La Batalla de Sollum

Descripción: La Operación Battleaxe fue el segundo intento, fallido como el primero, para liberar Tobruk del cerco a que el Afrika Korps del general Rommel le había impuesto

Etiquetas del tema: Batalla de Sollum Operación Battleaxe

Moderadores: Erwin Rommel, Amarok

Responder
Avatar de Usuario
cocinilla
Grande Ammiraglio
Grande Ammiraglio
Mensajes: 6685
Registrado: 17 09 2009 17:58
País 2GM: Italia
Zona/Región: Mediterráneo
Ubicación: España

La Batalla de Sollum

Mensaje por cocinilla » 09 02 2015 17:28

La Batalla de Sollum


Mapa de la operación Battleaxe
La Operación Battleaxe (15 de junio al 17 de junio de 1941) fue el segundo intento, fallido como el primero, para liberar Tobruk del cerco a que el Afrika Korps del General Rommel le había impuesto.


  1. PREPARATIVOS
  2. ORDEN DE BATALLA
    B1. Aliados
    B2. Eje
  3. DESARROLLO
  4. CONCLUSIÓN
  5. GALERÍA FOTOGRÁFICA
  6. FUENTES



A. PREPARATIVOS
El 28 de mayo, Wavell informa al primer ministro que estaba el estaba dispuesto a atacar a Rommel con sus nuevas fuerzas blindadas. A rechazar al Afrika korps hasta Tobruk y, por último, a levantar el sitio de dicha fortaleza.

Churchill había encontrado el santo y seña para esa acción operación hacha de guerra “Battleaxe” debía llevarse a cabo un ataque con carros de combate, como nunca el desierto se había visto.

Medio millar de vehículos de combate blindados entrarían en colisión. Y churchill estaba seguro que los doscientos cincuenta carros ingleses serian mejores y tendrían más probabilidad de vencer. A principios de junio aparecieron numerosos síntomas indicadores de que a medida de mes podía esperarse un gran ataque inglés contra Tobruk.

Dos divisiones británicas se habían concentrado frente a las posiciones de la 15ª División Panzer transferida al sector de Sollum/Bardia/Halfaia, aunque su brigada de fusileros seguía en la línea de el Madauer. El grueso de la 5ª División Ligera se encontraba de reserva al sur de Tobruk.
Archibald WavellArchibald Wavell
Por desgracia, nuestras existencias de carburante se encontraban muy mermadas y esperábamos el ataque no sin cierta ansiedad, porque sabíamos que nuestros movimientos dependían más de la gasolina que de los detalles tácticos. Hacia las nueve de la noche del 14 de junio di la alerta en el frente de Sollum.

Varias unidades de la 5ª División Ligera y algunas italianas partieron hacia nuevas posiciones, con órdenes de estar dispuestos para intervenir en el frente de Sollum. A primera hora del día 15 de junio de 1941, los teléfonos sonaban con insistencia en todos los cuarteles de mando británico, los telégrafos repiqueteaban, las ordenanzas iban de un lado a otro.

Todo el juego que precede al principio de una ofensiva a gran escala, mantenida en secreto largo tiempo, pero perfectamente organizada, empezaba a funcionar. Hacha de guerra en marcha. DIA x: 15. Hora x: las 4. El General Creagh mandaba la 7ª División Blindada británica, a la que pertenecían los potentes carros de infantería de la 40ª División Blindada. El General Messervy era el comandante de la 4ª División India y de la 22º Brigada de Guarnición.
El Panzer II de la 15 División Panzer en el norte de África se usó como blindado de observación de artillería. Por lo que el cañón principal fue reemplazado por una simple maqueta para crear espacio para el observadorEl Panzer II de la 15 División Panzer en el norte de África se usó como blindado de observación de artillería. Por lo que el cañón principal fue reemplazado por una simple maqueta para crear espacio para el observador
El Mando supremo lo tenía el General Beresford Peirse. Con más de doscientos carros de combate y 25.000 hombres entró en batalla. Objetivo: detener a las tropas de Rommel destrozar sus tanques en la zona de Sollum/Bardia ocupar el paso de Halfaya restablecer la comunicación con Tobruk por tierra. A las cuatro en punto empezaron a rugir los motores de los carros de combate británicos, los nuevos MARK II que fueron traídos al frente como sostén especial. Además de éstos, los voluminosos carros de infantería Matilda II.

En el paso de Halfaya, los zapadores alemanes se mataban trabajando. Llevaban catorce días reconstruyendo la posición tan penosamente reconquistada. Otro puesta para una pieza de artillería ya lista. Se alegran porque el trabajo está bien acabado. Es curioso de qué cosas se puede alegrar uno en la guerra. El 8.8 no es precisamente un cañoncito que pueda esconderse como por juego. A ver quien posee algo semejante.

El Teniente Richter, se aparta ciento cincuenta metros del 8.8 luego se echa al suelo para comprobar si está bien camuflado. No se puede hacer mas el secreto está en la famosa vibración del aire lo que hay hasta la altura de un metro y un poco mas sobre el suelo, apenas es visible. Pero lo que sobrepasa el metro y medio parece más grande de lo que es.



B. ORDEN DE BATALLA
B1. Aliados


Comandante en Jefe: General Archibald Wavell
  • 30ª Cuerpo: Teniente General Noel Beresford-Peirse
    • 7ª División Blindada: Mayor-General Michael O'Moore Creagh
    • 7ª Brigada Blindada: Brigadier Hugh Russell
    • 7ª Brigada de Artillería: Brigadier John Campbell
    • 4ª División de Infantería India: Major-General Frank Messervy
    • 22º Brigada de Guardia: Brigadier Ian Erskine
B2. Eje


Comandante en Jefe: General Italo Gariboldi
  • Afrika Korps: Generalleutnant Erwin Rommel
    • 15 División Panzer: Generalleutnant Walter Neumann-Silkow
    • 5ª División Ligero: Generalleutnant Johann von Ravenstein
    • 102º División Motorizada "Trento": Teniente General Giuseppe de Stefanis



C. DESARROLLO
El antiaéreo cuádruple de la batería está también instalado, tiene un campo de tiro ideal. Ningún accidente en el terreno a lo largo ni a lo ancho. El desierto vació es un magnífico campo para disparar. Hasta el punto que solo se debería guerrear en el desierto. Detrás del antiaéreo se hayan escalonadas las baterías del teniente Ermel. Consistentes en cuatro piezas francesas de cañón largo de 15.5 centímetros. Son tan macizas como pesado es su comandante. A continuación de la batería del Teniente Ermel están los puestos de la batería del Mayor italiano Pardi.

El calendario colgado en el refugio del jefe de zapadores señala 12 de junio de 1941. Un camión cargado con minas T. va hacia abajo, a la llanura de la costera. Colocar minas es un trabajo peligroso. En forma de tablero de ajedrez cada dos o tres metros. Primero hay que cavar los agujeros abiertos y vacíos. Eso puede hacerse con una medida fija. Los perros viejos lo suelen hacer a simple vista.

En el centro de cada uno de los agujeros hay un pequeño puntal y otro colocado junto la pared, Sobre los puntales se coloca fuertemente un alambre delgado, que está unido a la espoleta en el suelo y a un lado de la mina.

La delicada habilidad consiste en que el alambre debe ararse lo más tenso posibles las espoletas de modo que con el menor movimiento de derecha o izquierda o con la menor elevación, estalle todo el conjunto en la cubierta de la mina T hay una tercera espoleta, que actúa al ser presionada. Si se la intenta sacar de su escondrijo tirando de ella también estalla. Si alguien con mucha habilidad, ha descubierto la mina, la ha puesto a la vista, y después con mucha suerte, ha desconectado la espoleta superior, no debe intentar maniobrar uno de los lados, porque si hace girar el endiablado mecanismo, estalla también y los seis kilos de potentísimo explosivo, envueltos en hierro, estalla por el aire fragmentos en pedazos y con un formidable estruendo.
Blindados alemanes avanzan en el desierto poco antes de la batalla de SollumBlindados alemanes avanzan en el desierto poco antes de la batalla de Sollum
Cuando el trabajo está hecho, las minas son puestas en situación peligrosa, el campo es minuciosamente camuflado. Bien tanques tommy, ya podéis rodar tranquilos, el minador es tu amigo y tu ayuda. Se decía en África.

Llega el 14 de junio, por la noche: suena el teléfono de campaña.

-tengo la sospecha de que hay algo nuevo, no lo se lo que es, flotando en el aire… esta noche lo sabremos, o mañana por la mañana, manifiesta el capitán de batallón Bach. Con parsimonia, y luego, dirigiéndose al teniente schmidt, le pregunta. ¿Es usted experto en avances y tiene un buen grupo de zapadores?

¡Sí mi capitán!- responde el teniente.

Para usted tengo un encargo especial. Irá con la reserva de zapadores del batallón, y si los tommys intentan abrir brecha en cualquier lugar, rechácelos usted.

El esperado ataque sobrevino a las cuatro de la madrugada del día 15. Los ingleses avanzaron sobre un amplio frente por la llanura costera y la meseta, obligando a retroceder a nuestros puestos avanzados al sudeste y sur de Sollum. Los primeros informes recibidos de dicha localidad eran muy. Pero el enemigo ganó terreno con rapidez, y a partir de las nueve tuvo lugar un ataque con tanques sobre capuzzo. La 15ª División Panzer tenía orden de no contraataque hasta que la situación se hubiera aclarado. Entretanto, el grupo de combate de la 5 división ligera se encontraba alerta y sus fuerzas estaban ya al sur de Gambut. A las once, todas las otras unidades de la 5ª División habían emprendido la marcha a Sollum.
El coronel general Erwin Rommel y el general Fritz Bayerlein en el vehículo de mando, en Bir Hacheim. Junio de 1942El coronel general Erwin Rommel y el general Fritz Bayerlein en el vehículo de mando, en Bir Hacheim. Junio de 1942
El enemigo concentraba fuerzas muy poderosas entre Sidi Omar y Capuzzo, con la evidente intención de destruir a la 15ª División Panzer mediante un ataque concentrado hacia al norte. Con el fin de estar dispuestos de cualquier eventualidad, mandé a la guarnición de Bardia que ocupase las salidas, al este y oeste de la fortaleza. Por la desgracia no había bastantes tropas dispuestas para cubrir todas las defensas.

El reloj señala las cuatro de la mañana. Pronto comenzará un nuevo día. Aurora y crepúsculo son palabras que no están en los diccionarios africanos. En pocos minutos es de día, o de noche. Fleischmann grita de pronto en sus puestos, y es que el teléfono suena con estridencia. ¡Alarma!

-¡Ruido de motores! ¡Ruido de motores! – corre la voz por todas las posiciones.

La tensión de tantas noches de alerta empieza a dar paso a la excitación. Ahora saben con seguridad que ha cesado la espera de algo nuevo. ¡Ya ha pasado! A dios gracias! No lo piensan para demostrar que son valientes ni por heroísmo ¡Que tontería! ¿Heroísmo?. Se trata simplemente de una liberación después de la angustia y larga espera. El miedo ha encontrado por fin un enemigo vulnerable: se puede ver y combatir.

Lentamente, el retumbar se va percibiendo cada vez más. Con los prismáticos se pueden distinguir ya unos puntos negros. Y donde los puntos se hayan, sube una gigantesca nube de polvo en el horizonte; ya vienen. Es la 4ª División India con apoyo de carros de combate, a cargo de la 4ª Brigada Blindada.

El Capitán Bach está de pié junto al antiaéreo. El arma maravillosa, de 8.8, tendrá que pronunciar su palabra decisiva en las próximas horas:

-A unos tres mil quinientos metros, según mis cálculos, mi capitán

Apoyado el Capitán Bach en su bastón de paseo, chupa su cigarro y opina lánguidamente:

¡Aún nos queda tiempo, apuntador! Pero se acercan cada vez más y más….

No disparéis bajo ningún concepto; dejar que se acerquen.

-Dice la orden

Ordenar es fácil. Y la orden es correcta. Pero cuando uno está en el desierto, metido en un escondite de piedra, y los monstruos artefactos se acercan, entonces a cualquier se le ponen a temblar las manos. El sol quema y su excesiva claridad nos ciega e impide la visibilidad. Los tanques enemigos llegan a nosotros por el este y tienen el sol de espalda. El corazón palpita con fuerza. Silencio de muerte, mientras los tanques ganan terreno inexorablemente, con sus moles negras y pesadas. Son monstruosos prepotentes. Ahí está el temido Mark II. Aumentan en número. Detrás de ellos vienen los enormes tanques de infantería. Despacio. Despacio, para proteger el avance de las tropa. Con ellos había que enfrentarse en muchas de las posiciones. Los colosos de acero no han pasado todavía la aldea de Halfaya.

-¡A cubierto! – se oye

La artillera enemiga abre fuego. Empieza la Batalla de Sollum. Las salvas se suceden una tras otra, con un fuego graneado. Salta la tierra mezclada con la metralla. El silbido de las granadas y detonaciones dejan pequeños intervalos entre sí. Saltan las piedras hechas pedazo, violentamente. Jirones de humo ascienden del suelo. En el Wadi vacío, entre la 3 compañía y las posiciones de los antiaéreos, caen más y más bombas. Pero allí no hay nada, ni un solo hombre, ni una sola máquina. El fuego enemigo se localiza totalmente en aquel lugar.

-Ellos creen que estamos allí – comprueba Hohmann con cierto alivio.

Y mes expresa su opinión:

-Todo lo que cae allí, no nos cae a nosotros encima.

-Ojalá siga así- dicen los hombres en voz baja.

-Ojalá siga así. Lo que hay que hacer es no demostrar que el fuego está dirigido en falso.

Hacer como si la posición estuviera ya medio ganada para los atacante. Un carro de combate tras otro, todos se dirigen hacia donde se halla la 3 compañía. Son Mark II. Tras ello vienen los camiones oruga. Los infantes de la 11 división saltan. Marchan protegidos por los carros de combate y avanzan sin temor, como en el campo de instrucción. Ningún disparo desbarata sus líneas.

-Están arriba - se gritan los indios unos a otros.

-Los puestos de los fritz son un cementerio.

Los prisioneros lo cuentan más tarde, y explican de esta forma la despreocupada marcha. Entre los alemanes nadie se mueve. ¿Por qué no disparan por lo menos el antiaéreo? A los tommy les van llegando cañones. Se detienen en las ruinas de la aldea de Halfaya y de ellas va descendiendo la infantería. Por lo visto no tienen idea de la proximidad de los fusiles alemanes.

¡Ahí están ya! Un ruido ensordecedor llena el aire. Se eleva claramente por encima de la barrera de estampidos de fuego artillero británico. Habla por fin nuestro 8.8 dando la orden y la señal de fuego.

¡Fuego a discreción!

La posición germana empieza a escupir fuego, destrucción y muerte,

Los cañones de todas las piezas de artillería apuntan a todas las posiciones, constituyendo, cada una, un impacto. Llamas que surgen de súbito. ¡Blanco alcanzado!

La pesada cúpula de acero laminado es arrancada de la parte inferior del Mark II y vuela metros más allá en la arena. Esto es el 8.8.

Ha pasado el miedo. Tampoco el Mark II puede resistir al 8.8, pero los tommy no ceden tan pronto. Quieren ganar las cumbres del paso. Conquistar la carretera de la costa; tener el puesto de Sollum en sus manos, como base de aprovisionamiento.
Teniente General Noel Beresford-Peirse y Mayor-General Michael O Moore CreaghTeniente General Noel Beresford-Peirse y Mayor-General Michael O'Moore Creagh
La Batería italiana Pardi se encuentra ahora bajo fuego de la artillería inglesa. Pero los hombres de Pardi no dejan de disparar. Donde ellos están, el ruido de la contienda es el doble el estruendo de las descargas y el estruendo de las explosiones se funden. La alargada figura mayor Pardi dirige su batería como si se tratara de ejercicios de tiro.

Los artilleros italianos son excelentes. El Alférez Gantzler sitúa a tiro recto el Mark II. Dispara todo lo que los cañones dan de sí. Comprueba que nada sucede con el monstruo de acero. Pero cuando uno de los cañones va dar la vuelta, es alcanzado en la popa, donde el motor está recubierto de una plancha más delgada. Comprueba que el antiaéreo de dos centímetros también es tiene éxito. Y el Alférez Genzler busca el objetivo como si estuviera de caza. Observa y luego ordena que se abra fuego. Hasta que un impacto adversario reduce a silencio. Cuando vienen los sanitarios, vive aun el alférez, que sólo tiene diecinueve años. Está herido gravemente, pero se salva.
General Sir Frank Walter MesservyGeneral Sir Frank Walter Messervy
En este infierno desencadenado se desarrolla la verdadera guerra moderna, un asesinato técnico, carnicería precisa y calculada. Nueve, diez once carros de combate en llamas se encuentran ante la posición germana. En las cerradas columnas de ataque de los ingleses. El 8.8 provoca estragos; su acción va extendiéndose. A partir de este momento, el paso de Halfaya es denominado por los ingleses con el nombre de Hellfirepass paso del fuego infernal. ¿y cómo se desarrolló la batalla abajo, en la llanura costera, donde la compañía debía cortar a los tommys el paso de la carretera de la meseta hacia Sollum superior?.

Desde la meseta, los tanques británicos, que cargaban contra las posiciones de la 1 compañía, parecían como de juguete. Los seguían vehículos de intendencia y coches-tanque de combustible. Los alemanes se agazapaban también abajo y no osaban moverse, exactamente lo mismo que arriba, en el paso. Pero ahora todas las miradas se dirigen al campo de minas. Los segundos transcurren angustiosos. Ruedan cinco Mark II. A pocos metros del campo de minas. De súbito una gigantesca nube de humo envuelve a uno de los carros de combate. Después se oye el ruido sofocado de una explosión.

El segundo, el tercero, el cuarto y el quinto Mark II siguen rodando. No se detiene, y se diría que no han notado la explosión. Estalla otro mientras el tercero y el cuarto tropiezan también con una mina. Los cuatro tanques quedan inmóviles sobre la arena. De la torreta del cuarto sale un tommy y salta desde la altura del tanque al suelo. Se oye un estallido. Formando un hongo de humo, y el conductor del carro vuela en mil pedazos.
Italo GariboldiItalo Gariboldi
Dios mío, ¿Cómo puede ser capaz el hombre…? Murmura el cabo folz,

La frase no revela, por supuesto, un triunfo; es más bien la compasión por aquel ser humano, que ha saltado desde un tanque ya paralizado y puesta fuera de combate, produciendo una muerte inútil y estúpida. Es esto lo que le duele a folz. !no debe cometerse tal injusticia! Ya no interviene para nada el concepto de enemigo, sino una especie de rabia de que el otro o tuviera en cuenta las reglas que todo soldado conoce en África. Cuando uno está en un campo de minas, hay que andar de puntillas y tantear con el pie centímetro a centímetro, y salir del terreno con los brazos en alto. Nadie dispara sobre el. Y ese tommy salto hacia la muerte con inconsciencia desconcertante.

Queda solo uno de los cinco Mark II. También él debe explotar. Pero ¿qué sucede? El carro de combate atraviesa el campo minado. Ha sobrepasado las seis líneas de minas sin que un solo clavo se le haya movido. Los hombres, desde sus agujeros, observa como embrujados. La cosa es grave ¡Hay frente a ellos un Mark II. Un Mark II ha conseguido atravesar el campo minas. El coloso de acero tiene libre el camino hasta sollum inferior. Pero de pronto la mola de acero se detiene. ¿Qué le sucede? ¿Tiene miedo porque está solo? Da la vuelta para regresar, pura y sencillamente, el campo de minas. Pronto se oyes un estallido, y el número cinco ha dejado de correr sobre cadenas. La dotación ha comprendido ahora lo sucedido. Con las manos en alto avanzan de puntillas por el campo de minas, siguiendo, precisamente, las huellas de su tanque.

El sol empieza a bajar lentamente sobre el horizonte. Pero las granadas siguen cayendo en el Wadi falso, donde no hay soldados alemanes. Solo la Batería de Pardi se encuentra en pleno ataque. El propio Pardi está junto al cañón, cuyo apuntador a sido alcanzado. Sus hombres miran un instante el cañón y comentan.

-Mira, ahí está Ricardo; los tedeschi tendrían que verlo,

Más tarde Rommel, y el estado mayor Pardi agitará sus manos. Pero ahora no hay tiempo para esto.

Los infantes británica vuelve a atacar. Salen a oleadas de las ruinas de la Aldea de Halfaya.

Llegan con sus movimientos de brazos, con el casco plano, ladeado sobre una oreja. Son los hombres de la brigada india número 11 y de la brigada de guarnición número 22. Corren hacia las posiciones alemanas sobre la llanura, lista como un espejo y allí les espera la muerte con el dedo en el gatillo. Hay además parte de la famosa 11 de Húsares y soldados coloniales indios. Todos ellos tienen madre y todos aman la vida. Pero todos creen a su vez que sólo han de cumplir su deber: arrojar a los germanos de los malditos agujeros del Paso de Halfaya, y todo ellos son pronto aniquilados, aunque también en las posiciones alemanas ha causado bajas el fuego de las granadas. También aquí mueren hijos y padres. Por fin, la noche del 15 al 16 de junio tiende un piadoso manto sobre el campo de batalla.

El 16 de junio de 1941, sube el sol resplandeciente, con el comienza el segundo día de la batalla de sollum. Al mediodía la temperatura llegaba a los sesenta grados y no había agua en las cantimploras quedaba solo un poco con anís. El sabor es desagradable. Pero el resquemor que hace en la garganta va bien contra la sed; es una receta de los italianos

Mientras los de indios y la 4 brigada blindada, en furiosos ataques con infantería y carros de combate, intentan de nuevo atacar las posiciones de lo alto del Paso de Halfaya, los otros contingentes, al mando de Beresford-Preise, pasan de largo por la izquierda del paso. Uno de ellos, paralelo a la costa de Capuzzo y Musaid, y contra la división blindada número 15 de Rommel, que se encuentra en Bardia, el otro se adentra notablemente hacia el sur, en el desierto, e intenta una audaz maniobra envolvente.

Con esta acción, la 5ª división ligera debe ser empujada hacia el norte, para se combatida en una batalla de campo abierto encajonada junto la 15 blindada por la 7 División Blindada, que ataca ferozmente. La brecha que intentan abrir los ingleses por el centro llega a conseguirla. Caen Capuzzo y Musaid. La 7ª División Blindada ataca a la 15ª División Blindada alemana pero sin éxito.



D. CONCLUSIÓN
Graves fueron las consecuencias militares y políticas por la derrota inglesa en la Batalla de Sollum. Winston Churchill enfadado, sustituyó a Wavell como líder de la Fuerza del Desierto Occidental, por el general Sir Claude Auchinleck en África. El resto de mandos también sufrieron una depuración y todos los puestos fueron ocupados por gente nueva. Medidas como estas demostraron la desesperación británica en el teatro de guerra norteafricano y la incapacidad del Imperio Británico para continuar la guerra en soledad.

Reino Unido sufrió 969 bajas entre 122 muertos, 588 heridos y 259 desaparecidos. Respecto al material fueron destruidos 91 tanques y derribados 36 aviones (33 cazas y 3 bombarderos). Alemania e Italia sumaron 678 bajas entre 93 muertos, 350 heridos y 235 desaparecidos. En material solamente perdieron 12 tanques y 10 aviones.



E. GALERÍA FOTOGRÁFICA

Generalleutnant Walter Neumann-SilkowGeneralleutnant Walter Neumann-Silkow

Oberstleutnant Hans CramerOberstleutnant Hans Cramer

Tanques británicos destruidos sobre el campo de batallaTanques británicos destruidos sobre el campo de batalla



F. FUENTES

Erwin Rommel, Memorias. “Capítulo VI Primer periodo de la guerra en África”, Altaya (2008)

http://www.eurasia1945.com/batallas/con ... battleaxe/
http://www.exordio.com/1939-1945/milita ... ollum.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Operation_Battleaxe
http://www.panzertruppen.org/ww2/1941/battleaxe.html
http://historiaymasblog.blogspot.com.es ... la-de.html
http://ww2db.com/battle_spec.php?battle_id=260
http://www.bbc.co.uk/history/ww2peoples ... 4957.shtml
http://ww2diario.blogspot.com.es/2011/0 ... n-una.html


Unidad: Decima Flottiglia MAS
Imagen
US Antarctic Expedition (1) Orden Lenina (2) Distinguished Service Cross (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Order of Merit (1) Panzerkampfwagenabzeichen (1) Navy Cross (1) Ordre du Mérite Maritime (1) Distinguished Service Cross (1) Flotten-Kriegsabzeichen (1) Croce al Valore di Guerra (1) Kyuokujitsu-sho (1) Distinguished Flying Cross (1) Médaille Commemorative de la Guerre (1) Flugzeugführerabzeichen (1) Japón (1) Purple Heart (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Corpo di Spedizione Italiano in Russia (1) Battle of the Bulge (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (9) Orden del Millón de Elefantes (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
tigerwittmann
Oberst
Oberst
Mensajes: 2969
Registrado: 13 04 2009 19:28
Zona/Región: En mi Pzkpfw VI Tiger en Villers Bocage
Ubicación: España

Re: La Batalla de Sollum

Mensaje por tigerwittmann » 27 07 2015 11:01

Saludos camaradas.

No había tenido la oportunidad de leer este post.
La última imagen dice mucho del castigo que sufrieron los blindados británicos por parte de sus enemigos.

Gracias por el post, Cocinilla.

Saludos.



Unidad: Division Großdeutschland
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (2) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Conspicuous Gallantry (2) Commendation Medal (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1) Victoria Cross (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1)

Responder