Aktion T4

Persecuciones y crímenes en la Segunda Guerra Mundial

Moderador: cocinilla

Responder
Avatar de Usuario
Durand
Warrant Officer Class 1
Warrant Officer Class 1
Mensajes: 799
Registrado: 18 Sep 2007 21:38
Ubicación: New Zealand

Aktion T4

Mensaje por Durand » 08 Abr 2008 23:06

La Aktion T4 (1939 - 1941)

Fue un programa creado por los nazis para eliminar a los enfermos incurables, niños con taras hereditarias o adultos improductivos. Dichos nazis consideraban a esta eliminación una eutanasia y durante este periodo se cree que fueron asesinadas sistemáticamente entre 200.000 y 250.000 personas con algún tipo de tara [1] El nombre T4 viene de los cuarteles generales de la organización que ejecutaba estos planes, que estaban situados en Berlín en la Tiergartenstrasse 4 (calle del Jardín Zoológico, número 4).

Algunas instituciones de la T4 eran Bernburg, Grafeneck, Sonnenstein, Hadamar y Hartheim.


Funcionamiento

Por la sincronización de fechas, se cree que el objetivo del programa fue liberar recursos médicos y camas de hospital para los potenciales heridos de la próxima campaña de Invasión de Polonia (iniciada el 1 de septiembre del mismo año, es decir, dos semanas más tarde).

Oficialmente, Hitler suspendió el programa en 1941, preocupado por la imagen internacional de Alemania, pero eso no implicó un desmontaje de la Organización establecida para desarrollar estos planes ni tampoco el cese de los asesinatos en sus Centros. Estas prácticas incluso en determinados casos sobrevivieron a la Alemania Nazi, pues algunos médicos de ideología nazi continuaron matando niños todavía durante la ocupación aliada.

Las víctimas de la Aktion T4 fueron personas que para la ideología nazi llevaban vidas indignas de ser vividas. Se argumentaba que representaban un peso para la grandeza de Alemania y un peligro para la raza. Entre estas personas se encontraban hombres y mujeres de todas las edades, desde niños hasta ancianos. Había entre ellos enfermos mentales y portadores de enfermedades hereditarias o con algún factor hereditario. Por ejemplo, determinados grados de epilepsia podían suponer el asesinato del enfermo.

Además, en los establecimientos de la T4 se asesinó a otros grupos de personas, como determinados presos de los campos de concentración nazis que mostraban un deterioro físico especialmente marcado. Esta operación era denominada por los nazis Aktion 14f13.


Clemens August von Galen

El cardenal alemán Clemens August von Galen (1878-1946) criticó la "acción T4". Según documentos publicados tras el fin de la guerra, el régimen nazi decidió no ejecutar al cardenal hasta después de la victoria final, para evitar que se convirtiera en un mártir de la resistencia. Lo mismo hicieron otros sacerdotes católicos, como Bernhard Lichtenberg; algunos fueron encarcelados por ello.

Imagen

Exterminio de enfermos y ancianos en el Tercer Reich
e la eutanasia a la "solución final"

Por Susanne Heim-Publicado el 17/7/2006.

Investigadora. Autora, en colaboración con Götz Aly, de Vorkender der Vernichtung. Auschwitz und die deutschen Pläne für neue europäische Ordnung (Los precursores del exterminio. Auschwitz y los planes alemanes para un nuevo orden europeo), Hoffmann und Campe, Hamburgo, 1991.

Traducción: Patricia Minarrieta

Fuente: Le Monde Diplomatique. Editorial Cono Sur



Desde los primeros años del régimen nazi circularon en Alemania rumores que afirmaban la existencia de planes de exterminio sistemático de la población "poco productiva". La eutanasia se constituyó así en entrenamiento y ensayo del que sería uno de los rasgos más atroces de la IIª Guerra Mundial: las matanzas de prisioneros en las cámaras de gas.

En la primavera de 1944, la dirección de los Servicios de Seguridad (SD) nazis, en Berlín, solicitó a sus informantes que le proveyeran "informes" sobre el estado de la opinión pública acerca de una cuestión muy especial : el rumor que circulaba por toda Alemania sobre la prematura ejecución de las personas de edad (1). Los resultados revelaron una profunda desconfianza respecto del sistema de salud nacionalsocialista. Gran parte de la población estimaba que a causa de su menor productividad, los ancianos eran considerados indeseables y superfluos por el Estado, y recibían por ende una asistencia insuficiente.

Según ciertas versiones, algunos médicos se "deshacían" de personas de edad enfermas con métodos "apropiados" a fin de reducir los costos y ahorrar los medicamentos escasos. Muchos alemanes pensaban que las mismas autoridades habían invitado a los funcionarios de la salud a interrumpir los tratamientos de los pacientes de edad más avanzada, y a no prescribirles más prótesis ni medicamentos de circulación limitada como la insulina. En ciertos distritos, las personas mayores evitaban ir al médico y preferían dirigirse a su farmacéutico o a un curandero ; otros no tomaban lo que les recetaba su médico, temiendo ser envenenados. Estos rumores iban a la par con las quejas : en la distribución de alimentos de alto valor nutricio -como las frutas, verduras o leche- y en las evacuaciones para huir de los bombardeos aliados, los jóvenes y especialmente las mujeres fecundas se habrían visto privilegiados. En muchas regiones, estas versiones persistían obstinadamente desde hacía años por una razón sencilla : el recuerdo, muy vívido, de las últimas experiencias de eliminación clínica de los "inútiles" a pedido del Estado. En relación con los nuevos rumores, se evocaba con indignación el asesinato de los pacientes de los asilos y hospitales en forma casi abierta. La gente pensaba que, después de los discapacitados, llegaría a los viejos el turno de ser sometidos a las "inyecciones de la Ascensión", que los enviarían al más allá. Pero el conocimiento de la política de eutanasia de los nazis suscitó más resignación que rebeldía.

Entre enero de 1940 y agosto de 1941, alrededor de 70.000 internos de establecimientos psiquiátricos alemanes habían sido sistemáticamente asesinados. Obra de una institución disimulada bajo el nombre T4, este asesinato masivo fue encubierto administrativamente y decretado secreto de Estado. A comienzos de la guerra, el mismo Hitler había redactado una autorización en tal sentido, formulada voluntariamente de modo vago, para dejar en manos de los expertos médicos y administrativos la organización del programa criminal y la definición de los grupos de víctimas. Aunque los médicos implicados exigieron una garantía legal, el mandatario se negó, so pretexto de confidencialidad, a recurrir a una ley de eutanasia. Muchos indicios confirman sin embargo que las fugas de información no se debieron a un error: fueron voluntarias.


Un test para el judeocidio

La liquidación de los enfermos mentales enseñó al régimen algo esencial : ese genocidio no había quebrantado esencialmente la lealtad de la población (experiencia decisiva para la aplicación del programa de exterminio de los prisioneros de los campos, judíos y gitanos romas y sintis). Por otra parte, las estructuras y el personal que había pasado la "prueba" del asesinato de los minusválidos participaron acto seguido en el judeocidio. Los preparativos del "test" que representó la eutanasia vienen de muy lejos. El director de un asilo psiquiátrico lo atestiguó retrospectivamente en 1947, incluso antes de la guerra, el ministerio del interior pensaba, en caso de conflicto, reducir drásticamente las raciones de los ocupantes de los asilos y hospitales psiquiátricos. Frente a la objeción según la cual eso conduciría a hacerlos morir de hambre, se había "prudentemente, por primera vez, tanteado el terreno, preguntando qué posición adoptaría la Misión Interior (2) si el Estado planificaba el exterminio de ciertas categorías de enfermos durante la guerra, en caso de que los alimentos disponibles no alcanzaran para alimentar al total de la población (3)". Durante el verano de 1939, el médico personal de Hitler, Theo Morell, había redactado un informe en el mismo sentido. Basándose en una encuesta realizada a principios de los años '20 entre los padres de niños con discapacidades importantes, concluía que la mayoría de ellos aceptaban que "la vida de su hijo se abreviara sin sufrimiento". Algunos decían incluso preferir no decidir ellos mismos la suerte de su hijo : más valía que un médico tomara las decisiones necesarias. A partir de lo cual Morell preconizó, en caso de eutanasia, la renuncia al consentimiento explícito de la familia, el mayor disimulo posible del asesinato del enfermo y en términos más generales, la utilización del "prefiero-no-saberlo" (4). Las víctimas fueron pues rápidamente transferidas de un establecimiento al otro, a fin de hacer más difíciles las búsquedas de allegados inquietos, y luego asesinadas en los centros de ejecución (5). Las familias recibían entonces el anuncio del deceso, imputado a una causa inventada, así como la incineración del difunto. Pese a estas precauciones, el secreto del asesinato de los enfermos se divulgó, en especial entre el personal de los asilos y en los alrededores de los lugares de ejecución. El frágil tabú quedó públicamente expuesto en agosto de 1941, cuando el obispo de Munster, conde Clemens August von Galen, repudió abiertamente el crimen en un sermón. Las protestas procedían más que nada de los medios católicos. Semanas antes del escándalo público de Von Galen, Hitler había ordenado detener el programa de eutanasia. Pero eso no significaba de ningún modo el cese de actividades de los centros de matanza. El número de víctimas correspondía aproximadamente, en ese momento, al objetivo fijado por los organizadores en 1939 : uno de cada diez pacientes de hospital psiquiátrico debía ser "tomado por la acción", es decir entre 65.000 y 70.000 personas en total. Y los expertos en estadística calcularon incluso el ahorro realizado así en materia de alojamiento, vestimenta y alimentación ¡hasta 1951! Sin contar el personal médico "liberado" para otras tareas, los lugares disponibles para enfermos curables, los asilos transformados en hospitales… Ya durante la Primera Guerra Mundial, la división de la población en distintas categorías destinadas a ser mejor o peor aprovisionadas -en función de su "valor"- había conducido a una subalimentación drástica de los pacientes de los hospitales psiquiátricos.

De allí un fuerte aumento de la cifra de su mortalidad (6). Pero con la Segunda Guerra Mundial, la selección sistemática, combinada con medidas estatales coercitivas, se convirtió en la base de la política social. Y no cambió nada la interrupción, en 1941, del programa de eutanasia: el asesinato de los enfermos prosiguió, de forma descentralizada y con otras técnicas. Las autoridades locales ya no deportaban a los condenados a las cámaras de gas de los centros de exterminio: los mataban en distintos hospitales y asilos mediante inyecciones letales. Al mismo tiempo, el círculo de los participantes directos en el asesinato y el de las personas informadas se ampliaron considerablemente. Los expertos en eutanasia, que antes elegían los pacientes a ser eliminados, desplazaron su actividad hacia otros grupos de víctimas.

A partir de la primavera de 1941, seleccionaron prisioneros de los campos de concentración -sobre todo minusválidos y judíos- para ser llevados a la cámara de gas. Más adelante, los asesinos del "Aktion T4" operaron en los centros de exterminio de Belzec, Sobibor y Treblinka, cuyos comandantes sacaron provecho de su experiencia en materia de utilización de las cámaras de gas para la destrucción de los judíos. Aparte de sus conocimientos prácticos y organizativos, los "T4" transfirieron de la eutanasia a la "solución final" su experiencia en el manejo de la opinión pública. Tan es así que en abril de 1941, el consenso en torno al asesinato de los enfermos se confirmó favorable : "En el 80% de los casos los allegados están de acuerdo, el 10% protesta y el 10% es indiferente" (7). Los informes de los SS de la primavera de 1944 pueden leerse entonces como signos de una prudente moderación : sondean la atmsfera general, dan indicaciones sobre las posibles causas de los rumores y aconsejan a las autoridades en cuanto a su reacción. En todo caso, se trataba menos de manipular a la opinión pública que de medir las fronteras de lo realizable.


Memorial de Hadamar

En noviembre de 1940, el Presidente del Land Hessen-Nassau vació y preparó el centro de Hadamar para la oficina principal de eutanasia de Berlín. Fue la sexta y última institución que llevó a cabo asesinatos con gas, como parte del proyecto de “AKtion T4”.

Desde enero a agosto de 1941, más de 10.000 hombres, mujeres y niños fueron asesinados con monóxido de carbono, en cámaras de gas disfrazadas de duchas, en los sótanos del edificio. Los cuerpos fueron incinerados en el crematorio. Para corroborar las muertes, el departamento de “cartas de consolación” (Trostbriefabteilung) llevaba a cabo un registro oficial en Hadamar que enviaba certificados de defunción con diferentes causas de muerte.

En agosto de 1941, la acción de eutanasia fue cancelada, y sus trabajadores, en la primavera de 1942, restauraron la institución a su forma anterior, para que nada pudiera sugerir el anterior uso del edificio. Sin embargo, cuando los anteriores administradores de la institución de Hadamar regresaron, se enviaron instrucciones desde las oficinas de la T4 de Berlín, ordenando que continuasen los asesinatos.

Según las estadísticas internas de la Acción T-4, en Hadamar, en los ocho meses que van de enero a septiembre de 1941, murieron en la cámara de gas de la institución 10.072 personas. Se incluyen sólo las estadísticas de la primera fase de la Acción T-4, que fue cerrada por orden de Hitler en agosto de ese año.

Desde julio de 1942, Hadamar volvió a funcionar como una institución mental “normal”, aunque se mantuvieron los asesinatos disfrazados de enfermedades físicas: se evitaba el uso de la cámara de gas y pasaron a utilizarse inyecciones letales administradas por los médicos de la institución. A partir de abril de 1943 llegaron también niños judíos “mixtos” (con un padre judío): de los 39 niños internados, 34 fueron asesinados con inyecciones letales.

Desde finales de 1944, fueron internados numerosos trabajadores orientales (Ostarbeiter) enfermos de tuberculosis, que fueron también asesinados con inyecciones: 274 hombres, 173 mujeres y 21 niños menores de 15 años (375 soviéticos y 63 polacos).

En total, entre agosto de 1942 y marzo de 1945 fueron transportadas a Hadamar 4.817 personas debido a enfermedades físicas o mentales, de las que 4.422 murieron en ese período, la mayoría por causas no naturales.

Durante el día, los médicos de la institución seleccionaban a los más débiles, enfermos y demás, que eran destinados a ser asesinados, mientras que durante la noche, los guardianes y enfermeras llevaban a cabo las órdenes, administrando sobredosis de medicinas. Hacia 1943, las víctimas de Hadamar incluían a niños medio judíos que estaban a cargo del Estado, trabajadores forzosos con enfermedades como tuberculosis, enfermos mentales parientes de miembros de las SS y soldados heridos. Desde 1942, los cuerpos fueron enterrados en fosas comunes en un cementerio recién construido.

El antiguo hospital mental de Hadamar fue una de las seis instituciones destinadas a aplicar la Aktion T4 en el Reich. El término “T4” se refería a la organización creada en Tiergartenstrasse 4, en Berlín, que el Ministerio del Interior del Reich había creado para llegar a cabo sus ideales “racial-higiénicos”, para el asesinato de enfermos psicológicos, disminuidos psíquicos o físicos, etc.

Las tropas norteamericanas ocuparon Hadamar el 26 de marzo de 1945. El número total de víctimas de la institución, hasta esa fecha, es de 14.494 personas.


La eutanasia, 1939-1945

Entre 1939 y 1945, aproximadamente 300.000 personas de Alemania, Austria, Francia, la Unión Sovitica, y Checoslovaquia, fueron víctimas del programa de eutanasia nacionalsocialista. Estas personas eran enfermas psicológicas, disminuidos físicos o psíquicos, enfermos de tuberculosis, o personas de origen judío. En general, todos aquellos que no se correspondían con la imagen “sana” y “aria” que debía ser útil para participar en la “batalla por la existencia” que mantenía el régimen.

Tras la llegada al poder, los nazis aplicaron a los servicios sociales y asistenciales sus ideales racial-higiénicos. La denominada “salud hereditaria” fue promovida, mientras que las personas enfermas, discapacitadas y consideradas como “extraños a la comunidad” fueron sujetos a discriminación. Las personas que vivían en instituciones mentales o educativas especiales fueron consideradas como una carga económica y, en el uso lingüístico oficial, fueron considerados como “inferiores”, “vidas inútiles”, etc.

Tras la “Ley para la prevención de enfermedades hereditarias” de 1934, aproximadamente 400.000 personas que sufrían de algunas de estas enfermedades (incluyendo también a los niños en centros asistenciales, asociales, criminales y alcohólicos) fueron obligatoriamente esterilizados.

Dentro del sistema creado por el programa de la Aktion T4, se asesinó sistemáticamente a los pacientes de los hospitales mentales y casas de acogida. El estado de emergencia creado por el inicio de la guerra fue utilizado como excusa para los asesinatos que, durante el período de paz, se realizaron bajo un gran secretismo. Las oficinas de la T4 registraron a cualquier persona que pudiese ser considerada como “incapacitada” o “incurable”, y organizaron su asesinato masivo en centros especializados, como Hadamar.

Entre 1940 y 1941, las cifras de víctimas de este proceso, en las diferentes instituciones que se encargaban de poner en práctica la Aktion T4, fueron las siguientes: Grafeneck-Württemberg, 9.839; Brandenburg a.d. Havel, 9.772; Bernburg a.d. Saale, 9.375; Hadamar bei Limburg, 10.072; Hartheim bei Linz, 18.269; Sonnenstein bei Pirna, 13.720.

A partir de la reapertura del proceso de asesinatos, en 1942, el círculo de las víctimas se hizo más extenso: no sólo personas discapacitadas mental o físicamente, sino también personas en estado de confusión tras un ataque aéreo, soldados traumatizados por la guerra, criminales mentales, etc.

Imagen

Memorial de Hadamar
La creación del memorial

En 1953, en el edificio principal de lo que en aquella época era el hospital mental de Hadamar, se inauguró la primera exposición sobre las víctimas de la eutanasia. Desde 1964, el cementerio fue convertido en un memorial, en el que un monumento recuerda a las víctimas.

En 1983, se creó un museo memorial para conmemorar a todas las víctimas de los crímenes de eutanasia nazis en el hospital psiquiátrico de Hadamar. Este memorial incluye el cementerio, las habitaciones originales conservadas y una recién desarrollada exposición sobre el proyecto de eutanasia nazi. También dispone de salas para llevar a cabo seminarios y para la proyección de películas, así como de una librería de referencia.

En 1991 fue inaugurada una nueva exposición sobre los crímenes nazis relacionados con la eutanasia. A partir del año 2002 se puso en marcha el proyecto “lista de víctimas” (Opferliste), que intenta esclarecer el nombre de aquellos que murieron en la institución.

En la actualidad, el memorial de Hadamar consiste en el cementerio, algunas celdas conservadas y la exposición preparada en 1991. En el año 2001 se inauguró un centro educativo y un centro de reunión para jóvenes, en el mismo edificio, que permitía ofrecer seminarios de varios días. El memorial de Hadamar está bajo la supervisión y el mantenimiento de la organización del Estado de Hessen, y en sus archivos se conservan las actas de los pacientes del hospital mental de Hadamar.


La actividad educativa

El memorial ofrece explicaciones médicas y éticas en una extensa biblioteca, pero también a través de diferentes medios, con un archivo de los actos llevados a cabo entre 1933 y 1945, una base de datos sobre las víctimas de la eutanasia y una colección de periódicos referidos al mismo tema.

El memorial ofrece seminarios de diversos días, simposios, conferencias y eventos culturales y conmemorativos. También ofrece programas de estudio de varios días para clases escolares. Además ofrece programas formativos de un día para miembros de diferentes grupos nacionales, formación para profesores en general, de acuerdo con las necesidades de estos sectores profesionales sobre este período histórico.

Todas estas actividades permiten una importante contribución a la discusión de esta parte de la historia alemana, y preparar a los estudiantes para afrontarla en el futuro. El memorial ofrece visitas guiadas, trabajo educativo, acceso al archivo, cooperación con organizaciones internacionales e instituciones educativas, cooperación con otros centros memoriales, relaciones públicas, exposiciones, actos culturales, etc.

Contacto: Gedenkstätte Hadamar
Mönchberg 8
65589 Hadamar
http://www.gedenkstaette-hadamar.de" onclick="window.open(this.href);return false;


Fuentes:
http://es.wikipedia.org/wiki/Aktion_T4
http://www.memoriales.net/topographie/A ... adamar.htm
Imagen
Si alguien os pregunta por qué habéis luchado y muerto en esta guerra, decidles: por las mentiras de nuestros padres.
Rudyard Kipling

Avatar de Usuario
albertoa
Major General
Major General
Mensajes: 5788
Registrado: 04 Abr 2008 00:05
País 2GM: U.S.A
Zona/Región: Normandía. Playa Omaha
Ubicación: España

Mensaje por albertoa » 17 Abr 2008 20:04

Es un excelente documento Durand. Si no me equivoco, los nazis no fueron los únicos, ni los primeros en hacerlo. En EE.UU. y Suecia se hizo algo parecido, sólo que a menor escala.
En cualquier caso, atroz e indigno de seres humanos.

Unidad: 29th Infantry Division (U.S Army)



"Aunque el engaño sea detestable en otras actividades, su empleo en la guerra es laudable y glorioso, y el que vence a un enemigo por medio del engaño merece tantas alabanzas como el que lo logra por la fuerza."
Nicolás Maquiavelo.
Ordre de la Libération (1) British Flying Cross (1) Purple Heart (1) Africa Star (1) Kinshi Kunsho (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (5) Conspicuous Gallantry (3) Commendation Medal (1) Polemikos Stauros (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
archer
Polkóvnik
Polkóvnik
Mensajes: 2720
Registrado: 30 Ago 2007 01:10
País 2GM: Unión Soviética
Zona/Región: Stalingrado
Contactar:

Mensaje por archer » 17 Abr 2008 21:09

Ya sabes albertoa los nazis lo hacian todo a lo grando sobre todo cosas de este tipo por desgracia. :(

Saludos

Unidad: Unidad de Francotiradores del Ejército Rojo


"Un muerto es una tragedia, cientos es una estadística". Iósif Stalin
Ordre de la Libération (1) Distinguished Service Cross (1) Orden Pobeda (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Battle of the Bulge (1) Ostmedaille (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (3) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
tigerwittmann
Oberst
Oberst
Mensajes: 2933
Registrado: 13 Abr 2009 19:28
Zona/Región: En mi Pzkpfw VI Tiger en Villers Bocage
Ubicación: España

LA EUTANASIA EN EL III REICH

Mensaje por tigerwittmann » 08 Jul 2009 22:03

Saludos camaradas.

No es nada agradable hablar de estos temas, pero de vez en cuando y como parte de la II Guerra Mundial lo veo necesario.

Espero que aprendamos todos de estos lamentables hechos y que las "democracias" actuales nunca caigan en estos lamentables hechos y que no dejen que nadie vuelva a repetirlos.

Según Adolf Hitler en Mein Kampf, " el Reich tiene la misión de reunir y preservar la parte más valiosa de los elementos raciales germánicos, por lo tanto sólo se permitirá reproducirse a aquellos que fueran hereditariamente sanos". Por lo tanto el Estado tenía que poner "los medios médicos más modernos al servicio de esta idea".

Según Mein Kampf: "el que no sea sano y meritorio (würdig) ni física ni mentalmente no puede perpetuar su desgracia en el cuerpo de sus hijos".

El 14-7-1933 fué promulgada una ley para "prevenir la descendencia de enfermos hereditarios". Después, a partir de 1935, médicos nazis desarrollaron el llamado programa de eutanasia. Para la realización de este programa fueron asesinados hasta 1941 más de 70.000 "enfermos biológicamente hereditarios", entre ellos numerosos niños. Había "Institutos de Eutanasia" en Hadamar (Hesse), Hartheim en Linz, Grafeneck en Wurttemberg, Brandenburg Havel y Sonnenstein en Pirna.

En Agosto de 1941, Hitler ordenó suspender el "programa de eutanasia" al observar la inquietud entre la población civil al respecto, a la que no se le podían ocultar estos asesinatos en masa.

Los principales responsables de este "programa de eutanasia" fueron el Reichsleiter Philipp Bouhler, el profersor médico de Hitler y Gruppenführer SS Karl Brandt, el Jefe de Sanidad del Reich doctor Leonardo Conti, el Oberführer SS Víktor Brack y el Brigadeführer SS Werner Heyde.

Las muertes por eutanasia prosiguieron después de 1941 de forma no organizada.

Fuentes: Himmler (Peter Padfield) y El III Reich, vol II (Artur Müller y Heinz Huber).


En lugar de ampliar más el tema, me he permitido la licencia de escribir una declaración jurada por una enfermera respecto al tema, considero que es más esclarecedora que todo lo que yo pudiera escribir al respecto.

Declaración jurada de la enfermera P. Kneissler en relación con la práctica de la eutanasia:

En 1939, recibí una citación del Jefe Superior de Policía, ordenándome que el 4 de enero de 1940 me presentara en el Ministerio del Interior, radicado en el edificio de la Casa de Colón. Una vez en este lugar, un señor llamado Blankenburg habló a nuestro grupo, compuesto por 22 o 23 personas. Explicó la necesidad de mantener en secreto el programa de eutanasia y nos informó de que el Führer había elaborado una ley sobre eutanasia, la cual promulgaba por hallarnos en guerra. Colaborar o no en este trabajo quedó a la absoluta voluntad de los asistentes a la reunión. Ninguno de los presentes opuso reparo alguno al programa y Blankenburg nos tomó juramento. Juramos guardar secreto y obediencia y Blankenburg nos advirtió que la violación de este juramento sería castigado con la pena de muerte...

Terminada la reunión, fuimos llevados en un autobús al Palacio Grafeneck, donde nos recibió el director de esta institución, el doctor Schumann. Nuestro trabajo en Grafeneck no comenzó hasta marzo de 1940, pero había personal masculino que llevaba trabajando allí hacía tiempo. Uno de mis cometidos era, junto con el señor Schwenniger, también miembro de la institución, dirigirme a diversos centros y retirar de ellos a sus pacientes para traerlos a Grafeneck. El señor Schwenniger, jefe de nuestro servicio de transportes, llevaba listas nominales de los pacientes que debían ser trasladados... Los pacientes que nos entregaban no eran en modo alguno casos graves; ciertamente eran enfermos mentales, pero muchos de ellos presentaban un aspecto físico saludable. Cada transporte estaba formado por unas setenta personas, y efectuábamos transportes de esta clase casi todos los días... Una vez ingresados los pacientes en Grafeneck, eran alojados en los barracones allí existentes, donde los doctores Schumann y Baumhardt los reconociían someramente a base de cuestionarios. Eran estos dos médicos quienes tenían la última palabra sobre si un paciente debía ser gaseado o no.

Aunque algunos enfermos no fueron llevados a la cámara de gas, en la mayoría de los casos los pacientes eran muertos dentro de las 24 horas siguientes a su llegada. Permanecí casi un año en Grafeneck y, por lo que sé, fueron pocos los pacientes que no fueron llevados a la cámara de gas. En la mayoría de los casos, antes de gasearlos se administraba a los enfermos una inyección de de 2 cc. de morfina y escopolamina. Estas inyecciones eran puestas por el médico. La aplicación del gas era efectuada por determinados hombres escogidos. El doctor Hennecke hizo la disección de algunos cadáveres. En este programa fueron también incluidos niños idiotas de edades comprendidas entre 6 y 13 años.

Después de cerrado Grafeneck, marché a Hadamar, donde estuve hasta 1943. En Hadamar se siguó practicando la misma clase de trabajo, con la diferencia de que, en vez de con el gas, los pacientes eran eliminados con veronal, luminal y morfina-escopolamina. Se daba muerte a unos 75 pacientes al día.

Desde Hadamar fui trasladada a Irrsee de Kaufbeuren, donde proseguí mi trabajo. Dirigía este establecimiento el doctor Valentin Falthauser. Los pacientes eran eliminados tanto mediante inyecciones como también por la ingestión de pastillas.

(Mitscherlich: El imperio del desprecio a la persona, documento núm. 470)



Unidad: Division Großdeutschland
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (2) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Conspicuous Gallantry (2) Commendation Medal (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1) Victoria Cross (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1)

Avatar de Usuario
Bertram
General of the Army
General of the Army
Mensajes: 11792
Registrado: 31 Ago 2007 09:42
País 2GM: Reino Unido
Zona/Región: Norte de África
Ubicación: España
Contactar:

Re: Aktion T4

Mensaje por Bertram » 08 Jul 2009 22:36

No deja de sorprenderme y escandalizarme este tipo de testimonios. No se en que contexto o cual era el propósito de la declaración jurada, pero está claro que denota frialdad en todas y cada una de las palabras que dijo, la frase que parece estar queriendo decir: había que hacerlo y se hizo.

Sin duda son temas que no gustan leer, pero hay que hacerlo y hay que publicarlos y ampliarlos, que la memoria colectiva nunca olvide.
Distinguished Service (1) Mannerheim-risti (1) British Flying Cross (1) Navy Medal of Honor (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (6) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Victoria Cross (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1) Laureada de San Fernando (1) George Cross (1)

Avatar de Usuario
tigerwittmann
Oberst
Oberst
Mensajes: 2933
Registrado: 13 Abr 2009 19:28
Zona/Región: En mi Pzkpfw VI Tiger en Villers Bocage
Ubicación: España

Re: Aktion T4

Mensaje por tigerwittmann » 08 Jul 2009 22:47

Saludos.

Gracias camarada por recolocar lo escrito por mi en Aktion T4. No sabía de lo que iba.
Gracias y disculpas.



Unidad: Division Großdeutschland
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (2) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Conspicuous Gallantry (2) Commendation Medal (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1) Victoria Cross (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1)

Avatar de Usuario
Bertram
General of the Army
General of the Army
Mensajes: 11792
Registrado: 31 Ago 2007 09:42
País 2GM: Reino Unido
Zona/Región: Norte de África
Ubicación: España
Contactar:

Re: Aktion T4

Mensaje por Bertram » 08 Jul 2009 22:48

Disculpas ninguna tiger, has enriquecido y revivido el tema
Distinguished Service (1) Mannerheim-risti (1) British Flying Cross (1) Navy Medal of Honor (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (6) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Victoria Cross (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1) Laureada de San Fernando (1) George Cross (1)

Sven Hassel
Oberstleutnant
Oberstleutnant
Mensajes: 2339
Registrado: 15 May 2009 10:44
Zona/Región: Brindando con Schnapss junto a Lily Marleen

Re: Aktion T4

Mensaje por Sven Hassel » 09 Jul 2009 11:07

-La verdad es que siento escalofríos. cry
-"Donec eris felix, multos numerabis amicos"...

Avatar de Usuario
albertoa
Major General
Major General
Mensajes: 5788
Registrado: 04 Abr 2008 00:05
País 2GM: U.S.A
Zona/Región: Normandía. Playa Omaha
Ubicación: España

Re: Aktion T4

Mensaje por albertoa » 12 Jul 2009 23:09

Muy buena ampliación Tiger Wittmann!!

Asquerosamente espeluznante.

Saludos.

Unidad: 29th Infantry Division (U.S Army)



"Aunque el engaño sea detestable en otras actividades, su empleo en la guerra es laudable y glorioso, y el que vence a un enemigo por medio del engaño merece tantas alabanzas como el que lo logra por la fuerza."
Nicolás Maquiavelo.
Ordre de la Libération (1) British Flying Cross (1) Purple Heart (1) Africa Star (1) Kinshi Kunsho (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (5) Conspicuous Gallantry (3) Commendation Medal (1) Polemikos Stauros (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1)

Responder