El "Hospital en la Roca" de Budapest

Descripción: El Museo del Búnker Atómico y del Hospital en la Roca es uno de los monumentos históricos de Hungría más auténticos y fascinantes que se conservan del siglo XX.

Museos y lugares de interés relacionados con la Segunda Guerra Mundial

Moderador: cocinilla

Responder
Avatar de Usuario
Currahee
First Lieutenant
First Lieutenant
Mensajes: 1481
Registrado: 14 10 2012 04:24
País 2GM: Francia
Zona/Región: Normandía/Holanda/Bastogne
Ubicación: Galicia (España)

El "Hospital en la Roca" de Budapest

Mensaje por Currahee » 07 05 2015 01:20

El "Hospital en la Roca" de Budapest


Hospital en la Roca de Budapest


  1. Introducción
  2. Origen y excavación de las cuevas, 1930-39
  3. Centro de Alerta K de la Defensa Civil, (Estación R)
  4. Puesto de Ayuda Médica, 1941-42
  5. Hospital de Emergencias Quirúrgicas de la Capital, 1944-45
  6. El estado de sitio en Budapest: Diciembre de 1944 – Febrero de 1945
  7. La Cruz Flechada
  8. Héroes
  9. La vida durante el estado de sitio
  10. El Instituto de Investigaciones y Desarrollo de Vacunas “Virus”, 1945-49
  11. La Dictadura Comunista, 1950-55
  12. El Hospital Revolucionario, 1956
  13. La Guerra Fría y el Tratado Nuclear, 1958-1962
  14. Hospital Secreto de Defensa Civil y Búnker Nuclear, 1960-2002
  15. Epílogo
  16. Plano
  17. Galería fotográfica
  18. Vídeos
  19. Fuentes



1. Introducción

El "Sziklakórház Atombunker Múzeum", o "Museo del Búnker Atómico y del Hospital en la Roca" de Budapest, es uno de los monumentos históricos de Hungría más auténticos y fascinantes que se conservan del siglo XX.

El hospital-búnker, construido en el interior de unas cuevas naturales bajo el Castillo de la Colina de Buda, jugó un destacado papel durante la Segunda Guerra Mundial, la Revolución de 1956 y la Guerra Fría, principalmente.

Durante esta época oscura del siglo XX, y hasta no hace muchos años, fue una construcción de Defensa Civil cuya existencia fue clasificada como “top secret” hasta después de la Guerra Fría y cuya localización les era desconocida incluso a los propios habitantes de Budapest.

Encontramos perfectamente recreados todos los ambientes y salas del complejo con cerca de 100 maniquíes de cera y aparatos médicos de la época que nos retrotraen fielmente al día a día de la vida en el hospital durante la guerra, así como al claustrofóbico ambiente de la etapa como búnker en la época de la Guerra Fría y la paranoia nuclear. Sobra decir que el simple hecho de imaginarse internado en semejante lugar ya da escalofríos.

Artículo de prensa con fotografías de la épocaArtículo de prensa con fotografías de la época
Tras su cierre, decadencia y casi olvido, una familia estuvo viviendo en el búnker hasta el año 2002. El matrimonio, formado por un ingeniero mecánico y una enfermera, mantuvieron limpio, en orden y funcionando toda la maquinaria y objetos del interior del Hospital de la Roca, hasta que éste abrió sus puertas al público, en el año 2008, gracias a un gran proyecto de investigación y recuperación. Actualmente visitan el museo unas 50.000 personas al año.

La visita guiada, (en húngaro o inglés), dura aproximadamente una hora y se puede realizar todos los días de 10:00 a 20:00 horas por unos 13 euros. Si se presenta la tarjeta Budapest Card o se acredita que se es sanitario o militar también hay una importante rebaja en el precio, (detalle que mi mujer y yo desconocíamos y no pudimos aprovechar).

El recorrido comienza con el visionado de un cortometraje introductorio y seguidamente comienza el tour por las diferentes salas y túneles: el quirófano, las letrinas, los camastros donde se apilaban los heridos hasta de tres en tres, la sala de Rayos X, e incluso al final del recorrido por el hospital se puede ver una camioneta Gaz 69 rusa y un helicóptero polaco Mi-2 que tuvo que ser introducido desmontado y reconstruido otra vez dentro.

Un Mi-2 como el del interior del museo. Producido en Polonia entre 1965-85Un Mi-2 como el del interior del museo. Producido en Polonia entre 1965-85

Un Gaz 69 como el del interior del museo. Producido en Rusia entre 1953-72Un Gaz 69 como el del interior del museo. Producido en Rusia entre 1953-72
Seguidamente pasamos al búnker nuclear, donde se pueden ver todo tipo de aparatos para medir la radiactividad, las medidas de contención frente a un ataque como las duchas, el rapado de la cabeza o las máscaras de respiración.

Visitaremos salas de comunicación, intendencia, despachos… así como las salas de generadores, depósitos de combustible y los cuartos del sistema de filtrado y purificación del agua y del aire necesarios para sobrevivir en el interior del búnker. Estos sistemas de ventilación aún funcionan hoy en día.

La visita termina donde empieza, en la entrada y tienda de suvenires, muchos de estos son piezas originales del búnker nuclear soviético, como uniformes, máscaras antigás, material médico e incluso pasaportes soviéticos de la época de la Guerra Fría, por cierto a unos precios muy asequibles, las máscaras de gas, por ejemplo, costaban unos 6 euros.

En este artículo conoceremos la historia del lugar y de algunos de los personajes más destacados que allí desarrollaron su labor durante estos difíciles años del siglo XX, así como algunas de sus experiencias personales.

Entrada al Hospital de la Roca, hoy convertido en museo. Foto del autorEntrada al Hospital de la Roca, hoy convertido en museo. Foto del autor
Entrada en 2002, antes de acondicionarse y rehabilitarse como museoEntrada en 2002, antes de acondicionarse y rehabilitarse como museo
Google Maps: Entrada principal al hospital


2. Origen y excavación de las cuevas, 1930-39

Las cuevas naturales de toba calcárea bajo el Castillo de la Colina de Buda, formadas por la acción de las aguas termales subterráneas que dan fama a la ciudad, han sido utilizadas como refugios naturales y depósitos desde tiempos antiguos. Con la construcción del castillo, a finales del siglo XIII y comienzos del XIV, las áreas subterráneas fueron parcialmente conectadas, facilitando el movimiento y la defensa durante las invasiones.

Colina del Castillo de Buda. Foto del autorColina del Castillo de Buda. Foto del autor
Cuando Buda y Pest se unieron en 1873, la capital adquirió el sistema de cavernas y en 1930 la Sociedad Húngara de Espeleología fue la encargada de los trabajos de excavación, con la coordinación del profesor Ottokár Kadíc, Jefe Geólogo Real de la Corona Húngara.

Ottokár KadícOttokár Kadíc
Parte de los pasajes fueron abiertos en 1935 con el nombre de “Las Cuevas espectaculares”, algunos de los cuales pasaban por debajo de la Calle Úri, donde luego se ubicó el hospital.

La red de cuevas alcanza una longitud de unos diez kilómetros, aunque las zonas acondicionadas y usadas como hospital y búnker, que son las que actualmente se pueden visitar, miden aproximadamente un kilómetro.

Vista aérea de la situación del hospitalVista aérea de la situación del hospital

3. Centro de Alerta K de la Defensa Civil, (Estación R)

Los tratados de paz dictados al final de la Primera Guerra Mundial ya advertían sobre una nueva guerra. En la segunda mitad de 1930 las ambiciones militares de los países que habían perdido territorios, sobre todo Alemania y Hungría, eran obvias. El terror a un ataque aéreo con gases venenosos sobre las ciudades era algo muy presente en toda Europa. La preparación de un sistema eficaz de defensa civil era primordial. Para ello se ejecutaron trabajos bajo la supervisión del Real Ministerio Húngaro del Interior, con la colaboración de civiles y profesionales especializados. Se realizaron costosos ejercicios de defensa y refugios para la población, así como un complejo sistema de alerta con alarmas interconectadas y una red de telefonía para la evacuación civil ante posibles ataques aéreos.

La Estación de Alerta K fue la primera edificación en el área de lo que luego sería el hospital, operando las sirenas del Distrito del Castillo entre 1937 y 1945. La estación de alerta fue construida con ladrillos a una profundidad de 15 metros con una capa de hormigón para protegerla. Las sirenas se controlaban desde un puesto en las cuevas, bajo la Calle Úri, conectado al sistema de la Plaza Széna.


4. Puesto de Ayuda Médica, 1941-42

Con el comienzo de la guerra en 1939, una gran parte del sistema de cuevas fue reforzado y convertido en refugio contra ataques aéreos. El Castillo funcionó como el Distrito del Gobierno de ese momento y por ello era necesario crear un puesto de ayuda para los civiles y oficiales de la zona. Por razones económicas el lugar escogido fue la sección excavada previamente bajo la Calle Úri, donde el edificio de la estación de alerta fue ampliado. La entrada se abrió desde la Alcaldía del Primer Distrito.

Alcaldía del Primer Distrito. Foto del autorAlcaldía del Primer Distrito. Foto del autor
Google Maps: Alcaldía del Primer Distrito

A través de un decreto del Ministerio de Defensa, el alcalde de Budapest, Károly Szendy, ordenó la construcción del hospital. La obra costó el equivalente a un millón de euros, siendo el anteriormente mencionado Ottokár Kadíc el supervisor de los trabajos. Ottokár protestó enérgicamente por la destrucción de muchas de las hermosas formaciones en las áreas naturales de las cuevas, que desaparecieron tras las reformas.

El alcalde de Budapest, Károly SzendyEl alcalde de Budapest, Károly Szendy
Las estaciones de alerta se ampliaron para dar cabida a quirófanos, depósitos y sistemas de abastecimiento de agua.


5. Hospital de Emergencias Quirúrgicas de la Capital, 1944-45

El invierno de 1942-43 estuvo marcado por la batalla de Stalingrado y la eliminación de la 2ª Armada Húngara en el Río Don. El alcalde Szendy era consciente del peligro que representaba para la ciudad un posible ataque aéreo, por lo que ordenó la aceleración en la construcción del hospital antibombas. Los ataques aéreos paralizaban el trabajo médico y hacían casi imposible el traslado seguro de los pacientes hacia los refugios, donde proseguir con las operaciones y los tratamientos sanitarios, además de que el hospital más cercano al Castillo estaba a varios kilómetros de distancia.

La construcción estuvo encabezada por el ingeniero László Péchy y supervisada por Defensa Civil y el Departamento de Construcción de la Oficina del Alcalde. Los planos del proyecto corrieron a cargo del ingeniero Dr. László Mészáros. Las secciones entre las calles Lovas, Szentháromság y Úri fueron reforzadas con hormigón y destinadas al hospital. El transporte de tierra y materiales se realizó con maquinaria y vagones especiales de transporte de minería.

El ingeniero László PéchyEl ingeniero László Péchy
El gasto final excedió el triple del presupuesto inicial, con un montante final equivalente a unos siete millones de euros actuales.

Originalmente el hospital fue diseñado para unas 60 personas, con tres salas, un quirófano y sala de tratamiento utilizando el sistema de tuberías del puesto de ayuda. Posteriormente se amplió la capacidad a 120 camas con la instalación de literas. El equipo era el más avanzado de la época, incluyendo dos motores Ganz-Jendrassik unidas a generadores eléctricos Bosch, sistemas de ventilación y máquinas de Rayos X, así como tanques de agua potable y camas de madera para convalecientes. A pesar de todo este material, la instalación se quedaría pequeña ante el horror que estaba por venir.

Entrada al hospital en 1944Entrada al hospital en 1944
La apertura se realizó el 23 de febrero de 1944, presidiendo la inauguración la Condesa Ilona Edelsheim-Gyulai, viuda de Itsván Horthy, hijo fallecido del entonces Gobernador de Hungría, Miklós Horthy, quien luego trabajaría aquí como enfermera.

Condesa Ilona Edelsheim-GyulaiCondesa Ilona Edelsheim-Gyulai
La institución estaba bajo la supervisión del nuevo Hospital Szent János, que suministró el personal y suplementos necesarios, siendo el director el Dr. István Kovács, profesor asistente y jefe cirujano de pediatría. Tanto él como el subdirector, el jefe cirujano Dr. András Seibriger, sirvieron en el frente oriental, por lo que estaban perfectamente experimentados en cirugía militar.

Dr. István KovácsDr. István Kovács

El Dr. András Seibriger junto a dos enfermerasEl Dr. András Seibriger junto a dos enfermeras
La condesa Ilona Andrássy, enfermera de la Cruz Roja, era la jefa de enfermería. En aquella época era costumbre que las mujeres de clase noble recibieran formación en enfermería en la Cruz Roja. La condesa Gizella Apor, una de las jefas de entrenamiento, fue conocida por su severidad.

Documentación de la Cruz Roja de la Condesa Ilona AndrássyDocumentación de la Cruz Roja de la Condesa Ilona Andrássy
El trato de las enfermeras hacia los pacientes fue exquisito y sin discriminaciones. Los que fueron testigos de sus cuidados siempre alabaron su profesionalidad y su infinita amabilidad.

Los doctores Ottó Gratz, Itsván Pesthy y György Takács fueron asignados como personal permanente. Otros doctores llegaron al hospital durante el estado de sitio como voluntarios o como pacientes. Es el caso del Dr. Gyula Steinert, que llegó como paciente y, tras su recuperación, colaboró trabajando en el hospital varios meses. Además, otros ocho doctores cumplían condena de trabajos forzados, aunque fueron tratados por el Dr. Kovács como unos colegas más.

Dr. Gyula SteinertDr. Gyula Steinert
Las tres salas del hospital fueron reservadas para mujeres, hombres civiles y soldados respectivamente. Durante los ataques aéreos de 1944 comenzó un flujo masivo de heridos y ya en otoño la situación comenzaba a ser de desbordamiento.

Budapest tras los bombardeos de 1944Budapest tras los bombardeos de 1944

Las camas de madera de emergencia comenzaban a llenarse y tanto heridos leves como familiares colaboraban en lo que podían, sirviendo comidas y agua o ayudando a los pacientes.

Gracias a las habilidades organizativas y a las influencias del Dr. Kovác, el hospital disponía de alimentos de los pueblos vecinos e incluso buen vino. A pesar de las dificultades, hasta diciembre de 1944 la municipalidad y el Hospital Szent János fueron capaces de proveer de los medios técnicos y financieros para la operatividad del complejo.

La sala nº 3, abierta en 1944, hoy parte del museoLa sala nº 3, abierta en 1944, hoy parte del museo

6. El estado de sitio en Budapest: diciembre de 1944 – febrero de 1945

Con el asedio a Budapest, todo se vino abajo. Cuatro hombres firmaron la sentencia de muerte de la capital: Hitler, Stalin, Ferenc Szálasi, líder del partido pro nazi de la Cruz Flechada y Primer Ministro de Hungría, y Karl Pfeffer-Wildenbruch, comandante alemán de Budapest.

Hitler declaró la capital como “Festung Budapest” o “Fuerte Budapest”. Cuando la ciudad fue rodeada por las tropas soviéticas en la Navidad de 1944, había varias posibilidades para una salida. Una gran operación de liberación podría haber causado el retiro de las tropas enemigas y evitar la destrucción de la capital. Esto se planeó, pero Hitler aprobó sólo movimientos de tropas reducidas, bajo el nombre en clave “Konrad”.

Todas estas operaciones demandaron más recursos que el plan original: las tropas estaban esparcidas en tiempo y espacio y, aunque pudieron retrasar el avance soviético en el Transdanubio, no llegaron hasta la capital. El resguardo de Viena era más importante para los alemanes, y muchos líderes militares húngaros esperaban que si mantenían a raya a los soviéticos, las tropas británicas entrarían en el país. Debido a la situación del frente, ambas expectativas eran irreales.

En el otoño de 1944, Stalin y sus generales planeaban celebrar el aniversario de la Revolución Socialista del 7 de noviembre con un desfile en Budapest.

El 28 de octubre de 1944, Stalin discutió por teléfono con el General Rodion Malinovsky, comandante del 2º Frente Ucraniano, un estado de sitio que durase de tres a cuatros días.

General Rodion MalinovskyGeneral Rodion Malinovsky
Así, el 29 de octubre los soviéticos avanzan hacia Budapest y el 4 de noviembre entran en por las anchas avenidas de Pest con blindados.

Soldados soviéticos avanzan en BudapestSoldados soviéticos avanzan en Budapest
Miklós Horthy, el Gobernador de Hungría, intentó desertar de la colapsada alianza nazi, pero falló y fue exiliado en octubre de 1944.

Miklós Horthy, Gobernador de HungríaMiklós Horthy, Gobernador de Hungría
Su sucesor, Ferenc Szálasi, se comprometió con Hitler hasta el final. Así, la mayoría del ejército continuó luchando contra los soviéticos.

Ferenc SzálasiFerenc Szálasi
Aún en este desmoralizado estado, demostraron ser mucho más fuertes de lo que los soviéticos creían. Stalin esperaba que al caer Budapest las tropas húngaras también se rendirían. Los rusos entraron en Varsovia en enero de 1945 y a finales de mes ya estaban en la frontera alemana.

Llegados a este momento, la capitulación húngara podría forzarse con un fuerte cerco que agotase las defensas, pero en vez de eso 80.000 soldados del Ejército Rojo murieron y otros 240.000 fueron heridos en la Batalla de Budapest.

Mapa esquemático del Sitio de BudapestMapa esquemático del Sitio de Budapest
Szálasi pidió a Hitler que proclamara Budapest como ciudad abierta, pero Hitler se negó. Presintiendo el inevitable final, Szálasi consideró más patriótico trasladar todo aquello que fuese más valioso a Alemania, incluyendo reliquias, tesoros nacionales y hasta maquinaria. La gente no entraba dentro de esta categoría, salvo sus allegados y camaradas de la Cruz Flechada.

Al no ser evacuados, 800.000 civiles quedaron atrapados en la ciudad. Cuando el General Gerhard Schmidhuber, comandante de la 13ª División Armada Wehrmacht y Pest, supo que el Partido de la Cruz Flechada planeaba exterminar el gueto de Budapest en enero, ordenó hacer guardia para impedirlo. Aun así no se evitó la matanza de miles de judíos arrojándolos al Danubio.

Monumento a los judíos a orillas del Danubio. Foto del autorMonumento a los judíos a orillas del Danubio. Foto del autor
Mientras, la gente moría de enfermedades y hambre en los refugios y la ciudad era destruida por los bombardeos.

El SS Obergruppenführer Karl Pfeffer-Wildenbruch comandaba el “Fuerte Budapest”. Pfeffer tenía experiencia en burocracia pero no en la defensa de una gran ciudad y, cuando aún podía romper el cerco ruso dudó. En una demostración de cobardía, pasó los 108 días del estado de sitio refugiado en las cuevas del castillo. Finalmente, el 11 de febrero de 1945, ordenó la ruptura del sitio.

Karl Pfeffer-WildenbruchKarl Pfeffer-Wildenbruch
Sólo 800 de los 15.000 ó 20.000 soldados alcanzaron sus propias tropas, el resto fueron masacrados, huyeron o cayeron prisioneros. El 13 de febrero de 1945, los defensores habían perdido 40.000 hombres.

La Ciudadela en la colina de Gellért, bastión de los alemanes. Se pueden apreciar numerosos impactos de bala en los muros. Foto del autorLa Ciudadela en la colina de Gellért, bastión de los alemanes. Se pueden apreciar numerosos impactos de bala en los muros. Foto del autor
Unos 38.000 civiles murieron durante la Batalla de Budapest. El 80 % de los edificios fueron destruidos o dañados, incluyendo el Castillo de Buda y el edificio del Parlamento húngaro, además de los cinco puentes sobre el Danubio. La Batalla de Budapest ha sido considerada como una de las más violentas del Frente Oriental en la Segunda Guerra Mundial, hasta el punto de que algunos autores la han considerado como un segundo Stalingrado.

El Puente de Isabel destruidoEl Puente de Isabel destruido
Enlace al artículo "Batalla de Budapest"


7. La Cruz Flechada

El Partido de la Cruz Flechada contaba con más de 300.000 miembros en 1941 y ya antes, en 1939, ganó el 15 % de los votos.

Al fin, el partido tomó el poder el 15 de octubre de 1944, liderado por Ferenc Szálasi y asistido por los alemanes, comenzando así el capítulo más oscuro de la guerra y de la historia en Hungría.

Los judíos y otras naciones consideradas como indeseadas, así como pensadores alternativos o presos políticos, habían sido encerrados en guetos, deportados y asesinados durante el mandato nazi. Aún entonces, la situación en el hospital había sido tolerable.

Los miembros del partido fueron buenos aprendices que incluso superaron a sus maestros. Siendo el número de judíos similar en Alemania y en Hungría, mientras los alemanes asesinaron a un 25 % de la población semita, los húngaros llegaron al 69 %.

“Últimamente he sido informado que al respecto más ha pasado aquí que en Alemania, y a veces de una manera tan brutal e inhumana como nunca fue visto con los alemanes”.

(Memorándum de Miklós Horthy a Sztójay en junio de 1944).

Ferenc Szálasi, Líder del Partido Nazi en Hungría, dando un discurso
Ni el Gobernador Miklós Horthy ni la opinión pública eran todavía conscientes del horror de los campos de concentración. La deportación fue promovida por motivos raciales, pero el objetivo era apropiarse de la riqueza y los bienes de los comerciantes e industriales. Esto incluía el asesinato de incontables pequeños empresarios, ingenieros y otras personas pudientes así como de intelectuales y pensadores.

El poeta Miklós Radnóti fue asesinado en un campo de concentración.

Miklós RadnótiMiklós Radnóti
Gedeon Richter fue el fundador de la actual multinacional farmacéutica húngara que lleva su nombre, inventor entre otros medicamentos del Kalmopyrín. En 1943, Richter es retirado de su posición de Director General al estar afectado por las leyes raciales antijudíos. Durante una temporada, incluso se le prohíbe entrar en su fábrica.

Por la importancia de su función en la compañía, las autoridades permiten a Gedeon trabajar como consultor y, en agosto de 1944, incluso se le exime de las provisiones de las leyes raciales.

El Consejo de Administración de la compañía dimite poco después de la ocupación alemana, y los directores técnicos toman la dirección de la compañía. A pesar de tener pasaporte suizo, Gedeon Richter se niega a abandonar el país.

Pasa a estar bajo protección sueca cuando el partido pro nazi Flecha Cruzada llega al poder pero, a finales de diciembre de 1944, un destacamento del partido reúne a Richter y otros, les dispara y lanza sus cuerpos al Danubio.

Gedeon RichterGedeon Richter
A partir de 1939, el escritor Jenö Rejtö no podía publicar sus novelas bajo su propio nombre debido a sus orígenes judíos. El 9 de octubre de 1942, un artículo en el periódico nazi del Partido de la Cruz Flechada descubre a Rejto como un judío e informa de que se le ve escribir tranquilamente en los cafés de Budapest evadiendo el mandato de servicio de trabajo que era obligatorio para los varones judíos en edad militar. Gravemente enfermo en ese momento, fue sacado por la fuerza del hospital para hacer su servicio de trabajo en el frente oriental, en la Unión Soviética, donde murió de tifus e hipotermia en un campo de concentración.

Jenö Rejtö y una placa en su memoriaJenö Rejtö y una placa en su memoria
El escritor Antal Szerb publicó en 1941 una “Historia de la literatura universal” que todavía es utilizada hoy en día. También publicó un volumen dedicado a la teoría de la novela y otro sobre historia de la literatura húngara. Pese a que se le ofrecieron numerosas oportunidades para escapar a la persecución antisemita, decidió permanecer en Hungría, donde en 1942 publicó su última novela haciéndola pasar por una traducción de un autor inglés, ya que ningún autor judío podía ya publicar en Hungría en esas fechas.

Antal fue deportado a un campo de concentración a finales de 1944. El 27 de enero de 1945 fue golpeado hasta la muerte con la culata de un fusil.

Antal escribió: “La libertad no sólo concierne a una nación, sino a toda la humanidad”.

Antal SzerbAntal Szerb
De acuerdo a la Ley Anti-judíos, el 50 % de los doctores de la capital fueron considerados judíos, e incluso un porcentaje mayor en el interior del país. En realidad muchos eran judíos asimilados, ya que ellos se consideraban húngaros. Las deportaciones fueron suspendidas por Horthy en junio de 1944, pero reiniciadas por el partido nazi posteriormente. El personal médico de los hospitales fue retirado a pesar de la severa necesidad de efectivos sanitarios. De los doctores condenados a trabajos forzados en el Hospital de la Roca, dos fueron arrestados por traición, el Dr. László Somogyi y el Dr. Ernö Hauer. El primero fue arrojado al Danubio junto con su familia y el segundo fue deportado.

El personal del hospital arriesgó su vida más de una vez para salvar a todos los demás. Muchos otros hospitales fueron quemados y sus pacientes y enfermeras ejecutados, como fue el caso del Hospital Judío de la Calle Maros.

Llevó un tiempo que la gente decente se diera cuenta de que el programa de gobierno del Partido de la Cruz Flechada era una demagogia sin sentido.


8. Héroes

Como en otros muchos momentos a lo largo de la historia, en medio de la maldad y lo inhumano también hubo valentía y buena voluntad que lograron conquistar el miedo. Ejemplo de ello son personajes como Raoul Wallenberg, Carl Lutz o el español Ángel Sanz Briz, “El Ángel de Budapest”.

Placa conmemorativa en la parte trasera de la sinagoga judía de Budapest. Se pueden ver los nombres de Raoul Wallenberg, Carl Lutz o el español Ángel Sanz Briz, entre otros. Foto del autorPlaca conmemorativa en la parte trasera de la sinagoga judía de Budapest. Se pueden ver los nombres de Raoul Wallenberg, Carl Lutz o el español Ángel Sanz Briz, entre otros. Foto del autor
Friedrich Born fue otro gran organizador de masas y héroe, representando a la Cruz Roja en Hungría. Born era suizo, ni húngaro ni judío. Aun así, su conciencia lo llevó a salvar a cualquiera que pudiera ser salvado en el devastado país. Cuando el genocidio continuó durante el gobierno de Szálási, Born exigió personalmente que los pases provistos por la Cruz Roja fuesen respetados por el Partido de la Cruz Flechada. Sus colegas tenían derecho al libre movimiento con esos pases.

El pase de la Cruz Roja de Friedrich BornEl pase de la Cruz Roja de Friedrich Born
Born fundó varios albergues para niños y salvó a cerca de 15.000 personas. Durante el Sitio de Budapest se trasladó al Hospital en la Roca y lo puso bajo protección de la Cruz Roja, además de proveerlo de equipamiento y medicinas.

Friedrich Born en su despachoFriedrich Born en su despacho
Erzsébet, la esposa del doctor Kovács, fue salvada por la penicilina provista por Born.

Las condiciones no eran sencillas, prueba de ello es la tarjeta de membresía del Dr. Kovács en el Partido de la Cruz Flechada. Afortunadamente Kovács recuperó la cordura y renunció del partido en febrero de 1941, cinco meses después de darse de alta como miembro.

Kovács trató a sus colegas y pacientes con el mayor respeto y humanidad, en ocasiones dando refugio a otros doctores condenados a trabajos forzados y a sus familias. Esto se comprueba en declaraciones escritas de los doctores condenados, al igual que en otros documentos y memorias de testigos. Tuvo el valor de expulsar a los acosadores del Partido de la Cruz Flechada del hospital y rescató a soldados húngaros heridos en los combates contra las tropas soviéticas. El valor y humanidad de Born y Kovács son un ejemplo hasta hoy en día.

Uno de los doctores condenados a trabajos testificó ante el Comité de Revisión de 1945 exculpando al Dr. Kovács y certificando que su trato había sido respetuoso y humano.

Declaración del Dr. M.E. exculpando a KovácsDeclaración del Dr. M.E. exculpando a Kovács

9. La vida durante el estado de sitio

En la Navidad de 1944 los soviéticos cortaron la línea de suministros desde el Hospital Szent János. De esta manera hubo que construir una cocina en el hospital de las cuevas, que comenzaba a convertirse en una verdadera ciudad subterránea.

Al sur del hospital había un búnker para el Consejo Supremo de Guerra y refugios civiles. Próximo a estos estaba el refugio de los Ministerios de Defensa y de Relaciones Exteriores y más al sur el hospital militar de los alemanes, (Lazareto).

El número de víctimas creció de forma tan dramática y la escasez de médicos era tan severa que cualquiera que tuviera algún conocimiento médico fue puesto a trabajar. En 1945, entre 200 y 300 pacientes se hacinaban en un hospital diseñado para 120. Las camillas llenaban los pasillos.

A continuación veremos algunos ejemplos y testimonios de la vida en el hospital.

El teniente Pál Dongó se fracturó una costilla, que le atravesó el pecho, durante un bombardeo el 12 de enero de 1945. Tras la operación acudía diariamente al hospital a recibir tratamiento. Posteriormente tomaría parte en la revolución de 1956 contra la ocupación comunista.

Anna Boom, asistenta holandesa de Raoul Wallenberg, no pudo permanecer con él debido al estado de sitio. Gracias a la invitación del Dr. Otto Gratz, Anna ingresó en el Hospital en la Roca como asistenta de enfermería en enero de 1945. Sus memorias son estremecedoras:

“Yo no soportaba la sangre, si veía una herida, aunque fuera una pequeña, mi estómago se volcaba, peor en el hospital me acostumbré lentamente. Resbalaba en charcos de sangre. Nunca antes me sentí tan desolada.

El Hospital en la Roca consistía en un conjunto de pasillos subterráneos interconectados. En los lugares más grandes cavados en la roca se encontraban las salas, la cocina o los cuartos de tratamientos. Los pacientes estaban sentados o acostados por todas partes, en camas, camillas o en el suelo. El aire era caliente y sofocante, el olor impregnaba mi cabello. El hospital ya no tenía ni vendas limpias, ni iodina, ni penicilina o calmantes. Yo estaba corriendo de arriba a abajo con bacinillas en mis manos o trayendo agua a los pacientes, si había alguna, pero muchas veces no podía hacer nada más que sentarme junto al paciente y sostener su mano. Por las noches escuchaba a hombres adultos llorando y llamando a sus madres.

En febrero de 1945 el agua era cada vez más escasa en el hospital. A veces, durante el cese del fuego, salía con otras enfermeras por la salida de emergencia de la Calle Szentháromság para traer cubetas de agua de una cisterna que se llenaba con la lluvia cerca de la Iglesia de Matías. Desde allí veía Buda de este lado y Pest al otro lado del Danubio. Tan lejos como podía ver, todo estaba en ruinas, los puentes caídos dentro del río y los edificios destruidos. Y aún no había terminado”.


Iglesia de Matías, cerca del hospital. Foto del autorIglesia de Matías, cerca del hospital. Foto del autor
“Un vecino vino a alertarnos. Una mujer herida con un niño fue hallada próxima a un edificio de la Calle Lovas, cerca del hospital. Alguien tenía que acudir lo antes posible. Corrí hacia la Calle Lovas con mi bata blanca. No había muchos sitios donde resguardarme. La Calle Lovas era angosta, cercada por la pared del castillo de un lado y las casas del otro, casas más bien altas que miraban a la ciudad. Los rusos estaban cerca de una colina del otro lado y podían disparar hacia la calle fácilmente. Muchos edificios estaban en ruinas.

Encontré a la madre en el jardín de una casa. Debía estar seriamente herida pues parecía que estaba muriendo. La pequeña que tenía cerca, de unos dos años, estaba sentada a su lado, ilesa. No encontré la forma de ayudar a la madre pero tenía que salvar a la niña. Rápidamente tomé a la niña en mis brazos y me dispuse a regresar al hospital. Mientras intentaba salir de la Calle Lovas comenzaron los disparos de nuevo. Me tiré al suelo y escuché un golpe a mi lado, una granada tal vez. Me arrastré hacia los edificios. Allí todo se calmó. Entonces la vi, la niña estaba herida en la cabeza, estaba sangrando, pero ¿cómo era posible?, ¿por qué la hirieron a ella y no a mí?. Yo quería protegerla. La abracé y no sé por cuanto tiempo estuve allí. Todo estaba en silencio a mi alrededor. Miré a la niña y ella me miraba sólo a mí. Primero vi sorpresa en sus ojos azules, luego nada más”.


Anna BoomAnna Boom
Los alemanes dañaron accidentalmente la tubería de agua del castillo en enero de 1945, mientras reforzaban las defensas. La gente derretía la nieve y traía agua de las cisternas. En febrero la escasez era crítica.

Edit Soltész, enfermera de 18 años escribió:

“El hospital estaba separado del resto de las cuevas por una puerta que estaba siempre abierta. En algunas zonas las condiciones eran paralizantes, con camastros improvisados sobre lechos de cenizas. Las operaciones se hacían con muy poca luz y muchos pacientes murieron. Después, trabajando en el hospital, me daban una botella de agua al día para llevar a casa. Aún después de muchos años recuerdo espantada a los innumerables pacientes que veían mi tesoro y me gritaban suplicando por agua. Yo la escondía, pues era todo lo que podía traerle a mi familia”.

El Dr. István Kovács también vivió su pesadilla personal:

“Cuando el lado del castillo fue bombardeado, los soldados enterrados durante el día fueron impactados por las bombas, así, los cuerpos enterrados por la mañana emergieron de la tierra por la noche”.

Los problemas en el hospital no cesaron con el final de los combates y los trabajadores del hospital arriesgaban a menudo su vida por ayudar a las víctimas. Durante el saqueo de las tropas soviéticas, el personal también fue despojado de los objetos de valor que les quedaban, incluyendo sus relojes, pero sus vidas fueron perdonadas.

Muchas víctimas fueron llegaron al hospital después del asedio, entre ellas un adolescente llamado Mihály Bogárdi que fue herido por una mina en el rostro el 15 de febrero de 1945. El Hospital en la Roca era prácticamente el único lugar que disponía de una máquina de Rayos X operativa, gracias a su planta eléctrica autónoma. Los padres del muchacho fueron asesinados y él mismo acudió por sus medios al hospital. Mihály recuerda:

“Pareció transcurrir una eternidad antes de llegar a la Calle Lovas. En ese camino desolado había cadáveres yacentes, caballos muertos y tramos calcinados. Un numeroso grupo de alemanes prisioneros estaban siendo escoltados a través de las Puertas de Bécs. Cuando llegué al Hospital en la Roca tenía a Dante en mi mente, pues era como estar pasando a través de las puertas del infierno.

Había literas improvisadas a lo largo del pasillo con dos o tres hombres desnudos en cada una. Vi cabezas, brazos y piernas cubiertas con vendas y muchas caras de sufrimiento. El calor era extraordinario. Los doctores operaban en el pasillo. Sólo unos pasos más allá, la comida se servía desde un caldero. Congestión y premura, sufrimiento, hedor, olor a sudor y químicos por todas partes. Pero los rayos X funcionaron perfectamente”.


Años más tarde Mihály se convertiría en doctor.

El hospital fue equipado con la última tecnología para la época, reflejando los avances de la ingeniería y jugando un rol significativo no sólo durante el estado de sitio.

La mayoría de los hospitales en la superficie fueron destruidos con los bombardeos. Sabemos por reportes de la época que gran parte del equipo que no se dañó fue confiscado por los soviéticos, como ocurrió en los hospitales de Szent János y Szent Margit.

Gracias a la brillante idea del Dr. Kovács y de Friedrich Born de renombrar al hospital como “Hospital Internacional de la Cruz Roja”, los soviéticos respetaron la institución, el personal podía moverse libremente y los pacientes y el equipo fueron salvados.

El gran número de bajas sufridas por los soviéticos fueron excusadas ante Stalin duplicando el número real de efectivos del ejército defensor, que en realidad era de 70.000 hombres. Sin embargo, el número de prisioneros de guerra no justificaba esta cifra. Por esta razón un total de 130.000 personas entre civiles y militares fueron llevados como prisioneros a la Unión Soviética y asignados a campos de trabajo a manera de retaliación, pero explicado como carencia de mano de obra, para el conocido como “malenky robot” o “trabajo pequeño”.

Sólo el 60 % regresó después de 3 ó 5 años. Mientras estuvieron en los campos no pudieron comunicarse con nadie en el exterior.

Los juicios contra los miembros del Partido de la Cruz Flechada comenzaron inmediatamente. Ferenc Pompor, vigilante del hospital, era un miembro activo del partido. Ferenc delató a la enfermera jefe, la Condesa Ilona Andrássy, quien no tenía intenciones de rendir lealtad a Szálasi. Por culpa de su denuncia, dos doctores fueron hechos prisioneros.

Pompor fue arrestado en abril de 1945, golpeado por agentes comunistas y llevado a prisión. Su esposa, que estaba embarazada, abortó espontáneamente a causa del estrés.

El hospital siguió funcionando hasta junio de 1945, cuando fue cerrado a pesar de las solicitudes de varias organizaciones. Un nuevo plan de utilización estaba ya en el horizonte.


10. El Instituto de Investigaciones y Desarrollo de Vacunas “Virus”, 1945-49

El Dr. Lajos Thanhoffer y el Dr. Elek Farkas planeaban fundar un instituto para producir una vacuna para la prevención y el tratamiento de la fiebre tifoidea. El Dr. József Born, médico militar, y su amigo suizo delegado de la Cruz Roja, Friedrich Born tomaron para sí este proyecto.

El Hospital en la Roca fue escogido como hogar de este instituto e inaugurado en noviembre de 1945 en presencia de los representantes de la Municipalidad de Budapest.

Había una gran incidencia de fiebre tifoidea en Hungría, así que la vacuna fue usada dentro del país y también exportada hacia Yugoslavia.

Las condesas Ilona Andrássy y Alice Cziráky continuaban trabajando allí.

Alice CzirákyAlice Cziráky
Cuando la epidemia se erradicó, la demanda de vacunas decayó. Esto unido a la deteriorada situación internacional y al programa de nacionalización, condujeron al instituto a una progresiva decadencia hasta que éste cesó en sus funciones en 1948. Las instalaciones fueron nacionalizadas y el Hospital en la Roca pasó a formar parte del Hospital Janós, (antes Szent János), el término Szent, (Santo), fue omitido del nombre original durante el comunismo.


11. La Dictadura Comunista, 1950-55

El Ministro de Estado Ernö Gerö, con doble nacionalidad húngara y soviética, firmó en 1950 una resolución clasificada del Consejo Administrativo, (nombre dado al Consejo de Defensa para confundir sobre sus propósitos), con el fin de poner de nuevo en funcionamiento el Hospital en la Roca.

Debido a su pasado, Gerö fue conocido como “El verdugo de Barcelona” y también tendría luego responsabilidad directa en los eventos de 1956.

Ernö GeröErnö Gerö
Los trabajos de reconstrucción comenzaron y el complejo se clasificó con el código en clave “LOSK 0101/1”. La entrada de las ambulancias, la sala nº 5 de 144 m2 y parte de la sala nº 6 estaban terminadas en 1952.

Los planos fueron realizados por la empresa de ingeniería civil y de infraestructuras Fömterv, aún activa hoy en día, y la financiación corrió a cargo del Consejo de Cuidad, bajo la supervisión del Departamento de Desarrollo de la Defensa Civil de la Capitalidad.

El equipo médico y mecánico fue actualizado y se planearon extensiones a nuevos pasadizos de las cuevas, aunque no llegaron a materializarse debido a la falta de fondos y al cambio de regularización. El nuevo y bien equipado hospital prestó servicio en la revolución de 1956.


12. El Hospital Revolucionario, 1956

El Hospital en la Roca fue abierto inmediatamente tras el comienzo de la revolución contra la ocupación comunista, a finales de octubre de 1956. El Dr. András Máthé fue nombrado jefe de cirugía.

Revolucionarios, civiles y miembros de las tropas soviéticas fueron atendidos en el hospital sin distinciones. Máthé llevó a cabo las más delicadas operaciones con éxito y con infatigable tesón, a pesar de ser forzado a cooperar con la Agencia de Seguridad del Estado, lo que le hizo sentirse chantajeado.

Dr. András MáthéDr. András Máthé
El hospital funcionó sin interrupción, pues la mayor parte de los enfrentamientos se desarrollaban en las cercanías del Castillo, donde los revolucionarios resistieron hasta el 7 de noviembre.

El Dr. András Seibriger, subdirector del Departamento de Cirugía en 1944-45, trabajó como asistente de Máthé, pero al mismo tiempo planeaba emigrar con su familia a la primera oportunidad dadas las difíciles circunstancias.

El contacto entre pacientes húngaros y soviéticos comenzó a mostrar a estos últimos que en realidad no estaban luchando contra fanáticos fascistas, tal y como decía la versión oficial de sus altos rangos.

En el día a día se producían situaciones de toda índole.

Un soldado soviético estaba fumando a pesar de haber recibido un disparo en el pulmón. Los demás pacientes se horrorizaron al ver el humo saliendo a través del vendaje que cubría su pecho.

Un Mayor soviético fue llevado con escolta por miedo a ser envenenado, tras recibir un disparo accidental en la garganta por parte de un subordinado. Después sería trasladado a la Unión Soviética en avión.

También hubo nacimientos dentro del hospital, al menos cuatro niños y una niña que, ya de adulta en 2008, regresó con su madre a visitar el lugar.

György Balogh vivía en el boulevard Attila. Caminaba desde la casa de sus padres al pie de la colina Gellért el 5 de noviembre de 1956 en ropa de civil y desarmado. Cuando cruzaba lo que hoy es la Plaza Szarvas recibió un impacto de bala en el estómago. Afortunadamente fue trasladado al hospital en un camión y una vez allí fue operado inmediatamente por el doctor Máthé. Al mismo tiempo el doctor Endre Kelemen operó su muñeca, por donde la bala atravesó antes de entrar en su estómago.

Balogh fue introducido en la congestionada sala nº5, junto a él había otro paciente al que el Dr. Máthé le extrajo una bala de la cabeza. A Balogh le fue pedido que conversara con este otro paciente para que los doctores pudieran evaluar su daño cerebral. El paciente finalmente se recuperó.

Balogh dejó el hospital en noviembre justo antes de que comenzaran las represalias al final de ese mes. Para la Agencia de Seguridad del Estado todo el que tuviera una herida era sospechoso, por lo que todos los que pudieron abandonaron el hospital antes de ser inspeccionados.

Endre Bácskai fue herido gravemente en una rodilla, cerca del edificio de la Radio Húngara el 24 de octubre de 1956. Tenía que esconderse porque la policía del Ministerio del interior arrestaba a los pacientes que podían moverse y escapar. Se libró de ser deportado del hospital y se marchó a principios de diciembre.

Otros no fueron tan afortunados y acabaron en prisión hasta la amnistía de 1963.

Certificado de tratamiento de Endre BácskaiCertificado de tratamiento de Endre Bácskai
Varios doctores ayudaron en el cuidado de las víctimas, incluyendo al Dr. Attila Balás, el Dr. Tibor Jánossy y el Dr. Pál Gallai. Las estudiantes de la Escuela de Enfermería y Salud Pública trabajaron como voluntarias, por ejemplo Zsuzsanna Zsindely que vino al hospital como voluntaria a los 19 años. En noviembre escapó al oeste de Europa y estudió para ser doctora. En su visita desde Suiza en el 2010 habló de sus recuerdos en el hospital:

“Recuerdo un bus llegando lleno de heridos. Entre ellos había un chico de 12 años con sus piernas destrozadas por su propia bomba “Molotov”, que le explotó mientras intentaba atacar un tanque T-34. Otros habían recibido balazos en el pulmón, en los hombros o en el estómago. El Dr. Máthé llevaba una bala atada a su cuello que él mismo extrajo de la cabeza de un paciente”.

Después de la revolución, el hospital fue evacuado y cerrado en diciembre de 1956. Los agentes de Seguridad del Estado estaban interesados en los eventos sucedidos luego de la revolución y continuaron interrogando a Máthé hasta 1959.


13. La Guerra Fría y el Tratado Nuclear, 1958-1962

La Guerra Fría tuvo su clímax con la Crisis de los Misiles Cubanos en 1962. La guerra nuclear amenazaba al mundo.

El Hospital en la Roca fue ampliado y reabierto pocos meses antes de la crisis. Los ingenieros a cargo del proyecto fueron I. Bakonyi y R. Ullrich, que incrementaron el área en un 30 % y dotaron al hospital de moderna maquinaria para el tratamiento ante posibles ataques químicos y nucleares.

Se construyó un tanque de agua de 25 m3 y un aljibe bajo la Calle Fö, cerca del Danubio, así como un sistema de ventilación interna con filtrado de los posibles contaminantes químicos.

Se instalaron dos motores diésel Ganz con generadores eléctricos Bosch alimentados desde dos depósitos de 8.000 litros de combustible secretamente ocultos bajo los jardines del Castillo de Buda. Las renovaciones entre 1958 y 1962 costaron el equivalente a 5,2 millones de euros de la actualidad.

En medio de la Guerra Fría y la amenaza nuclear global, muchos se sintieron tranquilizados con tener un hospital a prueba de bombas en la ciudad, pero la mayoría habría utilizado el dinero para otras cosas.


14. Hospital Secreto de Defensa Civil y Búnker Nuclear, 1960-2002

El hospital pasó a formar parte de la estructura de Defensa Civil y fue clasificado como “top secret”. Sólo miembros del Hospital János fueron asignados como personal y acudían para hacer prácticas bajo estricto secreto. El nivel de seguridad se clasificó en nivel IV, aunque carecía de algunos elementos necesarios.

Teóricamente las instalaciones eran capaces de soportar un ataque nuclear si la explosión ocurriese a una distancia mínima de entre 1 y 3 km y dependiendo de su fuerza.

El mayor efecto de un arma nuclear es la onda expansiva que sigue a su explosión. El calor y la radiación crean tormentas ígneas que el hospital podía soportar en caso de impacto indirecto. Sin embargo el efecto terremoto de la explosión hubiese producido daños en la estructura del hospital.

Combatir la radiación sería una tarea más difícil. Con una bomba menor como las arrojadas sobre Hiroshima, (15 kilotones), o Nagasaki, (21 kilotones), la mayoría de la radiación se absorbería a 15 metros de profundidad contando con una capa de hormigón de 0,5 metros de espesor. Sin embargo el Castillo hubiese sido borrado de la faz de la tierra.

En el caso de un arma de medio alcance, (mayor de 100 kilotones), una pequeña cantidad de radiación hubiese entrado al edificio, pero las enfermedades resultantes hubiesen podido tratarse con los medios disponibles.

La gente dentro del hospital habría podido sobrevivir tres días después del ataque en absoluta cuarentena, Luego, de acuerdo con el plan, se instauraría una cuarentena parcial de 2 a 3 semanas durante las cuales entre el 20 y el 30 % del aire habría entrado filtrado a través del sistema de depuración. El aljibe proveería de agua al complejo, previo tratamiento interno. La radiación persistente y la cotidianidad habrían sido los mayores retos.

Máscaras y vestimentas anticontaminaciónMáscaras y vestimentas anticontaminación
Tarde o temprano la interactuación con el exterior y la entrada de nuevos pacientes y víveres, habría contaminado inevitablemente el recinto.

Las apocalípticas condiciones en la superficie producirían intentos de entrada masivos al hospital, como ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que la sobrevivencia y el funcionamiento continuo no hubiesen sido posibles.

Los más afortunados podrían huir al interior del país huyendo de la radiación.

De acuerdo con los reportes, no existían repuestos para los filtros de aire y el equipo estaba muy por debajo de los estándares requeridos, aun así la supervivencia en el interior del hospital hubiese sido mucho más fácil que fuera.

Al no cumplirse los apocalípticos presagios, la vida en el hospital fue realmente tranquila. La familia Szabó vivió en su interior realizando labores de conserjería y mantenimiento, siendo periódicamente inspeccionado por las autoridades. Más tarde el hospital se usó como almacén.

Uno de los acontecimientos más dramáticos fue la muerte del perro guardián llamado Pajtás, (Amigo), en 1961, que provocó serios procesos administrativos.

Informe del incidente de la muerte del perro PajtásInforme del incidente de la muerte del perro Pajtás
La familia Szabó fue reemplazada por la familia Mohácsi en 1967. El señor Mohácsi era mecánico y cuidaba de las instalaciones, mientras que su mujer limpiaba cada dos semanas los 2.400 m2 y las 200 camas de las instalaciones.

Con la invención de la aún más potente bomba de neutrones en los años 70, el hospital perdió importancia pero el gobierno del Partido Socialista siguió manteniendo su mantenimiento en secreto, ocultando los costos en el presupuesto del Hospital Janós. Estos recursos fueron suspendidos tras el cambio de gobierno en 1989. La clasificación de “top secret” fue retirada en 2002 y la familia Mohácsi tuvo que mudarse.

El destino del hospital estaba casi sellado, hasta que en 2007 comenzaron los trabajos de restauración y adecuación que dieron lugar a este magnífico museo que podemos disfrutar en la actualidad.


15. Epílogo

El jefe de cirugía István Kovács fue acosado durante años después de la guerra, aunque pudo probar que no cooperó con los nazis.

Finalmente fue reincorporado y en 1956 llegó a ser director del hospital de Kaposvár pero, temiendo represalias, huyó con su familia a través de Viena y Londres hasta Canadá.

En Hungría goza de un enorme respeto a nivel personal y profesional y sus colegas le pidieron en ocasiones que regresara, pero a sus 60 años ya tenía su vida asentada en Canadá. Hasta 1962 no se le reconoció su nivel académico y sólo pudo trabajar como auxiliar en un hospital de Winnipeg, a pesar de que había sido un cirujano militar con una grandísima experiencia en el frente oriental.

Con su profesionalidad y humanidad se ganó un gran respeto también en Canadá y antes de morir, a sus 92 años, recibió de Hungría el Diploma de Diamante, lo que le hizo muy feliz.

La jefa de enfermería Condesa Ilona Andrássy no escapó hacia Liechtenstein, donde vivía su familia. Los visitó en 1946 y 47 pero no regresó a su casa natal. “No todos podemos irnos, yo me quedaré para molestarlos”, dijo refiriéndose a los comunistas.

En 1952 fue expulsada por las autoridades y obligada a trabajar como ganadera en la llanura húngara.

Posteriormente fue condenada por traición a 4 años de prisión por financiar a estudiantes del seminario. Compartió celda en Kalocsa con Maria Wittner, hoy en día miembro del Parlamento.

Fue liberada en 1964 y trabajó como asistente de laboratorio. Su esposo, un famoso doctor, fue obligado a divorciarse de ella y su archivo de seguridad del estado contiene reportes hasta 1987.

Vivió para ver al Primer Ministro József Antall y al Vicecanciller de Austria Alois Mock besar su mano. Este fue el único reconocimiento que recibió. La clasificación de “top secret” de su archivo no fue retirada hasta después de su muerte en 1990, a los 73 años.

Friedrich Born fue expulsado de Hungría por los soviéticos en 1945. A través de Rumanía y Turquía llegó a su país con grandes dificultades. Allí fue vilipendiado debido a que el objetivo de la Cruz Roja de acuerdo a las políticas de la época no era el involucrarse en operaciones de rescate. Esto fue tratado como asunto interno.

Al igual que Carl Lutz Born, tuvo que aclarar porqué tramitó salvoconductos a gente que no trabajaba en la Cruz Roja. Como resultado de la intensa presión se retiró de la vida pública y regresó a su profesión civil, manteniendo sus logros para sí sin esperar ninguna recompensa.

Murió en 1963 a los 60 años.

En 1987 fue nombrado “Justo entre las Naciones” a título póstumo por salvar la vida a 15.00 personas.

En 2010 el Consejo de la Ciudad de Budapest acordó unánimemente nombrar una sección del paseo del Danubio en Buda con su nombre.

La viuda de Itsván Horthy, la Condesa Ilona Edelsheim-Gyulai, fue al exilio con su familia a Portugal, después de ser liberada por la Gestapo. Desde el cambio de régimen volvió a Hungría regularmente. En 2010 visitó el Hospital en la Roca, reviviendo sus memorias y encontrándose con otros testigos de la época.


16. Plano

1. Entrada principal - 2. Venta de tickets y suvenires - 3. Pasillo de entrada - 4. Sala médica - 5. Oficina - 6. Cocina - 7. Lavandería - 8 y 9. Sala de enfermeras - 10. Sala de motores - 11. Ducha - 12. Sala preparatoria - 13. Generadores eléctricos - 14. Almacén - 15. Sala de comunicaciones - 16. Sala de revelado - 17. Sala de Rayos X - 18. Quirófano - 19. Dormitorios - 20. Letrinas - 21. Enfermerías - 22. Sala de vendaje - 23. Estación de alarma - 24. Dormitorio - 25. Trastero - 26 a 29. Salas de hospitalización - 30. Depósito de combustible - 31. Sala de filtros - 32. Sala de descontaminación



17. Galería fotográfica


Fotografías tomadas durante mi visita, salvo las pertenecientes a 1944 y 2002, así como la de las salas de hospitalización y de filtrado de aire. Las fotografías están tomadas con teléfono móvil, por lo que no son de muy buena calidad.

Pasillo de entradaPasillo de entrada

Sala médicaSala médica

CocinaCocina

Curiosamente aquí no se cocinaba, simplemente se recalentaba la comida procedente de otros hospitales, como el de Szent János.


La cocina en 1944
La cocina en 2002 antes de ser rehabilitada para el museoEn estas imágenes podemos ver la cocina en 1944 y en 2002 antes de ser rehabilitada para el museo

Autoclaves para material quirúrgicoAutoclaves para material quirúrgico

Quirófano
Quirófano
QuirófanoQuirófano

El quirófano en 1944
El quirófano en 2002 antes de la restauraciónFotografías del quirófano en 1944 y en 2002 antes de la restauración

Material quirúrgicoMaterial quirúrgico

Respirador artificialRespirador artificial

PasilloPasillo

Sala de Rayos XSala de Rayos X

Despacho médicoDespacho médico

LetrinasLetrinas

Salas de hospitalización
Salas de hospitalizaciónSalas de hospitalización

Corredores internos
Corredores internosCorredores internos

Sala de cuadros eléctricosSala de cuadros eléctricos

Uno de los grupos electrógenos Ganz-JendrassikUno de los grupos electrógenos Ganz-Jendrassik

Sala de filtros de aire, aún operativa actualmenteSala de filtros de aire, aún operativa actualmente

Duchas para emergencias en caso de ataque químicoDuchas para emergencias en caso de ataque químico

Sala con material anticontaminaciónSala con material anticontaminación

18. Vídeos



19. Fuentes

Folleto adquirido en el museo:

“La breve historia del Hospital en la Roca”. Autor: Gábor Miklós Tatai, (Director del Museo Hospital en la Roca de Budapest). Editorial Sziklakórház, 2012 - ISBN: 978-963-89952-0-9

Páginas web:

http://www.thewotme.com/2015/02/hospita ... -budapest/
http://www.fotonazos.es/2012/11/el-hosp ... -budapest/
http://kirandulastervezo.hu/sites/defau ... rhaz_6.jpg
http://utolsopercek.blog.hu/2015/01/03/ ... _hetfo_765
http://www.royalparkboutiquehotel.hu/wp ... 3%81Z1.jpg
http://budapest.varosom.hu/upload_pic/b ... terem1.jpg
https://es.wikipedia.org/wiki/Wikipedia ... lo2701.jpg
http://www.vgfszaklap.hu/kepek/12_04/a- ... ete/0n.jpg
http://collections.ushmm.org/search/catalog/pa1170530
http://sarmasi-zoli.lapunk.hu/tarhely/s ... nelkul.jpg
https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/73 ... 3492a8.jpg
http://pszeudo.hu/pictures/galeria/korterem.jpg
http://1.kerulet.ittlakunk.hu/holmi/kul ... haz-muzeum
http://www.zombory-moldovan-bela.com/in ... =component
http://rokica.blog.hu/page/3
http://bebudapest.hu/wp-content/uploads ... _Rock4.jpg
http://joanerges.livejournal.com/1652707.html
http://www.sziklakorhaz.eu/userfiles/fo ... f127bc.jpg
http://www.bibl.u-szeged.hu/bibl/mil/ww ... alasi.html
http://3.bp.blogspot.com/-kbZVEC-arQw/U ... zalazi.jpg
http://www.allposters.com/-sp/Rodion-Ya ... 56645_.htm
http://keptar.oszk.hu/html/kepoldal/ind ... ?id=010412
http://www.europakiado.hu/szerzo/radnoti-miklos
http://www.omikk.bme.hu/archivum/angol/ ... hter_g.htm
http://konyvkultura.kello.hu/egypercese ... o-visszaut
http://pushkinpress.com/author/antal-szerb/
https://bhiweb.wordpress.com/about/
http://muppetandco.blogspot.com.es/2009 ... -boom.html
http://www.euuzlet.hu/arckepcsarnok/#.VUa8WsscQyU
http://eukkonyvek.blogspot.com.es/2012/ ... enete.html
http://kep.cdn.index.hu/1/0/487/4876/48 ... 2b_wm.jugo
"3 miles up and 3 miles down!!!"


Unidad: 101st Airborne Division 'Screaming Eagles'
WWII Victory Medal (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Polemikos Stauros (1) Onderscheidingsteken voor langdurige (1) Cruz al mérito militar con distintivo rojo (1) Légion d'Honneur (1)

Avatar de Usuario
Bertram
General of the Army
General of the Army
Mensajes: 11278
Registrado: 31 08 2007 09:42
País 2GM: Reino Unido
Zona/Región: Norte de África
Ubicación: España
Contactar:

Re: El "Hospital en la Roca" de Budapest

Mensaje por Bertram » 07 05 2015 06:30

Magnífico artículo de un lugar realmente fascinante. Es increíble el estado de conservación del museo y la larga historia que tiene ese lugar. Ha vivido las épocas más convulsivas de la historia moderna.

Gracias por permitirnos adentrarnos en ese estupendo museo Currahee
Distinguished Service (1) Mannerheim-risti (1) British Flying Cross (1) Navy Medal of Honor (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (6) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Victoria Cross (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1) Laureada de San Fernando (1) George Cross (1)

Avatar de Usuario
tigerwittmann
Oberst
Oberst
Mensajes: 2966
Registrado: 13 04 2009 19:28
Zona/Región: En mi Pzkpfw VI Tiger en Villers Bocage
Ubicación: España

Re: El "Hospital en la Roca" de Budapest

Mensaje por tigerwittmann » 07 05 2015 11:18

Saludos camaradas.

Sensacional artículo Currahee. La historia de este hospital es extraordinaria.
Sin duda una notable obra de ingeniería que sirvió para mucho, tanto en la época de la SGM, como durante la época de la Revolución húngara de 1956.
El monumento a los judíos a orillas de Danubio es realmente conmovedor.

Enhorabuena por el artículo, camarada.

Saludos.



Unidad: Division Großdeutschland
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (2) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Conspicuous Gallantry (2) Commendation Medal (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1) Victoria Cross (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1)

Avatar de Usuario
guti99
Major
Major
Mensajes: 2056
Registrado: 25 04 2011 21:31
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Normandía
Ubicación: España (Zaragoza)

Re: El "Hospital en la Roca" de Budapest

Mensaje por guti99 » 07 05 2015 13:01

Magnifico articulo camarada Currahee. La caída de Budapest era algo que desconocía bastante y la historia del hospital espectacular.

Y sobre todo gracias por acercarnos las fotos de tu viaje.

Unidad: 130. Panzer Lehr Division

"El motor de un tanque también es un arma tan buena como el cañón" Heinz Guderian
Soldier’s Medal (1) Purple Heart (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Conspicuous Gallantry (1) Commendation Medal (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Eisernes Kreuz (1) Cruz al mérito militar con distintivo rojo (1)

Avatar de Usuario
abhang
Generalleutnant
Generalleutnant
Mensajes: 6992
Registrado: 18 06 2010 18:09
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Montecassino
Ubicación: España

Re: El "Hospital en la Roca" de Budapest

Mensaje por abhang » 07 05 2015 17:20

Excelente artículo, camarada, me ha gustado mucho la fascinante historia de este hospital, muy ameno;

un lugar digno de visitarse e imbuirse en su trayectoria.

Saludos y felicidades!!
El sudor ahorra sangre, la sangre ahorra vidas, y el cerebro, las dos cosas. (Erwin Rommel)


Unidad: 1. Fallschirmjäger Division
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (4) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
LewisNixon
Master Sergeant
Master Sergeant
Mensajes: 776
Registrado: 05 07 2013 21:40
País 2GM: USA
Zona/Región: Europa
Ubicación: Valparaíso, Chile

Re: El "Hospital en la Roca" de Budapest

Mensaje por LewisNixon » 07 05 2015 19:16

Camarada currahee, no nos deja de sorprender con sus elaborados artículos. Excelente trabajo. Muchas gracias.

saludos.

Unidad: 101st Airborne Division 'Screaming Eagles'
Onderscheidingsteken voor langdurige (1) División Española de Voluntarios en Rusia 1943 (1)

Avatar de Usuario
Toccoa
Corporal
Corporal
Mensajes: 183
Registrado: 13 08 2014 10:03
País 2GM: Estados Unidos
Zona/Región: Normandía

Re: El "Hospital en la Roca" de Budapest

Mensaje por Toccoa » 12 05 2015 09:59

Ha sido como si yo también hubiese estado allí, increíble lo completo del artículo que teletransporta a cada uno de las épocas que vivió este hospital.

Magníficas también las imágenes actuales, no se puede tener información mas reciente que verlas.

Enhorabuena compañero.
"We all jump together, we all come home together!"
Unidad: 101st Airborne Division 'Screaming Eagles'

Responder