Operación Mincemeat (Carne Picada)

Los servicios de inteligencia

Moderador: cocinilla

Responder
Avatar de Usuario
abhang
Generalleutnant
Generalleutnant
Mensajes: 6724
Registrado: 18 Jun 2010 18:09
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Montecassino
Ubicación: España

Operación Mincemeat (Carne Picada)

Mensaje por abhang » 14 Oct 2015 11:48

OPERACIÓN MINCEMEAT

Imagen

Equipo de la operación, con Ewan Montegu al frente

INTRODUCCIÓN
La Operación Mincemeat (Carne picada), organizada magníficamente por el Comité XX (grupo que dirigía una rama del MI5 especializada en el contraespionaje, operaciones de engaño y desinformación, y que montó con admirable maestría un oficial de la División de Inteligencia Naval, el capitán de corbeta Ewen Montagu.

Esta operación de psicología inversa que trataba de engañar al OKW (Oberkommando der Wehrmacht) alemán, pretendía ocultar el lugar del primer gran desembarco aliado en Sicilia planeado para julio de 1943, aprobado por Churchill y Eisenhower en la Conferencia de Casablanca, en enero del mismo año. El objetivo de "Mincemeat" era hacer creer al enemigo de que el desembarco tendría lugar en Grecia y Cerdeña. El plan consistía en abandonar en aguas españolas un cadáver vestido de oficial de la Armada Británica. Este cadáver sería portador de falsos documentos secretos aliados para intentar dispersar las fuerzas alemanas de Sicilia. Para el éxito del plan contaban con la colaboración entre los servicios secretos alemanes y las autoridades españolas.
LA HISTORIA
Durante la IIGM, Sicilia se había convertido en un punto de incuestionable valor estratégico. Derrotado el Ejército de Rommel (ÁfrikaKorps), y finalizada con éxito la campaña en el norte de África, los aliados establecieron en esa región distintas bases de operaciones. Tenían como objetivo iniciar desde allí la invasión del sur de Italia y avanzar hacia el centro de la Europa ocupada. El Mediterráneo se consolidó como eje y plataforma de avance para desarticular el dominio nazi en el viejo continente. Los ejércitos enfrentados sabían de esa importancia, por lo que su control se planteó como una cuestión decisiva para los beligerantes.

En la Conferencia de Casablanca (enero 1943), Eisenhower y Churchill convinieron que la invasión se llevaría a efecto en el mes de julio de este mismo año. El paso desde África a través de las islas era inminente. Las maniobras para la invasión de Sicilia (Operación "Husky") tenían que ser minuciosamente estudiadas. La topografía del terreno de la isla, favorecía a los defensores, por lo que mantener en secreto el lugar del desembarco era fundamental para preparar la ofensiva. En la isla, dotaciones italianas y alemanas estaban en alerta permanente ante la posibilidad de ser atacados. Entre los cuerpos del Ejército, la Luftwaffe tenía allí una de sus principales bases, desde donde hostigaba las posiciones enemigas en Malta.

Los alemanes también pensaban que el sur de Italia sería el próximo objetivo Aliado, pero no estaban seguros sobre cuál sería el lugar donde intentarían desembarcar. Si los mando italo-alemanes lograban presagiar dónde se iba a realizar el desembarco, era muy posible que hicieran fracasar las operaciones Aliadas.

En 1939, un agente de la Inteligencia Naval británica, llamado Ian Fleming, había elaborado un memorándum en el que sugería diversas formas para engañar a los alemanes. Una de estas ideas era lanzar al mar un cadáver vestido de aviador, con los bolsillos repletos de documentación falsa, al que los servicios secretos alemanes tuvieran acceso y pudieran ser llevados en la dirección deseada. Según Fleming (que se había basado en una novela de detectives publicada en los años 30), había una gran disponibilidad de cadáveres, aunque era conveniente que fuese un cadáver “fresco, lo mas reciente posible". Esta idea fue desechada por los superiores de Fleming, pero se pensó en otra variante del plan. Dos jóvenes oficiales británicos, el capitán de corbeta Ewen Montagu y el capitán de la RAF Charles Cholmondley, representantes de inteligencia de sus respectivas armas en el “Comité XX”, encontraron una posible solución. La idea era plantar documentos falsos en un cadáver y dejar que éste cayera en manos de los alemanes. La idea era un tanto fantasiosa, pero al final Cholmondley y Montagu lograron convencer al Comité y fue aceptada. Churchill aprobó el plan el 13 de abril de 1943, solicitando el apoyo de Eisenhower, el cual se lo dio inmediatamente
.
Imagen

Charles Cholmondeley

Imagen

Ewen Montagu
Los alemanes sabían que los oficiales británicos llegaban continuamente desde el norte de África a Inglaterra, como correos de enlace, en aviones que sobrevolaban la costa española, aunque no portaban documentos "sensibles".

El detalle era dónde encontrar el oficial fallecido, así que se decidió que fuera en España, dadas las buenas relaciones del Gobierno de Franco con Alemania. la costa de Huelva, era la más propicia, con pueblos costeros con pocos habitantes, y esto hacía que todos se conocieran. Un cadáver en la playa, sería puesto en conocimiento al instante.

Además, en esta zona operaba el espía más famoso en el sur de Europa: Adolf Clauss, bien relacionado en España, afiliado a la Falange y su padre era el cónsul de Alemania en Huelva.
Imagen

Adolf Clauss
Así que se pensó en abandonar un cadáver portando documentos falsificados, como si procediese de un avión accidentado. Si el cadáver llegaba a la costa española llevado por las olas, era muy posible que los documentos cayesen en mano de agentes alemanes. El nombre de la operación, se le ocurrió al socarrón humor de Montagu. Surgió un problema: los muertos no respiran.

Si un cadáver era depositado en el agua, sus pulmones permanecen vacíos, y por lo tanto, cualquier autopsia podría llegar a la conclusión de que el cuerpo ya estaba muerto antes de tomar contacto con el agua. Así que los agentes británicos se pusieron a buscar un cadáver, algo complejo, para evitar indiscreciones y a la Inteligencia alemana. Ayudados por el famoso patólogo Sir Bernard Spilsbury, cuya muerte pudiera ser atribuida a la asfixia por ahogamiento. Tuvieron suerte, pronto encontraron el cadáver de un vagabundo alcohólico galés, encontrado en un almacén de la capital, un tal Glyndwr Michael, que al parecer se había suicidado, ingiriendo veneno para ratas, presentando también una neumonía.

Sus pulmones podían presentar la patología de fallecimiento por inmersión.

(Otra teoría, es que fue un fallecido por neumonía). Cuando se muere de pulmonía, los pulmones están llenos de líquido por encharcamiento. No es que faltaran cadáveres en tiempos de guerra, sino que debía de adaptarse al perfil inventadas del oficial inglés.

Aunque la diferencia entre una muerte y otra podrían establecerse en un estudio exhaustivo, Bernard Spillsbury tranquilizó a Montagu diciéndole:

No tiene nada que temer de una autopsia española; detectar que este joven no ha muerto después de un accidente aéreo en el mar requeriría de un patólogo de mi experiencia, y no existe ninguno en España.

Se obtuvo el consentimiento de los parientes del fallecido, con la condición de que su identidad real permaneciese para siempre en secreto, y a cambio de que recibiría cristiana sepultura. Y el cadáver fue depositado en una cámara frigorífica secreta del MI5, mientras que se completaban los detalles de la operación. Le llamaron William Martin, le dieron el rango de capitán de la Marina Real con funciones de mayor. Había nacido en marzo de 1907, en Cardiff, y tendría 36 años recién cumplidos en el momento de su presunta muerte, haciendo el viaje Gibraltar-Londres.

Le pusieron en los bolsillos una carta del "Lloyds Bank", fechada el 14 de abril en la que se le instaba a saldar un descubierto de 80 libras, y una factura de 53 libras por la compra de un anillo de boda para su novia, Pam (que en realidad existía, llamada Jean Leslie, y era miembro del MI5), de la que llevaba una foto y dos cartas que el equipo de inteligencia británico plegó y desplegó una y otra vez para simular que habían sido releídas obsesivamente por el joven piloto enamorado. Entre los efectos personales incluyeron un reloj, cigarrillos, cerillas, llaves, billetes viejos de autobús y dos entradas usadas para la comedia "Strike a new note", representada en el teatro Príncipe de Gales de Londres el 22 de abril de ese año. Una factura del Club Naval de Londres por la estancia de seis noches (entre el 18 y el 23 de abril). Por último, le pusieron una cadenilla con una cruz de plata alrededor del cuello y dos placas de identidad en las muñecas con la inscripción “Mayor Martin, R. M. “. Las siglas significaban Roman Catholic, porque era prioritario que William Martin fuese católico. Así se aseguraban de que sería enterrado en el cementerio de Huelva, donde los espías alemanes se movían a su antojo y de paso Ewen Montagu cumpliría la promesa hecha a su familia.
Imagen

Objetos hallados en el cuerpo de Martin
Todavía quedaba un asunto por resolver en el caso de William Martin: La fotografía que habría de ponerse en su cartilla militar de identidad. Cuando intentaron hacérsela al verdadero fallecido, el aspecto cadavérico no se podía disimular, ni con trucos de revelado ni con retoques de maquillaje. Circunstancialmente se localizó a un militar con cierto parecido, que una vez caracterizado, posó para el retrato. Para asegurar que tanto el cuerpo como los documentos se encontrasen juntos, el maletín se había provisto que una correa de cuero en la cintura de Martin, y de ésta salía una cadena, esposado a su muñeca la cartera fue diseñada para que el agua no le afectara.
Imagen

El falso pasaporte del mayor William Martin
Mientras Montagu y su equipo creaban la falsa identidad, también se estaban generando los documentos necesarios para que el engaño funcionase. Era necesario convencer a los alemanes de que el desembarco se iba a efectuar en algún sitio que no fuese Sicilia. La idea era presentar un ataque a Cerdeña como paso previo para establecer una base para un desembarco en el sur de Francia y, a continuación, efectuar un gran desembarco en Grecia por los Balcanes.

Los documentos con los que se trataría de engañar a los alemanes fueron objeto de especial atención. Se escribió una carta del segundo Jefe del Estado Mayor británico, Sir Archibald Nye, dirigida al general Alexander, Comandante en Jefe del Ejército Aliado en el Norte de Äfrica, bajo las órdenes del general estadounidense Dwight Eisenhower, que daba a entender que el objetivo de las fuerzas aliadas no era Sicilia. Otra carta, de lord Mountbatten, Jefe de Operaciones Combinadas, dirigida al almirante Cunningham, comandante de la flota británica del Mediterráneo, indicaba que el ataque se produciría en Cerdeña, que confiaba en la experiencia del mayor Wilson para la misiva, dada de su importancia para enviarla por los canales normales.

Alexander atacaría las islas Córcega y Cerdeña, mientras el mariscal Sir Henry Wilson lo haría en las playas de Kalamata, en Grecia, dando a entender que habría dos operaciones. Además, en una jugada maestra de psicología inversa, la carta indicaba que se estaban elaborando planes para engañar a los alemanes y convencerlos de que el desembarco se haría en Sicilia. Esto debía dar la impresión a los alemanes de que se enfrentaban a fuerzas lo bastante potentes para efectuar dos grandes operaciones simultáneas y que tendrían lugar lejos de Sicilia, obligándolos a dispersar sus fuerzas para enfrentarse a la amenaza.

El comandante Martin fue puesto en un contenedor de latón estanco, sellado y conservado en hielo seco y vestido con su uniforme de los Royal Marines. Cholmondeley y Montagu, alquilaron un coche para entregarlo en Holy Loch, Escocia, y lo embarcaron en el submarino británico HMS "Seraph". Montagu había preparado esto con el almirante Barry, que tenía los submarinos bajo su mando. Barry sugirió el "Seraph", con 45 marineros y cinco oficiales, que en ese momento estaba disponible. Fue casualidad que su comandante, el teniente de navío Norman L.A. Bill Jewell y la tripulación tuviesen experiencia previa en operaciones especiales.
Imagen

Submarino HMS Seraph

Imagen

Jewell y su tripulación junto al periscopio

Imagen

Cápsula en la que se transportó el cadáver de William Martin
El 28 de abril de 1943, el Seraph se hizo a la mar. Navegó hasta una posición de una milla al sur de Huelva, en la costa española. Se seleccionó esta posición porque España, aunque oficialmente neutral, simpatizaba con las potencias del Eje y estaba repleta de agentes de la Abwehr. También se sabía que en Huelva había agentes alemanes muy activos y que tenían muy buenos contactos con las autoridades españolas.

El día 30 de abril, aproximadamente a una milla marina de las playas de Huelva, después de dos días, el submarino sale a superficie para terminar su misión. Tuvieron que esperar a que unas barcas de pescadores terminaran de faenar, para no ser vistos. Otro contratiempo estuvo a punto de dar al traste con la operación: Un avión de la RAF. bombardeó el navío, confundiéndolo con otro alemán. Se estudiaron las condiciones meteorológicas y de navegación con el fin de que no fuera detectado por el enemigo. Navegaban de día y durante la noche subían a la superficie. Cuidaron que las corrientes del Estrecho de Gibraltar depositaran el cuerpo en el lugar previsto.

A las 04.30 horas del 30 de abril, el teniente de navío Jewell ordenó a su tripulación subir el contenedor a la cubierta del submarino en superficie. Antes había dicho a su tripulación que iba a desplegar un sistema meteorológico altamente secreto y ordenó a todos permanecer bajo cubierta. Reunió a sus oficiales, les explicó los detalles de la operación y les exigió mantener el secreto. Después, abrieron el contenedor, (Martin había empezado a descomponerse, una especie de moho verde le cubría la cara, y la piel había empezado a despegarse de la nariz y las mejillas, le pusieron el chaleco salvavidas y le ataron el maletín con los documentos, rezaron un breve oficio religioso, con el salmo número 39 y pusieron suavemente el cadáver en el agua, junto a un bote salvavidas, estuvieron observando el cadáver un tiempo, ayudado por la marea, para que la corriente lo arrastrase hacia tierra, para que cumpliera su misión. Una vez terminado, Jewell puso un mensaje a Gibraltar, diciendo "MINCEMEAT completed". El submarino puso rumbo a Malta.

El cuerpo fue descubierto a las 07:30 en la playa de El Portil, vestía uniforma limitar británico, un chaleco salvavidas (llamado Mae West) y un maletín amarrado a una mano, por un pescador de Punta Umbría (Huelva, España), que estaba faenando, de origen portugués, José Antonio Rey María, el cual, más tarde, declaró:

Tenía la cara ennegrecida, como si estuviera chamuscada, y añadió, vestía uniforme militar, calzaba botas y llevaba una cartera atada al uniforme.

Pidió ayuda a otros pescadores que estaban en la zona, para el rescate, que lo llevaron al puerto local, e informando a las autoridades locales, que lo pusieron en conocimiento de la Comandancia de Marina. La Abwehr (Inteligencia Militar alemana) local, representada por el "técnico" en agricultura alemán Adolf Clauss, tuvo conocimiento de inmediato. El cuerpo fue trasladado a Huelva, para ser analizado.
Imagen

El cuerpo sin vida de Martin
El juez instructor de la Marina de Huelva, Mariano Pascual del Pobil, se trasladó a la zona para efectuar el levantamiento del cadáver. Se hizo cargo del maletín del capitán inglés y se dispuso a entregárselo a su amigo personal, el vicecónsul británico. El 1 de mayo, el vicecónsul acordó con el forense Eduardo del Torno, redactar el informe "post mortem" en el cementerio de Huelva. Se le hizo la autopsia, y en el informe concluyó de que el hombre había caído al agua con vida, que no tenía golpes, que había muerto ahogado y que el cuerpo estaba en el agua desde hacía entre tres y cinco días, y de que no tenía las típicas mordeduras de peces, lo cual había visto numerosas veces en otros cuerpos ahogados. El forense no hizo una autopsia completa al creer que el comandante Martin era católico, porque llevaba al cuello (detalle de Montagu), una cadena con una cruz de plata.

Pero antes los alemanes habían oído hablar del descubrimiento de los documentos y, no sin cierta dificultad, el agente local de la Abwehr consiguió hacerse con ellos. Los alemanes abrieron cuidadosamente el maletín y fotografiaron todo su contenido, parece ser con una cámara "Leika", dotada con lentes especiales. La información le fue remitida a Gustav Leissner, Jefe del Servicio Secreto alemán en España, aunque Clauss parece ser que también los envió por su cuenta directamente a Berlín.

Cuando el cuerpo del comandante Martin fue devuelto y se comprobó la documentación, los británicos vieron que había sido leída y vuelta a guardar cuidadosamente. La confirmación posterior obtenida por medio de "ULTRA" (organización británica de descifrado de mensajes), hizo que se enviase un telegrama a Winston Churchill, que estaba en Estados Unidos, diciendo: Mincemeat Swallowed Whole", (se han tragado toda la carne picada). Aunque todavía no podían saberlo, fue un éxito la operación.

Los documentos en cuestión habían sido entregados al comandante general Ramón Agecino Armas, del Departamento Marítimo de Cádiz, que a su vez los reportó al vicealmirante Alfonso Arriaga, Jefe del Estado Mayor de la Marina española.

Arriaga se puso en contacto con el agregado naval alemán en Madrid, capitán de navío Wilhelm Lenz, para entregarle la cartera. Mientras se estudiaban y fotografiaban, Arriaga contesta con evasivas a la petición del embajador británico, sir Samoel Hoare, el cual había solicitado la devolución urgente de los importantísimos documentos, por ser secretos y de gran trascendencia, que el mayor portaba. Cuando por fin, el día 13 de mayo son entregados a la Embajada, se remiten inmediatamente a Londres, donde comprueban que las cartas han sido abiertas y vuelto a cerrar.

Hitler quedó tan convencido de la autenticidad de los falsos documentos que discrepaba de Mussolini en cuanto a que Sicilia era el punto más probable para la invasión, insistiendo en que cualquier incursión sobre la isla debía considerarse parte de un plan de engaño y que el ataque principal sería en cualquier otro lugar. Hitler dio órdenes para reforzar Córcega y Cerdeña, y envió al mariscal Rommel a Atenas para formar un grupo de Ejércitos. Los buques patrulleros, minadores y dragaminas asignados a la defensa de Sicilia se mandaron a otros lugares. Pero la decisión más crítica fue probablemente el envío de dos divisiones Panzer del frente ruso a Grecia, justo en el momento en que se estaban preparando para atacar a los rusos en la batalla de Kursk. Los alemanes se habían tragado totalmente el engaño: anzuelo, línea y flotador. Todo el cuidado que Montagu y su equipo habían puesto para establecer la identidad de Martin había sido rentable.
Imagen

El pescador José Antonio Rey
A los tres días, el Comité recibía un telegrama del agregado naval con la noticia del descubrimiento del cadáver. El cuerpo del comandante Martin y el maletín (aparentemente sin abrir) fue entregado al vicecónsul británico
F. K. Hazeldene, fue enterrado con honores militares el 2 de mayo en el cementerio de La Soledad de Huelva, y unos días más tarde, se le colocó la lápida. Se cuidó de que no faltara ningún detalle, se recibió una corona de flores de su "prometida", y otra corona de su familia.
Imagen

Imagen del entierro en la película de William Martin
En el mes de junio, el periódico "The Times" publica, en su lista diaria de los caídos en el frente, el nombre de William Martin. El Almirantazgo hace lo mismo, vinculándolo a la muerte de otros dos oficiales realmente fallecidos en un vuelo sobre el mar. Estaban seguros de que los servicios secretos alemanes permanecían atentos a ese detalle.
La tumba número 14, del sector "San Marcos", del cementerio de Huelva lleva el nombre de "William Martin" quien, con su muerte, salvó miles de vidas y cambió el curso de la guerra. Posteriormente se ha añadido el nombre de Glyndwr Michael como reconocimiento a su labor.

La "Operación Husky" (invasión de Sicilia), se llevó a cabo el 9 de julio, desde el sur mientras todas las defensas alemanas estaban dirigidas al norte, hacia Cerdeña, fueron retirados escuadras de dragaminas y los torpederos estaban patrullando la costa griega. La operación Aliada fue todo un éxito y culminó con la invasión de Italia. En el transcurso de un mes, la totalidad de la isla de Sicilia estaba bajo control aliado.
Imagen

Lápida de Wiliam Martin
En cuanto a Ewen Montagu, por su participación en la "Operación Mincemeat", se le concedió la Orden del Imperio Británico. En 1953 escribió un libro sobre la operación, titulado El hombre que nunca existió, se hizo una película poco después.
Desde el entierro de "William Martin", siempre hay flores frescas en su tumba. En 2002 se reveló el secreto de quién las colocaba: Isabel Naylor, hija de un trabajador inglés de la "Rio Tinto Company Limited", que siguió la tradición que su padre inició cuando ella contaba 14 años. Ha sido condecorada por el Gobierno inglés por su fidelidad "Al Soldado Desconocido".

La Universidad de Huelva publicó un libro en el año 2015, sobre el tema y en él se aportan las pruebas efectuadas por georradar en un nuevo intento de comprobar si realmente la tumba del mayor Martin se encuentra ocupada.

Por su parte, la Diputación de Huelva ha editado un nuevo libro en el año 2014, que analiza las múltiples incongruencias de la versión oficial británica y aporta una nueva teoría, utilizando como argumento de la investigación el testimonio del hijo (Federico, reside en un pueblo sevillano), del agente secreto alemán que operaba en Huelva durante aquellos años. Se plantea que la tumba de William Martin quizás esté vacía, ya que su cuerpo podría haber sido trasladado a Italia en submarino por los alemanes, y posteriormente a Alemania.

* Enlace en este foro del libro: El Hombre que nunca existió
* Enlace en este foro de la película: El Hombre que nunca existió
VÍDEO
Artículo publicado en EL PAIS (fragmento)

Papeles desclasificados.

En 1953, el Comité Conjunto de Inteligencia británico, ante el riesgo de que apareciesen informaciones periodísticas fuera de su control, encarga a Montagu que escriba la versión oficial de la Operación Mincemeat. El libro se convierte en un éxito de ventas e incluso da lugar a una película, El hombre que nunca existió, protagonizada por Clifton Webb.

Cuando en 1993, transcurridos los 50 años de secreto oficial, se desclasifica la mayor parte de los documentos de la operación guardados en la Public Record Office de la ciudad inglesa de Kew, la decepción de los investigadores es enorme al descubrir que ninguno revela la identidad del mayor Martin. Sin embargo, en 1996, un funcionario local, Roger Morgan, descubre unos papeles recién desclasificados donde se identifica el cadáver con el nombre de Glyndwr Michael. un mendigo nacido en Gales y muerto por suicidio con matarratas. Los periódicos se hacen eco del secreto finalmente desvelado tras cinco décadas de persistente misterio, y el Gobierno británico, apenas dos años después, encarga que se grabe ese nombre en la lápida de Huelva. Todo muy rápido. Demasiado rápido, según algunos, para ser convincente.

Jesús Ramírez Copeiro, ingeniero de minas retirado y residente en la localidad onubense de Valverde del Camino, lleva arios estudiando, con el apoyo entusiasta de su esposa, la noruega Elin von Muthe, la "Operación Mincemeat". Juntos han pasado meses enteros en archivos británicos y españoles, y el mismo publicó hace ocho años un fascinante libro, titulado Espías y neutrales. Huelva en la IIGM., donde recoge el resultado de sus pesquisas.

Desde la autoridad que le otorga el ser quizá el mayor experto mundial en este asunto, Copeiro es concluyente:

el cadáver no podía ser el de un mendigo suicidado con matarratas. Hubiera sido demasiado burdo y demasiado fácil de detectar por los alemanes.

El doctor Luis Concheiro, catedrático de Medicina Legal de la Universidad de Santiago y uno de los mas eminentes forenses españoles, también se ha sentido atraído desde hace tiempo por los pormenores de esta operación. Concheiro disculpa a su colega onubense de la época diciendo que hubiera sido fácil que confundiese el aspecto de un pulmón afectado por neumonía con los pulmones de un sumergido, pues si el análisis microscópico necesario para distinguirlos no se hace de forma rutinaria ni en la actualidad, mucho menos en 1943".

Los especialistas no hacen si no plantear unas dudas sobre la versión oficial que ya subieron de tono hace unos años, cuando otro concienzudo investigador del caso, el inglés Colin Gibbon, consiguió entrevistar al que entonces era uno de los últimos testigos vivos de la operación, el hombre que vio el cadáver antes de depositarlo en el agua: Norman Jewell, excomandante del "Seraph". Jewell (fallecido), fue bastante explícito: era muy improbable, dijo, que el cuerpo de un mendigo suicidado con veneno hubiera sido utilizado en la operación.

Pero, entonces, ¿por qué tanto misterio?

Las piezas comienzan a encajar.

John Steele era solo un niño cuando el 27 de marzo de 1943, vio cómo frente a su pueblo, ubicado en el estuario del Clyde, en el noroeste de Escocia, un enorme barco explotaba y se hundía en un suspiro. Aquella imagen le obsesionó durante toda su vida, y cuando le llegó la jubilación se dedicó a investigar el que es uno de los episodios mas trágicos y oscuros de la historia naval inglesa: el hundimiento del que se fue a pique, el "HMS Dasher", en sólo 18 minutos, tras sufrir una explosión fortuita a bordo. Murieron 379 marinos, pero por alguna razón el Gobierno británico se limitó a enviar un telegrama a las familias y sólo enterró oficialmente 12 cuerpos. Ante la lluvia de reclamaciones, la respuesta fue "alto secreto". Nunca se entregaron los cientos de cadáveres restantes ni se dieron mas explicaciones.

Cuando Steele publicó en 1995 la primera edición de su libro "Los secretos del HMS Dasher", todavía no había establecido relación alguna entre ese suceso y la "Operación Mincemeat", ni sabía que un tenaz ingeniero de minas de un pueblo del sur de España seguía concienzudamente los pasos del mayor Martin. Sus investigaciones causaron cierto revuelo, y, curiosamente, pocos meses después apareció el papel mágico en los archivos oficiales con el nombre del mendigo suicidado.

Estos tres hombres, Steele, Gibbon y Copeiro, entran finalmente en contacto, y, tras varias reuniones en Huelva y Escocia, las piezas del puzzle comienzan finalmente a encajar. Buceando en la documentación desclasificada, reparan en que Montagu se reunió con el comandante del submarino en Londres para comunicarle los pormenores de la operación el 31 de marzo de 1943, esto es, cuatro días después de haberse hundido el "Dasher". En ese encuentro se le ordena que lleve el 2Seraph", que estaba atracado en la base de Blyth, al noreste de Inglaterra, hasta la de Holy Loch, en el noroeste de Escocia... y a sólo 18 millas del punto donde acababan de morir, la mayor parte ahogadas, casi 400 personas.

Montagu, en su libro, dice que trasladaron el cadáver desde Londres a Holy Loch conduciendo sin parar durante horas en una furgoneta. Pero si el submarino ya estaba atracado en Blyth, mucho mas cerca de la capital, ¿por que hacerle navegar cientos de millas hasta el noroeste de Escocia en plena guerra y en un mar lleno de peligros? "Pues la respuesta", concluye Copeiro, "es que se utilizó uno de los cuerpos de los fallecidos en el hundimiento del "Dasher".

Todos los investigadores piensan lo mismo. Solo así se explicaría la convicción de Hitler. Porque, por otra parte, también están convencidos de que los alemanes hicieron su propia autopsia. El hijo de Adolf Clauss, Federico, también lo cree. "Mi padre", cuenta, "me dijo que se llevaron el cuerpo poco después del entierro, que lo metieron en un submarino alemán que se acercó en secreto a la costa y se lo llevaron a analizar a Alemania". "Estoy convencido", añade, por su parte, el doctor Concheiro, "que un patólogo alemán, en una segunda autopsia, habría realizado el análisis histológico de los pulmones y, por tanto, descubierto el engaño".

¿Está, pues, la tumba del cementerio de Nuestra Señora de la Soledad vacía? "Es posible", opina Copeiro. Pero por ahora es difícil que lo sepamos porque la voluntad de ocultamiento persiste. El ingeniero español lo sabe bien. Cuando en 1993 quiso acceder, tras su desclasificación, a uno de los últimos y más secretos documentos de la "Operación Mincemeat", el CAB 93/7, le negaron el acceso porque había pasado a situación de "Préstamo permanente" (Permanent loan).

Al interesarse por el destino del préstamo, la respuesta le dejó estupefacto: el 10 de Downing Street, la residencia del Primer Ministro. Allí escribió solicitar una copia. Hasta la fecha no ha obtenido respuesta.



FUENTES
http://www.exordio.com/1939-1945/milita ... emeat.html
http://www.culturandalucia.com/GCE/Oper ... C3%B32.htm
http://historiaparanodormiranhell.blogs ... emeat.html
http://marcianosmx.com/operacion-mincemeat/
https://es.wikipedia.org/wiki/Operaci%C3%B3n_Mincemeat
https://www.youtube.com/
El sudor ahorra sangre, la sangre ahorra vidas, y el cerebro, las dos cosas. (Erwin Rommel)


Unidad: 1. Fallschirmjäger Division
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (4) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
cocinilla
Grande Ammiraglio
Grande Ammiraglio
Mensajes: 6673
Registrado: 17 Sep 2009 17:58
País 2GM: Italia
Zona/Región: Mediterráneo
Ubicación: España

Re: Operación Mincemeat (Carne Picada)

Mensaje por cocinilla » 14 Oct 2015 13:35

Saludos

Gracias por acercarnos esta Operación. Muy amena y detalla.

Un Saludo
Cocinilla


Unidad: Decima Flottiglia MAS
Imagen
US Antarctic Expedition (1) Orden Lenina (2) Distinguished Service Cross (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (1) Order of Merit (1) Panzerkampfwagenabzeichen (1) Navy Cross (1) Ordre du Mérite Maritime (1) Distinguished Service Cross (1) Flotten-Kriegsabzeichen (1) Croce al Valore di Guerra (1) Kyuokujitsu-sho (1) Distinguished Flying Cross (1) Médaille Commemorative de la Guerre (1) Flugzeugführerabzeichen (1) Japón (1) Purple Heart (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Corpo di Spedizione Italiano in Russia (1) Battle of the Bulge (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (9) Orden del Millón de Elefantes (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
Bertram
General of the Army
General of the Army
Mensajes: 11793
Registrado: 31 Ago 2007 09:42
País 2GM: Reino Unido
Zona/Región: Norte de África
Ubicación: España
Contactar:

Re: Operación Mincemeat (Carne Picada)

Mensaje por Bertram » 14 Oct 2015 18:34

Excelente Antonio. Se la dieron con queso, pero bien dada, sin duda todo un éxito esta operación.
Distinguished Service (1) Mannerheim-risti (1) British Flying Cross (1) Navy Medal of Honor (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (6) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Victoria Cross (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1) Laureada de San Fernando (1) George Cross (1)

Avatar de Usuario
tigerwittmann
Oberst
Oberst
Mensajes: 2933
Registrado: 13 Abr 2009 19:28
Zona/Región: En mi Pzkpfw VI Tiger en Villers Bocage
Ubicación: España

Re: Operación Mincemeat (Carne Picada)

Mensaje por tigerwittmann » 15 Oct 2015 11:53

Saludos camaradas.

Una operación muy bien pensada y ejecutada. Sin ninguna duda, se la colaron bien a los alemanes.
Curioso que uno de los cerebros de la operación fuera Ian Fleming, el creador de James Bond (007).

Muy buen trabajo, Antonio.

Saludos.



Unidad: Division Großdeutschland
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (2) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Conspicuous Gallantry (2) Commendation Medal (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Medal of Honor (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1) Victoria Cross (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1)

Avatar de Usuario
Donald Malarki
Staff Sergeant
Staff Sergeant
Mensajes: 348
Registrado: 19 Feb 2017 13:26
País 2GM: E.E.U.U
Zona/Región: Normandía/Eindhoven/Bastogne/Foy/Hagenau/Landsberg/Berchestgaden.
Ubicación: España.

Re: Operación Mincemeat (Carne Picada)

Mensaje por Donald Malarki » 01 Mar 2017 21:45

Bien hecho! (Al autor del artículo y a los locos que se les ocurrió está operación) jaja!
Quien sobreviva a este día, se pondrá de puntillas cuando este día sea mencionado, Currahee!!



Unidad: 101st Airborne Division 'Screaming Eagles'
Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (1) Médaille des Services Volonataires dans la France  (1)

Mariscal_Zhukov
Ryadovoi
Ryadovoi
Mensajes: 3
Registrado: 27 Jun 2017 20:09
País 2GM: Unión Soviética
Zona/Región: Moscú

Re: Operación Mincemeat (Carne Picada)

Mensaje por Mariscal_Zhukov » 27 Jun 2017 20:27

Muchisimas gracias por explicarlo con tanto detalle sin duda una obra maestra de engaño
Espera mi llagada con la primera luz del quinto día, al alba mira al este

Avatar de Usuario
abhang
Generalleutnant
Generalleutnant
Mensajes: 6724
Registrado: 18 Jun 2010 18:09
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Montecassino
Ubicación: España

Re: Operación Mincemeat (Carne Picada)

Mensaje por abhang » 27 May 2018 12:04

[correcto]Artículo actualizado.[/correcto]
El sudor ahorra sangre, la sangre ahorra vidas, y el cerebro, las dos cosas. (Erwin Rommel)


Unidad: 1. Fallschirmjäger Division
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (4) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Responder