia continental el 3 de septiembre de 1943 por el 15.º Grupo de Ejército del general Harold Alexander.

Etiquetas del tema: Desembarco en Salerno Operación Avalanche

Moderadores: Erwin Rommel, Amarok

Responder
Avatar de Usuario
tigerwittmann
Oberst
Oberst
Mensajes: 2952
Registrado: 13 Abr 2009 19:28
Zona/Región: En mi Pzkpfw VI Tiger en Villers Bocage
Ubicación: España

Operación Avalanche. El desembarco en Salerno

Mensaje por tigerwittmann » 01 Nov 2015 12:49

OPERACIÓN AVALANCHE. DESEMBARCO EN SALERNO


9 de septiembre de 1943, se abre el frente italiano en Salerno9 de septiembre de 1943, se abre el frente italiano en Salerno

  1. Antecedentes. Orígenes de la batalla
  2. Orden de batalla
    • Alemania
    • Fuerzas angloamericanas
  3. Ejércitos enfrentados
  4. Planes de batalla
  5. Operación Avalanche
    • Los desembarcos
    • Expansión de la cabeza de puente
    • El Contraataque alemán
    • Victoria aliada y retirada alemana
  6. Consecuencias. Balance de la batalla
  7. Galería fotográfica
  8. Fuentes

Invasión aliada del sur de ItaliaInvasión aliada del sur de Italia

1. Antecedentes. Orígenes de la batalla

El 16 de agosto de 1943, tropas del 7º Ejército de Estados Unidos (Patton) entran en Messina. La campaña de Sicilia llega a su fin. Sin embargo la victoria aliada no fué completa. El grueso de las fuerzas alemanas había evacuado la isla casi sin problemas. Unos 62.000 soldados italianos y 40.000 alemanes, junto a 10.000 vehículos (incluidos blindados y tanques) y varios miles de toneladas de combustible y municiones fueron transportadas a Calabria por el estrecho antes de la caída de Messina. Las fuerzas del Eje no habían sido echadas a empujones de Sicilia ni derrotadas u obligadas a rendirse como lo habían sido en Túnez.

Para los angloamericanos la campaña de Sicilia acabó con dividendos positivos en términos territoriales y políticos. En Italia la inquietud y el descontento se dejaban sentir cada vez más y era evidente que se estaba buscando el mejor modo de abandonar la lucha. El 24 de julio se reunió en Roma el último Gran Consejo del fascismo, en el cual Mussolini no fue respaldado por la mayoría de sus propios partidarios. Como resultado de esto, el día 25 de julio Mussolini es detenido y el rey Víctor Manuel III nombra al Mariscal Pietro Badoglio nuevo presidente del Consejo (Gobierno). Las primeras declaraciones de Badoglio indicaban la intención oficial de continuar la lucha junto a su aliado alemán, pero sus con sus palabras se advertía que trataba de aplacar a los alemanes, mientras las verdaderas intenciones eran intentar negociar por su cuenta una salida de la guerra.

Volviendo al aspecto militar, desde el Cuartel General de Eisenhower en Argel se estaban trazando los planes para invadir la península italiana. La conducción de las operaciones militares en Italia recayeron sobre el 15º Grupo de Ejércitos del general británico sir Harold Alexander. Este Grupo de Ejércitos consistía en el 8º Ejército británico (Montgomery) y el 5º Ejército de Estados Unidos (Clark).

Se consideraron una y otra vez diversos planes para la invasión de la península italiana y la decisión final se redujo a tres operaciones anfibias. La primera ("Baytown") requería que dos divisiones británicas del 8º Ejército cruzaran el estrecho de Messina para invadir Calabria, la segunda ("Avalanche") establecía un desembarco de dos cuerpos (VI de EEUU y X británico, ambos pertenecientes al 5º Ejército de Estados Unidos) en las playas de Salerno, a 80 kilómetros al sur de Nápoles y tomaran ese puerto. La tercera opción denominada "Slapstick" requería el lanzamiento de la 1ª División Aerotransportada británica sobre el puerto de Tarento para establecer una cabeza de puente en el talón de la península italiana como base de partida para futuras operaciones del 8º Ejército de Montgomery en la costa del Mar Adriático.

Será la Operación Avalanche, el desembarco angloamericano en Salerno, la protagonista de este artículo.

Eisenhower y Montgomery observan la costa de Calabria desde la ciudad siciliana de MessinaEisenhower y Montgomery observan la costa de Calabria desde la ciudad siciliana de Messina

2. Orden de batalla


Alemania

OB Süd (Oberbefehlshaber Süd) (Generalfeldmarschall Albert Kesselring)

10º Armee (General der Panzertruppen Heinrich von Vietinghoff)

XIV Panzer Korps (General der Panzertruppen Hermann Balck)
  • 16ª Panzer Division (Generalmajor Rudolf Sieckenius)
  • Luftwaffe Panzer Division Hermann Göring (Generalleutnant Paul Conrath)
  • 15ª Panzergrenadier Division (Generalmajor Eberhard Rodt)
LXXVI Panzer Korps (General der Panzertruppe Traugott Herr)
  • 29ª Panzergrenadier Division (Generalmajor Walter Fries)
  • 3ª Panzergrenadier Division (Generalmajor Hubert Grässer)
  • 26ª Panzer Division (Generalmajor Smilo Freiherr von Lüttwitz)
  • 1ª Fallschirmjäger Division (General der Fallschirmtruppe Richard Heidrich)
Generalfeldmarschall Albert KesselringGeneralfeldmarschall Albert Kesselring

General der Panzertruppen Heinrich von VietinghoffGeneral der Panzertruppen Heinrich von Vietinghoff

General der Panzertruppen Hermann BalckGeneral der Panzertruppen Hermann Balck
General der Panzertruppen Traugott HerrGeneral der Panzertruppen Traugott Herr

Fuerzas angloamericanas

15th Army Group (General Sir Harold Alexander)

US 5th Army (Lieutenant General Mark Clark)
  • US Ranger Force (Lieutenant-Colonel William O. Darby)
  • British Special Service Brigade (Brigadier Robert Laycock)
  • 82nd Airborne Division “All American” (Major General Matthew Ridgway)
US VI Corps (Major General Ernest J. Dawley)
  • US 36th “Texas” Infantry Division (Major General Fred L. Walker)
  • US 3rd Infantry Division (Major General Lucian Truscott)
  • US 34th Infantry Division (Major General Charles W. Ryder)
  • US 45th Infantry Division (Major General Troy H. Middleton)
British X Corps (Lieutenant General Richard McCreery)
  • Royal Scots Greys
  • 40th Royal Tank Regiment
  • 56th British (London) Infantry Division (Major General Douglas Graham)
  • 46th British (North Midland) Infantry Division (Major General John Hawkesworth)
  • 7th British Armored Division (Major General George Erskine)
Allied Naval Forces - Mediterranean (Admiral Andrew Cunningham)

Western Task Force (Admiral H.K. Hewitt)

General sir Harold AlexanderGeneral sir Harold Alexander

Lieutenant-General Mark W. ClarkLieutenant-General Mark W. Clark

Lieutenant-General Richard McCreeryLieutenant-General Richard McCreery

Major-General Ernest J. DawleyMajor-General Ernest J. Dawley

3. Ejércitos enfrentados


Alemania

A pesar de que había tenido pérdidas importantes en Sicilia, el Ejército alemán en el sur de Italia estaba lejos de ser una fuerza débil como sugerían los informes de inteligencia aliados.

Aunque al Ejército alemán le era difícil reponer las pérdidas humanas y materiales, seguía siendo una fuerza bien dirigida, muy motivada y profesional. A diferencia de las tropas aliadas del 5º Ejército de Clark, los hombres del 10º Armée eran soldados aguerridos que conocían perfectamente su trabajo.

La 16ª Panzer Division fue desplegada en la llanura de Salerno. Esta unidad fue organizada originariamente en 1940 y fue destruida en 1943 en la batalla de Stalingrado. Fue refundada en torno a un grupo de veteranos del frente oriental en marzo de 1943. Era una unidad bien dirigida, aunque carecía de tanques. Uno de sus dos batallones estaba ausente e inmerso en el proceso de reequipamiento con el nuevo tanque Panzer V Panther. La división fue dividida en cuatro Kampfgruppen que tuvieron que mantener sus posiciones ante el poder ofensivo del 5º Ejército norteamericano hasta la llegada de refuerzos.

La Panzer Division “Hermann Goering” era una unidad cuyos orígenes se remontaban a mediados de la década de 1930. Esta formación de la Luftwaffe fue un ejército privado del Reichsmarschall Goering y era considerada una unidad muy politizada por la ideología nazi. En 1943 fue desplegada en Sicilia donde sufrió unas pérdidas importantes. Al ser la unidad privada de Goering recibió con prontitud nuevos refuerzos durante el tiempo de recuperación y descanso en Nápoles, recuperando gran parte de efectividad en el combate. Aun así sufría una escasez importante de tanques y vehículos. El Generalleutnant Paul Conrath mandaba esta unidad durante este periodo, pero estaba de baja cuando los aliados desembarcaron en Salerno, por lo que el mando fue a parar a manos del Generalmajor Wilhelm Schmalz. Sus hombres pelearon con tesón y gran celo y fueron considerados rivales difíciles por los comandos británicos a los que se enfrentó.

La 15ª Panzergrenadier Division del Generalmajor Rodt fue otra formación que combatió en Sicilia y que carecía de tanques y vehículos. Esta unidad fue refundada en mayo 1943 de los restos de la división del mismo nombre que había sido destruida en el Norte de África. Después de la campaña de Sicilia fue estacionada en Gaeta cuando los aliados desembarcaron en Salerno y estaba en proceso de reconstrucción cuando se le ordenó avanzar en dirección sur a Salerno.

La 3ª Panzergrenadier Division llegó a Italia tres meses antes y fue estacionada en las afueras de Roma. Los elementos mejores equipados de esta unidad fueron traslados de Frascati (al sur de Roma) hacia Nápoles donde quedaron bajo el control del 10º Armée.

La 29ª Panzergrenadier Division y la 26ª Panzer Division estaban estacionadas en Calabria, donde llegaron después de participar en la batalla de Sicilia. La 29ª Panzergrenadier Division comenzó su historia como división de infantería y fue destruida en Stalingrado en 1943. Fue refundada en marzo de 1943 como división de panzergrenadiere a partir de un grupo de veteranos supervivientes de la unidad original. Era considerada como una división muy eficaz a pesar su falta de vehículos y equipamiento.

La 26ª Panzer Division había servido como una unidad de guarnición en Francia hasta que fue enviada a Italia en junio de 1943. No era una unidad con experiencia cuando fue enviada al frente aunque pronto adquirió la experiencia necesaria al enfrentarse con las tropas del 5º Ejército de Clark.

Durante la batalla en Salerno el factor más importante para la victoria resultó ser la artillería de campaña y el bombardeo naval. Los veteranos soldados alemanes no tuvieron respuesta a la abrumadora potencia de fuego de la que disponían los aliados.

En el breve tiempo que duró la campaña de Salerno, las divisiones alemanes raramente fueron desplegadas en su totalidad. En su lugar se crearon Kampfgruppen que destacaron por su tenacidad y combatividad.

Flak de 88 mm camufladoFlak de 88 mm camuflado

Fuerzas angloamericanas

La mayor parte de las divisiones y unidades angloamericanas que participaron en la Operación Avalanche no habían adquirido la experiencia necesaria en combate. La Brigada de Comandos británica y en menor medida los Rangers estadounidenses habían visto acción y su alto nivel de preparación y motivación los hacía unos luchadores excepcionales. Por este motivo fueron utilizados ampliamente durante esta campaña. Sus líderes también eran más propensos a tomar iniciativas propias que los de las unidades regulares.

Otra unidad muy destacable era la 82ª División aerotransportada estadounidense, bien entrenada y relativamente experimentada. Había visto acción en Túnez y Sicilia. En la Operación Avalanche sería utilizada como reserva, lista para entrar en combate donde fuera necesario. Aún carecía de la artillería y de armas antitanque de una división de infantería normal, lo que la hacía vulnerable a los enfrentamientos con los blindados enemigos.

La 46ª División británica (North Midland) se formó a partir de unidades del Ejército Territorial y a pesar de su nombre, sus hombres procedían de todos los rincones de Inglaterra. Esta unidad participó en la caída de Francia en 1940 y se mantuvo en el Reino Unido hasta finales de 1942. Fue enviada a Túnez como parte del 1er Ejército Británico y participó en los combates sufriendo una importante cantidad de bajas. Estas bajas fueron suplidas por tropas carentes de experiencia. Por lo tanto esta división se podía calificar como fiable, especialmente en defensa, pero carente de agresividad para acometer ataques de envergadura.

La 56ª División de infantería británica también había combatido en las etapas finales de la Campaña de Túnez aunque su participación fue mínima. Estaba compuesta en su mayoría por hombres que pertenecieron al Ejército Territorial y aunque bien entrenados, carecían de experiencia en la lucha. Dos de sus brigadas tenían amplia experiencia, especialmente la 201ª Brigada de la Guardia (anteriormente Brigada 22ª de la Guardia) que había pasado dos años luchando en el Norte de África. Durante la campaña de Salerno esta unidad perdería gran parte de sus efectivos en los intensos combates contra la “Factoría de Tabaco” y al oeste de Battipaglia.

La 36ª División de Infantería de Estados Unidos estaba formada por hombres la Guardia Nacional de Texas que tenían muy poca experiencia en el campo de batalla. Cuando llegaron al Norte de África las tropas fueron sometidas a un exhaustivo entrenamiento y durante la campaña de Sicilia la división estuvo en la reserva. En septiembre su comandante, Fred L. Walker consideró que la división ya estaba lista para el combate. Durante la campaña de Salerno, la división combatió bien pero aún le faltaba bastante para equipararse a sus rivales alemanes.

El general Dawley (comandante del VI Cuerpo de Estados Unidos), consideró que la 45ª División de Infantería debería participar en la operación. Esta unidad estaba formada por elementos de la Guardia Nacional de Oklahoma, Nuevo México, Arizona y Colorado. Aunque no muy preparada para entrar en combate, su poca experiencia durante la lucha en Sicilia, hizo que sus hombres destacaran en Salerno por su aguerrida capacidad en combates defensivos, especialmente en la Fábrica de Tabaco y en Altavilla.

La 7ª División Blindada británica, conocida como las “ratas del desierto”, era la unidad con mejor formación, experiencia y capacidad de combate del 5º Ejército de Estados Unidos. Después de tres años de dura lucha contra las tropas italo-germanas en el Norte de África, pocas unidades del bando aliado tenían la experiencia de esta aguerrida división.

Otros refuerzos, especialmente unidades norteamericanas, llegaron a Salerno demasiado tarde para tomar un parte activa en la campaña.

10 de septiembre de 1943, tropas británicas entrando en la ciudad de Salerno10 de septiembre de 1943, tropas británicas entrando en la ciudad de Salerno

Tropas estadounidenses en las ruinas de PaestumTropas estadounidenses en las ruinas de Paestum

4. Planes de batalla


Alemania

Los alemanes sabían que la invasión de la península italiana estaba próxima, pero no sabían en qué lugar o lugares se iba a producir. Por lo tanto el 10º Armee (Von Vietinghoff) tuvo que pensar en las diferentes opciones que los aliados podían tomar. El XIV Panzer Korps (Hermann Balck) fue desplegado en torno a Nápoles y Salerno de la siguiente manera: La Hermann Goering fue acantonada en las afueras de Nápoles, la 15ª Panzergrenadier cubrió la costa del Golfo de Gaeta y la 16ª Panzer Division frente al Golfo de Salerno. Si los aliados desembarcaban allí, las demás divisiones serían capaces de llegar a la zona en menos de un día.

Al sur el LXXVI Panzer Korps fue desplegado en Calabria y Apulia. La 29ª Panzergrenadier estaba estacionada en Reggio Calabria, mientras que la 26ª Panzer estaba más hacia el interior de la región montañosa al sur de Potenza. La tercera división del cuerpo, la 1ª Fallschirmjäger, fue acantonada en Apulia, con la orden de defender los puertos de Bari, Brindisi y Taranto (Tarento). En caso de una invasión por el sur, estas unidades usarían el terreno favorable para retrasar a los aliados, mientras podían esperar los refuerzos situados más al norte.

En caso de un ataque más al norte, cerca de Salerno o Nápoles, el LXXVI Panzer Korps estaría disponible para reforzar la cabeza de playa, avanzando por la carretera que comunicaba Potenza con Salerno. En caso de un desembarco aliado en ambos lugares, las órdenes del comandante del cuerpo (Traugott Herr) eran de intentar detener al enemigo en el sur y liberar las tropas posibles para reforzar al XIV Panzer Korps en Salerno y Nápoles. También el XIV Panzer Korps podía esperar refuerzos del norte, especialmente del XI Fliegerkorps que estaba estacionado en Roma, con la 2ª Fallschirmjäger en las colinas de Frascati y la 3ª Panzergrenadier desplegada al norte de Ostia. Este Fliegerkorps estaba bajo el control directo del Generalfeldmarschall Kesselring, pero podía ser enviado donde la situación requiriera.

Más tropas alemanas estaban disponibles, pero al estar estacionadas en el Norte de Italia necesitaban mucho más tiempo para llegar a las playas de invasión.

La estrategia alemana consistía en fijar a los aliados en su cabeza de puente y poner en marcha una serie de poderosos contraataques con armas combinadas. Cuando el grueso de los refuerzos hubiera llegado, un gran ataque debería arrojar a los enemigos hacia el mar.

Se esperaba que las primeras oleadas de desembarco aliadas fueran de infantería, y se suponía que las fuerzas mecanizadas alemanas serían capaces de anular a las fuerzas de desembarco antes que los aliados fueran capaces de reunir en las playas los suficientes tanques. Del mismo modo, descontando el poderío de la artillería naval de los aliados, los alemanes suponían que sus baterías de artillería, situadas en el terreno elevado más allá de las playas estaban en las mejores condiciones para lanzar un fuego directo sobre las playas de desembarco.

En definitiva, los alemanes pensaban que su éxito para rechazar a las tropas aliadas consistía en reaccionar con prontitud y golpear con rotundidad las playas de desembarco, antes de que el enemigo fuera capaz de consolidar sus posiciones.

Posiciones alemanas en el golfo de SalernoPosiciones alemanas en el golfo de Salerno

Fallschirmjägers sobre un SdKfz 321 de la 15ª Panzergrenadier dirigiéndose hacia el frenteFallschirmjägers sobre un SdKfz 321 de la 15ª Panzergrenadier dirigiéndose hacia el frente

Fuerzas angloamericanas

La Operación Avalanche, el desembarco anfibio en Salerno, era una operación compleja que puso a prueba las habilidades de planificación de los aliados. Era una interacción entre los elementos de tierra, marítimos y aéreos y como tal operación dependía de una serie de complejas variables.

A los planificadores les surgió un importante problema, pues había una seria escasez de lanchas de desembarco. Muchas de las lanchas utilizadas para los desembarcos en la Operación Husky (Sicilia) y Baytown (Calabria) fueron reutilizadas en Avalanche, aunque debido a las pérdidas en combate y problemas mecánicos, el número disponible disminuyó.

Avalanche era una operación audaz, que potencialmente podía tener significativos dividendos para los aliados si resultaba un éxito. El premio era la ciudad de Nápoles, la más importante del sur de Italia, que poseía las mejores instalaciones portuarias en la costa occidental de Italia junto con Génova. Los aliados necesitaban el puerto de Nápoles para suministrar los pertrechos necesarios a su ejército a medida que este avanzaba hacia el norte con dirección Roma. Ambos bandos enfrentados entendían la importancia de este gran puerto y estaban dispuestos a luchar duro por su posesión.

El 5º Ejército de Estados Unidos del Lieutenant General (Teniente General) Mark Clark fue el designado para montar la operación, fijándose el comienzo de esta en la madrugada del 9 de septiembre de 1943. Esto era tres semanas después del final de los combates en Sicilia y una semana después de que las tropas del 8º Ejército Británico de Montgomery cruzaran el estrecho de Messina (Operación Baytown).

El 5º Ejército de Clark lo componían el X Cuerpo Británico (Lieutenant General Richard McCreery) y el VI Cuerpo de Estados Unidos (Major General Ernest J. Dawley). Las tropas del X Cuerpo desembarcarían a la izquierda, justo debajo del puerto de Salerno. Este debía ser el asalto principal y sus objetivos principales eran los pasos de montaña al norte, el puerto de Salerno en sí, el aeródromo de Montecorvino y el nudo de comunicaciones de Battipaglia.

En el flanco izquierdo británico, en la península de Sorrento, tres batallones de Rangers desembarcarían en el pequeño puerto de Maiori, mientras que dos batallones de Comandos británicos desembarcarían en Vietri, entre Maiori y Salerno. La tarea de los Rangers era tomar el paso de Nocera y la carretera principal a Nápoles, mientras que los Comandos ocuparían el desfiladero de Cava, al noroeste de Salerno. Si se controlaban estos lugares, a los alemanes les sería difícil alcanzar la llanura al norte de Salerno. La misión de los Rangers y los Comandos era vital y McCreery esperaba que tan pronto como fuera capturada Salerno, él sería capaz de girar al menos una de sus dos divisiones hacia el norte para tomar el control de estas posiciones que previamente habían asegurado sus tropas especiales.

Las divisiones del X Cuerpo desembarcarían en un tramo de 7 millas de playa entre la desembocadura del pequeño río Picento y el mayor Sele, que serviría de límite entre los sectores británico y norteamericano.

La 46ª División Británica desembarcaría en un frente de 3 millas frente al punto fuerte enemigo conocido como Magazzeno. Las playas de desembarco de esta unidad serían llamadas Uncle Beach y Sugar Beach y la línea divisoria entre ambas era la desembocadura del pequeño río Asa.

En el límite sur de Sugar Beach estaba la desembocadura del Tusciano, el mayor de los tres pequeños río que desembocaban en el golfo, al norte del más largo río Sele. Entre el Tusciano y el Sele estaba la denominada Roger Beach que era el lugar de desembarco de la 56ª División Británica. Antes de los desembarcos habría un bombardero de artillería naval y de buques equipados con cohetes.

Tan pronto fueran aseguradas las cabezas de playa la 46ª División avanzaría hacia Salerno y aprovechar las instalaciones portuarias antes de que los alemanes pudieran traer refuerzos.

Mientras tanto, al otro lado del río Sele, el VI Cuerpo norteamericano (Dawley) desembarcaría frente a las ruinas de Paestum, en un frente de tres millas de playa. Debido a la escasez de lanchas, solo una de las divisiones podría ser desembarcada en el mismo día del desembarco (día D).

La 36ª División de infantería de Estados Unidos llevaría el asalto con dos de sus regimientos de equipos de combate, uno detrás de otro. Su misión era capturar el terreno elevado que domina la llanura de Salerno, para que evitar la llegada de las fuerzas alemanas a esta llanura desde el sur y el este. Una vez asegurado Paestum y el conjunto de ruinas, la división ocuparía el Monte Soprano al este de las playas, mientras se abría en abanico para asegurar los cruces del río Sele y estar en condiciones de avanzar sobre el valle de este río en el día D+1.

Entretanto la 82ª División Aerotransportada de Estados Unidos formaría una reserva estratégica basada en los aeródromos de Sicilia. En los tres días posteriores a los desembarcos la 7ª División Blindada Británica (“Las ratas del desierto”) junto a la 3ª División de Infantería de Estados Unidos serían desembarcadas en las playas de Salerno para reforzar la cabeza de playa. Para entonces se esperaba que la 16ª Panzer División hubiera sido frenada por las tropas de Dawley y hubieran podido ocupar los pasos de montaña al sur y el oeste de la cabeza de puente. También se esperaba que el X Cuerpo de McCreery estuviera en disposición de avanzar desde el norte de Salerno hacia Nápoles.

Una parte importante de Avalanche eran las fuerzas navales. Esta agrupación naval era la Western Task Force (Almirante H.K. Hewitt), cuya misión era transportar, escoltar y desembarcar a las unidades de tierra. Además de las más de 300 embarcaciones de desembarco de diversos tipos esta agrupación naval contaba con más de 20 barcos de transporte, flotillas de dragaminas, remolcadores, e incluso un submarino para ayudar como faro para guiar a los barcos a hacia las playas.

Esta fuerza naval estaba protegida por dos grupos de buques de guerra, el grupo norte (británico) y el sur (estadounidense). Estos grupos consistían en cruceros ligeros y destructores para proporcionar fuego de apoyo naval a los desembarcos. Una pequeña fuerza de 5 pequeños portaaviones británicos sería la encargada de proporcionar la cobertura aérea a la fuerza naval.

Además Hewitt podía contar con el apoyo de los portaaviones británicos Illustrious y Formidable y los acorazados Warspite y Valiant. Esto daba a los aliados un poder de fuego formidable, aunque esta concentración de fuerzas navales en un espacio reducido era vulnerable a los posibles ataques aéreos alemanes.

Con todo esto, el Teniente General Clark se mostraba optimista. Los informes de inteligencia decían que la única amenaza inmediata para el desembarco era la 16ª Panzer Division que estaba estacionada en la zona de Salerno. Aunque los detalles de su disposición sobre el terreno eran confusos, los informes sugerían que era una fuerza en estado de reconstrucción después de su paso por Sicilia, y aunque era una amenaza muy a tener en cuenta, era poco probable que fuera capaz de concentrar sus fuerzas para montar un contragolpe rápido que pudiera amenaza a las cabezas de playa. También la seguridad del poder aéreo y la potencia del fuego naval, hacía que Clark fuera excesivamente optimista respecto al desarrollo de la operación.

Durante los días precedentes a la invasión, cuatro grandes convoyes navales partieron de cuatro puertos de Sicilia y del norte de África. Estos cuatro grupos se reunieron en un punto en el mar Tirreno el día 8 de septiembre y todos juntos fijaron un rumbo para dirigirse hacia el Golfo de Salerno. Aunque se había hecho todo lo posible para mantener la operación en secreto, un reconocimiento aéreo alemán vio un convoy en la punta occidental de Sicilia. Aun así tampoco los alemanes estaban seguros del lugar de destino de la flotilla aliada.

Los acorazados británicos Warspite y Valiant ayudaron con su poderosa artillería a las tropas aliadas de las playas. En la imagen el HMS ValiantLos acorazados británicos Warspite y Valiant ayudaron con su poderosa artillería a las tropas aliadas de las playas. En la imagen el HMS Valiant

5. Operación Avalanche

Antes de entrar en detalle con los desembarcos, sería bueno volver a la situación política de Italia en el verano de 1943.

La caída de Mussolini y el nombramiento por parte del rey Víctor Manuel III de Badoglio como presidente del Consejo originó propuestas de paz por parte italiana a los aliados occidentales. En un discurso pronunciado por Roosevelt el 26 de julio, este proclamó: “Nuestras condiciones respecto a Italia siguen siendo las mismas que las de Alemania y del Japón: rendición incondicional. No tendremos tratos con el fascismo en ninguna de sus formas o modos. No permitiremos que sobreviva ningún vestigio del fascismo”. Como Roosevelt sugería que el gobierno de Badoglio era fascista surgió una violenta oposición al reconocimiento del mismo.

No obstante esta decisión, Roosevelt, telegrafió ese mismo día a Churchill: “A mi modo de ver, hemos de aproximarnos al máximo a la rendición incondicional, seguida por un trato bondadoso al pueblo italiano”. Esta leve modificación parece haber tenido como origen el hecho de que tanto Eisenhower como los Jefes de Estado Mayor de Estados Unidos reconocían las ventajas que podría tener un gobierno italiano, que cualquiera que fuese su matiz político, estuviera dotado de la autoridad suficiente como para acordar la rendición inmediata.

Tres días más tarde, Churchill telefoneó a Roosevelt diciéndole que los aliados no tenían “por qué proclamar por radio condiciones de armisticio al enemigo”. Era el gobierno italiano quien debía “solicitar formalmente dicho armisticio sobre la base de nuestro principio de rendición incondicional”.

El 3 de agosto el embajador italiano en Lisboa informó al embajador británico de que toda Italia anhelaba la paz y estaba deseando cooperar con los aliados. Tres días más tarde, otro enviado italiano, entabló contacto con el representante inglés en Tánger disponiendo de autorización para iniciar negociaciones.

Finalmente el 2 de septiembre, en un olivar cercano a Siracusa (Sicilia) fueron firmadas por el general Castellano por parte de Italia y por parte del general Bedell Smith como jefe de Estado Mayor de Eisenhower las “condiciones militares para la rendición”.

Desgraciadamente para italianos y aliados, estas largas negociaciones dieron a Hitler más de cuatro semanas de plazo para hacer afluir refuerzos a Italia.

Zona de operaciones y desembarcos del X Cuerpo BritánicoZona de operaciones y desembarcos del X Cuerpo Británico

Los desembarcos

Las defensas costeras de la zona aún estaban en manos italianas, dejando a los alemanes la posibilidad de preparar los contraataques contra las playas de invasión. Sin embargo, en la noche del 8 de septiembre Eisenhower anunció la rendición del gobierno italiano de Badoglio. En respuesta los alemanes, lanzaron la Operación Axis (Eje), en la cual deberían de desarmar a las unidades italianas así como tomar el relevo de sus posiciones y capturar su Marina. En Salerno la 16ª Panzer Division asumió el control de las baterías costeras en la costa de Amalfi, así como las defensas de las playas de Paestum y Magazzeno.

La larga y estrecha playa que va de Salerno a Paestum estaba vacía de los obstáculos para el desembarco, sin embargo en el terreno elevado posterior a las playas fueron colocados puntos de observación y en la llanura de Salerno fueron emplazadas numerosas baterías de artillería, cuya misión principal era hostigar los desembarcos aliados. El terreno de esta llanura de Salerno estaba salpicado por pequeñas granjas, canales de riego, zanjas, pequeños huertos y arboledas que proporcionaban a los defensores alemanes una buena cobertura. A todo esto la carretera principal (carretera 18) resultaba una buena vía de comunicación para que las unidades alemanas pudieran reforzar los puntos amenazados.

A la 1:30 horas del 9 de septiembre de 1943, la armada aliada entró en el Golfo de Salerno y era recibida por el fuego de las baterías costeras situadas a lo largo de la costa de Amalfi. Estas baterías fueron rápidamente silenciadas por el fuego de artillería naval y la flota de invasión continuó su camino. A las 02:00 horas la flota aliada se separó en dos fuerzas, una con dirección al norte, y otra con dirección al sur, a sus respectivas playas de desembarco. Sobre las 03:00 las tropas de invasión empezaron a subirse a las lanchas desembarco. La invasión había comenzado.

Bombardeo de Salerno previo al desembarco de las unidades del 5º EjércitoBombardeo de Salerno previo al desembarco de las unidades del 5º Ejército

Antitanque alemán Pak 40 de 75 mm oculto en las afueras de SalernoAntitanque alemán Pak 40 de 75 mm oculto en las afueras de Salerno
Los primeros desembarcos fueron realizados a las 03:20 por los Rangers en el flanco izquierdo de las playas de invasión. En la costa de Amalfi, los Rangers tocaron tierra en el pequeño puerto de Maiori, mientras los Comandos británicos se dirigieron hacia Vietri, a unas pocas millas al este. El 4º Batallón de Rangers fue el primero en desembarcar en Maiori y pronto descubrió que no había guarnición enemiga en el pueblo. Se desplegaron rápidamente y aseguraron la cabeza de playa antes que llegara el coronel Darby con los restantes batallones.

Una vez en tierra los Rangers tomaron el terreno elevado con vistas a Maiori, mientras numerosas patrullas se establecían a lo largo de las carreteras que conducían hacia el norte y el este. Durante estos movimientos solo se produjo una baja entre los Rangers. Con las playas aseguradas, el coronel Darby ordenó seguir tierra adentro, hacia el principal objetivo de los Rangers el día D, el paso de Chiunzi. Los Rangers cubrieron las 6 millas de distancia hacia ese objetivo y a las 08:00 horas el paso fue capturado. Los Batallones 1º y 3º cavaron trincheras y tomaron posiciones en dicho objetivo, mientras el 2º Batallón permaneció como reserva en Maiori y envió patrullas a lo largo de la costa, hacia este y oeste. A las 10:00 horas, los Rangers tomaron contacto en la carretera de Vietri con los Comandos británicos.

En las playas de desembarco de los Comandos británicos, al este de Vietri, una guarnición alemana manejaba una batería costera oculta en el puerto que disparaba contra las lanchas de desembarco. Protegido por el fuego de cobertura que proporcionaban los destructores de la flotilla, el 2º Comando logró desembarcar y atacó la batería alemana, expulsando a la guarnición alemana de Vietri después de una breve lucha. Con el pueblo de Vietri asegurado, el coronel Churchill jefe del 2º Comando estableció una posición frente a Salerno, mientras que el 41º Comando que había desembarcado después se trasladó hacia el norte, a Dragonea.

El X Cuerpo Británico desembarcó en tres playas al sur de Salerno, designadas Uncle, Sugar y Roger. A la izquierda, la 46ª División de Infantería desembarcó en Uncle Beach, frente a Magazzeno, con la 128ª Brigada en la primera ola y la 138ª Brigada en la siguiente. A la derecha la 169ª Brigada, perteneciente a la 56ª División de Infantería desembarcó en Sugar Beach, mientras que la 167ª Brigada desembarcó en Roger Beach. La 139ª Brigada de la 46ª División y la 201ª Brigada de Guardias de la 56ª División quedarían en los transportes como reserva.

Un intenso bombardeo naval cubría el desembarco del X Cuerpo Británico, pues los alemanes tenían un punto fuerte cerca de Magazzeno llamado “Lilienthal” y otro punto de apoyo más pequeño llamado “Moltke”, cerca de la desembocadura del río Picento. A las 03.30 horas, después de 15 minutos de cañoneo naval, los buques cesaron el fuego y los puntos fuertes alemanes fueron golpeados por centenares de cohetes de 5 pulgadas disparados desde lanchas especiales denominadas Landing Craft Tank (Rocket).

A las 03.35 horas tocó tierra en Uncle Beach la primera lancha de la 128ª Brigada. Mientras los alemanes situados en los puntos fuertes, una vez recuperados del bombardeo con cohetes, se apresuraron a abrir fuego contra las tropas que estaban desembarcando. Los ingenieros británicos comenzaron a abrir brechas en los presuntos campos de minas, seguidos por la infantería, deseosos de llegar a la escasa protección que les proporcionaban las dunas de las playas. Dos lanchas de desembarco fueron gravemente dañadas por el fuego alemán mientras se aproximaban a las playas, mientras otras recibieron algunos daños menores de los proyectiles enemigos.

Más a la derecha, el 2º Batallón del Regimiento de Hampshires (128ª Brigada) desembarcó a la derecha del punto “Lilienthal”, pero por accidente se establecieron en el lado opuesto del estrecho río Asa. Este error jugó en su favor, pues los alemanes no reaccionaron con prontitud en un primer momento, aunque posteriormente una ametralladora de “Lilienthal” empezara a barrer la zona. En ese instante el comandante del batallón británico ordenó atacar el punto fuerte alemán desde el flanco, pero fracasaron en este primer ataque.

Parte del 2º de Hampshires también desembarcó en Sugar Beach, en el sector de playa donde el 2/5º Queens Regiment (169ª Brigada) estaba desembarcando, lo cual creó un gran caos y congestión en este sector de desembarco, aunque pasados los momentos de confusión, las tropas pudieron continuar el avance.

Más al sur, el 2/7º Queens Regiment desembarcó en Sugar Green Beach, sufriendo algunas bajas por el fuego de artillería alemana, nidos de ametralladoras y francotiradores ocultos. Pese a todo a las 04:30 el 2/7º consiguió avanzar tierra adentro con dirección al aeródromo de Montecorvino.

Problemas parecidos se repitieron con el 9º Batallón de Royal Fusiliers (167ª Brigada) en Roger Beach, el cual fue desembarcado al sur de su posición, donde se entremezcló con el 8º de Royal Fusiliers, aunque una vez restablecido el orden, los batallones pudieron avanzar hacia el interior.

A las 5:30 desembarcó el 7º Batallón de Ox and Bucks en Roger Beach, acompañado por los tanques de los Scots Greys. Para entonces todas las unidades de la 56ª División estaban haciendo progresos hacia el interior (la 169ª Brigada en Sugar Beach y la 167ª Brigada en Roger Beach), pero la 46ª División de Infantería del general Hawkesworth seguía inmovilizada por el fuego de los puntos fuertes “Lilienthal” y “Moltke” en Uncle Beach.

Bren Carriers de la 46ª División Británica desembarcando de una LST en Uncle Red BeachBren Carriers de la 46ª División Británica desembarcando de una LST en Uncle Red Beach
El caos en Uncle Beach se acentuó cuando el 5º de Hampshires desembarcó sobre las expuestas posiciones del 2º de Hampshires. Ambos batallones estaban bajo un intenso fuego del punto “Lilienthal”. El fuego de la flota sobre el punto alemán consiguió que a las 05:30, algunas unidades de los Hampshires bordearan el extremo occidental de las defensas alemanas.

Los repetidos ataques de los Hampshires sobre “Lilienthal” y “Moltke”, además del fuego de la flota consiguieron que el enemigo aflojara la presión sobre las tropas de las playas. Pasadas tres horas de los primeros desembarcos, los defensores alemanes de los puntos fuertes se retiraron hacia el este para evitar ser rodeados. A las 07:00, la 128ª Brigada había asegurado los puntos fuertes y se disponía a avanzar hacia norte y al este, en dirección Salerno y la carretera 18.

Para entonces los Comandos se habían establecido en Dragonea Hill, al norte de esta población, y “Monument Hill”, enviando patrullas hacia el pueblo de Cava. Los esperados contraataques alemanes sobre los Comandos y los Rangers no se produjeron, y la tarde del día D para ambas unidades pasó sin incidentes reseñables.

Cuando la 128ª Brigada comenzó su avance tierra adentro, con el 5º de Hampshires en cabeza, la 138ª Brigada estaba desembarcando en Uncle y Sugar Beach. El plan de ambas brigadas era avanzar sobre Pontecagnano y luego separarse para avanzar con una brigada en dirección a Salerno y otra sobre las estribaciones más allá de la carretera 18.

A las 09:45 el 5º de Hampshires avanzaba sobre un camino que conducía desde el este de Magazzeno hasta Pontecagnano. Dicho camino estaba protegido por muros de piedra y flanqueado por campos abiertos. Cuando la compañía C, en cabeza, comenzó a avanzar, tres cañones de asalto StuG III y varios semiorugas con panzergrenadieren se acercaron por los campos desde ambos lados. Las armas antitanques portátiles de la compañía C fueron insuficientes para repeler el ataque alemán y la mayor parte de la compañía fue prácticamente eliminada. En vista de lo sucedido las demás compañías de los Hampshires comenzaron a formar una línea defensiva a lo largo del camino.

Los alemanes comenzaron ahora a avanzar sobre el flanco izquierdo del 5º de Hampshires, obligando a las compañías de fusileros a retirarse de nuevo hacia Magazzeno. Este contraataque fue finalmente rechazado por el fuego naval, pero estaba claro que la 46ª División no iba a poder avanzar más ese día. Vista la situación, el general Hawkesworth mandó desembarcar a su brigada de reserva y formó un estrecho perímetro defensivo, con su flanco izquierdo apoyado sobre el río Picento y el derecho sobre el río Asa. Este frente fue denominado como “Hampshire Lane”.

La 56ª División del general Graham estaba teniendo más suerte. La 169ª Brigada avanzó a través de la llanura de Salerno entre los ríos Asa y Tusciano, acosada por un fuego esporádico de francotiradores. A la derecha la 167ª Brigada suprimía pequeños focos de resistencia alemana mientras avanzaba. Algunos blindados enemigos atacaron sobre el 8º de Royal Fusiliers al oeste de Santa Lucia, pero el 9º de Royal Fusiliers continuó avanzando por la orilla sur del río Tusciano para llegar a las afueras de Battipaglia sin encontrar demasiada oposición.

El Brigadier Firth (167ª Brigada), decide que el 7º de Ox and Bucks y un escuadrón de tanques de los Scots Greys deben participar en apoyo de los batallones de Royal Fusiliers en Santa Lucia y Battipaglia. Las tropas alemanas, ante la escasez de efectivos para montar un contraataque contra los británicos deciden mantener sus posiciones todo el tiempo que les sea posible mientras esperan refuerzos.

La 169ª Brigada, al norte del río Tusciano alcanza el sur del perímetro del campo de aviación de Montecorvino a las 11:20. El 2/6º Queen’s Regiment, junto con el escuadrón C de los Scots Greys y una batería de cañones autopropulsados encabezaron el ataque. Los Shermans escoceses atravesaron la pista y comenzaron a disparar contra los aviones estacionados. En 15 minutos, 39 aviones alemanes fueron destruidos y las tropas alemanas del aeródromo fueron rechazadas hasta el perímetro norte de la pista de aterrizaje.

Los antitanques alemanes situados en el aeródromo entraron en acción y los tanques británicos se retiraron, dejando la pista de aterrizaje en tierra de nadie. A lo largo de la tarde se lanzaron pequeños ataques por ambos bandos, pero sin resultados significativos. Esto significaba que la brigada había fracasado en su principal objetivo para el día D, que era capturar el aeródromo. Sin embargo, un poco más al norte el 2/7º Queens había avanzado sobre el ferrocarril Salerno-Battipaglia y la carretera 18, al este de Pontecagnano. Al caer la noche el batallón había alcanzado Faiano, cerca de Picentini. Este avance fue el más importante que hicieron los británicos en el día D.

En general, los resultados de los combates del X Cuerpo Británico en el día D fueron decepcionantes. La mayoría de los objetivos no fueron tomados y la resistencia alemana fue mayor de lo esperado. La 16ª Panzer Division del general Sieckenius llevó el peso de los combates en la zona y ofreció una gran resistencia. Un Kampfgruppe (Dornemann) se formó en torno al batallón de reconocimiento de la división y luchó en torno a Salerno y sus alrededores durante todo el día. En el sur, el Oberst (Coronel) Sempel, del 64º Panzergrenadier Regiment mandó un segundo Kampfgruppe formado a partir de sus dos batallones, un batallón panzer (en su mayor parte de carros de asalto) y artillería. Este Kampfgruppe fue el responsable de la defensa de los puntos “Moltke” y “Lilienthal” y de los contraataques contra la “Hampshire Lane” y el aeródromo de Montecorvino.

Flak 88mm de la 16ª Panzer División bombardeando las playas de desembarco. 8-9 Septiembre de 1943Flak 88mm de la 16ª Panzer División bombardeando las playas de desembarco. 8/9 Septiembre de 1943

Antitanque 6pdr británico es transportado desde Sugar BeachAntitanque 6pdr británico es transportado desde Sugar Beach

Zona de desembarco y operaciones del VI Cuerpo de Estados UnidosZona de desembarco y operaciones del VI Cuerpo de Estados Unidos
Las unidades alemanas que se enfrentaron a los estadounidenses en torno a Paestum eran también de la 16ª Panzer Division. El Oberst von Holtey del 2º Panzer Regiment comandó una pequeña reserva panzer en torno a Persano, lista para afrontar los desembarcos aliados. Desplegado justo detrás de las playas de desembarco norteamericanas estaba el Kampfgruppe von Doering, que era una agrupación de armas combinadas en torno al 79º Panzer Regiment. Durante el día D, estas serían las tropas alemanas que se enfrentarían al VI Cuerpo de Ejército de Estados Unidos.

Las playas de desembarco norteamericanas se extendían en dos millas y su núcleo principal estaba en torno a las ruinas grecorromanas de Paestum. El general Dawley decidió desembarcar la primera oleada sin un bombardeo naval preliminar. Contaba con la velocidad y sorpresa para vencer a los defensores alemanes. La falta de lanchas de desembarco hacía que atacara con solo una división (la 36ª División de Infantería de Texas), mientras la 45ª División de Infantería quedaba situada en reserva. Los Equipos de Combate (RCT) de la 36ª División se disponían de la siguiente manera: el 141º desembarcaría en Blue y Yellow Beach, al sur de Paestum, mientras que el 142º en Red y Green Beach, al norte de las ruinas. El 143º RCT quedaría en reserva, al igual que un batallón de cada agrupación desembarcada.

La primera oleada de desembarco llegó a la playa en la hora prevista (03:30), pero el 142º RCT se vio detenido por el fuego de la artillería alemana. Al, sur el 141º RCT logró avanzar algo más antes de quedar inmovilizado por el fuego alemán. Frente a Yellow Beach, estaba la Torre di Paestum, una torre medieval que los alemanes habían convertido en un nido de ametralladoras y francotiradores. Su fuego batió con acierto la playa, y causó graves problemas a las tropas desembarcadas. A ambos lados de la Torre di Paestum los alemanes montaron baterías de artillería que dispararon directamente a los buques de la flota aliada. Los obuses alemanes también cayeron sobre las tropas de las cuatro playas, causando sensibles bajas entre los soldados texanos.

Para empeorar la situación, tanques alemanes aparecieron en un bosquecillo en el sur de Paestum y lograron empujar al 141º RCT hacia la orilla del mar. Algunos de los tanques incluso llegaron hasta las mismas playas, rodeando al 1/141º. Sólo cuando los batallones de reserva desembarcaron alrededor de las 05:30 la situación logró mejorar para los soldados texanos.

El fuego ametralladoras de la Torre di Paestum fue silenciado y con el apoyo de las armas pesadas desplegadas en la playa, los tanques alemanes fueron rechazados, retirándose estos hacia el interior. El 2/141º logró abrirse camino a través de las posiciones del 1/141º y a las 06:20 avanzó hacia el interior para proteger las playas que quedaron en su retaguardia. A su izquierda el 142º avanzó con cautela hacia el interior despejando unos matorrales en los que había francotiradores alemanes ocultos. Alrededor de las 06:30 los norteamericanos estaban frente a las ruinas de Paestum, las cuales aún estaban en manos alemanas.

A las 06:40 el 143º RCT que permanecía en reserva, desembarcó y fue enviado hacia las ruinas de Paestum después que el 142º irrumpiera en las paredes exteriores, limpiando las ruinas de tropas enemigas. A las 08:00 las ruinas estaban en manos estadounidenses y el 143º fue reagrupándose al este, cerca de la estación de Paestum. Más al sur, los alemanes lanzaron otro contraataque contra el 141º RCT, logrando que dos tanques se abrieran camino hacia las playas, pero fueron rechazados por el fuego de los obuses autopropulsados y los cañones antiaéreos desembarcados previamente. Pese a todo, los alemanes se retiraron hacia el interior y los soldados texanos lograron consolidar su dominio sobre la cabeza de playa.

Con Paestum y sus ruinas en manos norteamericanas, el 142º RCT avanzó hacia el norte hasta la carretera 18 para apoderarse de la estación de Capaccio. Mientras el 141º RCT se dedicaba a limpiar de alemanes el sur de Paestum, los alemanes lanzaron algunos contraataques, que fueron rechazados gracias al fuego naval. A mediodía la cabeza de playa, fue considerada como segura.

En Paestum se encontraba como reserva el 143º RCT, mientras el 3/142º alcanzó la estación de Capaccio a las 10:20. Sobre dicha estación los alemanes lanzaron un contraataque con un batallón de infantería con apoyo blindado, pero gracias a los refuerzos llegados desde las playas, el 3/142º logró rechazar el asalto alrededor de las 13:00.

Por la tarde, el 141º RCT estableció una línea defensiva a lo largo de la orilla norte del río Capodefiume, mientras que el 142º también formó un perímetro defensivo alrededor de la estación de Capaccio. Entre ambas unidades, el 143º fue enviado hacia el este del terreno elevado frente a las playas de desembarco. Su objetivo era el monte Soprano y por la tarde se había llegado a la cota 386, espolón al norte de la montaña y cercano al pueblo de Capaccio. Un intenso fuego naval fue utilizado para bombardear la colina y a las 18:00, después de una dura lucha de dos horas el 3/143º logró conquistar la posición. Mientras tanto, el resto del 143º RCT llegó a Capaccio y tomo posiciones en las laderas de la montaña para asaltar al día siguiente las posiciones alemanas. Si los norteamericanos lograban tomar el monte Soprano, privarían a los observadores de artillería alemanes de su privilegiada posición.

Pese a todos los avatares, el general Dawley se mostró satisfecho con los progresos realizados en ese día. Aunque la 36ª División de Texas no había cumplido con todos sus objetivos, si se había establecido tierra adentro y los refuerzos podían ser desembarcados con relativa seguridad. Los tanques del Sherman del 191º Batallón de Tanques y los M-10 del 645º Batallón de cazacarros reforzaron esa tarde a las tropas de infantería texanas. Se pensaba que las tropas alemanas estaban retrocediendo, pero el general Sieckenius lo que estaba haciendo era reagrupar sus fuerzas en el interior para renovar los contraataques en la mañana siguiente.
Desembarco de tropas estadounidenses en el golfo de Paestum. 9 de septiembre de 1943Desembarco de tropas estadounidenses en el golfo de Paestum. 9 de septiembre de 1943

Tanques Sherman e infantería de EEUU en la playa de PaestumTanques Sherman e infantería de EEUU en la playa de Paestum



Unidad: Division Großdeutschland
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (2) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Conspicuous Gallantry (2) Commendation Medal (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1) Victoria Cross (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1)

Avatar de Usuario
tigerwittmann
Oberst
Oberst
Mensajes: 2952
Registrado: 13 Abr 2009 19:28
Zona/Región: En mi Pzkpfw VI Tiger en Villers Bocage
Ubicación: España

Re: Operación Avalanche. El desembarco en Salerno

Mensaje por tigerwittmann » 01 Nov 2015 15:38

Expansión de la cabeza de puente

Fue una noche de preocupación para los aliados, especialmente para los británicos, cuya cabeza de playa estaba aún lejos de ser segura. Aun así, el Teniente General McCreery esperaba capturar Salerno a la mañana siguiente y completar la captura del aeródromo de Montecorvino y de la población de Battipaglia. Por parte alemana, el Generalfeldmarschall Kesselring, ordenó al general von Vietinghoff responder a los desembarcos y también ordenó al general Balck asumir el control las fuerzas alemanas en el norte de las cabezas de playas aliadas, mientras el general Herr hacía frente a los americanos en las playas del sur. El general Herr también tenía la orden de contener el avance desde el sur del general Montgomery que había desembarcado en Calabria el 3 de septiembre.

Al amanecer del 10 de septiembre unidades de la 16ª Panzer División lanzaron dos ataques en Battipaglia contra el 9º de Royal Fusiliers. Escasos de armas antitanques, los británicos fueron rechazados, y unos 200 hombres liderados por el Comandante Delaforce se retiraron hacia Santa Lucia donde se encontraba el 8º de Royal Fusiliers. Esta población también fue atacada por las unidades alemanas y los restos de los batallones de británicos tuvieron que regresar a las líneas británicas.

Mientras, 2 millas al norte, la 201ª Brigada de Guardias estaba a punto de entrar en acción. Había desembarcado durante la noche y se dirigía a atacar un punto fuerte alemán conocido como la “Fábrica de Tabacos”, que no era una fábrica, sino un pequeño complejo o polígono industrial en expansión. Los Guardias atacaron a las 07:30 pero el ataque fracasó y un contraataque alemán los expulsó a su punto de partida. Con apoyo de algunos tanques de los Scots Guards, lanzaron otro ataque sobre las 09:30, pero también fueron rechazados después de sufrir importantes bajas. Se siguió combatiendo en este punto durante todo el día, pero los británicos no pudieron hacer ningún progreso.

Algo más al norte el 2/6º Queen’s Regiment, los Coldstream Guards y dos escuadrones de los Scots Greys reanudaron el ataque sobre el campo de aviación de Montecorvino, que para sorpresa de los británicos había sido abandonado por los alemanes. El Kampfgruppe Sempel, se había retirado hacia Battipaglia, población que el general Sieckenius consideraba de mucha más importancia. Ese día los alemanes empezaron a recibir los primeros refuerzos en forma de un batallón de Fallschirmjägers (Paracaidistas) y un batallón de reconocimiento de panzergrenadieren.

Al finalizar el día, después de la confusa lucha, las unidades de la 56ª División de infantería habían creado una línea bastante segura desde Montecorvino hasta Santa Lucia. Al sureste la 16ª Panzer Division se concentraba alrededor de Battipaglia, con una cabeza de puente al norte del río Tusciano en la “Fábrica de Tabaco”. Esta área sería el campo de batalla de los intensos combates que se producirían en los próximos días.

Este reagrupamiento de la 16ª Panzer División en torno a Battipaglia, significaba que la 46ª División británica tenía que enfrentarse solamente al Kampfgruppe Dornemann. Patrullas británicas confirmaron que los alemanes se habían retirado al amparo de la oscuridad, por lo cual se ordenó a la 138ª Brigada avanzar para tomar Salerno. Así el día 10 de septiembre, unidades británicas entraron en Salerno después de limpiar la ciudad de algunos francotiradores.

A su vez a las 11:00 horas vehículos Bren Carriers de un batallón de reconocimiento marcharon a toda velocidad a través de Salerno para enlazar con los Comandos en Vietri. Los Comandos del Brigadier Laycock se alegraron al ver a los hombres de la 46ª División, pues durante toda la mañana, unidades de la Hermann Goering Division se estaban reagrupando en la población de Cava y algunas patrullas habían empezado a tantear la línea defensiva de los Comandos. También patrullas alemanas estaban tanteando a los Rangers norteamericanos en el Paso de Chiunzi, sin embargo no se produjo ningún ataque de importancia, aunque fueron bombardeados con fuego de artillería durante buena parte del día. Por el momento, los alemanes se limitaban a tantear las posiciones aliadas.

Al caer la noche la 139ª Brigada británica se había establecido alrededor de la población de Fratte y en la “Hospital Hill”, con vistas a Salerno. La colina “Hospital Hill” era llamada así por los británicos debido a un gran sanatorio que había en la cumbre de dicha colina. En esos momentos, el X Cuerpo Británico había cumplido con la mayoría de objetivos previstos en el día D. Sin embargo su línea defensiva era frágil, cosa que se demostraría al día siguiente, cuando los alemanes empezaran a lanzar sus contraataques. Todavía quedaba una franja de 10 millas entre las cabezas de playa británicas y norteamericanas. Mientras las unidades norteamericanas de Dawley progresaban cerca del límite asignado a ambos cuerpos del V Ejército, los británicos eran momentáneamente incapaces de ampliar su cabeza de puente hacia el sur para enlazar con los norteamericanos.

En el sector del VI Cuerpo norteamericano durante el día D+1, hubo una rápida expansión de la cabeza de puente. Los alemanes, se habían retirado la noche anterior de algunas de sus posiciones y el general Walker (36ª División de Infantería de Texas), decidió que sus fuerzas debían avanzar para ampliar la cabeza de puente. El 141º RCT fue enviado hacia el sur para formar una nueva línea defensiva a lo largo del río Solofrone para bloquear cualquier intento de avance alemán desde el sur. El 142º RCT fue enviado hacia el este para asegurar el Monte Soprano y capturar las aldeas de Albanella y Roccadapide. El 143º RCT se mantuvo en reserva en los alrededores de Capaccio.

A las 11:40 de la mañana desembarcaron las primeras unidades de la 45ª División de Infantería del general Troy Middleton. Esta unidad tenía la orden de apoderarse de los cruces sobre el río Sele y posteriormente avanzar hasta el valle del río en dirección a Ponte Sele. Sin embargo, al atardecer, el 179º RCT que formaba la punta de lanza de la división solo había llegado hasta la estación de Albanella, donde los ingenieros estaban construyendo un puente sobre el río Sele, que previamente había sido volado por los alemanes, teniendo que acampar para pasar allí la noche hasta que los ingenieros repararan el puente.

Esa misma tarde, el Teniente General Clark, desembarcó en Paestum, donde estuvo reconociendo la cabeza de puente norteamericana. Posteriormente se trasladó en una embarcación a la cabeza de playa británica donde se reunió con el general McCreery para discutir con él sobre los planes para los próximos días.

Mientras esto ocurría en el bando aliado, los alemanes estaban siendo reforzados con nuevas tropas y se preparaban para intentar rechazar a los aliados al mar.

General Mark Clark sentado en una lancha de desembarco que se dirige a las playasGeneral Mark Clark sentado en una lancha de desembarco que se dirige a las playas

Patrulla de Rangers de EE.UU. en acción cerca del Paso de ChiunziPatrulla de Rangers de EE.UU. en acción cerca del Paso de Chiunzi

Prisioneros alemanes pertenecientes a la Hermann Goering Division son escoltados por un soldado británico del 2º ComandoPrisioneros alemanes pertenecientes a la Hermann Goering Division son escoltados por un soldado británico del 2º Comando

El 10 de Septiembre de 1943. Hombres de la 46ª División británica entrando en Salerno por la Via TorrioneEl 10 de Septiembre de 1943. Hombres de la 46ª División británica entrando en Salerno por la Via Torrione

El Contraataque alemán

Los primeros ataques alemanes cayeron sobre las posiciones británicas al norte de Salerno. El general Sieckenius cedió el control del Kampfgruppe Dornemann al XIV Panzer Korps para que pudiera concentrarse en los combates de los alrededores de Battipaglia y el río Sele. El día anterior el Kampfgruppe Dornemann fue reforzado con una compañía de StuG III del 2º Panzer Regiment y un batallón de reconocimiento de la 15ª Panzer Division.

A la mañana siguiente los alemanes seguían reforzándose. Un nuevo Kampfgruppe (Stroh) apareció en escena para reforzar a las tropas alemanas. El Kampfgruppe Stroh, de la 15ª Panzer Division estaba compuesto por un regimiento de panzergrenadieren, una fuerza de 25 tanques y cañones de asalto y el 71º Werfer Regiment del propio coronel Stroh. La adición de esta fuerza significaba que el XIV Panzer Korps del general Balck tenía ahora los medios suficientes para atacar a los británicos. El asalto fue programado para comenzar al mediodía, con el Kampfgruppe Dornemann con la misión de atacar a los británicos en “Hospital Hill” y el Kampfgruppe Stroh con la misión de atacar las posiciones británicas en Fratte.

A mediodía, los alemanes comenzaron el asalto, precedido de un breve bombardeo de artillería alrededor del puente de Fratte y el “Hospital Hill”. El batallón de infantería de Durham que defendía la colina estaba en apuros, pero mantuvo sus posiciones en los lados norte y nordeste de la colina, a pesar de su falta de armas antitanque. El Kampfgruppe Dornemann vio ralentizado su avance por la falta de buenas carreteras y por el fuego naval de la flota aliada, el cual fue requerido en varias ocasiones por los británicos. La cortina de fuego naval fue demasiado para los atacantes alemanes, que al cabo de una hora cancelaron el asalto.

El ataque alemán sobre las posiciones del 5º Sherwood Foresters en Fratte fue más vigoroso y pronto los defensores británicos fueron empujados más allá del puente y forzados a defender la ciudad de Fratte. Por la tarde, el 5º de Sherwood Foresters fue expulsado de Fratte y tuvo que volver a la periferia norte de Salerno. El siguiente paso del Kampfgruppe Stroh fue atacar al 2/5º Royal Leicesters que defendía la colina denominada “White House Hill”. Varios tanques Panzer IV y cañones de asalto StuG III consiguieron dividir el batallón, pero se logró evitar el desastre cuando el general Hawkesworth ordenó a la artillería divisional y la artillería de la flota disparar en apoyo de los Leicesters.

En la noche del 11 al 12 de septiembre, la Brigada de Comandos del general Laycock se retiró de la línea principal del frente para pasar a la retaguardia como reserva. Estaría a disposición de la división en caso que la necesitara para reforzar las posiciones en Dragonea, “Hospital Hill” o “White House Hill”. La 138ª Brigada fue bombardeada en sus posiciones en “Dragonea Hill”, pero ningún ataque serio se materializó. Otro tanto le ocurrió a los Rangers norteamericanos que estaban en el Paso de Chiunzi.

Después del amanecer el Kampfgruppe Dornemann lanzó un segundo ataque contra el “Hospital Hill” expulsando de algunas de sus posiciones a los Durham británicos. Grupos de panzergrenadieren, utilizando algunos huertos y la vegetación adyacente, lograron infiltrarse entre los defensores, teniendo estos que retirarse a la cresta de la colina. El hospital Giovanni da Procida que era utilizado por los británicos como hospital de campaña y estaba tras las líneas de los Durham fue escenario de intensos combates en la tarde del 12 de septiembre.

Prisioneros alemanes revelaron a sus captores que planeaban bombardear el hospital a las 18:00, como preludio de otro gran ataque. Fue entonces cuando los británicos evacuaron el lugar, dejando a los heridos y pacientes más graves en los subterráneos donde estaban las calderas. El bombardeo alemán fue seguido por un asalto sobre las 20:00, que obligó a retroceder a los defensores al mismo edificio. Fue entonces cuando los Durham fueron reforzados con el 2/4º King’s Own Yorkshire Light Infantry de la 138ª Brigada. El combate por el sanatorio fue muy confuso y el fuego naval fue crucial para rechazar a los panzergrenadieren y blindados del Kampfgruppe Dornemann. Cuando cayó la noche ninguna de las dos partes controlaba totalmente la “Hospital Hill”.

Una milla y media en dirección oeste, los restos de los batallones de la 139ª Brigada en “White House Hill” fueron nuevamente atacados por el Kampfgruppe Stroh en la mañana del 12 de septiembre. Los alemanes lograron infiltrarse en las posiciones británicas, siendo estos expulsados hacia el oeste de la cresta.

Al final del domingo 12 septiembre (día D+3), los británicos controlaban Salerno y parte de la “White House Hill”, pero la 139ª Brigada había sufrido muchas bajas y estaba muy debilitada. En estos momentos McCreery solo tenía como reservas en Salerno a tres batallones de Hampshires de la 128ª Brigada y la Brigada de Comandos en Vietri.

Al día siguiente hubo un periodo de calma en Salerno y sus alrededores. Los dos Kampfgruppen alemanes pasaron el lunes acaparando suministros y refuerzos para los próximos ataques. Uno de estos refuerzos fue la 3ª Panzergrenadier Division.

El foco principal de los combates cambió a Dragonea Hill. En la madrugada del 13 de septiembre el Kampfgruppe Fritz de la Hermann Goering Division lanzó su esperado ataque sobre la “Dragonea Hill”, usando la niebla matutina como cobertura. Tanques disparando desde debajo de la colina e infantería lograron expulsar a los defensores británicos de la colina de vuelta a la población de Dragonea. Estos hombres expulsados de la colina eran Comandos que habían regresado a sus antiguas posiciones ante la inminencia de un ataque alemán. Ante el empuje de los alemanes y la imposibilidad de recibir refuerzos, los Comandos fueron expulsados de Dragonea hacia Vietri.

En Vietri el 41º Comando de Royal Marines (RM) formó una línea defensiva fuerte y gracias también al intenso fuego de artillería naval, se pudo detener a los alemanes. El Brigadier Laycock aprovechó la oportunidad y lanzó un contraataque, amparado en una cortina de humo proporcionada por una compañía de morteros de los Rangers norteamericanos. A las 14:00 la población de Dragonea estaba de nuevo en manos británicas, pero a un coste alto. Laycock perdió en los combates unos 120 hombres, es decir una cuarta parte de sus efectivos restantes. Esa misma noche, McCreery decidió retirar del frente a la Brigada de Comandos para dejarla en reserva en la población de Piegollelle, al sur de Salerno.

Jóvenes prisioneros de la Herman Goering Division capturados en VietriJóvenes prisioneros de la Herman Goering Division capturados en Vietri

Mortero de 3 pulgadas de la 46ª División británica en las afueras de SalernoMortero de 3 pulgadas de la 46ª División británica en las afueras de Salerno
Mientras la 46ª División británica estaba inmersa en duros combates en las colinas de Salerno, los hombres de la 56ª División estaban teniendo al mismo tiempo una batalla igualmente de dura en la parte sur de la cabeza de puente británica, a lo largo del río Tusciano. Como vimos anteriormente, en el día 10 de septiembre (día D+1) la división había sido expulsada de Battipaglia, pero había capturado el aeródromo de Montecorvino y avanzado hasta la población de Faiano. El asalto a la “Fábrica de Tabacos” fue rechazado y el 9º de Royal Fusiliers hubo de retirarse Santa Lucia, en la orilla sur del Tusciano.

La 169ª Brigada se extendió entre el aeródromo de Montecorvino y Faiano, mientras que la 167ª Brigada fue desplegada en defensa del Ponte Fosso en el Tusciano y Santa Lucía. A la 201ª Brigada de Guardias se le encomendó la tarea de sostener una línea entre el aeródromo y el río, frente a la guarnición alemana de la “Fábrica de Tabacos”, entre Bellizzi y Battipaglia. Frente a ellos estaba la 16ª Panzer Division, desplegada entre la “Fábrica de Tabacos” y Éboli, con el grueso de sus tropas concentrado en Battipaglia.

El sábado 11 de septiembre, el general Graham tenía la esperanza de capturar la “Fábrica de Tabacos”. Este movimiento parecía posible mientras los alemanes no lanzaran un ataque en cualquier otro lugar. Mientras tanto, la 169ª Brigada estaba haciendo progresos más allá de la carretera 18.

Las cosas comenzaron a ir mal para los británicos cuando el Kampfgruppe von Doering lanzó un ataque contra Santa Lucía. Mientras, el Kampfgruppe Krüger guardaba el flanco derecho de Doering de una posible intervención de los norteamericanos. A las 14:00, Doering comenzó el ataque por el lado izquierdo de Santa Lucía para coincidir con otro asalto del Kampfgruppe Sempel hacia el sur de Battipaglia.

En Santa Lucía, los defensores (7º Ox and Bucks y el resto del 9º de Royal Fusiliers) fueron apoyados por la artillería divisional y el fuego naval. La cortina de fuego de los cañones de 25-pdr de los regimientos divisionarios y la artillería naval impidieron a los alemanes acercarse al pueblo, y el asalto fue cancelado. Dos horas más tarde los alemanes lo volvieron a intentar, pero el fuego de artillería británico impidió que llegaran a su objetivo.

El Kampfgruppe Sempel tuvo más éxito el su ataque al sur de Battipaglia. El ataque lanzado por un regimiento de panzergrenadieren y un batallón de Panzer IV, cayó sobre la línea de ferrocarril que cubría el 8º de Royal Fusiliers. La lucha se prolongó durante dos horas, pero los británicos sin arma antitanques ni fuego de apoyo, fueron superados y se retiraron en dirección sur hacia la carretera que conducía de San Mattia y el Ponte Fosso. Algunos soldados británicos fueron capturados en su huida, al ser rodeados por algunos tanques y semiorugas con panzergrenadieren.

Este desastre hizo a los británicos temer por la población de Santa Lucía. Si Ponte Fosso caía en manos alemanas, Santa Lucía quedaría aislada. Sin embargo el fracaso del Kampfgruppe von Doering en el asalto a Santa Lucía, permitió que el general Graham mandara dirigir toda la artillería disponible sobre las tropas del Kampfgruppe Sempel, desbaratando así el ataque alemán.

Para asegurar que el Ponte Fosso seguía en manos británicas, el general Graham envió a un escuadrón de tanques de los Scots Greys y al 67º Anti Tank Regiment, que contaba con varios de los poderosos cañones 17-pdr. Graham incluso envió a una unidad de enlace de ingenieros norteamericanos que se ocupaba de evaluar los daños en el aeródromo de Montecorvino. En un principio los ingenieros se mostraron reacios a tomar órdenes de los británicos, pero fueron obligados a hacerlo a punta de pistola.

Al caer la noche, los atacantes alemanes se retiraron a Battipaglia para reagruparse. Los británicos aprovecharon la retirada alemana para ocupar el terreno perdido durante los combates diurnos. Los restos de los 8º y 9º de Royal Fusiliers consiguieron restablecer la línea defensiva entre Ponte Fosso y Santa María. Para repeler los previsibles ataques alemanes al día siguiente los británicos minaron los accesos al puente y emplazaron algunas piezas antitanque. Algunos tanques de los Scots Greys también fueron enviados para proteger las posiciones de los Royal Fusiliers.

Curiosamente, en la mañana del domingo, no se produjo el esperado ataque alemán. Sin embargo conforme avanzaba el día numerosas patrullas de reconocimiento se acercaban cada vez más agresivamente hacia el sur de la cabeza de puente británica en el río Tusciano. Al tener sus tropas colocadas a la defensiva, el general Graham se dio cuenta de que tenía pocas posibilidades de avanzar hasta Battipaglia hasta que recibiera refuerzos. La 167ª Brigada había sufrido un número muy alto de bajas y la Brigada de Guardias estaba enfrascada en su propia lucha en la zona de la “Fábrica de Tabacos”. Por lo tanto, Graham decidió hacer retroceder una milla a los Royal Fusiliers, dejándolos así en una posición menos expuesta y más cerca del puente.

Los Royal Fusiliers comenzaron a retroceder a finales de la tarde, retirando primero las armas antitanque, seguidas posteriormente por los fusileros. La retirada coincidió con el esperado asalto del Kampfgruppe Sempel. El ataque comenzó a las 20:00 y en un principio parecía que los alemanes podrían tener éxito. Sin embargo el apoyo de la artillería de campaña y naval levantó un muro de fuego y metralla insalvable para los alemanes. Después de la retirada alemana, el general Graham envió de nuevo al 8º de Royal Fusiliers a la cabeza de puente, mientras el 9º quedaba atrasado para proteger la línea. Al igual que el día anterior las posiciones fueron protegidas por minas y cañones antitanque.

Mientras, a milla y media al noroeste, otra lucha se estaba librando entre diversos elementos de la Brigada de Guardias y elementos de la 16ª Panzer Division. El general Graham vio en la “Fábrica de Tabacos” una posición defensiva clave en la zona y decidió que después de los fracasados asaltos anteriores, ya era hora de lanzar otro ataque más contundente para intentar tomar esta posición alemana.

A las 21:30 los Scots Guards de la Brigada de Guardias, protegidos por un intenso fuego de artillería, se lanzaron contra las posiciones alemanas. Fueron recibidos por un intenso fuego de ametralladoras y luego sometidos por un contraataque alemán en su flanco derecho apoyado por algunos blindados. El ataque de los Scots Guards quedó estancando y una de las compañías del flanco derecho fue rodeada por los alemanes y obligada a rendirse más tarde. El resultado de este fracasado ataque británico sobre la “Fábrica de Tabacos” fue pérdida de un tercio de la fuerza de los Scots Guards.

Al día siguiente la Brigada de Guardias se mantuvo a la defensiva en sus posiciones, planeando un futuro ataque sobre la “Fábrica de Tabacos”. En cambio, fueron los alemanes los que atacaron primero. Este ataque se planeó en dos fases, una fuerza de engaño atacaría las tropas británicas para fijarlas en sus posiciones, mientras, la fuerza principal atacaría a las unidades del VI Cuerpo de Estados Unidos. El ataque principal fue llevado a cabo por el Kampfgruppe Sempel, cuyas fuerzas se dividieron en dos. Un batallón de panzergrenadieren y una compañía carros de asalto avanzaría hacia el sur de ambas orillas del Tusciano, usando la carretera 18 como punto de partida. Protegidos por un notable fuego de artillería, ambos elementos alemanes avanzarían sobre su objetivo principal, el puente de Fosso. En la reserva permanecería un batallón del 1er Fallschirmjäger Regiment, que sería el encargado de explotar el éxito alemán.

A la derecha, un batallón de panzergrenadieren atacaría las posiciones de los Scots Guards, que estaban prevenidos del ataque alemán. El ataque alemán sobre las posiciones escocesas fracasó y permitió que la Brigada de Guardias enviara su única reserva (los Coldstream Guards) a la derecha para proteger el puente de Fosso. Al caer la noche del día 13, cuando se agotó el ataque alemán, la orilla derecha del Tusciano seguía en manos británicas.

En la otra orilla del Tusciano, el ataque alemán tuvo más éxito, debido a que las tropas del 9º de Royal Fusiliers habían estirado demasiado en sus posiciones en la línea del frente. Aun así los Fusiliers cedieron terreno a regañadientes causando un gran número de bajas entre los atacantes germanos. Sin embargo la delgada línea británica cedió y Sempel ordenó a los Fallschirmjägers infiltrarse a través de la aldea de San Mattia, ocupándola a las 17:30. Los restos del batallón de Fusiliers se retiraron hacia el puente y junto a un escuadrón de los Scots Greys creó un perímetro defensivo en las inmediaciones del puente. Acto seguido los Coldstream Guards llegaron para reforzar las posiciones. Ese día el ataque alemán se paró y los británicos tuvieron tiempo para preparar adecuadamente la defensa de su posición en espera del siguiente ataque enemigo.

A la mañana siguiente (martes, 14 de septiembre), los Fallschirmjägers de San Mattia reanudaron sus ataques, esta vez en dirección al mar, concretamente hacia Roger Beach. Un batallón de panzergrenadieren atacó las defensas del Ponte Fosso, pero los británicos los rechazaron causándoles un importante número de bajas. Siendo rechazados, los alemanes pensaron que las defensas del puente estaban demasiado bien defendidas para ser penetradas por solo un batallón de panzergrenadieren bastante debilitado. Al oeste de San Mattia, un escuadrón de los Scots Greys frustró los intentos alemanes de avanzar en dirección a las playas, y las tropas del debilitado Kampfgruppe se retiraron hacia Battipaglia para reorganizarse, con la vista puesta en los próximos combates.

Al otro lado del río los Scots Guards se pusieron en marcha para comenzar un nuevo asalto sobre la “Fábrica de Tabacos”. El ataque comenzó a las 17:00 precedido por un intenso fuego de artillería y morteros, sin embargo los alemanes estaban muy firmes en sus posiciones. Los escoceses comenzaron el ataque cruzando el terreno abierto al norte de la línea del ferrocarril bajo un intenso fuego de artillería alemana, y en poco tiempo fueron rechazados. Visto lo sucedido se canceló este nuevo ataque.

Para entonces parecía que la situación de los aliados había mejorado sensiblemente respecto a los días anteriores. Los transportes que llevaban a la 7º División Blindada (“las ratas del desierto”) habían comenzado a llegar a las playas, y pronto las nuevas tropas de refresco empezarían a relevar las vapuleadas tropas de la 56ª División. Los británicos habían conseguido capear el temporal pero por muy poco. Lo que había salvado a las tropas de Graham fue que el general Herr del LXXVI Panzer Korps había mandado a sus unidades atacar también a las tropas del VI Cuerpo de Estados Unidos. Si el gran contraataque alemán contra las tropas estadounidenses del día D+5 denominado “Lunes Negro” hubiera sido lanzado contra las tropas británicas en Battipaglia, es muy posible que la batalla de Salerno hubiera acabado de forma muy diferente.

Sherman M4A3 británico de los Scots Greys durante los combates a los largo del río TuscianoSherman M4A3 británico de los Scots Greys durante los combates a los largo del río Tusciano

Antitanque británico 6pdr. de los Coldstream Guards guardando una posición cerca del puente de Fosso en el río TuscianoAntitanque británico 6pdr. de los Coldstream Guards guardando una posición cerca del puente de Fosso en el río Tusciano. Al fondo un semioruga alemán SdKfz puesto fuera de combate
Al amanecer, del 11 de septiembre (día D+3), la expansión de la cabeza de puente norteamericana había ido muy bien si se compara con la lucha del X Cuerpo Británico. El VI Cuerpo de Estados Unidos había cruzado los ríos Sele y Calore, cerca de la estación de Albanella y estaba bien situado para un avance general en Ponte Sele y la carretera 9.

La noche anterior, el 142º RCT había capturado Albanella, en el otro extremo del monte Soprano, siendo el próximo objetivo un avance hacia noreste para tomar posiciones en las tierras alta de alrededor de Altavilla. El 2/142º RCT recibió la orden de avanzar hacia Altavilla al día siguiente, entrando en el pueblo a mediodía y encontrando indicios de que los alemanes habían estado recientemente en la población. Efectivamente, una guarnición del 15º Panzergrenadier Regiment había abandonado Altavilla esa misma mañana. La población de Altavilla estaba en las laderas occidentales de la colina 424 por lo que el comandante del batallón (Teniente Coronel Barron), mandó establecer su principal posición defensiva en la cumbre, a una milla al este de la aldea, dejando a una compañía de apoyo en la misma aldea.

Mientras tanto, en la mañana del 11 de septiembre, el grueso del 179º RCT de la 45ª División avanzó hacia la carretera 9. Un batallón de esta unidad se dirigió hacia el puente que atravesaba el pequeño cauce del Calore, el cual unía la carretera de Altavilla y Ponte Sele. Este objetivo fue alcanzado a las 10:00, pero un contraataque de un batallón del 15º Panzergrenadier Regiment recapturó el puente y expulsó a los norteamericanos a la orilla sur del río. Se lanzó un contraataque, y cuando los alemanes retrocedieron, el batallón del 179º RCT volvió a situarse en la orilla norte del río, aunque su posición era bastante precaria.

Detrás de ellos, el resto del 179º RCT también estaba en problemas, ya que a mitad de camino entre Persano y Ponte Sele, los alemanes atacaron con fiereza y los americanos se vieron rodeados. El coronel Hutchins del 179º RCT, había pasado por alto que en Persano había tropas alemanas, las cuales estaban recibiendo refuerzos a través de un pequeño puente cercano a esta pequeña población medieval. El Oberst Ulich de la 29ª Panzergrenadier Division decidió entonces atacar sobre las tropas norteamericanas, las cuales pasaron a la defensiva ante la imposibilidad de recibir refuerzos de la 45ª División, la cual estaba teniendo problemas en la orilla opuesta del río Sele.

El 157º RCT del coronel Ankcorn que debía estar cubriendo el puente sobre el Sele en Persano, había sido detenido en su avance justo antes de una fábrica de tabaco en Fiocche, que estaba ocupada por el Kampfgruppe Krüger. Los combates en torno a esta fábrica tabaco, impidieron a los estadounidenses avanzar más lejos de la orilla norte del Sele. Durante la noche, la fuerza alemana abandonó Persano y la fábrica de tabaco próxima a Fiocche por falta de munición y los hombres de Hutchins apoyados por tanques del 735º Batallón de Tanques lograron entrar en dicha población.

En las primeras horas del domingo 12, un batallón del 15º Panzergrenadier Regiment del Kampfgruppe Ulich, atacó con éxito desde este las posiciones norteamericanas en la colina 424. El comandante norteamericano del batallón murió en dicho ataque y las compañías norteamericanas en las colinas quedaron inmovilizadas en la cima de la colina por el fuego de la artillería alemana. Durante la tarde, un grupo de panzergrenadieren se infiltró en el pueblo obligando a la compañía norteamericana que estaba de guarnición a retroceder hacia un arroyo cercano. Cuando cayó la noche, los hombres del 2/142º estaban rodeados en la cima de la colina.

Esa misma tarde, el jefe de la división (general Walker) tomó conciencia de la gravedad de la situación y ordenó intervenir al Teniente Coronel Forsyth del 142º RCT. A las 16.30, Forsyth a la cabeza del 3/142º RCT avanzó hacia el este, desde Albanella hacia el monte Doglia. Su plan consistía en acercarse a la colina 424 desde el sur, para intentar contactar con el resto del 2/142º RCT. Mientras tanto en el puente de Calore, las maltratadas tropas del 2/179º eran aliviadas por el 3/143º RCT, que recibieron órdenes de lanzar un ataque de madrugada sobre la colina 424 desde norte, para que coincidiera con el de Forsyth desde el sur.

A su vez, Walker ordenó a dos batallones de artillería de campaña que estaban desplegados a lo largo de la orilla oriental del arroyo de La Calore que apoyaran el ataque. Eran las 06:00 del siguiente día cuando la artillería comenzó a bombardear las posiciones alemanas que rodeaban a los defensores de la colina 424. Media hora después los hombres de Forsyth comenzaron a avanzar hacia el sur de la colina. Estaban a medio camino del objetivo, cuando de repente empezaron a recibir un intenso fuego de ametralladoras.

Forsyth mandó a dos compañías atacar por el flanco derecho las posiciones alemanas, silenciando tres nidos de ametralladoras. En estos instantes los hombres de Forsyth estaban a escasos 500 metros del asediado 2/142º. Fue entonces cuando los hombres de Forsyth fueron alcanzados por un intenso fuego de la artillería alemana. A cubierto por la cortina de fuego el II/15º Panzergrenadier Regiment aprovechó para atacar, consiguiendo dividir en dos mitades a la fuerza de Forsyth. Dos compañías estuvieron a punto de quedar rodeadas y fueron obligadas a retirarse con el resto del batallón a la vertiente norte de la colina. Durante el resto de la mañana el batallón permaneció inmovilizado, hasta que un nuevo contraataque alemán los hizo retroceder hasta las laderas occidentales de la cordillera.

A la misma vez que todo esto ocurría, el 3/143º del Teniente Coronel Barnett había empezado a subir por la ladera norte de la colina 424 a las 06:00, llegando a su cima tres horas más tarde. Entonces Barnett mandó avanzar a una de sus compañías hacia el pueblo de Altavilla. Poco después de las 14:00 la aldea fue ocupada y sus hombres restablecieron el contacto con los hombres del 2/142º que estaban inmovilizados en las laderas del suroeste de la colina 424. Estos hombres fueron evacuados colina abajo a la seguridad del arroyo La Cosa. A pesar de que Barnett había conseguido rescatar a los defensores asediados, la posición norteamericana en la colina aún era bastante precaria. El Coronel Martin del 143º RCT se dio cuenta de la situación y convenció al General Walker para que ordenara avanzar al 1/142º que estaba en la reserva en el arroyo de La Cosa.

El plan de Barnett de enlazar con los batallones de Barnett y Forsyth se vino abajo cuando a las 17:00, unidades del II/15 Panzergrenadier Regiment atacaron nuevamente la colina por los flancos del 3/143º. Después de una lucha de 30 minutos, la línea defensiva del batallón fue rota y los hombres salieron huyendo por la ladera oeste. Los hombres de la compañía K que estaban de guarnición en Altavilla también fueron rodeados por los panzergrenadieren.

Al caer la noche el 13 de septiembre, los alemanes estaban firmemente asentados en las alturas de Altavilla, mientras que los restos del 142º RCT lamían sus heridas al otro lado de la orilla del arroyo de La Cosa. Por la mañana, la compañía K que estaba cercada en Altavilla hubo de rendirse a los panzergrenadieren.

Observadores alemanes de artillería en las alturas de AltavillaObservadores alemanes de artillería en las alturas de Altavilla

Howitzer M1 de 155mm del 189 Batallón de Artillería, 45ª División de Infantería EE.UU., bombardeando posiciones alemanasHowitzer M1 de 155 mm del 189 Batallón de Artillería (45ª División de Infantería EE.UU.) bombardeando posiciones alemanas
Las semillas del “lunes negro” se sembraron dos días antes, cuando el general Middleton de la 45ª División no pudo asegurar el valle del Sele. Los combates en torno a Persano y la fábrica de tabacos casi acabaron en desastre. La retirada del Kampfgruppe Ulich, hizo que los norteamericanos se confiaran en exceso. En realidad, las tropas alemanas se retiraron para reagruparse y recibir nuevos refuerzos para atacar a los norteamericanos en la zona del Ponte Sele. A pesar de los informes de la inteligencia, el general Dawley parecía más preocupado por la organización de su cuerpo, que en formar una línea fuerte para repeler la embestida alemana.

El contraataque alemán sobre Persano y la fábrica de tabacos no tardaría en producirse. A las 13:00, el Kampfgruppe von Doering comenzó a avanzar hacia sur por la carretera de conduce a Éboli y tras una breve lucha el I/79º Panzergrenadier Regiment, acompañado por ocho tanques expulsó a los norteamericanos de la fábrica de tabacos. Este éxito alemán puso en peligro la posición de Persano y del 179º RCT, por lo tanto el general Dawley mandó que se retomara la fábrica de tabacos con urgencia y al precio que fuera.

El ataque norteamericano comenzó a las 16:30, cuando el 157º RCT avanzó hacia la fábrica de tabaco con su primer y segundo batallón en cabeza, apoyado cada uno por una compañía de tanques. Un batallón de morteros proporcionó humo de cobertura, y a las 17:00, la infantería americana había tomado los edificios que habían sido ocupados por los alemanes. Una vez más, los alemanes se habían retirado. Se decidió que el 1/157º volviera a ocupar la fábrica, mientras que el 3/157º tomaba posiciones un poco más al norte para proteger su flanco. Con la fábrica de tabacos de nuevo en manos americanas, el general Middleton había asegurado un importante nexo de unión entre sus dos regimientos (cada uno en una orilla del río Sele). La tercera formación de Middleton, el 180º RCT estaba todavía embarcada en los buques de transporte como reserva flotante.

El general Dawley debería de haberse preguntado en esos momentos por qué los alemanes habían cedido sus posiciones en Persano y la fábrica de tabacos. En lugar de ello, discutió con el general Clark los límites de cada Cuerpo de Ejército. Originalmente, el límite entre ambos era el río Sele, pero con los británicos luchando en el río Tusciano, había una brecha de unas 7 millas entre las dos cabezas de puente aliadas. Se tomó la decisión de ampliar la cabeza de puente norteamericana hacia el norte.

Dawley envió a los ingenieros de la 36ª División a Bivio Cioffi que estaba a milla y media de la unidad británica más cercana en Santa Lucía. Esta pequeña localidad serviría como puesto avanzado al norte de su cabeza de puente. Por lo tanto, la 45ª División se concentraría al norte del río Sele, de Bivio Cioffi a la fábrica de tabacos. Esa noche, el 179º RCT recibió órdenes de cruzar el río, cosa que logró antes del amanecer. El 3/157º ahora fue desplegado entre la carretera 18, entre los ingenieros de la 36ª División en Bivio Cioffi y el 3/157º, atrincherado al norte de la fábrica de tabacos. El resto del 179º RCT fue colocado en la reserva a 2 millas detrás del frente, junto al norte del punto donde la carretera 18 cruza el río Sele.

Estos movimientos de tropas dejaron una brecha de 2 millas en la línea americana entre los ríos Sele y Calore. Las únicas tropas en la zona eran el 3/143º, que custodiaba el puente sobre el río Calore, al norte de Altavilla. No mejoró la situación la orden de Dawley de mover al 141º RCT que estaba de reserva en la estación Albanella, para cruzar el río Sele a la mañana siguiente y establecer un vínculo con los británicos en el Tusciano. La única reserva en la cabeza de playa era el 141º RCT que se encontraba en el monte San Chirico, con vistas al arroyo de La Calore. Estas erróneas disposiciones facilitaron los contraataques alemanes que estaban a punto de realizarse.

Prisioneros alemanes ayudando a la evacuación de los heridos norteamericanos en la playa de PaestumPrisioneros alemanes ayudando a la evacuación de los heridos norteamericanos en la playa de Paestum

Contraataque alemán. 12 a 14 de septiembre de 1943Contraataque alemán. 12 a 14 de septiembre de 1943
Durante la mañana del lunes 13 de septiembre, había una sorprendente calma en la cabeza de playa de Paestum. Los primeros combates de la mañana empezaron a producirse en las colinas de Albanella, mientras cuatro poderosos Kampfgruppen se movían más allá de la carretera 19, entre Éboli y Ponte Sele para comenzar los ataques. Al este de Battipaglia, el Kampfgruppe von Doering de la 16ª Panzer Division se preparaban para recuperar la fábrica de tabacos, mientras en su flanco derecho del Kampfgruppe Stempel, recibió la orden de lanzar ataques contras las posiciones británicas en Santa Lucía.

El ataque principal, sería lanzado a través del puente sobre el Sele, que no era sino el primero de los objetivos del LXXVI Panzer Korps ese día. El general Herr, pensó que la batalla por la cabeza de puente no se decidiría en las colinas de Altavilla. Sus objetivos principales eran los dos puentes sobre el Sele próximos a la fábrica de tabacos y la estación de Albanella y el puente de pontones que habían montado los ingenieros norteamericanos en el río Calore al sur de Persano. Con estos cruces en manos de alemanas, la 45ª División norteamericana podía ser rodeada y privada de los suministros de las playas.

Para conseguir estos objetivos, el recién creado Kampfgruppe Kleine Limburg recibió la orden de capturar Persano y asegurar después el puente junto a la fábrica de tabacos. Como apoyo de flanco, los panzergrenadieren del Kampfgruppe Krüger avanzarían por el pasillo entre el Sele y el Calore hasta enlazar en Persano con la fuerza Kleine Limburg. Un buen número de panzers fueron asignados como apoyo a ambas fuerzas. Finalmente, el Kampfgruppe Ulich, ocuparía las colinas de Altavilla y permanecería allí como fuerza de reserva para cuando fuera necesario.

Por la mañana temprano, en la cabeza de playa norteamericana, el general Dawley se dio cuenta de que Persano estaba casi sin vigilancia y ordenó al 2/143º cruzar el río Calore y tomar una posición defensiva al norte de Persano, colocándolo directamente en la trayectoria que debía de tomar el Kampfgruppe Krüger. El Teniente Coronel Jones, al mando del 2/143º, llegó a la posición establecida a las 07:30, con la compañía G desplegada en los puestos de avanzada, por delante la línea principal. Al otro lado del río Sele, al 157º RCT del Coronel Ankcorn se le ordenó despejar con un batallón el bosquecillo de Grataglia, a una milla de la carretera que enlazaba Éboli con la fábrica de tabacos. La operación se puso en marcha sobre las 11:00, pero al mediodía se detuvo el avance debido a la férrea resistencia alemana. Un reconocimiento aéreo descubrió una importante fuerza de tanques alemanes e infantería a una milla al norte, entre la carretera y la Torre Palladino.

El asalto alemán comenzó con un bombardeo sobre el batallón norteamericano que estaba en los alrededores del bosque de Grataglia. La infantería del Kampfgruppe von Doering comenzó a moverse por el flanco derecho enemigo, entre el bosque y el río. Los norteamericanos fueron expulsados hacia el este, pero lograron reagruparse en la Granja de Fiocche, cubierto por el 3/157º que estaba atrincherado en la fábrica de tabaco. Este retroceso dejo la carretera despejada al Kampfgruppe Kleine Limburg, que se dirigió hacia al sur para intentar cruzar el puente del Sele con el apoyo de una compañía de tanques del Kampfgruppe von Doering.

Detrás de ellos llegó el resto de los panzers de von Doering, apoyados por el I/79º Panzergrenadier Regiment. Su objetivo era la fábrica de tabacos, que fue capturada después de una breve lucha. Sin embargo, los posteriores intentos alemanes de aventurarse más lejos fueron parados en seco por el fuego del 753º Tank Bataillon, que estaba desplegado al suroeste de la fábrica. Mientras, el II/79º Panzergrenadier Regiment expulsó a los restos del 1/157º RCT de la Granja de Fiocche. Algo más de suerte tuvo el 3/157º RCT, que esperó atrincherado un ataque alemán que nunca llego a producirse. Después de asegurar estos primeros objetivos, von Doering retiró sus tanques, para sumarlos al ataque que el general Herr tenía previsto entre el río Calore y el mar.

Una vez asegurado el puente sobre el Sele, el Kampfgruppe Kleine Limburg avanzó hacia las posiciones americanas en Persano. Tan pronto los norteamericanos se enfrentaron a la amenaza, el Kampfgruppe Krüger lanzó otro ataque simultáneo desde frente. La compañía G del batallón del Teniente Coronel Jones retrocedió hacia sur y logró escapar de los alemanes cruzando un puente sobre el Calore. El resto del batallón quedó rodeado y en menos de 30 minutos fue derrotado por los alemanes. Las bajas del batallón fueron de 508 hombres muertos, heridos o capturados. Con la fuerza de Jones derrotada, los Kampfgruppen Krüger y Kleine Limburg continuaron por el corredor entre los ríos Sele y Calore en dirección a la estación de Albanella y las playas de Paestum.

Eran las 17:00 cuando algunos hombres del Kampfgruppe von Doering cruzaron el puente del Sele y se unieron con la compañía panzer que había cedido al Kampfgruppe Kleine Limburg (esta compañía tenía una fuerza de 15 panzer, de los cuales la mayoría eran Pz IV). Con la mayoría de los panzergrenadieren en la otra orilla, von Doering decidió avanzar solo con los tanques, con la esperanza de apoderarse de los puentes de pontones construidos por los ingenieros norteamericanos en el Calore. Esperaban dar un rápido golpe de mano antes de que los americanos pudieran reaccionar, sin embargo los estadounidenses estaban listos y esperando.

En la orilla del Calore, dos batallones de artillería de campaña americanos habían sido desplegados para frenar el avance de los tanques. Algunos artilleros fueron sacados de sus piezas para ser armados con fusiles y ametralladoras. También algunos oficiales de Estado Mayor peinaron la cabeza de playa para que cualquier persona que pudiera coger un arma, fuera enviada a la primera línea.

Facilitó la tarea norteamericana la voladura de ambos puentes por parte de los ingenieros. El resultado fue que los panzers no pudieron cruzar al río a menos que se pudiera encontrar un vado. Siete obuses autopropulsados M7, varios cazacarros M10 y seis antitanques de 37 mm, fueron enviados para ayudar a los defensores en el vado del río.

Durante el ataque alemán, los artilleros norteamericanos de ambos batallones de artillería de campaña llegaron a disparar más de 3.500 proyectiles. Finalmente, después de estar dando vueltas para encontrar un lugar donde vadear, los tanques alemanes se retiraron dejando dos tanques dañados detrás de ellos. Von Doering esperaba reanudar el ataque al día siguiente cuando pudiera contar con la infantería y los ingenieros para apoyar a los panzer. Pero este asalto anterior de los panzer sin apoyo de infantería fue el máximo avance del contraataque alemán.

A pesar del fracaso de los panzers, el General Dawley no era demasiado optimista. Cuando el Teniente General Clark le pregunto lo que pensaba hacer el día siguiente, Dawley le respondió: “Nada. No tengo ninguna reserva. Todo lo que puedo hacer es rezar una oración”. En realidad la 36ª División de Walker estaba seriamente debilitada al haber perdido dos batallones en los alrededores de Altavilla y otro cerca Persano. El 1/157º RCT de la 45ª División del General Middleton fue aniquilado, por lo que un nuevo ataque alemán al día siguiente tenía bastantes posibilidades de llegar a las playas de Paestum. Por todas estas circunstancias ese lunes 13 de septiembre fue llamado “Lunes Negro”.

Artillería de campaña norteamericana bombardeando posiciones alemanasArtillería de campaña norteamericana bombardeando posiciones alemanas

Panzers IV alemanes en las proximidades del Golfo de SalernoPanzers IV alemanes en las proximidades del Golfo de Salerno

Victoria aliada y retirada alemana

Al amanecer del 14 de septiembre el Teniente General Clark, decidió reforzar las posiciones norteamericanas. Había pasado la noche pensando en evacuar la cabeza de playa, pero finalmente decidió no hacerlo. El general Ridgway, al mando de la 82ª División Aerotransportada había accedido a lanzar esa noche a uno de sus regimientos de infantería paracaidista dentro de la cabeza de playa de Paestum, y al resto de sus hombres al día siguiente.

A las 21:00 la primera oleada de paracaidistas comenzó a caer sobre las playas previamente señaladas. El primer lanzamiento fue bien, dos batallones del 504º Regimiento de Infantería Paracaidista del Coronel Tucker aterrizaron sin problemas entre Paestum y la estación de Albanella. El segundo lanzamiento fue peor y el 3/504º se dispersó a los cuatro vientos por la llanura de Salerno, cayendo muchos de los hombres en las líneas alemanas. Aun así, Dawley podía contar ahora con dos batallones de experimentados paracaidistas, los cuales fueron enviados inmediatamente a la línea del frente, listos para hacer frente a los ataques alemanes que pudieran producirse al amanecer.

En Paestum, el General Walker, reorganizó lo que quedaba de su maltrecha división y sustituyó a los tres comandantes de sus regimientos. El 142º RCT fue retirado a la misma cabeza de playa para recuperarse, por lo que la línea defensiva a lo largo del arroyo de La Cosa quedó a manos de los 2/141º RCT, dos batallones de infantería paracaidista y el 1/141º RCT en el extremo derecho de la línea, apoyado por ingenieros sacados de las playas. Estas tropas fueron reforzadas con el 751º Tank Bataillon y el 636º Batallón de Cazacarros.

Los alemanes reanudaron su ofensiva en la mañana del 14 de septiembre, pero el ataque comenzó en los alrededores de Bivio Cioffi, en lugar de en el puente de Calore. A las 08:00 el Kampfgruppe von Doering atacó utilizando el I/79º Panzergrenadier Regiment, apoyado por dos compañías de panzer. Se acercaron desde la Granja Fiocche, al norte de la fábrica de tabacos, para luego girar hacia el sur en dirección al puente que conducía a la estación de Albanella.

Dos batallones del 179º RCT, apoyados por tanques y cañones antitanque se enfrentaron a la embestida alemana. En un intenso combate que duró media hora, 7 panzer fueron destruidos, y los alemanes tuvieron que suspender el ataque. Por la tarde dos fuerzas alemanas del tamaño de un batallón atacaron por Bivio Cioffi, pero fueron rechazados. En todos estos ataques, la combinación de fuego de artillería de campaña y la artillería naval desempeñaron un papel fundamental para rechazar a los alemanes.

Más al sur, patrullas alemanas estaban sondeando las posiciones americanas en el río Calore y el arroyo de La Cosa desde el amanecer. A las 09:00 estos pequeños movimientos se convirtieron en un ataque en toda regla. Un batallón de panzergrenadieren del Kampfgruppe Krüger intentó vadear el Calore alrededor del puente destruido, con el apoyo de una compañía de tanques, pero el asalto fue rechazado por la infantería norteamericana, apoyada por tanques y cazacarros. A las 13:00 los alemanes renovaron el ataque, pero volvieron a ser rechazados. Un cazacarros M10 del 636º Batallón de cazacarros llamado “Jinx”, destruyó 5 panzers alemanes durante dicho ataque. Durante el resto del día y la noche se produjeron combates esporádicos, pero para los alemanes quedó claro que la línea estadounidense era demasiado fuerte como para romperla.

Infantería paracaidista de la 82ª Airborne avanzando desde la cabeza de playa de PaestumInfantería paracaidista de la 82ª Airborne avanzando desde la cabeza de playa de Paestum
En el sector británico, se produjo una crisis cuando el día 14 de septiembre los alemanes asaltaron la “White House Hill”. El día anterior la 128ª Brigada había relevado en la colina a la machacada 139ª Brigada, mientras la Brigada de Comandos se mantenía en reserva en la población de Mercatello. El ataque alemán comenzó con un intenso fuego de baterías de cohetes Nebelwerfer, que produjo importantes bajas a los británicos. A las 01:00 la infantería alemana empezó a infiltrarse en las posiciones británicas. Los hombres del Kampfgruppe Stroh invadieron las posiciones del 1/4º de Hampshires y en menos de una hora, la zona oriental y central de la colina estaba en manos alemanas. En el extremo occidental el 5º de Hampshires se vio inmovilizado por el intenso fuego alemán. A la mañana siguiente (15 de septiembre), los alemanes asaltaron las posiciones británicas y a las 11:00, los supervivientes se retiraron hacia Mercatello. La pérdida de la “White House Hill” fue un duro golpe para el general McCreery. Esto significaba que los observadores de artillería alemanes tenían una clara visión de las playas de desembarco británicas y podían guiar el fuego de artillería a donde quisieran.

Para McCreery, este duro golpe se vio atenuado por la estabilización de la lucha a lo largo del río Tusciano. La llegada de la 7ª División Blindada aseguró el flanco expuesto más allá del Ponte Fosso. El Kampfgruppe Sempel había sufrido una gran cantidad de bajas, y cuando se retiró para reagruparse, los británicos volvieron a ocupar San Mattia y fortalecieron las defensas que unían el Ponte Fosso con Santa Lucía. Esa misma tarde, el Kampfgruppe Krüger se trasladó desde Persano a Battipaglia para reemplazar al Kampfgruppe Sempel de la línea del frente.

El 16 de septiembre al amanecer, los alemanes lanzaron un asalto con dos batallones sobre las posiciones británicas en San Mattia. Algunos grupos lograron infiltrarse en las líneas británicas, aunque finalmente el ataque fue rechazado por una combinación de fuego defensivo y un contraataque de los Coldstream Guards y tanques de los Scots Greys. Los tanques británicos continuaron avanzando a las afueras de Battipaglia, donde se toparon una pantalla de cañones antitanque, viéndose obligados a retirarse. Este ataque marcó el último asalto alemán en el Tusciano. Las victorias locales de los días anteriores quedaron en el pasado. Ahora, tanto británicos como norteamericanos tenían suficientes reservas para evitar cualquier avance alemán.

Una de las principales razones de estos éxitos aliados, fue la capacidad de dirigir el fuego de artillería donde fuera necesario. También fue muy decisivo el poder de fuego de los buques de la Fuerza Naval del Vicealmirante Hewitt (Western Task Force). En particular los cañones de 6 pulgadas de los cuatro cruceros ligeros situados frente a cada una de las cabezas de playa. Los cañones de 15 pulgadas de los dos buques monitores británicos también proporcionaron fuego de apoyo a las tropas desembarcadas. Este fuego naval, era dirigido por equipos de observación de artillería de la flota que habían sido desembarcados con las tropas, por aviones de reconocimiento, y por personal de tierra.

Este poderío naval, también pagó su precio durante la batalla de Salerno. A pesar de la cobertura de la fuerza aérea, la flota resultó vulnerable a los ataque aéreos alemanes. La primera víctima fue el crucero ligero USS Savannah, que fue alcanzado el 11 de septiembre por una bomba FX 1400 guiada por radio, lanzada desde un bombardero Dornier 217 desde unos 6.000 metros de altura. La bomba hizo blanco en una de las torres de artillería y explotó en un cuarto de control. Se hizo un boquete en la parte inferior del buque, abriendo una grieta en su costado. Se apagaron las calderas, el buque perdió fuerza y se produjo un incendio. En poco tiempo, el buque empezó a hundirse por la proa, aunque los equipos de control de daños lograron enderezarlo ajustando su carga de combustible. Debido a los graves daños, el Savannah fue enviado a Malta para su reparación.

Dos días después, el buque hospital Terranova, también fue alcanzado por una bomba, al igual que el crucero ligero HMS Uganda. El Uganda pudo salvarse, pero el Terranova se hundió. El incidente más grave ocurrió en la tarde del 15 de septiembre, cuando el acorazado HMS Warspite fue alcanzado por una bomba guiada por radio lanzada desde un Focke Wulf FW 190. La bomba hizo explosión en el cuarto de calderas. Inmediatamente, el Warspite perdió fuerza y comenzó a inundarse. Como no podía moverse, fue tomado por dos remolcadores americanos, el “Hopi” y el “Moreno”, y con una escolta de tres cruceros y cinco destructores se dirigió a Malta donde llegó el día 19 para ser reparado.

También la fuerza aérea aliada tuvo sus propios problemas. Aunque contaban con 1.395 cazas y cazabombarderos, así como 1.336 bombarderos medios y pesados, estos debían de volar desde los aeródromos de Sicilia. Debido a ello, el tiempo de vuelo sobre el campo de batalla de Salerno era muy poco, incluso con tanques de combustible adicionales. Se pudo resolver el problema cuando se abrieron 2 aeródromos en el sector británico y otro en el sector norteamericano, lo cual garantizó la superioridad aérea aliada sobre el campo de batalla. Los cazas y cazabombarderos de estos aeródromos proporcionaron protección a los bombarderos en sus misiones sobre Battipaglia, Éboli y Ponte Sele. Gracias a la supremacía aérea aliada, el ataque sobre el Warspite fue la última misión de la Luftwaffe sobre la cabeza de playa.

Crucero estadounidense Savannah inmediatamente después de ser alcanzado por una bomba guiada alemana durante un ataque aéreo. 11 de Septiembre de 1943Crucero estadounidense Savannah inmediatamente después de ser alcanzado por una bomba guiada alemana durante un ataque aéreo. 11 de Septiembre de 1943

Los ataques aéreos proporcionaron una inestimable ayuda a las tropas de las playasLos ataques aéreos proporcionaron una inestimable ayuda a las tropas de las playas. Un B-25 Mitchell lanzando su carga de bombas sobre las posiciones ocupadas por unidades alemanas
Poco a poco, la batalla de Salerno fue decantándose para el bando aliado. En la noche del 14 de septiembre, el 325º Regimiento paracaidista aterrizó sin problemas en el interior de la cabeza de playa norteamericana, mientras que el 180º RCT de la 45ª División de Infantería era transportado desde los buques de la flota a las playas de Paestum. Esto dio a los estadounidenses cinco batallones con tropas frescas, además de un batallón de artillería paracaidista. Hubo un pequeño contratiempo cuando un batallón paracaidista fue lanzado en Avellino, a 25 millas al norte de Salerno. Esta fuerza de bloqueo fue rodeada por los alemanes y sus tropas obligadas a rendirse.

Buenas noticias llegaron desde sur, cuando se supo que el 8º Ejército de Montgomery había alcanzado la localidad de Sapri, a 40 millas de las playas de desembarco norteamericanas. Dos días más tarde, una patrulla de la 36º División de Texas se encontró con unidades de la 5ª División Británica en Vallo, que estaba a 18 millas de Paestum. Ese mismo día, un jeep cargado de periodistas llegó al Cuartel General de Dawley en Paestum por la carretera 18. La carretera estaba vacía de tropas alemanas.

Aunque las tropas alemanas todavía permanecían frente los dos Cuerpos aliados en las playas de Salerno, no había indicios de que fueran a atacar de nuevo. Patrullas de la 36ª División de Texas, observaron que las tropas del I/79º Panzergrenadier Regiment se habían retirado del pasillo entre los ríos Sele y Calore, para formar una nueva línea a una milla de Persano. Aun así los alemanes todavía estaban en posesión de la fábrica de tabacos y Altavilla. Por consiguiente, se tomó la decisión de lanzar un nuevo ataque sobre las posiciones alemanas para ampliar la cabeza de puente.

Durante gran parte del 16 de septiembre, los batallones 1º y 2º del 504º Regimiento de Infantería Paracaidista (82ª Airborne) avanzaron hacia el interior, volviendo a capturar la población de Albanella por la tarde. Posteriormente el Coronel Tucker, fue informado de la situación en Altavilla por los supervivientes del 142º RCT, siendo consciente de la situación que allí podía esperar. Su plan de ataque consistía en un asalto a la colina 424 desde el sur, pero los batallones fueron descubiertos por los alemanes. Entonces Tucker decidió que sus tropas pasaran la noche en el Monte del Bosco, para reanudar el asalto a la mañana siguiente.

Por la noche, las posiciones alemanas en la colina fueron duramente castigadas por la artillería aliada. Al amanecer, Tucker reanudó el avance y pronto las patrullas de ambos bandos se enfrentaron entre sí en la ladera sur de la colina 424, donde los hombres de Forsyth estuvieron combatiendo apenas cuatro días. Al principio el II/15º Panzergrenadier Regiment, hizo retroceder a los paracaidistas con la ayuda de algunos tanques y cañones de asalto, pero la férrea defensa de los paracaidistas y el fuego de artillería naval mantuvieron a raya a los alemanes.

Debido al intenso fuego al que eran sometidos por la artillería naval, los alemanes tuvieron que retirarse. Cuando al amanecer del día 18, Tucker envió patrullas para reconocer las posiciones enemigas, estas informaron que los alemanes habían dejado sus posiciones durante la noche, dejando solo a una pequeña retaguardia. A las 15:00 de ese mismo día, el pueblo de Altavilla volvió a manos norteamericanas. Esa misma mañana algunas patrullas también informaron que los alemanes habían abandonado la población de Persano y la fábrica de tabacos. Daba la impresión que todas las tropas alemanas que habían luchado contra el VI Cuerpo en los días anteriores se hubieran esfumado.

La retirada alemana y persecución aliada. 15 de septiembre a 8 de octubre de 1943La retirada alemana y persecución aliada. 15 de septiembre a 8 de octubre de 1943

El crucero ligero Boise apuntando sus cañones hacia las posiciones alemanas que rodean las playas de SalernoEl crucero ligero Boise apuntando sus cañones hacia las posiciones alemanas que rodean las playas de Salerno
Los británicos fueron menos afortunados en la “White House Hill”, la cual se convirtió en una obsesión para ellos como lo fue Altavilla para los norteamericanos. En la tarde del 15 de septiembre, los alemanes fueron expulsados del extremo occidental de la cima por el 5º de Hampshires, que también capturaron la aldea de Piegollelle. Se ordenó al 41º Comando de Royal Marines que ocuparan el resto de posiciones alemanas. A las 17:30 comenzó su ataque y conquistaron el resto de la colina. Sin embargo, el plan era dejar que la 169ª Brigada de la 56ª División ocupara la colina, por lo que los Comandos se retiraron. Antes de que los soldados de la 169ª Brigada llegaran a estas posiciones, los alemanes habían vuelto a ocupar las posiciones perdidas. Eso significada que los Comandos tendrían que volver de nuevo a ocupar la colina.

El 41º Comando de Royal Marines, volvió a atacar las posiciones alemanas en Piegollelle y la “White House Hill” en la madrugada del 16 de septiembre. Esta vez, su fuerza fue dividida en dos columnas. El asalto fue rechazado y los Comandos tuvieron que volver a su punto de partida. Durante ese día las fuerzas del Kampfgruppe Stroh atacaron a los Comandos, pero también se vieron rechazados. Ambas partes habían sufrido una gran cantidad de bajas, pero parecían decididas a continuar la lucha.

El 17 de septiembre, los alemanes habían roto el contacto con el VI Cuerpo de Estados Unidos, sin embargo seguían oponiéndose con tenacidad al avance del X Cuerpo Británico. El Teniente General McCreery decidió lanzar otro asalto contra la “White House Hill”. El 41º Comando de Royal Marines encabezaría de nuevo el asalto, apoyado por la 138º Brigada que había sido relevada de sus posiciones por el 325º Regimiento de Paracaidistas de los Estados Unidos.

A las 02:00, comenzó el asalto y la aldea de Piegollelle, volvió a ser ocupada por los Comandos. Luego a medida que fueron avanzando por la colina, la resistencia alemana fue endureciéndose, pero a las 10:00 de la mañana siguiente (18 de septiembre), los alemanes se vieron obligados a retirarse por falta municiones. La lucha por la “White House Hill” había costado muy cara a ambos bandos.

Esta fue la última acción de una batalla que se había prolongado durante 9 días. Esa misma mañana, los Comandos empezaron a avanzar hacia el norte, y los Scots Guards lanzaron un asalto contra la “Fábrica de Tabacos”, para encontrar que los alemanes habían abandonado sus posiciones. Patrullas de escoceses fueron enviados a Battipaglia, cuyas calles estaban destrozadas. Los alemanes habían huido, rompiendo el contacto con sus rivales sin que estos se dieran cuenta. La idea aliada de fijar a las tropas alemanas entre las cabezas de playa y las tropas del 8º Ejército de Montgomery que avanzaba, se había evaporado.

Bren Carrier de la 56ª División de Infantería Británica en las ruinas de Battipaglia. 18 de Septiembre de 1943Bren Carrier de la 56ª División de Infantería Británica en las ruinas de Battipaglia. 18 de Septiembre de 1943

Teniente General Mark Clark entrando en BattipagliaTeniente General Mark Clark entrando en Battipaglia

6. Consecuencias. Balance de la batalla

A las 17:00 del día 17 de septiembre, el General von Vietinghoff dio órdenes para una retirada general. Sus hombres habían luchado bien, pero era necesario retroceder para no quedar atrapados entre las tropas de Clark y Montgomery. De una manera ordenada, empezaron a retirarse por etapas, comenzando en el sur, frente al VI Cuerpo de Estados Unidos, seguido por el centro, en torno a Battipaglia. En torno a Salerno, aún permanecerían algunas tropas para actuar como bisagra. Luego, el conjunto de las tropas alemanas se retiraron hacia norte para tomar posiciones detrás del río Volturno, al norte de Nápoles.

Las 16ª y 26ª Divisiones Panzer y la 29ª Panzergrenadier Division se retiraron por el valle del río Sele, en dirección al norte para llegar al Benevento. La 15ª Panzergrenadier Division protegía la retirada de estas divisiones. La 1ª Fallschirmjäger se retiró de la región de Foggia, para tomar posiciones detrás del río Sangro. La retirada fue hecha con tanto sigilo y eficiencia, que los aliados sólo fueron conscientes de la retirada alemana en la mañana del 18 septiembre. La batalla en la “White House Hill”, también contribuyó a distraer la atención de los aliados.

Por lo tanto una de las prioridades aliadas, la de acabar con las fuerzas alemanas en Salerno, fracasó. Una de las consecuencias posteriores a la Operación Avalanche fue que el Teniente General Clark, cesó a Dawley por su actuación del VI Cuerpo bajo su mando. Clark era consciente de las críticas a su mando por la actuación en Salerno, así que decidió que Dawley era el chivo expiatorio. El Mayor General Lucas tomó el relevo de Dawley y mandaría al VI Cuerpo hasta la campaña de Anzio.

La 45ª División de Infantería de Estados Unidos persiguió a los alemanes por la carretera 19, y en Oliveto, se encontraron con la retaguardia alemana. Después de dos días de lucha, los americanos encontraron el camino despejado y continuaron avanzando hasta San Angelo, Avellino y Melfi. Lucas, puso a la maltrecha 36ª División a la reserva, y la recién desembarcada 3ª División de Infantería fue enviada al valle de Tusciano, más allá de Battipaglia. Después de una encarnizada lucha con la retaguardia alemana cerca de Ancerno, la división llegó a la carretera 7 el 27 de septiembre. El 2 de octubre, ambas divisiones americanas llegaron a la población Benevento. Su avance fue una pesadilla, pues los alemanes habían dejado trampas explosivas y demoliciones por donde se habían retirado.

El X Cuerpo Británico tuvo más dificultades que los norteamericanos, pues avanzaba de frente a las posiciones de la bisagra alemana frente a Salerno. La lucha se caracterizó por su fiereza. Por fin lograron capturar la población de Cava el 19 de septiembre y la 46ª División logró avanzar lentamente hasta las faldas del volcán Vesubio. La resistencia alemana ralentizó el avance de la 56º División en su marcha desde Salerno a Avellino. El británico fue un avance lento, a finales de septiembre después de intensos combates lograron internarse en la llanura de Nápoles. En esta fase, la 7ª División Blindada empezó a hacerse cargo del avance británico, y después de que los alemanes se retiraran de sus líneas alrededor del Vesubio, a las 9:30 del 1 de octubre la vanguardia británica entró en Nápoles.

El recibimiento de la población napolitana a los aliados no fue demasiado efusivo. La ciudad estaba prácticamente destrozada, ya que los alemanes habían destruido todo lo que pudiera tener alguna utilidad. La zona portuaria era una ruina de edificios y almacenes quemados, los muelles y diques fueron bloqueados y los buques que estaban en el puerto fueron hundidos. El abastecimiento de agua potable estaba contaminado, el suministro de energía eléctrica destruido y el alcantarillado inutilizado. La aportación de los bombardeos aliados sobre Nápoles también contribuyó, aunque en menor medida, a todo este caos. El aeródromo también fue inutilizado y trampas explosivas y cargas de demolición con retardo fueron colocadas por los alemanes por toda la ciudad, retrasando así los trabajos de reparación. Varias de estas cargas explosivas estallaron en los días posteriores a la toma de Nápoles, causando bajas entre el personal militar aliado y la población civil. Pocos días después los trabajos de los equipos de ingenieros aliados lograron reabrir el tráfico sobre el importante puerto Nápoles, y a finales de octubre pasaban a través del puerto de Nápoles unas 20.000 toneladas de suministros al día.

Finalmente el día 6 de octubre las tropas aliadas lograron alcanzar la línea alemana en el río Volturno, la cual fue defendida con tenacidad. Quedarían por delante la terrible campaña de invierno a lo largo del Volturno y las amargas batallas por Cassino.

El coste de los combates en las batallas de las playas del Golfo de Salerno fue de unos 12.600 hombres entre muertos, heridos o capturados por el bando aliado. Las bajas alemanas, se estiman entre 3.500 y 4.000 hombres. Los alemanes lucharon bien, y en términos numéricos se puede decir que los alemanes salieron bastante mejor parados que los aliados.

Aunque es cierto que el 10º Armée de von Vietinghoff había tenido éxito en frenar el avance aliado, en condiciones de inferioridad numérica, casi sin apoyo aéreo y bajo el fuego de la flota y la fuerza aérea aliada, al final tuvieron que retirarse. Mientras la batalla no tuvo un vencedor claro, los éxitos tácticos alemanes fueron superiores a los aliados. La decisiva intervención de la fuerza aérea, la artillería naval y las unidades de refresco, decantaron la batalla para los aliados. La conclusión más importante que se puede sacar de la Operación Avalanche, fue que los Ejércitos aliados lograron establecerse firmemente en el suelo de la península italiana.

Shermans e infantería de la 22ª Brigada Acorazada camino a NápolesShermans e infantería de la 22ª Brigada Acorazada camino a Nápoles

El general Mark Clark acompañado por su Estado Mayor en NápolesEl general Mark Clark acompañado por su Estado Mayor en Nápoles

7. Galería fotográfica

Infantería británica y vehículos desembarcando en Uncle BeachInfantería británica y vehículos desembarcando en Uncle Beach

Pertrechos son desembarcados en las playas. Un antiaéreo Bofors de 40mm vigila el cielo con misión de proteger la playaPertrechos son desembarcados en las playas. Un antiaéreo Bofors de 40mm vigila el cielo con misión de proteger la playa

Lanchas de desembarco de la US Navy descargando un jeep en una playa de SalernoLanchas de desembarco de la US Navy descargando un jeep en una playa de Salerno

Fuego antiaéreo del acorazado HMS Warspite durante los desembarcos nocturnosFuego antiaéreo del acorazado HMS Warspite durante los desembarcos nocturnos

Patrulla de 2-5 Queens Regiment avanzando hacia el aeródromo de MontecorvinoPatrulla de 2/5 Queens Regiment avanzando hacia el aeródromo de Montecorvino

StuG III de la 16ª Panzer Division cerca del río SofroneStuG III de la 16ª Panzer Division cerca del río Sofrone

Artillería alemana próxima a las playas de SalernoArtillería alemana próxima a las playas de Salerno

M4A3 Sherman e infantería de los Scots Greys avanzando hacia el puente FossoM4A3 Sherman e infantería de los Scots Greys avanzando hacia el puente Fosso

Unidades de la 45ª División de Infantería de EE.UU. avanzando por la ruta 18. Al fondo las ruinas griegas de PaestumUnidades de la 45ª División de Infantería de EE.UU. avanzando por la ruta 18. Al fondo las ruinas griegas de Paestum

Soldados afroamericanos descargando suministros en la playa de Salerno. 18 de septiembre de 1943Soldados afroamericanos descargando suministros en la playa de Salerno. 18 de septiembre de 1943

Dos Panzer IV de la 16ª Panzer Division puestos fuera de combate por antitanques 6pdr del 8th Royal Fusiliers durante la batalla del río TuscianoDos Panzer IV de la 16ª Panzer Division puestos fuera de combate por antitanques 6pdr del 8th Royal Fusiliers durante la batalla del río Tusciano

Soldados del Royal Fusiliers en un puesto de observación en las ruinas de BattipagliaSoldados del Royal Fusiliers en un puesto de observación en las ruinas de Battipaglia

Estación de Battipaglia en ruinasEstación de Battipaglia en ruinas

Hombres del Queens Royal Regiment, perteneciente a la 56ª División de Infantería Británica, avanzan junto a un par de tanques alemanes Pz IV puestos fuera de combate. 22 de septiembre de 1943Hombres del Queen's Royal Regiment, perteneciente a la 56ª División de Infantería Británica, avanzan junto a un par de tanques alemanes Pz IV puestos fuera de combate. 22 de septiembre de 1943

La población de Salerno recibe con efusión a las tropas aliadasLa población de Salerno recibe con efusión a las tropas aliadas

Soldado británico protegiéndose del fuego de mortero alemánSoldado británico protegiéndose del fuego de mortero alemán

Spitfire del 307º Escuadrón de caza estadounidense derribado el 9 de septiembre de 1943 en la playa de Paestum, SalernoSpitfire del 307º Escuadrón de caza estadounidense derribado el 9 de septiembre de 1943 en la playa de Paestum, Salerno

Mortero británico del 5º de Hampshires en acciónMortero británico del 5º de Hampshires en acción

Infantería de la 3ª División de Infantería de EE.UU. al norte de Battipaglia en persecución del enemigoInfantería de la 3ª División de Infantería de EE.UU. al norte de Battipaglia en persecución del enemigo

Hombres del 2º Batallón del 505º Regimiento de Paracaidistas entrando en Nápoles. 2 de Octubre de 1943Hombres del 2º Batallón del 505º Regimiento de Paracaidistas entrando en Nápoles. 2 de Octubre de 1943

8. Fuentes

Salerno 1943. The Allies invade southern Italy. Angus Konstam
Salerno, un pie en Europa. David Mason
The Sherman at war. The US Army in the European Theater 1943-1945. Steven J. Zaloga
El Octavo Ejército. Robin Neillands
Pictorial History of World War II. Charles Herridge
Albert Kesselring. Pier Paolo Battistelli
Cruzada en Europa. Dwight D. Eisenhower
Batallas decisivas vol. 5. J.F.C. Fuller

https://it.wikipedia.org/wiki/Sbarco_a_Salerno
http://www.historynet.com/avalanche-how ... alerno.htm
http://www.thegermanarmy.org/ww2/1943/salerno.html
http://ww2db.com/battle_spec.php?battle_id=307
http://www.ww2-airborne.us/division/cam ... italy.html



Unidad: Division Großdeutschland
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (2) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Conspicuous Gallantry (2) Commendation Medal (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1) Victoria Cross (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1)

Avatar de Usuario
cocinilla
Grande Ammiraglio
Grande Ammiraglio
Mensajes: 6644
Registrado: 17 Sep 2009 17:58
País 2GM: Italia
Zona/Región: Mediterráneo
Ubicación: España

Re: Operación Avalanche. El desembarco en Salerno

Mensaje por cocinilla » 01 Nov 2015 17:45

Saludos

Espectacular trabajo sobre una no muy valorada operacion. Gracias por traérnosla.

Un Saludo
Cocinilla.


Unidad: Decima Flottiglia MAS
Imagen
US Antarctic Expedition (1) Orden Lenina (2) Distinguished Service Cross (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Order of Merit (1) Panzerkampfwagenabzeichen (1) Navy Cross (1) Ordre du Mérite Maritime (1) Distinguished Service Cross (1) Flotten-Kriegsabzeichen (1) Croce al Valore di Guerra (1) Kyuokujitsu-sho (1) Distinguished Flying Cross (1) Médaille Commemorative de la Guerre (1) Flugzeugführerabzeichen (1) Japón (1) Purple Heart (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Corpo di Spedizione Italiano in Russia (1) Battle of the Bulge (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (9) Orden del Millón de Elefantes (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
Erwin Rommel
Generalfeldmarschall
Generalfeldmarschall
Mensajes: 10880
Registrado: 16 Jul 2009 03:20
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Cirenaica

Re: Operación Avalanche. El desembarco en Salerno

Mensaje por Erwin Rommel » 02 Nov 2015 02:07

Pintaza. Se acumula el trabajo con excelentes artículos por leer.

Creo que este 2015 está siendo el año más fecundo en buenos artículos que yo recuerde en el Foro.

Tuve la suerte de poder visitar Salerno hace una década y todavía se apreciaba la destrucción de la 2GM, lo cual es ya muy elocuente. La ciudad está en un enclave privilegiado, al sur de Nápoles y muy cercana de la famosa y turística costa amalfitana, al borde de una pared montañosa de gran belleza. Los soldados americanos se quedaron prendados de esa región del sur de Italia, que años después se convertiría en uno de los puntos principales del turismo americano en Europa, precisamente por la presencia de italianos en la 2GM y porque muchos americanos eran descendientes de italianos del sur emigrados a América.


El desembarco de Salerno supuso la llegada a la primera línea de mando del mayor desastre americano de toda la guerra: el general Clark, uno de los mayores ineptos de la historia militar del siglo XX.


En cuanto tenga un hueco, lo leeré con detenimiento.


Saludos

Unidad: Deutsches Afrikakorps (DAK)
Orden Lenina (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Croix des Evadés (1) Distinguished Service Cross (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Ostmedaille (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (3) Conspicuous Gallantry (4) Commendation Medal (1) Voyenny Orden Sviatogo Velikomuchenika i Pobedonos (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Victoria Cross (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1) Laureada de San Fernando (1)

Avatar de Usuario
guti99
Major
Major
Mensajes: 2044
Registrado: 25 Abr 2011 21:31
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Normandía
Ubicación: España (Zaragoza)

Re: Operación Avalanche. El desembarco en Salerno

Mensaje por guti99 » 02 Nov 2015 14:38

Que buen artículo camarada. Y de nuevo de batallas menos conocidas como el frente italiano. Da gusto leer sobre batallas menos conocidas.

Por cierto totalmente de acuerdo con lo dicho por el camarada Rommel sobre Clark. Pocos individuos tan ineptos tuvieron un mando en la 2gm. Pero su amistad con Eisenhower le salvo una y otra vez. Famoso sobre todo su error en Roma parando primero a los japoneses que servian en el US Army y después dejando escapar al ejército alemán.

Unidad: 130. Panzer Lehr Division

"El motor de un tanque también es un arma tan buena como el cañón" Heinz Guderian
Soldier’s Medal (1) Purple Heart (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Conspicuous Gallantry (1) Commendation Medal (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Eisernes Kreuz (1) Cruz al mérito militar con distintivo rojo (1)

Avatar de Usuario
abhang
Generalleutnant
Generalleutnant
Mensajes: 6814
Registrado: 18 Jun 2010 18:09
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Montecassino
Ubicación: España

Re: Operación Avalanche. El desembarco en Salerno

Mensaje por abhang » 02 Nov 2015 18:05

Excelente artículo, ameno e instructivo, narrado de forma ágil, de una batalla no muy conocida.

Enhorabuena tiger, sé que estos artículos tienen bastante trabajo el poder plasmarlos.

Saludos.
El sudor ahorra sangre, la sangre ahorra vidas, y el cerebro, las dos cosas. (Erwin Rommel)


Unidad: 1. Fallschirmjäger Division
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (4) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
tigerwittmann
Oberst
Oberst
Mensajes: 2952
Registrado: 13 Abr 2009 19:28
Zona/Región: En mi Pzkpfw VI Tiger en Villers Bocage
Ubicación: España

Re: Operación Avalanche. El desembarco en Salerno

Mensaje por tigerwittmann » 03 Nov 2015 14:14

Saludos camaradas.

Gracias por vuestros comentarios.

Estoy de acuerdo con la opinión expresada por los camaradas sobre el general Clark. Un inepto total, con un ego tan grande como su incapacidad. Por su incompetencia fulminó a Dawley durante la Operación Avalanche y a Lucas durante los desembarcos en Anzio, si bien la actuación de ambos dejó mucho que desear. Después de la última batalla de Montecassino fue el culpable dejar escapar a los alemanes por su afán de entrar en Roma antes que los británicos. Y como premio por todos sus despropósitos fue nombrado Comandante en Jefe de las Fuerzas Aliadas en Italia. También era un rematado envidioso y anglófobo, aprovechando cualquier ocasión para menospreciar e insultar a sus aliados británicos como a Alexander y McCreery. Una joya.

Saludos.



Unidad: Division Großdeutschland
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (2) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Conspicuous Gallantry (2) Commendation Medal (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1) Victoria Cross (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1)

Avatar de Usuario
LewisNixon
Master Sergeant
Master Sergeant
Mensajes: 779
Registrado: 05 Jul 2013 21:40
País 2GM: USA
Zona/Región: Europa
Ubicación: Valparaíso, Chile

Re: Operación Avalanche. El desembarco en Salerno

Mensaje por LewisNixon » 03 Nov 2015 18:20

Agradezco cuando publican este tipo de artículos, en este caso mi agradecimiento para el camarada tigerwittmann.
Excelente trabajo.

saludos.

Unidad: 101st Airborne Division 'Screaming Eagles'
Onderscheidingsteken voor langdurige (1) División Española de Voluntarios en Rusia 1943 (1)

Avatar de Usuario
James Doolittle
Sub-Lieutenant
Sub-Lieutenant
Mensajes: 1211
Registrado: 21 Nov 2011 02:20
País 2GM: USA
Zona/Región: Islas Marshall Task Force (TF) 16
Ubicación: Barquisimeto, Venezuela

Re: Operación Avalanche. El desembarco en Salerno

Mensaje por James Doolittle » 15 Nov 2015 03:35

Excelente aporte camarada Tigerwittmann, sobre unos hechos pocos documentados o profundizados, que demuestran lo mal que estuvo conducido por el General Clark. Un trabajo muy bien documentado y con excelentes gràficas.
Navy Cross (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (2) Wehrmacht-Dienstauszeichnung (1) Cruz al mérito militar con distintivo rojo (1)

tavoohio
First Lieutenant
First Lieutenant
Mensajes: 1313
Registrado: 14 May 2013 21:11
País 2GM: Estados Unidos
Zona/Región: Pacifico

Re: Operación Avalanche. El desembarco en Salerno

Mensaje por tavoohio » 15 Nov 2015 04:49

La sola galería fotográfica es impresionante! Esta noche planeo empezar la lectura de este magnifico trabajo.

Felicitaciones!
“Mess With One MARINE You Mess With Them All!”
US Antarctic Expedition (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (2) Navy Cross (1) Flotten-Kriegsabzeichen (1) United States Medal of Freedom (1) Voyenny Orden Sviatogo Velikomuchenika i Pobedonos (1) Magyar Vitézségi Érem (1) Onderscheidingsteken voor langdurige (1) Eisernes Kreuz (1) Cruz al mérito militar con distintivo rojo (1) Pour le mèrite (1)

Responder