Préstamo y Arriendo de los EE.UU. a la URSS (1941-1945)

Descripción: nombre del programa en virtud del cual los Estados Unidos de América suministraron a la URSS entre otros aliados grandes cantidades de materiales de guerra.

Etiquetas del tema: Préstamo y Arriendo

Estudios de la Segunda Guerra Mundial

Moderadores: Erwin Rommel, abhang

Responder
Avatar de Usuario
archer
Polkóvnik
Polkóvnik
Mensajes: 2717
Registrado: 30 08 2007 01:10
País 2GM: Unión Soviética
Zona/Región: Stalingrado
Contactar:

Préstamo y Arriendo de los EE.UU. a la URSS (1941-1945)

Mensaje por archer » 28 12 2007 14:27

Préstamo y Arriendo de los EE.UU. a la URSS (1941-1945)


El Presidente Franklin D. Roosevelt firma la ley de Préstamo y ArriendoEl Presidente Franklin D. Roosevelt firma la ley de Préstamo y Arriendo
Préstamo y Arriendo (Lend-Lease) es el nombre del programa en virtud del cual los Estados Unidos de América suministraron al Reino Unido, la Unión Soviética, China, Francia y otras naciones aliadas, con grandes cantidades de material de guerra entre 1941 y 1945, a cambio de que, en el caso de Gran Bretaña, permitiera a EE.UU. construir bases militares en Terranova, Bermudas, y las Indias Occidentales Británicas.

Se inició en marzo de 1941, más de 18 meses después del estallido de la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939. Un total de 50,1 mil millones de dólares (equivalentes a casi US $ 700 mil millones a precios de 2007) fue el valor de los suministros que se enviaron: 31,4 mil millones de dólares a Gran Bretaña, 11,3 mil millones de dólares a la Unión Soviética, 3,2 mil millones de dólares a Francia y 1,6 mil millones de dólares a China.

Este programa está considerado como un paso decisivo, para el abandono del aislacionismo estadounidense, desde el final de la Primera Guerra Mundial, y hacia la participación internacional. En contraste con los préstamos a los aliados en la Primera Guerra Mundial, no había disposiciones para el reembolso durante la posguerra. Sin embargo, algunos historiadores son de la opinión, de que se trataba de un intento de reforzar a Gran Bretaña, y otros aliados como un amortiguador para evitar la necesidad de involucrarse los EE.UU. contra la Alemania nazi.

  1. PRIMEROS PASOS
  2. CAMBIO DE RUMBO
  3. MATERIAL ENVIADO
  4. FUENTES



1. PRIMEROS PASOS
El día ocho de marzo de 1941, la Cámara Alta de los Estados Unidos aprobaba, por sesenta votos contra treinta y uno, el texto de la denominada Ley de Préstamo y Arriendo. Por ella se facultaba al Presidente Roosevelt para una actividad discrecional que iba mucho más allá que cualquier otro grado de poder de disposición había podido tener ninguno de sus predecesores en el cargo. Mediante la puesta en práctica de la misma, Norteamérica entraba en virtual situación de guerra con Alemania y sus aliados. Así culminaba un proceso iniciado con la demostración de la amenaza que el Reich suponía para la libertad de los países europeos. Esta disposición legal convertía a los Estados Unidos en un verdadero "arsenal de la democracia", en expresión de su Presidente, quien podía decidir con absoluta libertad sobre una serie de planos que, sintetizados, eran los siguientes: selección de los países beneficiarios; fabricación y entrega de armas y municiones; venta transferencia, cambio, préstamo y arriendo de cuantos artículos desease; reparación y acondicionamiento de los mismos una vez en poder de los Gobiernos favorecidos; comunicación con dichos Gobiernos acerca de cuanta información considerase necesaria; y, finalmente, determinación de los plazos de entrega y pago.

Podía, en definitiva, obrar con entera libertad en este amplio campo, sin interferencias de ninguna clase.

Esta nueva realidad introducía de nuevo a los Estados Unidos en el bando democrático empeñado en su lucha contra el totalitarismo agresor, en la misma forma en que lo había hecho en 1917. Hasta ese momento, el país había prestado mucho más que su proclamada "ayuda moral" a una Gran Bretaña situada en posición de progresivo debilitamiento. A finales del año 1940, la isla se encontraba exangüe debido al alto costo de la guerra que, si bien se libraba con éxito tanto en el Canal como en el Mediterráneo, había agotado prácticamente la totalidad de sus reservas económicas.

Acerca de esto, escribiría Winston Churchill en sus memorias: "Habíamos pagado más de 4.500.000.000 de dólares en dinero efectivo. Sólo nos quedaban mil millones, la mayor parte en inversiones, muchas de las cuales no eran negociables.

Resultaba evidente que no podíamos continuar de aquel modo. Aunque nos despojásemos de todo nuestro oro y divisas extranjeras no podríamos pagar ni la mitad de lo pedido y la extensión de la guerra hacía necesario poseer diez veces más".

Estos párrafos ilustran a la perfección la trascendencia que tendría para Inglaterra la aplicación de dicha ley de ayuda. Hasta entonces, el sistema denominado de "cash and carry", basado en la práctica de pagar el material y llevárselo, había supuesto un costo excesivamente elevado y que no podía seguir manteniendo por más tiempo.
Varsovia 1945, Jeep Willys, utilizado por el 1er Ejército polaco como parte del programa de Préstamo y ArriendoVarsovia 1945, Jeep "Willys", utilizado por el 1er Ejército polaco como parte del programa de Préstamo y Arriendo
En el interior de Estados Unidos se cerraba, por su parte, un período que en algunos momentos había alcanzado elevados grados de tensión social, al dividir a la opinión con respecto a la implicación o no del país en la conflagración iniciada.

Ahora Roosevelt, fortalecido tras su tercer triunfo electoral del mes de noviembre de 1939, había podido impulsar con éxito su política de compromiso con los países que luchaban contra el Eje. Hasta ese momento había hecho todo lo posible en aquella dirección, a través de una serie de acciones que lo habían situado en posición de no beligerante, sustituyendo a la anterior de neutral. Esto lo aproximaba cada vez más hacia el interior del conflicto generalizado al que el mundo se veía abocado de forma irreversible.

Frente a la actividad desplegada por bien organizados grupos -sobre todo el denominado "América ante todo"-, que propugnaban la inhibición frente a la política agresiva de Alemania y sus aliados, los grupos centrados en la figura del Presidente demócrata trataban de actuar sobre tres frentes complementarios.

En primer lugar, prestar ayuda a Inglaterra en su lucha particular; junto a ello, ganar tiempo para llevar a efecto las necesarias operaciones de rearme propio; finalmente, frenar al Japón mediante la utilización conjunta de la diplomacia y la fuerza disuasoria de la armada estacionada en el Pacífico. De hecho, en 1940, los Estados Unidos todavía no se encontraban en situación propicia para soportar con posibilidades de triunfo un enfrentamiento con Tokio, integrado en el Eje y por tanto potencial enemigo a combatir.

Ya a partir del momento de la derrota de Francia el gobierno norteamericano había decidido, además del reforzamiento de su arsenal bélico, una serie de medidas referentes a la movilización masiva de sus contingentes de posibles combatientes.

Gran Bretaña ya había recibido buques y material energético, mientras que Norteamérica, mediante el Acta de La Habana firmada en julio de 1940, extendía su protección a la totalidad del territorio continental.

A fines de aquel mismo año, Churchill, en vista de la precaria situación expresada en los párrafos citados antes, había enviado una comunicación a Roosevelt exponiéndosela bajo los términos más crudos. Fue precisamente la comprobación de esta sombría realidad el elemento que decidiría al Presidente norteamericano a dar el paso que deseaba desde hacía largo tiempo.

En ningún momento había ocultado su inclinación a entrar en la guerra, aunque respetaba las limitaciones legales que se lo impedían. Ello no era obstáculo, sin embargo, para que en plena situación de neutralidad llegase a afirmar: "En el mundo de hoy no existe nada tan absolutamente importante como la derrota de Hitler".

Así, como escribe el historiador J. F. C. Fuller, mientras Roosevelt afirmaba que el país no entraría en la guerra, removía cielo y tierra para provocar a Hitler a declarar la guerra al mismo pueblo al que tan ardientemente prometía la paz. Entregó de esta manera destructores a Gran Bretaña, descargó tropas en Islandia y emprendió el patrullaje de las rutas navales atlánticas para salvaguardar a los convoyes ingleses. Es decir, llevó a cabo actos de guerra declarados. Ello, por otra parte, no hacía sino enconar todavía en mayor medida las actitudes opuestas de los ya mencionados grupos aislacionistas, acerca de varios de los cuales se descubriría posteriormente que se encontraban por entonces subvencionados económicamente por el Reich.

La Ley de Préstamo y Arriendo comprendió en su ámbito de acción de forma inicial a Gran Bretaña y a su aliada y amenazada Grecia; más tarde acogió a China y, a partir del mes de junio de 1941, a la Unión Soviética invadida por Alemania. De esta forma, actuando con rapidez extrema, la administración norteamericana se incautó de todas las embarcaciones de los países del Eje atracadas en sus puertos, desplegó sus efectivos militares sobre Groenlandia y clausuró los consulados de aquellos países. A partir de este momento, la manifiesta situación bélica habría de plasmarse además a través de los enfrentamientos que tuvieron lugar en aguas del Atlántico. Antes de que finalizase el año, siete mercantes norteamericanos habían sido hundidos por submarinos alemanes en el océano.

Cuando Roosevelt había apelado al Congreso para conseguir la aprobación de la ley había hablado de la necesidad de defender las que él calificaba de Cuatro libertades: De palabra, de religión, de actuación y de posesión de los derechos inherentes a la persona integrada en un sistema democrático. Así, en función de esta idea básica los Estados Unidos proporcionaron a los británicos cerca de 8.000 millones de dólares en armamento, materiales alimenticios y servicios de variada índole. Al mismo tiempo, el país incrementaba su producción en general, orientándola hacia la fabricación de los artículos necesarios para afrontar la situación bélica planteada.

Norteamérica ya solamente debía esperar al domingo, día siete de diciembre, para que el ataque lanzado sobre su base de Hawai le permitiese entrar con pleno derecho en el conflicto. Para entonces, Roosevelt se había entrevistado con Churchill en la isla de Terranova el día catorce de agosto, con el fin de concretar el texto de una declaración conjunta acerca de los objetivos de guerra de los aliados. De esta reunión nacería la denominada Carta del Atlántico, que integraba una serie de principios comunes "sobre los que basar sus esperanzas en un futuro mejor para el mundo", según su propia expresión.

Aquí, además de las ya citadas Cuatro libertades se añadía la específica renuncia a posibles modificaciones territoriales, la promesa general de restauración del auto-gobierno en los países que habían sido privados de él por la fuerza y, finalmente, el ofrecimiento de igualdad de oportunidades para las actividades comerciales y el intercambio de materias primas.



2. CAMBIO DE RUMBO
Cuando se produjo el ataque alemán a la URSS, pareció inevitable la extensión del Préstamo y Arriendo a Rusia. Por eso, las primeras retiradas del Ejército Rojo inquietaron tanto en EEUU. Los estadounidenses dudaban seriamente de la capacidad de la URSS para cambiar la situación durante el invierno de 1941 – 1942, una vez que recibieran el material que necesitaban.

Hopkins, amigo y asesor de Roosevelt, viajó a Moscú y se entrevistó con Stalin, donde mantuvo una reunión con el georgiano (el 30 de junio) en la que este le expuso al norteamericano la situación militar en toda su crudeza (cosa que raras veces hacía). Afirmando con seguridad que la URSS podría resistir y que el invierno plantearía un cambio estratégico de la situación de la guerra.

Apelando por el bienestar de los ingleses y estadounidenses que según él, ahora dependían de la capacidad de resistencia de la URSS. Stalin convenció a Hopkins de que la URSS no sería vencida.

El 1 de octubre, los EEUU y la URSS firmaron un acuerdo por 1.000 millones de dólares en abastecimientos, que se repartirían durante nueve meses en el marco de un reglamento. Pero el 30 de octubre, Roosevelt extendió el Préstamo y Arriendo a la URSS.
Proyector de señal de 20 pulgadas helado del Crucero HMS Sheffield mientras escolta un convoy en el Ártico, con dirección a la URSSProyector de señal de 20 pulgadas helado del Crucero HMS Sheffield mientras escolta un convoy en el Ártico, con dirección a la URSS
A pesar de la terrible situación militar en el frente germano – soviético (la invasión de Ucrania , en septiembre, obligó al Ejército Rojo a una retirada precipitada) la ayuda permaneció. En un primer momento fue muy modesta, a fines de noviembre del 41: 79 tanques ligeros, 59 cazas y 1.000 camiones.

La moderación de las entregas hizo pensar a los británicos en mandar a los rusos parte de su material. Existieron tres rutas para este abastecimiento: Vladivostok, Murmansk y Persia. Al final se desecharon las dos primeras por motivos que supongo, todos conocemos y se optó por la ruta del transiberiano.

A pesar de las pérdidas, la ruta ártica permitió el traslado de 22.000 vehículos, 2.795 tanques, 1960 aviones, 527.000 toneladas de municiones, 44.500 toneladas de combustible, la cuarta parte de todo lo entregado a los soviéticos durante la guerra. Pero a partir de 1943, los soviéticos minimizaron la ayuda aliada, querían evitar a toda costa que la población se enterara de esto.

Quería dar a entender que la URSS luchaba sola y sin apoyo externo. Esta mentira fue contemporánea con un aumento de la producción soviética.

El esfuerzo de la mano de obra en el traslado y puesta en marcha de la industria lejos del alcance germano, permitió, desde 1943, la producción de lo esencial en territorio soviético. Desde fines de ese año superó ampliamente la producción alemana.
Mapa detallado del Ártico, con las rutas de los convoyes hacia la URSSMapa detallado del Ártico, con las rutas de los convoyes hacia la URSS
La ayuda estadounidense fue muy criticada. La URSS siempre le restó importancia. Por otra parte, a pesar de que la calidad de los suministros fue en muchas ocasiones defectuosa.

Se podría objetar con la gran cantidad que las cadenas de montaje estadounidenses permitió compensar sus eventuales fallas. Y no hay que olvidar, que entre el material militar, figuraban los bombarderos Hudson, los cazas – bombarderos Airacobra o Kittyhawk, elogiados por el Alto Mando del Ejército Rojo. Y los Sherman poco tenían que envidiar a la mayoría de los tanques.

En lo que respecta a la ayuda que los EEUU prestaron al volumen de la producción militar soviética, dio lugar a sesudos cálculos para disminuir su importancia. Pero se estima que rondó entre el 10 y el 15%. Pero esto es sólo hasta 1944.

A partir de 1945 las entregas se multiplicaron, y se produjeron las más importantes. De todas formas, la ayuda aliada ofreció al Ejército Rojo la movilidad que tanto necesitaba. También colmó una insuficiencia en materia de bombarderos tácticos y transmisiones modernas.

Y ¿qué decir del combustible? En cuanto comenzó la ofensiva alemana sobre el Cáucaso, 2.600.000 toneladas de oro negro, entre los cuales había 426.000 toneladas de nafta con octanos elevados, permitiendo:

1º Lanzar la Operación Urano.

2º Permitir a la aviación soviética alzar el vuelo para oponerse a la Luftwaffe y al avance blindado alemán.

Para que veáis la importancia de la ayuda estadounidense, pues sin ella probablemente habría caído Stalingrado y los pozos caucasianos.

Además, la asombrosa gama de productos que llegaron a la URSS basta para indicar hasta que punto pudo cubrir las deficiencias de los soviéticos y de la economía socialista.

Las cifras hablan por si solas. Únicamente en lo que concierne a material móvil, fueron unos 700.000 camiones, 5.000 jeeps, 35.000 motocicletas y 8.000 tractores de artillería, a los que se agregaron 3.800.000 neumáticos. Lo mismo sucedía con el material ferroviario: 2.000 locomotoras y unos 11.000 vagones adaptado todo al ancho de las vías soviéticas.

En materia de transmisiones, 300.000 teléfonos de campaña y 5.000 radares y estaciones de comunicación por radio. En el plano económico, todos los economistas insisten en que el envío de materias primas fue esencial para el esfuerzo de guerra ruso: 1.200.000 toneladas de acero, 1.700.000 de aluminio, 103.000 de caucho, 50.000 de cuero e importantes cantidades de materiales no ferrosos (estaño, níquel, plomo, zinc), sin los que no era posible mantener una economía de guerra.

Los éxitos de la Wehrmacht en el verano del 41 privaron a los soviéticos de su principal despensa alimenticia. También en este caso la ayuda aliada se presentó primordial para asegurar el aprovisionamiento de la población y el Ejército con 4.500.000 toneladas de diversos productos alimenticios (harina, carne y azúcar sobre todo).

Aun cuando los 10.000 millones de dólares de ayuda aliada sólo representaron una parte relativamente débil de la producción de armamento soviético, es imposible negar el impacto que tuvo en la guerra en el Este.
3. MATERIAL ENVIADO
  • Aviones: 12.161
  • Cañones autopropulsados: 2.293
  • Vehículos: 409.526
  • Motocicletas: 32.300
  • Tractores: 3.216
  • Cañones de 90 mm: 241
  • Cañones de 40 mm: 5.399
  • Cañones de 37 mm: 340
  • Ametralladoras: 1.525
  • Fusiles ametralladoras: 112.293
  • Pistolas y revólveres: 11.500
  • Lanza-nieblas: 1.423
  • Lanza-cohete: 3.000
  • Explosivos: 325.784 toneladas
  • Locomotoras y vagones: 13.041
  • Barcos de guerra: 324
  • Víveres: 4.291.000 toneladas
  • Acero: 2.589.776 toneladas
  • Productos químicos: 840.000 toneladas
  • Derivados del petróleo: 2.850.000 toneladas
  • Aluminio, magnesio, etc: 780.000 toneladas
  • Maquinarias navales: 7.277
  • Excavadoras: 7.570



4. FUENTES

http://www.lend-lease.ru
http://commons.wikimedia.org
http://en.wikipedia.org
http://www.forosegundaguerra.com
http://lend-lease.airforce.ru
http://atethepaint.blogspot.com
http://www.loc.gov/exhibits/archives/worw.html
http://ww2total.com/WW2/History/Product ... -Lease.htm

Unidad: Unidad de Francotiradores del Ejército Rojo


"Un muerto es una tragedia, cientos es una estadística". Iósif Stalin
Ordre de la Libération (1) Distinguished Service Cross (1) Orden Pobeda (1) Infanterie-Sturmabzeichen (1) Battle of the Bulge (1) Ostmedaille (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (3) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Pour le mèrite (1)

tavoohio
First Lieutenant
First Lieutenant
Mensajes: 1310
Registrado: 14 05 2013 21:11
País 2GM: Estados Unidos
Zona/Región: Pacifico

Re: Préstamo y Arriendo de los EE.UU. a la URSS (1941-1945)

Mensaje por tavoohio » 21 08 2014 22:57

Viendo en AHC (American Heroes Channel) un especial sobre el tratado de Préstamo y Arriendo (Lend-Lease Aid ) me llamo mucho la atención que la ayuda que mas valoraron los Soviéticos en esa época fue la ayuda en movilidad. Las casi 1.600 locomotoras recibidas durante ese periodo permitieron a los Soviéticos mover todo el material propio, hombres y el mismo material que llegaba en grandes cantidades desde los Estados Unidos.

Las miles de toneladas de acero que las formaban, los millones de hora/mano de obra y hasta el combustible que llegaba para su funcionamiento, se convertirían en lo mas apetecido por los encargados de la producción en la Unión Soviética, ya que esto les permitía la liberación de valiosos recursos en la producción de su propio material bélico. Debemos de saber que producir una locomotora, transportarla y entregarla no era cosa fácil.

También me llamo la atención de unas palabras dichas por el General Zukov con respeto a la ayuda Americana. Este General, que no era cualquier general, como todos sabemos, dijo (mas o menos, problemas de memoria, debe ser mi "poca" edad): "Que el tratar de negar la ayuda preciosa de los Americanos, es algo que esta de moda ahora. Negar su ayuda en explosivos, pólvora e inclusive en las balas para los fusiles es algo irreal. Al comienzo de la guerra no teníamos reservas y esta ayuda nos permitió conformarlas. Ademas sin el acero que nos suministraron no hubiésemos podido mantener el ritmo de producción de nuestros tanques."

He buscado el capitulo en You Tube pero sin fortuna. Ahí les dejo la dirección de la pagina oficial del canal. Se pueden ver pequeños vídeos de sus programas (2 o 3 minutos cada uno). AHC
“Mess With One MARINE You Mess With Them All!”
US Antarctic Expedition (1) Kriegsverdienstkreuz Schwerter (2) Navy Cross (1) Flotten-Kriegsabzeichen (1) United States Medal of Freedom (1) Voyenny Orden Sviatogo Velikomuchenika i Pobedonos (1) Magyar Vitézségi Érem (1) Onderscheidingsteken voor langdurige (1) Eisernes Kreuz (1) Cruz al mérito militar con distintivo rojo (1) Pour le mèrite (1)

Avatar de Usuario
toryu
Kaigun Taisa
Kaigun Taisa
Mensajes: 3317
Registrado: 10 07 2009 20:00
Zona/Región: En alguna isla del pacifico

Re: Préstamo y Arriendo de los EE.UU. a la URSS (1941-1945)

Mensaje por toryu » 22 08 2014 00:47

Debe haber sido muy laxo el control de lo que tenían que devolver, he visto en algunas películas y eventos rusos material americano de la época de la 2GM: camiones, jeep, armas, etc.
Ni hablar de los jeeps y Sherman que los ingleses nos entregaron como pago a la Argentina después de la guerra(su política en esa época con nosotros era de colonia bananera: le vendíamos materias primas y alimentos y ellos nos entregaban material, nunca dinero, caray, creo que no cambiado mucho :) ).

En las pequeñas cosas también fue de mucha ayuda para la URSS, recuerdo haber leído en alguna parte de que se le enviaron algo así como 3 o 4 millones de pares de botas, algo que seguramente el afortunado "frontovik" (seguramente muchas se "perderían" en la retaguardia), en alguna embarrada trinchera, que cambiaba sus destrozadas botas por unas americanas de cuero genuino, estaría profundamente agradecido.

Saludos.

Unidad: Fuerzas de Desembarco de la Marina Japonesa
Jugun Kisho (1) Kyuokujitsu-sho (1) Africa Star (1) Atlantic Star (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (2) Conspicuous Gallantry (1) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Eisernes Kreuz (1) Medal of Honor (1) Cruz al Mérito Aeronáutico con distintivo blanco (1)

Avatar de Usuario
VALEW
Gefreiter
Gefreiter
Mensajes: 67
Registrado: 12 04 2014 04:08
País 2GM: U.S.S.R.
Zona/Región: Stalingrado
Ubicación: Argentina

Re: Préstamo y Arriendo de los EE.UU. a la URSS (1941-1945)

Mensaje por VALEW » 22 08 2014 01:55

Recuerdo que muchos soldados soviéticos, al abrir las latas de comida que EE.UU. mandaba al "tío Iósif", bromeaban diciendo: "Estamos abriendo el segundo frente" :lol:
Muy buen post.
Saludos
"Las ciudades son las tumbas de los ejércitos"
Unidad: Unidad de Francotiradores del Ejército Rojo

Avatar de Usuario
abhang
General der Flieger
General der Flieger
Mensajes: 7002
Registrado: 18 06 2010 18:09
País 2GM: Alemania
Zona/Región: Montecassino
Ubicación: España

Re: Préstamo y Arriendo de los EE.UU. a la URSS (1941-1945)

Mensaje por abhang » 13 06 2015 22:17

Artículo revisado
El sudor ahorra sangre, la sangre ahorra vidas, y el cerebro, las dos cosas. (Erwin Rommel)


Unidad: 1. Fallschirmjäger Division
Orden Lenina (1) United States Medal of Freedom (1) Orden Trudovogo Krasnogo Znameni (4) Order Wojskowy Virtuti Militari (1) Cruz al Mérito Naval con distintivo blanco (1) Légion d'Honneur (1) Ritterkreuz mit Eichenlaub, Schwertern und Brillianten (1) Medalla militar individual (1) Pour le mèrite (1)

Responder