El Convoy PQ 17

Descripción: fue uno de los grandes convoyes enviados en 1942 por los Aliados bajo el mando británico, como ayuda a la Unión Soviética.

Etiquetas del tema: Convoy PQ 17

Moderador: cocinilla

Responder
Avatar de Usuario
cocinilla
Grande Ammiraglio
Grande Ammiraglio
Mensajes: 6644
Registrado: 17 Sep 2009 17:58
País 2GM: Italia
Zona/Región: Mediterráneo
Ubicación: España

El Convoy PQ 17

Mensaje por cocinilla » 13 Jul 2011 12:35

El Convoy PQ 17


El Convoy PQ 17 en la bahía de HvalfjordurEl Convoy PQ 17 en la bahía de Hvalfjordur
A comienzos del año 1942, Stalin exigía más y más ayuda de sus aliados para poder detener la ofensiva alemana. Roosevelt y Churchill trataban de complacer al Kremlin, pero además en África Rommel estaba destrozando a los ingleses y si la resistencia del Ejército Rojo aumentaba, entonces los mandos alemanes se verían obligados a trasladar el mayor número de tropas y suministros hacia Rusia, evitando así que Rommel pudiera llegar a Egipto.

En el mes de mayo el convoy PQ-16 había perdido 16 barcos cuando se prepara el más grande convoy hasta esa fecha que debía llevar a Rusia equipo militar con un valor de 500 millones de dólares. Los mandos militares recomendaron posponer la partida para los últimos meses del año, pero la política se impone y se fija la fecha para el 27 de junio de 1942, época en que las zonas polares son iluminadas por el sol prácticamente durante las 24 horas del día. Siguiendo los planes trazados, los mercantes estadounidenses cargados llegan y el PQ-17 se ensambla en Hvalfjordur, Islandia.

El día fijado, el convoy inicia su marcha rumbo a Murmansk. La flota mercante está compuesta por 35 barcos y las escolta al mando del comandante J.E. Broome, comprende 6 destructores, 4 corbetas, 2 barcos auxiliares antiaéreos, 3 barreminas, 4 arrastreros anti-submarinos y dos submarinos. Otros cinco cruceros con sus respectivos destructores de escolta al mando del Vicealmirante H.K. Hamilton, le daban cobertura antisubmarina a distancia. Como protección adicional, el portaaviones HMS Victorious y el acorazado USS Washington, escoltados por el Acorazado HMS Duke of York, cruceros y destructores, al mando del Almirante Tovey, se mantienen a unas 200 millas distancia, lo suficiente para darle cobertura aérea al convoy en caso necesario, hasta que pasen el Cabo Norte.

La ruta establecida marca un derrotero que pasa cerca a Svalbard, el norte de las Islas de los Osos y bordea el límite del círculo polar para cambiar luego rumbo al sur bordeando Novaya Zemlya a través del Mar de Barents para caer en el Mar Blanco con rumbo sur.

A poco de iniciar la travesía, un barco sufre un desperfecto y se ve obligado a regresar, otro sufre una avería por el hielo y también regresa. Pero desde el momento en que el convoy se hace a la mar, el submarino U-456 lo avista y se mantiene en vigilancia tratando de establecer el rumbo de la enorme flota.

A partir del 1 de julio, la Luftwaffe se une a la cacería y comienza una serie de ataques a partir del día siguiente. Los primeros hundimientos ocurren a partir del día 4 de julio cuando los mercantes izan sus banderas nuevas festejando el aniversario patrio de EEUU. Ese día dos mercantes son hundidos. En esos momentos llega la fatídica orden de Londres de dispersar el convoy y que la mayoría de los barcos escolta regresen a Scapa Flow dejando solamente a los barcos antiaéreos y algunos barreminas.

El almirantazgo había recibido noticias de inteligencia que aseguraban que el DKM Tirpitz acompañado del DKM Prinz Eugen y una flotilla de buques escolta había zarpado de Trondheim para interceptar al convoy

Al día siguiente doce barcos más fueron hundidos, seis de ellos fueron tocados por la Luftwaffe y cuatro submarinos hundieron a los restantes. Lo dramático del asunto es que los acorazados alemanes no habían zarpado para interceptar al convoy sino simplemente estaban cambiando de puerto, aunque el día cinco el DKM Tirpitz recibió la orden de hacerse a la mar. Sin embargo, en vista de los éxitos que estaban obteniendo los submarinos y la Luftwaffe, se le ordenó permanecer en el puerto.

El día 6 fueron hundidos otros 2 mercantes, uno por la Luftwaffe y otro por el submarino U-255. Los días 7 y 8 fueron atacados y hundidos otros cinco barcos, dos de ellos por el mismo submarino; hasta ese día la Luftwaffe había hecho 202 salidas contra el convoy. El día 9 de julio, el resto de la escolta dio media vuelta, pero afortunadamente para los mercantes, ese día no hubo nuevos ataques.

La travesía del convoy estuvo plagada de problemas internos. Hubo motines, confinamiento bajo cubierta, capitanes mercantes que bajaron las banderas y enarbolaron banderines anunciando rendición incondicional. Otros embarrancaron sus barcos en las playas y los abandonaron. Los tripulantes de 9 mercantes desertaron, algunos antes de ser atacados, y otros capitanes barrenaron sus barcos para ser rescatados y regresar más seguros.

El 8 de julio de 1942, el Völkischer Beobachter anuncia en primera plana "Der Vernichtungsschlag gegen den grossen Geleizug im Eismeer. Trotz stärkster Sicherung 192400 BRT.!" es decir, "Devastadora explosión de un gran convoy en el mar polar. ¡A pesar de la enorme escolta hundimos 192.400 toneladas!" Dos de los buques supervivientes alcanzaron el puerto de Arkangel el 10 de julio, otros nueve arribaron al puerto de Murmansk la siguiente semana. Para entonces los alemanes habían hundido 142.500 toneladas de buques y 150 tripulantes habían muerto.

Miles de vehículos fueron a dar al fondo del mar, así como también 430 tanques, 210 bombarderos y 100 mil toneladas de carga de varios tipos. Un barco más fue hundido por el U-255 cuando hacía el viaje de regreso. Debido al desastre, el convoy PQ-18 fue retrasado hasta septiembre lo que causó la enérgica protesta de Moscú. En esa oportunidad fueron hundidos 30 barcos pese a la escolta de 50 buques y los convoyes se suspendieron hasta diciembre cuando la oscuridad invernal sería aliada de los convoyes.

  1. Antecedentes
  2. Partida
  3. El Convoy es descubierto
  4. Movimientos de la Flota alemana
  5. Primeros ataques
  6. Ataque final
  7. Vídeos
  8. Fuentes



A. Antecedentes

A mediados de 1942, la situación en Rusia obligaba a suministrarle abastecimientos vitales para su supervivencia en su lucha con Alemania. El presidente Roosevelt hizo saber a su aliado británico la necesidad de destacar a la URSS los buques mercantes que se habían acumulado en Islandia con materiales provistos por los EE.UU. según la “Ley de Préstamo y Arriendo” (Lend and Lease), mientras que otros aguardaban en puertos británicos. Churchill, después de aceptar el requerimiento, le comunicó a sus jefes de estado mayor que “el fracaso de nuestra parte de intentar el riesgo debilitará nuestra influencia con nuestros principales aliados. Comparto vuestros recelos, pero siento que es una cuestión de deber”.
El Presidente Franklin D. Roosevelt firma la ley de Préstamo y ArriendoEl Presidente Franklin D. Roosevelt firma la ley de Préstamo y Arriendo
El Primer Lord Naval, Almirante Dudley Pound, en precario estado de salud, aceptó la orden sin reparos aunque sus subordinados, incluido el comandante de la “Flota Metropolitana”, Almirante Sir John Tovey, pusieron de manifiesto los riesgos que implicaba el paso de un convoy, materializados por los 250 aviones de la “Luftwaffe”, en el extremo norte de Noruega, numerosos submarinos entre Cabo Norte y Spitzbergen y por sobre todo la posible presencia de una poderosa fuerza de ataque germana que podía estar integrada por los Panzerschiff DKM Lützow y DMK Admiral Scheer, el Crucero Pesado DKM Hipper, un grupo de destructores y fundamentalmente, el DKM Tirpitz, cuya velocidad y armamento superaba a sus equivalentes británicos.
Almirante Sir John ToveyAlmirante Sir John Tovey
A fines de junio, el Acorazado DKM Tirpitz y el Crucero DKM Hipper con cuatro destructores se encontraban en Trondheim, mientras que el DKM Admiral Scheer y el DKM Lutzow con seis destructores estaban en Narvik. El convoy inmediatamente anterior al PQ17, el PQ16, había zarpado el 21 de mayo desde Islandia al tiempo que el QP12 salía desde Murmansk en viaje de regreso.

Los 35 mercantes y sus escoltas del PQ16 fueron avistados por aviones del “KG 40”. El 25 de mayo comenzaron los ataques por parte de torpederos del “I/KG 26” y los bombarderos “Ju.88-4” del “KG 30” que lanzaron en altura, y que se prolongaron por cinco días con la colaboración de los “Ju.87 Stuka” del “I/StG 5” (StG = Sturzkampfgeschwader, Escuadra de bombardeo en picado) que ocasionaron el hundimiento de siete buques.

Con anterioridad a que se dispusiese la partida del convoy PQ 17, el Almirante Tovey había expresado que la situación estratégica era totalmente favorable a los alemanes, y que no era partidario de enviar cruceros pesados al mar de Barents con los convoyes, porque no se les podía dar protección adecuada contra submarinos y aviones y, en caso de ser averiados, sin facilidades adecuadas en el Norte de Rusia y demasiado lejos para su rescate, pero el Almirantazgo consideró esencial la presencia de cruceros en apoyo de la escolta cercana del convoy aunque con la limitación de no ir más allá del este de la Isla del Oso, excepto que enfrentaran unidades de superficie que no incluyeran al DKM Tirpitz y en todo caso no debían superar los 25º E.
Acorazado DKM TirpitzAcorazado DKM Tirpitz
El comandante de la “Flota Metropolitana” consideraba que, con respecto al próximo convoy con destino a Rusia, la época del año era la menos apropiada, prácticamente luz diurna las 24 horas. La escolta cercana demasiado débil y el convoy demasiado grande por lo que sugirió dividirlo en dos, pero el Primer Lord Naval dispuso que la operación se llevase a cabo como estaba planeada.

Un tema que parece haber causado honda preocupación en el Almirante Tovey, fue la posibilidad que el Almirantazgo, ante determinadas circunstancias, dispusiese la dispersión del convoy. Todas las experiencias previas indicaban la inconveniencia de tal medida, porque en formación, el conjunto estaba más protegido, mientras que dispersos los buques serían presa fácil de los medios del enemigo.


B. Partida

El convoy zarpó el 27 de junio con destino a Arcángel porque las facilidades portuarias en Murmansk estaban inoperables por la acción de la “Luftwaffe”. Lo hizo con un tercio de la escolta cercana: un submarino, tres barreminas y cuatro trawlers (Los trawlers eran pesqueros requisados, que quemaban carbón y no superaban los 10 nudos. Uno de ellos, el HMS Northern Gem, 850 toneladas, de origen alemán entregado como reparación de la Iª Guerra y de mejor calidad que sus equivalentes británicos.

Dos tercios de su tripulación eran jovencitos que nunca habían estado en el mar. El HMS Lord Austin, 700 toneladas, estaba armado con un cañón de 4”, un Oerlikon, dos ametralladoras Hotchkiss, dos lanzadores de cargas de profundidad a ambos lados del puente y dos lanzacohetes que desplegaban metros y metros de alambres que eventualmente podían afectar a aviones atacantes.

El HMS Ayrshire y el HMS Lord Middleton completaban el conjunto. HMS Halcyon, HMS Salamander y HMS Britomart, eran los barreminas de 850 toneladas, propulsados por máquinas alternativas, armados con un cañón de 4” el HMS Halcyon y el HMS Salamander y con dos el HMS Britomart y todos con cuatro ametralladoras de 50
).
La tripulación de un arrastrero armado carga un cañón de 12 libras a proa de la naveLa tripulación de un arrastrero armado carga un cañón de 12 libras a proa de la nave
El mismo día zarpó de Scapa Flow, una “Fuerza X”, con nueve carboneros acompañados por barreminas, dos cruceros y cinco destructores con la misión de desviar la atención alemana del PQ17 (El día 28, el USS Richard Bland, varó en la costa islandesa y tuvo que retornar.

El 29 la formación entró en una niebla espesa, oscura y fría acompañada por lluvia intensa con el consiguiente desamparo en los puentes abiertos y las dificultades inherentes para la formación inicial del convoy. A 0420 en el extremo septentrional de Islandia, el Exford colisionó con un hielo flotante y aunque éste emergía sólo cinco pies, le dobló la roda provocando un rumbo y tuvo que volver.

La niebla también ocultó la “Fuerza X” con lo que no se cumplió con el objetivo buscado
). El 30 de junio se produjo la reunión con el resto de la escolta cercana que provenía de Seydisfiord, seis destructores, otro submarino, cuatro corbetas y los buques AA, HMS Palomares y HMS Pozarica, el conjunto bajo el mando del capitán de Fragata USS J.E. Broome (Las dos naves equipadas para la defensa AA, contaban con una adición sustancial de blindaje y estaban armadas con seis piezas AA de 4” en tres montajes dobles, ocho Pom-Pom de 40 mm, ocho de 20 mm y ocho ametralladoras de 50 en dos montajes cuádruples, con tal cantidad de munición que parte de ella estaba estibada en cubierta.

De las cuatro corbetas, HMS Dianella, HMS Poppy, HMS Lotus y HMS La Malouine que enarbolaba simultáneamente el pabellón tricolor y la enseña blanca, aunque su dotación era británica, dos eran nuevas en su viaje inaugural. Los seis destructores, con excepción del HMS Offa, eran pequeños de la Clase Hunt [Destructores Escolta] o de los tiempos inmediatamente posteriores a la 1ª Guerra.

El HMS Keppel, buque bandera del Capitán Broome, era uno de estos últimos, y del cual se decía tenía “tantas vías de agua como un colador” y sus tuberías de “vapor atadas con cuerdas”. En conjunto incluía uno de los de cuatro chimeneas, el HMS Leamington, uno de los cincuenta antiguos cedidos por los EE.UU. en 1940. Completaban la escuadrilla el HMS Wilton, HMS Fury y HMS Ledbury
).
HMS KeppelHMS Keppel
Los cruceros pesados HMS London, HMS Norfolk, USS Tuscaloosa y USS Wichita y tres destructores, dos de ellos americanos, al mando del Contraalmirante L.H.K. Hamilton, lo acompañarían hasta la Isla del Oso. La cobertura lejana, desde una posición al noroeste de la isla Jan Mayen, estaba dada por la “Flota Metropolitana”, entonces integrada por el portaaviones HMS Victorious, los acorazados DKM Duke of York y USS Washington, los cruceros HMS Cumberland y HMS Nigeria y catorce destructores, al mando del Almirante Tovey.

Al tiempo de zarpar, Bletchley Park, donde se interceptaban y descifraban los mensajes alemanes (ULTRA) y se elaboraba inteligencia, había informado que el convoy sería atacado por bombarderos y submarinos. No había hasta entonces indicación alguna de la posible presencia de unidades pesadas de superficie. Sin embargo, el almirante Raeder había elaborado el plan Rösselsprung que involucraba a sus buques capitales en un ataque al PQ17, una vez que hubiese sido localizado, verificado la presencia de portaaviones en las fuerzas británicas en la zona y, por sobre todo, después de haber obtenido la autorización de Hitler.
Mansión de Bletchley Park. Este era el lugar donde los mensajes cifrados por la máquina Enigma eran descifradosMansión de Bletchley Park. Este era el lugar donde los mensajes cifrados por la máquina Enigma eran descifrados
Como esa autorización estaba bastante condicionada y podía llegar demasiado tarde para intervenir, se dispuso el desplazamiento hacia el norte de Noruega de las naves en Narvik y Trondheim (El 14 de junio, el comandante naval alemán de las fuerzas en el Norte, Almirante Schniewind, emitió una orden que disponía que al tomar conocimiento de que el convoy se encontraba en aproximación, los buques surtos en Narvik, DKM Lutzow y DKM Scheer, debían desplazarse al Altenfiord; mientras que la fuerza en Trondheim, DKM Tirpitz y DKM Hipper, se trasladaría al Vestfjord, el acceso a Narvik.

Las dos fuerzas zarparían una vez que el convoy cruzase el meridiano 5° este y se reunirían a unas cien millas al norte del Cabo Norte para llevar a cabo el ataque cuando se encontrase entre 20°y 30° este. La información respecto a la posición del convoy sería suministrada por submarinos y aviones
).

Cuando el comando de la Luftwaffe tomó conocimiento de la partida del PQ17 los medios de la 5 Luftflotte fueron reforzados con el arribo de la totalidad del KG 30 y el I/StG 5 hasta un total de 264 máquinas de combate y exploración. Con 24 horas de luz diurna el convoy sería objeto de continuo seguimiento.


C. El Convoy es descubierto

El 1º de julio, desde el convoy, se avistaron submarinos en superficie que fueron alejados por los destructores. Después de mediodía apareció el primer avión de reconocimiento, un Blohm & Voss BV-138 Seedrache. Posteriormente una alarma submarina con el lanzamiento de cargas de profundidad.

La neblina de la mañana se levantó en la tarde y la totalidad del convoy pasó a ser visible. Al explorador mencionado se unieron nueve torpederos Heinkel, que se acercaron por la retaguardia, provocaron reacción AA y lanzaron desde lejos sin lograr impactos.

Durante la jornada el Aldersdale inició el reabastecimiento de las escoltas. A las 21:00 aparecieron bancos de niebla. Tres atacantes fueron alejados por la AA. Más tarde el patrón del HMS Lord Austin, Teniente Leslie Wathen, avistó a proa un submarino en superficie junto a uno de los hidros torpederos. Cuando un destructor abrió fuego, uno se sumergió y el otro despegó.

El 2 de julio amaneció luminoso. Los submarinos se hicieron presente obligando al lanzamiento de cargas. El destructor HMS Offa abrió fuego, a distancia extrema, a uno que se encontraba en superficie.
Destructor HMS OffaDestructor HMS Offa
A medio día el convoy era observado por seis exploradores. A las 16:30 atacaron diez Heinkel He 115C de la 1./Kü.Fl. GR 406, que fueron rechazados. Uno fue derribado por el Fury, su tripulación a bordo del bote inflable, fue rescatada, con una de las escoltas en aproximación, por otro hidro que amerizó con gran riesgo y coraje. Luego se hizo presente un Walrus, del Crucero HMS London con un mensaje lumínico de cambio de rumbo.

Al repeler un súbito ataque de tres aviones, el hidro británico se encontró en la línea de tiro sin consecuencias (Mientras tanto un explorador describía monótonamente círculos. Desde un destructor le enviaron un mensaje por lámpara: “Podría cambiar el sentido de giro. Nos está causando vértigo”. Respuesta “Cualquier cosa para complacer a un inglés”, e invirtió el sentido del vuelo. A media noche comenzaron a aparecer icebergs.

En esta jornada se produjo el cruce con otro convoy procedente de Rusia en 73° N y 3° E.
). Para entonces la fuerza de cruceros del Contraalmirante Hamilton había sobrepasado el convoy y se mantenía fuera de la vista unas 40 millas al N.
Emblema de la 1. Kü.Fl. GR 406Emblema de la 1./Kü.Fl. GR 406
Desde el anochecer del día 2 hasta la mañana de la jornada siguiente el convoy fue protegido por la niebla (A las 03:00 del 3 de julio, el petrolero Gray Ranger, tuvo un rumbo a proa al embestir un témpano pequeño.

La dimensión de la avería no posibilitaba una reparación temporaria de manera que, previa entrega de las cartas hidrográficas al Aldersdale, emprendió el viaje de retorno. Según el plan original, el Aldersdale debía regresar después de alcanzar la longitud del Cabo Norte; ahora debía seguir hasta Arcángel
). A las 7:00 se alteró el curso al E., para sobrepasar la isla del Oso y entrar en el Mar de Barents.

Por la tarde las escoltas alejaron submarinos. Cinco Heinkels, lanzaron a gran distancia sin consecuencias. El HMS Offa rechazó a otro en ataque solitario. A las 22:15 el convoy se encontraba 30 millas al N de la Isla del Oso. El Almirante Hamilton decidió que sus cruceros permanecerían en las cercanías aun cuando el convoy sobrepasase la citada isla y por su parte el Almirante Tovey con las unidades pesadas se aproximaba al punto para dar cobertura lejana.

Todo parecía marchar bastante bien pero en esa jornada comenzaron a darse los acontecimientos que conducirían a una catástrofe.


Unidad: Decima Flottiglia MAS
Imagen
US Antarctic Expedition (1) Orden Lenina (2) Distinguished Service Cross (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Order of Merit (1) Panzerkampfwagenabzeichen (1) Navy Cross (1) Ordre du Mérite Maritime (1) Distinguished Service Cross (1) Flotten-Kriegsabzeichen (1) Croce al Valore di Guerra (1) Kyuokujitsu-sho (1) Distinguished Flying Cross (1) Médaille Commemorative de la Guerre (1) Flugzeugführerabzeichen (1) Japón (1) Purple Heart (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Corpo di Spedizione Italiano in Russia (1) Battle of the Bulge (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (9) Orden del Millón de Elefantes (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
cocinilla
Grande Ammiraglio
Grande Ammiraglio
Mensajes: 6644
Registrado: 17 Sep 2009 17:58
País 2GM: Italia
Zona/Región: Mediterráneo
Ubicación: España

Re: El Convoy PQ 17

Mensaje por cocinilla » 13 Jul 2011 14:51

D. Movimientos de la Flota alemana

Aviones de reconocimiento británicos comprobaron que la fuerza alemana en Trondheim había zarpado. Tal como había sido previsto en las directivas del Almirante Schniewind, la fuerza apostada en Narvik (DKM Lutzow y DKM Scheer) inició su desplazamiento hacia el Altenfiord, mientras que la de Trondheim (DKM Tirpitz y DKM Hipper) procedió al Vestfiord. Para el 3 de julio, “ULTRA” informaba del desplazamiento de unidades alemanas hacia el norte a lo largo de la costa Noruega, con concentración en el Altenfiord, desde el cual podrían partir para atacar el convoy, de manera que en el Almirantazgo británico, la duda era si el DKM Tirpitz había zarpado del mismo.

Hubo demoras en Bletchey Park que a las 19:00 del día 4 informó que las señales interceptadas en las últimas 24 horas pronto estarían disponibles. La información hacía presumir que efectivamente el acorazado había arribado al Altenfiord y que su escolta de destructores recibido órdenes de reabastecerse de combustible.

Al despuntar el día 4, la visibilidad permitía ver la totalidad del convoy pero una neblina en altura no permitía al señalero Barron Taylor, del HMS Palomares, avistar al avión cuyo sonido oía.
HMS PalomaresHMS Palomares
A las 2:30 apareció de improviso, lanzó un torpedo y desapareció. El buque tomó acción evasiva pero el SS Christopher Newport fue alcanzado (Previamente, “al divisar la estela, en el Newport, algunos huyeron de sus puestos de combate, excepto el marinero artillero Hugh Wright que abrió infructuosamente fuego de ametralladora del 30 por delante de la trayectoria, hasta que quedó fuera de su campo tiro.

El impacto, que alcanzó el cuarto de máquinas, desmayó a Wright que además resultó herido”. Los buques de rescate, HMS Zamalek y HMS Zaafaran acudieron y rescataron a la tripulación. El Newport fue más tarde torpedeado por un submarino propio porque se mantenía a flote. Los vigías de los buques británicos quedaron sorprendidos cuando al unísono, los raídos pabellones que habían cruzado el Atlántico, fueron arriados de los buques americanos, para luego ser reemplazados por otros más grandes y flamantes.

Era el Día de la Independencia. Análogamente en la fuerza de cruceros, el USS Tuscaloosa, el USS Wichita y los dos destructores hicieron lo propio con intercambio de mensajes con las naves británicas
). Cercano el mediodía, el Almirantazgo dejó a la discreción del almirante Hamilton sobrepasar el límite de los 25° E establecido en sus órdenes, si la situación lo demandase.
El SS Christopher Newport antes de hundirseEl SS Christopher Newport antes de hundirse
Por su parte, Tovey que no tenía información que avalase tal cambio condicionó el mensaje de Londres ordenandole abandonar el Mar de Barents una vez que el convoy alcanzase los 25º E o antes, a su discreción, a menos que el Almirantazgo asegurase que no se encontraría con el Tirpitz.

En un día muy luminoso esta fuerza era visible desde el convoy, adelante y a estribor del mismo, con un Walrus volando sobre ella. Dos submarinos fueron vistos a popa de la formación de cuatro columnas de los mercantes, mientras que hacia adelante y hacia atrás mantenían el contacto dos aviones exploradores a los que se unieron bombarderos Ju.88 circunstancia que obligó a un rápido amerizaje del Walrus.

Al comenzar la tarde, los Ju.88 llevaron ataques esporádicos con bombas, sin éxito, y con una profusión de fuego AA. Hicieron su aparición algunos Heinkel y uno o dos Focke Wulf 200, pero no se intentaron ataques concentrados. Avanzada la tarde atacaron doce Heinkel, pero sus torpedos no alcanzaron a buque alguno, obligados a lanzar a gran distancia por el intenso fuego AA, de manera que los buques no habían sufrido más que daños superficiales en la mayoría de los casos provocados por excesivamente entusiastas artilleros (A las 18:00 el destructor americano USS Wainwright pudo tomar combustible del Aldersdale, demorado por las acciones mencionadas en las que participó).

E. Primeros ataques

A las 18:00, Hamilton informó de su intención de retirarse a las 22:00, pero previamente, a las 19:30, el Almirantazgo dispuso permaneciese con el convoy pendiente de futuras informaciones. Más tarde se recibió un mensaje del Almirantazgo informando que un número no especificado de aviones había partido de Noruega y se encontraría sobre el convoy en una hora.

El radar de los buques AA detectó a los atacantes y se dio la alerta. En el trawler Lord Austin se recibió un despacho: 25 aviones a una distancia de 30 millas. Desde el River Afton, el comodoro, izó “JG”: “Listos para acción inmediata”. El Wainwright debió suspender el reaprovisionamiento y realizar una maniobra para eludir bombas. El viejo HMS Keppel también pudo hacer lo propio, en ambos casos salvados por escasas 100 yardas. El radar del HMS Palomares, detectó, primero diez, luego veinte y más tarde 30 aviones en aproximación.

Desde el puente, el Teniente Leslie Clements contó 42. En el Leamington se dieron circunstancias similares: “12 torpederos en aproximación, marcación....; 20 en aproximación....marcación; 35 en aproximación, marcación....”. Un hidroavión, en llamas, afrontó la barrera de fuego AA, tan cerca que desde el Aldersdale, con binoculares, se pudo apreciar que sólo parecía vivo el piloto, que pudo lanzar para luego de varios rebotes desaparecer bajo el mar. Tal acto de coraje suicida, aparentemente tuvo compensación cuando un torpedo alcanzó al británico Navarino con un gran estallido.

El Wainwright hacía fuego con todos sus cañones, abatiendo dos aviones (Parecía que avión alguno podría sobrevivir a tal respuesta masiva de fuego AA. Algunos de ellos mostraban resolución mientras que otros vacilaban cayendo a derecha o izquierda. Volaban a lo largo de las columnas de buques, tan cerca que los pilotos y navegantes eran visibles en sus habitáculos.

Los marineros debían mirar hacia abajo porque se desplazaban cerca de la superficie. Los numerosos torpedos provocaban mensajes de advertencia entre naves y fue inevitable que alguno hiciera blanco
).
Destructor USS WainwrightDestructor USS Wainwright
Tres aviones atacaron al flamante Liberty, William Hooper, que respondió con sus piezas de 4 y 3 pulgadas y ametralladoras.

El motor de un avión se incendió, una granada de 3” hizo impacto en el ala de otro, pero el tercero, fríamente, se acercó para lanzar dos torpedos casi a quemarropa. Sin embargo, con una brusca maniobra pudo eludir uno, pero el otro penetró y estalló en el cuarto de máquinas. Otro torpedo pasó a escasos 20 pies de la popa del Aldersdale, para alcanzar al petrolero ruso Azerbaijan, a proa del cuarto de máquinas, causando un enorme rumbo por el cual la carga comenzó a caer al mar al tiempo que se levantaban enormes columnas de humo, mientras se veía a una de las tripulantes disparar con una ametralladora sobre el avión en retirada que finalmente fue abatido (Cuando el buque parecía perdido, desde el Ledbury observaron como las mujeres combatían el fuego.

El comisario y 4 tripulantes habían abandonado la nave en un bote y fueron recogidos por el Zamalek. Un segundo bote repleto de hombres remolcó a otro, al tiempo que el Zaafaran recogió hombres que estaban en el mar, ya sea porque habían saltado o expulsados por la explosión.

Un último bote que abandonó el Azerbaiyán, fue “convencido” de regresar con ráfagas de ametralladora. La carga era aceite de lino y no petróleo, una circunstancia que contribuyó a la salvación del buque con la colaboración de los “voluntarios” y pronto navegaba en procura del convoy, al decir del Capitán Broome “parecía agujereado pero feliz, capaz de hacer 9 nudos”
).
SS William HooperSS William Hooper
El Navarino y el William Hooper estaban detenidos, escorados y echando humo, mientras el Rathlin se desplazaba lentamente rescatando unos 60 náufragos del segundo mientras que algunos del Navarino fueron recogidos por el Zaafaran.

La formación naval mostró eficiencia y disciplina para repeler el ataque y prevalecía el convencimiento que “mientras la munición durase el PQ17 podía llegar a cualquier parte” (Los aviones torpederos alemanes pertenecían a la I/KG26 del Comandante Werner Klümper que atacaron en conjunto con Ju 88 de la KG30.

Después del pasaje del convoy PQ16 los germanos habían adquirido experiencia, que aplicaron cuando dispusieron de un mayor número de aviones torpederos. Habían comprobado que se podía provocar gran confusión en las cortinas defensivas enemigas mediante el ataque combinado con torpederos y bombarderos.

El momento más favorable era al comenzar la “noche” con los aviones torpederos procediendo desde el lado de la oscuridad mientras los buques realizaban maniobras para eludir las bombas lanzadas en picado y en altura por parte de los Ju.88 de la KG 30, acción que facilitaba la sorpresa por parte de los Heinkel aproximándose en vuelo bajo.

La táctica llamada “Golden Zange” (Peine Dorado) consistía en un ataque con torpederos en masa llevado a cabo por una docena de “He.III H-6” que volaban en una amplia línea de frente, con el lanzamiento simultáneo para conseguir la máxima dispersión, al tiempo que se dividía el fuego AA de los buques.

Los “He.111 H-6” podían llevar dos torpedos adosados a la panza. Los torpedos eran del modelo LFT5 y LFT5W, ambos de 450 mm. El último estaba basado en el modelo italiano producido por Silurificio Whitehead di Fiume
).
Comandante Werner KlümperComandante Werner Klümper
Tan repentinamente como se había iniciado el ataque terminó y volvió a reinar la quietud sólo interrumpida por esporádicos disparos a aviones de reconocimiento que permanecían volando en círculos.

El convoy siguió navegando en su prevista formación; detrás quedaba una escena de devastación, el mar calmo cubierto de manchas de fuel oil ardiendo, algún bote salvavidas abandonado y restos de aviones derribados. A popa un pequeño grupo de pilotos alemanes en un bote inflable, otros en las alas de sus aviones abatidos esperando los arriesgados hidros de rescate.

Doce aviones habían sido derribados y probablemente otros averiados no habrían podido alcanzar sus bases (Resultaba sorprendente que el ataque masivo con torpedos no hubiese producido más bajas, hecho que se adjudicó no sólo a la suerte sino también a la pericia para eludirlos, como ejemplo el destructor HMS Offa lo logró con tres.

La intensidad del fuego AA se ponía en evidencia en la cubierta superior del Pozarica, en la que casi era imposible caminar, alfombrada con vainas servidas. Muchas de las averías en superestructuras e incluso algunos heridos, se debieron al fuego de buques propios con las armas deprimidas para enfrentar máquinas que volaban muy bajo. Un único avión de reconocimiento terminó por alejarse con lo que la calma se hizo total.

Se tenía la sensación que con 4 o 5 días más de navegación por delante, el convoy arribaría a destino con pérdidas tolerables, aunque la mayor preocupación era si la disponibilidad remanente de munición AA sería suficiente para enfrentar otros ataques como el soportado. Fue entonces cuando la calma fue abruptamente rota, no por los alemanes sino por los mensajes originados en Londres
).
SS ZaafaranSS Zaafaran
Mientras tanto el comando naval alemán, al no poder dar cuenta de la presencia de los temidos portaaviones británicos, se encontraba pendiente de la autorización de Hitler para la intervención de unidades pesadas.

El Almirante Raeder dispuso que el DKM Tirpitz se reuniese con el DKM Scheer en el Altenfiord, de manera de estar listo, una vez que la autorización se concretase.

Las naves permanecerían en ese fondeadero hasta la tarde del día 5. Por su parte los británicos, entre el 1º y el 4 de julio, habían dispuesto el reconocimiento aéreo de las costas septentrionales de Noruega por parte de Catalina que volaron al norte de Rusia. Los vuelos de exploración se incrementaron en relación al avance a la zona crítica del PQ17.

Se produjo, sin embargo, un vacío entre las 11:00 y las 17:00 del 4 de julio debido al accidente de un avión; fue un hecho que aportó una dosis a la incertidumbre que imperaba en el Almirantazgo. Ese día el Almirante Dudley Pound se hizo presente en el Centro Operativo de Inteligencia del Almirantazgo donde se encontraba el Vicealmirante Sir Norman Denning a quien preguntó “si podía asegurarle que el DKM Tirpitz se encontraba aún fondeado en el Altenfiord y si así era, si estaba listo a zarpar”. Denning respondió que él podría saber si había zarpado después que lo hubiese hecho (El razonamiento para presumir que no estaba próximo a zarpar era la indicación que no lo habían hecho sus destructores que debían partir anticipadamente para el patrullaje previo antisubmarino.

Por otra parte, un confiable agente noruego ubicado en la entrada del Altenfiord habría informado de inmediato de la zarpada del acorazado alemán. Sin embargo tal elemento de juicio debía tomarse con prevención atento que las trasmisiones del citado agente se daban en intervalos irregulares. De manera que su silencio, en esa situación particular, no era una evidencia firme
).
Almirante Sir Norman Denning
La afirmación de Denning, en cuanto conocer la presencia del acorazado en el mar después que hubiese zarpado se basaba en los antecedentes de incursiones anteriores, cuando la interceptación del tráfico de mensajes “Enigma” (la máquina de cifrar alemana) indicaba que si una unidad capital era destacada, ésta permanecía en silencio RT, pero se producía un notable incremento en el flujo de las comunicaciones emanadas desde su comando en tierra, en este caso el “Gruppe Nord”, en Noruega.

En esas circunstancias la alteración del tráfico había sido indudable tal como había ocurrido el pasado marzo cuando el Tirpitz había salido para una misión sin éxito contra el convoy PQ12. Por otra parte ninguno de los submarinos destacados en aguas del Cabo Norte, había informado de la presencia de unidades alemanas en el mar (Además de los submarinos rusos, se encontraban en esas aguas los británicos HMS Ursula, HMS HMS Tribune, HMS Seawolf, HMS Trident, HMS Sahib, HMS Unrivalled, HMS Unshaken, HMS Sturgeon y el francés FNL Minerva).

Del lado alemán se daban circunstancias que naturalmente los británicos ignoraban. Los exploradores de la Luftwaffe no habían logrado ubicar las unidades de la “Flota Metropolitana”, de manera que no se podía satisfacer el requisito de Hitler para llevar a cabo la Operación Rösselsprung, en el sentido que los portaaviones británicos debían ser localizados y atacados con aviones.
Submarino HMS TridentSubmarino HMS Trident
La experiencia del DKM Bismarck y el riesgo corrido posteriormente por el DKM Tirpitz, como consecuencia de la participación de los aviones embarcados del Arma Aérea de la Flota, habían influido en las prevenciones acerca de la seguridad de las naves capitales de la Kriegsmarine (Es de destacar que para julio de 1942 la aplicación de la información proveniente de ULTRA, además de la obtenida de otras fuentes, había sido, y en ocasiones, dramáticamente exitosa, circunstancia que indicaba un grado de confiabilidad que el Primer Lord Naval no podía ignorar; sin embargo no fue así).

El Almirante Dudley Pound no confió en las evaluaciones de sus subordinados y consideró que el DKM Tirpitz había zarpado y que atacaría el convoy antes que las unidades de la Flota Metropolitana pudiesen intervenir. La apreciación indicaba que a partir de las 02:00 del día 5 podía concretarse el ataque alemán con unidades de superficie, DKM Tirpitz, DKM Scheer y DKM Lutzow, porque aparentemente los británicos ignoraban el percance de este último.

Como consecuencia del mismo podía resultar que los cruceros de Hamilton y el convoy con las escoltas de Broome serían superados y hundidos. Por otro lado, el convoy tenía 800 millas aún por cubrir; la tarea de submarinos y aviones se vería facilitada por los buques mercantes dispersos si se daba la orden de desperdigarse. Al parecer se consideró mucho más grave la primera posibilidad y se actuó en consecuencia.
Almirante Dudley PoundAlmirante Dudley Pound
Poco después de las 21:00 del 4 de julio, el Almirantazgo ordenó que los cruceros que acompañaban al PQ17 se retiraran hacia el W. Apenas luego un despacho escrito personalmente por el Primer Lord Naval dispuso la dispersión del convoy. Ante esta decisión poco y nada podía hacer la escolta inmediata para la protección del ahora esparcido y no existente convoy, por lo que el Capitán Broome destinó los seis destructores a reforzar los cruceros del Almirante Hamilton.

Los dos submarinos permanecerían con los mercantes para atacar unidades enemigas, mientras que los buques AA, barreminas, corbetas y trawlers procederían directamente a Arcángel. La orden de desperdigarse llegó a un sorprendido Comodoro Dowding, a tal punto, que requirió la repetición del mensaje, y para el comandante de la escolta de destructores, Capitán Broome, adoptar “la más dura decisión de su vida”: abandonar el convoy. Mediante
un posterior mensaje al Almirante Hamilton a cuya fuerza de cruceros se incorporaba, le hizo saber que “estaba siempre dispuesto a retornar”.

Hamilton, atento el contenido del mensaje recibido del Almirantazgo, apreció, como una posibilidad, que su desplazamiento hacia el W conduciría a llevar las unidades de superficie alemanas a un encuentro con la Flota Metropolitana y ante esa eventualidad, consideró que los destructores serían más útiles operando con la fuerza principal británica, que se encontraba patrullando las aguas al NW de la Isla del Oso.

Los destructores emprendieron su desplazamiento hacia el W cubriendo puestos de combate listos a reaccionar ante unidades de superficie alemanas cuya aparición apreciaron como inminente.


Unidad: Decima Flottiglia MAS
Imagen
US Antarctic Expedition (1) Orden Lenina (2) Distinguished Service Cross (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Order of Merit (1) Panzerkampfwagenabzeichen (1) Navy Cross (1) Ordre du Mérite Maritime (1) Distinguished Service Cross (1) Flotten-Kriegsabzeichen (1) Croce al Valore di Guerra (1) Kyuokujitsu-sho (1) Distinguished Flying Cross (1) Médaille Commemorative de la Guerre (1) Flugzeugführerabzeichen (1) Japón (1) Purple Heart (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Corpo di Spedizione Italiano in Russia (1) Battle of the Bulge (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (9) Orden del Millón de Elefantes (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
cocinilla
Grande Ammiraglio
Grande Ammiraglio
Mensajes: 6644
Registrado: 17 Sep 2009 17:58
País 2GM: Italia
Zona/Región: Mediterráneo
Ubicación: España

Re: El Convoy PQ 17

Mensaje por cocinilla » 13 Jul 2011 15:55

F. Ataque final

La partida rumbo al W de la fuerza de cruceros fue tan súbita que un Walrus que había sido destacado, al retornar no encontró a su buque madre y escaso de combustible tuvo que amerizar para ser luego remolcado por el buque AA Palomares. “La reacción a bordo de los cruceros y los destructores americanos fue la de sentirnos aturdidos por un “shock”. Consideramos que debía haber un error en la trasmisión del mensaje... estaban profundamente amargados, execrando a los británicos en lo que creyeron una huida ante la posibilidad de una buena batalla en la que teníamos la posibilidad de sobrevivir.

Nosotros estábamos resentidos por abandonar los dispersos e indefensos buques mercantes navegando a nueve o diez nudos, en aguas heladas en las que sabíamos, por experiencia, no era posible sobrevivir sino durante escaso tiempo. Dos de nuestros pilotos de observación del USS Wichita, murieron antes que pudiéramos rescatarlos. Nuestra ira se hizo aun más intensa por el buen espíritu y filosófica resignación con que la orden fue recibida por los mercantes, mientras observaban como nosotros nos íbamos.

Solamente cuando ya estábamos alejados de la posible batalla y navegando rumbo a Scapa Flow, tuvimos la posibilidad de intercambiar mensajes con los británicos y comprobar que estaban tan furiosos y amargados como nosotro
s”. Capitán de Navío (R) Douglas Fairbanks de la reserva naval, entonces teniente del estado mayor del Contraalmirante Robert C. Giffen, a bordo del USS Washington y que había sido asignado temporalmente al Crucero USS Wichita.
Capitán de Navío Douglas FairbanksCapitán de Navío Douglas Fairbanks
La situación a bordo de este crucero determinó que el día 5 de julio a pocas horas del repliegue de las fuerzas de cobertura, el comando dispusiese que un informe aclaratorio fuese insertado en el diario del buque para conocimiento de la dotación.

Cabe recordar que ya, en la Primera Guerra Mundial y con respecto a la conducción de fuerzas navales destacadas, una diferencia entre el Almirantazgo y el Comando Naval Imperial alemán estaba dada por el hecho que desde Londres se impartían continuamente una serie de órdenes y directivas, mientras que los germanos se limitaban a suministrarle información dejando, a criterio del almirante en el lugar de los acontecimientos, las decisiones a adoptar.

No se puede determinar cuál habría sido la decisión del Almirante Tovey, si en lugar de recibir órdenes perentorias que deben haber hecho suponer una amenaza inminente, el Almirantazgo le hubiese suministrado la información y la inteligencia disponibles. Mientras tanto en el Almirantazgo, dos horas después que la orden de dispersión había sido emitida, el Capitán de Navío Jock Clayton, subordinado de Denning, trató de persuadir a Dudley Pound que la cancelara porque se había fortalecido la impresión de que el Tirpitz se encontraba en puerto, al recibirse un nuevo desencriptamiento “ULTRA” procedente de un mensaje irradiado a submarinos alemanes en el área del Cabo Norte informando que no había en la vecindad, unidades de superficie propias.

En el anochecer del 5, cuando navegaba rumbo a Scapa Flow, el almirante Tovey tuvo noticias de la presencia de naves alemanas en aguas del Cabo Norte navegando hacia el E y a unas 300 millas del punto donde el convoy se había dispersado.
SS John WitherspoonSS John Witherspoon
Los informes provenían de dos submarinos, uno británico y otro ruso y de uno de los aviones de reconocimiento (A las 17:00, el submarino ruso Red Star informó del primer avistaje. A las 18:16 un avión envió su mensaje y a las 20:29 lo indicaba el submarino HMS Unshaken).

La salida a mar abierto de las unidades germanas fue muy breve. Hitler había permitido la zarpada en la mañana del 5 de julio. El DKM Tirpitz con el DKM Scheer, el DKM Hipper, siete destructores y dos torpederos zarparon del Altenfiord entre las 11:00 y las 11:30. Cuando fueron interceptados los mensajes británicos y ruso de avistaje y ya se tenía noticia que el disperso convoy era víctima de submarinos y aviones, el Almirante Raeder canceló la operación y a las 21:30 la fuerza revirtió su rumbo y llegó a Narvik sin problemas, mientras que la Flota Metropolitana hacía lo propio en Scapa Flow el día 8.

La dispersión del convoy permitió que submarinos y aviones alemanes fuera hundiendo una a una, 21 de las indefensas naves abandonadas a su suerte sin protección alguna. Los operadores “ULTRA” comenzaron a captar las señales que daban cuenta de la situación. Mensajes descifrados originados en el comando de la Luftwaffe en las Lofoten daban cuenta de avistajes y hundimientos al igual que los provenientes de diferentes submarinos.
Hans Jürgen Stumpff comandante de la Luftflotte 5Hans Jürgen Stumpff comandante de la Luftflotte 5
Diez de los mercantes, un petrolero y un buque de rescate hundidos, lo fueron por obra de bien adiestradas tripulaciones de aviones alemanes.

Naturalmente ante la ausencia de escoltas su tarea se vio enormemente facilitada sobre buques inermes, de escasa velocidad, y prácticamente incapacitados de realizar maniobra evasiva alguna con posibilidad de éxito. Como contrapartida la 5 Luftflotte perdió cinco aviones.

Solamente once mercantes y dos de las tres naves de rescate lograron arribar a Arcángel con 87 aviones, 164 tanques, 896 vehículos y 57.176 toneladas de repuestos y otros abastecimientos.

Los 22 hundidos llevaban 210 aviones, 430 tanques, 3.350 vehículos y 99.316 toneladas de repuestos y otros abastecimientos (Este desastre llevaría a un oficial británico a expresar que “el Tirpitz con un simple cambio de fondeadero había provocado más daño que los submarinos y los aviones en la historia de los convoyes a Rusia”. Aunque en realidad no había sido un simple cambio de fondeadero).

Una información de detalle indica que a partir de las 22:15 del 4 de julio de 1942, la orden de desperdigarse no se cumplió exactamente de acuerdo con lo previsto porque algunos lo hicieron individualmente y otros en pequeños grupos tal como la Corbeta HMS Dianella que con dos submarinos puso proa al Mar Blanco.

Otras naves, protegidas por los buques AA HMS Palomares y HMS Pozarica, con la escolta de unidades menores, pusieron rumbo a la isla de Novaya Zemlya en cuya costa occidental, en el estrecho Matochkin; allí se refugiaron entre el 11 y el 20 de julio los mercantes Ben Harrison, Silver Sword, Troubador, Ironclad, Azerbaiyán y Ocean Freedom, al que fue izado el Walrus que el Palomares había remolcado hasta allí.
HMS AyrshireHMS Ayrshire
A un fondeadero más al sur arribó el Empire Tide, mientras que el Winston Salem permaneció encallado entre el 8 y el 24 de julio. Otros como el trawler Ayrshire, al comando del teniente de la reserva naval voluntaria L. J. Gradwell, con 3 barreminas, condujeron a los mercantes Silver Sword, Ironclad y Troubador rumbo al hielo, en el que penetraron unas veinte millas, donde permanecieron entre el 5 y 7 de julio apelando al pintado de blanco y el cubrimiento con sábanas como enmascaramiento, para posteriormente dirigirse al Estrecho Matochkin en Novaya Zemlya. Según palabras del Almirante Tovey la conducta del pequeño Ayrshire fue “un espléndido ejemplo de imaginación e iniciativa”.

Su comandante había sido previamente un letrado (barrister) mientras que su segundo, teniente Richard Elsden, un abogado (solicitor). A pesar de su profesiones en la vida civil, actuaron como si hubiesen pasado sus vidas aprendiendo técnicas y tradiciones navales. En el Mar de Barents central sucumbieron:
  • Por acción de submarinos: el 5 de julio, Empire Byron, River Afton (buque del comodoro Dowding), Carlton, Daniel Morgan y Honomu.
  • Por acción aérea: el 5 de julio, Earlstone, Washington, Bolton Castle, Paulus Potter, Pankraft, Peter Kerr, Fairfield City, el petrolero Aldersdale y la nave rescate Zaafaran; el 6 de julio, el Pan Atlantic.
  • En aguas al SW de la isla Novaya Zemlya, entre el 6 y el 8 de julio los submarinos hundieron los mercantes Hartlebury, Olopana, John Witherspoon y Alcoa Ranger.
  • Al Sur del Mar de Barents, próximo al acceso del Mar Blanco, los aviones hundieron el 10 de julio, los mercantes Hoosier y El Capitán.
(En cada uno de estos episodios, las actitudes de las tripulaciones, las distintas suertes corridas por los supervivientes y otros detalles, requerirían un espacio no compatible con este trabajo. En general, los mercantes aislados o en grupos, escoltados o no, presentaron seria resistencia a los ataques aéreos para, en la mayoría de los casos, finalmente sucumbir abrumados por el número o la determinación de los atacantes.

La acción de los submarinos siempre fue por sorpresa y sin previo aviso. Como referencia se da cuenta en forma breve de las circunstancias de algunos hundimientos: SS Carlton, torpedeado a las 05:10 del 5 de mayo. SS Empire Byron, torpedeado a las 06:10.

El submarino emergió, entregó al 3er maquinista que había recogido de las aguas, indicó el rumbo a seguir para llegar a tierra, entregó salchichas, pan negro y cognac y filmó a los supervivientes y el mercante hundiéndose. SS Peter Kerr. Atacado por tres Ju.88 que lo alcanzaron con tres bombas. SS Honomu. Alcanzado por dos torpedos. Dos submarinos emergieron en cercanías de los botes y otro a 1/4 de milla.

Se llevaron prisionero al capitán. Entregaron carne enlatada y pan y preguntaron si tenían suficiente agua. SS Fairfield City. Atacado por un Ju.88 y alcanzado por dos impactos directos y varios cercanos. SS Daniel Morgan. Rechazó ataques aéreos por espacio de dos horas, obligando a dos Ju.88 dañados a acuatizar. Le lanzaron 80 bombas, de las cuales 30 fueron impactos cercanos y 3 directos, al tiempo que fue alcanzado por un torpedo en la banda de estribor.

Un submarino emergió y dio la orden a los supervivientes de seguirlo, cosa que hicieron por espacio de una hora cuando la nave aumentó velocidad y se alejó. El desplazamiento condujo a los supervivientes al buque ruso Donbass. SS Aldersdale. Alcanzado por las bombas de tres JU.88.

La tripulación recogida por el barreminas HMS Salamander, que intentó el remolque, tarea que abandonó al recibir la orden de retirarse. El Aldersdale fue hundido con cargas de profundidad. SS Zaafaran. Alcanzado por las tres bombas lanzadas por un único avión. Dotación rescatada por el Zamalek. SS Earlston. A las 12:00 rechazó el ataque de cinco torpederos. Averió un avión y esquivó un torpedo. Posteriormente atacado por ocho Ju.88. Uno lanzó dos bombas que cayeron a babor y estribor para luego estrellarse en el mar por no poder salir de la picada. La bomba de otro cayó a proa y un tercero lanzó dos más.

A las 15:10 una bomba causó averías que lo dejaron sin propulsión. Emergieron cuatro submarinos, dos a 200 yardas, un tercero a 1/2 milla y el cuarto a una milla. Los tres más cercanos formaron un triángulo con los botes en el centro. Trasladaron a bordo de uno de ellos al Capitán Stenwick y no aceptaron sus pedidos de ayuda. Cuando se pidió al comandante de otro el rumbo a seguir su respuesta fue: “estamos en guerra, búsquenselo ustedes”. SS Panfraft. Atacado por siete Ju.88.

Tres de ellos lanzaron nueve bombas. Una resultó en impacto directo y dos cercanas tuvieron efecto mina. La tripulación fue rescatada por la Corbeta HMS Lotus. El Washington se unió al Paulus Potter y el Bolton Castle. A media tarde un avión lanzó sus bombas, una con caída cercana al Washington. Más tarde atacaron siete con un impacto en el Bolton Castle que marcó su fin.

El Paulus Potter resultó afectado por el efecto mina de una bomba cercana. Más tarde el Washington fue alcanzado por bombas al tiempo que se incendiaba por efectos de ametrallamiento. Las tres dotaciones rechazaron ser recogidos por el Olapana, porque se consideraban más seguros en los botes; después de entregarles cigarrillos y pan el Olapana se alejó. SS River Afton, el buque del comodoro. A las 20:15 recibió el impacto de un torpedo, seguido de otro y luego un tercero.

El submarino salió a superficie y se llevó un hombre para identificar a carga. Dejó vino, y pan; después de tomar fotografías recomendaron tomar rumbo a Novaya Zemlya a 200 millas.
).
Ruta seguida por el PQ-17 y el grupo de batalla alemán y lugares de los hundimientosRuta seguida por el PQ-17 y el grupo de batalla alemán y lugares de los hundimientos
En esa jornada del 5 de julio de 1942, catorce mercantes del PQ17 fueron hundidos. Pero el drama no había terminado (SS Pan Atlantic. El 6 de julio sufrió al menos un impacto directo de bomba que lo incendió. SS Hartlebury. A las 02:00 del 7 de julio fue alcanzado por un torpedo, seguido de dos más.

El submarino emergió y en inglés preguntó: ¿Qué buque? ¿Destino? ¿Por qué van a Rusia-ustedes no son bolcheviques- o lo son? Preguntaron si tenían compás, lamentaron no tomar a nadie a bordo por falta de espacio y entregaron dos botellas de Schnapps y siete panes. SS Alcoa Ranger. Observado por avión de reconocimiento.

A las 08:30 un torpedo hizo impacto en la banda de estribor. El submarino emergió y abrió fuego sobre la nave abandonada, efectuando no menos de sesenta disparos. Los supervivientes llegaron a la conclusión que lo tomaron como una práctica de artillería. Luego hizo las preguntas habituales y si tenían suficientes provisiones; tomó fotografías e indicó el rumbo a tierra.

SS John Witherspoon. A la 16:15 del 7 de julio alcanzado por un torpedo seguido de otro poco más tarde. El submarino salió a superficie, preguntando si había alguien herido, si necesitaban víveres o agua. ¿Cuántas toneladas de carga? Indicó el rumbo a tierra. La tripulación posteriormente rescatada por la corbeta La Malouine. SS Olapana. Si se producía un ataque aéreo, planificaron provocar un fuego mientras dos botes se alejaban para engañar al adversario haciéndole creen que lo habían alcanzado.

El sistema operó por primera vez la tarde del 7 de julio, cuando atacó un Heinkel, que luego se alejó, para pasar la información a un submarino. El torpedo hizo impacto a las 22:55. Más tarde el sumergible hizo uso de su cañón. Se acercó a balsas y botes y formuló una pregunta aparentemente estereotipada: ¿Son ustedes bolcheviques? ¿No? Entonces ¿Por qué están ayudando a Rusia? Les informó que todos los buques del convoy estaba en el fondo del mar, les señaló la dirección de la tierra más próxima y les preguntó si tenían suficiente comida.

SS Hossier. A las 21:15 del 9 de julio es atacado por aviones. Tres bombas estallaron debajo del casco, dejando fuera de servicio su propulsión. La corbeta Poppy disparó 30 granadas para hundirlo, evento que se dio a la 1:00 del 10 de julio. SS El Capitán. Tres bombas que estallaron a menos de veinte yardas marcaron su fin.

El trawler Lord Austin rescató a su tripulación, un conjunto de americanos, argentinos, polacos, ingleses y chinos. SS Samuel Chase. Alcanzado por tres impactos directos y tres cercanos de bombas que afectaron la tubería principal de vapor y lo dejaron inmóvil. Fue tomado a remolque por el barreminas Halcyon
).
El convoy es atacado por avionesEl convoy es atacado por aviones
El 7 de julio, la primera nave en arribar a Arcángel, fue la Corbeta HMS Dianella, que volvió a zarpar en búsqueda de supervivientes en el Mar de Barents. Dos días más tarde llegaron, un buque de rescate y dos mercantes. El Comodoro Dowding, fue rescatado después de permanecer por tres horas en una balsa en aguas heladas y llegó a Arcángel el día 11 con otros tres buques.

El imperturbable comodoro, después de sentenciar “que no había sido un convoy exitoso”, partió de Arcángel el 16 en una de las tres corbetas para tratar de traer a salvo naves que se encontraban refugiadas en Novaya Zemlya. Tan pronto llegó al área procedió a integrar un convoy que puso rumbo a Arcángel la noche del 20 encabezado por el rompehielos ruso Murmansk a cuyo bordo se encontraba Dowding.

El mercante americano Winston Salem que había encallado, fue reflotado el 24 y pudo llegar a destino. Como consecuencia de ésta y otras experiencias, los británicos llegaron a la conclusión que los convoyes debían contar con la cobertura cercana de portaaviones escolta si se deseaba mantener la magnitud de las pérdidas dentro de valores razonables. (una conclusión tan obvia que casi podría calificarse como “una verdad de Perogrullo”).



G. Vídeos

Convoy PQ17 (Part 1/3)


Convoy PQ17 (Part 2/3)


Convoy PQ17 (Part 3/3)




H. Fuentes
http://www.exordio.com
http://es.wikipedia.org
http://commons.wikimedia.org
http://www.forosegundaguerra.com
http://www.secondworldwar.org.uk/convoypq17.html
http://www.exordio.com
http://forum.axishistory.com
http://ww2total.com
http://www.historiasiglo20.org
http://www.ibiblio.org
http://www.merchantnavyofficers.com/PQ.html
http://www.uboat.net/ops/convoys/pq-17.htm
http://www.naval-history.net/WW2Campaig ... onvoys.htm
http://www.bletchleypark.org.uk
http://www.merchantnavyofficers.com/PQ.html
http://www.asisbiz.com/Luftwaffe/kflgr406.html
http://www.pq17.eclipse.co.uk/convoy_PQ17_merchants.htm
http://www.wrecksite.eu
http://reibert.info
http://hulltrawler.net
http://www.youtube.com

El Hombre y la Mar; Año 2004; Autor: Camil Busquets i Vilanova; Editorial: Agualarga - Aldaba.
Enciclopedia Del Mar; Año 1974; Editorial Salvat.
La Guerra en el Mar; Editorial San Martin; Año: 1.986;
De la Invencible a Guadalcanal. Nacimiento y ocaso del cañón en la guerra naval; Autor: Álvaro Akerman Trecu; Editorial: F.E.I.N; Año: 1.999


Unidad: Decima Flottiglia MAS
Imagen
US Antarctic Expedition (1) Orden Lenina (2) Distinguished Service Cross (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Order of Merit (1) Panzerkampfwagenabzeichen (1) Navy Cross (1) Ordre du Mérite Maritime (1) Distinguished Service Cross (1) Flotten-Kriegsabzeichen (1) Croce al Valore di Guerra (1) Kyuokujitsu-sho (1) Distinguished Flying Cross (1) Médaille Commemorative de la Guerre (1) Flugzeugführerabzeichen (1) Japón (1) Purple Heart (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Corpo di Spedizione Italiano in Russia (1) Battle of the Bulge (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (9) Orden del Millón de Elefantes (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
abhang
Generalleutnant
Generalleutnant
Mensajes: 6814
Registrado: 18 Jun 2010 18:09
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Montecassino
Ubicación: España

Re: El Convoy PQ 17

Mensaje por abhang » 14 Jul 2011 11:07

Como siempre, muy interesante esta acción de la guerra,de este famoso convoy,gracias al camarada cocinilla.
Saludos.
El sudor ahorra sangre, la sangre ahorra vidas, y el cerebro, las dos cosas. (Erwin Rommel)


Unidad: 1. Fallschirmjäger Division
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (4) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
Doorman
Lieutenant de Vaisseau
Lieutenant de Vaisseau
Mensajes: 2092
Registrado: 22 Nov 2010 15:37
País 2GM: Francia
Zona/Región: Todos los océanos
Ubicación: Tommy's Holiday Camp
Contactar:

Re: El Convoy PQ 17

Mensaje por Doorman » 16 Jul 2011 23:30

Felicidades por este gran trabajo compañero Cocinilla, sigues superándote como siempre.
Saludos y salud.
Unidad: Royal Navy


"Inglaterra espera que todo hombre cumplirá con su deber"-Alm. Nelson
"Mas vale honra sin barcos que barcos sin honra"-Alm. Méndez Núñez

Responder