La Batalla del Cabo Teulada

Descripción: La Batalla de Cabo Teulada hue un enfrentamiento naval entre la Royal Navy y la Regia Marina, producida el 27 de noviembre de 1940.

Etiquetas del tema: Batalla de Cabo Teulada Batalla del Cabo Spartivento

Moderador: cocinilla

Responder
Avatar de Usuario
cocinilla
Grande Ammiraglio
Grande Ammiraglio
Mensajes: 6706
Registrado: 17 09 2009 17:58
País 2GM: Italia
Zona/Región: Mediterráneo
Ubicación: España

La Batalla del Cabo Teulada

Mensaje por cocinilla » 01 06 2011 16:01

La Batalla del Cabo Teulada

La Batalla de Cabo Teulada o Batalla del Cabo Spartivento, fue un enfrentamiento naval entre la Royal Navy y la Regia Marina, producida el 27 de noviembre de 1940. Tras la batalla de Tarento, la Regia Marina estaba deseosa de vengar la pérdida de tres de sus acorazados y recuperar la iniciativa sobre los británicos.

La necesidad de escoltar con seguridad los convoyes del Eje entre el Norte de África e Italia al mismo tiempo que intentar interceptar los convoyes aliados a Malta proporcionaban numerosas oportunidades de recobrar esa iniciativa. Una de esas oportunidades se presentó en el Cabo Teulada el 27 de Noviembre de 1940 donde ambos bandos pretendieron impedir al adversario el éxito en la escolta de sus convoyes.

  1. ORÍGENES
  2. ENFRENTAMIENTO
    2a. Primeros Pasos de los italianos
    2b. El Nerviosismo de los Ingleses e Italianos
    2c. Intento de Retirada por parte Italiana
    2d. Comienza el Ataque
    2e. El Final
  3. CONSECUENCIAS
  4. ORDEN DE BATALLA
    4a. Fuerzas Italianas
    4b. Fuerzas Británicas
  5. ÁLBUM FOTOGRÁFICO
  6. FUENTES



1. ORÍGENES

En noviembre de 1940, a pesar del episodio de Tarento, los ingleses no utilizaban todavía el "Atajo del Mediterránea" para llevar refuerzos al Ejército de África Septentrional. Sus convoyes dirigidos a Egipto, preferían recorrer el largo rodeo de África, bajando hasta el Cabo de Buena esperanza para subir al Mar Rojo hasta Suez, en vez de atajar desde Gibraltar a Alejandría. Aquella ruta era mas segura porque, pasando de la zona controlada por los submarinos alemanes. la navegación seguía absolutamente tranquila. Pero la gran distancia a recorrer frenaba enormemente el ritmo de los transportes, con graves pérdidas para las tropas británicas.

Poco después del comienzo del conflicto, Winston Churchill había solicitado al Almirantazgo probar el atajo mediterráneo, pero no había sido escuchado. Ni el paso del Portaaviones HMS Illustrious y de otras unidades a principios de noviembre habían forzado el Canal de Sicilia para unirse a la Mediterranean Fleet de Alejandría, había inducido al Almirantazgo a cambiar de opción. A la insistencia de Churchill se respondía que los barcos de carga, mas lentos y pesados, no podían repetir el éxito obtenido por la naves de guerra, mas veloces.

En realidad, hasta noviembre de 1940 los ingleses consideraban el Canal de Sicilia prácticamente inviolable para cualquier tipo de nave que no fuera un submarino. Así había pasado que, cuando desde Malta o desde Alejandría se pedía a Londres el envió de aviones de caza para rechazar las acciones de los bombarderos italianos, el Almirantazgo británico había tenido que escoger un nuevo sistema de transporte. Los aviones eran llenados a Gibraltar en convoyes normales para ser colocados sobre la pista del Portaaviones HMS Ark Royal. Entonces el navío penetraba lo mas posible en el mediterráneo bajo escolta de la "Fuerza H" de Gibraltar, para detenerse al límite de la aguas peligrosas, entre la costa meridional de Cerdeña y la de Túnez. Desde esta posición, el portaaviones lanzaba a los cazas hacia la Malta.

Este sistema era muy arriesgado y solo se utilizaba en casos de urgencia. Pues muchos cazas, aunque fueron provistos de depósitos suplementarios, agotaban el combustible antes de llegar a destino, desapareciendo en el mar. Esta era la situación en el Mediterráneo en la víspera de la Noche de Tarento. Solo después del afortunado éxito de aquella operación, el Almirantazgo británico, animado por la noticia de que la mitad de flota italiana había sido puesta fuera de combate, decidió a realizar el primer intento de paso del Canal de Sicilia con barcos de carga.

La operación, que recibió el nombre de "Operación Collar", fue sugerida por la diferente situación del mediterráneo. Por su parte el Almirante Cunningham se sentía capaz de garantizar el éxito de la operación. Se había encontrado con su flota en posición dominante, hasta el punto de que había decidido reequipar las fuerzas navales británicas del Mediterráneo disponiendo el paso a la Fuerza H del Gibraltar del Acorazado HMS Ramillies, dos Cruceros y otras unidades menores. Así se decidió a realizar el traslado de estas naves a la base de Gibraltar, coincidiendo con la ejecución de la Operación Collar.

A mediados de noviembre empezaron los preparativos de esta operación que debería tener tanta influencia en el desarrollo de la campaña de África. Tres buques de carga, escogidos entre los mas veloces, llegando a Gibraltar el 25 de noviembre con el cargamento de Vehículos, Carros de Combate, Piezas de Artillería y diverso material bélico. Unos 1.500 soldados, que deberían reforzar el ejército del General Wavell en Egipto, fueron embarcados a bordo de los Cruceros de la Fuerza H.

La operación preveía que el convoy sería protegido por la escuadra de Gibraltar hasta el Canal de Sicilia, o sea hasta la unión de la Mediterranean Fleet procedente de Alejandría. En este punto, la Fuerza H volvería a la base de partida junto con el HMS Ramillies y los otros cruceros destinados a reforzarlos. Los buques de carga seguirían hasta Alejandría escoltados por la Mediterranean Fleet.


2. ENFRENTAMIENTO

La operación se inició la tarde del 24 de noviembre. Dada la importancia de ella, se había hecho todo lo posible para mantenerlo en secreto, pero los movimientos de la Flota Británica no escapó a los agentes italianos.

La mañana del 25 de noviembre, el centro Supermarina (Alto Mando de la Regia Marina) recibió indicaciones de un agente secreto italiano que a las ocho de la mañana había zarpado de Gibraltar hacia levante una escuadra naval compuesta por el Acorazado HMS Renown, el Portaaviones HMS Ark Royal, cuatro Cruceros y ocho Destructores.

El informe no había podido distinguir el paso del convoyes, que había cruzado el estrecho en noche cerrada para evitar la Localización. Por consiguiente, Supermarina ignoro el efectivo alcance de la Operación Collar.
El HMS Ark Royal durante la batallaEl HMS Ark Royal durante la batalla
En la misma mañana del 25 de noviembre, un piloto civil de la línea aérea Trípoli-Roma, había señalado la localización de la Mediterranean Fleet navegando a poniente a unas 150 millas de Malta. Pero en este caso tampoco fue posible a Supermarina comprender los posibles objetivos de la escuadra. Por otra parte, Cunningham había ocultado hábilmente su proyecto dividiendo en varios grupos la formación y realizando operaciones de hostigamiento en Libia y en las islas italianas del Egeo, para dar la impresión de que sus naves tenían objetivos militares.


2a. Primeros Pasos de los Italianos

A pesar de las noticias recidivas, el 26 de noviembre fue ordenado la salida de Nápoles y Mesina de las fuerzas navales italianas. La decisión fue precedida por una larga noche de debate y consultas a alto nivel. Ciertamente era muy peligroso lanzar a la refriega cuando quedaba de la escuadra italiana, tras la noche de Tarento, pero por otro lado, no se podía permitir que la flota británico se paseara libremente por todo el Mediterráneo. Se llegó a una desinficiona intermedia: la escuadra saldría hacia el cabo Teulada, en la extremidad sur de Cerdeña, y entraría en combate "solo si la situación se vuelve favorable"; de lo contrario, regresaría a su base.
Almirante Carlo BergaminiAlmirante Carlo Bergamini
La flota que zarpó estaba compuesta por los Acorazados RMi Vittorio Veneto y el RMI Giulio Césare, los Cruceros Pesados RMI Pola, RMI Fiume, RMI Gorizia, RMI Trieste, RMI Trento y el RMI Bolzano (bajo el mando del Almirante Angelo Iachino) y dieciséis Destructores. Pronto se se hizo a la mar en dirección de poniente para encontrarse el 27 por la mañana en el punto determinado por Supermarina al sur del Cabo Teulada. La vigilancia del Canal de Sicilia que, sin saberlo el mando italiano, el enemigo se preparaba para forzar, no fue intensificada. Solo se enviaron algunos torpederos, uno de los cuales avistó, hacia la medianoche del 26 de noviembre, las sombras de siete navíos de tipo impreciso que se dirigían a poniente.


2b. El Nerviosismo de los Ingleses e Italianos

A las 08:00 del 27 de noviembre, los ingleses ignoraban todavía la presencia en el mar de la escuadra italiana. El Almirante Sommerville, comandante de la Fuerza H, estaba, sin embargo, preocupado y deseaba unirse con el grupo de refuerzo enviado por el Almirante Cunningham para poder afrontar con mayor seguridad un eventual encuentro con la flota italiana.

Si el contacto artillero de las dos escuadras hubiera sucedido en aquel momento, la Fuerza H, que disponía de un solo Acorazado y de Cruceros Ligeros, habría sufrido seguramente una dura derrota. Ansioso, pues, de realizar el contacto, Sommerville había hecho despegar del Ark Royal muchos observadores encargados de localizar eventuales navíos enemigos. Por su parte, el Almirante Campioni había intensificado la vigilancia aérea de la fuerza enemiga, a fin de caerles en cima antes de su unión con el grupo de refuerzo.
Almirante Inigo CampioniAlmirante Inigo Campioni
A las 09:45, los observadores lanzados por el Bolzano señalaron un acorazado, dos cruceros y cuatro destructores. Se trataba de la Fuerza H, pero por un error de valoración, el almirante italiano supuso que se trataba de la misma escuadra avistada la noche antes en el Canal de Sicilia por un torpedero.

Este error provocó otro: Campioni creyó que la Fuerza H, tras haber realizado el usual lanzamiento de aviones hacia Malta, había vuelto a Gibraltar. Entre tanto los exploradores del Ark Royal había avistado a la escuadra italiana hacia las 10:30, pero los ingleses cometieron un error de calculo, señalando al Almirante Sommerville tres Acorazados Italianos, doce Cruceros y veinticinco Destructores, o sea, casi el doble que las fuerzas verdaderas. Basado en estas informaciones, el comandante inglés, decidió también acelerar la reunión con el grupo Ramillies para después atacar a los barcos italianos.
Almirante James SommervilleAlmirante James Sommerville
A las 11,30, la reunión de las dos escuadras estaba prácticamente realizada, de modo que en su conjunto esta fuerza era superior a la italiana. Además, mientras el comandante italiano titubeaba todavía, confundido por las noticias recibidas, Sommerville tenía ya una perspectiva precisa de la situación y podía confiar en la posibilidad de lograr un ataque por sorpresa.

Finalmente, hacia las 11:55, también el Almirante Campioni fue informado de que un avión había avistado hacia las 11:10 un convoy británico escoltado por un Acorazado, tres Cruceros y seis Destructores a una distancia de unas 20 millas al sur de la escuadra italiana. En este punto la situación quedaba ya perfectamente clara aun en el puente de mando del RMI Vittorio Veneto: el descubrimiento del convoy revelaba el objetivo de los británicos.

Se trataba ahora de decidir si convenía lanzarse a toda maquina contra las fuerzas enemigas para evitar a los convoyes ingleses la posibilidad de auxiliar a sus tropas de África, a través del cómodo "Atajo del Mediterráneo".


2c. Intento de Retirada por parte Italiana

El drama vivido en esos momentos por el almirante italiano debió de ser terrible. Personalmente estaba dispuesto a la acción, pero la responsabilidad del mando lo retenía. se daba cuenta de que era imprescindible las naves que le habían confiado, y además estaba preocupado por la falta de noticias del grupo Ramillies. Por estos motivos, Campioni juzgo finalmente que "la situación no era favorable, ni numérica, ni cualitativamente". Y como escribió más tarde en su informe, consideraba "especialmente importante la presencia del portaaviones, el cual, con adecuadas acciones simultáneas a la acción naval, habría podido originar una situación muy grave, en contraste con las directivas de Supermarina y sobre todo con la necesidad militar, impuesta por la disminución temporal de la eficacia de la marina. En teoría, se podía haber incluido en el calculo una eficaz intervención aérea por parte nacional, pero la experiencia desaconsejaba confiar demasiado en esta posibilidad y en la oportuna eficacia de la intervención".

Basándose en estas circunstancias fue como el comandante italiano decidió evitar el contacto con el enemigo. A las 12:10, ordenó a su escuadra que volviera a sus bases. Quince minutos después, el Almirante Campioni confirmaba su orden anterior enviando a los comandantes de los navíos este mensaje: "No, repito, no atacar". Pero el enemigo estaba máx próximo de lo que se imaginaba, e inesperadamente los Cruceros de vanguardia de l Fuerza H aparecieron en el horizonte, seguidos del Acorazado HMS Renown.


2d. Comienza el Ataque

Las unidades británicas dispararon contra los cruceros italianos, que desde la posición de vanguardia habían pasado a la retaguardia por inversión del rumbo. El Almirante Iachino, comandante de los cruceros, decidió responder al fuego y la puntería italiana se reveló tan precisa que el crucero británico HMS Berwick fue tocado dos veces, una de las cuales puso fuera de juego un de sus torres de 203 mm. Iachino había interpretado la orden de "no atacar" enviado por Campioni en el sentido de contener a distancia al enemigo mediante la ventaja de la velocidad. Con tal convicción había indicado a sus naves lograr la máxima velocidad virando hacia fuera a fin de continuar combatiendo en retirada.

El encuentro entre los cruceros de vanguardia ingleses y los de retaguardia italianos duró cincuenta minutos, sin daños para ambos, menos los daños encajados al Berwick. En el encuentro no tomaron parte los acorazados italianos, que se encontraron muy avanzados en posición de cabeza y, por tanto, fuera de tiro. Pero a pesar de su decisión de no aceptar batalla, el almirante Campioni se encontraba comprometido con sus cruceros, que estaban luchando con el enemigo en condiciones de inferioridad numérica.

Convenía, pues, que los acorazados intervinieran, pero la inversión del rumbo fue anulada en aquel momento por la improvisada llegada de once aviones torpederos del Ark Royal que se lanzaron contra el Vittorio Veneto. La nave superó hábilmente el ataque, evitando los torpedos con una maniobra.
Torpedero despegando desde el HMS Ark RoyalTorpedero despegando desde el HMS Ark Royal
Se había llegado a crear una situación muy favorable para las fuerzas navales italianas. Pero la ventaja de la velocidad, los acorazados ingleses se había distanciado notablemente, mientras que los cruceros, lanzados en persecución, se habían desplazado muy adelante y no podían contar con el apoyo de los cañones del Renown , ni del Ramilles.

Por parte italiana había la ventaja de operar cerca de sus bases terrestres de Cerdeña, y también podía excluirse un nuevo ataque de los torpederos británicos porque tendrían que perder una hora antes de estar en disposición de volver a despegar. Es muy probable que si en este punto los acorazado italianos hubieran retrocedido, atacando con toda su potencia de fuego a la vanguardia inglesa, la batalla del Cabo Teulada habría tenido otro final. Pero el Almirante Campioni prefirió disminuir la marcha a fin de dejar acercarse a los cruceros italianos.


2e. El Final

Hacia las 13:00 cuando la distancia bajo unos 30.000 metros (máxima distancia de tiro), el Vittorio Veneto abrió fuego con los tres caños de la torre de popa. El tiro, limitado y de escasa precisión, sonó como una campana de alarma para los cruceros británicos. Consciente de la peligrosa situación, se alejaron con gran facilidad, por la falta de persecución por parte de los buques italianos. Pocos minutos después, el enemigo estaba fuera de alcance. mientras la escuadra italiana proseguía la retirada hacia las bases. Entre las unidades solo el destructor RMI Lanciere había quedado inmovilizado por un impacto. Pero con una hábil maniobra, el destructor RMI Ascari logró tomarlo a remolque y llevarlo hasta Cagliari.

Ni los aviones italianos, llegados a la zona hacia las 15:00 (con dos horas de retraso), lograron nada. Un grupo de bombarderos S-79 ataco al HMS Ark Royal, hostigándoles con unas 30 bombas, que estallaron muy cerca del navío pero sin acertarlo. Por su parte el Almirante Sommerville, considerando un éxito el paso del convoy hacia el Canal de Sicilia (que era el principal fin de la Operación Collar), creyó oportuno no insistir en el seguimiento de la flota italiana. La Batalla del Cabo Teulada se resolvió así, con dos impactos a bordo del RMI Lanciere y otros dos a bordo del HMS Berwick.


3. CONSECUENCIAS

A la vuelta a sus respectivas bases, tanto el almirante inglés como el italiano, tuvieron muchos problemas. Sommerville encontró en Gibraltar una comisión enviada expresamente de Londres para juzgar su actuación. Fue acusado de haber dejado huir un crucero averiado (en realidad se trataba del Destructor RMI Lanciere) y de no haber continuado siguiendo al enemigo. Aunque la comisión terminó a favor de Sommerville, el almirante, aun siguiendo en su puesto de jefe de la Fuerza H, no tubo misión de mayor importancia durante el resto de la guerra.

En cuanto al respecto del Almirante Campioni, se recorrió la voz de que Supermarina no había aprobado completamente su conducta táctica, juzgándola excesivamente prudente. Pocos días después, sin embargo, fue llamado a Roma para ocupar el puesto de Subjefe del Estado Mayor. La jefatura de todas las fuerzas navales italianas fue confiada al Almirante Iachino.


4. ORDEN DE BATALLA


4a. Fuerzas Italianas


Vice-Almirante Angelo Iachino:
  • 6 Cruceros Pesados: HMI Bolzano, HMI Fiume, HMI Gorizia, HMI Pola, HMI Trieste y HMI Trento.
  • 7 Destructores: HMI Ascari, HMI Carabiniere, HMI Lanciere, HMI Oriani, HMI Alfieri, HMI Carducci y HMI Gioberti.
Almirante Inigo Campioni:
  • 2 Acorazados: HMI Vittorio Veneto y HMI Giulio Cesare
  • 7 Destructores: HMI Alpino, HMI Bersagliere, HMI Fuciliere, HMI Granatiere, HMI Dardo, HMI Freccia y HMI Saetta.

4b. Fuerzas Británicas

Almirante Holland:
  • 1 crucero pesado: HMS Berwick.
  • 4 cruceros ligeros: HMS Manchester, HMS Newcastle, HMS Sheffield y HMS Southampton.
Almirante Sir James Sommerville:
  • 1 Acorazado: HMS Ramillies.
  • 1 Crucero de batalla: HMS Renown.
  • 9 Destructores: HMS Encounter, HMS Faulknor, HMS Firedrake, HMS Forester, HMS Gallant, HMS Greyhound, HMS Griffin y HMS Hereward.
No participaron:
  • 1 Portaaviones: HMS Ark Royal (contaba con 12 cazas, 12 bombarderos en picado, 40 torpederos).
  • 2 Destructores: HMS Jaguar y HMS Kelvin.
Escolta y Convoy:
  • 1 Crucero Antiaéreo: HMS Coventry.
  • 1 Crucero Ligero: HMS Despatch.
  • 3 Destructores: HMS Duncan, HMS Hotspur y HMS Wishart.
  • 4 Corbetas: HMS Peony, HMS Salvia, HMS Gloxinia y HMS Hyacinth.
  • 4 Cargueros: Mercante Refrigerado MV New Zealand Star, el Buque de Pasajeros RMS Franconia, y los Vapores de carga SS Clan Forbes y SS Clan Fraser

5. ÁLBUM FOTOGRÁFICO
Buque de Pasajeros RMS Franconia

Mercante Refrigerado MV New Zealand StarMercante Refrigerado MV New Zealand Star

Vapores de carga SS Clan ForbesVapores de carga SS Clan Forbes

Vapores de carga SS Clan FraserVapores de carga SS Clan Fraser

Las salvas británicas caen agrupadas. Foto tomada desde un destructor italiano durante el combateLas salvas británicas caen agrupadas. Foto tomada desde un destructor italiano durante el combate



6. FUENTES


http://it.wikipedia.org/wiki/Battaglia_di_capo_Teulada
http://www.exordio.com/1939-1945/milita ... vento.html
http://www.mundosgm.com
http://www.regiamarina.net
http://www.navweaps.com
http://www.bluestarline.org

Crónica Militar y Política de La Segunda Guerra Mundial, Editorial Sarpe, Año: 1982, ISBN: 84-7291-407-0
La Guerra Naval en el Mediterráneo, Autor: Luis de la Sierra, Editorial: Juventud, ISBN: 978-84-261-0264-5, Año 2008

Imagen
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons


Unidad: Decima Flottiglia MAS
Imagen
US Antarctic Expedition (1) Orden Lenina (2) Distinguished Service Cross (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Order of Merit (1) Panzerkampfwagenabzeichen (1) Navy Cross (1) Ordre du Mérite Maritime (1) Distinguished Service Cross (1) Flotten-Kriegsabzeichen (1) Croce al Valore di Guerra (1) Kyuokujitsu-sho (1) Distinguished Flying Cross (1) Médaille Commemorative de la Guerre (1) Flugzeugführerabzeichen (1) Japón (1) Purple Heart (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Corpo di Spedizione Italiano in Russia (1) Battle of the Bulge (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (9) Orden del Millón de Elefantes (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Responder