IBM y el Holocausto

Descripción: La alianza de IBM con la Alemania nazi, comenzó en 1933 apenas Hitler subió al poder y continuó hasta bien entrada la Segunda Guerra Mundial.

Etiquetas del tema: IBM

Estudios de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: Erwin Rommel, abhang

Responder
Avatar de Usuario
Basilon
Sargento
Sargento
Mensajes: 291
Registrado: 26 06 2012 10:35

IBM y el Holocausto

Mensaje por Basilon » 19 09 2012 00:24

IBM y el holocausto

Les traigo una de las historias más polémicas en los Estados Unidos. Dicen que hasta en las mejores familias se tienen historias que no son de lo más halagadoras. Las empresas del mundo de la tecnología no son ajenas a esta situación y como ejemplo se tiene la ampliamente documentada relación que tuvo la empresa IBM con los nazis.

Portada del libro IBM y el Holocausto de Edwin BlackPortada del libro "IBM y el Holocausto" de Edwin Black


  1. Introducción
  2. Breve historia de IBM
  3. La tarjeta perforada
  4. IBM al servicio del Tercer Reich
  5. Conclusiones
  6. Bibliografía



1. Introducción
La alianza de IBM con la Alemania nazi, comenzó en 1933 apenas Hitler subió al poder y continuó hasta bien entrada la Segunda Guerra Mundial.

Cuando el Tercer Reich se embarcó en su plan de conquista y genocidio, IBM y sus subsidiarias ayudaron a crear tecnologías que posibilitaron programas de identificación y clasificación desconocidos hasta ese momento.

Sólo después de haber identificado a los judíos -una tarea monumental y compleja que Hitler quería terminada de inmediato-, se podía lograr una eficiente confiscación de bienes, reclusión en guetos, deportación, explotación laboral y, en última instancia, aniquilación. Era un trabajo de cruce de datos y un desafío de organización tan colosal que exigía una computadora. Por supuesto, en los años 30, las computadoras no existían.

Pero la tecnología de las tarjetas perforadas de Hollerith sí existía. Con la ayuda de estos sistemas adaptados a la medida de sus necesidades, Hitler pudo automatizar la persecución de los judíos. Los historiadores han manifestado siempre su sorpresa ante la velocidad y la precisión con que los nazis fueron capaces de identificar y localizar a los judíos europeos. El hecho es que se usó la tecnología de IBM para organizar desde la identificación de los judíos a través de censos, registros y programas de rastreo de antepasados, hasta el manejo de los ferrocarriles y la organización del trabajo de esclavos en los campos de concentración.

IBM y su subsidiaria alemana diseñaron uno a uno los complejos procedimientos, anticipándose a las necesidades del Reich. IBM no se limitó a vender las máquinas, sino que facilitó una amplia colaboración y ayuda técnica, convirtiéndose en el único proveedor de los millones de tarjetas perforadas que Hitler necesitaba.

Se tratará de ver los acuerdo que IBM tuvo con el Tercer Reich: los acuerdos orales, las cartas sin fecha y los intermediarios en Ginebra: todo lo que se llevó a cabo mientras los periódicos llenaban sus páginas con historias de persecución y destrucción.



2. Breve historia de IBM
Para las nuevas generaciones quizás el nombre de IBM no les diga mucho, es posible que lo asocien con una compañía del sector de las TI (tecnologías de la información) que entre otras cosas se dedica a sacar cientos o miles de patentes cada año. Pero los que conozcan un poco más podrán decirles que esta gran empresa creó el precursor de las PCs modernas, contribuyó con el poder computacional detrás de las misiones espaciales Apollo, instrumentó un sistema que se convertiría en el código de barras universal, inventó las bases de datos relacionales, las memorias DRAM, la geometría fractal y muchas otras cosas que han servido para avanzar en nuestro entendimiento del universo, generar avances tecnológicos y mejorar nuestra calidad de vida.
IBM se constituye como Computing Tabulating Recording Co. C-T-R en Nueva York, el 16 de junio de 1911, por la unión de cuatro compañías que fabricaban máquinas tabuladoras, tarjetas perforadas, balanzas comerciales y equipos de medición del tiempoIBM se constituye como Computing Tabulating Recording Co. (C-T-R) en Nueva York, el 16 de junio de 1911, por la unión de cuatro compañías que fabricaban máquinas tabuladoras, tarjetas perforadas, balanzas comerciales y equipos de medición del tiempo
Aunque las siglas IBM se asocian con las TI, hay que recordar que estas significan International Business Machines y que la empresa fue creada en la década de 1880, mucho tiempo antes de que se inventaran las primeras computadoras. De hecho el primer nombre de la empresa fue CTR (Computing Tabulating Recording) y fue el resultado de la fusión de cuatro empresas que se dedicaban a actividades que iban desde la fabricación de cortadoras automáticas de carne y moledoras de granos de café, hasta sistemas para verificación de jornadas laborales y otros sistemas que resultarían importantes para el desarrollo de las computadoras: los sistemas de manejo de información mediante tarjetas perforadas. Esto último fue la aportación de una de las cuatro empresas que conformaron CTR, llamada la Tabulating Machine Company, fundada por Herman Hollerith.
El 14 de febrero de 1924 se hace efectivo el cambio de nombre de la compañía CTR Co. a International Business Machines Co. IBM, ya bajo el mando de Thomas Watson, el directivo que haría de la empresa un giganteEl 14 de febrero de 1924 se hace efectivo el cambio de nombre de la compañía CTR Co. a International Business Machines Co. (IBM), ya bajo el mando de Thomas Watson, el directivo que haría de la empresa un gigante



3. La tarjeta perforada

Tarjeta perforada de IBM, año 1933. Las primeras tarjetas usadas por Hollerith tenían el tamaño de un billete de dólar para poder usar las cajas adaptadas a ese formato y así ahorrar costesTarjeta perforada de IBM, año 1933. Las primeras tarjetas usadas por Hollerith tenían el tamaño de un billete de dólar para poder usar las cajas adaptadas a ese formato y así ahorrar costes
La tecnología de tarjeta perforada se remonta a 1884. Herman Hollerith, un ingeniero germano-norteamericano de 20 años, creó un dispositivo para almacenar datos en tarjetas por medio de una serie de perforaciones, cada una de las cuales representaba un dato distinto, tales como edad, educación, domicilio y religión. Las tarjetas se ingresaban luego a una máquina, que cruzaba toda la información.

Las máquinas de Hollerith fueron la tecnología de información más sofisticada antes del advenimiento de la era de la computación. A partir de mediados de la década de 1920, las tarjetas perforadas fueron el principal vehículo de la expansión de IBM en todo el mundo. IBM patentó la tecnología, con lo que la empresa podía alquilar máquinas a sus clientes y al mismo tiempo ejercer un estricto control sobre la provisión de tarjetas perforadas.

De hecho, la tecnología tabuladora mediante tarjetas perforadas de Hollerith resultó primordial durante el censo de 1890 en los Estados Unidos, pues permitió reducir a tan solo 2 años un proceso que usualmente duraba una década; además permitió al gobierno de ese país un ahorro de aproximadamente 5 millones de dólares, los cuales para la época eran un monto muy considerable. Después de esto, la tecnología de Hollerith se convirtió en el estándar de la industria para captura y manejo de datos durante los siguientes 70 años.
La tecnología de tarjetas perforadas de IBM ayudó a hacer frente a proyectos de gran envergadura como la creación del censo de los EEUU, cuyas necesidades llevaron a Herman Hollerith a inventar la máquina tabuladora y fundar en 1896 la Tabulating Machine Company, una de las compañías que se unieron para formar IBMLa tecnología de tarjetas perforadas de IBM ayudó a hacer frente a proyectos de gran envergadura como la creación del censo de los EEUU, cuyas necesidades llevaron a Herman Hollerith a inventar la máquina tabuladora y fundar en 1896 la Tabulating Machine Company, una de las compañías que se unieron para formar IBM
La tecnología de tarjetas perforadas de IBM ayudó a hacer frente a proyectos de gran envergadura como la creación del censo de los EEUU, cuyas necesidades llevaron a Herman Hollerith a inventar la máquina tabuladora y fundar en 1896 la Tabulating Machine Company, una de las compañías que se unieron para formar IBM.



4. IBM al servicio del Tercer Reich
Thomas J. Watson, el CEO de IBM, aceptó en junio de 1937 una distinción que se volvería en su contra: una medalla que Adolf Hitler creó para extranjeros "que demostraron ser dignos del Reich alemán". Rebosante de esvásticas y águilas, la medalla confirmaba la contribución de IBM a la automatización de la Alemania nazi.
La foto más polémicas de Thomas J. Watson, arriba a la derecha, junto con el Tercer ReichLa foto más polémicas de Thomas J. Watson (arriba a la derecha) junto con el Tercer Reich
En aquel momento, Alemania era el segundo cliente de IBM después de EE.UU. Los historiadores ya documentaron cómo la tarjeta perforada de IBM, precursora de las computadoras, desempeñó un papel importante en áreas que iban desde la puntualidad de los trenes alemanes hasta el programa de rearme de Hitler, pasando por los datos de censos, que constituían un elemento clave para la política racista nazi.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, en 1939, IBM ya entregaba a la Alemania nazi más de mil millones de tarjetas perforadas por año. La tecnología de la empresa IBM contribuyó a facilitar el Holocausto al permitir que Hitler automatizara la persecución a los judíos mediante la creación de listas de grupos destinados a la deportación a campos de exterminio.
Las primeras máquinas de escribir eléctricas comenzaron a comercializarse en la década de los años 30. En la imagen, una máquina de escribir eléctrica de IBM, de 1935. Las precursoras de los actuales teclados eran mucho más pesadas e incómodas, pero tenían un inequívoco encantoLas primeras máquinas de escribir eléctricas comenzaron a comercializarse en la década de los años 30. En la imagen, una máquina de escribir eléctrica de IBM, de 1935. Las precursoras de los actuales teclados eran mucho más pesadas e incómodas, pero tenían un inequívoco encanto
De acuerdo con la política de IBM, de nunca vender sus productos, los nazis alquilaron miles de perforadoras, tabuladores, ordenadores, alfabetizadores, comparadores, es decir todas las herramientas necesarias para manejo de bases de datos. La compañía Alemana que controlaba los dispositivos fue la Dehomag, subsidiaria de IBM.

Como todos los productos IBM fueron diseñados acorde a las necesidades de sus clientes, para Alemania, incluía censos conducidos por los nazis mismos en Alemania y en territorios ocupados como Austria y Checoslovaquia. Los censos identificaban a los judíos. Además se hacían esquemas de funcionamiento de trenes para llevar judíos a los campos de concentración. Por ese motivo, se dice, "fue colocada esa tecnología a disposición del programa de Hitler de destrucción y dominación territorial.”
Tarjeta de IBM para las SSTarjeta de IBM para las SS
Las relaciones amistosas entre IBM y la Alemania nazi se deterioraron desde junio de 1940, cuando Watson le devolvió a Hitler su medalla con la explicación de que ya no podía seguir apoyando "la política de su gobierno". Al año siguiente, Watson perdió el control de la subsidiaria alemana de IBM, la Dehomag, que pasó a manos de Heidinger, del partido nazi.

Después de que IBM perdiera el control sobre las operaciones en Alemania en 1941 y Watson devolviera su medalla, la misma tecnología se siguió usando en Auschwitz y otros campos nazis a los efectos de registrar los ingresos y hacer un seguimiento de los trabajos forzados.

"La tecnología de IBM contribuyó a que las cifras del Holocausto alcanzaron niveles verdaderamente fantásticos", argumenta Edwin Black, ex periodista e hijo de sobrevivientes del Holocausto. Black pasó tres años analizando la participación de IBM en la Alemania nazi para escribir su libro, "IBM y el Holocausto". "El Holocausto habría tenido lugar con o sin IBM, pero el Holocausto tal como lo conocemos, el Holocausto de las cifras impresionantes, es el Holocausto de la tecnología IBM. Permitió a los nazis trabajar en otra escala, con más velocidad y eficiencia".

Las conclusiones de Black dieron lugar a un acalorado debate entre especialistas en el Holocausto. Algunos historiadores avalan la tesis de Black de que IBM y su subsidiaria alemana desempeñaron un papel importante en la persecución nazi. Otros, en cambio, insisten en que la tecnología IBM no tuvo mucho que ver con el Holocausto.

Carol Makovic, ex portavoz de IBM, señaló que a la empresa le resulta difícil hacer declaraciones respecto del libro de Black ya que no tuvo acceso al mismo antes de su publicación. Agregó que IBM está dispuesta a colaborar con investigadores independientes y que depositó archivos importantes en la Universidad de Nueva York y la Universidad Hohenheim de Stuttgart, Alemania. Señala que la documentación sobre las actividades de la compañía en la Alemania nazi es "incompleta y de ninguna manera concluyente". "Claro que IBM considera que el régimen nazi fue algo lamentable", afirmó.

La afirmación más controvertida del libro de Black es que la tecnología de tarjeta perforada de IBM se usó para generar listas de judíos y otras víctimas a las que luego se deportaba. Si bien no hay duda de que IBM de Nueva York permitió la utilización de su tecnología en operaciones de censo nazis, entre ellas los de 1933 y 1939, lo que se debate es la utilidad que tuvieron en la localización de personas.

También es claro decir que, si bien no hay pruebas de que IBM supiera que las máquinas de Hollerith se utilizaban en lugares como Auschwitz, Black sostiene que la empresa lucró con las actividades de su subsidiaria Dehomag.

Esto hace a Watson y a sus mayores asociados sólo levemente menos culpable de los crímenes de guerra que condujeron los nazis. Black estima a IBM culpable no sólo de que los mayores bancos atesoraran el dinero de las víctimas y sus joyas también, sin que compañías como la I. G. Farben y Daimler-Benz, utilizaran esclavos de los campos de concentración.
La máquina Hollerith y Thomas WatsonLa máquina Hollerith y Thomas Watson
The New York Times publicó muchas historias acerca de la horrenda situación en incremento de los judíos europeos. Los lectores regulares en New York incluido Watson pudieron presumir las últimas intenciones de Hitler.

Irónicamente, las investigaciones de Black socavaron la censura del periódico, muchos historiadores, reclamaban que esto minimizaba deliberadamente el Holocausto debido a que los propietarios judíos no deseaban aparecer excesivamente interesados en asuntos de judíos.

Esta repulsiva conducta de negocios aun así, no hizo cambiar la política de Watson, quien continuó manejando ese negocio. IBM controlaba todavía Dehomag cuando la Segunda Guerra comenzó. Ciertamente, Black reconoce no haber hallado pistolas humeantes para probar que Watson conoció profundamente a los Nazis y el uso final que hacían de la tecnología que él les proporcionaba. Más bien Watson esgrime relaciones comerciales con los Nazis, simples tratos por dinero.

La gran debilidad del libro de Black, es la exageración de la importancia de las máquinas perforadoras. Además también dice que todas las operaciones homicidas nazis estaban automatizadas. Black concede que la obsesión de los Nazis de exterminar judíos, los habría conducido a concretar sus visiones aun cuando las tarjetas perforadas no hubieran existido.

El Holocausto, "a menudo procedía con simples balas, marchas de la muerte y masacres basadas en papel y lápiz". ¿Les cabría entonces igual responsabilidad a los fabricantes de balas, lápiz y papel?

Igualmente, Black minimiza la ineficiencia de muchos procederes nazis tales como demorar muchos trenes cargados de judíos en ruta a los campos de concentración. Los ghettos Polacos, su exterminio y las brigadas de exterminio por ejemplo nunca usaron maquinas perforadoras de tarjetas. Las SS y la oficina de inmigración solo la dispusieron en 1943.

Uno de los esfuerzos más notables de Black para probar el rol de las máquinas perforadoras irónicamente demuestra la falacia de su noción que la tecnología forma la sociedad y la cultura. Los historiadores rechazan esto en favor de una interrelación entre ambas. Black argumenta que, debido a que la "bien entrenada infraestructura Hollerith" en las áreas ocupadas por países Bajos dirigidas por el entusiasta pero no nazis llamado Jacobus Lentz, un 73% de los judíos fueron asesinados. Por contraste, el hecho de que solo el 25% de los judíos que vivían en la Francia ocupada fueron asesinados se debió, según Black insiste, a tener menos avanzada la "Hollerith infrastructure" que fue luego saboteada por la resistencia del héroe René Carmille.

Esta comparación poco profunda está socavada por la descripción de Black sobre las diferencias entre los países en la concepción de la identidad nacional y su grado de homogeneidad geográfica, demográfica, religiosa y étnica.

Las tasas de homicidios contrastan más por las diferencias no tecnológicas tales como el nazismo y su actitud predatoria más que por las "Hollerith infrastructures".

IBM y el Holocausto illumina un comienzo, en la era pre informática. Black exagera que la edad de la información nació en Berlín, más que en Sillicon Valley.



5. Conclusiones
Este episodio tan controversial en la historia de IBM da pie para muchas reflexiones. Una de ellas tiene que ver con el papel de las TI en nuestra sociedad; como se ha dicho muchas veces, las tecnologías son neutras y su uso depende de los usuarios de las mismas. Otra reflexión tiene que ver con el papel de las corporaciones en nuestra sociedad y si éstas deberían ser legalmente responsables de sus acciones, como personas morales, de la misma forma en que lo somos las personas físicas. Una reflexión más (que no la última, pues el tema da para muchas) tiene que ver con las consecuencias de recibir educación tecnológica que no vaya acompañada por una educación humanística donde se cultiven valores morales y cívicos.



6. Bibliografía
Libros: IBM y el Holocausto - de Edwin Black.

Periódico: Clarín - Los nazis usaron tecnología de IBM en el Holocausto - 13 de Febrero de 2001.

Páginas web:
http://www.eveliux.com
http://www.alfinal.com

Imágenes: Google imágenes
http://www.eveliux.com
http://www.alfinal.com

Avatar de Usuario
Omar
Солдат - Freiwilliger
Солдат - Freiwilliger
Mensajes: 13
Registrado: 08 07 2012 03:03
País 2GM: URSS
Zona/Región: Stalingrado

Re: IBM y el holocausto

Mensaje por Omar » 22 09 2012 16:28

Como bien lo dicen en la conclusión, no es más culpable el que construye el carro del maestro que nos enseñe ciencias, es otro tipo y grado de culpabilidad el del tipo que usa ese vehículo para atropellar a sus semejantes. Que IBM se benefició en el proceso teniendo la sospecha o certeza de su uso, lamentablemente es un proceder habitual de las empresas gringas por el que nunca son procesadas.

Avatar de Usuario
Capitan Alatriste
Caporale
Caporale
Mensajes: 97
Registrado: 14 06 2012 05:01

Re: IBM y el holocausto

Mensaje por Capitan Alatriste » 24 09 2012 00:52

Es un libro excelente, que demuestra que a las empresas multinacionales sólo le interesa hacer negocios. Saludos
Unidad: 1ª Divisione Alpina Taurinense

Avatar de Usuario
LewisNixon
Master Sergeant
Master Sergeant
Mensajes: 776
Registrado: 05 07 2013 21:40
País 2GM: USA
Zona/Región: Europa
Ubicación: Valparaíso, Chile

Re: IBM y el holocausto

Mensaje por LewisNixon » 20 08 2014 22:31

Excelente documento informativo.
Gracias camarada Basilon.

saludos.

Unidad: 101st Airborne Division 'Screaming Eagles'
Onderscheidingsteken voor langdurige (1) División Española de Voluntarios en Rusia 1943 (1)

Avatar de Usuario
Panzer VI Tiger
Panzerschütze
Panzerschütze
Mensajes: 12
Registrado: 11 08 2014 06:57
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Batalla de las Ardenas

Re: IBM y el holocausto

Mensaje por Panzer VI Tiger » 23 08 2014 06:04

Interesante,cuando pueda lo leo con mas detenimiento

saladino
Soldado
Soldado
Mensajes: 1
Registrado: 11 12 2014 11:40

Re: IBM y el holocausto

Mensaje por saladino » 11 12 2014 11:47

Me ha parecido muy interesante y creo que la gran mayoría de las grandes empresas, aún a sabiendas de lo que ocurría con sus artículos, únicamente veían el gran beneficio que ésto les podía aportar, eran y son totalmente insensibles a la desgracia humana.

Magnífico artículo, gracias.

Responder