Ante Pavelic

Descripción: Militar y político croata, líder y el miembro fundador del Movimiento Revolucionario de Levantamiento Croata "Ustaša" en los años 30 del siglo XX.

Etiquetas del tema: Ante Pavelic

Los protagonistas de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: Erwin Rommel, abhang

Responder
Avatar de Usuario
abhang
Generalleutnant
Generalleutnant
Mensajes: 6981
Registrado: 18 06 2010 18:09
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Montecassino
Ubicación: España

Ante Pavelic

Mensaje por abhang » 25 03 2015 11:05

ANTE PAVELIC

Ante PavelicAnte Pavelic
Militar y político croata, líder y el miembro fundador del Movimiento Revolucionario de Levantamiento Croata "Ustaša" en los años 30 del siglo XX y más adelante líder del Estado Independiente de Croacia.



BIOGRAFÍA
Nació en Konjic, una pequeña aldea a 15 kilómetros al suroeste de Hadžici (Bosnia-Herzegovina), el 14 de julio de 1889, sus padres, Mile y Marija, procedían de la cercana región de Lika y su padre había emigrado a Bosnia tras el traspaso de la provincia al Imperio Austrohúngaro en 1878.

Su padre era capataz de los ferrocarriles estatales. Asistió a la escuela musulmana. Aquí aprendió las tradiciones y las lecciones que influyeron en su actitud con respecto a Bosnia y sus musulmanes.

También asistió a una escuela jesuita en Travnik, estando en esta escuela, se convirtió en un seguidor de las ideologías nacionalistas de Ante Star?evi? y su sucesor como líder del Partido de los Derechos, Josip Frank.

Después de sus estudios primarios, estuvo trabajando con su padre en los ferrocarriles bosnios, más tarde, se trasladó a Zagreb para estudiar la carrera de Derecho, de donde se graduó en 1910.

En su juventud se hizo miembro del Partido Puro por los Derechos, cuyos miembros eran también conocidos como "Frankovci", por el fundador del partido y seguidor de Ante Star?evi? (padre del nacionalismo croata moderno), Josip Frank,4 que defendía la independencia de una "Gran Croacia". En 1918, fue elegido secretario del partido.

En 1921 fue arrestado junto con varios otros miembros del grupo, por actividades antiyugoslavas, siendo liberados al poco tiempo; Pavelic fue quién asumió su defensa como abogado en el juicio, pero la perdió. En estos años, mantenía frecuentes contactos con los emigrantes croatas en otros países limítrofes, lo que le puse acercarse al movimiento macedonio OIRM.

En 1922, fue elegido concejal del Ayuntamiento de Zagreb, y 12 de agosto de este año, en la St. Iglesia de Marcos, (Zagreb), se casó con María Lovren?evic (1922 + 1959). Tuvieron tres hijos, Višnja y Mirjana y Velimir. María era parte judía a través de la familia de su madre y su padre, Martin Lovren?evi?, fue miembro del Partido de los Derechos y un conocido periodista.

En 1927, llegó a diputado del Parlamento Nacional yugoslavo y vicepresidente de su Partido. Fue uno de los dos únicos representantes de su partido en el Skupstina (el Parlamento monárquico de Yugoslavia), pero asistía poco a sus sesiones y, cuando decidió hacerlo, se apoltronaba en su banca y solo irrumpía ocasionalmente con una larga arenga de protestas contra cierta ley que no aprobaba. Abogó con vehemencia por la independencia croata del Estado yugoslavo.

Poco después de la proclamación de la Dictadura del Rey Alejandro I de Yugoslavia, el 19 de enero de 1929, Pavelic, ya destacado opositor y paladín de la independencia croata, huyó a Viena burlando la vigilancia policial y fue condenado posteriormente a muerte, por rebeldía en Belgrado por participar en las manifestaciones anti-serbias organizadas en Sofía por los rebeldes búlgaros y macedonios, el 12 de abril de 1929, que firmó un manifiesto anti-yugoslavo.

Pavelic y otro de sus asociados fueron condenados por la ley de Protección del Estado, al considerárselas culpables de alta traición y sedición.

En Austria se le unieron otras figuras del Partido por los Derechos del que había sido diputado.

Tras su regreso de Bulgaria y por las protestas del Gobierno de Belgrado, las autoridades austriacas le prohibieron el regreso. Intentó tratar de obtener en vano un visado húngaro, pasó a Alemania, donde nuevamente fue rechazado y obligado a abandonar el país. Antes de abandonar Múnich, contactó con los italianos, que le concedieron un visado y organizaron su traslado a Verona, asumiendo varias identidades y cambiando de forma frecuente de domicilio.

Funda la organización nacionalista Ustašâ, el 7 de enero de 1929 [Hrvatski Pokret revolucionarni] (los "alzados"), con ayuda italiana. Con subsidios de Italia y una pequeña red de colaboradores de su antiguo Partido, comenzó a formar su nueva organización, en campos de entrenamiento, para acciones de sabotaje y terrorismo, a cambio, ya había ofrecido a Italia concesiones territoriales en la costa dálmata y Bosnia-Herzegovina a cambio de su apoyo.

En 1932, se publica un periódico llamado el "Ustaša -Herald de Revolucionarios croatas". Desde su primera publicación, Pavelic anunció que el uso de la violencia fue la frase central en la Ustaša

"La bomba, la daga, revólver, ametralladoras y el tiempo, que son las campanas que anunciarán el amanecer y la resurrección del Estado Independiente de Croacia."

En 1933, realizaron una intentona armada en la que el Ustaša, armado por los italianos, procuró invadir el país cruzando el Mar Adriático en barcazas. Este plan fracasó, pero el grupo concibió la idea de asesinar al Rey Alejandro, cosa que pocos meses más tarde concretarían. Alejandro I fue asesinado en Marsella el 9 de octubre de 1934 junto con el Ministro de Asuntos Exteriores francés Louis de Barthou.

La singular carencia de protección armada al Monarca yugoslavo, y las débiles precauciones de seguridad cuando era bien sabido el riesgo de un magnicidio parecen ligarse a la capacidad conspirativa de Pavelic, quien habría podido al parecer sobornar a algún alto funcionario cercano al Rey para cumplir su plan.

El Prefecto de la policía de Marsella, Jouhannaud, fue destituido posteriormente de su cargo. Pavelic y sus hombres fueron arrestados en Turín, ante el escándalo internacional, justo un par de semanas después del asesinato del rey, estando detenido un año y medio, y sus hombres confinados en la isla de Lipari.

Decepcionado que le daba a su formación y a él las autoridades italianas, comenzó a acercarse a la Alemania nazi, donde las autoridades le aseguraron que las fronteras cambiarían.

El 1 de abril de 1937, todas las unidades Ustaša fueron disueltas por el Gobierno italiano. Después de eso, Pavelic fue puesto bajo arresto domiciliario en Siena, donde vivió hasta 1939. Durante este período escribió su libro "Antibolchevique funciona: horrores y errores", que se publicó en 1938.

En 1940, negoció con los italianos de asistencia militar en la creación de un Estado independiente de Croacia que habría tenido fuertes lazos con Italia, pero este plan fue pospuesta por la invasión de Francia, y posteriormente se aproximó a Adolf Hitler.

En el inicio de la Segunda Guerra Mundial se trasladó a una villa cerca de Florencia bajo vigilancia policial hasta la primavera de 1941. Tras la decisión alemana de atacar Yugoslavia después del golpe de Estado del 27 de marzo de 1941, Pavelic volvió a reunirse con Mussolini y a confirmar su disposición a ceder parte de Dalmacia a Italia a cambio de su apoyo para tomar el poder en una Croacia independiente, cesión que ocultó a sus partidarios, opuestos a estas.

El 6 de abril de 1941, fuerzas de la Wehrmacht y otros países aliados invadieron Yugoslavia. Entonces, regresó junto con unos trescientos de sus partidarios junto a las tropas italianas que invadían el país, cruzó la frontera desde Trieste junto con sus seguidores venidos de Pistoia el 13 de abril. Otros trescientos ustachas volvieron a Croacia junto con los demás ejércitos invasores.

Su única aportación destacada a la campaña del Eje fue la rendición de dos regimientos yugoslavos (unos 8000 hombres) que entregaron las armas sin combatir.

Poco después, visitó al Papa Pío XII en mayo de 1941, en ??un intento de ganar por el Vaticano reconocimiento, pero no tuvo mucho éxito (aunque el papado coloca un Embajador en Zagreb), ya el Vaticano mantenía relaciones con el gobierno yugoslavo en el exilio. las autoridades vaticanas reconocieron el nuevo Estado, pero criticaron las atrocidades que imponía el nuevo régimen.

La dictadura de Pavelic persiguió a judíos, serbios, gitanos y a la oposición croata (sobre todo comunista). Después de haber promulgado leyes antisemitas, abrió campos de concentración y de exterminio, como el campo de Jasenovac, donde fueron asesinadas alrededor de 600 000 personas. Mientras que las medidas contra judíos y gitanos fueron fomentadas por los alemanes, estos no respaldaron los ataques contra la minoría serbia, que favorecían el crecimiento de las fuerzas partisanas.

La mayor parte de las atrocidades del régimen las cometieron los antiguos exiliados junto a Paveli?, a menudo de origen humilde, de regiones pobres y de población mezclada con otras comunidades, que habían regresado al país llenos de odio y sedientos de venganza. Las tropelías de los ustacha superaron en brutalidad incluso las de los nazis.

A diferencia de la gran propaganda antisemita, el régimen no desarrolló una actitud hostil hacia los musulmanes, a los que trató de ganarse para su causa y a los que consideró parte de la nación croata. Pavelic siempre se dirigía a sus tropas calificándolas como católicas y musulmanas y recordaba a menudo sus primeros años de escuela, donde todos sus compañeros eran musulmanes.

El Ejército del Estado Independiente de Croacia combatió, junto a las fuerzas del Eje, a la resistencia de Tito (partisanos comunistas) y a los chetniks (nacionalistas serbios).

La desilusión con Pavelic y su régimen apareció pronto. El primer gran desprestigio del movimiento fue la publicación del acuerdo de Roma del 18 de mayo de 1941, por el que Pavelic cedía a Italia casi toda Dalmacia, gran parte del Primorje y una sección de Gorski-Kotar, regiones todas ellas con una abrumadora población croata y una insignificante población italiana.

Las persecuciones de las minorías tampoco fueron vistas con buenos ojos por la mayoría de la población, que consideraba les ponía en riesgo de represalias.

Otro motivo para el desprestigio del régimen de Pavelic fue la mala situación económica del nuevo país. Este debía pagar los costes de las tropas alemanas estacionadas en su territorio y parte del de las italianas; además Italia le había privado de la mayor parte de su costa y de su industria de astilleros, Hungría de sus regiones agrícolas más desarrolladas, mientras que pronto los partisanos pasaron a controlar el campo, los recursos forestales y las comunicaciones.

La población urbana, principal grupo aún bajo control del régimen, se veía oprimida por las necesidades económicas de este, mientras muchos pasaban verdaderas penurias y hambruna.

En el verano de 1944, ante el empeoramiento creciente de la situación, dos de los ministros de Pavelic se confabularon para retirarle del poder y establecer contactos con los Aliados y evitar la caída del país en manos de los partisanos comunistas. Con el respaldo alemán y de los ustacha más radicales, Pavelic sofocó la intentona y ejecutó a los cabecillas. Su régimen permaneció fiel a los alemanes hasta su derrota final.

El 6 de mayo de 1945, huyó de Zagreb a Austria, donde permaneció algunos meses detenido por los británicos, puesto en libertad, desde donde se dirigió a Roma, donde la Iglesia lo ocultó.

Llegó a la capital italiana en la primavera de 1946, disfrazado de monje y con pasaporte español. Durante ese año y el siguiente, residió en el Colegio de San Girolamo y en otros lugares de la ciudad, dirigido por croatas.

Los servicios secretos estadounidenses sabían que residía en Roma pero no estaban interesados en la detención de ningún anticomunista de zonas del este de Europa, debido a la creciente tensión con el bloque soviético.

Tras sopesar su arresto, la posible pérdida de las simpatías de los emigrados ustachas hizo que las autoridades militares desistiesen de arrestarlo. Seis meses más adelante, en noviembre de 1948, huyó a Argentina, en el vapor italiano Sestrire. Al llegar allí, en compañía de su hijo, y posteriormente del resto de su familia, hizo de consejero de seguridad del varias veces presidente Juan Domingo Perón. Perón dio más de 34.000 visados a croatas que huyeron del gobierno de Josip Broz Tito.

En abril de 1957, el Gobierno del mariscal Tito intentó en dos oportunidades asesinarlo por medio de los servicios secretos yugoslavos.

Fue herido en la columna y en la clavícula, en un barrio de Buenos Aires, estuvo recuperándose en el hospital, donde se confirmó su identidad, real, ya que utilizaba un seudónimo, pero fue forzado posteriormente a huir de Argentina para evitar la detención y la extradición, ya que Perón había caído y Yugoslavia apremiaba para su detención. Abandonó el hospital, a pesar de que una de las balas la tenía alojada en la columna vertebral.

Encontró refugio en Chile, donde estuvo varios meses, y después a Paraguay, de donde salió con destino a España, donde llegó en octubre de 1957, por entonces bajo la dictadura de Francisco Franco y que albergaba a otros muchos exiliados fascistas y nazis de diferentes países. vivió con discreción, seguramente en conveniencia con las autoridades españolas, que aunque permitían su residencia, no así que se manifestara en apariciones públicas.

Expresó su deseo de que todos los croatas se unen con el objetivo de restablecer el Estado Independiente de Croacia. Algunos grupos se distanciaron de Pavelic y otros lo hicieron después de su muerte.

En su testamento, nombró a Stjepan Hefer como su sucesor, como presidente del Movimiento de Liberación Croata. Pavelic murió el 28 de diciembre de 1959 en el Hospital alemán de Madrid, en el ostracismo, a la edad de 70 años.

Fue enterrado en el cementerio de San Isidro, donde residen los restos también de su esposa y de su hijo.
En 1999, el ex "chetnik" Blagoje Jovovic afirmó que fue él quien hizo los disparos que finalmente condujeron a la muerte de Pavelic. Jovovic, originario de Montenegro, había emigrado a Argentina después de la guerra.




ÁLBUM FOTOGRÁFICO

El líder de la Ustacha, Ante PavelićEl líder de la Ustacha, Ante Pavelić

El arzobispo Alojzije Viktor Stepinac da la mano a Ante PavelicEl arzobispo Alojzije Viktor Stepinac da la mano a Ante Pavelic

Ante Pavelic y Joachim von RibbentropAnte Pavelic y Joachim von Ribbentrop

Ante Pavelic después de la proclamación del NDH y llegada a ZagrebAnte Pavelic después de la proclamación del NDH y llegada a Zagreb

Hitler reunido con Pavelic y GoringHitler reunido con Pavelic y Goring

En el hospital de Buenos Aires, recuperándose del atentadoEn el hospital de Buenos Aires, recuperándose del atentado

Pavelic y su familia en Buenos AiresPavelic y su familia en Buenos Aires

Ante Pavelic en ArgentinaAnte Pavelic en Argentina

Tumba de Ante PavelicTumba de Ante Pavelic



VÍDEOS




FUENTES
https://elmadriddefranco.wordpress.com/ ... elic-1959/
http://en.wikipedia.org/wiki/Ante_Paveli%25C4%2587
http://es.wikipedia.org/wiki/Ante_Paveli%C4%87
https://www.google.es/
https://www.youtube.com/
El sudor ahorra sangre, la sangre ahorra vidas, y el cerebro, las dos cosas. (Erwin Rommel)


Unidad: 1. Fallschirmjäger Division
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (4) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Responder