Erwin Rommel

Descripción: Erwin Rommel el más famoso Mariscal de Campo alemán durante la Segunda Guerra Mundial, es una de las más célebres figuras militares de la Historia.

Etiquetas del tema: Erwin Rommel

Los protagonistas de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: Erwin Rommel, abhang

Avatar de Usuario
skjaldmo
Obergefreiter
Obergefreiter
Mensajes: 75
Registrado: 12 10 2011 04:28

Re: Erwin Rommel

Mensaje por skjaldmo » 01 08 2012 20:42

definitivamente un artículo completo sobre la vida de la leyenda de guerra: Erwin Rommel.
Unidad Francotiradores del Ejército RojoUnidad Francotiradores del Ejército Rojo

homer
Expulsado
Expulsado
Mensajes: 197
Registrado: 14 07 2012 10:06
Zona/Región: Frente Oriental

Re: Erwin Rommel

Mensaje por homer » 04 11 2012 09:53

Hola a todos

Muchas veces me cuesta dormir cuando algo me perturba la mente. Ayer decía que no tendría tiempo hasta mediados de semana aproximadamente, pero me ha costado conciliar el sueño y me he metido en faena.

Para empezar con el asunto de Rommel, me gustaría dar mi opinión sobre su conocimiento en el atentado contra Hitler. Muchos de los escritores que han opinado sobre el tema, concluyen que Rommel nunca estuvo enterado del plan de Stauffenberg. El problema con esta conclusión es que sólo está construida sobre hipótesis, y no deja de ser una teoría sin pruebas. Con esto, no quiero decir que Rommel estuvo implicado, ya que también esta vertiente de opinión adolece de los mismos defectos.

Lo que nadie pone en duda es que Rommel, sí estaba dispuesto a rendir sus ejércitos a los aliados occidentales, si Hitler no se avenía a una solución política, y estaba dispuesto a hacerlo desafiando incluso las órdenes de Hitler, si era necesario. Esto no implica que Rommel supiera sobre el atentado, ni tampoco que estuviera de acuerdo, aunque hay indicios razonables, que cuanto menos, dejan un margen para la duda. El eje central del debate gira en torno a la conversación privada que mantuvieron Rommel y Hofacker el 9 de julio de 1944 en el Cuartel General de Rommel, sobre la que hice mención en mi anterior intervención. Sobre esta conversación, de la que no existe registro conocido, se han construido toda clase de hipótesis. Veamos algunas de las que dicen que Rommel no tenía conocimiento del atentado.

Stülpnagel envió a Hofacker a la Roche Guyon el 9 de julio de 1944 para ganarse a Rommel para la causa de los conspiradores. Hofacker presentó a Rommel la situación estratégica y ambos estuvieron de acuerdo en que había que dar una solución política a la guerra en el Oeste. Pero aquí el autor empieza a especular

“Muy probablemente Hofacker no mencionó la necesidad de eliminar a Hitler incluso en la conversación privada que tuvo más tarde con Rommel, y seguramente no lo fue”.

El autor argumenta su especulación en que sólo una pequeña parte del círculo de los conspiradores estaba enterada de que se iba a atentar contra Hitler. Así que en base a esto, a Rommel no había que decirle nada del atentado contra Hitler. Señalo dos palabras “probablemente” y “seguramente”, para constatar de que esto no son pruebas, sino suposiciones.
Ralf Georg Reuth, “Rommel, The End of a Legend”

"Los conspiradores nunca lograron ganar a Rommel para su causa. No era un oponente del régimen, aunque pensaba que la situación militar era desesperada y parecía determinado a abrir el frente a los aliados occidentales desafiando las órdenes de Hitler. Ha sido asociado con la resistencia por causa de su forzado suicidio, pero la conexión es más legendaria que real”
Joachim Fest, “Plotting Hitler's Death: The Story of German Resistance”

Por el lado opuesto, veamos las teorias que dicen lo contrario:

La mañana del 10 de julio Rommel confió al entonces Coronel Lattmann, al que conocía desde África:

“Quiero intentar, sobre la base de mi reputación con los aliados, establecer un pacto con el Oeste contra los deseos de Hitler, siempre que nos permitan marchar bando con bando con ellos contra Rusia”

El 15 de julio le dijo a otro amigo de sus días de África, el Teniente Coronel Elmar Warning, que él y Kluge habían presentado un “ultimátum” a Hitler. Cuando Warning le preguntó qué sucedería si Hitler lo rechazaba, Rommel respondió:

“Entonces abriré la puerta en el Frente Occidental, pues sólo hay una decisión más importante que tomar, principalmente asegurar que británicos y americanos entren en Berlín antes que los rusos”

Comprensiblemente no hay registro alguno de la importante conversación entre Rommel y Hofacker el 9 de julio. La mejor fuente es un informe oral que Hofacker dio a su amigo Freiherr von Falkenhausen esa tarde y que Falkenhausen anotó, aunque sólo un año después. Según ese informe, Hofacker mencionó el asesinato; no hay sin embargo otra prueba de esto.
Ralf Blank et al, “Germany and the Second World War”

Existen declaraciones del General der Panzertruppen Eberbach en las que afirma que Rommel le había dicho personalmente que había que eliminar a Hitler. Dicha conversación que refiere Eberbach tuvo lugar en su Cuartel General el 17 de julio de 1944:

"Rommel también me convenció de eso, me dijo: 'El Führer debe morir. No se puede hacer otra cosa, él ha sido siempre la fuerza conductora de todo”
Sönke Neitzel, “Los Generales de Hitler. Transcripciones de conversaciones secretas: 1942-1945”


Como todos sabemos, Rommel fue un militar que tuvo una relación muy estrecha con Hitler, a quien profesó auténtica admiración por mucho tiempo. Esto es incuestionable. Pero también lo es, el cambio que se produjo en Rommel a partir del otoño de 1942, y que en julio de 1944 tal admiración había dejado de existir por completo, pudiendo afirmarse que Rommel estaba claramente en contra de Hitler. Esto no implica que supiera y consintiera su asesinato, aunque hay indicios razonables para creerlo así. Pero los indicios razonables no son pruebas. Aquí no las tenemos, ni en uno ni en otro sentido.

Existen muchas dudas en este tema, pero si me tengo que decantar por una de las opciones, pienso que Rommel estaba al tanto del complot, pero no pienso que quisiera matar a Hitler. Según David Fraser, habla también de la declaración de Eberbach, pero en lugar de la palabra “morir”, utiliza “desaparecer”. Lastima de no saber que termino utilizó Eberbach, ya que la matización puede ser interesantisima.

Ahora estoy agotado, intentaré más tarde dar mi opinión sobre el Rommel militar.

Un saludo

homer
Expulsado
Expulsado
Mensajes: 197
Registrado: 14 07 2012 10:06
Zona/Región: Frente Oriental

Re: Erwin Rommel

Mensaje por homer » 04 11 2012 13:09

Hola a todos

Se le ha acusado a Rommel de desdeñar la logística. Veamos cuanto de cierto es.

¿Cuantas tropas y a que distancia pueden operar si tu fuente de suministro es un puerto con una capacidad de descarga de 45.000 toneladas mensuales y debes transportar los suministros por una carretera sin red ferroviaria digna de tal nombre y que es razonable esperar de esas tropas?

Una fuerza motorizada del tamaño de una división consume 350 toneladas diarias de suministros, agua incluida. Esto nos da una cantidad de 10.500 toneladas al mes. Rommel recibió una división, y acto seguido, otra. Esto nos da una cantidad de 21.000 toneladas de suministro. Si a ello unimos las cinco divisiones italianas, los suministros necesarios para las unidades aéreas y navales las cifras de suministros necesarias para abastecer el ejército del eje ascendían a 60.000 toneladas al mes, lo cual ya es mas de lo que Trípoli podía descargar y manejar con eficiencia.

Desde Brest Litovsk hasta Moscu hay una distancia de aproximadamente de 1.000km. Esta distancia es similar a la existente entre Trípoli y Bengasi, mientras que de Bengasi a Alejandría la distancia es de 2.000km. El doble que desde la frontera polaca hasta Moscú. Sin vía de ferrocarril, excepto algunos escasos tramos con un ferrocarril de vía estrecha, lo cual lo hace inutilizble para trenes grandes y/o rápidos. Estos 2000km de distancia han de ser recorridos por una sola carretera, la Vía Balbia, que circulaba paralela a la costa, con posibilidades de ser interrumpida por riadas y siempre un objetivo rentable para la aviación enemiga. Añadamos que la distancia hasta el frente fuera de 480km. Se consideraba que la distancia practicable para abastecer un ejercito mediante transporte motorizado era de 320 km. Así pues nos encontramos con que la distancia ya era mayor en un 50 % de lo aconsejable. Esta distancia hacia que para suministrar a una unidad motorizada se necesitaran 39 columnas cada una con 30 camiones de 2 toneladas. Tenemos pues una situación tensada al límite.

Como hemos dicho, para transportar 10.500 toneladas mensuales de suministros para una division acorazada alemana a una distancia de 500km, se necesitan 39 columnas de 30 camiones de dos toneladas. Estamos hablando de 10.500 toneladas por 1000km ida y vuelta incluidas, o un total de 10.500.000 toneladas por kilómetro. Si dividimos esta cifra por 1170 camiones, tenemos que cada camión debe transportar 8974 toneladas por kilómetro al mes, o 300 toneladas por kilómetro diarios. Como cada camion es de 2 tons, estamos contando un avance de 75km diarios, o sea como la mitad de lo que tu supones como una distancia razonable. Datos a 11 de febrero de 1941. Añádase a esto que el desgaste que supone ir por "carreteras" como las que hay en libia suponen que aproximadamente un 35 % del total de camiones en un momento dado tenían que estar en reparaciones y mantenimiento. con lo cual tenemos que:

13.000 - (13.000*0.35%) = 8.450 camiones operativos
8450*0.5 (has duplicado la distancia realizable)= 4.225
4225 * 0.8 (camiones de dos toneladas) = 3380

Ahora bien, Rommel emprende la ofensiva, y llega a la frontera egipcia, con Tobruk sitiado. Con Bengasi y su puerto liberado, sumamos 27.000 toneladas al mes, con lo que tenemos:

27.000 tons descargables en Bengasi, a 480 km de la frontera egipcia
45.000 tons descargables en Tripolitania, a 1.600 km de la frontera egipcia

Ahora supuestamente los puertos tienen capacidad necesaria para satisfacer las necesidades, siempre un cuando no tengan problemas, pero tenemos que sumar el envío de la 90ª División Ligera, luego motorizada, con lo que nos quedamos más o menos en paridad en capacidad y necesidad.

El eje disponía en África de 13000 camiones, 7.000 italianos y 6.000 alemanes. Si lo comparamos con Barbarroja, el eje allí disponía de 30.000 para toda la operación. Por poner un ejemplo, Rommel dispuso de más camiones que todo el Grupo de Ejércitos Norte, y aún así, no tenía suficientes. El gran problema no es que no llegasen suministros a África, sino que no tenían forma material de llevarlos al frente. En esta situación, no es de extrañar que la ofensiva británica tras el fracaso de Rommel en tomar Tobruk fuera un éxito y que Rommel, pese a todo su talento táctico, tuviera que retroceder con muy graves bajas hasta el Agueila, donde las condiciones de suministro cambiaron de nuevo.

Alguno puede responder: ¿Qué culpa tenía Rommel en esta situación? Personalmente creo que no mucha. Se le puede acusar de no quedarse cerca de sus bases de suministro, pero conociendo la situación ¿no parece increíble lo que hizo?

Fuente: Martin Van Creveld, “Los abastecimientos en la guerra”

En mi próxima intervención hablaré sobre la táctica y estrategia de Rommel.

Un saludo

Avatar de Usuario
Gualtier Malde
Lieutenant Colonel
Lieutenant Colonel
Mensajes: 2352
Registrado: 19 08 2011 23:10
Ubicación: Eso me gustaria saber, donde estoy y como he llegado hasta aquí

Re: Erwin Rommel

Mensaje por Gualtier Malde » 04 11 2012 13:42

En lo que se refiera al papel que pudo jugar -o no- Rommel en la conjura del 20 de julio siempre he tenido la impresión de que a este personaje se le dá una repercusión política muy por encima de la que realmente tenía. Queda bastante claro que su papel en la SGM estuvo magnificado tanto por los intereses de unos -la propaganda- como por los de los otros - intentar minimizar la propia ineficiencia-. Su verdadero peso específico, tanto sobre sus compañeros de armas como sobre el mundo político, era muy poco relevante, por lo que su posible papel sobre una solución política para dar fin a la guerra, no diré que habría sido irrelevante, pero si muy secundario.

Esta claro que para los conjurados contar con cualquier apoyo era importante. Ni de decir tiene que contar con un Héroe de guerra, pero sobre todo, contar con el Mando del Muro Atlántico resultaba del todo conveniente. Ahora bien, hasta desde este punto de vista su papel podría haber sido secundario, puesto que con la figura de Rundstedt como Comandante en Jefe de las tropas occidentales, los conjurados podían saber, con bastante fiabilidad, que si el golpe salía adelante el viejo Mariscal se pondría de su lado mientras que sí fracasaba haría todo lo posible para no verse implicado y por tanto minimizaría el papel que Rommel pudiera jugar.
"No existe un camino para la paz, la paz es el camino". Ghandi.

Avatar de Usuario
Amarok
Oberst
Oberst
Mensajes: 3019
Registrado: 10 04 2009 18:42
Ubicación: Costa Blanca

Re: Erwin Rommel

Mensaje por Amarok » 04 11 2012 17:11

homer escribió: Existen muchas dudas en este tema, pero si me tengo que decantar por una de las opciones, pienso que Rommel estaba al tanto del complot, pero no pienso que quisiera matar a Hitler. Según David Fraser, habla también de la declaración de Eberbach, pero en lugar de la palabra “morir”, utiliza “desaparecer”. Lastima de no saber que termino utilizó Eberbach, ya que la matización puede ser interesantisima.
Habría que oir no solo las declaraciones, sino incluso la conversación con Rommel. Si uno de los dos utilizó el término "beseitigen", ya hay espacio para la especulación: con dicho término, en sí quitar, retirar o eliminar, mayormente un impedimento o suciedad, se puede expresar también liquidar a alguien. Ahí no ayuda mucho que Sönke Neitzel sea alemán (aparte de que no tengo claro que haya tenido acceso a las grabaciones, sino a la transcripción de las mismas hechas por los británicos).
Imagen
Unidad: Schwere (Heeres-) Panzerabteilung 501


If you want to get laid, go to college. If you want an education, go to the library. - Frank Zappa
Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (2) Conspicuous Gallantry (2) Commendation Medal (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1)

Avatar de Usuario
Erwin Rommel
Generalfeldmarschall
Generalfeldmarschall
Mensajes: 10879
Registrado: 16 07 2009 03:20
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Cirenaica

Re: Erwin Rommel

Mensaje por Erwin Rommel » 05 11 2012 02:44

Muy interesantes invervenciones, camarada homer.

Sobre Rommel y el complot para asesinar a Hitler, diré poco. Personalmente confieso que la implicación del Mariscal en ese asunto me parece bastante irrelevante. A mí, desde luego, me ha interesado más bien poco. Hay una obviedad: es sorprendente que uno de los defensores fundamentales del Muro Atlántico sea suprimido, sin más. En general, lo que rodea a la muerte de Rommel es bastante extraño, en su conjunto. Todo esto es indudable. Y, por decirlo a la gallega, “algo habría” cuando se le quita de en medio. Ahora bien, la muerte de Rommel tiene más pinta de ser un ajuste de cuentas entre divas de la Wehrmacht aprovechando la debilidad creciente del Führer que algo realmente motivado porque Rommel fuese parte del epicentro del complot, además en un contexto de aumento de poder de la SS prácticamente asfixiante. Seguro que algo sabría, pero es que me puedo figurar que la información sobre diferentes complots debía fluir como el agua entre los generales a esas alturas de la guerra. A esas alturas, todo el que era “alguien” en el Reich estaba moviéndose de cara al futuro: no creo que Rommel fuese el único en no haberse enterado de algo, pero tampoco creo que fuese especialmente destacado su papel.


En cuanto al tema logístico, me parece magnífica la exposición del camarada homer. Es evidente que lo que hizo el Afrikakorps en su Teatro de Operaciones es digno de mucho mérito. Yo soy el primero en apasionarme con el Norte de África, me parece uno de los entornos más interesantes de la Segunda Guerra Mundial, especialmente por cuanto tiene de reto logístico el desarrollar una guerra europea en un medio tan diferente.

Comprando totalmente esa exposición, quisiera hacer tres observaciones:
  1. Rommel no era el hombre del ábaco. Su labor era otra, muy diferente, que ocuparse de estibar y descargar los buques de abastecimiento, recontar raciones y disponer litros de combustible. En todo caso, pedir esos abastecimientos a sus superiores y pelear por ellos ante el Alto Mando. Por tanto, el mérito del despliegue alemán en África, como logro logístico, es un mérito colectivo de muchas personas, entre las cuales Rommel seguramente fuese de las menos importantes. La faceta logística de un general no es ocuparse de la logística, sino planificar ésta y, sobre todo, adaptarla a sus planes, tanto estratégicos como tácticos, de igual manera que la labor de un chef no es preocuparse de cuántos tomates y patatas tiene, sino de ver qué puede preparar con los tomates y patatas de que dispone.
  2. El mismo crédito, o muy similar, que demos a la logística alemana habría que darlo al ejército británico. La situación inglesa en el Norte de África no era precisamente cómoda y, en cuanto a las distancias, los condicionantes eran mayores con respecto al punto de origen de la mayor parte de esos suministros. Los defensores de Tobruk, por ejemplo, estaban mucho más incomunicados que sus atacantes, y muchísimo más lejos de casa y de sus víveres. Y no hablemos ya del ejército norteamericano: cualquier cosa que consideremos meritoria para los alemanes deberemos, por tanto, convertir en heroica para el US Army.
  3. Fundamentalmente, el error (a mi juicio, garrafal) de Rommel en la faceta logística no fue hacer una mala logística, sino hacer una estrategia inviable a la luz de sus condicionantes logísticos. Dicho de otro modo: un escalador que sabe que sólo dispone de 100 metros de cuerda no puede planificar escalar el Everest y, si lo hace, deberemos concluir que es un escalador que descuida la logística. Los planes de Rommel eran claramente temerarios teniendo en cuenta los retos logísticos que tan bien ha expuesto el camarada homer. Pero es que, además, esos planes de Rommel no eran sus órdenes originales: si le hubiesen pedido algo que logísticamente era temerario, podría tener la excusa de cumplir órdenes. Pero fue él solito, fundamentalmente movido por su afán de notoriedad y sus deseos de mantener la actividad constante, el que se metió en un jardín del cual, observando los datos, era muy poco probable que pudiese salir con éxito. Si hubiese estimado su logística de forma realista, seguro que no lo habría hecho. Pero entonces no sería Rommel: sería Montgomery.
Orden Lenina (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Croix des Evadés (1) Distinguished Service Cross (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Ostmedaille (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (3) Conspicuous Gallantry (4) Commendation Medal (1) Voyenny Orden Sviatogo Velikomuchenika i Pobedonos (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Victoria Cross (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1) Laureada de San Fernando (1)

homer
Expulsado
Expulsado
Mensajes: 197
Registrado: 14 07 2012 10:06
Zona/Región: Frente Oriental

Re: Erwin Rommel

Mensaje por homer » 05 11 2012 14:19

Hola a todos

Primero quiero dar mi opinión sobre Rommel a nivel táctico y operacional, respondiendo luego a los miembros del foro que han intervenido después de mis anteriores intervenciones.

Como buenos generales a nivel táctico y operacional, Alemania tenía para dar y tomar: von Mellethin, Balck, Manteuffel, Hausser, Hans Hube…..podíamos tirarnos todo el día nombrándolos. ¿Por qué entonces Rommel adquirió esa notoriedad? Cuando iniciamos este pequeño debate en otro post del foro, se nombró a Manstein como un estratega de verdad. Comparar a dos genios es odioso, como casi todas las comparaciones en este nivel, y también porque combatieron en frentes distintos. Manstein fue un genio, pero tuvo sus puntos negros, aunque el no los reconozca en sus memorias. Rommel lo mismo, un genio que tuvo puntos negros, y dependiendo con los ojos que lo miremos, adoptaremos una postura.

Ahora bien, ¿por qué lo califico como un genio? En primer lugar, ningún general alemán de la IIGM ha suscitado tanta bibliografía como el Mariscal Erwin Rommel. Aparte de todos los libros, artículos, ensayos, monografías, conferencias y debates que se le han dedicado en buena parte del mundo, sus propios escritos y el análisis de sus operaciones militares durante la Gran Guerra como en la IIGM, constituyen lectura obligada y dan pie a clases magistrales en la mayoría de las academias militares y centros de estudios militares de los ejércitos actuales, principalmente occidentales.

En segundo lugar, no es lo mismo, por ejemplo desde el bando alemán, planificar una operación y dirigirla en la campaña del Oeste de 1940 que hacerlo en la campaña de Normandia cuatro años más tarde. Al igual que no fue igual planificar una operación ofensiva y dirigirla en el frente ruso en el verano de 1941 que en el verano de 1943 o más adelante. En otras palabras, no es lo mismo ser comandante de campo de unas formaciones de combate “sobradas” en un teatro de operaciones en el que se posee la iniciativa estratégica, que serlo de unas formaciones de combate precarias en un teatro de operaciones donde la iniciativa estratégica está en manos del enemigo.

Otra cosa que quiero resaltar es que en los ejércitos del Eje durante muchas fases de la guerra tenía una increíble deficiencia en la estructura de la cadena de mando. Rommel tuvo que lidiar con esta frustrante carencia tanto en su campaña del desierto occidental en 1941-1942 como en su preparación de las defensas alemanas en el Atlántico en 1943-1944. En el primer caso tuvo que oscilar entre el autismo del OKH y OKW, por una parte, y la continua interferencia del Comando Supremo italiano, por otra. En el segundo, ni él ni Rundstedt vieron sus peticiones de mando unificado satisfechas por un Hitler que, entonces, ya iba más allá de la paranoia. El resultado más negativo de esa situación injustificable fue una serie de errores y retrasos garrafales en la toma de decisiones que hicieron de por sí mucho más cuesta arriba de lo que ya eran los esfuerzos para frustrar la invasión aliada de junio de 1944. La mayoría de los colegas de Rommel sufrieron del mismo mal.

Cierto es, y volviendo a la primera pregunta que me hacía, que en la leyenda de Rommel se han fusionado el mito y la realidad, y esto sucede con cualquier leyenda. Pero Rommel no fue ni es la única leyenda de la IIGM. Si sometemos a un análisis serio y fundado a cualquier figura militar de la IIGM, en cualquiera de los ejércitos que participaron, os aseguro que saldrán sombras y luces, errores y aciertos. Un análisis objetivo es el que, habiendo puesto en la balanza todos los factores y circunstancias propias y ajenas del militar X en su actuación profesional y personal en la guerra, basa sus conclusiones en el todo, no en la parte; en el centro, no en los extremos.

Me viene a la memoria un incidente de la campaña de Italia. Que Italia es un país montañoso y fácilmente defendible es algo evidente y que por tanto todos conocían, ¿pero que ocurre si los aliados, como hubiese sido lo normal, desembarcaban al norte de Roma? La respuesta también es evidente, todas las tropas alemanas en el sur de Italia quedan en riesgo de quedar aisladas y el mismo terreno montañoso que juega a favor en la defensa juega ahora en contra para salir de la ratonera. Si los aliados fueron tan ineptos como para desembarcar en el sitio donde menos daño podían hacer, es demerito suyo, y no un mérito de Kesselring que estaba asumiendo un riesgo que me atrevo a asegurar que muy pocos generales hubiesen corrido. Por qué traigo esto a colación; el General Westphal dijo: “Se pidió la opinión de Rommel. Este declaró que los elementos anfibios de que disponía el enemigo hacían muy peligrosa toda línea situada demasiado al sur, y que el ejército corría el riesgo de verse atrapado mediante un desembarco a sus espaldas. No quería hacerse responsable de dicho riesgo, si bien admitía que la línea al sur de Roma podía ser sostenida con la mitad de las tropas que harían falta en los Apeninos Ha esto le llamo yo ser precavido, y pensar a nivel operacional y estratégico.

Se le ataca con el hecho de que tenía unas ordenes, pero escarbemos un poco; Rommel se encontró inmerso dentro de un engranaje defectuoso como era la alianza germano-italiana y tenía que hacerla funcionar, tarea titánica por si sola, e imposible cuando no tenía las atribuciones para ello. Para hacerlo más difícil se encontró con unas ordenes por parte del OKH también erróneas y estratégicamente suicidas. Porque veamos, se le dice que se pare en la zona del golfo de Sirte y que cuando llegue la 15ª División Panzer ataque el Agedabia y Bengasi, pero esto no sucederá como mínimo hasta finales de mayo, mientras tanto ¿los ingleses iban a estarse quietos? Además tomar Bengasi implicaba tomar también Tobruk cosa que el OKH no parecía haber previsto. Rommel tenía que permanecer quieto durante casi dos meses y esperar que mientras tanto, los ingleses no hubiesen mejorado su logística, no se hubieran reforzado en igual o mayor medida capacitándoles para una ofensiva que expulsara a los germano-italianos de África, y que los ataques aéreos desde Malta y Bengasi no pusiesen en peligro la permanencia de su ejército en África.

Podía asumir esos riesgos o podía intentar disminuirlos avanzando hasta Mersa El Brega y Agedabia, conseguiría con ello además de agua, que los británicos no se hicieran fuertes en la región ni construyeran aeródromos en la zona. Pero había advertido, que los ingleses estaban atravesando unos momentos de especial debilidad, y entonces se decidió lo que para mi es una de las mejores jugadas de todo el conflicto, convertiría un éxito táctico en otro operacional y de este derivaría a otro estratégico con una importancia tan grande que bien podría haber supuesto un turning-point en la guerra. Los ingleses no se harían fuertes en la Cirenaica ni amenazarían Trípoli porque aprovechando su debilidad decidió tomar Bengasi, de allí a Tobruk y después a Suez. Había intuido una oportunidad irrepetible y no la quería desaprovechar,. Entre un buen general y otro brillante esta es una de las diferencias más importantes. Aceptaba un riesgo pero a cambio eliminaba otro mayor, y si tenía éxito, la recompensa sería ciertamente colosal. El intentó no tuvo éxito, pero no es esto lo que se debe juzgar, hay que ver que platos de la balanza pesan más, si su aciertos o sus errores. La oportunidad era cierta, y si no tuvo éxito fue fundamentalmente porque quienes tenían la potestad de llevar a buen fin la idea de Rommel no se la tomaron en serio, seis meses asediando Tobruk sin que prácticamente se hiciera nada al respecto ya lo dice todo. El objetivo estratégico de Rommel era viable, en realidad el único viable en el norte de África, y puso las bases para conseguir este objetivo estratégico, aprovechó hasta donde pudo una oportunidad que realmente existió. Los riesgos asumidos eran mucho menores que permanecer de brazos cruzados y el premio perseguido era inmenso. Sinceramente, los platos de la balanza pocas veces se inclinan tanto a favor de la decisión adoptada por un general.

Rommel reunía en un altísimo grado las cualidades que se requieren en un comandante, y que ejerció su mando en un alto nivel en sus características fundamentales. Cualidades como las de liderazgo, conocimiento profesional, visión e inteligencia, juicio e iniciativa, coraje y resolución, confianza en sí mismo, capacidad para comunicar, integridad y ejemplo, son cualidades todas ellas que Rommel reunía, en su conjunto, en un grado tal que lo colocaban a la misma altura que unos pocos de los comandantes de la IIGM. Y en los requerimientos y objetivos del mando, Rommel no estuvo por debajo de nadie.
Gualtier Malde escribió:En lo que se refiera al papel que pudo jugar -o no- Rommel en la conjura del 20 de julio siempre he tenido la impresión de que a este personaje se le dá una repercusión política muy por encima de la que realmente tenía.
Goebbels lo calificó como Volksmarshall (mariscal del pueblo), y esta no era sin embargo una afirmación gratuita, al contrario ya que la mayor parte de los altos oficiales alemanes procedían de una familia con ascendientes aristocráticos con tradición militar, esta fue una de las razones por las que una parte de la cúpula militar germana no veía con buenos ojos sus progresiones en el campo de batalla. Era por tanto un personaje más fácilmente identificable con el pueblo, que con la cúpula militar germana, y todos sabemos lo que Hitler pensaba de esta cúpula militar. Por este motivo, pienso que deshacerte de tú ojito derecho, del mando que habías elevado a la cúspide, el haber creado un monstruo, y ahora enterarte que te ha traicionado, no podía tolerarlo la jerarquía nazi. Por eso todo el ocultismo que existe entorno a la muerte de Rommel. Incluso he leido, pero ahora no recuerdo donde, que los golpistas, dado el reconocimiento que Rommel tenía en el pueblo y en el extranjero, le tenían pensado como sustituto de Hitler, pero esto no puedo afirmarlo.
Amarok escribió: Ahí no ayuda mucho que Sönke Neitzel sea alemán (aparte de que no tengo claro que haya tenido acceso a las grabaciones, sino a la transcripción de las mismas hechas por los británicos).
Quien pudiera tener acceso a las grabaciones....
Erwin Rommel escribió:En cuanto al tema logístico, me parece magnífica la exposición del camarada homer. Es evidente que lo que hizo el Afrikakorps en su Teatro de Operaciones es digno de mucho mérito. Yo soy el primero en apasionarme con el Norte de África, me parece uno de los entornos más interesantes de la Segunda Guerra Mundial, especialmente por cuanto tiene de reto logístico el desarrollar una guerra europea en un medio tan diferente.

Comprando totalmente esa exposición, quisiera hacer tres observaciones:
En primer lugar, perdón si me expliqué mal, ya que no quise dar a entender que Rommel se hiciese cargo de la logistica, sino de lo mal que estaba la situación y los logros que tuvo. Pero no puedo obviar que Rommel, si tenia en cuenta el problema logístico, ya que para su ofensiva de 1942 pidió 8.000 camiones más para paliar sus deficiencias, cosa que indica que conocía su problema. Además también recordar que fue un ferviente seguidor de la toma de Malta, la cual propuso en varias ocasiones.

En tu segundo punto, hablas de que si los alemanes estaban mal, los británicos también. No estoy en absoluto de acuerdo contigo. Los británicos se enfrentaban a los alemanes solo en el desierto, mientras que estos tenían varios frentes abiertos. También recordar que los británicos y estadounidenses, mejor dicho, sus unidades tenían la mejor logística dados los recursos de EEUU. No, no me parece justa la comparación. Lo que si te puedo decir, es que los británicos sufrieron el mismo problema cuando emprendieron sus ofensivas, cuando llegaron al límite y las distancias a las bases de suministro alemanas se acortaron estos dejaron de tener problemas y fueron los británicos los que los sufrieron, pero no me lo compares con traer tropas o material desde EEUU. Ya hubieran querido los alemanes poder disfrutar de esa impresionante capacidad industrial.

En cuanto a tu tercer punto, he dado mi opinión más atrás. Rommel vio la oportunidad, y se lanzó. Los beneficios que reportaría eran mucho más grandes que los riesgos que reportaban.

PD: Se me olvidaba ¿Saben que libro llevó el General Patton como libro de cabecera durante la campaña de Eropa? pues sip, "Infantería al ataque" de Rommel "Rommel maldito hijo de perra, no puedes vencerme, he leio tu libro". Todo otro crak el General Patton

Un saludo

Avatar de Usuario
Erwin Rommel
Generalfeldmarschall
Generalfeldmarschall
Mensajes: 10879
Registrado: 16 07 2009 03:20
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Cirenaica

Re: Erwin Rommel

Mensaje por Erwin Rommel » 06 11 2012 04:34

Bueno, la cosa se pone interesante.

Intentaré no dejarme nada.
homer escribió:En primer lugar, ningún general alemán de la IIGM ha suscitado tanta bibliografía como el Mariscal Erwin Rommel. Aparte de todos los libros, artículos, ensayos, monografías, conferencias y debates que se le han dedicado en buena parte del mundo, sus propios escritos y el análisis de sus operaciones militares durante la Gran Guerra como en la IIGM, constituyen lectura obligada y dan pie a clases magistrales en la mayoría de las academias militares y centros de estudios militares de los ejércitos actuales, principalmente occidentales.
Esto no es cierto.

En todas las biografías de Rommel, en todos los libros de divulgación, se habla de la importancia de su figura en el ámbito de las academias militares. Es simplemente una frase bonita para redondear el texto, una exageración sin ninguna base. Todos se basan en Young, quien se basa a su vez en la opinión de Liddell Hart. Durante la Posguerra, Basil Liddell Hart utilizaba a Rommel como ejemplo de aplicación de su propia teoría de la "defensa elástica". Es muy discutible que Rommel utilizase tal "defensa elástica", pero a Liddell Hart le venía de perlas citar a Rommel, cuyos papeles privados él mismo tuvo el honor de editar, como Mariscal alemán que avalase sus teorías militares en el campo de batalla.

Lo demás es, como decía, un lugar común que se lee en los libros divulgativos, pero que no tiene base real.

A Rommel se le estudia en Historia Militar, muy de pasada, y más por la Gran Guerra y Francia en 1940. En los manuales de Historia Militar anglosajones, tanto americanos como británicos, sale citado, sin más, casi siempre con motivo de su acción en la invasión de Francia y, episódicamente, al tratar la defensa del Muro Atlántico. Véase para ello los principales: Jeremy Black, Warfare in the Western World, 1882-1975 (2002), Geofrey Parker, The Cambridge Illustrated History of Warfare (2008) o Richard Holmes, The Oxford Companion to Military History (2001).

Para encontrar los hechos de Rommel en una academia o universidad habrá que estudiar una "concentración" específica sobre la 2GM en alguna de las universidades o academias americanas donde esto es posible. En cualquiera de los manuales que se utilizan (por ejemplo, el de Murray y Millet, traducido al castellano como La guerra que había que ganar) se cita a Rommel sólo de pasada y sólo capta la atención especial de los manuales sobre 2GM por sus acciones en Francia. Obviamente se le cita como comandante en África, pero sin darle demasiado espacio a ese teatro menor.

No conozco ningún plan de estudios de academias militares que incluya la lectura de ninguno de los dos libros de Rommel. Desde luego, en West Point no se usa (Modern History: Military History Major), cosa que se dice muy a menudo también en las biografías de Rommel. Ni siquiera Manteuffel habló de Rommel cuando conferenció en West Point. No se dan "clases magistrales" sobre Rommel en ninguna academia militar occidental que yo conozca, es otra frase que queda muy bien en los libros y artículos: todas las clases de universidades o academias son "magistrales", per se.

Es más, en la mayor parte de bibliotecas militares no se encuentran los libros de Rommel: son muy pocas las bibliotecas militares españolas, por ejemplo, que tengan libros de Rommel o sobre él. Es mucho más fácil encontrar en una biblioteca militar un libro sobre artillería del siglo XVIII que nada sobre el Zorro del Desierto.

Tiene más importancia Sun Tzu, que es lectura obligatoria del cuerpo de Marines, libro de cabecera en todas las bibliotecas militares norteamericanas y fue utilizado como inspiración reconocida por Colin Powell en la Guerra del Golfo, que toda la obra escrita de Rommel. Y eso que, probablemente, Sun Tzu ni siquiera existió...
homer escribió:En segundo lugar, no es lo mismo, por ejemplo desde el bando alemán, planificar una operación y dirigirla en la campaña del Oeste de 1940 que hacerlo en la campaña de Normandia cuatro años más tarde. Al igual que no fue igual planificar una operación ofensiva y dirigirla en el frente ruso en el verano de 1941 que en el verano de 1943 o más adelante. En otras palabras, no es lo mismo ser comandante de campo de unas formaciones de combate “sobradas” en un teatro de operaciones en el que se posee la iniciativa estratégica, que serlo de unas formaciones de combate precarias en un teatro de operaciones donde la iniciativa estratégica está en manos del enemigo.
Sí y no.

Sí: obviamente, cada teatro es diferente, eso es indudable.

No: Rommel tenía toda la iniciativa estratégica en el Norte de África, el Teatro del que estamos hablando ahora, al menos en el momento de su llegada, cuando es él quien juega con blancas al decidir lo que va a pasar a continuación. La precariedad le llegó más tarde, cuando estiró su posición hasta hacerla ingobernable.
homer escribió:Otra cosa que quiero resaltar es que en los ejércitos del Eje durante muchas fases de la guerra tenía una increíble deficiencia en la estructura de la cadena de mando. Rommel tuvo que lidiar con esta frustrante carencia tanto en su campaña del desierto occidental en 1941-1942 como en su preparación de las defensas alemanas en el Atlántico en 1943-1944. En el primer caso tuvo que oscilar entre el autismo del OKH y OKW, por una parte, y la continua interferencia del Comando Supremo italiano, por otra. En el segundo, ni él ni Rundstedt vieron sus peticiones de mando unificado satisfechas por un Hitler que, entonces, ya iba más allá de la paranoia. El resultado más negativo de esa situación injustificable fue una serie de errores y retrasos garrafales en la toma de decisiones que hicieron de por sí mucho más cuesta arriba de lo que ya eran los esfuerzos para frustrar la invasión aliada de junio de 1944. La mayoría de los colegas de Rommel sufrieron del mismo mal.
Cierto. Pero esa deficiencia del Eje la padecieron todos y cada uno de los generales alemanes e italianos, no sólo Rommel. Y si nos sirve como excusa para los errores de Rommel, debe servir para todos los demás errores de todos los generales y mariscales de campo. Y una vez hecha tal cosa, deberemos admirar a los que se sobrepusieron a esa deficiencia, logrando victorias tangibles a pesar de ella.
homer escribió:Cierto es, y volviendo a la primera pregunta que me hacía, que en la leyenda de Rommel se han fusionado el mito y la realidad, y esto sucede con cualquier leyenda. Pero Rommel no fue ni es la única leyenda de la IIGM. Si sometemos a un análisis serio y fundado a cualquier figura militar de la IIGM, en cualquiera de los ejércitos que participaron, os aseguro que saldrán sombras y luces, errores y aciertos. Un análisis objetivo es el que, habiendo puesto en la balanza todos los factores y circunstancias propias y ajenas del militar X en su actuación profesional y personal en la guerra, basa sus conclusiones en el todo, no en la parte; en el centro, no en los extremos.
Totalmente de acuerdo. La diferencia, para mí, es que en el caso de Rommel se exageran las luces y se soslayan las sombras, porque es un Mariscal que goza de buena imagen entre los aficionados a la Historia Militar. Por contra, otros generales alemanes resultan más antipáticos, fundamentalmente por su fanatismo imposible de ocultar.

Véase, por ejemplo, que todos los generales alemanes que gozaron de cierto prestigio en la Posguerra, sin excepción, fueron generales fáciles de desnazificar: Rommel, Hausser, Manstein, Manteuffel...
homer escribió:Me viene a la memoria un incidente de la campaña de Italia. Que Italia es un país montañoso y fácilmente defendible es algo evidente y que por tanto todos conocían, ¿pero que ocurre si los aliados, como hubiese sido lo normal, desembarcaban al norte de Roma? La respuesta también es evidente, todas las tropas alemanas en el sur de Italia quedan en riesgo de quedar aisladas y el mismo terreno montañoso que juega a favor en la defensa juega ahora en contra para salir de la ratonera. Si los aliados fueron tan ineptos como para desembarcar en el sitio donde menos daño podían hacer, es demerito suyo, y no un mérito de Kesselring que estaba asumiendo un riesgo que me atrevo a asegurar que muy pocos generales hubiesen corrido. Por qué traigo esto a colación; el General Westphal dijo: “Se pidió la opinión de Rommel. Este declaró que los elementos anfibios de que disponía el enemigo hacían muy peligrosa toda línea situada demasiado al sur, y que el ejército corría el riesgo de verse atrapado mediante un desembarco a sus espaldas. No quería hacerse responsable de dicho riesgo, si bien admitía que la línea al sur de Roma podía ser sostenida con la mitad de las tropas que harían falta en los Apeninos Ha esto le llamo yo ser precavido, y pensar a nivel operacional y estratégico.
Esto es un análisis a posteriori.

Nadie duda de que Rommel tuviese una opinión digna de ser escuchada. Tampoco dudo que los mandos americanos en Italia eran bastante inferiores al suabo.

Pero lo mismo podemos aplicar a Rommel en África: que las tropas británicas estuviesen desorganizadas no es un mérito de Rommel y, sin embargo, se achaca a sus fugaces acciones todo el crédito de sus victorias iniciales en Cirenáica cuando es muy obvio que, en cuanto los británicos se organizaron un poco, al DAK se le acabó la fiesta. Lo mismo con Kasserine: la bisoñez de los norteamericanos no puede ser tampoco mérito de Rommel, sino demérito del US Army.
homer escribió:Se le ataca con el hecho de que tenía unas ordenes, pero escarbemos un poco; Rommel se encontró inmerso dentro de un engranaje defectuoso como era la alianza germano-italiana y tenía que hacerla funcionar, tarea titánica por si sola, e imposible cuando no tenía las atribuciones para ello. Para hacerlo más difícil se encontró con unas ordenes por parte del OKH también erróneas y estratégicamente suicidas. Porque veamos, se le dice que se pare en la zona del golfo de Sirte y que cuando llegue la 15ª División Panzer ataque el Agedabia y Bengasi, pero esto no sucederá como mínimo hasta finales de mayo, mientras tanto ¿los ingleses iban a estarse quietos? Además tomar Bengasi implicaba tomar también Tobruk cosa que el OKH no parecía haber previsto. Rommel tenía que permanecer quieto durante casi dos meses y esperar que mientras tanto, los ingleses no hubiesen mejorado su logística, no se hubieran reforzado en igual o mayor medida capacitándoles para una ofensiva que expulsara a los germano-italianos de África, y que los ataques aéreos desde Malta y Bengasi no pusiesen en peligro la permanencia de su ejército en África.
No es del todo así.

En primer lugar, Rommel no tenía que "hacer funcionar" la alianza germano-italiana. Tenía que ir allí y hacer su papel, cosa que por cierto no hizo, sembrando el pánico tanto entre los británicos como en Berlín. Se olvidó, convenientemente, de que él no era el superior de los italianos, sino al revés.

En segundo lugar, los ingleses ya estaban quietos. Es más, no se esperaban nada de nada y tenían la intención, muy británica, de quedarse muy tranquilos mientras se reorganizaban. Tenemos abundante información documental, tanto textual como en transcripciones de comunicaciones, que así lo indican. Para los británicos, el movimiento en Cirenáica fue una sorpresa mayúscula.

Inferir que a Rommel "no le quedaba otro remedio" que desobedecer sus órdenes para así poder obedecerlas... es un recurso dialéctico que ya el propio Rommel utilizó para salirse con la suya, pero no es cierto. Rommel era una "prima donna", le enviaron a masticar polvo del desierto y, desde el primer momento, tenía muy claro que no se iba a estar quietecito. Si se hubiese parado a reflexionar lo que iba a hacer, al menos un mes, seguramente no se habría metido en la ratonera en que se metió.

Necesitaba llamar la atención. Y le salió bien, al menos al principio.

Lo que hizo lo hizo, probablemente, pensando más en no enterrar su carrera en el desierto que en ganar la 2GM.
homer escribió:Podía asumir esos riesgos o podía intentar disminuirlos avanzando hasta Mersa El Brega y Agedabia, conseguiría con ello además de agua, que los británicos no se hicieran fuertes en la región ni construyeran aeródromos en la zona. Pero había advertido, que los ingleses estaban atravesando unos momentos de especial debilidad, y entonces se decidió lo que para mi es una de las mejores jugadas de todo el conflicto, convertiría un éxito táctico en otro operacional y de este derivaría a otro estratégico con una importancia tan grande que bien podría haber supuesto un turning-point en la guerra. Los ingleses no se harían fuertes en la Cirenaica ni amenazarían Trípoli porque aprovechando su debilidad decidió tomar Bengasi, de allí a Tobruk y después a Suez. Había intuido una oportunidad irrepetible y no la quería desaprovechar,. Entre un buen general y otro brillante esta es una de las diferencias más importantes. Aceptaba un riesgo pero a cambio eliminaba otro mayor, y si tenía éxito, la recompensa sería ciertamente colosal. El intentó no tuvo éxito, pero no es esto lo que se debe juzgar, hay que ver que platos de la balanza pesan más, si su aciertos o sus errores. La oportunidad era cierta, y si no tuvo éxito fue fundamentalmente porque quienes tenían la potestad de llevar a buen fin la idea de Rommel no se la tomaron en serio, seis meses asediando Tobruk sin que prácticamente se hiciera nada al respecto ya lo dice todo. El objetivo estratégico de Rommel era viable, en realidad el único viable en el norte de África, y puso las bases para conseguir este objetivo estratégico, aprovechó hasta donde pudo una oportunidad que realmente existió. Los riesgos asumidos eran mucho menores que permanecer de brazos cruzados y el premio perseguido era inmenso. Sinceramente, los platos de la balanza pocas veces se inclinan tanto a favor de la decisión adoptada por un general.
África jamás estuvo en condiciones de ser un golpe de efecto en la Guerra. Hubo momentos de susto para los británicos, desde luego, más por su propia indolencia que otra cosa, pero Rommel no tenía opciones reales de dominar el Mediterráneo Sur. Sin embargo, lo que hizo Rommel, a pesar de su innegable audacia, fue patear el avispero, como a largo plazo se demostró. En un marco bélico donde ambas partes (Italia y los británicos) habían cambiado bofetadas y se aprestaban a quedarse tranquilos un buen rato, llegó el suabo a ponerlo todo patas para arriba.

Históricamente, es genial. Muy divertido. Apasionante. Pero si yo fuese Hitler, lo fusilaba al día siguiente. Afortunadamente para Rommel, Hitler no tenía ni pizca de sentido común a esas alturas. Porque la realidad es que Alemania iba allí para asistir a Italia. Es como si envías al bombero a apagar las llamas y coge el bombero y echa un bidón de gasolina a las llamas... De hecho, Rommel en lugar de corregir los errores italianos profundizó en ellos.

Para terminar, no puedo estar de acuerdo en que los riesgos asumidos por Rommel "eran mucho menores que permanecer de brazos cruzados y el premio perseguido era inmenso". En lo primero, los riesgos eran perder toda la dotación, como al final ocurrió. Quizás Rommel tenía claro que su final sería ese, perder hombres y pertrechos, y decidió llevarse por delante a cuantos más británicos mejor y probar suerte. Siempre he pensado que ese fue el razonamiento de Rommel, jugarselo todo a doble o nada, pero sabiendo que al final sería "nada". Así que el riesgo era altísimo.

En lo segundo, el premio, no creo que fuese inmenso. Era inviable.
homer escribió:Rommel reunía en un altísimo grado las cualidades que se requieren en un comandante, y que ejerció su mando en un alto nivel en sus características fundamentales. Cualidades como las de liderazgo, conocimiento profesional, visión e inteligencia, juicio e iniciativa, coraje y resolución, confianza en sí mismo, capacidad para comunicar, integridad y ejemplo, son cualidades todas ellas que Rommel reunía, en su conjunto, en un grado tal que lo colocaban a la misma altura que unos pocos de los comandantes de la IIGM. Y en los requerimientos y objetivos del mando, Rommel no estuvo por debajo de nadie.
Bueno... muchas de estas cosas no las sabemos.

Su liderazgo, integridad y capacidad comunicativa lo conocemos por boca de Manfred, fundamentalmente. ¿Qué va a decir su hijo? Pues su hijo es el responsable de la semblanza de Rommel que manejamos, porque la realidad es que el suabo era un personaje muy arisco y no tenía prácticamente personal de confianza. Obsérvese que sus lugartenientes cambiaban constantemente y que se deshacía de ellos a menudo, otro error digno de tener en cuenta: los bandazos de su estado mayor, provocados por las constantes reformas que él mismo le hacía.

Hay una serie de hechos indudables. Uno es que los italianos no le tenían mucho afecto. Otro es que ningún general de la Wehrmacht dio muestras nunca de tener una buena opinión de él. Lo primero se suele explicar por su desdén hacia los generales italianos y puede valer. Lo segundo se suele explicar hablando de que los generales prusianos eran una casta que no se dignaba en hablar con otros generales, pero esto es falso: Kesselring o Bayerlein eran bávaros (nada simpáticos a ojos de los prusianos) y sin embargo los otros generales del sector prusiano tenían buenas relaciones con ellos. Por cierto, Bayerlein no hablaba muy bien de Rommel y no lo usaba como ejemplo en sus conferencias de posguerra, a pesar de haber formado parte del DAK.


Y ya en lo que se refiere a los comentarios sobre mi intervención anterior:
homer escribió:En tu segundo punto, hablas de que si los alemanes estaban mal, los británicos también. No estoy en absoluto de acuerdo contigo. Los británicos se enfrentaban a los alemanes solo en el desierto, mientras que estos tenían varios frentes abiertos. También recordar que los británicos y estadounidenses, mejor dicho, sus unidades tenían la mejor logística dados los recursos de EEUU. No, no me parece justa la comparación. Lo que si te puedo decir, es que los británicos sufrieron el mismo problema cuando emprendieron sus ofensivas, cuando llegaron al límite y las distancias a las bases de suministro alemanas se acortaron estos dejaron de tener problemas y fueron los británicos los que los sufrieron, pero no me lo compares con traer tropas o material desde EEUU. Ya hubieran querido los alemanes poder disfrutar de esa impresionante capacidad industrial.
Los británicos, para poder mandarle a Wavell unos pocos carros y cañones tenían que mandar el material poco menos que a dar la vuelta al mundo. Las tropas australianas, por ejemplo, se hicieron casi entera la campaña de África porque era imposible hacer llegar al reemplazo, llegando exhaustos al final, a un nivel que sólo conocieron los alemanes en Rusia y los americanos en el Pacífico. La posición británica en el Mediterraneo era mucho más complicada que la alemana, de largo, en cuanto a enviar material, con la Regia Marina molestando por ahí de vez en cuando.

Una cosa es la capacidad industrial y otra diferente la capacidad logística. La logística americana era más que floja hasta que los Liberty obraron el milagro. La Operación 'Torch' no fue 'Overlord', ni siquiera una versión discreta de 'Overlord'. Los medios anfibios todavía estaban en desarrollo y se usó lo que se pudo para transportar a los 70.000 hombres a las cabezas de playa. En lo que duró la presencia de los Aliados en África recurrieron incluso a contrabandistas y buques pesqueros para la logística de sus ejércitos e incluso mucho después, a la hora de hacer el salto a Italia, la colaboración de los pescadores sicilianos (a través de la Cosa Nostra, por cierto) fue fundamental para poder mantener a las tropas invasoras en la Península Itálica.

El principal problema logístico de Rommel y el DAK era la inteligencia. La ineptitud de la inteligencia alemana no fue capaz de darse cuenta de que los Aliados les estaban descifrando y reventando los abastecimientos. Ante una situación tan delicada, quizás habría sido buena idea por parte de Rommel ser un poco más cuidadoso. Un concepto que no existía en su vocabulario.
homer escribió:En cuanto a tu tercer punto, he dado mi opinión más atrás. Rommel vio la oportunidad, y se lanzó. Los beneficios que reportaría eran mucho más grandes que los riesgos que reportaban.
Los "beneficios que reportaría" fueron nada de nada, además de la pérdida total de hombres y pertrechos.

Eso fue lo que logró Rommel en África: nada. No lo perdamos de vista.

Es un Teatro apasionante, para mí uno de los más interesantes (como evidencia mi avatar), pero realmente Erwin Rommel se hizo una excursión muy peligrosa a África para no sacar nada en limpio y perderlo todo. Como una mala tarde en el casino.
homer escribió:Se me olvidaba ¿Saben que libro llevó el General Patton como libro de cabecera durante la campaña de Eropa? pues sip, "Infantería al ataque" de Rommel "Rommel maldito hijo de perra, no puedes vencerme, he leio tu libro". Todo otro crak el General Patton
Esta anécdota también gusta mucho a los libros divulgativos. Dudo mucho (pero mucho) de su veracidad. En general, dudo de casi todo lo que se cuenta de Patton, pues la fuente no es veraz: casi toda la biografía oficial de Patton fue "retocada" por Bradley, que no lo tragaba por cierto.

Por otro lado, me pregunto para qué quería Patton un libro tan anticuado como Infanterie Greift An en pleno campo de batalla de la 2GM, como no fuese para quedarse dormido leyéndolo. La verdad, pura y dura, es que Patton dijo haber leído el libro en un momento de su vida, no durante la guerra. La anécdota sobre los gritos en el campo de batalla es apócrifa, como lo es que se lo llevase consigo: Patton llevaba bastante material encima, sobre todo cartográfico, pero jamás he visto confirmación de que llevase el libro de Rommel entre sus bártulos. Si existe tal confirmación, me encantaría verla, desde luego.

Aprovechando que aparece Patton, le citaré. La principal crítica de Patton a Montgomery fue la siguiente: "pretende adaptar la realidad a sus planes, cuando lo que hay que hacer es adaptar los planes a la realidad". Precisamente de ello adoleció Rommel en África: no adaptó sus planes a la realidad logística que padecía, manteniendo una audacia de movimientos que la dura realidad no podía sostener.


Saludos
Orden Lenina (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Croix des Evadés (1) Distinguished Service Cross (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Ostmedaille (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (3) Conspicuous Gallantry (4) Commendation Medal (1) Voyenny Orden Sviatogo Velikomuchenika i Pobedonos (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Victoria Cross (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1) Laureada de San Fernando (1)

homer
Expulsado
Expulsado
Mensajes: 197
Registrado: 14 07 2012 10:06
Zona/Región: Frente Oriental

Re: Erwin Rommel

Mensaje por homer » 06 11 2012 18:26

Hola a todos

Algunas de las cosas que has dicho, si continuara con el debate, se convertiría en un debate “MU”, ya que cada uno somos de opiniones distintas, lo cual es muy entretenido, pero si quiero detenerme en algunas de las cuestiones que has dicho.
No: Rommel tenía toda la iniciativa estratégica en el Norte de África, el Teatro del que estamos hablando ahora, al menos en el momento de su llegada, cuando es él quien juega con blancas al decidir lo que va a pasar a continuación. La precariedad le llegó más tarde, cuando estiró su posición hasta hacerla ingobernable.
Creo que no; cuando Rommel llegó al Norte de África, los ingleses son los que poseían la iniciativa, y en ningún momento dejaron de tenerla. Por ponerte un ejemplo, aunque fuese otro frente; Manstein realizó una de las maniobras más extraordinarias de la guerra en su contraataque sobre Kharkov ¿eso quiere decir que poseía la iniciativa estratégica? No, simplemente realizó una maniobra que aprovecho los defectos de la maniobra rusa. Después de Stalingrado, los alemanes no volvieron a tener la iniciativa en el Frente Oriental en ningún momento. Esto, trasladado al Norte de África es lo siguiente; los italianos tomaron la iniciativa con su avance hasta Sidi Barrani, pero los británicos la retomaron con su contraataque y ya no la perdieron, ya que siempre fueron ellos los que propiciaron, con sus aciertos y sus errores, los avances y las retiradas en este frente.
Cierto. Pero esa deficiencia del Eje la padecieron todos y cada uno de los generales alemanes e italianos, no sólo Rommel. Y si nos sirve como excusa para los errores de Rommel, debe servir para todos los demás errores de todos los generales y mariscales de campo. Y una vez hecha tal cosa, deberemos admirar a los que se sobrepusieron a esa deficiencia, logrando victorias tangibles a pesar de ella.
Por eso mismo, añado al final de mi comentario, que “La mayoría de los colegas de Rommel sufrieron del mismo mal.” Nunca lo utilicé como excusa de las derrotas de Rommel. Pero si medimos los méritos de Rommel según la consecución de sus objetivos finales. Entonces todos los alemanes fueron rematadamente malos puesto que perdieron la guerra, por el contrario nos podemos encontrar con que alguien tan tarugo como Clark ocuparía unas posiciones privilegiadas.
Totalmente de acuerdo. La diferencia, para mí, es que en el caso de Rommel se exageran las luces y se soslayan las sombras, porque es un Mariscal que goza de buena imagen entre los aficionados a la Historia Militar. Por contra, otros generales alemanes resultan más antipáticos, fundamentalmente por su fanatismo imposible de ocultar.

Véase, por ejemplo, que todos los generales alemanes que gozaron de cierto prestigio en la Posguerra, sin excepción, fueron generales fáciles de desnazificar: Rommel, Hausser, Manstein, Manteuffel...
No, no estoy del todo conforme con lo que has dicho. Rommel se le “exageran las luces” no por pura afición, sino porque eran muy brillantes. Las sombras, las tuvo, pero no fueron tan oscuras como las de otros generales. Los generales alemanes, furon vanagloriados por su lucha contra la URSS durante el periodo de la guerra fría, pero gracias a que poco a poco los investigadores han ido realizando su trabajo, se han descubierto que generales como Manstein, Guderian, Hausser, y muchos otros, no eran tan honorables como se creía. Sin embargo, sobre Rommel se continua hablando en términos honorables…..por algo será.
Pero lo mismo podemos aplicar a Rommel en África: que las tropas británicas estuviesen desorganizadas no es un mérito de Rommel y, sin embargo, se achaca a sus fugaces acciones todo el crédito de sus victorias iniciales en Cirenáica cuando es muy obvio que, en cuanto los británicos se organizaron un poco, al DAK se le acabó la fiesta. Lo mismo con Kasserine: la bisoñez de los norteamericanos no puede ser tampoco mérito de Rommel, sino demérito del US Army
Lo que anteriormente comenté sobre sus acciones en el Norte de Africa, es que supiese elegir el momento. Claro que no es mérito de Rommel que los británicos se enzarzaran en Grecia, y dejaran sin rematar el Norte de África, pero no le restemos tampoco mérito a lo que logró con las escasas unidades que tenía. Estamos en las mismas con los norteamericanos; Rommel los eligió por lo mismo que tu dices, su bisoñez. Así pues, toda acción acertada, tiene su contraria desacertada, pero esto no resta méritos al que ejecuta bien la acción y sabe elegir el momento.
En primer lugar, Rommel no tenía que "hacer funcionar" la alianza germano-italiana. Tenía que ir allí y hacer su papel, cosa que por cierto no hizo, sembrando el pánico tanto entre los británicos como en Berlín. Se olvidó, convenientemente, de que él no era el superior de los italianos, sino al revés.
Rommel no era un político, y quizá eso fue su mayor defecto. Rommel no supo o no quiso calibrar en su justa medida la montaña de dificultades políticas y administrativas que tenía delante cuando llegó a Trípoli en febrero de 1941, una barrera que se mantuvo durante toda su estancia en África del Norte. Rommel intentó flanquearla o puentearla en vez de juzgar con realismo hasta dónde era posible eliminarla y, en consecuencia, basar sus decisiones operacionales teniendo en cuenta las limitaciones o dificultades resultantes de esa muralla. Sus fracasos vinieron precedidos de un desacertado juicio sobre lo que podía dar de sí el laberinto político-administrativo del que Rommel dependía inevitablemente.

Pero me voy hacer valer de un libro que has mencionado, el Murray y Mollet (La guerra que había que ganar) para decir la misión de Rommel en África: proteger Libia, mantener el prestigio de Mussolini y tener a los ingleses ocupados, y hasta octubre de 1942 el Afrika Korps. Cumplió estos objetivos con un coste relativamente bajo. Rommel demostró así que era el mejor de los comandantes que lucharon en los campos de batalla de la IIGM…También era un buen lider, con una capacidad para inspirar a sus tropas y lograr que se esforzasen al máximo ante enormes dificultades. Su energía, combinada con un sexto sentido para el campo de batalla, era el origen de su osadía en el combate…..Pero Rommel jamás desaprovechaba las oportunidades que sus adversarios le ofrecían con demasiada frecuencia. La guerra que había que ganar pag 304-305. Para hablar solo de pasada, lo ponen bastante bien al bueno de Rommel.
En segundo lugar, los ingleses ya estaban quietos. Es más, no se esperaban nada de nada y tenían la intención, muy británica, de quedarse muy tranquilos mientras se reorganizaban. Tenemos abundante información documental, tanto textual como en transcripciones de comunicaciones, que así lo indican. Para los británicos, el movimiento en Cirenáica fue una sorpresa mayúscula.
Es decir, según tú, Rommel se tenía que estar quieto, mientras el enemigo se organiza para darme la puntilla….Para eso me quedo en Italia. Cuando Rommel inició su ofensiva, si hubiera sabido lo que ocurriría no la hubiera realizado, para nadie tiene el diario de mañana (bueno alguno si). El tenía la intención de llegar Alejandría y Suez…otra cosa es lo que luego sucedió, pero si quería intentarlo, ese era el momento.
África jamás estuvo en condiciones de ser un golpe de efecto en la Guerra. Hubo momentos de susto para los británicos, desde luego, más por su propia indolencia que otra cosa, pero Rommel no tenía opciones reales de dominar el Mediterráneo Sur. Sin embargo, lo que hizo Rommel, a pesar de su innegable audacia, fue patear el avispero, como a largo plazo se demostró. En un marco bélico donde ambas partes (Italia y los británicos) habían cambiado bofetadas y se aprestaban a quedarse tranquilos un buen rato, llegó el suabo a ponerlo todo patas para arriba.
Uffff, una afirmación que encanta para las historias alternativas, pero no es el lugar ni el sitio….quizá algún día se pueda debatir el tema de la estrategia periférica que tanto gustaba a Reader. Cuando llegó Rommel, el único que había sacudido de verdad fueron los británicos….Si a la primera ofensiva italiana la consideras una bofetada….yo le diría que en el argot de insultos estaría entre “corcholis” y “puñetas”. Antes de que el llegara, Italia ya estaba con las espaldas en el suelo y haciendo la cuenta de tres. Rommel es el que le dio a Mussolini dos años más en el poder, y que dio a los italianos la oportunidad de conservar algo, que ellos no supieron defender.
Para terminar, no puedo estar de acuerdo en que los riesgos asumidos por Rommel "eran mucho menores que permanecer de brazos cruzados y el premio perseguido era inmenso". En lo primero, los riesgos eran perder toda la dotación, como al final ocurrió. Quizás Rommel tenía claro que su final sería ese, perder hombres y pertrechos, y decidió llevarse por delante a cuantos más británicos mejor y probar suerte. Siempre he pensado que ese fue el razonamiento de Rommel, jugarselo todo a doble o nada, pero sabiendo que al final sería "nada". Así que el riesgo era altísimo.
Veamos; por un lado, me quedo quieto y veo como mi aliado pierde su imperio. Por el otro, si tengo éxito, logro dar un golpe durísimo a uno de mis enemigos…..Prefiero intentar ganar al enemigo que ver como mi aliado se desangra. Repito, Rommel cuando inició la ofensiva no era como la italiana para detenerse después de un paseo. Rommel intentó dar un golpe a la moral británica conquistando Suez….no le salio, mala suerte, pero no me vale ser ventajista y decir que por intentarlo lo perdió. Para mi si, el premio era más grande si se intentaba que si se estaba quieto.
Su liderazgo, integridad y capacidad comunicativa lo conocemos por boca de Manfred, fundamentalmente. ¿Qué va a decir su hijo? Pues su hijo es el responsable de la semblanza de Rommel que manejamos, porque la realidad es que el suabo era un personaje muy arisco y no tenía prácticamente personal de confianza. Obsérvese que sus lugartenientes cambiaban constantemente y que se deshacía de ellos a menudo, otro error digno de tener en cuenta: los bandazos de su estado mayor, provocados por las constantes reformas que él mismo le hacía.

Hay una serie de hechos indudables. Uno es que los italianos no le tenían mucho afecto. Otro es que ningún general de la Wehrmacht dio muestras nunca de tener una buena opinión de él. Lo primero se suele explicar por su desdén hacia los generales italianos y puede valer. Lo segundo se suele explicar hablando de que los generales prusianos eran una casta que no se dignaba en hablar con otros generales, pero esto es falso: Kesselring o Bayerlein eran bávaros (nada simpáticos a ojos de los prusianos) y sin embargo los otros generales del sector prusiano tenían buenas relaciones con ellos. Por cierto, Bayerlein no hablaba muy bien de Rommel y no lo usaba como ejemplo en sus conferencias de posguerra, a pesar de haber formado parte del DAK.
Liderazgo (sobresaliente, sus hombres le seguían a cualquier sitio)
Conocimiento profesional (tanto a nivel técnico, como a nivel de conocimiento del enemigo)
Visión e inteligencia (buena visión, buena claridad de pensamiento y genial originalidad)
Juicio e iniciativa (buena capacidad en la toma de decisiones, genial intuición, sobresaliente iniciativa y excelente flexibilidad)
Coraje y resolución (valor y vigor en un grado difícilmente alcanzado por otro comandante de sus responsabilidades; quizás abusando del riesgo)
Confianza en sí mismo (si no lo estaba el, sobresaliente)
Capacidad para comunicar (aunque era buena, quizá su punto más flojo)
Integridad y ejemplo (un general que predicaba con el ejemplo, y estaba con sus tropas, sobresaliente)

Por mucho que su hijo le alabe, Rommel era eso y mucho más. Ya que pones a Bayerlein como ejemplo, te pondré yo el de von Salmut, al frente del 15º Ejército fue uno de los que desde una posición de prejuicio contra Rommel acabó por aceptar que su presencia suponía gran ventaja ¿no crees que algún motivo tendría para ese cambio?

Por suerte, existen memorias de personas que trabajaron con Rommel y que han hablado bien de él. Por citarte un par de libros “Con Rommel en el desierto” de HW Schmidt, su ayudante de campo en África, o “Panzer Commander” de Hans von Luck, en el cual también habla de la relación de Rommel con Guderian, el cual le pidió que concertara una entrevista con el Mariscal. Como ves, muchos le admiran y otros le odian. Por cada persona que tú me digas, te puedo nombrar alguno que le admire.
Los británicos, para poder mandarle a Wavell unos pocos carros y cañones tenían que mandar el material poco menos que a dar la vuelta al mundo.
He elegido esta frase por ser la del inicio de tu siguiente comentario. Al margen de la inteligencia, que tienes más razón que un santo, pero eso de cuidadoso, también se lo tendríamos que aplicar al resto de la Wehrmacht, si empezamos por la Regia Marina…..bueno, mejor la dejamos de lado, ya que me produce hasta sonrojo hablar de ella, y de su crónica falta de combustible. Para dar una muestra de lo mal que estaban los ingleses en África, en menos de 6 meses montaron dos ofensivas ha gran escala contra el Eje. No me vale, como te he dicho en mi anterior intervención esa excusa de la distancia, ya que podemos alegar que los alemanes, aunque más cercanos, nunca tuvieron el Norte de África en sus prioridades, con lo que los suministros no serian destinados al frente norteafricano, salvo los indispensables para que Rommel continuara entreteniendo a los ingleses.

Por cierto, lo de Patton, estoy totalmente contigo en que es difícil de creer, aunque tenía gracia la historia y por eso la puse, simplemente como anécdota.

Una cosa más sobre logística. Dejando a un margen la negligencia de preguerra del alto mando italiano para prevenir los riesgos logísticos en caso de guerra (un estudio de estado mayor había previsto que Italia, al entrar en guerra, perdería el 50% de su tonelaje por acción del enemigo o por su internamiento en puertos neutrales) carecía de cualquier cosa que pudiera llamarse organización logística. Como cuenta MacGregor Knox en “Hitler's Italian Allies”, en 1941 los italianos tenían cinco canales independientes, y muy a menudo conflictivos, en su organización administrativa-logística: ejército, marina, fuerza aérea, Ministerio para el África Italiana, y Wehrmacht. Y en el centro de todo había una multiplicidad de organizaciones que luchaban por uno u otro aspecto del suministro exterior. Si la oficina de transporte del estado mayor del ejército pretendía centralizar la dirección de los embarques marítimos, la interferencia o resistencia del Ministerio de Comunicaciones, o de otros servicios o partes de la burocracia del ejército, lo hacían totalmente ineficaz. En la periferia, en los puertos de Italia, Albania y África del Norte, reinaba todavía una mayor confusión. En cada puerto, el ejército y la marina mantenían respectivamente oficinas de embarque y desembarque independientes, y comisiones de embarcación y navegación.

Todo este maremagnum de caos escapaba al control e incluso a la comprensión de Rommel. Como igualmente estaba fuera del alcance de sus competencias el mando administrativo para mejorar la capacidad de los puertos de Libia y las comunicaciones terrestres. Tan sólo podía sugerir. Y quizás Rommel tampoco podía comprender cómo Italia, con una buena oportunidad de éxito en África del Norte, tenía desplegados en el decisivo verano de 1942 casi 18.000 camiones y tractores de artillería, 946 piezas de artillería, casi 300 cañones antitanque de 47 mm, 52 cañones modernos antiaéreos, etc., a lo largo del Don en Rusia, donde poca utilidad podían tener, siendo en cambio de inestimable valor en África.

Ahora voy a comentar otra cosa, que quizá nos haga ver este personaje de otra manera. Rommel nunca quiso luchar en El Alamein. La segunda batalla de El Alamein, es decir el ataque alemán conocido como la Batalla de Alam Halfa, iniciado el 31 de agosto de 1942, no obedeció a los deseos de Rommel, sino a las órdenes de Hitler y Mussolini. Rommel era partidario de abandonar sus posiciones en torno a El Alamein semanas antes de que decidiera, obligado por Hitler, a atacar en Alam Halfa. Como fuente de esta afirmación, tenemos a Fritz Bayerlein, si, ese que no le caía bien.

A pesar de la ventaja de la posición de El Alamein, anclada en ambos flancos, ¿no sería más sensato romper el contacto y alejarse del enemigo en el tiempo, y por lo tanto abandonar un terreno del desierto sin valor y alargar la ruta de suministro al enemigo? La potencia ofensiva de nuestro ejército podría haber sido renovada, sin ser molestado por el enemigo, en una de las posiciones defensivas preparadas más cerca del centro de abastecimiento, tal vez en Sollum. Mientras tanto, podríamos haber llevado a cabo una operación de desembarco en Malta. Esta fue una idea propia de Rommel. Sin embargo, Hitler completamente cerrando su mente a pensamientos de este tipo, de movimientos hacia atrás, se negó. Su objetivo era el Canal de Suez.
Liddell Hart, Fritz Bayerlein, G. P. B. Roberts, A Battle Report: Alam Halfa

Una vez más, vemos que Rommel sabía que estaría en una posición expuesta, que lo tenía difícil dado el estado de su ejército, y que prefería apostar por una retirada (pensando en la logística) y recuperar fuerzas para el siguiente combate. Simplemente no le dejaron.

En fin, basta por hoy, aunque tengo la sensación de que me dejo algo en el tintero.

Un saludo
PD: Espero que este no sea el debate del mes.

Avatar de Usuario
Gualtier Malde
Lieutenant Colonel
Lieutenant Colonel
Mensajes: 2352
Registrado: 19 08 2011 23:10
Ubicación: Eso me gustaria saber, donde estoy y como he llegado hasta aquí

Re: Erwin Rommel

Mensaje por Gualtier Malde » 06 11 2012 22:58

Estupenda controversia, gracias a los dos.
"No existe un camino para la paz, la paz es el camino". Ghandi.

homer
Expulsado
Expulsado
Mensajes: 197
Registrado: 14 07 2012 10:06
Zona/Región: Frente Oriental

Re: Erwin Rommel

Mensaje por homer » 06 11 2012 23:07

Como siempre he dicho, los debates son enriquecedores para todos, y más si se participa activamente en ellos. De verdad, animaros y participad, se aprende mucho.

Por la parte que me toca, para eso estamos, para dar un buen espectaculo.

Un saludo

Avatar de Usuario
Currahee
First Lieutenant
First Lieutenant
Mensajes: 1481
Registrado: 14 10 2012 04:24
País 2GM: Francia
Zona/Región: Normandía/Holanda/Bastogne
Ubicación: Galicia (España)

Re: Erwin Rommel

Mensaje por Currahee » 28 10 2013 04:53

Me ha encantado leerlo. Una maravilla de artículo completo y detallado pero sobretodo muy, muy ameno. Lo fácil sería centrarse en el Afrikakorps y explotar esa parte más popularizada de Rommel, pero aquí encontramos una exposición equilibrada de toda su vida. Además no es nada tendencioso, rasgo más meritorio aún dada la autoría del trabajo. :wink:

Me pregunto qué pasaría si Erwin comandara las fuerzas del VI Ejército alemán en Stalingrado.

También me han intrigado siempre personajes como Rommel que, según parece rechazaban la violencia en la vida cotidiana pero se dedicaron en cuerpo y alma a hacer la guerra, expresión máxima de la violencia. Este personaje me da la impresión de ser un aséptico estratega, alejado de ideologías fervorosas, convicciones políticas o aún motivos personales que le impulsaran en el campo de batalla, si no no encaja bien el hecho de que aborreciera tanto el fanatismo del régimen dentro del que luchaba. Parece que viera el mundo como una tabla del Risk, en la cual él se dedicaba a jugar su papel en el bando que le tocaba, aunque bien pudiera hacerlo en cualquier otro.

Triste final e injusto pago el que le dispensaron después de las hazañas que logró.

Saludos.
"3 miles up and 3 miles down!!!"


Unidad: 101st Airborne Division 'Screaming Eagles'
WWII Victory Medal (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Polemikos Stauros (1) Onderscheidingsteken voor langdurige (1) Cruz al mérito militar con distintivo rojo (1) Légion d'Honneur (1)

Avatar de Usuario
albertoa
Major General
Major General
Mensajes: 5827
Registrado: 04 04 2008 00:05
País 2GM: U.S.A
Zona/Región: Normandía. Playa Omaha
Ubicación: España

Re: Erwin Rommel

Mensaje por albertoa » 28 10 2013 09:07

Estamos ante uno de los mejores artículos del foro sin lugar a dudas. Soberbio.

Saludos.

Unidad: 29th Infantry Division (U.S Army)



"Aunque el engaño sea detestable en otras actividades, su empleo en la guerra es laudable y glorioso, y el que vence a un enemigo por medio del engaño merece tantas alabanzas como el que lo logra por la fuerza."
Nicolás Maquiavelo.
Ordre de la Libération (1) British Flying Cross (1) Purple Heart (1) Africa Star (1) Kinshi Kunsho (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (5) Conspicuous Gallantry (3) Commendation Medal (1) Polemikos Stauros (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
Erwin Rommel
Generalfeldmarschall
Generalfeldmarschall
Mensajes: 10879
Registrado: 16 07 2009 03:20
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Cirenaica

Re: Erwin Rommel

Mensaje por Erwin Rommel » 29 10 2013 02:51

Gracias por vuestras (muy) generosas palabras.
Currahee escribió:Me pregunto qué pasaría si Erwin comandara las fuerzas del VI Ejército alemán en Stalingrado.
Es imposible saberlo, toda opinión es mera especulación.

Pero si me permites especular, creo que en Stalingrado Herr Rommel habría naufragado. La ciudad no era su hábitat, los asedios no se le daban nada bien. Mucho menos los problemas logísticos. Podemos especular si habría caído en la trampa, pero seguramente no habría sido una gran diferencia de estar él al mando.

Aunque podemos debatirlo, claro. Para eso está el Foro.


Saludos
Orden Lenina (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Croix des Evadés (1) Distinguished Service Cross (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Ostmedaille (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (3) Conspicuous Gallantry (4) Commendation Medal (1) Voyenny Orden Sviatogo Velikomuchenika i Pobedonos (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Victoria Cross (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1) Laureada de San Fernando (1)

Avatar de Usuario
abhang
General der Flieger
General der Flieger
Mensajes: 7053
Registrado: 18 06 2010 18:09
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Montecassino
Ubicación: España

Re: Erwin Rommel

Mensaje por abhang » 29 10 2013 16:37

Coincido con Erwin respecto a Stalingrado,
considero que era mejor táctico que estratega, y dadas las inmensas llanuras de Rusia, donde la logística y la estrategia juegan un papel fundamental, habría fracasado lo mismo, de todos modos, esta pregunta siempre estará en el aire.

Saludos.
El sudor ahorra sangre, la sangre ahorra vidas, y el cerebro, las dos cosas. (Erwin Rommel)


Unidad: 1. Fallschirmjäger Division
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (4) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Responder