La verdad sobre los históricos discursos de Churchill contra Hitler que incomodó a los británicos

Descripción: Las célebres alocuciones del primer ministro del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial llevan ya mucho tiempo envueltas por el manto de la polémica

Banco de noticias de actualidad sobre la Segunda Guerra Mundial

Moderador: abhang

Responder
Avatar de Usuario
cocinilla
Grande Ammiraglio
Grande Ammiraglio
Mensajes: 6672
Registrado: 17 Sep 2009 17:58
País 2GM: Italia
Zona/Región: Mediterráneo
Ubicación: España

La verdad sobre los históricos discursos de Churchill contra Hitler que incomodó a los británicos

Mensaje por cocinilla » 12 Jul 2018 12:44

La verdad sobre los históricos discursos de Churchill contra Hitler que incomodó a los británicos

Churchill, durante un discurso en Cardiff en 1950Churchill, durante un discurso en Cardiff en 1950
La aparición de un disco de 78 revoluciones con la etiqueta de «BBC, Churchill: discurso. Artista: Norman Shelley», en octubre del año 2000, sembró la duda sobre si eran realmente del primer ministro británico las palabras de aliento que llegaban a los hogares ingleses, al frente y a las zonas tomadas por Alemania. Un vinilo fechado el 7 de septiembre de 1942, sobre cuya controversia ha escrito Jesús Hernández en «Hechos insólitos de la Segunda Guerra Mundial» (Roca Editorial, 2018). En su libro cuenta que «la grabación en cuestión fue encontrada de manera casual por Anthony Shelley en la residencia de su padre, Norman, un actor de doblaje en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial fallecido en 1980».

Y es que cuando las sombras de la Reichsadler —el águila imperial combinada con la esvástica utilizada como símbolo en el Tercer Reich— sumieron a Gran Bretaña en una profunda oscuridad, las «homilías» de este insigne personaje insuflaron esperanza al país que la temible Wehrmacht había convertido en su siguiente objetivo bélico. El 4 de junio de 1940, Churchill pronunció el segundo de sus tres grandes discursos en la Cámara de los Comunes: «Llegaremos hasta el final; lucharemos en Francia; lucharemos en los mares y océanos; lucharemos con creciente confianza y creciente fuerza en el aire; defenderemos nuestra isla, cualquiera que sea el coste; lucharemos en las playas; lucharemos en los aeródromos; lucharemos en los campos y en las calles; lucharemos en las colinas; nunca nos rendiremos. Y si esta isla, cosa que no creo de momento, o una parte importante de ella fueran sometidas y pasaran penurias, nuestro imperio allende los mares, armado y protegido por la Flota Británica, continuará la lucha, hasta que, cuando Dios quiera, el Nuevo Mundo, con su poder y su fuerza, venga al rescate y la liberación del Viejo».

Extractos como el anterior, el cual se enclava en los días posteriores a la «Operación Dinamo» o «milagro de Dunkerque» (evacuación de más de 300.00 soldados británicos y franceses cercados por los alemanes en la playa de esta ciudad portuaria del norte de Francia) vienen a poner de manifiesto el papel protagonista que el bueno de Winston jugó en la fortaleza y aguante británicos. La rendición gala estaba próxima y, con ella, el inicio de la batalla en el cielo de Inglaterra. Churchill, consciente de ello, sabía de la enorme dificultad que entrabaña parar el avance germano y era necesario que todo el pueblo, y no solo el ejército, se sintiese unido en la resistencia heroica del país.

«Sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas»


Casi un mes antes, el 13 de mayo, el carismático líder del Reino Unido —sucesor del pusilánime Neville Chamberlain— dirigió ante el Parlamento el primero de sus célebres alegatos. Aquí fue cuando emergió su promesa de «no tengo nada que ofrecer, sino sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor». Se destapaba ya como uno de las grandes oradores del siglo XX.

Pero en el año 2000, la aparición del disco no hizo más que avivar un fuego encendido décadas atrás. Desde los años 60-70, historiadores e interesados en la polémica han venido debatiendo si fue realmente Shelley quien dobló los discursos del jefe de gobierno. Como informaba «The Observer» al ser conocido el hallazgo, «el British Council le había pedido confidencialmente a Shelley que reemplazara a Churchill». Este periódico británico señaló igualmente que su manifestación enfadó a propios y extraños, puesto que «el poder de estas emisiones se acredita a menudo con el hecho de ayudar a las fuerzas aliadas a ganar la guerra. Aparte de los indudables dones de Churchill como escritor de discursos, muchas personas creen que el impacto de su entrega es responsable del "espíritu Blitz" en el frente interno».

Señala Hernández que la contreversia ha estado sustentada en el hecho de que Shelley no aportó ninguna prueba de lo confesado. La razón de ello puede vislumbrarse en declaraciones de Anthony Shelley recogidas por «The Observer»: «Mi padre lo mantuvo en silencio durante un largo tiempo y luego se sintió avergonzado por todo el alboroto». No hay que olvidar que existen otras grabaciones de sus excelsas alocuciones efectuadas, esta vez sí, por el mismo Churchill, con el fin de conformar un archivo ampliamente recurrente en películas y obras audiovisuales varias.

La hipótesis del doblaje es apoyada por la imposibilidad de acceso de la BBC al Parlamento en 1940. Sin embargo, «los defensores de la memoria de Churchill aseguraron que la grabación fue, en efecto, realizada en la BBC, pero que esta emisora jamás emitió el disco. Para estos expertos, el objetivo de la grabación podía ser el de servir de material para algún documental, pero en ningún caso se quiso engañar a los británicos», apunta el historiador.

El mundo, en deuda


En cualquier caso, sea suya o no la autoría de las divulgaciones de la BBC, es indudable que Gran Bretaña y el mundo estarán siempre en deuda con este ínclito estadista, icono del espíritu combativo contra el terror nazi. De lo que no cabe duda es que Winston Churchill no delegaba en nadie a la hora de escribir los textos, por lo que sería ciertamente injusto restarle mérito a su figura.

El 18 de junio pronunció el más apreciado de todos sus discursos: «Hitler sabe que tendrá que rompernos en esta isla o perder la guerra. Si somos capaces de enfrentarnos a él, toda Europa podrá ser liberada y la vida del mundo podrá avanzar hacia las tierras altas, extensas e iluminadas por el sol. Pero si fallamos, entonces, el mundo entero, incluyendo los Estados Unidos, incluyendo todo lo que hemos conocido y nos ha importado, se hundirá en el abismo de una nueva era oscura, aún más siniestra y tal vez más prolongada gracias a las luces de una ciencia pervertida. Preparémonos pues para cumplir con nuestras obligaciones y tengamos presente en nuestras mentes que, si el Imperio británico y su Mancomunidad perduran por mil años, los hombres seguirán diciendo: esa fue su mejor hora».

Si la Luftwaffe hubiese vencido a la Royal Air Force y la Kriegsmarine alcanzado las costas britanas, el devenir de la contienda habría sido distinto con toda seguridad. La Batalla de Inglaterra, iniciada el 10 de julio de 1940 con Francia ya rendida a los nazis, supuso la primera derrota de la hasta entonces invencible Wehrmacht. La resistencia de Gran Bretaña cambió el curso de la Segunda Guerra Mundial y dejó abierto el camino que en 1944 aprovecharían los aliados para desembarcar en Europa y avanzar sobre Berlín. «Nunca tantos debieron tanto a tan pocos».


Fuente Texto y Fotos:
https://www.abc.es/historia/abci-verdad ... ticia.html

Un Saludo
Cocinilla


Unidad: Decima Flottiglia MAS
Imagen
US Antarctic Expedition (1) Orden Lenina (2) Distinguished Service Cross (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Order of Merit (1) Panzerkampfwagenabzeichen (1) Navy Cross (1) Ordre du Mérite Maritime (1) Distinguished Service Cross (1) Flotten-Kriegsabzeichen (1) Croce al Valore di Guerra (1) Kyuokujitsu-sho (1) Distinguished Flying Cross (1) Médaille Commemorative de la Guerre (1) Flugzeugführerabzeichen (1) Japón (1) Purple Heart (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Corpo di Spedizione Italiano in Russia (1) Battle of the Bulge (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (9) Orden del Millón de Elefantes (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
tigerwittmann
Oberst
Oberst
Mensajes: 2933
Registrado: 13 Abr 2009 19:28
Zona/Región: En mi Pzkpfw VI Tiger en Villers Bocage
Ubicación: España

Re: La verdad sobre los históricos discursos de Churchill contra Hitler que incomodó a los británicos

Mensaje por tigerwittmann » 12 Jul 2018 13:28

Saludos camaradas.

Independientemente de que intenten quitarle a Churchill el mérito de sus discursos, éste hombre siempre será uno de los más importantes estadistas del siglo XX.

Saludos.



Unidad: Division Großdeutschland
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (2) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Conspicuous Gallantry (2) Commendation Medal (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1) Victoria Cross (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1)

Responder