La esvástica sobre la Acrópolis

Descripción: Los alemanes conquistaron Grecia en menos de cuatro semanas, después de sangrientos combate en los desfiladeros de las montañas.

Etiquetas del tema: Batalla de Grecia

Moderadores: Erwin Rommel, Amarok

Responder
Avatar de Usuario
cocinilla
Grande Ammiraglio
Grande Ammiraglio
Mensajes: 6685
Registrado: 17 09 2009 17:58
País 2GM: Italia
Zona/Región: Mediterráneo
Ubicación: España

La esvástica sobre la Acrópolis

Mensaje por cocinilla » 18 02 2015 14:02

La esvástica sobre la Acrópolis


Mapa de la Batalla de Grecia
Los alemanes conquistaron Grecia en menos de cuatro semanas, después de sangrientos combate en los desfiladeros de las montañas y la transformación del repliegue ordenado de los aliados en un segundo Dunkerque.


  1. FUERZAS ENFRENTADAS
    A1. Fuerzas Alemanas
    A2. Fuerzas de la Commonwealth
    A3. Fuerzas Griegas
  2. PRIMERAS ESCARAMUZAS
  3. LOS CARROS INGLESES ANTICUADOS Y DETERIORADOS
  4. LA ÚLTIMA RESISTENCIA EN LAS TERMÓPILAS
  5. EL CUERPO EXPEDICIONARIO BRITÁNICO SE RETIRA A CRETA
  6. GALERÍA FOTOGRÁFICA
  7. FUENTES
A. FUERZAS ENFRENTADAS

A1. Fuerzas Alemanas


Reservas directamente bajo mando del OKH:
  • 4ª División Panzer (Generalmajor Willibald von Langermann und Erlencamp).
  • 12ª División Panzer (Generalmajor Josef Harpe).
  • 19ª División Panzer (Generalmajor Otto von Knobelsdorff).
  • 100ª División ligera alemana (Generalleutnant Werner Sanne).
  • 101ª División ligera alemana (Generalleutnant Erich Marcks).

2º Ejército alemán (Generaloberst Maximilian Reichsfreiherr Von Weichs zu Glon)
  • XIL Cuerpo alpino alemán (General der Mountaintruppen Ludwig Kübler).
  • 1ª División alpina alemana (Generalmajor Hubert Lanz).
  • LI Cuerpo de Ejército alemán (General der Infantry Hans-Wolfgang Reinhardt).
    - 132ª División de infantería alemana (Generalleutnant Rudolf Sintzenisch).
    - 183ª División de infantería alemana (Generalleutnant Benignus Dippold).
  • XILVI Cuerpo de Ejército motorizado alemán (General der Panzertruppen Heinrich von Vietinghoff Gennant Scheel)
    - 8ª División Panzer (Generalmajor Erich Brandenberger).
    - 14ª División Panzer, (Generalmajor Friedrich Kühn).
    - 16ª División de infantería motorizada alemana, (Generalmajor Siegfried Henrici).

2º Ejército de reserva alemán
  • LII Cuerpo de Ejército alemán (General der Infantry Kurt von Briesen).
    - 169ª División de infantería alemana (Generalmajor Kurt Dittmar).
    - 197ª División de infantería alemana (Generalleutnant Hermann Meyer-Rabingen).
    - 125ª División de infantería alemana (Generalleutnant Willi Schneckenburger).

12º Ejército alemán (Generalfeldmarschall Wilhelm List)
  • XL Cuerpo de Ejército motorizado alemán (Generalleutnant Georg Stumme).
    - 9ª División Panzer (Generalmajor Alfred Ritter von Hubicki).
    - 1ª División SS Leibstandarte Adolf Hitler (SS-Obergruppenführer Josef Dietrich).
    - 73ª División de infantería alemana (Generalmajor Bruno Bieler).
  • XVIII Cuerpo alpino alemán (General der Mountaintruppen Franz Böhme).
    - 2ª División Panzer (Generalleutnant Rudolf Veiel).
    - 5ª División alpina alemana (Generalleutnant Julius Ringel).
    - 6ª División alpina alemana (Generalleutnant Ferdinand Schörner).
    - 72ª División de infantería alemana (Generalleutnant Franz Mattenklott).
    - 125º Regimiento de infantería alemán.
  • XXX Cuerpo de Ejército alemán (General der Artillerie Otto Hartmann).
    - 50ª División de infantería alemana (Generalleutnant Karl-Adolf Hollidt).
    - 164ª División de infantería alemana (Generalmajor Johannes Folttmann).

12º Ejército de reserva alemán
  • XLI Cuerpo de Ejército alemán (General der Kavallerie Georg Lindemann).
    - 46.ª División de infantería alemana (Generalmajor Karl Kriebel).
    - 16.ª División Panzer (Generalmajor Hans-Valentin Hube).

I Panzergruppe (Generaloberst Paul Ludwig Ewald von Kleist)
  • XIV Cuerpo de Ejército motorizado alemán (General der Infanterie Gustav von Wieterscheim).
    - 5ª División Panzer (Generalleutnant Gustav Fehn).
    - 11ª División Panzer (Generalleutnant Ludwig Crüwell).
    - 4ª División alpina alemana (Generalleutnant Karl Eglseer).
    - 294ª División de infantería alemana (Generalleutnant Otto Gabke).
  • XILI Cuerpo de Ejército motorizado alemán (Generalleutnant Georg-Hans Reinhardt).
    - 2ª SS División Das Reich (SS-Gruppenführer Paul Hausser).
    - Regimiento de infantería motorizada Grossdeutschland (Oberst Wilhelm-Hunold von Stockhausen).
  • XI Cuerpo de Ejército alemán (General der Infanterie Joachim von Kortzfleisch).
    - 60ª División de infantería motorizada alemana (Generalmajor Friedrich-Georg Eberhardt).
    - 76ª División de infantería alemana (Generalleutnant Maximilian de Angelis).
    - 198ª División de infantería alemana (Generalmajor Otto Röttig).

A2. Fuerzas de la Commonwealth (General Henry Maitland Wilson)


6ª División Australiana (General Thomas Blamey)
  • 16ª Brigada Australiana (General de Brigada Arthur Samuel Allen).
    - 2/1 batallón.
    - 2/2 batallón.
    - 2/3 batallón.
  • 17ª Brigada Australiana (General de Brigada Savige).
    - 2/5 batallón.
    - 2/6 batallón.
    - 2/7 batallón.
  • 19ª Brigada Australiana (General de brigada George Vasey).
    - 2/4 batallón.
    - 2/8 batallón.
    - 2/11 batallón.

2ª División Neozelandesa (General Bernard Freyberg)
  • 4ª Brigada Neozelandesa (General de Brigada Edward Puttick).
    - 18º Batallón.
    - 19º Batallón.
    - 20º Batallón.
  • 5ª Brigada Neozelandesa (General de Brigada James Hargest).
    - 21º Batallón.
    - 22º Batallón.
    - 23º Batallón.
    - 28º Batallón Maorí.
  • 6ª Brigada Neozelandesa (General de Brigada Harold Barrowclough)
    - 24º Batallón.
    - 25º Batallón.
    - 26º Batallón.

1ª Brigada Blindada Británica (General de Brigada Harold Vincent Spencer Charrington).
  • 3º Regimiento Real de carros de asalto.
  • 4º Regimiento de Húsares.
  • 1º Batallón de Rangers.

A3. Fuerzas Griegas (General Alexander Papagos)


Ejército del Epiro (General Ioannis Pitsikas).
  • 1er Ejército Griego (General Panagiotis Demestihas).
    - 2ª División de infantería griega.
    - 3ª División de infantería griega.
    - 8ª División de infantería griega.

Ejército de Macedonia Occidental (General Giorgos Tsolakoglou)
  • 4ª División de infantería griega.
  • 11ª División de infantería griega.
  • 13ª División de infantería griega.
  • 16ª División de infantería griega.
  • 17ª División de infantería griega.
  • 21ª Brigada de reserva.

2º Ejército Griego (General Papadopoulos).
  • 1.ª División de infantería griega.
  • 5.ª Brigada de infantería.
  • División de caballería.

3er Ejército Griego (General Giorgos Tsolakoglou).
  • 9ª División de infantería griega.
  • 10ª División de infantería griega.
  • 15ª División de infantería griega.

Ejército de la Macedonia Central (General Kotoulas).
  • 12.ª División de infantería griega.
  • 19.ª División de infantería griega.
  • 20.ª División de infantería griega.

Ejército de la Macedonia oriental (General Konstantinos Bakopoulos).
  • 7.ª División de infantería griega.
  • 14.ª División de infantería griega.
  • 18.ª División de infantería griega.
  • Brigada Nestos.
  • Brigada Evros.



B. PRIMERAS ESCARAMUZAS
El 6 de abril de 1941, el mismo año en el que Hitler atacaba Yugoslavia, desde esta nación y desde Bulgaria fuerzas alemanas blindadas penetraban en Grecia. Las vanguardias nazis se unieron en seguida a las replegadas divisiones italianas y los ejércitos griegos tuvieron que retroceder.

Ya el 8 de Noviembre de 1940, diez días después de que Mussolini invadiera Grecia, tropas británicas, en su mayoría australianas y neozelandesas, comenzaron a desembarcar en Grecia para reforzar a su ejército. Para ello los ingleses tuvieron que dividir el ejército de Wavell del norte de África, obligándole a detener en El Agheila su marcha victoriosa.

Se enviaron a Grecia unos 60.000 soldados de Wavell, demasiado poco para enfrentarse a los 500.000 soldados alemanes. Iban, además, muy escasos de blindados, aviones y armas antitanques, pero poniendo su mira política en Oriente Medio, pero Churchill no podía permitirse abandonar Grecia en manos del Eje.[/i]

La ofensiva alemana se inició el 6 de abril a las 5:15 de la mañana. El plan de ataque consistía en la penetración del LX Grupo Panzer en Yugoslavia para unirse a la tropas italianas, el XVIII Cuerpo de Ejército de montaña debía penetrar por la Línea Metaxás aislando al ejército griego de Macedonia Oriental, mientras el Cuerpo de Ejército XXX avanzaría por Tracia Oriental. El 6 de Abril el XXX penetro en la Tracia Oriental, donde rápidamente destruyó la Brigada Griega Evros y los fuertes de Ninfea y Ejinos; avanzó sobre Xanthe, Komotini y Alexandropuli en la costa.

El XVIII Cuerpo de Montaña estableció tres puntas de lanza sobre la Línea Metaxás: por el Norte una División Panzer que llegó hasta Strumica, las 5ª y 6ª Divisiones de Montaña atacaron por el centro y la 72ª División de Infantería, con apoyo acorazado y de aviación, avanzó por el sur.

En el espacio de pocos días se vio claro que la resistencia griega se derrumbaba bajo el violento ataque y que ya no era posible mantener la larga línea defensiva del Aliakmon. Por ello el General Henry Maitland Wilson construyó una línea mas corta, desde la costa del Egeo hasta los desfiladeros del Monte Olimpo, y desde aquí, doblando por el Noroeste y atravesando montañas cubiertas de espesos bosques, hasta el paso de Bitola.

El punto más estrecho del desfiladero que va de Yugoslavia a Grecia se encuentra a la altura de Vevi. En este lugar, disponiendo de buenos emplazamientos de artillería, apoyados por la infantería y las ametralladoras, sería posible detener las columnas movilizadas. Si se pretendía que el resto de las fuerzas greco-británicas alcanzara la nueva línea defensiva y que el Ejército Griego que todavía se encontraba en Albania tuviera tiempo de retroceder y unirse a ellas, era de importancia vital impedir que el Ejército Alemán forzara ese paso.

El 8 de abril, patrullas avanzadas de carros de combate, situados en los puentes, abrieron fuego contra las motocicletas y la infantería montada sobre semiorugas que precedían a la columna alemana. Tras hacer detonar cargas explosivas para cortar la carretera, se retiraron. El impetuoso avance alemán se hizo entonces más lento y cauteloso. Ese ligero retraso fue muy valioso para los greco-británicos, ya que permitía al General Wilson organizar una defensa.

En la zona del paso de Bitola, Wilson tenía ya situadas algunas unidades de su Brigada Acorazada y la noche del 8 al 9 de abril las reforzó con una compañía de ametralladoras neozelandesa y con los carros de combate y cañones que le quedaban. Al mismo tiempo envió una apremiante llamada de auxilio a la Brigada Australiana, pidiendo otro refuerzo de infantería. Los hombres llevaban ya siete días de extenuante esfuerzo, en medio de la nieve, sin el menor descanso y sin probar comida caliente. La madrugada del 10 de abril se destacó un batallón de infantería que, poco antes del anochecer, consiguió llegar al desfiladero, en una marcha forzada a través de las montañas.
Tropas australianas en VeviTropas australianas en Vevi
El terreno, rocoso y helado, no permita excavar trincheras muy profundas, pero como era muy probable que los alemanes lanzaran el ataque a primera hora del día siguiente, los australianos continuaron trabajando sin descanso. A medida que avanzaba la noche la temperatura empeoraba y algunos hombres empezaron a caer, víctimas del cansancio y de congelación.

El Regimiento de carros, los Húsares del Regimiento Northumberland y las baterías contracarro de la Brigada Acorazada formaron la reserva. Mientras, la artillería hipomóvil ascendía por el desfiladero con sus piezas de 88 mm. Tres regimientos de infantería, reforzados por otros tres de artillería deberían defender una posición de unos 20 kilómetros. La orden era cerrar el paso a los alemanes durante dos días, tres si fuese posible.

Hacia medianoche, los australianos atrincherados en las pendientes, percibieron algunos movimientos sospechosos. Se pusieron en guardia y entonces (según la versión oficial australiana), oyeron unas voces que decían: "Patrulla de ronda, todo en orden" "Baja el fusil, Steve, soy yo". Se trataba de alemanes de las SS, adiestrados para este fin, los cuales se habían infiltrado entre las patrullas inglesas, bastante distanciadas unas de otras. Gracias a esta estratagema, los alemanes capturaron un buen número de prisioneros y consiguieron que nadie pudiera descansar aquella noche.

El segundo día( 11 de abril) amaneció gris, envuelto en niebla y con un viento que arremolinaba la nieve. La visibilidad se reducía a 5 metros. Los carros de combate alemanes empezaron a avanzar, pero se vieron obligados a detenerse cuando algunos entraron en un campo minado, sufriendo daños considerables. Más tarde, emplazaron cañones de 105 mm, que abrieron fuego contra la pendiente en la cual se había refugiado la artillería contracarro y la infantería australiana.

Poco antes de la noche, dos batallones de infantería alemana atacaron la carretera, siendo rechazados por el fuego de la artillería; el ataque se reanudó por la noche, pero solo se consiguió llegar a 270 metros de las líneas aliadas. Convencido de que el día siguiente los carros de combate alemanes se abrirían paso envolviendo el flanco, se envió al sector un regimiento inglés de carros para hacer frente a la amenaza.



C. LOS CARROS INGLESES ANTICUADOS Y DETERIORADOS
El 3º Regimiento de Carros era prácticamente una unidad de nueva creación, ya que la originaria había sido aniquilada durante los últimos días de Dunkerque. El regimiento estaba dotado originalmente de nuevos carros Cruiser (Mk III) y pasó al frente griego desde Egipto. Para entonces sus carros nuevos habían sido sustituidos por otros más lentos, unos Cruiser Mk II veteranos del desierto cuyas cadenas se hallaban casi completamente gastadas. El tercer día (12 de abril) los alemanes desencadenaron su verdadero ataque, con su infantería en formación cerrada, cubriendo un vasto frente y apoyados por un incesante fuego de ametralladoras, morteros y cañones. La sección avanzada de los australianos fue arrollada y tan solo seis hombres lograron salvarse.

Al final de un desordenado combate de seis horas, durante el cual una unidad británica (un batallón del King's Royal Rifle Corps, que estaba situada en una posición avanzada) se retiraron por error, dejando al descubierto el flanco de la artillería contracarro, los alemanes capturaron cinco cañones y cercaron a los australianos. Las ametralladoras abrieron fuego por tres lados, mientras la infantería alemana, apoyada por carros, avanzaba frontalmente en toda la linea. Los australianos descubrieron que sus fusiles antitanque Boys eran completamente ineficaces.
Paso de BralloPaso de Brallo
A pesar de los esfuerzos para organizar una retirada ordenada, el batallón comenzó a disgregarse: los acontecimientos de las últimas sesenta horas habían sobrepasado todo cuanto un ser humano es capaz de soportar. Muchos soldados tiraron las armas, y en algunos casos la decisión fue tomada deliberadamente por los mismos oficiales, los cuales sabían que la única posibilidad de salvación estaba en la rapidez de la marcha y en la protección que les ofrecía el terreno montañoso. Al final los australianos cayeron vencidos por el agotamiento.

A pesar de lo mal que habían ido las cosas, se consiguió evitar lo peor. Los alemanes hubieran podido arrollar toda la posición si las baterías de artillería no hubieran continuado disparando, al descubierto, contra los carros alemanes. Así consiguieron defender la avalancha, permaneciendo en sus puestos hasta que los carros y las unidades de infantería alemana llegaran a menos de 400 metros de sus piezas. Solo entonces se replegaron ordenadamente, llevándose con ellos (y fueron los únicos) todas las piezas y salvando la situación.

El paso había sido defendido durante casi tres días, hasta la noche del 12 de abril; pero el precio que se pagó fue muy alto. Los tres batallones de infantería salieron muy mal parados, la artillería australiana perdió 20 cañones y al regimiento de carros pesados no le quedaban mas de 10 vehículos de los 50 que lo componían en un principio. Además, el enemigo había capturado un gran numero de prisioneros.

Sólo 50 hombres del batallón australiano lograron escapar a través de las colinas. Mientras tanto, los alemanes estaban consiguiendo una serie de victorias arrolladoras en la zona de Salónica, a pesar de la resistencia de los escasos defensores de los fuertes fronterizos. Los mismos alemanes confesaron mas tarde a Papagos que ésta había sido la resistencia mas dura que jamás habían encontrado. Pero la fuerza prevaleció y los atacantes siguieron avanzando, de modo que el peligro que se cernía sobre el centro se sumó a la amenaza de un avance a lo largo de la costa oriental griega.

El frente griego el 15 de abril de 1941

Durante esta fase, en el flanco derecho aliado se encontraba una brigada australiana y dos neozelandesa, que habían tardado un mes en excavar un largo y profundo foso contracarro a través de la llanura que se extendía ante el Olimpo. La infantería griega que les apoyaba se situó en las cumbres, mientras los neozelandeses extendían su exiguo despliegue en un frente de 24 km. Un regimiento de la 2ª División Neozelandesa, situado en una posición más avanzada y dotado de autoametralladoras y vehículos oruga Bren-Carrier, tenía que hacer frente al primer asalto de los alemanes, retardar su avance y retirarse. Pero tras el hundimiento yugoslavo y la caída de Salónica el General Wilson consideró que era imposible mantener una linea defensiva tan larga y comprendió que la única posibilidad de prolongar la resistencia consistía en una retirada hacia las Termópilas, a unos 160 km.

La condición indispensable para garantizar un repliegue ordenado era tener cubierta la espalda con una sólida retaguardia, para mantener un paso abierto hasta que todas las unidades hubieran pasado, y después de cerrarlo bruscamente entretener al enemigo para que otras fuerzas pudieran establecer posiciones más a retaguardia. El 8 de abril los neozelandeses recibieron la orden de abandonar el foso contracarro y retirarse hacía los pasos del Olimpo, lo cual significaba emprender largas marchas y preparar nuevas posiciones, cargando a toda prisa 1.000 toneladas de material, dejando atrás miles de kilómetros de alambre de espino, las minas contracarro y la protección de la zanja.

Los australianos que estaban en el desfiladero de Veria hubieron de retirarse a unos 48 kilómetros para situarse en el paso de Servia, viéndose obligados para ello a trepar por los montes Imanthia (de una altura de 1.800 metros), bajar por la vertiente opuesta hacia el valle de Aliakmon, atravesar el río, y realizar una escalada por los montes de la Pieria, al otro lado del valle.

Para defender el Olimpo, en el punto donde la línea férrea corre entre las montañas y la costa, que por cierto fue rápidamente minado, se dejó un solo batallón, con la misión de entretener a los alemanes el mayor tiempo posible y hacer explotar las cargas para obstruir las vías.

El problema más urgente era sacar de la línea a la infantería que había luchado en el paso de Vevi hasta que la presión alemana se hizo incontenible. La reserva de carros de combate y de cañones contracarro fue enviada al sur de la pequeña ciudad de Ptolomais, a fin de formar una retaguardia en el punto de que la carretera principal atravesaba una hondonada y corría luego a lo largo de un río, entre dos alturas, constituyendo una emboscada natural.

La responsabilidad de la retaguardia se confió al 4º Regimiento de Húsares, reforzado por un escuadrón de carros, dos baterías de cañones contracarro, dos compañías del 1º Batallón de Rangers y por la artillería hipomóvil, todavía indemne, con sus excelentes cañones de 88 mm (87,6 mm) Ordnance QF 25-pounder.

El 4º de Húsares (regimiento al que había pertenecido Churchill y del que era coronel honorario) no había llegado a tiempo a intervenir en la Campaña de Francia y disponía aún de una dotación de carros ligeros de reconocimiento pre-bélicos Mark VI B, de cinco toneladas de peso y armados únicamente con dos ametralladoras. Desde luego, no podría hacer frente a los grandes carros alemanes, pero los Húsares tenían en su haber una larga tradición de audacia y espíritu combativo, habiendo llegado a Grecia con el propósito de añadir un nuevo capítulo glorioso a la historia del cuerpo.

Otra retaguardia provisional, establecida a lo largo de la cresta de una montaña, a unos 13 km al sur de Vevi, entretuvo con sus carros y artillería a los alemanes hasta media mañana del 13 de abril, cuando los últimos grupos de infantería se retiraron. Pero la espera se había prolongado demasiado y los perseguidores alemanes no eran ahora unidades de infantería, sino una división acorazada apoyada por artillería.

Los pequeños carros de reconocimiento se retiraron precipitadamente mientras las granadas explotaban a su alrededor; tan pronto hubieron salvado la hondonada hicieron saltar el puente. El Comandante en Jefe, Coronel Lillington, había dado orden a los cañones de grueso calibre que suspendieran el fuego para que los alemanes se fueran acercando. La estrategia dio resultado y los ingleses dispararon de nuevo tan solo cuando la columna acorazada alemana apareció en la carretera, en formación cerrada.

La columna experimentó grandes pérdidas, a las que hay que añadir la pérdida de nueve aviones Blenheim. Los aparatos se dirigían hacia el paso de Bitola para bombardearlo cuando descendieron y dispararon en abanico ráfagas de ametralladora. Aquel mismo día, los nueve aparatos fueron derribados. El comandante alemán sabía ahora que se encontraba frente a un enemigo decidido a detener su avance, por lo que ordenó desencadenar una acción masiva de artillería y morteros, mientras los carros y la infantería envolvían el flanco izquierdo de la defensa.

Dos escuadrones de Húsares avanzaron sin vacilar: carros de cinco toneladas contra vehículos de 22, ametralladoras contra cañones. Seguros de su superioridad, los Panzer subieron imprudentemente por una pendiente, poniéndose a la vista de los cañones contracarro de los Húsares del Northumberland: todas las piezas de 47 mm abrieron fuego y los carros alemanes se retiraron. A las 19:00 la infantería británica, que efectuaba el repliegue, pasó sana y salva por Kocáni, a poco mas de 26 km al sur, y la retaguardia comenzó a dar por cumplida su misión. Sin embargo la guerra no se ganaba con las acciones, aunque sean audaces, de la retaguardia. Y lo cierto que el 15 de abril, la 1ª Brigada Acorazada, entre heridos y averías mecánicas de los vehículos, había perdido casi la mitad de sus efectivos; el 3er Regimiento de Carros se hallaba reducido a una compañía de trece carros; los Húsares de Northumberland habían perdido la mitad de sus cañones; y el 1º de Rangers tenía a más del 50% de su tropas heridas. Sólo la artillería a caballo había conservado sus fuerzas prácticamente intactas.

Soldados Griego y del ANZACSoldados Griego y del ANZAC
No obstante, con la 9ª Panzer presionando sin parar y la Luftwaffe dueña del aire, sólo una continua retirada podía liberar al Cuerpo Expedicionario británico de ser totalmente aniquilado. La retirada contra fuerzas enemigas muy superiores es una experiencia muy amarga: hombres exhaustos obligados a marchas más largas que las de sus perseguidores, a cambiar de frente, a luchar cuando el terreno es favorable para retomar luego el repliegue. Todo ello sin el menor respiro para evitar ser cercados. En los once días que siguieron, del 14 al 25 de abril, la 1ª Brigada Acorazada no hizo otra cosa que retirarse, sometida a bombardeos durante el día y marchando por la noche.

Desde Salónica, las victoriosas fuerzas alemanas atravesaron sin detenerse el valle Aliakmon, dirigiéndose hacia el monte Olimpo. El regimiento de caballería neozelandés, al encontrarse frente a ellas, hizo fuego contra las patrullas avanzadas, retrasó el paso en algunos puntos y luego se retiró de nuevo a la línea defensiva. Después de cruzar el principal desfiladero del Olimpo, los neozelandeses hicieron explotar las cargas de las minas y toneladas de roca rodaron hacia el fondo, obstruyendo la carretera y deteniendo el avance de los alemanes.

En la vertiente orientada al mar, un batallón de infantería neozelandesa había intentado minar el túnel de la vía férrea de Platomon; pero la roca era demasiado dura. No obstante, colocaron las cargas explosivas lo más hondo que pudieron y esperaron al enemigo. El 14 de abril, al anochecer, la patrulla avanzada informó que unos 300 vehículos alemanes, incluidos 80 carros de combate, se estaban acercando. La explosión no produjo los efectos deseados: sólo había rasgado una pared y los cascotes obstruían la vía parcialmente.

Los neozelandeses se retiraron y esperaron. Al cabo de pocas horas, el primer carro alemán apareció en la salida meridional, retirándose en seguida bajo el fuego de los fusileros y de las ametralladoras. Estaba ya oscureciendo. Durante la noche los defensores excavaron fosos mas profundo para las armas, volviendo a colocar los cañones de 88 mm y el batallón organizó una nueva línea defensiva contra la cual, al amanecer, se lanzaron de nuevo los alemanes. Los neozelandeses se mantuvieron firmes durante dos días, a pesar de la creciente violencia de los ataques. Pero finalmente ganaron los más numerosos y los defensores se vieron obligados a retroceder para establecer otra linea unos kilómetros mas atrás.

No obstante, los alemanes no quisieron avanzar ni por el paso principal, situado en el centro, ni por el de Servia, que era uno de los desfiladeros secundarios de las montaña interiores. En el paso principal, la 2ª División Panzer, ante el intenso fuego defensivo, se detuvo el día 14 de abril, y durante 36 horas intentó pasar varias veces.

Al amanecer del 15, se presentaron nuevas fuerzas que también fueron detenidas, sufriendo graves pérdidas. Más tarde intentaron envolver la posición siguiendo caminos secundarios y asimismo fueron rechazadas violentamente en todo los puntos. Los alemanes pidieron refuerzos; pero el 17 de abril, la tercera noche, habiendo cumplido ya su misión, los defensores se retiraron.

Basándose en informaciones erróneas, los alemanes suponían que el paso de Serbia estaba poco defendido. Como la corriente del río Aliakmon era demasiado fuerte para que los carros y otros vehículos pudieran vadearlo, solo enviaron dos compañías de infantería. Desde el citado paso, los ingleses dominaban el curso del río y los alemanes, a cada tentativa de atravesarlo, se encontraban expuestos al fuego.

El coronel alemán, habiendo recibido la orden de pasar "a toda costa" a la otra orilla, guió personalmente a sus hombres, atravesando el río a nado por el sitio mas profundo. Todo resultó inútil, ya que los artilleros del ANZAC (Australian and New Zealand Army Corps - Cuerpo del Ejército Australiano y Neozelandes) mantuvieron al enemigo clavado en el valle durante todo el día.

Ante esta situación, los alemanes decidieron abandonar la idea de forzar el paso. Enviaron carros y unidades de infantería mucho más hacia el Oeste, con el fin de envolver al enemigo. Pero en el transcurso de la noche del 17 al 18 de abril, cuando el grueso del Cuerpo Expedicionario se había ya retirado hacia el sur, los defensores de Savia se replegaron también, protegidos por una niebla providencial.

A la mañana siguiente la patrullas alemanas descubrieron que el desfiladero estaba desguarnecido. Al volcarse todos sobre las Termópilas, la única carretera importante (que nunca había sido buena, pero que ahora estaba mucho peor) se hallaba en condiciones tales que el tráfico discurría por ella a ritmo muy lento.

Entre los camiones cargados de soldados exhaustos, los Bren-Carrier, los carros de combate y los autoametralladoras, circulaban viejos camiones y carretas cargadas con familias enteras llevando sus enseres. La constante presencia de la Luftwaffe acabó por destrozar los nervios de muchos conductores, hasta el punto de que apenas oían el menor ruido echaban el freno y corrían en busca de refugio.

El agotamiento, la desmoralización y los embotellamientos del tráfico contribuyeron a aumentar el caos. Una serie de pequeños desastres contribuyó a agravar lo que ya revestía carácter de catástrofe: la caída de Yugoslavia y la penetración del enemigo, como una cuña, entre el ejército griego de Albania y las fuerzas anglo-griegas; la rendición del Ejército del Este; la desintegración del que luchaba en el centro y el suicidio del Presidente del Consejo Griego. Todo ayudó a que a que la derrota fuera total.

Existían otros factores que habían de tener en consideración: la eliminación de la RAF en Grecia, la victoria de Rommel en Cirenaica y la ya desaparecida posibilidad de construir un frente en los Balcanes. Pero Gran Bretaña se había ofrecido a ayudar a Grecia contra la invasión alemana, y así, el 19 de abril, el General Wavell prometió al Rey griego que los ingleses permanecerían en el país y continuarían luchando al lado de los griegos hasta el último momento. Sin embargo, dos días mas tarde, el General Papagos dijo al soberano que prolongar la resistencia significaría condenar a Grecia a su total destrucción y aconsejó la inmediata retirada del cuerpo expedicionario británico.

La evacuación de los británicos se presentaba con muchas dificultades. Se calculó que harían falta nueve días para llevarla a cabo, pero el empeoramiento de la situación militar hizo necesario reducirla a cinco. La Mediterranean Fleet, que a la sazón se encontraba en las costas de Trípoli, regresaría a Alejandría un día antes de la evacuación. Se decidió no utilizar los acorazados, pues estos navíos exigían una escolta de destructores que sería mucho mas valiosa para el transporte de tropas. En consecuencia, se habilitaron una serie de barcos de mediano tonelaje, formándose una escuadra de siete cruceros, veinte destructores, diecinueve embarcaciones de transporte de tropas y dos lanchas de desembarco de infantería.

El 22 de abril, el Estado Mayor combinado, designado para planificar la evacuación, se trasladó a Creta y discutió el plan con el estado Mayor Naval. Se destinaron algunos marineros para formar lo que se llamaba "grupo de la playa"; dichos marineros fueron adiestrados para realizar lo que se había aprendido de Dunkerque, esto es, la técnica de cargar soldados exhaustos en pequeños barcos y luego transbordarlos a buques mayores. Pero en Dunkerque, la RAF había podido llevar a cabo una eficaz labor de apoyo; en cambio, ahora, el cielo se cubría de aparatos alemanes, decididos a conquistar el éxito que en Dunkerque se les había escapado.

Bombarderos alemanes habían hundido ya un destructor griego, dos barcos hospitales y veinte buques mercantes en aguas del Pireo y las conclusiones de todo ello eran obvias: era necesario efectuar la operación lo más al sur posible; por ejemplo en Kalame, en Momvasia y en Nauplion, en las costas del Peloponeso meridional. Estas localidades tenían la ventaja de hallarse mas próximas a Creta, donde se había decidido desembarcar provisionalmente a las tropas con el fin de que los buques regresaran lo mas pronto posible al continente para recoger las que aún quedasen.

Este plan exigía que todas las bases logísticas fueran transferidas desde la zona de Atenas al Peloponeso, para que las unidades combatientes, que serían las ultimas en llegar a ellas, pudieran alcanzarlas. Los primeros en salir serian los heridos, los convalecientes y las enfermeras: los efectivos se trasladarían de noche, diseminados en una vasta zona y descansarían de día. Al día siguiente destruirían los vehículos y la artillería, en el caso de que se dispusiera de ello, y se dirigirían a la playa llevándose sus armas individuales y el material mas importante de reducido tamaño, como los aparatos de puntería de los cañones.

Los barcos atracarían una hora después de la puesta del sol, organizando las operaciones de manera que pudieran salir exactamente antes de las tres de la madrugada, con el fin de estar ya lejos de la costa cuando empezara a clarear. Se necesitaba tiempo para organizar las operaciones de embarque y para reunir los convoyes y su escolta. Y esto significaba que las últimas acciones de retaguardia tendrían su escenario en las Temópilas.



D. LA ÚLTIMA RESISTENCIA EN LAS TERMÓPILAS
Las Termópilas es un nombre que evoca el recuerdo de aquella exigua fuerza de espartanos, capitaneados por Leónidas, que allí murieron por defender su independencia. Transcurridos 2.5000 años desde entonces, las Termópilas ya no son el cuello de botella que tan solo permitía el paso de una brigada de combate, ya que con el tiempo el mar se ha retirado, dejando una amplia marisma de unos 5 km de anchura. Por otra parte, a pocos kilómetros de distancia, hacia en interior, pasa una carretera que atraviesa el alto desfiladero montañoso de Bralos, cuya defensa correría a cargo de los australianos, mientras las división neozelandesa y parte de la 1ª Brigada Acorazada defendería el paso de Molos.

Los últimos diez carros de combate ingleses (los únicos que le quedaban a los aliados en Grecia), llegaron allí junto con siete autoametralladoras, que habían cubierto la retaguardia de la 1ª Brigada Acorazada durante el repliegue. Pero además de las Termópilas, era necesario defender todo el Peloponeso, la gran península unida a Grecia por el estrecho istmo de Corinto, ya que era en sus costas donde tenía que embarcar el grueso del Cuerpo Expedicionario. Con el peligro de un desembarco enemigo, existía la posibilidad de un lanzamiento de tropas aerotransportadas, especialmente en la llanura situada detrás de las Termópilas, por lo que el 3er Regimiento de Carros (que se había quedado sin ninguno) fue enviado allí para rechazar un posible ataque procedente del aire.

El comienzo de la evacuación se fijó para la noche del 24 de abril, lo que significaba que las unidades tenían que atravesar el istmo de Corinto antes de esa fecha, a fin de dejar este lugar para las tropas combatientes. Por ello había que defender las Termópilas con todas las fuerzas disponibles tan solo hasta el 23 de abril, en que las unidades destinadas a embarcar la noche siguiente iniciarían la marcha hacia la costa.

Los ingleses suponían que los alemanes desencadenarían el primer ataque el 20 de abril, cuando las posiciones no estuviesen aún preparadas. Pero, con gran sorpresa y mayor alivio, el enemigo no se presentó: en su rápido avance los alemanes habían perdido el contacto con las columnas de abastecimiento y se vieron obligados a detenerse cuatro días para restablecerlo. Este retraso fue, probablemente, determinante en los últimos episodios de la campaña, puesto que la evacuación, como se supo mas tarde, se salvó del desastre por un margen de pocas horas. Mientras tanto, los defensores de las Termópilas pudieron descansar, asentar los cañones debidamente y preparar las defensas.

El día 22 de abril, un pequeño grupo de artilleros australianos abrió fuego contra los alemanes desde el paso de Bralos; la artillería alemana de medio calibre respondió y a continuación otros cañones australianos se unieron al duelo artillero. Se trabó una batalla de artillería en toda regla, durante la cual los ingleses rechazaron un ataque de la infantería alemana. Mientras tanto, el Cuerpo Expedicionario iba agrupándose a lo largo de la costa, de modo que el 23 las filas de los defensores de las Termópilas ya habían disminuido considerablemente.

Una de las tres brigadas neozelandesas destruyó todos los cañones y el equipo y, apenas hubo oscurecido, se dirigieron hacía el punto fijado para embarcar. La 4ª Brigada retrocedió unos 10 km para constituirse en la última retaguardia a la altura de Tebas. El antiguo paso de Molos siguió defendido por la 6ª Brigada neozelandesa, por algunos Húsares de Northumberland y por la artillería hipomóvil. Los australianos que seguían defendiendo Bralos, permanecieron en sus puestos con la mitad de sus tropas.

A las 7:30 del 24 de abril el esperado ataque a las Termópilas se inició con un bombardeo de la artillería pesada y de los Stuka. Al mismo tiempo, aviones de reconocimientos trataban de descubrir las posiciones británicas, cosa que les resultaba muy difícil, puesto que los cañones ingleses habían sido enmascarados y dejaban de disparar cuando los aparatos volaban sobre ellos.

El paso de Bralos fue atacado por un grupo mixto, formado por carros de combate, cañones de asalto e infantería, que fueron acogidos por el intenso fuego de ametralladoras y de la artillería australiana. El General Stumme modificó entonces el plan de ataque y lanzó todas sus fuerzas contra los neozelandeses: este desplazamiento requirió bastantes horas y desde media tarde hasta la noche se luchó duramente en Molos. Los alemanes no consiguieron hundir la posición con un asalto masivo de carros, maniobra que había tenido éxito en otras ocasiones.

Bombarderos Dornier Do 17 sobrevolando la AcrópolisBombarderos Dornier Do 17 sobrevolando la Acrópolis
La artillería neozelandesa, la artillería a caballo y los Húsares de Northumberland pasaron todo el día 24 de abril apostando las piezas, acumulando munición y disparando sin cesar, contentos porque se acercaba la ocasión que tanto habían esperado. Los resultados fueron más que satisfactorios. El violento ataque alemán se desmoronó precisamente cuando se hallaba en pleno desarrollo. Aquella misma noche, los artilleros inutilizaron sus piezas y se retiraron silenciosamente a través de la última retaguardia. Permanecieron escondidos durante todo el día, a fin de no ser descubiertos por los aviones de la Luftwaffe, y por la noche llegaron a la costa.

La última retaguardia se encontraba en una cima montañosa que dominaba el estrecho desfiladero, a unos 11 km al sur de Tebas y a 56 km al norte de Atenas. Era una buena posición defensiva, guarnecida por unidades neozelandesas, australianas y británicas, con unos efectivos aproximados de una brigada. Una fuerza excepcional para defender un desfiladero angosto, sobre todo teniendo en cuenta que el terreno no permitía un posible envolvimiento por parte del enemigo. La principal consigna era no dejarse descubrir demasiado pronto y, por esta razón, las piezas artillería habían sido enmascaradas con gran cuidado, los cañones antiaéreos habían enmudecido y se suspendieron las comunicaciones por radio.

Los defensores de las Termópilas atravesaron esta posición la noche del 24 de abril y los alemanes se presentaron a las 11:00 del día 26. La larga hilera de vehículos, cargados de hombres, ofrecía un perfecto blanco a los artilleros que estaban a la espera, agazapados. El tiro tuvo efectos mortíferos y al avance alemán fue detenido una vez más. No obstante, aquella misma noche la última retaguardia, se retiró más allá de Atenas.

Cada una de las unidades alemanas estaba ansiosa por tener el honor de ser la primera en ocupar Atenas, izar la esvástica en la Acrópolis y enviar telegramas a Hitler. A última hora de la tarde apareció una columna acorazada alemana, que fue recibida por el fuego de la artillería y de los cañones contracarro, lo cual la indujo a retirarse y a pedir apoyo de los Stuka.

Por suerte para lo defensores, estaba anocheciendo y la Luftwaffe ya no podría intervenir hasta las primeras horas de la mañana. Hacia las 20:00 los artilleros británicos inutilizaron los cañones y todo los vehículos. La última retaguardia se retiró entonces, furtivamente, en busca de la salvación que le ofrecía Creta.



E. EL CUERPO EXPEDICIONARIO BRITÁNICO SE RETIRA A CRETA
Los acontecimientos se precipitaron. El mismo día de la batalla de las Termópilas, el General Papagos presentó su dimisión, el Ejército Griego capituló, el Rey partió para el exilio a bordo de un aparato de la RAF, el Cuartel General del ANZAC fue disuelto y los mandos australianos y neozelandeses recibieron la orden de retirarse de Grecia.

El general Wilson permaneció en Atenas hasta el último momento, llegando al puerto de Corinto el 26 de abril, poco antes del alba. La evacuación había ido bien hasta entonces. La 5ª Brigada neozelandesa, retirada de las Termópilas, embarcó la noche del 24 con todos sus efectivos (casi 7.000 hombres). Al día siguiente salieron aproximadamente la mitad de los australianos. En dos noches fueron evacuados 18.000 hombres, pero todavía quedaban unos 40.000.

La zona del puente sobre el Canal de Corinto era, naturalmente, la mas amenazada. Sin embargo, desde aquel momento, su defensa se redujo tan solo a tres carros de combate y una pequeña unidad australiana. Pocas horas después de que el General Wilson y su estado mayor atravesaran el puente, de unos 45 metros de altura, un violento ataque aéreo hizo enmudecer a todos los cañones contracarro. A continuación aparecieron los Junker Ju-52, en formación de tres, cubriéndose inmediatamente el cielo de paracaidistas.

Mientras descendían unos mil paracaidistas, aterrizaron junto al puente algunos planeadores, cuyos ocupantes saltaron fuera, atacaron a los destacamentos de guardia y depositaron varias cargas explosivas que estallaron a los pocos minutos. El puente se desplomó sobre el canal.

Al sur del canal, la enorme superioridad numérica de los alemanes obligó a los pocos defensores supervivientes a desistir de cualquier acción. Acababan de infringir al enemigo 285 bajas entre muertos y heridos, pero se trató de una clara victoria de los alemanes, quienes el 26 de abril entraron triunfalmente en Corinto.

La ocupación del Canal de Corinto significó que la 4ª brigada neozelandesa, algunas unidades de la 1ª Brigada Acorazada y los fusileros australianos de la retaguardia de Tebas no podrían ya embarcarse en las costas del Peloponeso, así que tuvieron que ser enviados a otra parte. Después de la marcha de Wilson, el mando había recaído en el General Freyberg, que se encontraba en el Peloponeso, sin poder comunicarse por radio con el grupo situado en Tebas. Afortunadamente, en el puerto de Rafina, a unos 120 km al este de Atenas, se encontraba el mando de la 1ª Brigada Acorazada, que disponía de un potente radiotransmisor con el cual pudo enviarse un mensaje a la retaguardia con la orden de que se retiraran hacia la costa en las inmediaciones de la capital.

Desde el momento en que los alemanes ocuparon Corinto hasta la evacuación del ultimo contingente del Cuerpo Expedicionario pasaron casi tres días, durante los cuales fue posible embarcar a otros 30.000 hombres, gracias a la organización y disciplina de los aliados y a que los alemanes, como de costumbre, no supieron sacar el debido provecho de sus victorias. El arma más activa fue la Luftwaffe, que bombardeó en picado y ametralló todos los lugares de la costa meridional en los que se divisaba algún movimiento, logrando hundir gran numero de buques.

La noche del 26 de abril, el transporte holandés Slamat estaba embarcando un contingente de tropas en Neuplion; como las operaciones se prolongaban excesivamente, a las 3:00, cuando se dio la orden de zarpar, tan solo dos tercios del buque se hallaban ocupados. Su comandante no tuvo el valor de dejar en tierra a tantos hombres y, a pesar de las repetidas órdenes de que zarpara, siguió embarcando hasta las 4:15, hora en que se alejó a toda máquina. A las 7:00 el Slamat, que todavía se encontraba dentro del radio de acción de los bombarderos alemanes, fue hundido. Los destructores HMS Diamond y HMS Wryneck invirtieron la ruta para recoger a supervivientes, pero también lo hicieron los bombarderos, hundiendo a los dos destructores. Soló hubo 50 supervivientes. La noche del 27 de abril más de 21.000 hombres habían sido puestos a salvo, desde cinco puntos diferentes de la costa, y en el transcurso de la noche siguieron otros 5.000 de la 6ª Brigada Neozelandesa embarcaron en la punta externa del Peloponeso. El único grupo numeroso que todavía no había sido evacuado eran unos 7.000 hombres que se hallaban a la espera en la Bahía de Kalame.

Soldados de la Wehrmacht posando frente a la Acrópolis en mayo de 1941Soldados de la Wehrmacht posando frente a la Acrópolis en mayo de 1941

El 28 de abril el Peloponeso estaba siendo ocupado por la División Leibstandarte Adolf Hitler y por la 5ª División Panzer. Una patrulla avanzada de esta ultima se apoderó de un pequeño puesto de guardia, irrumpió en Kalame y capturó a un oficial encargado de las operaciones de desembarco y al marinero que transmitía las señales, cortando así las comunicaciones con los navíos que se aproximaban.

Los 7.000 soldados ingleses que se encontraban en Kalame no estaban en condiciones de sostener combate. Solo 800 de ellos pertenecían a unidades de combatientes, los demás eran de unidades de servicio. En el desbarajuste que siguió a la interrupción de los alemanes, estos hicieron gran número de prisioneros, encontrando escasa resistencia. No obstante, algunos resistieron, entre ellos un comandante de tanques, que reunió un número de compañeros a los que dirigió en un enérgico ataque contra los alemanes. Algunos meses más tarde, en el campo de prisioneros, este sargento supo que había sido condecorado con las Victoria Cross.

El combate de Kalame fue una lucha feroz, con un centenar de muertos por ambas partes, y terminó, increíblemente, con la rendición de los alemanes supervivientes. En consecuencia, los ingleses esperaban poder ser evacuados todavía. Dos cruceros y seis destructores que se estaban acercando a la bahía en el transcurso del combate captaron una señal luminosa desde la orilla que les puso en guardia: "Boches en el puerto", decía la señal.

Un teniente del destructor que iba en cabeza, bajó a tierra para averiguar lo que estaba ocurriendo; pero el comandante de la división naval, a la vista de los proyectiles trazadores y ante el fragor de los disparos, pensó lógicamente que el numero de hombres que había que poner a salvo debía de ser ahora tan exiguo que no justificaba el riesgo al que iba a exponer a sus barcos.

Por consiguiente, dio orden de invertir el rumbo, no cambiando de parecer ni siquiera cuando el teniente señaló, unos cuarenta minutos después, que había cesado la lucha y que la evacuación era posible. Aquel comandante no había participado aún en operaciones de evacuación y la situación le pareció peor desde el mar de lo que era en realidad. El hecho es aquella decisión provocó que más de 7.000 hombres, algunos de los cuales habían luchado durante dos semanas en la retaguardia bajando desde los montes del norte de Grecia hasta la punta extrema meridional, fueron dejados en tierra y en su mayoría cayeron prisioneros.

Las tres zonas de ocupación. El color azul indica el italiano, rojo el alemán y verde el territorio anexado por Bulgaria. La zona italiana fue tomada por los alemanes en septiembre de 1943Las tres zonas de ocupación. El color azul indica el italiano, rojo el alemán y verde el territorio anexado por Bulgaria. La zona italiana fue tomada por los alemanes en septiembre de 1943

Por segunda vez en un año el Ejercito Británico fue expulsado del continente. Y si bien el 80% de los hombres habían sido evacuados, las pérdidas habían sido graves: 12.000 hombres (más de la mitad del Reino Unido), incluidos 900 muertos, de los cuales 600 eran del ANZAC y 1.200 heridos (más 900 del ANZAC). La RAF perdió 72 aparatos y 137 destruidos en tierra. La Royal Navy había perdido dos destructores y cuatro buques de transporte y otros 21 barcos mercantes fueron así mismo hundidos. El Ejército abandonó casi todo el armamento y los vehículos: 104 carros de combate; 400 cañones, 1.800 ametralladoras y 8.000 vehículos.

Desde el punto de vista militar, la decisión de ayudar a Grecia había terminado en desastre. Políticamente se consiguieron algunas ventajas, que equilibraron el golpe infligido al prestigio británico. La opinión pública estadounidense, que había reprochado a Gran Bretaña que no acudiera en socorro de Grecia, se puso con todo su peso de parte de los aliados. El Congreso aprobó la Ley de Préstamo y Arriendo, con lo que se inició la ayuda americana, de resultado decisivo en el desarrollo futuro de la guerra.



F. GALERÍA FOTOGRÁFICA

Generalmajor Willibald von Langermann und ErlencampGeneralmajor Willibald von Langermann und Erlencamp

Generaloberst Maximilian Reichsfreiherr Von Weichs zu GlonGeneraloberst Maximilian Reichsfreiherr Von Weichs zu Glon

General Henry Maitland WilsonGeneral Henry Maitland Wilson

General Bernard FreybergGeneral Bernard Freyberg

General de Brigada Arthur Samuel AllenGeneral de Brigada Arthur Samuel Allen

General Alexander PapagosGeneral Alexander Papagos

Soldados alemanes izando la bandera de guerra alemana sobre la AcrópolisSoldados alemanes izando la bandera de guerra alemana sobre la Acrópolis

Panzer IV Ausf. G en Atenas en 1943Panzer IV Ausf. G en Atenas en 1943

Soldados griegos retirándose, abril de 1941Soldados griegos retirándose, abril de 1941

Artillería alemana durante las operaciones en GreciaArtillería alemana durante las operaciones en Grecia

Panzer Korps alemán PzKpfw III XI protege un paso de montaña Grecia, 1941Panzer Korps alemán PzKpfw III XI protege un paso de montaña Grecia, 1941

Tropas del 5ª División Panzer atravesando un río, el 23 de abril de 1941Tropas del 5ª División Panzer atravesando un río, el 23 de abril de 1941

Tropas ANZAC en las calles de la ciudad de Kalamata, el 26 de Abril de 1941Tropas ANZAC en las calles de la ciudad de Kalamata, el 26 de Abril de 1941



G. FUENTES

Crónica Militar y Política de La Segunda Guerra Mundial; Editorial Sarpe; Depósito Legal: M.41.059-1982
Así fue la Segunda Guerra Mundial; Volumen Tres; Editorial Noguer S.A.; Año: 1972

http://www.panzertruppen.org/ww2/1941/grecia2.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Operaci%C3%B3n_Marita
http://www.asisbiz.com/Battles/Balkans-Campaign.html
http://krigochhistoria.blogspot.com.es/ ... arita.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Ocupaci%C3 ... as_del_Eje
https://aceofgreece.wordpress.com/2013/ ... f-oxi-day/
http://www.history.army.mil/books/wwii/ ... _260_3.htm
http://www.ww2australia.gov.au/greatris ... isk08.html
http://www.exordio.com/1939-1945/milita ... arita.html

Imagen
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons


Unidad: Decima Flottiglia MAS
Imagen
US Antarctic Expedition (1) Orden Lenina (2) Distinguished Service Cross (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Order of Merit (1) Panzerkampfwagenabzeichen (1) Navy Cross (1) Ordre du Mérite Maritime (1) Distinguished Service Cross (1) Flotten-Kriegsabzeichen (1) Croce al Valore di Guerra (1) Kyuokujitsu-sho (1) Distinguished Flying Cross (1) Médaille Commemorative de la Guerre (1) Flugzeugführerabzeichen (1) Japón (1) Purple Heart (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Corpo di Spedizione Italiano in Russia (1) Battle of the Bulge (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (9) Orden del Millón de Elefantes (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
tigerwittmann
Oberst
Oberst
Mensajes: 2969
Registrado: 13 04 2009 19:28
Zona/Región: En mi Pzkpfw VI Tiger en Villers Bocage
Ubicación: España

Re: La "Svástica" sobre la Acrópolis

Mensaje por tigerwittmann » 18 02 2015 19:58

Saludos camaradas.

Gran aporte, Cocinilla. Me ha servido para descubrir algunos pequeños aspectos de esta campaña que desconocía.
Me gustó también la serie de fotos.

Saludos.



Unidad: Division Großdeutschland
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (2) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Conspicuous Gallantry (2) Commendation Medal (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1) Victoria Cross (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1)

Avatar de Usuario
abhang
General der Flieger
General der Flieger
Mensajes: 7055
Registrado: 18 06 2010 18:09
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Montecassino
Ubicación: España

Re: La "Svástica" sobre la Acrópolis

Mensaje por abhang » 19 02 2015 11:04

Muy buen artículo, camarada, conciso y con detalles.

Saludos.
El sudor ahorra sangre, la sangre ahorra vidas, y el cerebro, las dos cosas. (Erwin Rommel)


Unidad: 1. Fallschirmjäger Division
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (4) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
Erwin Rommel
Generalfeldmarschall
Generalfeldmarschall
Mensajes: 10879
Registrado: 16 07 2009 03:20
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Cirenaica

Re: La esvástica sobre la Acrópolis

Mensaje por Erwin Rommel » 19 02 2015 14:28

Interesante el relato de la invasión desde el punto de vista de los defensores.

Sería un estupendo complemento poder relatar el ataque a Grecia desde la perspectiva alemana.


Gracias, cocinilla. Gran trabajo.
Orden Lenina (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Croix des Evadés (1) Distinguished Service Cross (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Ostmedaille (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (3) Conspicuous Gallantry (4) Commendation Medal (1) Voyenny Orden Sviatogo Velikomuchenika i Pobedonos (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Victoria Cross (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1) Laureada de San Fernando (1)

Responder