El vestigio secreto que demuestra las brutales prácticas de los soldados americanos en la IIGM

Banco de noticias de actualidad sobre la Segunda Guerra Mundial

Moderador: abhang

Responder
Avatar de Usuario
abhang
Generalleutnant
Generalleutnant
Mensajes: 6725
Registrado: 18 Jun 2010 18:09
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Montecassino
Ubicación: España

El vestigio secreto que demuestra las brutales prácticas de los soldados americanos en la IIGM

Mensaje por abhang » 15 Mar 2018 12:13

El cementerio Oise-Aisne, dedicado a los estadounidenses caídos en la Primera Guerra Mundial, cuenta con una pequeña parcela imposible de visitar en la que descansan los restos de 94 combatientes ajusticiados por cometer todo tipo de barbaridades contra la población civil
Imagen

Cementerio de Oise-Aisne
La labor del soldado es oscura y anónima. Consiste, como espetó en su momento el general George Patton, en seguir una norma básica: «Lograr que algún desgraciado muera por su país antes de que él consiga que tú mueras por el suyo». Por si fuera poco, la historia recuerda siempre a los altos oficiales, pero jamás al militar de base dispuesto a dejarse la sangre en Salerno o en la fina arena de Normandía. Por eso, para naciones como Estados Unidos son tan importantes los monumentos y los cementerios militares. Porque, gracias a ellos, los nombres de los combatientes se ganan su pequeño hueco en la memoria colectiva y no caen en el olvido más absoluto. Lugares de descanso eterno como el camposanto de Colleville (ubicado a escasos metros de Omaha) son ejemplo de ello al albergar a más de 10.000 héroes norteamericanos.

Con este objetivo fueron levantados también cementerios como el de Oise-Aisne, un vasto terreno ubicado al norte de Francia y dedicado a preservar los restos de los, exactamente, 6.012 militares estadounidenses que se dejaron la vida combatiendo en la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, este bello paraje guarda también uno de los secretos más turbios del ejército norteamericano: una parcela marcada con la letra E en la que fueron enterrados más de 90 soldados americanos ajusticiados por su gobierno por perpetrar desde violaciones de niños, hasta asesinatos de mujeres durante la contienda que liberó a Europa del yugo nazi. En este pequeño recoveco escondido no hay cruces, tampoco nombres. El «Tío Sam», por el contrario, apenas se gastó unos dólares en unas minúsculas placas con números. Y es que, para estos sujetos, ser recordados sería demasiado reconocimiento.

A día de hoy la parcela E («Plot E») es un gran secreto. Buscarla en las webs de los organismos oficiales de los Estados Unidos es un reto imposible. Ejemplo de ello es la página de la «American Battle Monuments Commission», donde el apartado dedicado a Oise-Aisne ni siquiera la nombra. Por el contrario, en su descripción se limitan a señalar que «contiene los restos de 6.012 muertos de guerra estadounidenses, la mayoría de los cuales perdieron la vida mientras luchaban en esta vecindad en 1918 durante la Primera Guerra Mundial». En su texto introductorio se habla de la ubicación de las lápidas («alineadas en filas largas») y de apenas «cuatro parcelas rodeadas de árboles y camas de rosas». Se explica que cuenta con un «monumento flanqueado en los extremos por una capilla y una sala de mapas». Pero nada se desvela del oscuro camposanto.

Por qué este silencio institucional? Fuentes del cementerio que prefieren mantenerse en el anonimato no han querido responder a esta pregunta. Por el contrario, se han limitado a señalar a ABC con escueta seriedad que a Oise-Aisne «se puede acceder de las nueve de la mañana, a las cinco de la tarde», pero que «el público no puede visitar a día de hoy la parcela E por deseo expreso del gobierno». «Esta parte del cementerio fue inaugurada en 1944 y cuenta con 96 enterramientos», añade el mismo informante. La historia de la «Plot E» es, por tanto, una de las más oscuras de los Estados Unidos. No en vano hubo que esperar hasta hace menos de una década para que las instituciones dieran a conocer los nombres y apellidos de aquellos que descansaban bajo la tierra gala. Hasta entonces, era imposible.

Ampliación del artículo en ABC Historia
El sudor ahorra sangre, la sangre ahorra vidas, y el cerebro, las dos cosas. (Erwin Rommel)


Unidad: 1. Fallschirmjäger Division
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (4) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Responder