Encuentro en el Elba entre soviéticos y estadounidenses

Descripción: El Tercer Reich se derrumba. En las afueras de un pueblecito a orillas del Elba, tropas estadounidenses y soviéticas efectúan los primeros contactos.

Etiquetas del tema: Encuentro en el Elba

Estudios de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: Erwin Rommel, abhang

Responder
Avatar de Usuario
guscano
Colonel
Colonel
Mensajes: 3175
Registrado: 30 07 2009 22:40
Zona/Región: Bosque Hürtgen

Encuentro en el Elba entre soviéticos y estadounidenses

Mensaje por guscano » 13 03 2011 00:10

Encuentro en el Elba


Alemania, abril de 1945. El Tercer Reich se derrumba. En las afueras de un pueblecito a orillas del Elba, tropas estadounidenses y soviéticas efectúan los primeros contactos entre los aliados del este y el oeste, terminando de cerrar el cerco a Alemania.

En enero de 1945, tras recomponer las líneas perdidas en la batalla de las Ardenas, los británicos, estadounidenses y franceses renovaron los ataques hacia el este, a través de Francia y Holanda. Por el este, los soviéticos atacaban hacia el oeste en dirección a Berlín. En el este, los soviéticos lucharon con fiereza, logrando destruir a las fuerzas alemanas en Pomerania y haciéndolas retroceder hasta la orilla occidental del Oder. Las divisiones del tercer frente bielorruso se acercaron hasta Konigsberg y acabaron con la amenaza alemana a lo largo del mar báltico. Más al sur, el Ejército Rojo limpió la ciudad fortificada de Breslau mientras que el cuarto frente ucraniano terminaba por vencer al grupo de ejércitos del centro a pesar de la fuerte resistencia.

Mientras ocurrían estas feroces luchas en el este en los meses de febrero, marzo y abril, en el oeste el General Eisenhower ordenaba a sus generales (Montgomery en el norte y Bradley en el centro) que atacaran y establecieran cabezas de puente en la orilla oriental del Rin. Su idea inicial contemplaba efectuar una gran operación en el norte del Rin comandada por el General Montgomery y su 21 grupo de ejércitos. A la vez, el Primer ejército atacaría al sur del río Ruhr. Si el plan tenía éxito, se formaría un gran movimiento de pinza que envolvería la zona industrial del Ruhr y la neutralizaría. Tras su captura, el plan contemplaba un gran empuje por las planicies del norte de Alemania hasta llegar a Berlín. El 6º y 12º ejércitos avanzarían en paralelo para mantener la iniciativa y conseguir tener a los alemanes a contrapié.

Sin embargo, a finales de marzo los acontecimientos obligaron a Eisenhower a reajustar el plan. Por un lado, recientes informes indicaban que los soviéticos se encontraban a menos de 50 kilómetros de Berlín. Con los aliados occidentales a casi 500 kilómetros de la capital del Reich y todavía en la orilla occidental del Rin, quedaba claro que las tropas soviéticas tomarían Berlín mucho antes que los aliados occidentales. Por otro lado, a pesar de la importancia de la zona industrial del Ruhr, el servicio de inteligencia informó que debido a los constantes bombardeos, las industrias se estaban estableciendo más al sur, dando por tanto más importancia a esa zona para posibles ofensivas. Otro evento que resultó en su momento muy discutido fue el célebre “reducto nacional”. Se temía que las tropas y mandos nazis más fanáticos estuvieran acumulando pertrechos, comida y municiones para crear un último foco de resistencia al avance aliado en las montañas del sur de Alemania y norte de Austria. Si este supuesto reducto aguantaba el tiempo suficiente, Ike era consciente que los posibles desacuerdos que ya se estaban manifestando entre los aliados del este y el oeste, podrían hacer que se firmara una paz pactada, algo que no podía tolerar. En realidad, para el momento del cruce del Rin, la capacidad de la Wehrmacht se encontraba tan mermada que a duras penas podían sostener los frentes en los que luchaban y mucho menos distraer tropas y material para una operación de esa envergadura.

Pero quizás el motivo mas claro para decidirse por un ataque mas al sur tuvo que ver más con una acción de los estadounidenses que con la de los alemanes. Mientras Montgomery, con su habitual cautela, se encontraba preparando el cruce del Rin, los estadounidenses mostraban el tipo de agresividad que Ike quería ver. El 7 de marzo elementos de la 9ª División Blindada estadounidense capturaron intacto el puente Ludendorff sobre el Rin, en la ciudad de Remagen. Inmediatamente aprovecharon la oportunidad para expandir la cabeza de puente hacia el este. Más al sur en la región del Sarre-Palatinado, el 3er ejército de Patton golpeó duramente al 7º ejército alemán. Luego, junto con el 7º ejercito, casi borró del mapa al 1er ejército alemán. En cinco días de fieros combates, Patton había eliminado toda resistencia al oeste del Rin.

La toma del puente Ludendorff en Remagen aceleró el cerco a Alemania y precipitó el encuentro entre los aliados del este y el oesteLa toma del puente Ludendorff en Remagen aceleró el cerco a Alemania y precipitó el encuentro entre los aliados del este y el oeste

El día 19 de Marzo, Eisenhower ordenó a Bradley preparar al primer ejército estadounidense para efectuar un empuje desde la cabeza de puente de Remagen, dando a la vez a Patton, ansioso de superar a Montgomery, el permiso para establecer en su zona una cabeza de puente en la orilla oriental del Rin. Era lo que Patton había estado esperando. Creía que si sus fuerzas atacaban con suficiente empuje, Eisenhower daría prioridad al 12º ejército de Bradley sobre el del norte encargado a Montgomery.

A primeros de abril, los planes se desarrollaban de acuerdo a lo planificado por el mando aliado. Todos los ejércitos se encontraban sólidamente posicionados al este del Rin, incluyendo el primer ejército canadiense al norte y el primer ejército francés al sur, que había cruzado el río entre las ciudades de Germersheim y Speyer. Con cada uno de estos empujes aliados desde el oeste, la capacidad del ejército alemán se iba deteriorando a un ritmo acelerado. El 28 de Marzo, Eisenhower anunció su decisión de ajustar una vez más los planes para la nueva ofensiva. Una vez rodeado el Ruhr, transfirió el 9º ejército, que estaba asignado al 21 grupo de ejércitos, al 12º grupo de ejércitos, comandado por el General Bradley. Así, el empuje principal se le asignó a este General, relegando a Montgomery asegurar el flanco norte de Bradley y al 6º ejército de Devers a asegurar el flanco sur. Además, anunció que el objetivo ya no era Berlín, sino Leipzig. A orillas del Elba encontrarían a las fuerzas soviéticas y dividirían a las restantes fuerzas alemanas en dos. Tanto el gobierno británico como los jefes del Estado Mayor se oponían al plan. A pesar de la proximidad de los soviéticos a Berlín, consideraban esta ciudad como objetivo prioritario, si no militar, al menos político. Eisenhower defendió con vehemencia su plan, indicando que su actuación acabaría rápida y fulminantemente la guerra. Debido a que las zonas de ocupación ya se habían establecido en la reunión de Yalta, el argumento político no se sostenía. Además, contaba con un informe de las probables bajas que sus tropas sufrirían en la toma de la capital del Reich que indicaba unas cifras por las que no valía la pena luchar para luego tener que entregar el territorio a los soviéticos. Si los jefes políticos le ordenaba tomar Berlín, lo haría , de lo contrario se centraría en aquellos objetivos que aceleraran la derrota de Alemania. Tras agrias discusiones se aprobó el plan de Eisenhower, dejando a los soviéticos el “privilegio”de tomar Berlín.

Elementos de la 2ª División Blindada estadounidense, en una clara demostración de su capacidad para tomar Berlín, se acercaron de una forma fulminante a orillas del Elba al sur de Magdeburgo, a solo 60 Km. de la capital alemana. El día 12 de abril, elementos del 12º ejército alcanzaron también el río, asegurando ambas orillas. Eisenhower les ordenó detenerse; definitivamente, Berlín no se tomaría. En el centro, el 1er ejército del General Hodges se encontró en su avance con la oposición mas fuerte por parte de los alemanes. Estos habían situaron un cinturón de baterías anticarro atacando a las fuerzas estadounidenses con furia. A pesar de la oposición, Leipzig cayó el día 20 de abril. En los días sucesivos las fuerzas del primer ejército fueron llegando al río Elba, estableciendo sólidas posiciones en la orilla occidental.


El encuentro

En la conferencia de Yalta, mientras los dirigentes aliados discutían sobre el reparto de la zonas de ocupación de la Alemania de la posguerra, los militares se ponían de acuerdo sobre cómo hacer para que el inevitable encuentro entre los aliados que atacaban desde el este y el oeste no causaran bajas por fuego amigo. Acordaron, entre otras cosas, establecer las zonas en las que los ejércitos se deberían detener. Para el 12 grupo de ejércitos, que incluía la 69 División de Infantería, la línea se estableció en el curso del río Mulde. Asimismo se estipuló un sistema de señales que las patrullas debían intercambiar para identificarse una vez que obtuvieran contacto visual. Estas señales consistían en el lanzamiento mutuo de bengalas (rojas para los soviéticos y verdes para los estadounidenses).

La 69 división de infantería aseguró la orilla occidental del Mulde el el 23 de abril, deteniéndose a la espera de órdenes. Los comandantes de los batallones, sabiendo que los soviéticos tenían marcado el Elba como límite de avance, deseaban explorar la zona de 30 Km. de largo que se extendía entre el Mulde y el Elba. De esa manera podrían conocer las fuerzas alemanas frente a ellos. Ante su insistencia en mandar patrullas de reconocimiento, el General Reinhardt, comandante de la división, autorizó el envío de patrullas con la condición de no ir mas allá de 8 Km. al este del Mulde. A pesar de las órdenes recibidas, estos jóvenes comandantes, ansiosos de continuar hacia el este y teniendo presente que el encuentro con tropas soviéticas constituiría un hecho que formaría parte de la historia, enviaron patrullas cada vez más al este de los 8 Km. autorizados.

El encuentro se produjo finalmente el 25 de abril. Torgau pasó a la historia por ser el pueblo en el que ocurrió el primer encuentro entre aliados. De él conocemos las fotos de los abrazos y apretones de mano, los solemnes encuentros entre los comandantes de División, los soldados estadounidenses y soviéticos brindando y bailando en una gran fiesta. Sin embargo, el auténtico primer encuentro tuvo lugar unas horas antes en otro pequeño pueblo, Leckwitz, también a orillas del Elba.

A primera hora de la mañana del 25 de abril, una patrulla de jeeps liderada por el Teniente Albert L. Kotzebue partió del campamento de la 69 División de Infantería rumbo al Elba. Atravesaron con precaución varios pueblos pequeños en la orilla occidental del caudaloso río sin fiarse demasiado de las banderas blancas que colgaban de todas sus ventanas. No habría sido la primera vez que algunos fanáticos habitantes les atacaran a pesar de los evidentes signos de rendición. Cualquier curva, esquina o ventana podía ocultar un rifle apuntando o una granada a punto de ser lanzada. Aunque estas acciones eran improvisadas y no solían interrumpir el avance, a estas alturas de la guerra y ante el inminente final de las hostilidades los soldados se mostraban muy precavidos y no corrían riesgos innecesarios. Su táctica era sencilla: si al acercarse o entrar a los pueblos se topaban con la mínima resistencia, llamaban a la artillería o a los carros de combate y reducían el pueblo a cenizas. Cuando los habitantes mostraban voluntad de rendirse, el pueblo era respetado.

Los habitantes de este pueblo han desplegado banderas  blancas en los balcones y ventanas para evitar su destrucción totalLos habitantes de este pueblo han desplegado banderas blancas en los balcones y ventanas para evitar su destrucción total

Con ese estado de ánimo, la patrulla de 27 hombres y 6 jeeps se acercó al pequeño pueblo de Leckwitz. Kotzebue se bajó de su vehículo y recorrió a pié las estrechas calles con el arma preparada. De pronto reparó en un extraño soldado a caballo que fijó su mirada en él y se acercó con tranquilidad. ¡Era soviético! Eran las 11:30 de la mañana del 25 de abril. Uno de los componentes de la patrulla que hablaba ruso preguntó al jinete por la localización de su unidad, recibiendo un lacónico “sobre el Elba” mientras mostraba con su dedo extendido la dirección a los curiosos soldados estadounidenses.

Tropas estadounidenses de la 69ª División de Infantería rodean a soldados soviéticos a caballo. Los soviéticos seguían utilizando extensivamente tracción animal incluso en periodos tan avanzados de la guerraTropas estadounidenses de la 69ª División de Infantería rodean a soldados soviéticos a caballo. Los soviéticos seguían utilizando extensivamente tracción animal incluso en periodos tan avanzados de la guerra

Inmediatamente reemprendieron la marcha llegando poco después al pueblo de Strehla. A orillas del Elba el Teniente observó a través de sus gemelos a un grupo de soldados soviéticos haciéndoles señas y gritando “amerikanski” a todo pulmón. Siguiendo sus indicaciones, Kotzebue y algunos de sus hombres cruzaron el Elba con unos pequeños botes que encontraron en la orilla. Les recibieron soldados del primer frente ucraniano del Mariscal Koniev. Su jefe, el Teniente coronel Gardiev, comandante del 175 regimiento de la 58 división de la Guardia, esperó a Kotzebue y después de un caluroso intercambio de saludos les indicó un lugar más al sur donde podrían cruzar los jeeps de la patrulla con una barcaza. Tras cruzar, los soldados rodearon rápidamente a los jeeps y entre excitados y curiosos, intercambiaron raciones y regalos con los sorprendidos G.I. Sin cámaras ni corresponsales, se produjo una sincera confraternización, sin percatarse que estaban escribiendo la historia.
Imagen del teniente Kotzebue, el segundo por la izquierda, con algunos miembros de la patrulla que tuvo el primer encuentro con los soviéticosImagen del teniente Kotzebue (el segundo por la izquierda) con algunos miembros de la patrulla que tuvo el primer encuentro con los soviéticos

A las 16:40 horas de ese mismo día, y a 25 Km. al norte de Strehla, el Teniente Robertson, acompañado de varios hombres, efectuaba otra patrulla de reconocimiento a orillas del Elba. De pronto reparó en un grupo de soldados soviéticos que les gritaban y agitaban sus brazos desde la orilla oriental. Robertson carecía de pistola de señales por lo que improvisó con sus hombres una bandera estadounidense con un trozo de tela blanca y pintura. Los soviéticos lanzaron las bengalas rojas convenidas pero al no recibir las correspondientes bengalas verdes de respuesta, y debido a que habían sido atacados esa misma mañana por grupos aislados de alemanes, abrieron fuego con armas ligeras y un cañón anticarro de 45 mm. Con la ayuda de un soldado polaco recién liberado de un cercano campo de prisioneros que hablaba ruso, convencieron a sus interlocutores que se trataba de una patrulla estadounidense. Finalmente se estrecharon la mano en el centro de un puente semidestruido a las afueras del pueblo de Torgau. El teniente Sylvachko, al mando del grupo soviético, acompañó a Robertson a su cuartel general,desde donde se anunció el encuentro.

Esta instantánea es menos conocida pero de un gran valor histórico, ya que se trata del momento del auténtico encuentro, captado con una cámara que llevaba uno de los miembros de la patrulla de RobertsonEsta instantánea es menos conocida pero de un gran valor histórico, ya que se trata del momento del auténtico encuentro, captado con una cámara que llevaba uno de los miembros de la patrulla de Robertson

Reconstrucción para la prensa del encuentro de RobertsonEsta otra, sin embargo, es una reconstrucción para la prensa del encuentro de Robertson

Esta foto es una de las más famosas. Se observa al teniente Robertson con el también Teniente Alexander Sylvashko del ejército soviético en el cuartel estadounidense. A destacar la gastada chaqueta modelo M-1943 de Robertson y la medalla al valor que lleva colgada al pecho el militar soviéticoEsta foto es una de las más famosas. Se observa al teniente Robertson con el también Teniente Alexander Sylvashko del ejército soviético en el cuartel estadounidense. A destacar la gastada chaqueta modelo M-1943 de Robertson y la medalla al valor que lleva colgada al pecho el militar soviético

La noticia corrió como la pólvora pareciendo que se trataba del primer encuentro entre aliados. A partir de ese momento llegaron más soldados estadounidenses y todos los fotógrafos de guerra y corresponsales que se encontraban en la zona. Los encuentros de ese día continuaron con visitas de los comandantes de ambos ejércitos. El General Reinhardt se encontró con el comandante de la 58 División de la Guardia. En los días sucesivos se produjeron numerosos encuentros y fiestas en ambas orillas del Elba. Los estadounidenses se sorprendieron la ver a las mujeres soldado del ejército rojo y sobre todo del Vodka ruso en cantidades que parecían no tener fin. Los soviéticos se interesaron por las raciones estadounidenses, que encontraban muy sabrosas y se sorprendieron del alto grado de mecanización de sus aliados.

Cada una de estas celebraciones se efectuó cada vez de manera más formal y elaborada, pero quizás la mas emotiva fue la primera, en la que los exhaustos soldados de ambos ejércitos compartieron en soledad sus raciones de combate, viendo a orillas del Elba el cercano final de la guerra y la perspectiva de una paz duradera.

Fotografía de las celebraciones. A destacar la fascinación entre los norteamericanos ante las mujeres soldado soviéticas
Fotografía de las celebraciones. A destacar la fascinación entre los norteamericanos ante las mujeres soldado soviéticas
Fotografía de las celebraciones. A destacar la fascinación entre los norteamericanos ante las mujeres soldado soviéticas
Fotografía de las celebraciones. A destacar la fascinación entre los norteamericanos ante las mujeres soldado soviéticas
Fotografía de las celebraciones. A destacar la fascinación entre los norteamericanos ante las mujeres soldado soviéticas
Fotografía de las celebraciones. A destacar la fascinación entre los norteamericanos ante las mujeres soldado soviéticasVarias fotos de las celebraciones. A destacar la fascinación entre los norteamericanos ante las mujeres soldado soviéticas
Como detalle final, adjunto la insignia original de época de la 69 división de Infantería estadounidense, protagonista por parte de los aliados occidentales del acontecimiento.

Insignia original de época de la 69 división de Infantería estadounidense
Insignia original de época de la 69 división de Infantería estadounidenseInsignia original de época de la 69 división de Infantería estadounidense


Adjunto, asimismo, una insignia de época 2GM de las divisiones de la Guardia soviéticas, como es el caso de la 58 División, que tuvo el privilegio de tomar parte en el encuentro por parte de los soviéticos.


Insignia de época 2GM de las divisiones de la Guardia soviéticasInsignia de época 2GM de las divisiones de la Guardia soviéticas

Quisiera terminar diciendo que si quieren ver escenas filmadas en color del encuentro de Torgau, existe un metraje grabado por George Stevens de las celebraciones de Torgau. Forma parte del documental que este famoso director de cine filmó en color, desde el Día-D hasta Berlín, con su cámara "Filmo" de 16 mm y película Kodachrome. No lo venden en España, pero me consta que se puede conseguir en la mula y en algún torrent. No me cansaré jamás de recomendarlo. Su nombre es "D-Day to Berlin". Es una auténtica joya.

A continuación, algunos fragmentos de dicho documental:

FIN

Fuentes / Para saber más:
Imagen
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

Unidad: 165th Signal Photo Company
Ordre de la Libération (1) Mannerheim-risti (2) Distinguished Service Cross (2) Atlantic Star (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (2) Polemikos Stauros (1) Voyenny Orden Sviatogo Velikomuchenika i Pobedonos (1) Magyar Vitézségi Érem (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Victoria Cross (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1)

Avatar de Usuario
abhang
General der Flieger
General der Flieger
Mensajes: 7053
Registrado: 18 06 2010 18:09
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Montecassino
Ubicación: España

Re: Encuentro en el Elba entre sovieticos y estadounidenses

Mensaje por abhang » 14 10 2016 11:56

Muy interesante el artículo;

enhorabuena, guscano!
El sudor ahorra sangre, la sangre ahorra vidas, y el cerebro, las dos cosas. (Erwin Rommel)


Unidad: 1. Fallschirmjäger Division
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (4) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
destructor_8
Private
Private
Mensajes: 17
Registrado: 11 10 2016 23:57
Zona/Región: En algún lugar de Europa
Ubicación: México

Re: Encuentro en el Elba entre sovieticos y estadounidenses

Mensaje por destructor_8 » 14 10 2016 16:41

fascinante relato, momentos como ese son en lo que no dudaría en haber estado ahí.
Temamos a la historia que ha de presentar al mundo el cuadro de nuestras acciones.
José María Morelos y Pavon

Responder